San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"Verdadero retrato del Siervo de Dios Juan Diego", óleo de Miguel Cabrera.

La personalidad de Juan Diego está estrechamente relacionada al acontecimiento de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en México. A él le tocó ser el mensajero de un acontecimiento que estaba destinado a ejercer una gran influencia en la historia civil y eclesiástica del continente americano.

Se dice que nació en el año 1474 en Cuauhtitlan, en el distrito de Tlayac, cerca de la que hoy es la capital federal de México. Antes de convertirse al cristianismo era llamado Cuauttlatoa, “el águila que habla”. Aunque poseía casa y tierras era también artesano y comerciante. En una fecha no precisada se casó con la joven Malintzin.

En cuanto llegaron a la zona los primeros doce misioneros franciscanos en el año 1524, Juan Diego y su esposa fueron de los primeros en recibir el bautismo, poniéndose los nuevos nombres de Juan Diego y María Lucía y se casaron nuevamente por el rito que promovían los franciscanos, o sea, el sacramento del matrimonio. Se dice que habiendo escuchado probablemente a Fray Toribio Paredes de Benavente, uno de los frailes, que la castidad perfecta era agradable a Dios y a la Virgen, ¡ellos decidieron observarla dentro del matrimonio! Después de la muerte de su esposa probablemente en el año 1529, Juan Diego se dedicó aún más a llevar una vida de piedad viviendo con su tío Juan Bernardino, hombre de avanzada edad.

En lo que a continuación vamos a narrar, nos referiremos al documento en lengua náhuatl “Nican Mopohua”, escrito entre los años 1552 y 1560, y atribuido a Antonio Valeriano, un contemporáneo de los hechos siguientes:

El día 9 de diciembre del año 1531, mientras Juan Diego iba a una lección de catecismo, tuvo la aparición de una Señora que le ordenó dirigirse al obispo Juan de Zumárraga, para explicarle su deseo de que se construyera un templo en su honor. El obispo no hizo caso a lo que le manifestó Juan Diego y mantuvo esta posición hasta poco después de una segunda aparición de la misma Señora, aparición que ocurrió el mismo día y de la cual el obispo fue informado. El obispo pidió algún signo que acreditara aquello.

En una tercera aparición acaecida un día después, el 10 de diciembre de 1531, la Señora prometió a Juan Diego que proporcionaría esta señal solicitada por el obispo. Dos días después, en una cuarta aparición, le ordenó subir a una colina ó loma, donde Juan Diego, maravillado, contempló unas bellísimas rosas florecidas en pleno invierno (fuera de la estación de floración, que es la primavera). Él recogió un manojo de ellas y las escondió en su manto. Fue adonde estaba el obispo y abrió el manto cayendo las rosas a sus pies. Al caer las rosas a tierra, sobre el manto de Juan Diego apareció una imagen de la Señora, que hoy es venerada en el Santuario Guadalupano.

Episodio de la floración milagrosa

Cuando sucedió el acontecimiento del Tepeyac, Juan Diego tenía cincuenta y siete años de edad y según los estudiosos, tuvo venticinco cambios psicológicos en tan solo cuatro días, ¡que para nada afectaron al carácter futuro de este indio!

Estos hechos, difundidos rápidamente entre los indígenas, contribuyeron notablemente a la cristianización, no sólo de lo que hoy es México, sino del resto del continente latinoamericano.

No es extraño que la historicidad de estos hechos narrados haya sido cuestionada, pero, sin embargo, hay que decir que las investigaciones llevadas a cabo en los últimos tiempos han sido exitosas en lo referente a la fiabilidad histórica de las fuentes antiguas. Otra cosa es que en estas fuentes se mezcle leyenda con historia.

Hay que señalar que el análisis de de la imagen de la Virgen de Guadalupe, efectuada con los medios técnicos más modernos, ha aportado algunos elementos que son inexplicables desde el punto de vista humano. Por ejemplo, el hecho de que en las pupilas de los ojos de la Virgen se refleje, como si fuera una fotografía, el perfil de Juan Diego y de otras personas presentes en el acto del milagro de las rosas.

Se sigue diciendo que después de estos hechos, Juan Diego llevó una vida de extrema pobreza y se retiró a vivir en una casucha construida al lado de la iglesia erigida en honor a la Virgen, dedicándose al cuidado de esta iglesia y de los devotos que la visitaban. Murió con 74 años de edad en el año 1548, con fama de santidad y recibiendo culto popular inmediatamente después de su muerte.

En cumplimiento de los rigurosos decretos del papa Urbano VIII acerca a dicho culto (el papa Urbano VIII en 1634, ordenó que solo se proclamaran santos a aquellos que la iglesia investigara) y por otros motivos, la causa de canonización de Juan Diego estuvo paralizada más de tres siglos, el Vaticano rechazó varias veces el elevar a categoría de certeza esta historia, ya que en el Tepeyac, hubo un templo pagano dedicado a Coatlicue Tonantzin, diosa tierra y suministro del maíz.

Ya en el siglo XX, el Abad Schulenburg que estuvo al cuidado del Tesoro Nacional Guadalupano desde 1963 a 1996, puso en duda la verdadera existencia de Juan Diego, lo que provocó un gran revuelo. Él ponía varias pegas: que los primeros evangelizadores bautizaban masivamente a los indígenas manteniéndoles el mismo nombre que tenían y que los que cambiaron de nombre, muchos se pusieron Juan Diego por lo que cómo era posible saber cual de entre todos ellos, era el verdadero vidente para poder canonizarlo. ¿Cómo se podría canonizar a un ser legendario por mucho que existiese una tradición popular de culto?  Esto contribuyó a que muchos investigadores sacaran a la luz todos los documentos existentes en los archivos privados y públicos sobre la existencia del verdadero Juan Diego: su acta de defunción, las escrituras de las tierras de las que era propietario, etc.

El sacerdote jesuita Xavier Escalada, autor de la Enciclopedia Guadalupana encontró un Códice fechado en 1548 que avalaba la existencia de este indio. Este Códice había sido escrito en el mismo año en que se escribió el Nican Mopohua y estaba firmado por Fray Bernardino de Sahagún, uno de los misioneros franciscanos que llegaron de Europa para evangelizar América. El Códice estaba hecho de piel curtida, verificaba el hecho de la aparición de la Virgen y daba datos sobre los rasgos anatómicos del indio Juan Diego. Este Códice tiene una inscripción en náhuatl: “1531 A Cuauhtlatoatzin se hizo ver la Amada Madrecita Nuestra Niña de Guadalupe en México. Cuauhtlatoatzin murió con dignidad”.

San Juan Diego bajo el manto estrellado de Nuestra Señora. Óleo de Fray Juan de Zumárraga.

Pero ya en aquella fecha, concretamente el día 11 de febrero del año 1988 se había iniciado el proceso diocesano en la archidiócesis de la Ciudad de México, o sea, durante el pontificado de San Juan Pablo II. Este papa, movido, entre otras cosas, por contrarrestar la laicidad del Gobierno Mexicano, tuvo especial empeño en promover canonizaciones y beatificaciones de miembros de la Iglesia Mexicana. Que conste que yo no pongo en duda la santidad de ninguna de estas personas, pero este papa ha elevado a los altares a más santos y beatos que todos los papas juntos de los cuatrocientos años anteriores y, posiblemente con esto se hayan “devaluado” los significados de las beatificaciones y canonizaciones.

Pero sigamos con Juan Diego: la “positio” sobre su fama de santidad, sus virtudes y sobre el culto popular que recibía fue consignada a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos en el año 1989, o sea, solo un año más tarde. Luego el proceso diocesano que suele durar muchos años, en este caso solo duró uno. Los siguientes pasos también se dieron de “manera especialmente rápida”: el asesoramiento histórico (30 de enero de 1990),  el congreso de los consultores teológicos (9 de marzo de 1990) y la Congregación de cardenales y obispos (3 de abril de 1990), o sea, lo que normalmente dura bastantes años, ¡todo se realizó en solo cuatro meses!

Eso hizo que el papa San Juan Pablo II firmase el Decreto de Virtudes Heroicas (o sea, lo declarase venerable) y confirmase su culto “ab immemorabili” sólo seis días más tarde (el 9 de abril de 1990),  beatificándolo en el santuario de Guadalupe el día 6 de mayo del mismo año (sólo un mes más tarde).

Lo que estuvo paralizado por el Vaticano durante más de trescientos años, ¡Juan Pablo II lo resolvió en solo dos años! La canonización se realizó el miércoles 31 de julio del año 2002.  ¡EXTRAÑISIMA RAPIDEZ! en una Roma que durante veinte siglos nos ha tenido acostumbrados a actuar sin prisas y a dejar pasar el tiempo antes de pronunciarse sobre infinidad de cuestiones. San Juan Pablo II era un papa muy político y en todo esto influyó muchísimo “su política”. Es por todo esto, que existen importantísimas dudas entre los hagiógrafos más rigurosos sobre la historicidad de Juan Diego.

