Santa Sofía de Suzdal

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Sofía de Suzdal ataviada con el hábito de las religiosas ortodoxas. Óleo sobre tabla. Rusia.

Santa Sofía de Suzdal ataviada con el hábito de las religiosas ortodoxas. Óleo sobre tabla. Rusia.

Es una santa muy popular en Rusia, sobre todo en Suzdal, ciudad que pertenece a la actual Eparquía de Vladimir, distante unos doscientos kilómetros de Moscú.

Su nombre de pila era Solomonia Jur’jevna Saburova y nació a finales del siglo XV en un año no muy bien determinado. Muy poco se sabe de su juventud e infancia, salvo que fue piadosa y culta.

En el año 1505 se casó con el gran príncipe de Moscú Basilio Ivanovic, por lo que se convirtió en princesa de Moscú y de toda Rusia. Al demostrarse durante los años de matrimonio que ella era estéril, el marido decidió separarse de ella, divorcio contra el cual se opuso muy activamente San Máximo el Griego. Pero en el año 1525, sobre la base de unas pruebas completamente falsas, Solomonia fue acusada de brujería, creándose así un fundamento canónico sobre el que basarse para que la Iglesia admitiera el divorcio, cosa que Basilio consiguió inmediatamente.

Solomonia no fue procesada por ningún tribunal eclesiástico, cosa que hubiera sucedido si la acusación hubiera demostrado pruebas fiables, con fundamento, pero sin embargo fue forzada, hasta con gran crueldad, a fin de que aceptase recluirse en un monasterio. Y así, cambiando su nombre de Solomonia por el de Sofía, ingresó en el monasterio de la Protección de la Madre de Dios en Suzdal llevando una vida absolutamente normal. En el monasterio murió el día 16 de diciembre del año 1542.

Durante el tiempo que duró los trámites de divorcio y entrada en el convento, se corrió la voz de que en la noche anterior al divorcio, su marido se acostó con ella quedando embarazada y que ya de monja, dentro del monasterio, había parido un niño al que se le puso el nombre de Jorge, pero que desapareció, no se sabe como, siendo aun un bebé.

Ya desde el siglo XVI, siglo en el que murió, sus contemporáneos mostraron gran veneración hacia la infeliz princesa y, aunque no se inició ningún proceso de canonización,  sobre su tumba en la iglesia del monasterio se puso un icono suyo en el que se escribió “nueva taumaturga de Suzdal”.

Sepulcro de la Santa. Monasterio de la Protección de la Madre de Dios, Suzdal (Rusia).

Sepulcro de la Santa. Monasterio de la Protección de la Madre de Dios, Suzdal (Rusia).

Durante los siglos XVI y XVII, la Iglesia Ortodoxa Rusa admitió como probados muchos milagros ocurridos en su tumba, por lo que en el año 1650 (un siglo después de su muerte) se exhumó el cadáver por parte del Patriarca José de Moscú, el cual permitió que sobre su tumba se celebrasen los oficios de difuntos, lo que en la Iglesia Ortodoxa se denominan “panichida”. Pero, simultáneamente, en Suzdal se corrió la voz de que lo que había ordenado el Patriarca era que se celebrasen los oficios conmemorativos de los santos, o sea, “moleben”, lo que equivaldría a una canonización de Sofía. Tales dichos populares no tuvieron ninguna influencia sobre la posición oficial de la Iglesia que no consideraba santa a la princesa-monja, y fue en el siglo XIX cuando se admitió oficialmente celebrar sobre su tumba los oficios de los santos y no los oficios de difuntos.

En el año 1982, el Patriarca Pimén de Moscú con la aprobación del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, estableció la fiesta de todos los santos de la Eparquía de Vladimir e incluyó a Sofía en esta festividad. Esa fiesta se celebra el día 23 de junio. Fue confirmada de nuevo diez años más tarde por el Patriarca Alexis II.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “Santa Sofía de Suzdal

  1. Que triste historia la de esta princesa.
    Los rumores de que tuvo un hijo del principe en el convento y que desaparecio siendo un bebe me han dejado frio,menos mal que son solo rumores.
    Antonio,en la foto del sepulcro de la santa me da la impresion de que se podria ver parte del cuerpo,la tapa esta abierta y debajo hay una parte con cristal.

