San Lorenzo, diácono mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Lorenzo. Azulejo plano pintado, siglo XIX. Valencia (España)

Hablemos hoy de este santo, uno de los mártires más populares de la antigüedad, muy vinculado a España porque era hispano y cuya devoción se extiende por todo el mundo. Numerosos santos posteriores han llevado su nombre.

El documento más antiguo que habla del lugar y fecha de su culto es la “Depositio martyrum”, que la fija el dia 10 de agosto. (IIII idus Aug., Laurenti, in Tiburtina), o sea, día y lugar. El Martirologio Jeronimiano, posteriormente, precisa algo más: “IIII idus Aug., Rome Via Tiburtina in cimiterio eiusdem Natale Sci. Laurentii arcidiac.” O sea, dice que está en una catacumba que lleva su nombre y que era archidiácono.

Prudencio también le atribuye esta dignidad en el Peristephanom:  (Hymnus  in honorem passionis Laurentii beatissimi Martyris). Dice:
Hic primus ad septen viris,
Qui stant ad aram proximi,
Levita sublimis gradu,
Et caeteris praestantior…

Hay tres redacciones de la “passio” datadas desde el final del siglo V hasta el principio del VII, pero algunos datos debieron perderse con anterioridad porque es curioso que San Agustin y San Máximo de Turín, no hablan del martirio del santo, sino que sólo lo hacen de las tradiciones que existían sobre él.
San Agustín: “Quam gloriosa (enim) et quanta virtutum multitudine, quasi florum varietate, distincta Laurentii martyris sit corona, universa testis est Roma
San Máximo: “…quod triumphum beati Laurentii Aotus ubique mundus corona hodie devotione concelebrat, hinc quod inseparabilem fidem eius laetior Roma miratur, qui radiis aeterni solis accensus ignem saeculi patienter sustinuit et evasit…”

De él hablan también San León Magno, San Pedro Crisólogo… en el Misal Gótico, en los sacramentarios romanos, en el Breviario Visigodo, etc. Y en estos documentos se destaca el encuentro de San Lorenzo con el papa San Sixto II conducido al martirio, las intimidaciones del prefecto Cornelio Secolare que hace mención a los tesoros de la Iglesia custodiados por Lorenzo, atribuyéndole el hecho de que había vendido parte de ellos para repartir el dinero entre los pobres; la condena al suplicio de la parrilla ardiente y la frase irónica del santo, diciendo: “Ecce, miser, assasti tibi partem unam,  regira aliam et manduca” (“Oye, miserable, has asado una parte, dame la vuelta y come”).

Martirio del Santo, lienzo barroco del pintor italiano Jacopo Vignali (s.XVII). Colección privada.

Sin embargo,  Pio Franchi de’ Cavaliere, hagiógrafo italiano, en su libro: “San Lorenzo e il suplizio della graticola”, editado en el año 1950, en sus páginas 159 a 170, intenta desmontar esto con el argumento de que a principios del mes de agosto del año 258, el emperador Valeriano envió un escrito al Senado Romano en el que se ordenaba la inmediata ejecución de los obispos, sacerdotes y diáconos, sin perder en tiempo en varios suplicios, interrogatorios, etc. Y se basa también en un escrito de San Cipriano de Cartago, en el que se dice que durante la persecución de Valeriano no se hacía uso de las torturas que caracterizaban a Decio (y posteriormente a Diocleciano) con el fin de obtener la apostasía antes de ejecutarles. Valeriano los ejecutaba, sin más.

Por otro lado, San Cipriano, refiriéndose al papa San Sixto II dice que fue ejecutado en un cementerio junto con cuatro de sus diáconos: “Xystum autem in cimiterio animadversum sciatis VIII Idus Aug. Die et cum eo diacones quatuor”. El martirio del Papa Sixto II es una prueba de la inmediata ejecución, como prescribía el edicto y por lo tanto, está en contradicción con la narración del suplicio de la parrilla. De todos modos, entre líneas, Pio Franchi dice que “nada resta valor a la gloria del mártir, aunque razones históricas sugieren que no es probable el uso de la parrilla”

Los versos que sobre San Lorenzo escribe el papa San Dámaso hacen referencia a varios suplicios, incluyendo el fuego, pero no a la parrilla: “Verbera carnefices flammas tormenta catenas vincere Laurenti sola fides potuit”. Pero cabe añadir que el papa San Dámaso también elogia a otros mártires, quizás aumentando la variedad de los tormentos.