Toda la documentación histórica referente a Juan Diego  ha sido publicada en el libro “Congregatio pro Causis Sanctorum, Officium Historicum, 184, Mexicana, Canonizationis Servi Dei Ioannis Didaci Cuauhtlatoatzin, Viri laici (1474-1548), Positio super fama sanctitatis, virtutibus et cultu ab immemorabili prastito, ex officio concinnata”, Roma, 1989. La traducción al castellano fue realizada por J. Romero Salinas. Este mismo autor “acérrimo pro Juan Diego” publicó el texto “Precisiones históricas de las Tradiciones Guadalupana y Juandieguina”, Mexico, 1986.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

44 pensamientos en “San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

  1. Aunque he escrito este artículo, quiero hacer un comentario aparte.
    San Juan Diego fue canonizado por Juan Pablo II y canonizado está. Punto.
    Aunque este tema es cuestionado por algunos, he pretendido ser neutral al hacer el artículo y he narrado algunos pros y contras; más pros a favor de la existencia histórica del santo, que opiniones en contra.
    Lo qué si he querido resaltar es la rapidez con la que Juan Pablo II resolvió este tema.
    Espero que el debate que pueda haber, sea sereno y respetuoso.
    Un abrazo a todos.

  2. Bueno,tras leer este articulo,me confirmo de nuevo de la existencia historica de Juan Diego,que es lo que me preocupaba.
    Sobre la tilda en la que quedo “impresa” la imagen de la Virgen habria para varios articulos.
    Ha sido estudiada en bastantes ocasiones,algunos estudios se contradicen .
    Para empezar el tipo de tela,que es de origen vegetal, tendria que haberse destruido con el paso del tiempo,y no se conoce que haya sustancia alguna para su conservacion.
    La temperatura de la tilda es la de un cuerpo humano normal,no varia.

    Despues esta el hecho de que no se sabe el tipo de material utilizado en la imagen (un estudio que se realizo aseguro haber varias capas de pintura,pero se dice que la tilda original esta a salvo en Roma,y la que se expone en Guadalupe es una copia).

    El tema de la imagen grabada en los ojos de la Virgen si que me impresiona,el ojo de la Virgen en la pintura fue aumentado considerablemnete y es cuando localizaron las figuras en el momento del milagro (Juan Diego mostrando las rosas y quedando al descubierto la imagen grabada en su tilda),como si la propia Virgen lo hubiera fotografiado con sus ojos.
    Hay mas cosas pero no quiero alargarme mas 🙂

  3. Siempre logras sorprenderme, Antonio, a pesar de que ya nos conocemos bien y sé que cualquier cosa que escribes brilla por su gran calidad. Excelente artículo, muy bien documentado, serio, riguroso que promueve a un debate de nivel.

    No cuestiono yo la existencia del indio Juan Diego ni la autenticidad de las apariciones de la Virgen en el Tepeyac, aunque por lo general soy bastante escéptica por lo que a apariciones marianas se refiere. Ojo, que con ser escéptica, no quiere decir que las desautorice ni que falte al respeto al acontencimiento en sí y a los que creen en él. Mi más intenso y profundo respeto para todo ello. Considero que no conozco suficiente el tema ni tengo capacidad para discernir.

    Sin embargo, sí me interesa profundamente la cuestión de la tilma pintada. He oído muchas veces lo que se dice de ella -algunos de esos datos los ha sintetizado Abel en su comentario anterior-, pero nunca he podido acceder a un estudio veraz y contrastado de la misma. Que sé que existe, porque lo había oído, y porque Antonio lo ha confirmado en su artículo. Incluso se ha dicho que la NASA ha estado vinculado a estos estudios, pero, ¿es esto cierto?

    A mí, humildemente lo digo, no me valen ideas, rumores y lecturas de opiniones en cualquier lugar. Esos estudios deben estar publicados y sería interesante acceder a una bibliografía autorizada para ver estos datos bien redactados y apoyados con imágenes. Se ha hablado mucho de las pupilas de la Virgen pintada pero no he visto ni una foto lo suficientemente aumentada para que esto sea distinguible. Hasta he oído cosas como que si aplicas un fonendoscopio al vientre de la imagen, puedes oír los latidos apresurados de un feto, como si la pintura, en efecto, estuviese preñada.

    Se dice mucho pero se puede leer poco que sea fiable, por lo que me cuesta tener una opinión favorable respecto a este tema en concreto, lo que es la tilma del indio. En cuanto a su existencia histórica, no la cuestiono, como tampoco entro a hablar de las apariciones.

    • Ana Maria,
      Un buen artículo se puede hacer cuando se tiene buena bibliografía en la que basarse y comprenderás que después de estar más de cuarenta años dedicado a estos tema, mi biblioteca hagiográfica es muy buena. Pero uno no puede especializarse en todo y por eso hay que recurrir siempre a las fuentes. Tu sabes que mi especialidad es el estudio de las reliquias de los santos. Modestia aparte, de este tema si que puedo hablar sin recurrir a las fuentes.

  4. Yo soy Mexicano, más no aparicionista.

    Primera piedra en el zapato: las apariciones presuntamente ocurrieron en 1531, Fray Juan de Zumarraga (el primer obispo de la Nueva España) fue consagrado en 1533 y llegó a tomar posesión hasta 1534.

    Por otro lado Fray Juan de Zumarraga JAMÁS escribió nada sobre semejante acontecimiento ni en sus cartas ni en el catecismo que escribió con el título de Regla Cristiana. En este último, redactado muchos años despues de la fecha de las apariciones, ante la pregunta “¿por que ya no ocurren milagros?” se responde “porque piensa el Redentor del mundo que ya no son menester”.

    Segundo: Todo está basado en el “se dice” o en textos atribuidos, como el Nican Mopohua o el acta de defunción de Juan Diego supuestamente firmada por Fray Bernardino de Sahagún, pero este último junto con el 4to. virrey, denunciarfon el culto guadalupano como una adoración disimulada de la diosa azteca Tonatzin. Bernardino de Sahagún escribió en su Historia General de las cosas de la Nueva España:

    “Cerca de los montes hay tres o cuatro lugares donde solían hacer muy solemnes sacrificios, y que venían a ellos de muy lejanas tierras. El uno de estos es aquí en México, donde está un montecillo que se llama Tepeacac, y los españoles llaman Tepeaquilla y ahora se llama Nuestra Señora de Guadalupe; en este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los dioses que llamaban Tonantzin, que quiere decir Nuestra Madre; allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejanas tierras […]; y ahora que está allí edificada la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe también la llaman Tonantzin tomada ocasión de los predicadores que a Nuestra Señora la Madre de Dios la llaman Tonantzin. DE DONDE HAYA NACIDO ESTA FUNDACION DE ESTÁ TONANZIN, NO SE SABE DE CIERTO, pero esto sabemos de cierto que el vocablo significa de su primera imposición a aquella Tonantzin antigua, y es cosa que se debía remediar porque el propio nombre de la Madre de Dios Señora Nuestra no es Tonantzin sino Dios y Nantzin; parece esta invención satánica para paliar la idolatría debajo la equivocación de este nombre Tonantzin y vienen ahora a visitar a esta Tonantzin de muy lejos, tan lejos como de antes, la cual devoción también es sospechosa, porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora, y no van a ellas, y vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin como antiguamente.”

    Si a mí se me aparece la Virgen o me manda un mensaje imprimiendo su imagén de forma milagrosa, ¡hombre, yo no me cansaría de decirlo! ¿Por qué Fray Juan de Zumarraga no? ¿Como va a ser fiable una supuesta firma de Bernardino de Sahagún en la supuesta acta de defunción de Juan Diego, si en si Historia General de las Cosas de la Nueva España dice que no se sabe de donde nacio ese culto y aún lo llama sospechoso y confusión de origen satánico para disfrazar la idolatría? Si hubiera conocido a Juan Diego (al que ni menciona), no se habría atrevido a denunciar el culto guadalupano como idolatría.

    Y hay mucho más (por ejemplo, el restaurador José Sol Rosales examinó la pintura en 1982 y afirma que es del s. XVI, que tiene retoques y modificaciones; busquen en internet al respecto de ese restaurador).

    Por mi parte yo creo que Guadalupe es una entre otras supuestas apariciones (no muy lejos, en Tlaxcala y por los mismos años se dice que la Virgen se aparecio a un indio llamado Juan Diego que iba de camino para auxiliar a otros indios enfermos a los que la Virgen curó milagrosamente como al tio Bernardino del relato del Tepeyac. Luego mando buscar en el cerro donde dentro de un palo ardiente de ocote fue encontrada una imagen suya milagrosamente esculpida y que hoy se conoce como “Nuestra Señora de Ocotlan”; ¿cual de las dos historias es plagio de la otra?). Durante el desarrollo del sentimiento nacionalista la historia del Tepeyac se integró como simboló de que la virgen ama a Mexico (“No ha hecho cosa igual con otra nación” se decía) y bueno, como simbolo fue transformandose, enriqueciendose la historia y el mito así construido ha terminado por esconder a María detrás de Guadalupe; los mexicanos en muy gran medida son guadalupanos, no católicos, muchos no saben absolutamente nada de Nuestra Señora y su papel en la historia de la salvación, nisiquiera van a misa, pero hacen grandes fiestas en honor de la Guadalupana, orgullosos del mito de su aparición a Juan Diego.

    Qué canonizado está Juan Diego, ciertamente. Pero eso no le otorga más existencia que la que tenía antes de ese acto: de un simbolo.

