Una nueva ola de Santos en Rumanía

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del padre Paisio Olaru.

Fotografía del padre Paisio Olaru.

La dictadura comunista, sin lugar a dudas, ha producido muchos daños y perjuicios a la comunidad cristiana en Rumanía. El Decreto 410 de 1959 podría interpretarse como un verdadero desastre en primer lugar contra las comunidades monásticas, pero sin duda también en contra de toda la vida espiritual en Rumanía. La adopción de la nueva Constitución comunista de 1952 garantizaba la libertad de  los cultos religiosos. Pero incluso con esta “garantía”, una gran cantidad de sacerdotes, obispos o simplemente laicos se vieron obligados a reducir su actividad misionera.

Oficialmente, el Decreto 410 se adoptó “para aumentar la calidad de la vida espiritual” y con este pretexto se redujo el número de monjes y monjas, así como el número de monasterios. Por tanto, gran cantidad de monjes y monjas jóvenes, con insuficiente formación teológica, se vieron obligados a salir de sus monasterios y vivir como laicos. Muchos monasterios fueron cerrados y transformados en almacenes, en las llamadas “cooperativas comunistas” o simplemente en establos y así, una gran cantidad de monjes y monjas se vieron obligados a llevar su vida monástica fuera de los conventos, pero acordes con la pobreza, la obediencia y la castidad religiosa.

Al hacer este artículo no me propongo hacer un inventario de los monasterios cerrados ni de los sacerdotes y monjes encarcelados por sus creencias, sino que lo hago para hablar de la nueva ola o nueva hornada de líderes espirituales en este período oscuro para la Iglesia Ortodoxa Rumana.

Fotografía del Padre Cleopa Ilie.

Fotografía del Padre Cleopa Ilie.

El Padre Paisio Olaru es considerado como el líder espiritual de la generación que floreció durante el mandato del régimen comunista. Nació el 20 de junio 1897 en Stroiesti, Condado de Botosani en el norte de Moldavia. En el año 1921 entró en el cercano eremitorio de Cozancea y desde l947 se retiró al monasterio Sihastria, convirtiéndose en uno de los  grandes líderes espirituales de las comunidades rumanas del norte. Al final de su vida, entre los años 1972 -1985, se vio obligado a permanecer en el eremitorio de Sihla, donde vivió una vida más solitaria. El padre Joannucio Bălan, en sus escritos “Romanian Pateric”, que es una recopilación de las vidas y los dichos de los padres del monacato, lo describe como una parábola viviente por su verdadera vida de padre espiritual. Murió el 18 de octubre de 1990, en el monasterio de Sihastria, y su tumba, a  la sombra de los abetos, se convirtió al poco tiempo en un lugar de peregrinación.

Uno de los monjes fugitivos de este período es el Padre Cleopa Ilie. Nació el 10 de abril de 1912, siendo un famoso archimandrita y abad del monasterio Sihastria en el norte de Moldavia. Entre 1952 y 1954 fue perseguido por la “Securitate” (policía política del régimen) y, junto con el hieromonje Arsenio Papacioc, escapó a las montañas de Stanisoara. Al cabo de dos años, volvió al monasterio gracias a la intercesión del Patriarca Justiniano, quien supo “trabajarse” al Régimen, aunque posteriormente fue acusado de “colaboracionismo con el régimen”, lo que es sin duda una mala interpretación de su misión jerárquica.

Fotografía en sepia del Padre Arsenio Boca.

Fotografía en sepia del Padre Arsenio Boca.

En 1956 el Padre Cleopa regresó como abad al monasterio Sihastria, pero en la primavera de 1959, se retiró de nuevo a las montañas de Neamt, donde vivió durante cinco años como anacoreta. Volvió a Sihastria en el otoño de 1964, pero sólo como confesor para toda la comunidad y siguió dando consejos espirituales a monjes y laicos hasta su muerte, que ocurrió el 2 de diciembre de 1998 en dicho monasterio. Todavía recuerdo el día de su funeral. Yo estuve en sus funerales y todos los presentes vimos como en el momento de la bajada del féretro a la tumba, el sol brillaba, después de algunos días oscuros y húmedos. Se le recuerda siempre por su predicación sencilla pero esclarecedora.