Pero también hay que decir que el verso atribuido a San Dámaso y que ilustraba la representación del martirio en la Basílica de San Lorenzo in Dámaso, dice que el santo salió indemne de los tormentos. Hay quienes afirman que este segundo verso no es realmente damasiano, por lo que no arregla del todo el problema. Pero sin embargo hay que destacar que la iconografía de la parrilla es peculiar de San Lorenzo y que la primera representación es del siglo IV.

Cráneo -incorrupto o momificado- de San Lorenzo. Museos Vaticanos, Roma (Italia)

La fecha del martirio (10 de agosto) la fija la “Depositio martyrum”, como tres días posterior a la de San Sixto II y lo mismo dice el “Liber Pontificalis”: “Et post passionem beati Xysti, post tertia die, passus est beatus Laurentius eius archidiaconus, IIII Idus Aug. Et subdiaconus Claudius et Severus presbiter et Crescentius lector et Romanus  ostiarius”. O sea, de los siete diáconos de San Sixto, cuatro fueron ejecutados con él, no los siete. San Lorenzo fue ejecutado tres días más tarde. Lo recuerda el mismo San Cipriano, ejecutado también por Valeriano, el cual dice que Sixto fue ejecutado el 6 de agosto del 258. Esto supondría que Lorenzo fue ejecutado el dia 9, pero sin embargo los demás documentos dicen que fue un dia posterior: el 10 de agosto del año 258.

Tanto la “Depositio martyrum” como el Martirologio Jeronimiano concuerdan en el lugar: el primitivo sepulcro estaba en la Vía Tiburtina, indicación que es confirmada topográficamente por distintos documentos, algunos del siglo V. El Martirologio dice que el mártir fue sepultado en una catacumba que llevaba su mismo nombre.
Sobre este último punto, algunos estudiosos han discutido si la necrópolis cristiana de la Vía Tiburtina, había sido denominada con anterioridad “cementerio de Ciriaca” y posteriormente “cementerio de San Lorenzo”, pero ahí queda la discusión y no me extiendo más en este detalle.

Sobre la cripta donde fue sepultado el santo, el emperador Constantino construyó una basílica y en la misma, hizo posible que los fieles pudiesen bajar hasta donde estaba el sepulcro, para lo cual construyó una escalera.
El Papa Pelagio II (579-590) hizo construir otra basílica “ad corpus” con tres naves y un ábside, para lo cual fue necesario destruir una parte de las galerias (de la catacumba) que estaban entorno a la cripta del santo. Asi que, a finales del siglo VI había dos basílicas: una constantiniana construida a ras del suelo y con escalera hacia la cripta y otra basílica pelagiana, que era subterránea y estaba bajo la anterior. Hay documentos sobre esto, pero, por abreviar, no entro en detalles.

La actual basílica es un edificio atribuido al papa Honorio III (1216-1227), puesta en la parte oeste de la de Pelagio, y cuyo nivel fue realzado en tiempos del papa Inocencio IV (1243-1254), para lo cual hubo que demoler el ábside. En este templo, el altar papal está exactamente sobre el lugar del sepulcro, cosa que ha sido constatada recientemente en las excavaciones realizadas en tiempos del papa Pio XII para reparar los daños ocasionados por el bombardeo del 19 de julio de 1943. La Basílica de San Lorenzo fuori le Mura (o San Lorenzo al Verano) es una de las cinco basílicas patriarcales de Roma.

Vista del sepulcro del Santo, en la confessio bajo el altar mayor, enterrado junto a los Santos Esteban y Justino. Basílica de San Lorenzo Fuori le Mure, Roma (Italia).