    • Estimado Mosiés, tiene usted razón el muchas cosas, pero no hay que juzgar un libro por su cubierta, yo que tengo muchos años de estudiar el fenómeno guadalupano desde el punto de vista histórico, etnográfico, literario, iconográfico, puedo decirle que:

      1. Juan de Zumárraga era obispo electo, pero no por ello dejaba de ser obispo sin ser consagrado, llegó desde 1528 a estas tierras. No se han encontrado todos los documentos escritos de Zumárraga hasta la fecha así que muchos tienen todavía esperanza de encontrar algo contundente, no puedo hablar por ellos, sino a través de lo que existe y ahy, pero yo creo que sí escribió y testimonios hay de que las Actas levantadas del acontecimiento eran leídas hacia 1606 todavía. (Cfr. Catálogo de obras. Boturini)

      2. El afamado Catecismo no es más que una compilación de temas referentes a las doctrinas que los indios debían aprender, Zumárraga no escribió tal Catesismo y eso te lo puede decir cualquier investigador que tiene acceso a tal documento, yo poseo igual copia. Lo insertó como parte de las enseñanzas de varios concilios españoles y lateranenses por ello no es de su autoría tal afirmación. (Crf. La guadalupana, mito o realidad. Herrera)

      3. Sobre el virrey y otros como Sahagún, en primer sitio el Virrey no estaba enterado del culto a Guadalupe, el escribe que creía, más no estaba seguro y lo coloca. Para Sahagún el caballo de troya de todo buen detractor sin leer la obra completa de la parte de “Idolatrías e ídolos” dice párrafos más adelante que quiera impedirles que vayan al Tepeyac sino que los predicadores enseñen la verdad del asunto y no confundan la antigua veneración que había por la nueva que se había plasmado. Así que Sahagún no es que crea que es una antigua adoración pagana aquello, se estaría contradiciendo él mismo al afirmar lo que escribió páginas siguientes.

      4. Que tiene retoques, la verdad sí, pero fueron colocados polvos de oro para los brillos, sin estorbar en nada el original, puede parecer un sacrilegio, pero así era la forma de devoción de aquella época, buscaba darle una estética a la imagen. Sin embargo, el brillo se cayó y quedó tal cual la vemos, no tenía protección de vidrio hasta 170 años después, así que estuvo a contra de todo y sigue como nueva.

      5. Nuestra Señora de Ocotlán, de la cual refieres, pues puede haber ciertos paralelismos, pero como dicen algunos, Juan Diego se llamaban miles, solo que una es aparición y la otra es un encuentro milagroso, en nada refiere que sea una aparición de María a Juan Diego enviandole a una misión o algo por el estilo, así que eso es sacado de contexto, su historia si pudo haberse confundo con la guadalupana pero hay muchas cosas más que no tienen nada que ver.

  5. Estimado amigo Antonio, no esperaba más de usted. Felicidades, creo que mejor no lo hubiese podido hacer. Créame, en estos estudios sobre la figura histórica del este indio tan singular para México muchas veces todos tenemos cuidado por no llegar a ofender a quienes le tienen tanta devoción, claro, unido al vínculo guadalupano en sí. Estos datos que usted nos proporciona son una condensación de la Positio, el debate en México sigue abierto pero ahora sin tanta importancia, el hecho ya se dio, se canonizó a Juan Diego, a pesar de que el ex XX Abad Schulemburg Prado, Manuel Olimón y Carlos Warnholtz enviaron una carta a la Santa Sede pregonando sus serias dudas sobre la historicidad. El ex Abad dijo que “Juan Diego es solo un símbolo para la nación mexicana, indispensable en el reconocimiento de los valores prehispánicos y el eje cultural de un pueblo que sufrió los embates de la conquista…”, así como historiador lo creo, creo en su historicidad pero también creo que es un símbolo donde se ensalzan los pueblos indígenas, y esto llama poderosamente la atención.

    La canonización de Juan Diego tuvo dos vertientes muy acreditadas en México y eso nadie lo negará porque son hechos contundentes.

    1. La canonización fue rápida porque en México se estaba viviendo un proceso reductor de la política indígena, estos disconformismos de los grupos étnicos provocaron no ciertos disturbios comunales en Oaxaca o en Chiapas, así que darles una imagen querida y amada de un indio como figura y modelo de “docilidad y humildad” sirvió, lamentablemente, y no habiendo palabras más finas para decirlo, como el gancho para someter a estos grupos por medio de la Iglesia a la legitimidad del gobierno, por eso el gobierno puso total empeño en su canonización. Otra prueba de ellos es la beatificación de los mártires de Cajonos.

    2. Porque al mismo tiempo, los prelados buscaban dejar paso atrás a ciertas políticas que el gobierno efectuaba, contrarrestar las malas condiciones de los indígenas mexicanos principalmente de aquellos pueblos y crear una unificación social para ellos. Sin ver más allá de que siendo los grupos étnicos un gran mosaico cultural no puede haber unificación entre ellos, solo ciertas características pero no todas, son grupos distintos unidos por el vínculo constitucional nacional, pero quieren hacer una “olla de mondongo” un revoltijo. Aunque esto resulte fácil para algunos, es difícil para otros como los son los mismos indígenas.

    Todo ello cristalizó en Juan Diego, el gobierno pera someterlos, el clero para apoyarlos, pero se encontraron en una vertiente, una mala interpretación de su imagen y su utilización.

    Ciertamente, Juan Diego tuvo devoción después de muerto, su culto fue apoteosis, pero durante la época colonial estuvo plagado de severos encontronazos con el mismo clero, puesto que los españoles (los de aquella época) no querían aceptar que un indio vulgar y corriente de pueblo pudiese ver a la Madre de Dios en tan pocos años de evangelizados y que tuviera uno el privilegio de ser escogido para una gran misión, y se molestaban del hecho de no haber sido ellos que desde toda la vida habían nacido cristianos y jamás haber visto a la Virgen, esto impidió que fuera llevado a proceso de canonización rápidamente. Los criollos (hijos de españoles nacidos en América) encontraron en JD la forma de vindicar la cultura pasada y ver en ello que era posible, porque Dios no discriminaba a sus hijos.

    Desafortunadamente, su culto no aumentó con el tiempo, decayó, es hasta 1920 en que el obispo Zárate escribe una carta pastoral en la que alienta a voltear a ver al vidente que hizo posible el milagro guadalupano, no en virtud de sí mismo, sino de que María le haya escogido a él y no a otro como ciertamente dice el Nican Mopohua. El proceso diocesano comenzó en tal fecha, pero las investigaciones dieron inicio desde 1950 aprox. en que el P. Lauro López Beltrán comienza a crear el Centro de Estudios Guadalupanos, ya para entonces tenían suficiente información recabada como para hacer el trámite un poco menos forzoso y engorroso.

    Muchos son los documentos (pictográficos, archivos, códices, anales y escrituras) que hacen referencia a JD, aunque también es indispensable conocer el contexto histórico en el que se desarrollan los hechos, y para ello puedo ofrecerles un sitio (pro guadalupano) de un amigo investigador que lleva años en este asunto, claro opinión de cada quién creer o no, pero si de historia se trata creo que tiene algo de crédito su página es LuxDomini). Don Antonio tiene razón al decir que la historia se confunde con la leyenda, pero de esta forma toda leyenda inicia de un hecho histórico concreto que con el tiempo se deforma fantásticamente, en palabras de Levi-Strauss, y reconozco que algunas cosas parecen sacadas de ficción, y como dice Meldelen todo cabe en el pensamiento y creatividad del populismo del culto.

    Quiero por ello, felicitar nuevamente a nuestro estimado Antonio por este artículo, y de ello hay muchísimo más, por ejemplo, poseo copia de los estudios realizados al ayate desde 1665-6 y en adelante hasta de Smit y Calahan, y de la NASA por supuesto.

    Dios, Patria y Libertad. México junto a la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe a 27 de septiembre de 2010. 189 Aniversario de la Independencia de México.

    Fray Marcelino de Jesús, CSFJ

  6. Buen debate.

    Yo también me licencié en Historia y la verdad, sin intención de causar polémica ni ofender a nadie, me siento más proclive a aceptar las posiciones de Moisés que las de Fray Marcelino, sin por ello desacreditar la opinión de este último para nada.

    Nadie negará que la religión cristiana -ya no hablo sólo de catolicismo por no excluir otros cultos cristianos también arraigados en América- se arraigó mucho más por el fenómeno del sincretismo religión prehispánica-religión cristiana. Esto es un hecho. Fue más fácil para los evangelizados y convertidos -la mayoría, no lo olvidemos, por la fuerza- asumir la nueva religión en tanto en cuanto le encontraban similitudes con la religión que era propia de su pueblo. Y así, hacer una asimilación entre Tonantzin y la Virgen María no es sino uno más de otros miles de casos de sincretismo ampliamente conocidos.

    Es por eso que tiene todo el sentido del mundo pensar que los mexicanos acudieran en masa al santuario de Guadalupe que a otros santuarios donde también estuviese la Virgen, por el carácter ancestral mexica que le confería al Tepeyac haber sido un centro de culto de una diosa mexicana, la tal Tonantzin. Era algo que ya se denunciaba en la época, como bien ha documentado Moisés, y la verdad no me extraña nada: los evangelizadores no eran tontos.

    Lo que sigue comentando Moisés sobre el tema desmiente más las apariciones que la propia existencia histórica de Juan Diego. Parece que estemos ante un mito fundacional del México cristiano, así como Roma tenía el suyo. De todos modos ya digo que por mi parte no quiero afirmar ni desmentir nada… no me corresponde.