    Estos sepulcros ortodoxos me dan la impresion de que siempre estan en rincones,casi como escondidos (lo digo por los que he podido ver gracias a ti).
    La decoracion me encanta.

  2. El caso de esta desdichada princesa es uno más de entre los miles que nos servirían como ejemplo acerca del mal que ha hecho a las mujeres la dominación masculina y la cultura del patriarcado en general.

    Así ves, si una mujer no es fértil, no sirve para nada, por lo que te podías permitir repudiarla y hasta disponer de su persona como te diese la gana, encerrándola en un convento en contra de su voluntad. Y como culturalmente no se admitía que el varón podía ser también estéril -cuando de hecho, puede serlo, y seguro que en no pocas ocasiones era él el estéril- la mujer cargaba con todas las reponsabilidades, al no concebirla útil para otra cosa, ni siquiera entre las mujeres de abolengo.

    Y así se dieron episodios trágicos en la cultura cristiana -tanto católica como ortodoxa- de mujeres que eran forzadas a sobrellevar un matrimonio y una maternidad indeseados, cuando en realidad tenían vocación religiosa, y al revés: mujeres sin la menor vocación religiosa eran recluidas en conventos contra su voluntad, donde languidecían como enterradas en vida, simplemente porque convenía a la familia. De ahí que se dieran fenómenos como la relajación y la perversión de la vida monástica, por anteponer ante todo intereses políticos, económicos y familiares, a la vocación religiosa o a la voluntad personal, de la que ninguna mujer era libre de disponer.

    Me inspira por tanto, gran compasión, el ejemplo de esta princesa rusa, y debería ayudarnos a reflexionar sobre ello. Y no me meto en las miles de falsas acusaciones de brujería porque sería alargarme mucho.

    Gracias Antonio, por darnos de nuevo a conocer otra figura de la santidad ortodoxa. Me ha gustado mucho la foto del sepulcro porque te ayuda a entrar en contacto con el ambiente religioso de lo ortodoxo (monasterios e iglesias) tan distinto del católico.

    • Mel y no hay que olvidar que los Reyes o principes (y demas gente de alto abolengo) podian tener cuantas amantes quisieran,pero..¡ ay de la esposa,si llegaba a tener relacion con otro varon dentro del matrimonio!

      Me gustaria que me comentaras como veia la iglesia esto de que tuvieran amantes dentro del matrimonio,tanto hombres como mujeres,aunque no hace falta decir,que con los hombres hacian la vista gorda..¿me equivoco?

      • Pues ya que lo dices, y tal y como dice Antonio, a la mujer no se le pasa ni una, al hombre las que sea. Y actualmente lo mismo, especialmente en los países islámicos -pero no sólo en ellos, que conste- y para muestra un botón: el caso de Safiya, Amina, Sakineh… y estas mujeres que a menudo son inocentes, o directamente han sufrido una violación, y las quitan de en medio a golpe de piedra.

        Respecto a la Iglesia, el adulterio siempre ha estado condenado, pero según convenía “se hacía la vista gorda”. ¡Si durante el Renacimiento y el Barroco -y antes y después- los cardenales y papas tenían sus propias amantes, y éstas campaban a sus anchas ante la vista de todos! Si hasta en el Vaticano se daban esos escándalos, te fijarás lo hipócrita del asunto. Y para que no digan que menciono sólo a lo católico, el caso del recientemente canonizado Rasputín. Sin comentarios.

        El rey podía tener las amantes que quisiera, e incluso reyes que históricamente han tenido fama de “virtuosos” -Fernando el Católico, Felipe II, Jaime I de Aragón- resulta que eran más puteros que un borracho de taberna. Y perdón por la expresión, pero así era. En cambio, sus esposas debían ser intachables en virtud. Y lo dicho: hasta el papa de Roma tenía su amante.