Muchos autores se extienden sobre el culto de los romanos a San Lorenzo, como queda atestiguado por las diversas iglesias dedicadas a él: San Lorenzo dell’Agro Verano, o sea, la anterior, San Lorenzo in Damaso, San Lorenzo in Lucina, San Lorenzo in Panisperna, Sal Lorenzo in Palatio, etc. El santo está sepultado en la Basílica romana de San Lorenzo fuori le Mura y  el cráneo se venera en el Vaticano.

No me extiendo más sobre sus fiestas en otros lugares, su iconografía, reparto de reliquias, etc. porque sería alargar mucho más este artículo que dedico especialmente a nuestro amigo Alonso, quién tiene especial predilección por este santo.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

29 pensamientos en “San Lorenzo, diácono mártir

  1. Como muy bien dice Harold está realmente interesante el artículo 🙂 No siempre se tiene ocasión de leer buen material sobre los santos, aun siendo de los más conocidos; y en particular a mí que me chiflan los datos documentales y arqueológicos…

    Especialmente interesante ha sido leer el modus operandi de cada emperador y la dudosa autenticidad del dato de la ejecución en la parrilla, la verdad sólo he visto este instrumento aplicado tal cual a otra Santa, la mártir Fe de Agen, que seguramente esté en la misma disyuntiva.

    Gracias!

    • Yo se que al poner en tela de juicio el martirio de la parrilla se puede, digamos, “escandalizar” algún amigo lector del blog, pero a mi siempre me ha gustado estudiar la hagiografía desde un punto de vista estrictamente histórico-científico, desligándolo de lo meramente devocional y sobre San Lorenzo, como era de esperar, también se ha escrito mucho y a la ligera a lo largo de muchísimos siglos.
      El tema específico de la parrilla está puesto en tela de juicio por muchísimos hagiógrafos, incluso los bolandistas, porque es un martirio que “no corresponde con la época”. Y que conste que esto no resta absolutamente nada a la historicidad del santo ni a la merecidísima devoción que se le ha tenido y se le tiene a tan importante mártir hispano, que mereció, incluso, ser de los pocos santos incluidos en el Canon de la Misa.

  2. ESTUPENDO EL ARTICULO DE SAN LENCHO CREO QUE ALONSO SE SENTIRA MAS QUE COMPLASIDO , PERO QUIEN EL EL AUTOR QUE DICE QUE SAN LORENZO ERA ESPAÑOL CONCRETAMENTE DE HUESCA LO LEI POR AHI NO RECUERDO DONDE PERO AFIRMA QUE EL ERA DE ESA ZONA AROGONESA Y QUE RELACION TIENE CON EL SANTO GRIAL?????? O ESA ES OTRA HISTORIA CREO QUE YA ME HICE BOLAS ??????

    • Amigo Tacho,
      La tradición lo hace natural de Huesca en la Hispania Tarraconense.
      Los catorces himnos del “Peristephanon” de Aurelio Prudencio Clemente, poeta y apologista hispano (348-405), están dedicados principalmente a mártires hispanos: Emeterio y Celedonio de Calahorra, Eulalia de Mérida, Vicente de Huesca, Lorenzo de Huesca, Fructuoso, Augurio y Eulogio de Tarragona, los 18 mártires de Zaragoza, etc.
      Asimismo, esto es confirmado en El Liber Mozarabicus Sacramentorum y en los Calendarios hispanos anteriores al siglo XIII.
      En cuanto al tema del Santo Grial, perdona mi expresión, pero es “un cuento chino”.