    Me interesa más el tema de la tilma. Fray Marcelino, sería posible que me facilitaras tal estudio de la NASA? Me interesaría leerlo. Así también le pediría a Moisés cómo hallar la tesis del restaurador que afirma que la pintura es del siglo XVI. Eso también tendría sentido. En cualquier caso, es una bellísima representación.

  7. muy buen articulo Antonio, yo como todos tengo mi propio punto de vista, muy a pesar de que soy creyente en la Virgen de Guadalupe, aunque no devoto, debo decir que estos puntosd a favor y en contra han existido desde siempre, ciertamente como dice Meldelen, es muy posible que se halla utilizado para acabar con un culto pagano, pero vamos como ya dije en un comentario anterior hablando de este tema, la mayoria de las apariciones marianas particularmente son de dudosa procedencia por lo general, por eso las apariciones de este tipo son mas de creerlas por fe que por explicaciones cientificas, ninguna aparicion se excenta de estas dudas, desde la Virgen del Pilar, que mucho se duda no sólo de l aparicion si no hatsa de que Santiago halla estado por esos lugares, hasta la de la Virgen Reina de la Paz de Mejugorie que es de las más recientes, pues en estos casos de apariciones es dificil saber si realmente bajo alguien del cielo, o si son delirios por alguna enfermedad mental o inventos piadosos para aumentar la fe o convertir a las personas, realmente lo que importa en las apariciones marianas es el efecto que tiene sobre el pueblo, si su efecto es bueno, si prodigan amor y devoción pues que bien que siga, y respecto a lo que dice Moises de que todos son guadalupanos y que ni van a misa, te dire que eso no solo sucede con la Virgen de Guadalupe, es una de tantas pero eso es la constante en toda la cristiandad por desgracia la gente se queda en la devoción popular nada mas y no se acercan a la iglesia, ni a misa ni a conocer las verdades de la fe y por lo tanto siempre terminan siendo convertidos al protestantismo; yo estoy de acuerdo con el culto a la Virgen de Guadalupe y valgase que aunque tambien me queda en dudas si realmente se aparecio o no, eh preferido decidir el creerlas por fe, por que pues es algo que nunca se sabra con certeza por desgracia ninguno de nosotros vivio en el siglo XVI en Nueva España para confirmar con certeza que fue lo que paso y si San Juan Diego realmente existio, puesto que tanto hay quienes dan prouebas a favor de la veracidad de todo esto y hay quienes la dan de la falsedad de todas ellas, pero valgase que si realmente no se hubiera aparecido la Virgen de Guadalupe, que hay de malo con eso?, no hay miles de advocaciones marianas que nunca hicieron un prodigio sobre natural como las apariciones y que tienen una gran devoción? lo que cuenta es la fe que se tenga en la intercesión de María. Y en el caso de Ocotlán, Moisés te dire que la mayoría de estudios sobre la devoción popular dicen que en dado caso, seria copia la de Ocotlán de la de Guadalupe, puesto que Ocotlán es algo posterior, y lo mismo sucede con otras apariciones similares como Ixpantepec, en la que tambien tiene que ver fray juan de Zumarraga, un caso muy interesante debo decir y muy poc conocido y estudiado y particularmente a mi me llama más la atención que Guadalupe que ya ah sido investigado estudiada defendida y rechazada hasta el cansancio. Para concluir dire citando al gran liberar, antiaparicionista y anticlerical, Manuel Altamirano, ” el verdadero milagro de la Virgen de Guadalupe, es que ah unido al pueblo mexicano” y si es cierto poco importa si se aparecio o no si al fin y al cabo hizo un buen cometido que fue el darle identidad a un pueblo que no sabia con exactitud quien era.

  8. De la tilma como ya habia comentado hay varios estudios y muchas contradicciones.
    Esta la posibilidad que ya se ha mencionado en bastantes ocasiones,que la tilda que han estudiado no era la autentica,y de ahi las contradicciones.
    Esto lo podra aclarar o explicar mejor Fray Marcelino,ya que he leido en varios sitios que tras los atentados fallidos contra la tilda, esta fue trasladada a Roma y colocada en su lugar una copia casi perfecta.

    • Con mucho gusto estimado Abel, me interesaría darles un estudio completo de las investigaciones que se le han realizado a la tilma desde varias perspectivas.

  9. Amigos,
    Yo, por ahora, no quiero entrar en el debate. HE QUERIDO PROVOCARLO. Debatir serenamente y con argumentos es buenísimo para nuestra salud intelectual.

  10. Bueno, para abonar, debo decir que mi posición actual no ha sido facil de aceptar por mi propia persona. De niño fuí sometido a una dificil operación del corazón con muchas posibilidades de haber fallecido en ella y durante el proceso conocí la basilica de Guadalupe y creo que me agarré a ella como a un clavo ardiente. Y 20 años despues acá estoy, expresando mis honestas dudas.

    Entiendo por tanto la posición de Fray Marcelino y la de mis compatriotas en general; es muy dificil dudar de algo que tiene el peso de un mito fundacional; la historia ha sido llamada “evangelio mexicano”, la llevamos hasta los huesos. Por eso hace falta verla desde fuera y es más facil para Meldelen y otros, para quienes lo que importa es María en tanto madre de Dios y la tilma no es menos ni más que un retrato.

    Yo considero (y no soy historiador, más si psicólogo, master en filosofía de la ciencia, con un largo trecho de trabajo en psicología social y esperemos que pronto doctor en ciencias sociales) que el fenomeno guadalupano se hace comprensible cuando admitimos que esta intimamente ligado a los procesos de construcción de un imaginario social nacional, como podemos considerar a partir del artículo sobre “Santa María de la Insurgencia” de hace unos días. E inserta ahí, no solo porque la leyenda de la aparición haya generado una nación, sino que la nación misma necesitaba fincarse en algo y por tanto Sahagún ahi clarito dice que no se sabe de donde se ha venido a fundar esa Tonatzin, pero años despues empiezan a mezclarse hechos historicos y fantasias piadosas y aparece la idea no solo de que la imagen es milagrosa, sino que tiene origen divino y por tanto aparece la figura de un vidente indigena y detona un fenomeno que hace las delicias de los antropologos.

    Por supuesto que cuando algo es parte de tu identidad como “mexicano”, pues habrá que hacerse apología de ello, y muchos estudiosos lo son por ser primero que nada creyentes (de hecho no se si Fray Marcelino sepa de algun caso contemporaneo donde por el contrario, alguien sea primero estudioso y termine volviendose creyente gracias al incontrovertible testimonio de sus investigaciones cientificas sobre el fenomeno guadalupano). Yo empece siendo creyente de la morenita del Tepeyac, i ncluso hice oidos sordos a las controversias hasta hace muy poco. Ahora tengo muy serias dudas, que mi trabajo personal me han costado aceptar, pero que me permiten entre otras cosas decir que como cualquier adovocación es valida, pero que es una verdadera desgracia que el mito de la aparición defendido a capa y espada oculte para la mayor parte de los mexicanos el sentido del culto a María.

    Me parece que no se trata de ver solo lo que quisieramos (a mi también me gustaria pensar que hubo un Juan Diego al que la Virgen le dijo lo que co nsigna el Nican Mopohua), sino de ver donde estamos parados y como hemos llegado allí, para poder construir algo solido (en la vida personal, la cominidad y pues porsupuesto la Iglesia).

    Junto a mis libros, mi diván y mis escritos, en mi estudio privado, con todo respeto y estima, dudando mucho también del mito independentista …

  11. Ah, solo por puntuar pues no quiero que se malinterprete: no desdeño el valor que como SIMBÓLO tienen la Virgen del Tepeyac y Juan Diego; la realidad o no de las apariciones y la historicidad de Juan Diego no quitan ni ponen nada a la doctrina de la Iglesia sobre María y si quisiera empezar de hereje no sería ciertamente por allí. Pero también creo que por amor a la verdad hay que anteponer esta misma doctrina sobre las leyendas piadosas. A diferencia de otras presuntas apariciones dentro y fuera de México, Guadalupe tiene la dificultad para su estudio de ser parte de un proceso de construcción de cultura, por tanto no se trata solamente de la antigüedad de los testimonios, sino de ubicarlos como parte de ese proceso; que así como se fabrican reliquias por toda la cristiandad para hacer tangible lo intangible y hoy admitimos que tantas muelas de santa Apolonia no son porque tubiera boca de tiburon sino porque los fieles necesitaban algo material para sostener su fe, de igual manera la sola existencia de testimonios escritos más o menos antiguos sobre las apariciones del Tepeyac puede obedecer a la misma lógica. Por tanto a mi lo que me sorprende no es lo que terceros digan, sino las omisiones de los actores principales (empezando con Fray Juan de Zumarraga, porque insisto, que se le aparezca la Virgen a ústed y a ver si no lo repetiría hasta el cansancio el resto de su vida)

    Sin duda entonces, el problema es muy, muy, muuuuuuuy complejo, puees no lidiamos solo con el hecho de que hayan o no documentos de terceros, sino que estos documentos hay que entenderlos también como parte de un proceso de creación de identidad nacional, como parte de procesos subjetivos a nivel colectivo que en este caso abarcan a un país enterito y sus otros mitos fundacionales (como la Independencia que es más complicado que lo que nos enseñan en los libros de texto gratuitos). En ese sentido, hay historiadores que tienen en cuenta esto y señalan los paralelismos entre el Nican Mopohua y el relato de Moisés, de Juan Diego como un nuevo Moisés que baja del monte con un documento de parte de Dios; así como aquel fundamentaba a Israel con las tablas de la ley, Juan Diego entrega a este nuevo pueblo recien nacido el fundamento de su ser mestizo (cfr. La canonización de Juan Diego, David A. Brading, FCE).

