San Silvano el Atonita

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Silvano el Atonita. Pintura mural en un monasterio del Monte Athos (Grecia).

Atendiendo a la petición que nos hacía Dairon, aunque sea poco, vamos a decir algo sobre San Silvano el Atonita. Nació en el año 1866 en la localidad de Sovskoe y se llamaba Semén Ivanovic Antonov. Antes de hacerse monje, sirvió en el ejército, en un batallón en San Petersburgo. En el año 1892 marchó hacia el Monte Athos, en Grecia,  y entró en el monasterio ruso de San Pantaleón, recibiendo la primera tonsura monacal en el año 1896 y la tonsura de la estricta observancia, en el año 1911, adoptando en ese momento el nombre de Silvano. Llevó a cabo las tareas rutinarias del monasterio, llegando a ser el ecónomo del mismo. Aunque no se distinguió en nada de los otros monjes, adquirió fama como starec (monje místico con un carisma especial) de gran experiencia, muriendo el día 24 de septiembre del año 1938.

Después de su muerte, un discípulo suyo llamado Sofronio Sacharov, publicó el diario personal de Silvano, que rápidamente fue considerado uno de los textos fundamentales de la espiritualidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa del siglo XX. En ese diario él escribe que siendo joven experimentó una visión de Cristo y que después, durante algunos años se sintió abandonado por Dios. En esto, muchos expertos ven un cierto paralelismo con lo experimentado por Santa Teresa de Lisieux (Santa Teresita del Niño Jesús).

La espiritualidad de San Silvano se caracteriza por su profunda relación personal con Dios, por su coraje espiritual, por su amor y humildad y por su fidelidad al antiguo monacato del oriente cristiano. Son famosas sus palabras: “El Espíritu Santo es el amor, el amor en todas las almas de los santos del cielo y este mismo Espíritu Santo en la tierra es el amor en todas las almas que aman a Dios”.

Relicario con el cráneo de San Silvano. Monasterio del Monte Athos (Grecia).

Fue canonizado en el año 1987 por el Patriarca Ecuménico Demetrio de Constantinopla y en el año 1993, el Patriarca Alexis II de Moscú lo incluyó en el Menologio de los Santos de la Iglesia Ortodoxa Rusa. En el año 1993 se constituyó la Asociación “Saint Silouane l’Athonite” cuyo fin es el estudio y divulgación de la espiritualidad de San Silvano. Su fiesta es el 24 de septiembre.

Bibliografía:
“Starec Silouan” del hieromonje Sofronio Sachavov, editado en Paris en el año 1952.
“Sainte Thérèse de Lisieux et le moine Silouane” de E. Simonod, editado en 1979.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “San Silvano el Atonita

    • El arte actual ortodoxo, como muy bien dice Antonio, sigue bebiendo del arte bizantino primitivo. De hecho nosotros lo llamamos “arte” pero para ellos sigue siendo la representación de lo sagrado, en el más puro sentido. ¿Qué significa esto? Que a la hora de representar lo sagrado, los ortodoxos siguen estrictamente los cánones que ya se establecieron en la época bizantina, cánones muy estrictos y antinaturalistas, así como rutinarios, para representar a cualquier santo, nacido en el siglo VII, XII, o XX.

      Hace un tiempo los rusos empezaron a optar por un mayor naturalismo y hay iglesias ya en las que directamente copian cuadros de Murillo, Velázquez… este aumento del naturalismo en Rusia, es muy mal visto por los países más “ortodoxos” de todos los ortodoxos, como son Serbia y Rumanía. De hecho, hace un tiempo subí en una web de fotografía ortodoxa un icono de la Trinidad tal y como nosotros representamos a la misma (es decir, el Cristo barbado, el Padre Eterno anciano y el Espíritu Santo paloma) y se montó un escándalo, porque para ellos es herejía representar lo divino con apariencia humana y naturalista. La única representación canónica que a ellos se les permite de la trinidad son los tres ángeles jóvenes reunidos en torno a la mesa que pintó el célebre Andrei Rublev.

      Pues eso… digamos que en arte, viven esclavos de su propio canon bizantino, pero aún dentro del mismo, y a pesar del hieratismo y el antinaturalismo del mismo, son capaces de realizar obras de grandísima sinceridad y belleza, llenas de fuera y de espíritu. Yo lo admiro, a pesar de su intransigencia con la libertad creativa al representar lo sagrado.

  1. Abel,
    Yo de arte se muy poco, pero si te puedo decir que es muy normal entre los pintores ortodoxos modernos seguir imitando el estilo bizantino.
    De este tema, seguro que Ana María sabe mucho más.

  2. Muchísimas gracias, Antonio, por el artículo, está muy bien sintetizada la biografía de este gran monje! Y gracias por la imagen! ni la más remota idea que tenían su craneo separado… Valga decir que este monje destacó por su gran tolerancia y su espíritu “ecuménico”, no en sentido estricto, claro, pero muy diferente a la tendencia anti-católica que ha caracterizado a varios monasterios atonitas… En cuanto a la visión, ésta se dió mientras oraba ante un icono, que se “transfiguró” en la forma de Cristo glorioso; en ese momento indica que conoció la oración incesante, la cual le inundará de un deseo insaciable de Dios, y lo atormentará con esa ausencia toda su vida… San Silvano también se caracterizó por un amor increíble por toda la humanidad: hablaba de orar por todos los hombres, de clamar misericordia para ellos aunque sean enemigos; siendo ecónomo, mostraba gran diligencia por los obreros seglares que estaban a su mando, se preocupaba de sus necesidades, de su familia… Nada de raro esa comparación con Teresa de Lisieux, otra alma inundada de amor de Dios y compasión por la humanidad…

Deja un comentario