  3. Saludos a todos, me parece interesante el artículo del Sr. Antonio Barrero, ya espera yo esta información de mi santo patrón (yo me llamo Lorenzo también). Sin duda alguna, este santo tan famoso es muy venerado un sinnúmero de pueblos y ciudades del mundo, yo vivo cerca de un pueblo que le tiene por patrón (una comunidad indígena en Chiapas, concretamente en Amátan, en México). Una vez leí en un artículo de un arqueólogo e historiador italiano Albino Ceretti, una nota sobre el puesto que ocupaba San Lorenzo, es considerado diácono, y formaba parte de los 7 diáconos principales de Roma, dentro de los cuales él era el “Protodiácono”, atributándole el hecho de haber sido en ese tiempo como una especie de Secretario de Estado (primitivo) en las primeras organizaciones de la Iglesia, en función de haber recibido el encargo de custodiar los “tesoros” de la Iglesia, y dentro de una especie de lista extra oficial pone de relieve que ha sido uno de los primeros “cardenales” de la S. R. I. ¿Qué opinión tienen al respecto acerca de este dato?

  4. Bueno, ya el Martirologio Jeronimiano le da la responsabilidad de Archidiácono, digamos, el principal de los siete diáconos del papa Sixto II y, si, él era el encargado de administrar los bienes de la Iglesia. Pero estamos hablando del siglo III, así que olvídate de los cargos de “secretario de Estado” o “cardenal”. Estos son, con todo mi respeto, “inventos” muy posteriores.

  5. Saludos a todos!
    Estimado amigo Antonio, he leido (varias veces) con sumo interés este artículo de Sn. Lorenzo que me lo dedicas y me siento muy halagado por ello y te doy las gracias.
    Aunque no me ha “escandalizado” el artículo quiero decir lo siguiente:
    1) Has documentado el artículo con obras en latín muy importantes , pero se te ha olvidao que muy pocos saben latín (creo) y la mayoría de tus citas están en este idioma y no tienen referencias bibliográficas para poder consultarlas en ediciones bilingûes o en español.
    2) Nombras brevemente la narración del martirio mencionado en el Misal Gótico, Breviario Visigodo, etc., destacando principalmente: el reparto de los tesoros de la iglesia entre los pobres por parte de Lorenzo, la condena del martirio en la parrilla y su frase célebre “… has asado una parte, dame la vuelta y come) y en el párrafo siguiente citas al hagiógrafo italiano Pio Frenchi como el demoledor de la tesis del uso de la parrilla ardiente como parte del martirio, con el argumento que en esa época el emperador Valeriano envió un edicto al Senado Romano que “ordenaba la inmediata ejecución de los obispos, sacerdotes y diáconos, sin perder el tiempo en varios suplicios, interrogatorios, etc.”
    Y aunque el edicto menciona la ejecución “fast track” (perdón por el anglicismo) sin tormentos de por medio; como el ejemplo mismo del papa Sixto II, no menciona el hagiógrafo italiano ni el “Depositio martyrum” por qué a Lorenzo no lo ejecutaron junto al papa y los otros 4 diáconos tardándose tres días en hacerlo, infiero que fue por que Lorenzo pidió tiempo para juntar los tesoros de la iglesia y después de “entregar” a los pobres, viudas, inválidos etc. lo ejecutaron.
    Personalmente creo que la proclamación del edicto de Valeriano no afirma ni niega el martirio en la parrilla como ejecución de Lorenzo, ya que si hubo una excepción en el tiempo para ejecutarlo pues pudo haber otra para el modo en que lo hayan matado, el papa San Dámaso menciona al menos el uso del fuego como tormento aunque no el uso de la parrilla.
    3) Los demás puntos que siguen como el lugar del martirio, la cripta, las iglesias, etc., son muy interesantes para conocer más de la vida de Lorenzo. Honestamente este artículo es el mejor que he leído de sobre la vida de San Lorenzo Diácono y Mártir, ya que he encontrado muy poco sobre él, he leido a Alban Butler, La Leyenda Dorada y algunos articulos por internet, sería muy interesante encontrar el libro del hagiógrafo italiano en español ya que, en español (al menos en México) no abunda la bibliografía de él.
    Ojalá y puedas hacer un segundo artículo de él como la mención de sus reliquias, iconografía, etc. te lo agradecería enormemente y creeme a mí también me interesa el estudio serio y crítico de la hagiografía, no solo de San Lorenzo sino de todos los santos, como creo que también a los demás amigos que leen este excelente blog.
    Bueno, creo que me extendí demasiado y volveré a estudiar tu artículo y trataré de encontrar los libros que mencionas en español para una mejor lectura.
    Gracias y por último hago mío parte de la frase de Pio Franchi “Nada resta valor a la gloria del mártir(…)” (digo yo cualquier santo(a) mártir)