    En fin, a proposito de paralelismos, espero que Fray Marcelino no se tome a mal las dos líneas con las que terminé la otra participación. 🙂

  12. DECLARACIONES DE RESTAURADORES DE LA GUADALUPANA

    Bueno, a petición de Meldelen me dí a la tarea de rastrear estos textos. No pude localizar la fuente original en la versión electrónica de la revista mexicana “Proceso” (aunque apareció en varios periodicos también), pero si aparece reproducida en otros medios, no católicos ciertamente y hasta críticos de la Iglesia, pero pues con el aparicionismo instalado en la Iglesia mexicana, no esperaria encontrarlo en la web de la basilica.

    La Guadalupana: tres imagenes en una
    http://www.sectas.org/Secciones_Especiales/canonizacion/guadalupana.htm

    Un restaurador de la guadalupana expone detalles técnicos que desmitifican a la imagen
    http://www.sectas.org/Secciones_Especiales/canonizacion/vera_proceso.htm

    Se demuestra que la imagén de la Virgen de Guadalupe es obra humana
    http://foro.univision.com/t5/Testigos-de-Jehov%C3%A1/SE-DEMUESTRA-QUE-LA-IMAGEN-DE-LA-V-DE-GUADALUPE-ES-DE-OBRA/m-p/217920440

    Bueno chicos, con todo respeto, he ahí los textos.

    • Con todo respeto estimado Moisés, ninguna secta ha estudiado la imagen de la Virgen de Guadalupe, ni la Wach Tower de NY, que es la sede de los Testigos de Jehová, ni ningún evangélico ha enviado a alguien para hacer un concienzudo estudio científico sobre la tilma, es más puedo asegurarle con toda franqueza que ellos son partidarios más doctrinalmente de que los nuestro es idolatría que del hecho histórico de su aparición, para ellos la muestra es contundente, se valen de varias obras que ciertamente conozco y que no tienen el más minimo rigor científico.

      • El Dr. Leoncio Garza Valdéz, que me disculpe ese “afamado especialista”, pero a el no se le permitió estudiar la imagen a más de 20 cm sin quitar siquiera la protección del cristal, tenía tajantemente prohibido tocar el marco o el vidrio y cuidado bajo guardias de seguridad si rompía con este lineamiento ¿qué estudio puede aportar una persona que no puede manipular la tela y comprobar científicamente sus colorantes y pigmentos? Su libro me indignó por que carece de juicios de valor y diría una Maestra de la mi Universidad, no sabe nada el pobre hombre.

    • Qué decir de José Antonio Flores Gómez, pero esa persona y lo digo con toda certeza “no es restaurador”, así que carece de elementos indispensables para desmitificar el suceso a través del lienzo, creo que ese pseudocientífico debería mejor no hablar, y disculpenme si me escucho tan pro guadalupanista, pero yo confío en la decisión y conclusión de los mejores especialistas en el asunto y científicos reconocidos por su trabajo.

  13. Moisés aunque este blog no es para tal caso pero valgase que mencionas mi articulo sobr ela insurgencia, no se a que te refieres cuando dices que dudas del mitdo independentista porque si dudas de la existencia de los llamados “heroes patrios” pues realmente debo decirte que esta probada su existencia a mas no poder y si hablas acerca del grito de dolores el 16 de spetiembre bueno ahi si ya es otra cosa la cual no es más que una imposición por parte de la historia oficial, y tomando de nuevo lo que dijiste te repito porque veo que encarnizadamente quieres que todo mundo piense que realmente la Virgen no se aparecio porque hya las pruebas etc etc, y te repito hay que entender que en el caso de las apariciones marianas aun con todas las pruebas no se puede afirmar realmente que si o no sucedio, porque hablamos de algo que se supone sobre natural y de lo cual muy dificil es de comprobar pues con ciertas excepciones pocas veces es visto por mas gente que el propio vidente y cuando sucede quien te puede decir que no fue una ilusion colectiva?, yo sigo pensando y seguire convencido que en el caso de las apariciones no queda mas que creerlas por fe que por investigacion , porque aun haya existido Juan Diego quien te afirma que no lo hicieron inventar la historia?

    • Estimado:

      1) No dudo de la existencia fisica de Hidalgo y compañía, pero toda historia es interpretación y como tal, está determinada por el presente desde el cual se cuenta y por otros intereses conscientes e incosncientes. Dije “dudo de ese otro mito fundador” no por negar la existencia fisica de los heroes, sino de esa versión de libro de texto gratuito que hace creer que Hidalgo y los suyos estaban pensando en fundar México, en darnos a nosotros patria y libertad; esa reinvención de los acontecimientos que los muralistas mexicanos plasman con el heróe que en una mano sostiene una antorcha y en otra las cadenas rotas y las hordas de indios bajo su sombra o la del billete de 200 pesos con el cura convocando al pueblo con la Guadalupana en la mano. Por cierto que para no ser yo quien abunda en eso, checate un artículo que se llama “Las reliquias y sus heróes” http://www.iih.unam.mx/moderna/ehmc/ehmc30/356.html para que veas como nacio el culto a los heróes, casí como el culto a unos santos; a ciertos personajes en detrimento de otros (todo mundo sabe que el bicentenario es dentro de 11 años, pero Iturbide quien la consumó no gozó de la simpatía de los historiadores y politicos y por eso celebramos la revuelta de Hidalgo que solo provocó masacres y no liberó a nadie).

      2) No me interesa obligar a nadie a pensar como yo. Simplemente es uin tema que por diversos motivos me apasiona y por eso está vez si que he paarticipado, entiendo que para eso es este blog.

      3) La referencia a tu artículo y los comentarios que los demás hicieron al mismo es porque deja ver como la Virgen se convierte en un simbólo utilizado con interesés muy humanos, muy mundanos, al grado de invocarla contra otros hermanos en la fe y hacer absurdos como fusilar a una y ensalsar a otra (me recuerda a una señora que llegaba al equipo de liturgia conmigo; en una reunión dijó “yo antes de empezar a llegar aquí a servir al señor odiaba a mi vecina, pero ahora que conozco al Señor se que no debo odiarla -pausa-, no debo odiarla porque a mí no me toca tomar venganza, pero Dios y mi Madre Santisima la han de castigar como se merece”) Y bueno, como simbolo que además se asocia a otros mitos (como el grito de Dolores que bien señalas que impuso la historia oficial como el momento de nacimiento del país).

      4) Cosa de fe si pero no. La tansubstanciación de la eucaristía o la inmaculada concepción de María son indemostrables, no queda más que creer sin mayor evidencia. Las apariciones tienen ciertos elementos que al menos permiten tomar cierta posición. Nadie duda que los pastorcitos de Fatima existieran, de eso a que vieran a la Virgen, bueno, nadie está obligado a creerlo, pero al menos los acontecimientos estan consignadisimos. Guadalupe es diferente por todo lo que ya se ha dicho acá…

      Y bueno, espero no parecer que trato de imponer mis criterios, simplemente este es un espacio de diálogo y yo en este caso si que creo tener que decir.

      Saludos

  14. Ante todo, gracias a los amigos del blog por este y otros buenísimos debates.
    Admito que no conozco en profundidad el tema Guadalupano, aunque he de decir que he leído bastante sobre él y que todo lo relacionado con el mismo me interesa, entendiendo que no se ve ni se vive de la misma forma en España y en México.
    Quiero decir además, que aunque siento un especial amor hacia la Madre de Dios, soy muy escéptico en el tema de las apariciones marianas y no me estoy refiriendo solamente a la aparición de la Virgen de Guadalupe, advocación muy querida para mí pues lo que se pretende con ella es promover el amor y el culto a Maria.
    Pero en este tema (San Juan Diego), hay algo que me llama poderosamente la atención: durante trescientos cincuenta y cuatro años, veintiocho papas o lo han ignorado o lo han rechazado y entre estos papas hay dos santos (Pío V y Pío X) y tres beatos (Inocencio XI, Pío IX y Juan XXIII). Esto es así y, de golpe, un solo papa (Juan Pablo II) lo resuelve todo en solo dos años. Extraño, por lo menos, es máxime cuando Roma nunca hace nada al azar

  15. Se ha mencionado y he leido en varios publicaciones sobre la cantidad de canonizaciones y beatificaciones realizadas durante el pontificado de Juan Pablo II.

    Yo estoy a favor,la santidad son modelos a imitar,y aunque no lo parezca o no se crea, hay muchisimos.
    Gracias a Dios por la agilizacion de estos procesos durante su pontificado (no se como estara ahora la cosa con Benedicto XVI).
    Juan Pablo II supo que la gente necesitaba (necesita) de nuevos modelos de santidad con estos nuevos tiempos,ademas se ha de recordar que este Papa ha canonizado santos-as que sus causas estaban paralizadas desde hacia siglos.

    Con todo esto quiero decir que estoy a favor de que solucionara,canonizando definitivamente a Juan Diego en esos dos años que mencionais (¡en unos meses deberia haberlo hecho!)
    Si hubiera mas gente trabajando en este campo no se alargarian tanto los procesos.

