Santa María Magdalena: apóstol de apóstoles (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono de la Santa que se venera en la iglesia ortodoxa de la Santa Dormición en Cumberland, EEUU.

Hablemos hoy de una de las mujeres más importantes de la primitiva iglesia de la cual, aun hoy en día, hemos de aprender muchísimo. Desde el punto de vista etimológico, su nombre significa lo siguiente: María: la preferida por Dios. Magdalena: hace mención a su lugar de origen, Magdala, pueblito situado en el Mar de Galilea, junto a Cafarnaúm y Tiberíades.

Si hoy en día la mujer pinta muy poco en muchísimos países del Oriente Medio, imaginémonos lo que pintarían hace dos mil años y sin embargo, Jesús, se rodea de ellas propagando así la emancipación de la mujer. Para Cristo, el discipulario (sus discípulos)está compuesto por hombres y mujeres, siendo citados más asiduamente por los evangelios, tres hombres y tres mujeres: Pedro, Santiago y Juan y las llamadas tres Marías, uno de las cuales es siempre Magdalena. Las fuentes en las cuales podemos basarnos para hablar de ella son los cuatro evangelios canónicos, que la mencionan en numerosas ocasiones. Lucas y Marcos hacen mención de ella como una mujer liberada por Jesús de siete demonios, haciendo Marcos hincapié en la inmensa gratitud mostrada por ella a Cristo. Magdalena es mencionada como discípula de Cristo desde el principio de su vida pública, pertenece al grupo más cercano a Jesús,  hace el camino con Él hacia Jerusalem,  comparte sus proyectos y su destino y siempre (y esto es muy importante) es citada sin referencia a ningún varón: (María la hermana de Lázaro, Juana mujer de Cusa, María mujer de Cleofás, Marta hermana de Lázaro, María madre de Santiago Alfeo, Salomé madre de los Zebedeos….), a Magdalena se le cita “a secas”. Esto da a entender que no era necesario relacionarla con nadie para que fuese conocida. Sólo son nombradas por sus nombres “a secas” la Santísima Virgen y María Magdalena.

"Noli me tangere" (1515), María Magdalena se encuentra con Jesús resucitado. Óleo de Antonio Allegri "Il Correggio". Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

Destaquemos de los evangelios algunas cosas importantes:
1.- Pertenece al Grupo Apostólico: sigue al Maestro desde Galilea, es la primera en ver a Jesús Resucitado y es enviada por el mismísimo Cristo para anunciar su Resurrección (Mateo, 28, 10 y Marcos, 16, 9-10). Y es por eso que  San Hipólito de Roma que vivió en el siglo III la llama “apóstol de los apóstoles” y San Jerónimo, que vivió en los siglos IV/V, dice que “ella merece ver a Cristo Resucitado antes que los apóstoles”. Pero volvamos un poco atrás: aunque Cristo se rodea de hombres y mujeres por igual, ya en la primitiva iglesia empieza a aparecer la discriminación de la mujer y parte de culpa la tiene San Pablo“la mujer debe estar sometida al marido….” E incluso aún así continúa, haciéndosenos llegar, por ejemplo, que Magdalena era una prostituta arrepentida: craso error, porque los evangelios jamás la reflejan como tal. Lucas no la identifica con la prostituta que lava los pies a Jesús y no es mencionada como la mujer adúltera. Sólo se dice de ella que estuvo poseída por demonios (lo hemos visto ya), pero lo mismo se dice de algunos hombres.

2.- Sigue a Jesús hasta su muerte: Así lo reseñan los cuatro evangelistas en el relato de la Pasión de Cristo. Mateo, 27, 55-56;  Marcos, 15, 40-41;  Lucas, 23, 49 y Juan, 19, 25 la mencionan junto a la cruz y siempre en primer lugar. Eso significa algo, significa muchísimo. Recordemos lo que hicieron los discípulos: Pedro lo niega tres veces, todos huyen y el único que da la cara es Juan. Comparemos la actitud de los discípulos con la actitud de María Magdalena. Algunos nos la han querido representar como la “llorona” que está junto a la cruz, pero es realmente la mujer valiente que está junto a su Maestro hasta el final, en los momentos más duros.

Miniatura medieval románica que representa a la Santa anunciando la Resurrección de Cristo a los apóstoles, procedente de Hildesheim, Alemania

Miniatura medieval románica que representa a la Santa anunciando la Resurrección de Cristo a los apóstoles, procedente de Hildesheim, Alemania

3.- Es testigo en la mañana de Pascua: Los cuatro evangelistas la identifican como la primer testigo de la Resurrección de Cristo: Mateo, 28, 1-10;  Marcos, 16, 1-8;  Lucas, 28, 1-10 y Juan, 20, 1-18. Si es la primera persona a la que Cristo se aparece Resucitado, por algo sería, eso no es casual.