  6. Mi querido amigo Alonso,
    En este comentario tan amplio me planteas varias cuestiones no fáciles de aclarar con cuatro letras, sino más bien con una charla “largo y tendido”, como decimos por aquí..
    En primer lugar te dedico el artículo a ti porque te considero mi amigo y porque sé que tienes una especial predilección por este santo y ya desde ahora te prometo una segunda parte tocando los temas no mencionados en esta.
    Vamos por parte: es verdad, no todo el mundo sabe latín, pero no he querido restar valor con ninguna traducción no exacta. De todos modos te traduzco, aunque si te digo que tienen cita bibliográfica: Prudencio, San Agustín y San Máximo (supongo que no tendrás sus amplísimas obras cómo para irte directamente a ellas; yo, las conozco en parte)
    Prudencio (Peristephanon): Este es el primero de los siete varones que están próximos al altar siendo un diácono muy prestigioso (archidiácono).
    San Jerónimo: Cuanta gloria y qué gran cantidad de virtudes tiene la corona del mártir Lorenzo, testigo (ejemplo) para todos los romanos (casi tantas como variedad de flores hay).
    San Máximo: Porque todo el mundo celebra hoy con devoción el martirio del bienaventurado Lorenzo, ya que su fe es ejemplo para los romanos, como los rayos eternos de un sol ardiente que asciende siempre y pacientemente la sostiene (a Roma). (traducción del sentido de la frase; es difícil traducirla literalmente sin cometer error o tergiversación).
    Dices que San Lorenzo no fue martirizado con San Sixto porque “le darían tiempo para reunir los tesoros de la iglesia y repartirlos entre los pobres….” ¿No será que no ejecutaron a los siete diáconos juntos simple y llanamente porque no los cogieron juntos? ¿El cruel emperador iba a ser tan condescendiente que dejaría que Lorenzo practicase la caridad cristiana antes de matarlo? Dejo ahí la pregunta para no entrar en otro tipo de explicaciones que desmontarían tantas leyendas introducidas en este tema a lo largo de los siglos.
    En cuanto al tema de la parrilla, ahí he dejado la incógnita: los más prestigiosos hagiógrafos la ponen en entredicho, creamos lo que creamos cada uno de nosotros. El ser castigado con el tormento del fuego, no supone para nada usar una parrilla.
    En cuanto al libro del hagiógrafo italiano, te puedo dar la reseña completa, pero ya te adelanto que no conozco traducción alguna al castellano.
    Te aseguro una segunda parte tratando el tema del culto, reliquias, etc. Y se a ciencia cierta que tu interés por la hagiografía es serio y crítico, como el mío.
    Un abrazo,

  7. Muy buen debate, gracias a Alonso y a Antonio.

    Yo estoy de acuerdo en que a veces las malas traducciones desvirtúan mucho el latín, aunque he de confesar mi culpa en cuanto a mi falta de práctica con él. Es un tema que tengo pendiente, porque no recibo clases de latín clásico desde que iba al Bachillerato y ya se sabe que el latín medieval que se estudia en Historia es más una chapurrada entre latín y romance que otra cosa… de modo que ahí tenemos todos, y sobretodo yo, un tema pendiente.

    También me parece muy probable que no capturaran a todos los diáconos juntos, y me parece que el pasaje de “los tesoros de la Iglesia” es bello, pero legendario. Me parece risible que Valeriano, emperador de Roma y por tanto un hombre de inmenso patrimonio personal, fuera a interesarse por las supuestas riquezas de una minoría religiosa que, como todo el mundo sabía entonces, brillaba por su pobreza material.