  16. Abel,
    Respeto tu opinión, pero yo he tenido acceso a más de una “positio” (que conservo) en la que los expertos: teólogos, historiadores, etc. han puesto serias dudas sobre la oportunidad de beatificar a determinadas personas y aun así, han sido beatificadas porque iban dentro de un grupo. Perdón por la expresión, pero fueron beatificadas como racimo y no como uva a uva. Y prefiero no entrar en detalles por respeto a determinadas Congregaciones Religiosas. Y una beatificación no es ningún dogma e incluso en más de una ocasión, Roma ha rectificado.

    • Me gusta su comentario con respecto a los grupos de beatificaciones y canonizaciones colectivas, es cierto, por ejemplo es un mundo de investigación si se refieren a mártires de más de 500 personas. Vaya, yo no suelo tener acceso a las positios, de suerte que toda la investigación del acontecimiento guadalupano fue donado por la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos a la Basílica de Guadalupe, claro dejando copia certificada en la Congregación vaticana.

  17. Cada vez está esto más interesante.

    En primer lugar darle las gracias a Moisés por los textos. Son muy interesantes y no me cabe duda de que están contrastados, por desgracia, los sitios webs de los que proceden no me gustan: uno es profundamente anticatólico y otro de los Testigos de Jehová, y por tanto, también anticatólico. Hubiese preferido unos espacios más imparciales y respetuosos, pero entiendo que ni tú ni los autores originales de esos textos tienen la culpa de que hayan aparecido en esos sitios tan poco autorizados.

    Que conste que esta reflexión mía no sirve EN ABSOLUTO para descalificar tu visión acerca del tema sobre las apariciones del Tepeyac y la tilma de Juan Diego. De hecho soy más proclive a compartir tus posturas, y no sólo porque no soy mexicana y no tengo vinculación sentimental con la Virgen de Guadalupe, sino porque me dedico a la investigación histórica. Fíjate que en España tenemos otras grandes apariciones (El Pilar, Garabandal), tenemos muy cerca a Fátima y a Lourdes, y directamente en Valencia, región donde yo vivo, está la réplica más “autorizada” del Santo Cáliz. Pero todos éstos me valen el mismo escepticismo (respetuoso, pero escepticismo al fin y al cabo) que el tema de la tilma de Juan Diego.

    Yo no soy muy mariana y cuando digo esto no quiero dar lugar a malas interpretaciones: en efecto creo que la Virgen es Madre de Dios y madre nuestra, pero mi devoción por ella no va más allá de lo “oficial” y estrictamente establecido por la fe, así como vinculación a alguna advocación concreta, sólo la de mi ciudad, la Virgen de la Salud. El resto de advocaciones, apariciones… me merecen el máximo respeto, pero no siento especial filiación hacia ellas. Tengo claro que todas son la misma Virgen y tanto da que unas u otras, de modo que sienta filiación por la Salud es más por vínculo a mi tierra que porque la diferencie de otras, lo cual estaría mal.

    En cambio del tema de las apariciones me deja bastante fría, aún así, respeto a los que creen en ellas y no voy a embarcarme en una batalla para descalificarlas ni a pelear hablando de por qué no me convencen. Sería mezquino por mi parte. Y esto sólo lo digo para que se vea que la Virgen de Guadalupe es lo mismo para mí que lo es la del Pilar, la de Covadonga, la Mercè, incluso la Salud de mi pueblo: una advocación mariana más, fundada en apariciones o en hallazgos de imágenes antiguas, tanto da.

    Por tanto para mí tiene muchísimo más sentido que la imagen de la Virgen fuera pintada en la tilma de un indio y haya sufrido restauraciones y repintes desde entonces, a que sea una impresión “milagrosa” que está caliente como un ser humano, tiene micro-miniaturas en los ojos, lleva constelaciones enteras pintadas en el manto y latidos de feto en el vientre. Admitir eso no actuaría NI en menoscabo de la santidad de Juan Diego, que no cuestiono pese a las “prisas” de Juan Pablo II por canonizarlo, NI en menoscabo de la propia Virgen María, que está por encima y mucho más allá de todas estas minucias. Sigue siendo una BELLÍSIMA imagen de la Virgen, una auténtica obra de arte -cuyo estilo es fácilmente contextualizable- y una representación preciosa e inspirada. Una joya, en cualquier caso.

    Sugeriría que dejáramos aparte el tema de los conquistadores y de la independencia mexicana porque es otro tema.

    Y en cuanto al tema de las canonizaciones de Juan Pablo II… pues también estoy con Antonio. Además siendo él una persona muy familiarizada con esos entornos.

  18. Moises yo igual que todos te agradezco por el inteerés al tema y el apasionamiento que le das si me refiero a que hay que en las apariciones es creerlas por fe no es comparandolas con los dogmas, si no que pues si quieres ser devoto de una advocación (valgase como ya eh dicho que yo no tengo devoción por la Virgen de Guadalupe y la considero como un simbolo que sirvio y ah servido para dar identidad a un pueblo) hay que tener fe en ella, aun sabiendo que quiza sea mentira su aparición, porque pues como ya han dicho eso es lo que menos importa, al fin y al cabo el que hace el milagro es Dios y para el y la intercesión de María Santísima el si la imagen es aparecida o no o si tu crees en su aparición o no poco importa, los que quieran creer en las apariciones como ya dije anteriormente por mas que les digas que no seguiran creyendo en ellas, asi como tu por mas que te digan que si se aparecio sigues dudando, lo unico que si te diria igual como Mel, que no te fies de los sitios anticatólicos y más si son de los testigos de jehova, yo te recomiendo que busques bibliografía mas fiable, por que valgase que los testigos de Jehova los eh oido que dicen que la que esta en el Tepeyac, es la ramera de Babilonia, refiriendose no a la Virgen den advocación de Guadalupe, sino a María como madre de Dios que la veneramos nosotros, asi que si eso dicen ellos, no se puede fiar uno mucho, y respecto a lo otro te agradezco el que me pases ese kilometrico articulo que en cuanto tenga tiempo leere , sólo te recuerdo que no creas que no tengo en conocimiento lo que me dices sobre los heroes, acuerdate que soy licenciado en historia y eh estudiado el caso de la independencia bastante, pero este tema dejarlo por la paz mejor que como ya dijo Mel, no va al caso. Sobre lo que dices de que las advocaciones son usas en cotnra de los demás hermoanos y en detrimento de la fe, pues si es algo que suele suceder pero no por uno califiques a todos, ni te vayas al grado casi de pensar que las advocaciones son malas o negativas para la fe, porque somos nosotors los hombres los que las mal encaminamos y las volvemos “vengativas” no es que Dios lo consienta o que María en su advocación de a entender eso, realmente esto es de los mas grandes problemas de la devoción popular, pero esto empieza en las iglesias se debe de catequizas más a la gente sobre la verdadera devoción que se le debe tener a Dios, María y los Santos y la poca importancia además que debe tener el si es aparecida o no.

    • Me agrada la postura de Mel y la tuya, solo no se me malinterprete.
      Si pongo esos links es porque por intereses muy distintos ciertamente a los de este blog, estas personas que miran el fenomeno guadalupano desde fuera, reproducen información que apareció en su momento en medios más neutrales (periodicos, revistas) y que por prisas ya que me asomaba al blog entre un quehacer y otro, no insistí demasiado en rastrear ayer y tome los primeros que pude. Por tanto, aunque estas webs no católicas los citen, NO LO ESCRIBIERON ELLOS, solo lo reproducen.

      Respecto de la comparación entre dogmas y apariciones, venía al caso pues los dogmas no están a discusión; las apariciones hasta cierta medida. No podemos asegurar que el vidente vio a la Virgen (podría tener una alucinación, por decir algo), pero entre más incierta sea la existencia misma del vidente e inconsistentes los datos (como el detallito de que Zumarraga llegó como obispo 3 años despues de las supuestas apariciones), más improbable es que éstas hayan ocurrido. Poder dar un juicio más claro en vez de dejar que cada quien crea lo que quiera solo porque así le nace (nada o nadie existe solo porque a mí se me de la gana creerlo ni deja de existir porque yo no quiera creerlo) permite que el sentido del culto a las imagenes de María sea más honesto y tenga el sentido que oficialmente debería tener, en vez de extraviarse y dar forma a sentimentalismos sin valor religioso o fenomenos sociales incluso contrarios al sentido original del culto (como convertirse en simbólo nacionalista y bandera de guerra). La canonización de Juan Diego va en el sentido de creer lo que queremos creer, eso tiene consecuencias en la forma que toma el culto guadalupano en México, que no es precisamente lo que debería ser.

      Finalmente todo ese asunto de los heróes yo lo cité como un guiño de buen humor (pero muy respetuoso) sobre el guadalupanismo nacionalista tan solemne con que termina Fray Marcelino su respuesta a esta entrada y a mis comentarios. Luego se retomó y quise aclararlo, pero no era mi intención distraernos del tema.

      En fin, de mi parte no creo tener nada más que decir. Saludos a todos.

    • Sólo comentarte tres cositas, André:

      1.- Los Testigos de Jehová no creen que la Virgen, ni en especial la de Guadalupe, es la ramera de Babilonia. A quien realmente llaman “ramera de Babilonia” es a la propia Iglesia Católica. Y luego, es verdad que desprecian el culto a la Virgen, a los santos y en especial la veneración de imágenes, por considerarla idolatría. Pero los conozco un poco y sé que por ahí van los tiros. La ramera es la Iglesia, no la Virgen.