        Llegados a este punto, se hacía la vista gorda siempre que por intereses políticos se podía hacer la vista gorda, si no… ahí el caso de Enrique VIII y su primer intento de divorcio, de Catalina de Aragón. O la reina Margarita de Valois, a la que su marido Enrique de Navarra repudió por estéril, cuando lo que pasaba es que tenía más amantes que un sha de Persia. Sin embargo eso nunca se habría podido concebir al revés: la esposa debía soportar “cristianamente” todas las conductas disipadas del marido, e incluso, ¡se llama “modelo de esposa” a Santas que toleraron esta actitud en su marido! Vamos, el colmo.

        Pensemos por ejemplo, en la desdichada reina Juana de Castilla, dicha La Loca. Bien que la amargó el veleta de su marido, Felipe de Borgoña, no en vano llamado “El Hermoso”. Que la pobre tenía un par de cables cruzados, sí, pero que pasó la mayor parte de su vida encerrada como una rata, a causa de manejos políticos, y aprovechando que protestaba ruidosamente de las infidelidades de su marido para acusarla de loca, también.

        La cultura patriarcal ha enseñado a la mujer la resignación, como si no fuésemos seres humanos con los mismos derechos y a los que Dios ama por igual, y cuando no ha servido la política, ha servido la religión, con tal de justificar esta barbaridad.

          • Lo supe por Antonio, que está muy al loro. Sí, hace nada ha sido canonizado. Aunque no pongo en duda la validez de las canonizaciones ortodoxas, tan buenas como las católicas, alguna hay que responde más a intereses nacionalistas y políticos que a religiosos, caso de la Familia Imperial Rusa, y ahora, de Rasputín. Que me perdonen los hermanos rusos, pero así es.
            Lo que no quita que eso se haya hecho también en la Iglesia Católica… en fin, errare humanum est.

          • Mel, se que de Rasputín hay iconos pintados, pero de que está canonizado?, por favor me puedes decir la fuente en que buscaste, porque si estuviera canonizado ya las páginas ortodoxas lo hubieran publicado

  3. En teoría todos somos templos el Espíritu Santo, eso lo decía San Pablo, pero en la práctica, eso “no se lo creía ni él”. La iglesia siempre ha considerado pecado el adulterio, pero desde luego, siempre ha sido infinitamente más indulgente con el hombre que con la mujer. La mujer siempre ha sido la inductora al pecado, al menos así lo han afirmado más de un santo.
    ¿Van cambiando hoy las cosas? Un poquito, solo un poquito. Queda muchísimo camino por recorrer y quienes somos conscientes de esto tenemos la obligación moral de acelerar ese proceso de cambio.
    Y en algunos países del oriente próximo o lejano, mejor ni hablar. Si la mujer es cogida en adulterio es castigada con la muerte de maneras aberrantes. Si el cogido es el hombre, normalmente, borrón y cuenta nueva como dicen por mi tierra.
    Abel, y en cuanto a las sepulturas de los santos ortodoxos, es verdad que las urnas casi siempre tienen tapas que pueden abrirse, pero el cuerpo generalmente, no se ve: está tapado con ricos ornamentos o vestidos. A lo sumo y en contados casos, se les ven las manos o los pies (caso de San Alejandro de Svir) o la cara, pero ésta siempre cubierta con una mascarilla generalmente de oro (como es el caso de San Juan el Ruso).
    Generalmente están colocados en sitios preeminentes dentro de los templos, no en lugares apartados y te lo digo porque he visto personalmente varios cientos de ellos y tengo fotos de varios miles.

  4. Muchísimas gracias a Antonio por este artículo que estaba esperando… y a todos gracias por las reflexiones y datos de esta discusión, son muy cuestionadoras, interesantes y muy cercanos a la verdad… triste, pero es preciso verla de frente, para remediarlo pronto. Y ojalá se de pronto en nuestra Iglesia, como más antes dijeron, para que podamos ser con más claridad signo de unidad y sacramento de salvación y de esperanza.

Deja un comentario