“Agata di Cristo” (2009)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escena de la primera audiencia ante el tribunal.

Escena de la primera audiencia ante el tribunal.

Recientemente he descubierto, gracias a un amigo, este vídeo tan interesante sobre Santa Águeda. Es un documental titulado “Agata di Cristo” (Águeda de Cristo) que fue filmado en 2009 para un certamen de películas de temática religiosa que tuvo lugar en Siracusa (Sicilia, Italia). Interpretado por actores italianos, reproduce una parte del interrogatorio y martirio de Santa Águeda, cristiana oriunda de Catania que se hizo pronto célebre en Sicilia y pronto llegó a ser venerada por toda la cristiandad. Los diálogos del corto se basan en la famosa passio de Santa Águeda que fue escrita siglos después de su muerte, y por tanto, no tiene valor histórico, pero sí edificante y devoto, lo que es el objetivo de la película.

He querido compartirla con vosotros porque me ha parecido una iniciativa bonita e interesante para promover el culto a los mártires en su tierra natal. Ojalá en todas partes existiesen trabajos así. Por cierto, aunque el vídeo, evidentemente, está en italiano y éste es bastante intuitivo, para los que lo necesiten he adjuntado una traducción de mi propia cosecha para que puedan seguir mejor el texto, únicamente del extracto del martirio.

“El 31 de enero del año 251, Águeda compareció por primera vez ante el tribunal, donde fue sometida a un interrogatorio por parte del procónsul Quinciano.

Escena de la flagelación.

Escena de la flagelación.

QUINCIANO: Tú dices ser libre y noble. ¿Por qué, entonces, vives y vistes como una esclava?

ÁGUEDA: La máxima nobleza y libertad está en demostrar ser discípulo de Cristo.

Conocida el acta de imputación, basada en el insulto a la religión del Estado, Águeda sostuvo el interrogatorio con gran eficacia dialéctica, y se enfrentó a las acusaciones que le eran vertidas, afirmando la falsedad de los dioses de Roma. Quinciano quedó humillado tras el enfrentamiento con Águeda, pero decidido a acabar con la firmeza de la cristiana, porque la propia resistencia de Águeda a reconocer los ídolos paganos enfurecía al gobernador. Y así, le dio el ultimátum a la acusada.

QUINCIANO: O sacrificas a los dioses, o morirás entre atroces tormentos.

Cerrado el debate con esta oscura amenaza, Águeda fue encerrada en una celda de la lóbrega cárcel. Al día siguiente, 1 de febrero, tuvo lugar el segundo interrogatorio en el pretorio, con Águeda siempre firme en su fe cristalina y Quinciano siempre decidido a perseguir su malsano deseo.

Escena de la mutilación del seno.

Escena de la mutilación del seno.

QUINCIANO: Así pues, Águeda… Águeda, ¿qué has resuelto para tu salvación?

ÁGUEDA: Mi única salvación es Cristo.

QUINCIANO: ¡Mujer estúpida! Creía que una noche pasada en el aislamiento de la cárcel te habría hecho entrar en razón, pero veo que no. Tu irreverente impudicia no merece contemplación alguna. Y ahora, te entregaré a los verdugos, que sabrán muy bien cómo hacerte entrar en razón.

ÁGUEDA: Los sufrimientos que me inflingirán serán de breve duración, y no espero otra cosa que sufrirlos. Porque así como el grano no puede ser recogido en el granero si primero no es golpeado y reducido a trozos, del mismo modo mi alma no podrá entrar en el Paraíso si primero mi cuerpo no es destrozado por tus verdugos.

Pero, a pesar de tanto dolor, Águeda no cedió. Y Quinciano, exacerbado ante su pétrea resistencia, mostró todo su cinismo dando una orden de inaudita crueldad.

Escena de la prisión.

Escena de la prisión.

QUINCIANO: ¡Que le sea desgarrado el seno!

ÁGUEDA: ¡Malvado, cruel e inhumano tirano! ¿No te da vergüenza destrozarle a una mujer lo que te alimentó al mamar de tu madre?

Águeda, gravemente mutilada en el pecho, fue devuelta a la cárcel en estado febril. Y en la cárcel pasó tres días entre la vida y la muerte. Entonces, en la noche del cuarto día, sucedió un hecho prodigioso.

ÁGUEDA: ¿Quién eres, anciano, y cómo andas libremente en este lugar de aislamiento?