    Por último, estoy de acuerdo en que “tormento por el fuego” es una denominación muy genérica y no tiene por qué aludir a una parrilla. Tormento de fuego puede ser desde quemar un costado con una antorcha, o quemar vivo enteramente, o revolcar sobre brasas, etc… aunque me posiciono en la tesis de los hagiógrafos: viendo el modus operandi de Valeriano, parece que Lorenzo fue a la muerte por espada sin más.

    Un saludo a todos, me encanta este debate tan crítico y fructífero.

  8. Otra vez aquí y los saludo de nuevo.
    Honestamente no he leído ninguna referencia bibliográfica (que además me asombra que mencione varias que no se conocen en México), de las que menciona Antonio por lo tanto quiero leerlas para dar un comentario más crítico acerca del mismo y por otro lado quisiera pedirle a Antonio Barrero y a los administradores del blog me permitan incluir tanto el artículo como los comentarios a mi album de San Lorenzo de mi galería de flickr.
    De antemano les doy las gracias y los saludo con afecto a todos.

    • Alonso, cada uno tiene la cultura hagiográfica que tiene y que se busca. Te he descrito los autores, incluso te dado sus nombres, titulo de la obra, año de publicación y páginas en las que se habla del tema. Lee con atención el artículo y verás cómo todo está bien reseñado. Ahora sólo es cuestión de buscar esos libros, pero insisto, no existen traducciones al español de la mayoría de ellos.

  9. Creo que no me explique bien; NO quiero que me des ningún libro o texto, lo que estoy planteando es que como yo No he leido yo TENGO que buscar, comprar y leer los textos que haces referencia para que me quede claro a mí. Es unicamente eso, que yo personalmente los obtenga, no que me los consigan.
    Lo que sí les solicité es el permiso para poder poner este interesante artículo de San Lorenzo en mi galería del mismo.
    Gracias!
    P.D. Antonio, espero que haya yo sido claro, lo que menos espero es tener alguna mala intención de mi parte para tí que te respeto mucho, si herí alguna sensibilidad te pido disculpas.

  10. Vamos a ver Alonso, tu puedes usar mis textos y mis fotos siempre que quieras y no es necesario que me pidas permiso. (Eso sí, colocando un enlace directo a este artículo, pero no copies ni extraigas el texto del blog, ya que nos interesa recibir nuevos lectores. Es decir, que la gente venga al texto, no el texto vaya a la gente, ¿me sigues?).
    Yo se que a ti especialmente te atrae la figura de San Lorenzo, uno de los santos más importantes de la antigüedad. Yo también siento algo especial hacia él. Pero bibliografía….. es amplísima. Solo en lo que yo mencioné, te tendrías que comprar, si no las tienes, Las Obras de Prudencio, la “Depositio martyrum” (que es la tela), el Martirologio Jeronimiano (que también tiene migas), las Obras completas de San Agustin y de San Máximo (que ya ni te digo), el “Liber Pontificalis”, la obra a la que hago mención del hagiógrafo italiano Pio Franchi de’ Cavaliere,…., o sea, la repera.
    Yo soy mucho más viejo que tu y tengo una maravillosa bibliografía tanto en castellano, inglés, francés, ruso,… como en latin y griego, pero ha sido cuestión de muchísimos años el hacerme con ella. Y si quieres que te diga autores que han escrito sobre San Lorenzo, te puedo decir cientos….. ¿todas las vas a comprar? ¿Existe una biblioteca especializada en este tema en tu ciudad en la que puedas consultar….. Es cuestión de paciencia.
    Yo se que el tema de la parrilla (perdona la expresión) “te ha puesto de los nervios”, pero si hubieras visto, como yo he visto, el relicario con la cabeza de San Lorenzo en los Museos Vaticanos, comprenderías que esa cabeza no fué quemada. Te buscaré una foto y te la enviaré. ¿Se quemó todo el cuerpo menos la cabeza? Parece raro, ¿no?
    De todos modos, siempre tendrás mis respetos a tus creencias, independientemente de que en alguna ocasión me “exaspere” un poco.
    Un abrazo,
    Antonio