Resumamos esta primera parte: es una importante mujer que pertenece al grupo más cercano a Jesús, que siempre le será fiel, que lo sigue hasta su muerte y que merece ser la primera persona en verlo Resucitado. En el próximo capítulo seguiremos hablando de este hermoso ejemplo de apostolado.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

9 pensamientos en “Santa María Magdalena: apóstol de apóstoles (I)

  1. Hay que evitar que se confunda con la pecadora. donde Jesús dijo : el que esté libre de culpas , que arroje la primera piedra…

  2. MARIA DE MAGDALA, APÓSTOL DE JESÚS DE NAZARET

    Jamás la Iglesia ha querido reconocer a María de Magdala, o María Magdalena, como apóstol aventajado de Jesús de Nazaret, pero podemos percibir ese matiz en muchos textos canónicos y extra bíblicos.
    En los canónicos, se habla de María Magdalena, como una de tantas mujeres que acompañaban a Jesús desde que empezó todo en Galilea (Lc 8,1.3: Mt 27,55-56: Mc 15,40-41.
    Que a una persona se cite y que se diga que “andaba con Jesús” es un dato muy importante, para saber que representaba María en la vida de Jesús y en la difusión del Reinado de Dios.
    Sin apenas percatarnos, mucho menos los antiguos eruditos, dejaron en la redacción de los Evangelios palabras que son muy reveladoras a pesar de haber sido las mujeres apartadas de las responsabilidades en las primitivas comunidades cristianas.
    María Magdalena, según los Evangelios está con Jesús desde el principio lo que justifica el título de Apóstol, como le ocurre a Pedro, Juan y los demás hombres.
    Los Evangelios (algunos retocados ¿?) procuran minimizar el papel que María Magdalena, diciendo que “ellas y otras mujeres servían a Jesús”.
    Pero las posteriores generaciones, para quitar protagonismo a las mujeres, la tradición procura demostrar que apóstol no es lo mismo que discípulo, pero resulta que María Magdalena habría estado como apóstol y discípula desde el comienzo de la misión del Salvador y hasta su resurrección, en (Hch 1,21-22) se habla de doce apóstoles hombres, pero hay que decir que ese número tiene un valor simbólico, que ya hemos dicho en otros comunicados, porque hace referencia a las doce tribus del nuevo Israel, por lo que se puede ver que cuando se escribieron los Evangelios tuvieron mucho cuidado en este dato, para dejarlo muy claro.
    María Magdalena acompañó a Jesús desde el principio (podríamos decir que incluso antes de la misión salvador, aunque este dato lo reservamos por no herir conciencias ¿?) y presenció la primera de todos los apóstoles la resurrección.
    Jesús la llama por su nombre y le encarga que anuncie que resucitó.
    ¿Podrían aportar algún dato mejor, los eruditos que tanto saben, más importante que este?…existen muchos más datos…pero por el momento nos lo vamos a reservar, pero ya va siendo hora de que los cristianos hablemos claro y fuerte del papel de María Magdalena en la vida de Jesús de Nazaret.
    Se hizo una biografía de María Magdalena atrofiada y no cierta: “mujer prostituta” “arrepentida” “salvada por Jesús” “la pecadora adúltera del Evangelio”, pero se guardó muy bien por oradores santos, por eruditos, por muchos padres de la Iglesia, la verdadera función de María y el motivo no pudo ser más que por machismo y la aversión que siempre desde muy antiguo la Iglesia, como procedente del mundo judío (los apóstoles todos eran judíos) a las mujeres y sobre todo al protagonismo de estas, orquestada por los hombres de aquel tiempo y de este. A Magdalena se la desprecia por ser mujer, pero de prostituta nada de nada, María era una mujer procedente de Magdala de buena posición económica, que sostenía con su propio dinero a misión de Jesús, procedente de una fábrica de salazones de pescado que su padre tenía en Magdala.
    Algunos oradores, posiblemente equivocados, no dejaron nunca de añadir al nombre de Magdalena lo de “De quien había expulsado siete demonios” (Mc 16,9), pero ya es hora de que se diga que no fue el mismo personaje, pues ya estaba junto a Cristo cuando el referido episodio que recojen muy bien Marcos 16,9, Jn 16,9 y Lc 8,2.)
    Posteriormente la Iglesia la hizo santa, siendo una de las más conocidas y veneradas en el orbe cristiano. No hay pueblo o ciudad que no tenga un templo dedicado a Santa María Magdalena, muchas calles están rotuladas con su nombre…¿Cómo la Iglesia siendo tan pulcra en el sentido de la cualidad de la persona, en la limpieza de sangre en muchos siglos, podría consentir a una mujer prostituta, a la que le han expulsado siete demonios, una pecadora, una adúltera, hacerla santa desde casi los albores del cristianismo?.
    Hay que rescatar entre documentos extra bíblicos y otros documentos que van apareciendo poco a poco en las traducciones el papel relevante de esta santa mujer y reivindicar con la realidad lo que significó como apóstol de Cristo y cómo su Comunidad extendió el Evangelio en nombre del Hijo de Dios.-.

  3. Estimado Felipe Eduardo,
    No puedo estar más de acuerdo contigo; fíjate que la he denominado “Apóstol de apóstoles.
    Agradezco tu comentario y te animo a que sigas aportando tus opiniones en este blog. Un cordial saludo.