      2.- Aunque dije que los enlaces que me pasó Moisés estaban en webs poco autorizadas, también dije que los textos en sí estaban bien autorizados porque se citaban las fuentes (una de ellas la propia revista Proceso).

      3.- Nadie está obligado a creer en las apariciones marianas, no es dogma de fe. Yo puedo ser muy creyente e incluso, muy mariana, y no creer que la Virgense apareció en Lourdes, en Fátima, en Garabandal, en Tepeyac o en La Salette. Nada ni nadie en la fe ni en la Iglesia me obliga a seguir en lo más mínimo ninguno de esos mensajes. Cuando la Iglesia los autoriza, simplemente lo que dice es que no hay nada en contra de la fe, pero no impone la creencia ni el seguimiento a ningún cristiano. Mira cómo hay apariciones que aún no están autorizadas: Medjugorge, Garabandal, Lipa… por no hablar de aquellas falsas que sólo pretendían confundir y sacar dinero a la gente: el Palmar de Troya…

      Después de leer los textos facilitados por Moisés, pero también las versiones de los guadalupanos aparicionistas, he estado meditando pros y contras y finalmente he llegado a estas conclusiones:

      – Que la Virgen de Guadalupe, que está sobre la tilma atribuida a Juan Diego, es una pintura de un artista novohispano y no tiene ningún origen misterioso o divino. Lo que es más, es la tercera en una serie de Vírgenes superpuestas, una de ellas, copia de una Virgen de Guadalupe española que hay en el coro del monasterio de Guadalupe en Extremadura, (España), sobre la cual, se ha pintado la actual imagen.

      – Que como cualquier imagen pintada, ha sufrido roturas, peladuras, cuarteraciones, y ha precisado diversos repintes y restauraciones para mantenerla.

      – Que las microminiaturas que se supuestamente ven en los ojos son simplemente pareidolias, es decir, que agrupando las partículas de pintura lo mismo podemos ver un indio, una mujer negra y un obispo, que a Lola Flores bailando las sevillanas (y esto lo digo sin mala leche). Son simplemente imágenes que creemos ver donde luego no hay nada en concreto (nos pasa muchas veces con las nubes, la tierra, etc…)

      – Que con todo, es una preciosa imagen de la Virgen y tiene un altísimo valor histórico y artístico, ni falta que le hacen esos cuentos chinos de los latidos del feto, las estrellas agrupadas así y asá, el calor de cuerpo humano y demás detalles “prodigiosos” inventados por la devoción y el fervor del pueblo.

      – Que admitir todo esto no me supone para nada cuestionar las apariciones ni la existencia de Juan Diego. Ni tampoco obligo a nadie a creerlo. Pero estoy con Moisés: somos seres racionales y hasta en asuntos de fe debemos tratar de ser lo más correctos, rigurosos, honrados y sinceros posible… y en efecto más en asuntos de fe que en otras cosas. Al final, lo único importante es que es un culto precioso a partir de una pintura preciosa, que representa a la Virgen. Todo lo demás, es adorno.

      Por mi parte creo que tampoco tengo nada más que añadir a este asunto.

  19. Mel mi posicion es contraria a la tuya,como de costumbre,jajaja.

    Ahora en serio.

    1-Referente a los Testigos de Jehova estoy completamente de acuerdo contigo

    2-Sobre los enlaces no comento.

    3-Te comento de nuevo el tema de los estudios sobre la tilma,si solo has leido los estudios desfavorables hacia la tilma es normal que pienses asi. (el estudio de las varias pinturas superpuestas lo lei en parte en una publicacion).
    Lo de las imagenes en los ojos,no me pronuncio,yo lo he visto y cierto que se puede dar a ver distintas figuras..

    4-Uno de los estudios que se hizo sobre la tilma esclarecia que era original,de origen vegetal (ahora no recuerdo la procedencia de planta exactamente) y que no se habia usado producto alguno para su conservacion.¿es que han estudiado diferentes tilmas?
    ¿Debemos creer unos estudios y deshechar los otros fuera?

    5.Repito de nuevo que se dice que la TILMA ORIGINAL se encuentra en ROMA

    • Me parece bien que tengas tu propia opinión, Abel, pero por lo visto no te has fijado en que yo he dejado bien claro que me he leído tanto posiciones guadalupanas aparicionistas como posiciones contrarias. Por lo tanto, no es verdad que sólo haya leído los estudios “desfavorables” (no me gusta llamarlos así, porque no buscan “desfavorecer” a nada ni a nadie, pero en fin…) He leído ambos y he sacado mis conclusiones. Sería de risa llegar a algunas conclusiones habiendo leído sólo una parte, ¿no crees?

      Por otra parte, en las posturas contrarias al origen divino de la pintura de la tilma también se dice que la tilma es de origen vegetal (algunos dicen que ayape, otros lino, no me interesa ese detalle ahora). Lo que se cuestiona no es la tilma, sino la pintura de la tilma.

      Otra cosa: ¿Dónde se dice que la tilma está en Roma? ¿En qué año se realiza el traslado? ¿Por qué motivos? ¿DÓNDE está exactamente ubicada? Si la tilma del Santuario del Tepeyac no es la original, ¿a qué tan grandiosa basílica y tan fuerte la protección por vidrio, temperatura y altura de ese ejemplar?

      Insisto: no estoy cuestionando las apariciones, la existencia de Juan Diego ni la naturaleza de la tilma, SOLO el origen de la pintura que muestra.

    • Hay muchas dudas, sobre este aspecto amigo Abel, pero te puedo asegurar que no está en Roma la tilma (también uso indistintamente tilma o ayate, pero hay una gran diferencia, próximamente habra un estudio sobre ello) original, tengo muchos amigos historiadores que trabajan en la Basílica y con todo rigor ahí está el sagrado original.

  20. P.D.- Con todo, tal vez podría haber existido un indio encargado del cuidado de una ermita dedicada a la madre de Dios (incluso no necesariamente esa ermita del Tepeyac), de buenas costumbres y vida ejemplar a los ojos de su pueblo; asociada su intercesión ante Dios a alguna curación inexplicable como la del tio Bernardino y todo lo que se dice de Juan Diego. Con los años su fama de santidad y leyendas podrían haberse asociado a otras leyendas de la zona como aquellas sobre la ermita y el culto de Tonatzin/Guadalupe.

    Quizá toda la controversia historica sobre Juan Diego es consecuencia de que se lo piensa antes que nada como el vidente de Guadalupe y como en el cuento del borracho y el farol (“erase un borracho buscando a media noche sus llaves bajo un farol, le preguntan donde las perdio y dice que en la esquina de enfrente, pero que aunque sabe que no estan ahi donde las busca afanosamente, en la otra esquina no hay farol…). Admitir los datos duros que desmitifican el origen divino y ponen en entredicho los relatos de las apariciones no necesariamente supone suprimir el culto guadalupano sino darle el sentido correcto, además de que podría permitir buscar a Juan Diego (y sus hasta ahora desaparecidas reliquias) en otro lado, aunque no haya farol…

  21. Mel cierto que decias que habias leido todos los informes,se me paso.
    Sobre la tilma que se dice que esta en Roma,tratare de buscar informacion,pero lo lei ya hace unos cuantos años.
    Obviamente si la original estuviera en Roam no van a ir pregonandolo por ahi y dnado fechas y localizaciones.
    El hecho es que “se dice” que o bien tras el primer atentado fallido, o bien tras el segundo,la tilma original fue llevada a l Vaticano (lugar indeterminado) y en su lugar se puso una de las numerosas copias.
    Yo ni creo,ni dejo de creer en este asunto,pero es una posibilidad (y no tan remota como a algunos pudiera parecer)

  22. Y este debate de fuentes de información y realidades históricas, creo que deberemos continuarle, está un poco candente e interesante los puntos de opinión que convergen en este blog, también para informarles que estoy preparando claro está con anuencia de mi estimado amigo Antonio el presentarles a ustedes todas las investigaciones científicas que se han realizado al ayate de Juan Diego, pros y contras, mitos y realidades, para seguir abriendo panorama al asunto. Respeto las opiniones de todos, y cada quién cree lo que guste creer y cómo creer, seguimos al pendiente de este asunto.

    Dios, Patria y Libertad. México junto a la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe a 29 de septiembre en la festividad de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael de 2010.

    Fray Marcelino de Jesús, CSFJ.