El padre Arsenio Boca, que nació en el año 1910 y murió en 1989, está presente en la memoria de la ortodoxia rumana como gran teólogo y como pintor. Por algún tiempo, fue abad del monasterio Brâncoveanu (o Sambata de Sus, en el sur de Transilvania) y más tarde en el monasterio de monjas de Prislop (condado de Hunedoara), donde su personalidad “atrajo” a miles y miles de peregrinos creyentes, por lo que, consecuentemente, era acosado por la policía política del régimen.

Fue uno de los mártires del “gulag comunista rumano”, en la cárcel de Brasov y en el campo de trabajo conocido como “el Canal del Danubio al Mar Negro”, un proyecto faraónico con el que se pretendió exterminar a los “enemigos de clase” del sistema comunista. Después estuvo en Jilava cerca de Bucarest, Timisoara y Oradea. Pintó la Iglesia Drăgănescu, situada a venticinco kilómetros de Bucarest, conocida por los creyentes rumanos como la Capilla Sixtina de Oriente.

Fotografía del Padre Sofian Boghiu pintando un icono del Salvador

El Padre Sofian Bogiu, nacido el 7 de octubre de 1912 en Vechi Cuconestii, en el Condado de Balti, en la actual República de Moldavia y fallecido el día 14 de septiembre del año 2002 en el monasterio Antim de Bucarest, fue también un teólogo profundo, líder espiritual y refinadísimo pintor. Era un miembro de la asociación “Rugul Aprins” (“Zarza Ardiente”), una asociación ortodoxa durante el peor período comunista y fue también un preso político desde 1958 hasta 1964. El espíritu del “padre” de Bucarest se puede sentir aun hoy en su monasterio en el centro de la capital, encerrado entre los inmensos y feísimos bloques de casas proyectados por los arquitectos comunistas de Ceausescu.

El Padre Teófilo Paraian, que nació el día 3 de marzo de 1929 en Topârcea, Sibiu y que murió en Cluj el día 29 de octubre del año 2009, fue conocido como “Duhovnicul Bucuriei” (confesor de la alegría). Era ciego de nacimiento y nació en el seno de una familia campesina.  Durante sus estudios, conoció al Padre Arsenio Boca, de quien aprendió la “oración del corazón” (oración en silencio, interior), que es uno de los caminos principales de la teología monástica ortodoxa.

Después de estudiar en el Instituto Teológico de Sibiu, en 1953 entró en el Monasterio Brancoveanu en Sambata de Sus, cerca de Fagaras. Aunque los cánones de la iglesia ortodoxa rumana dicen que los ciegos no pueden ser ordenados de sacerdotes, se hizo una feliz excepción a la regla. Este padre alegre por naturaleza, nunca pensó que su ceguera era una carga, sino que era una bendición de Dios. En verdad todo el mundo cree hoy que él era el “vidente espiritual” de Transilvania.

Fotografía del Padre Teófilo Paraian

A partir de 1990 apoyó a cientos de religiosos dando conferencias temáticas en más de 80 ciudades de todo el país y en Europa Occidental. Las salas donde daba sus conferencias se llenaban de gente joven. Su propósito era mostrar siempre la modernidad de la ortodoxia y el hecho de que la mayor virtud es la alegría de vivir en compañía del Señor. Recuerdo una reunión con él, donde me encontré entre un corrillo de jóvenes. Le gustaba la música popular rumana y nos dijo que no nos escandalizáramos si un monje ama las canciones populares, ya que son hermosas y son parte de nuestra herencia nacional. Su rostro era resplandeciente y propagaba una paz y alegría que realmente, no puedo describir. Creo que sentía el olor del Paraíso cerca de él.

El Padre Arsenio Papacioc, nacido el 15 de agosto de 1914 en Misleanu, en el Condado de Ialomita, es quizás el último superviviente de la vieja generación de los grandes padres espirituales; o quizás, todavía quede algún otro. De todos modos, es desde 1976 el confesor del monasterio de Santa María de Techirghiol, cerca del Mar Negro. El Padre Arsenio fue un fugitivo en las montañas de Moldavia, junto con el padre Cleopa (1952-1954), pero aún así pasó por la terrible cárcel comunista de Aiud, donde sufrió con otros muchos mártires del comunismo, entre 1958 y 1964. Él sigue discutiendo a veces con los peregrinos, claramente distanciado de los problemas de este mundo y  mostrándoles la paz de la verdadera fe de acuerdo con las enseñanzas bíblicas.