  4. tengo una pregunta sobre esta santa, en si, ¿donde reposan sus restos o reliquias si es que hay? creo haber oido que estaban en Francia pero no lo se a ciencia cierta, he escuchado que una de sus manos ( la que toco al señor resucitado, supongo) estaba en la basilica del santo sepulcro en jerusalen, aunque agradeciria mucho si alguien pudiera informarme. de nuevo Gracias.

    • Bueno, Jhonatan,
      Ante todo te recomiendo, si no lo has hecho, que leas la segunda parte de este artículo: http://www.preguntasantoral.es/2010/08/21/

      Presuntas reliquias de Santa Maria Magdalena existen en muchos lugares del mundo: Saint-Maximin-la-Sainte-Baume (Francia), Zadar (Croacia), Vezeley (Francia), Paris (Francia), Monte Athos (Grecia), Ieper (Bélgica), Cimmina-Palermo (Italia), Madrid, Longpont-sur-Orgue (Francia), Maastricht (Holanda), Roma (Italia), Moscú (Rusia), Estambul (Turquia), el-Natruum (Egipto), Jerusalén (Israel), etc. Las más importantes son las de Saint-Maximin y las de Vezeley.

      En Jerusalén se conserva una reliquia insigne, pero de ahí a que sea la mano que tocó a Cristo Resucitado va mucho trecho. Entre otras cosas te recordaría el “Noli me tangere” (No me toques), de Juan, 20, 17. Es el mismo Cristo el que le dice que no lo toque ante el intento de ella de hacerlo.

      Creo que podríamos hacer un artículo en concreto sobre sus reliquias que podría publicarse en su festividad.

  5. pues le siguió hasta la muerte por que era su mujer…
    se le representa siempre con un grial o ánfora la santa sangre esta en su interior

    • Hola, Ziggy, ¿de dónde sacas que se la representa siempre con un grial o ánfora? Eso no es cierto, en ninguna parte aparece representada con tal cosa. Lo que tomas por grial o ánfora es el vaso de perfume con el que acudió a ungir el cuerpo de Cristo en su sepulcro.

      Por tu comentario, me da la impresión de que has visto o leído las obras de Dan Brown (El Código Da Vinci). Te informo de que esta novela no es más que ficción pseudohistórica, no relata ningún hecho real ni se fundamenta en nada histórico ni probado, mucho menos documentado. En ningún lado; ni siquiera en los Evangelios apócrifos en los que estas raras teorías dicen inspirarse, se dice que Magdalena fuese la esposa de Cristo y mucho menos que llevara su sangre -su hijo- en su interior.

      Harás bien en separar ficción de realidad y documentarte un poco mejor. Para conocer a María Magdalena, lo mejor es leer las Sagradas Escrituras. Todo lo demás es ficción.

      • Quisiera añadir algo más a lo dicho por Ana María.
        La tradición cristiana y las Sagradas Escrituras hablan de un Cristo que era célibe. Sabemos que existen muchos libros apócrifos, de los cuales ya hemos hablado en más de un artículo del blog, en los que se dicen cosas tan peregrinas como que el Niño hacía pajaritos de barro y los hacía volar.
        Sabemos además que hace relativamente poco tiempo se encontró un papiro en copto que ha sido datado de finales del siglo IV, o sea, ¡escrito casi cuatrocientos años después de la muerte de Cristo! y es cierto que en ese papiro copto, se pone en boca de Cristo, frases como estas: “Mi madre me dio la vida” y “los discípulos dijeron a Jesús, María es digna de ti, a lo que Él les contestó: mi esposa será capaz de ser mi discípulo”. Bueno, eso lo dice ese papiro pero eso no quiere decir que lo que este documento dice sea la verdad y lo que dicen el resto de libros y documentos, mucho más antiguos y hasta contemporáneos, no lo sea.

        Nosotros creemos que Jesús fue célibe, que María Magdalena por su entrega y amor al mensaje del Maestro era una de sus discípulas preferidas, quizás la que más y por eso la llamamos “Apóstol de los apóstoles” y que por eso, pudiera ser que Pedro tuviese ciertos celos, a los cuales Jesús dio la puntilla apareciéndose a ella recién resucitado antes que a él. Por cierto, nada se dice que se le apareciera a su Madre y todo el mundo da por hecho que a Ella sería a quién primero se le aparecería. Todo eso es así y también hay que decir que a María Magdalena hay que reconocerle muchísimo más valor que a los discípulos, exceptuando a Juan, “pues estuvo dando el callo” hasta el final. Pero eso no implica para nada que fuera su esposa.

        Pero yo ahora me atrevo y digo más: Si Jesús se hubiera casado, ¿qué habría de malo en ello? ¿Es que su mensaje, su Pasión y Muerte valdrían menos? ¿Es que por eso hubiera dejado de ser el Hijo Unigénito del Padre hecho Hombre? ¿Qué hubiera tenido de malo?
        Absolutamente nada: su Redención sería igualmente válida, seguiría siendo nuestro Dios y Señor, exactamente igual, pero la realidad es tozuda y aunque todo hubiera sido igual, Él era célibe y no estaba casado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*