    • Caramba, Antonio, sí que hay bibliografía para consultar… yo creo que nos harían mucho bien si digitalizaran estos contenidos para consulta libre por Internet, pero me imagino que suena a utopía.
      Hacen falta muchos años y mucho dinero para reunir esa bibliografía. Ya quisiera yo, ya…

  11. Alonso, hemos puesto en el artículo el relicario de la cabeza de San Lorenzo, que se venera en el Vaticano. Verás que está incorrupta, con dientes y todo. ¿Tu crees que esa cabeza ha sido quemada? Pregúntale a algún especialista que conozcas.

  12. Antonio acabo de ver la foto y los comentarios publicados.
    Ahora yo pregunto,¿y quien asegura que esta sea la cabeza de San Lorenzo?
    Por cierto,menos mal que el santo (aunque lo aprecio)no esta dentro de mis favoritos porque depues de ver esta foto……

    • Abel, si quieres que me coja el toro, me coge.
      Está en el Vaticano, tiene sus certificados de autenticidad (“auténtica”) y supongo que ya se libraría el Vaticano de exponerla si no tuviese esas garantías.

    • Sic transit gloria mundi!

      Ni siquiera los más santos entre los santos ni los más esforzados entre los mártires se libran del deterioro y la fealdad de la muerte… ¡es ley de vida!

      Por otra parte yo me fío muchísimo de Antonio y de los datos que aporta… seguramente si exponen esa cabeza en un lugar tan principal como el Vaticano es que tendrán sus garantías. Otra cosa es si hablamos de trocitos de Vera Cruz, Santos Sudarios, velos de la Virgen y curiosidades varias… ahí deja, que tela marinera.

  13. A la espera de otro artículo del San Lorenzo, me sorprende la importancia que tenían los diáconos en la iglesia del momento y me pregunto si era un paso hacia el sacerdocio, o no siempre. Estoy pensando en santos diáconos mártires como Lorenzo como colaborador del papa Sixto II, Vicente con Valero obispo y Augurio y Eulogio con Fructuoso obispo.
    También deciros que en Huesca se le sigue teniendo muchísima devoción (además de nacido aquí es el patrón) y podéis buscar información sobre este u otros santos de la provincia en la hemeroteca del periódico “Diario del Alto Aragón”. Esta digitalizado desde 1875 y realiza un monográfico del santo cada 10 de agosto.(por cierto Alto Aragón es sinónimo de la provincia de Huesca)

    • Tanto en la antigüedad como ahora, habían personas que se ordenaban de diácono para mantenerse en ese servicio durante toda su vida. Era tanto un servicio social como espiritual y litúrgico. En las Iglesias Ortodoxas siempre han permanecido así, aunque bien es verdad que también es una orden sagrada previa al presbiterado. En Occidente se impuso de nuevo – pues esta práctica estaba perdida – en tiempos del Concilio Vaticano II: los llamados diáconos permanentes.

      Y si, de San Lorenzo habrá que seguir hablando en alguna otra ocasión.

        • Marian,
          Que se casen los curas es un tema y que se ordene de presbíteros a hombres casados es otro.
          El primero, no se lleva ni se ha llevado a la práctica en ninguna de las Iglesias cristianas. El segundo tema, si, incluso en las Iglesias Católicas Orientales.

          Y mujeres diaconisas si que las ha habido y espero que las haya de nuevo. Un paso más adelante, no se yo quién se atreverá a darlo.

  14. Yo os remitiría al libro, escrito,por un sacerdote español llamado Don Damian Peñart y Peñart (D.E.P.), y que se titula :”San Lorenzo ,” y se subtitula :”Santo español y oscense”. Este libro es del 1886 y es una recopilación de todo lo que se ha escrito sobre San Lorenzo.
    Se puede adquirir en la Catedral de Huesca.

Deja un comentario