  23. MIS MUY ESTIMADOS AMIGOS:
    EN VERDAD SE HA CREADO GRAN POLEMICA EN TORNO AL TEMA DEL
    SAN JUAN DIEGO Y EL GUADALUPISMO EN MEXICO.YO ESTOY DE ACUERDO CON
    DON ANTONIO BARRERO LO DE MENOS SON LAS APARICIONES, O LOS HECHOS
    SOBRENATURALES, LO ESCENCIALMENTE IMPORTANTE ES LA VERDADERA Y SANA
    DEVOCION A A LA MADRE DE CRISTO, MARIA SANTISIMA.
    ME VIENE A LA MENTE LA PALABRAS DE JUAN PABLO II: lA DEVOCION A MARIA
    DEBE SER CRISTOCENTRICA, ES DECIR, RADICADA EN EL MISTERIO PASCUAL
    DE CRISTO.
    COMO MEXICANO QUE SOY VEO QUE GUADALUPE NO SOLO ES EL FENOMENO RELIGIOSO
    MAS GRANDE DE AMERICA, SI NO ES ALGO MAS, REPRESENTA VALORES IMPORTANTISIMOS
    DE UNION Y PATRIOTISMO PARA MUCHOS MEXICANOS A LA CUAL SE INVOCA EN LAS
    GRANDES ACONTECIMIENTOS NACIONALES.
    QUE MAS DA QUE LA IMAGEN FUE DE ORIGEN DIVINO O NO SI JUAN DIEGO EXISTIO
    BIEN Y SI NO HUBIERA EXISTIDO ¿IMPORTA MUCHO?…. PERO LOS FAVORES QUE
    DIOS HA OBRADO A SUS FIELES POR MEDIO DE MARIA SANTISIMA EN ESTA IMAGEN
    HAN SIDO PALPABLES Y EVIDENTES…. LA PREGUNTA SERIA ¿ESO REALMENTE
    AFECTA MI FE?…..CLARO QUE NO POR QUE NUESTRA FE ES CRISTO, POR QUE
    QUIEN VINO A SALVARNOS Y FUE CLAVADO EN UNA CRUZ, Y REPITE ESE SACRIFIO EN
    LA SANTA MISA ES CRISTO, ¡QUE VERDAD MAS IRREFUTABLE QUE ESA!
    ADEMAS QUE PALABRAS MAS CLARAS Y BELLAS DICHA POR MARIA SANTISIMA ESTAN
    EN EL EVANGELIO Y QUE RESUME TODO DEVOCION A ELLA: “HAGAN LO QUE EL (JESUCRISTO)
    LE DIGA”….. PASAJE DE LAS BODAS DE CANA EN EL EVANGELIO JOANICO O “HAGASE
    EN MI TU PALABRA” ¡QUE GRAN ENSEÑANZA DE ESTA NUESTRA MADRE SANTISIMA!
    TERMINO CON OTRA FRASE DE LAS SANTAS ESCRITURAS PARA ESCEPTICOS,LA FRASE
    A CONTINUACION FUE DICHA POR EL MAESTRO JUDIO GAMALIEL: SI SU PROYECTO O
    ACTIVIDAD ES COSA DE HOMBRES, SE VENDRA ABAJO, PERO SI VIENE DE DIOS NO PODRAN
    DESTRUIRLO Y OJALA NO ESTEN LUCHANDO CONTRA DIOS! (LIBROS DE LOS HECHOS APOSTOLICOS)
    TACHO JUAREZ

    • Interesante comentario Tacho, ojalá siga representando más valores cristianos esta devotísima imagen de Nuestra Señora “a la cual concurre toda la tierra” (Carta del Virrey Enríquez de Almanza) y bueno, una figura histórica como la de JD debe ser también motivo de orgullo e imitación, sus virtudes humanas y cristianas deben ser ejemplo de vivificación del Evangelio (Testimonios de 1666).

  24. Fray Marcelino,
    Encantado de que lo hagas. Preséntanos esas investigaciones.
    También estoy encantado con el debate, porque independientemente de la posición que mantengamos, nos estamos comportando como verdaderos hermanos, hijos de una misma Madre.

    • Mil gracias, prontamente estará, abrí mis archivos y de esas genialidades que siempre uno suele encontrar, todos los estudios que están desde la época colonial hasta el presente, a nuestra amiga Meldelen también le voy a enviar como obsequio y a quien guste pedirlo un libro meografiado de un reconocido guadalupanista y nahuatlato Dr. José Luis Guerrero Rosado donde resume a grandes rasgos el sentido de la devoción guadalupana y un estudio de la fuente primaria de su acontecimiento, el Nican Mopohua. Para mi está excelente, claro solo aclarando que es para que mis amigos que se encuentran del otro lado del mar océano tengan también varias visiones y perspectivas del mismo. Por el comentario del señor Moisé acerca de mi guadalupanismo nacionalista, soy devoto de la Virgen de Guadalupe sea mito, leyenda, ficción o narración porque veo en ella a María simplemente bajo un título afamado y aclaro nuevamente, porque también alguien por ahí decía que si conocía a alguno que estudiando el evento guadalupano histórica y científicamente se había convencido de su aparición, la verdad es que sí conozco a alguien así, el sacerdote español Fidel Fernández (Doctor en Historia Eclesiástica por la Universidad Gregoriana y profesor de la misma) que jugó dentro de la causa de Juan Diego el odioso papel de Fiscal “abogado del diablo” y luego de conocer todo el desarrollo y las conclusiones del mismo, terminó por aceptar el hecho y se ha convertido en Canónigo honorario de nuestra Basílica, y ha publicado varios libros y artículos, eh ahí una respuesta. Saludos

      • Apreciable Marcelino:

        Cuando leo sus comentarios tengo la impresión que las honestas dudas que he expresado tocan fibras sensibles en su persona, dado que entiendo que el guadalupanismo (realidad, ficción o lo que sea) es parte esencial de su vida y le ha consagrado muchos años de la misma. Por tanto lo respeto y no pretendo que mude de opinión ni que se sienta agredido, así que cuando “el señor Moisé” (sic) menciona su “guadalupanismo nacionalista” es solo un guiño de simptía, a pesar de que ni soy ya guadalupano ni nacionalista (prefiero sentirme ciudadano del mundo que reivindicar un terruño, una raza, un idioma o cualquiera de esas cosas que unen a los seres humanos ¡en contra de otros! Claro, no reniego mis origenes, pero no me ato a ellos). En fin, le expreso mi simpatía y respeto.

        Pax et bonum

        • Gracias, y disculpe señor Moisés por la falta de ortografía cometida. Soy guadalupano ya os lo dije, y entiendo muy bien su postura, yo estoy dando también la mía, esto es un debate abierto y contesto a sus argumentos de la mejor forma, claro sin ofender a nadie, como decimos los mexicanos “sin lastimar oídos castos”, para mi el mejor simbolismo mexicano (desde los indígenas a nuestra civilización) embonan como dice el gran investigador e historiador el Dr. Miguel León Portilla en Tonantzin – Guadalupe o la del Dr. Jacques Lafayette Quetzalcoátl – Guadalupe. Pero a pesar de todo María sigue siendo Guadalupe.

          Un saludo señor Moisés. Paz y Bien en Jesucristo!

          Fray Marcelino de Jesús, CSFJ

  25. Yo solo puedo decir que me parece muy bien lo que dice Tacho, es lo que eh pensando a grandes rasgos desde que empezo esta discusión que poco importa si la Virgen de Guadalupe fue aparecida o no, lo que importa es la fe que se le tenga, sea como sea representa una imagen de María Santísima y merece un respeto a su devoción por lo mismo, hay por otro lado muchas personas que debido a causas como estas hatsa dejan de llegar a la iglesia, a misa y de creer en Dios muchas veces, pensando que como la Virgen de Guadalupe “no se aparecio” o son “mentira sus apariciones” entonces todo lo que dice la Iglesia es mentira, muchos me ah tocado escuchar asi, cuando no se dan cuenta que ni si quiera María es el centro de la fe de la Iglesia, si no Cristo.

  26. Hola queridos amigos.

    En última instancia estoy de acuerdo también con Tacho y con André, realmente lo importante es el mensaje universal de Cristo y la veneración a su Madre, independientemente de los detalles de apariciones, imagenes sagradas, etc; que como adelantaba anteriormente, son minucias en comparación a estas verdades universales.

    Gracias también a Fray Marcelino por su buena voluntad, agradeceré cualquier contribución o lectura que quiera hacerme llegar.

    Hasta que no se esclarezca un poco este asunto de si la tilma original está en Roma o sigue en México -me inclino a pensar más en lo segundo- no diré nada más al respecto, sólo comentarle a Abel, que Roma ya no actúa de ese modo tan secretista y sectario como tradicionalmente se le ha atribuido, si no que son rumores que se le atribuyen más por parte de noveluchas de venta fácil como las de Dan Brown y sucedáneos, que ahondan en tramas secretas y conspiraciones. Muchas cosas infinitamente más valiosas que la tilma de Juan Diego está en Roma y todos saben dónde están ubicadas, como los valiosísimos códices de la antigüedad, los primeros escritos del cristianismo, las reliquias autentificadas de miles de santos y mártires, los cuerpos embalsamados de papas, cardenales y obispos, hasta las bellísimas y preciosísimas obras de arte cristiano de los más brillantes artistas de todos los tiempos. Y todos saben dónde encontrarlo. No veo por qué la tilma de Juan Diego, que es tan valiosa como un Rafael o un Caravaggio, tendría que ser distinta de todo ello.

  27. Alguien podría proporcionarme información acerca de todo lo referente a San Juan Diego y la tilma en donde está estampada la imágen de Nuestra Señora?
    Quisiera sobre todo saber mas acerca de los estudios de josé sol rosales, y José Antonio Flores Gómez, ya que son los dos que aparentemente contradicen la afirmación de que la imagen no es pintura humana. De estar ambos equivocados supongo yo que aquellos que estén seguros de ello tendrán alguna información sobre este tea, el cuál me serviría mucho para responder a este constante recurso a las entrevistas a estas personas para desacrditar todo lo demás.
    Atte. Guillermo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*