Cuerpos incorruptos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Cuerpo incorrupto de Santa Virginia Centurione Bracelli. Casa de las Hermanas de Nuestra Señora del Refugio en el Monte Calvario, Génova (Italia).

Pregunta: De acuerdo a  la lectura de ese interesante blog, queda claro que no todos los cuerpos incorruptos son de santos ni todos los santos son incorruptos. Entonces, se crea cierta dificultad para delimitar un caso de otro. Por otra parte, me parece que tal vez sería útil que se puedan verificar por parte de científicos de cualquier procedencia para desacreditar las dudas sobre la incorrupción, si se tiene en cuenta que incluso la Iglesia acepta que existen a veces añadidos procedimientos para una mejor conservación. No se olvide que, respecto  de la Sábana Santa de Turín, no se pudo demostrar su falsedad y fue estudiada por científicos agnósticos, religiosos y de toda filiación. Me gustaría su opinión. Argentina

Respuesta: Como tú bien dices “ni todos los santos están incorruptos ni todos los cuerpos incorruptos son de santos”. Perdona, pero supongo que distinguirás entre “incorrupto o momificado” y “embalsamado”. Para esto último hace falta hacer un tratamiento al cadáver antes de darle sepultura: es el caso de los papas (ejemplo San Juan XXIII) y era el caso de los faraones en Egipto. Y para que un cuerpo humano quede incorrupto después de su fallecimiento es necesario que no se corrompa aunque no haya recibido ningún tratamiento que lo preserve, que eso aunque no haya sido embalsamado.

Es verdad que polvo somos y en polvo nos hemos de convertir como nos lo recuerda la liturgia del Miércoles de Ceniza al iniciarse la Cuaresma, pero aun así, en determinados casos, en contra de las leyes de la naturaleza, un cuerpo muerto no se descompone. Esto puede deberse a muchos motivos, han de darse unas condiciones climáticas muy concretas, de temperatura, humedad, circulación del aire, ambiente patógeno, etc; pero eso es también admitido por muchos como un signo de santidad, de que Dios quiere preservar a esa persona de la podredumbre del sepulcro, que Dios quiere proponernos a esa persona como modelo a seguir.

Detalle de la mano incorrupta de San Alejandro de Svir. Monasterio Svirkij, Karelia (Rusia).

Hay incluso quienes afirman, que eso “siempre es un signo de Dios”, aunque ocurra en personas no pertenecientes a la Iglesia, pero que estaban unidas a Dios en vida y Dios lo ha querido reconocer después de su muerte, pero como tú comprenderás esto, ni dentro ni fuera de la Iglesia, tiene absolutamente ningún fundamento teológico; es sólo bulo. Sería el caso de Dais Dorso, un lama budista muerto en los años veinte del siglo pasado y que cuando fue exhumado treinta años más tarde su cuerpo estaba intacto. Pero sí es verdad que en la antigüedad y en algunos lugares e iglesias, el hecho de la incorrupción de una persona que había sido tenida como santa en vida, suponía la santidad, la canonización inmediata después de muerta.

Pero comprenderás que ni todos los cuerpos incorruptos son de santos, así como que la inmensa mayoría de los santos no están incorruptos. Es verdad que los cuerpos de muchos santos y beatos están incorruptos, como son los casos de Santa Teresa Margarita, Santa Virginia Centurione Bracelli, Santa Esmeralda Calafato, Santa Zita, San Ticón de Moscú, San Juan Maximovic de San Francisco y Sanghai y muchísimos más, tanto católicos como ortodoxos, pero ¿quién puede poner en dudas, por ejemplo, la santidad de Francisco de Asís, Antonio de Padua, Ignacio de Loyola, Domingo de Guzmán, Agustín de Hipona, Benito de Norcia y tantísimos otros santos y santas, beatos y beatas cuyos cuerpos no están incorruptos, cuyos cuerpos se pudrieron como les pasa a la inmensa mayoría de los mortales? Incluso se han dado casos en los que solamente se ha mantenido incorrupta una parte del cuerpo. Es el caso del corazón de San Vicente de Paul o el de San Juan Maria B. Vianney.

Detalle del rostro incorrupto de Santa Zita. Iglesia de San Frediano, Lucca (Italia).

Actualmente la Iglesia admite que incorruptibilidad no es sinónimo de santidad, ni al revés. Para que las Iglesias Católica y Ortodoxa canonicen, antes se ha mirado con lupa la vida y escritos de quienes son propuestos a la canonización o previamente, a la beatificación. Además se requiere la realización de un milagro oficialmente reconocido por un tribunal muy exigente de expertos.
Otra cosa es el tema de los llamados “cuerpos santos”. Son restos de mártires o de “presuntos mártires”, extraídos de las catacumbas, que en algunos casos han aparecido incorruptos, pero que en su inmensa mayoría son restos óseos o simples cenizas. En multitud de casos se han fabricado cuerpos de cera y dentro de ellos se han depositado dichas reliquias, pero este es un tema que seguro será tratado en otros muchos artículos de este blog.
Un cordial saludo y muchas gracias por confiar en nosotros.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Cuerpos incorruptos

  1. Fantástico artículo . En relación con esto se cuenta que en algunos casos incluso el cuerpo incorrupto se dice que desprendía aromas agradables que no tenían que ver con ningún tipo de óleo aplicado con posterioridad. ¿Sabes algo de esto?

    • Si y hay ya un artículo preparado para publicarlo. Son los santos Miroblitas.
      Ten en cuenta que segun tengo entendido, hay muchos artículos ya hechos y por publicar.

  2. A Santa Zita creo que de vez en cuando le cambian el velo,pues estoy casi seguro de haber visto una fotografia con otro tipo de adorno.
    Yo casi prefiero los cuerpos conservados ex-profeso,estos me dan mucha grima,con todos mis respetos para los santos.
    En una de las ultimas exploraciones que le hicieron al cuerpo incorrupto de Santa Rita (previo visto bueno de la Santa Sede claro esta) se descubrio que tiene partes para reforzar o bien manterner el cuerpo(por ejemplo en la espina dorsal lleva una especie de barra metalica sujeta).

    • Abel,
      Es normal que en algunas ocasiones se realicen reconocimientos de los cuerpos incorruptos de los santos y beatos para garantizar su limpieza y conservación. Siempre lo hacen especialistas en la materia, con el consentimiento y la presencia de representantes de la Iglesia.

  3. La incorrupción es un fenómeno que siempre me ha parecido curioso pero al que no le doy excesiva importancia. Hay gente que se pirra por los santos incorruptos y los considera más santos que los que se han corrompido, incluso los colecciona como churros en foto y los difunde como tales. Pero yo creo que la grandeza de una persona está en lo que ha hecho durante su vida, no en cómo queda su cadáver tras la muerte, que no es más que la carcasa vacía de un alma que ya no está.

    De hecho hace años leí en un viejo libro de arqueología que el caso más portentoso de incorrupción que se había documentado era el de una joven romana encontrada en su tumba, que tenía incluso los pechos, los labios, los párpados y hasta las pestañas intactos, pero que cuando la tocaron para moverla se deshizo rápidamente. Y era una muchacha pagana, no cristiana. ¿Qué tendría de especial? Yo creo que son circunstancias puras y duras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*