San Serafín de Sarov

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo alimentando a un oso.

Lienzo del Santo alimentando a un oso.

Es uno de los más importantes símbolos de la actual santidad rusa. Nace el día 19 de julio del año 1759 en Kursk (Rusia), en el seno de una familia dedicada al comercio. Se le impuso el nombre de Prócoro Mosnin. Su padre, Isidoro, muere cuando el niño sólo tenía tres años de edad, por lo cual es educado por su madre, Agacia, la cual le enseña a leer y escribir y a leer las Escrituras. Cuando tenía siete años de edad -¡cosa de chiquillos!- se sube a un andamio, cae y sale ileso, aunque con una levísima cojera. Poco después, enferma gravemente, pero se restablece al besar un icono de la Virgen. Terminados sus estudios, ayuda a su hermano Alexis en el comercio familiar, pero con dieciocho años manifiesta su deseo de ser monje. Su madre le da una cruz, él se la pone en el pecho y marcha a Kiev, en Ucrania.

En Kiev, un anciano monje (starec) llamado Dositeo le dice que se vaya al monasterio de Sarov y, con veinte años, el 29 de noviembre de 1779, entra en él como novicio. El monasterio de Sarov había sido fundado en el siglo XVII y en él se seguía la regla cenobítica. Cinco años más tarde, recibe la autorización del archimandrita del monasterio para que viva en soledad en un bosque cercano. Mientras fue novicio hizo tareas de panadero, carpintero y sacristán, siendo siempre muy alegre, aunque le gustaba el ayuno y el silencio.

En 1780 enferma gravemente y está tres años en cama y, estando agonizando, celebran los monjes la Divina Liturgia junto a él, sanando espontáneamente. ¡Él llega a decir que había notado que la Virgen, San Pedro y San Juan le habían tocado la cabeza!

Sale del monasterio y se dedica a vivir de las limosnas, mendigando por toda la región, construyendo al mismo tiempo una iglesia que la dedica a los Santos Zósima y Sabas. El 14 de agosto de 1786 hace la profesión solemne, tomando el nombre de Serafín y, poco después, es ordenado de diácono. Se caracterizó por su intensa actividad litúrgica, por su continua meditación y oración.

El Santo alimentando al oso.

El Santo alimentando al oso.

El 12 de septiembre de 1793 es ordenado sacerdote, celebrando diariamente la Divina Liturgia, cosa insólita en Rusia en aquella época. Nuevamente, el 20 de noviembre de 1794 marcha como ermitaño a un bosque cercano al monasterio, llevando vida ascética, viviendo en una choza y cuidando de un pequeño huerto. Era vegetariano, comía una sola vez al día y los domingos se acercaba al monasterio para celebrar la Divina Liturgia con el resto de los monjes. Aunque vivía en completa soledad, se hizo amigo de los animales salvajes, especialmente de un oso, al que diariamente alimentaba.

En el año 1804 fue agredido por unos bandidos; él se defendió, pero le robaron el icono de la Virgen y lo dejaron malherido. Se recuperó y marchó de nuevo al monasterio, donde fue atendido por un médico. Curado, volvió de nuevo al bosque, andando ya fatigosamente, encorvado y con un bastón, haciendo severo ayuno y orando continuamente pidiendo el fin de las guerras napoleónicas (1805-1807).

En el año 1810, el archimandrita del monasterio le ordena por santa obediencia volver al mismo; él obedece y vive en  absoluta soledad durante dieciséis años. Vivía como recluso, en su celda, donde había un icono de la Virgen y donde recibía los Santos Sacramentos. Los monjes decían de él que “era un ángel terrenal o un hombre celestial”.

En el año 1825, con el permiso de su superior, se dedica a predicar fuera del monasterio: aconseja por igual a plebeyos y nobles, hombres y mujeres, cosas no muy normales en la época. Se le atribuye el don de milagros, algunos de ellos constatados como la curación de un paralítico en el año 1823  y se decía que “era un faro que iluminaba a toda la tierra rusa”. En los últimos años de su vida edifica y organiza un monasterio femenino en Diveevo, a veinte kilómetros de Sarov.

Profetizó el día de su muerte: el 1 de enero de 1833, comulgó, llamó a los monjes para bendecirlos, indicó dónde debían sepultarlo y estuvo toda la noche cantando, amaneciendo muerto, de rodillas ante su icono de la Virgen y con el libro de los Evangelios abiertos en sus manos. Su cuerpo fue expuesto a la veneración popular durante ocho días, siendo espontáneamente proclamado santo por el mismo pueblo. Fue canonizado oficialmente en Sarov, el día 19 de julio del año 1903, en presencia de toda la familia imperial rusa.

Como he dicho al principio, es uno de los santos más populares y más venerados, no sólo en Rusia, sino también en todos los países ortodoxos.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “San Serafín de Sarov

  1. Antonio un santo tan famoso y yo sin saber de su existencia,se agradece este articulo.
    Ademas,toda vida de un santo o santa en el que haya una relacion directa con un animal (un oso en este caso) hace que me interese mas por la vida del susdicho 🙂

        • Eso que dices es cierto. Un ejemplo notable es San Sergio de Radonezh, venerado por el mismísimo Papa Juan Pablo II.
          Y como dije en un comentario a un artículo que ahora mismo no recuerdo cual era, hay también algún caso a la inversa. San Esteban I rey de Hungría ha sido siempre venerado solo por los católicos y sin embargo, recientemente, hace unos años fue canonizado por Constantinopla y por Rusia.

          • Sobre San Serafín es importante recalcar, incluso para sorpresa mía, que sus milagros fueron considerados como verdaderos por la Iglesia Católica e incluso en un manual de apologetica los pone de ejemplo diciendo que Dios puede hacer milagros por medio de justos fuera de la Iglesia Catòlica Romana. Sobre la veneración de santos entre las dos iglesias recuerdo las fotos de una Iglesia Ortodoxa griega, centenaria, en la que aparecía en el mural la imagen de San Francisco de Asis, igual una de Santa Teresita. En el mundo católico se siente natural inclinación a reconocer a los neomartires de los ortodoxos, sin pejuicio.

  2. Me ha gustado mucho este artículo. Yo tampoco conocía para nada a este Santo y se debe precisamente a lo que Antonio indica, que vivimos -la mayoría- en un país tradicionalmente católico y desconocemos la santidad ortodoxa.
    Yo estoy muy contenta de que Antonio esté tan familiarizado con la espiritualidad ortodoxa y así nos pueda ir presentando a estas buenas gentes que son tan santos como los canonizados por la Iglesia Católica. Hay mucho que aprender todavía en este tema y somos afortunados de poder hacerlo.

  3. Maravilloso santo Sam Serafon de Sarov, y si no estoy equivocado una de sus frases mas conocidas es: “La meta de la vida espiritual es la adqusicion del Espiritu Santo.”

    • Efectivamente, Victor Manuel; esa frase se le atribuye a él y es una verdad como un templo. El verdadero objetivo de la santificación personal es imbuirse, llenarse de Dios, y en el Espíritu Santo simbolizamos nuestra santificación, aunque en realidad actuen las Tres Divinas Personas.

Deja un comentario