PEDRO: No tengas miedo, Águeda. Yo soy el apóstol Pedro. En nombre de Jesucristo, vengo a aliviar tus sufrimientos y a curar tus heridas.

Escena de la ejecución sobre el lecho de brasas ardiendo.

Escena de la ejecución sobre el lecho de brasas ardiendo.

Cuando el 5 de febrero, Águeda volvió a comparecer ante el tribunal, Quinciano se sorprendió al ver a la prisionera aún con fuerzas, a pesar de las graves ofensas que habían martirizado sus carnes.

QUINCIANO: Te creía moribunda, ¡y parece que no hayas sufrido tormento alguno! Dime, ¿quién te ha curado?

ÁGUEDA: Cristo Salvador.

Ésta última frase dicha al procónsul condenó a la cristiana a su destino. Quinciano, incapaz de soportar la fiera y viril resistencia de Águeda, decretó su condena a muerte. Pero el suplicio final al que fue sometida Águeda no llegó a completarse. La tierra, como si se rebelara ante tan injusta sentencia, comenzó temblar violentamente. Quinciano, asustado por el terremoto, pero aún más ante la revuelta de los ciudadanos, huyó precipitadamente, y murió ahogado en las aguas del río Sineto, y pisoteado por sus caballos desbocados.”

Podéis ver el documental entero aquí:

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en ““Agata di Cristo” (2009)

  1. Interesante artículo Ana, dejame decir que el blog ha quedado muy bien, muchas gracias a todos los que se han esforzado tanto para que este tema de los santos, que nos interesa a tantas personas, pueda estar siempre a nuestro alcance.

  2. Enhorabuena.
    Será un buen blog: serio, riguroso con la historia, crítico desde el punto de vista hagiográfico, respetuoso con las creencias populares y ameno.
    Animo a participar. Gracias sobre todo a ti, Ana Maria.

  3. ¡¡¡¡Esto si que es aire fresco!!! 😀
    Los impedimentos y trabas que habia con blogia han desaparecido aqui,podremos ver y poner enlaces de videos ,mas fotografias por articulos etc,etc.
    Lastima por los archivos del pasado,pero bueno….no se han perdido,tan solo estan en el otro blog.
    Doy las gracias a Ana Maria (y a todos los que la hayan ayudado) por la increible rapidez en organizar esto despues de los acontecimientos que han llevado a trasladarnos de “casa”.
    Fenomenal este corto,mira que busco este tipo de cosas en youtube y nunca las encuentro.
    Abel.

  4. Gracias a Abel y a todos por vuestro optimismo y apoyo!
    La verdad es que todo el mérito le corresponde a mi novio, quien en un solo día ha diseñado y montado todo este dominio y página web. Yo me he limitado a suministrarle la imagen que quería para la cabecera y el fondo (una “Gloria de Todos Los Santos” de G. Ricci que escaneé de un libro que tengo en casa) y a darle algunas indicaciones e ideas. ¡Menos mal que tenemos a los manitas, que si no…!

    Sobre Santa Águeda: me enamoré del vídeo en cuanto lo vi. Siempre le he tenido mucho cariño a ésta de entre todas las mártires y me encantó una puesta en escena tan sencilla y encantadora. ¡Ay, si a todos nos diera por hacer cosas de éstas en nuestras localidades y con nuestros Santos! Pero en fin… supongo que en todas partes no hay tiempo, dinero ni ganas.

    • Felicidades por este gran paso. No hay que desanimar nunca, pues como bien dice la Escritura, si es de Dios proseguirá…. y asi lo está demostrando…
      Y al contrario de Ud. Agueda no me llamaba mucho la atencion , solo que en su fecha murio una tia y nada mas… pero este video, gracias a la traducción ya lo bien narrado que está ha sido una “revelacion” para mi….
      Y la verdad es que siempre es bueno conocer testimonios de hermanos que nos sacudan un poco de la relativa comodidad de nuestro cristianismo.
      Bendiciones para Uds.
      Y su servidor.
      Germán

  5. Pues felicita a tu novio de mi parte,y el logo escogido muy bueno,aqui si que hay santos y santas a tutiplen,jajaja.
    Reconozco a las Santas Catalina,Maria Magdalena y Escolastica,y creo que tambien esta Santa Clara de Asis pero igual me equivoco.
    En cuanto al video yo siempre he tenido en mente crear algunos cortos basados en los relatos de La Leyenda dorada,pero para hacer una chapuza (no hay medios) prefiero no hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*