Aunque ninguno de estos padres modernos es conmemorado aun en el calendario ortodoxo,  todos ellos son considerados como santos. De acuerdo con nuestra tradición, un hombre es proclamado santo después de pasado algún tiempo; no hay prisas. El santo vive en la memoria de los fieles, que le recuerdan por la santidad de su vida, de acuerdo con la antigua tradición.

Fotografía del multitudinario funeral del Padre Teófilo Paraian. Monasterio Brancoveanu, Sambata de Sus (Rumanía).

La lista de los nuevos santos de la Iglesia Ortodoxa Rumana es aún mayor y aun hoy no son pocos los que siguen sus caminos, son sus herederos. Sus conferencias, predicación y sus consejos espirituales en el confesionario fortalecían la fe de la comunidad tanto en tiempos del anterior régimen opresor como aun hoy en día cuando se organizan campañas contra la Iglesia. A través de ellos, la fe va ganando la batalla contra el miedo y contra el relativismo.

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Una nueva ola de Santos en Rumanía

  1. Dear Dumitru,
    Thank you very much for this article where you show the modern Romanian saints, though they are not canonized yet.
    A question, have you not stant out any woman?

  2. Un elemento de la vida de algunos monjes que siempre me llamó la atención fue el anacoretismo y la capacidad de gentes físicamente débiles de sobrevivir a condiciones de soledad muy adversas. Sin duda su fuerza espiritual desbordante les ayudaba. Gran artículo.

  3. Dear Mitrut,

    Really charming and wonderful article! I think the best point is your personal experience with this holy men, your language is really touching 😀

    I agree with Antonio, there were no holy women being so relevant in this time and historical context?

  4. GRAZIE!

    “I santi non conoscono le frontiere, le nazioni; non conoscono nessuna divisione né appartenenza. Loro sono al di sopra di tutti e per tutti! I santi sono il legame più forte tra la terra e il cielo, e ancora tra i popoli stessi. Loro sono i nostri rappresentanti davanti al Signore e mediatori tra i popoli. Loro portano pace laddove c’è discordia e degli sconosciuti fanno amici.” (S. B. Stefan, Arcivescovo di Ohrid e di Macedonia)

  5. Gracias por tus comentarios. Sí, es difícil decir si son las santas mujeres de este período. Aquellos que recuerdan el artículo era muy conocido por ser confesores o abades. Es obvio que las mujeres no son sacerdotes. Claro, son las santas mujeres de este período, sólo que no los conozco. Un caso controvertido es la madre de Verónica, de Vladimiresti, pero es difícil de expresar mi opinión sobre su vida, porque no tienen muchos detalles. Paradójicamente, yo soy naci de 15 kilometres de suo monasterio

  6. @Damiano> nel 1977 sono state trovate delle reliquie dei santi in Niculiţel in Dobrogea, in una cappella durante il regno di Diocleziano. Sono Zotikos, Attalo, Filippo e Kamasis e sono celebrati il 4 giugno.
    Santi Astion i Epitteto e 290 morì l’8 luglio a Halmyris in Dobrogea, durante lo stesso imperatore. Le loro ossa sono state scoperte solo nel 2001. Certo, il loro culto è molto forte soprattutto in Dobrogea, ma la loro festa annuale il 4 giugno e 8 luglio si fa nel paese.

    So che un caso tra i martiri, i bambini: Santa Filofteia (Filothea), che ha le reliquie del monastero di Curtea de Arges, in Sud. È stata uccisa da suo padre quando lei aveva 12 anni, perché è la carità per i poveri. Sembra che viveva a sud del Danubio, nel 13 ° secolo. Si celebra il 7 dicembre.
    Non capisco cosa sia la ” martiri della Purezza”. Se la gente è semplicemente vita pura, allora gli Confessori , che ho citato sopra, sono martiri della purezza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*