San Andrés de Betsaida: apóstol y mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Andrés apóstol. Tabla gótica de Simone Martini, siglo XIV. Metropolitan Museum of New York (EEUU).

Según el evangelio de San Juan, Andrés era natural de Betsaida (Galilea), pueblito junto al lago Genesaret (Io., 1, 44). Era hijo de Jonás y hermano de Simón (San Pedro). Padre e hijos eran pescadores. En aquella zona no debería ser extraña la cultura griega, ya que Andrés es un nombre griego, poco común entre los judíos. Aunque había nacido en Betsaida, vivían en Cafarnaúm, pescando en el Mar de Tiberíades y parece que no estaba casado, pues vivía con su hermano Simón (Mc. 1, 29). Su trabajo no le impedía ser discípulo de San Juan Bautista.

Juan el Evangelista, que narra la vocación de Andrés, también era seguidor del Bautista, pues cuando Juan el Bautista dice de Jesús: “He aquí el Cordero de Dios” (Io. 1, 36), lo siguen Andrés y Juan, pero son ingenuos y curiosos porque le preguntan a Cristo, ¿Dónde vives?  El Evangelio de Juan dice: “Al día siguiente estaba aún allí Juan y dos de sus discípulos y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: He aquí el Cordero de Dios. Lo oyeron los dos discípulos y siguieron a Jesús. Volviéndose Jesús y viendo que lo seguían, dijo: ¿qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que significa Maestro), ¿Dónde vives? Y les dijo: Venid y veréis. Fueron pues y vieron donde vivía y estuvieron con Él aquel día. Era como la hora décima. Andrés era uno de los dos” (Io. 1, 25-40)

¿Qué impresión recibirían de ese primer contacto con Jesús? Andrés, junto con Juan, fue el primer discípulo, por eso los griegos lo llaman πρώτη πρόσκληση (“el primer llamado”), cosa que no es del todo exacta, ya que fueron dos al mismo tiempo: Andrés y Juan. Andrés creyó en Jesús, pues fue adonde estaba su hermano y le dijo: “Hemos hallado al Mesías. Y lo llevó a Jesús. Jesús lo miró y le dijo: Tu eres Simón, el hijo de Jonás; tu serás llamado Cefas, que significa piedra”. (Io. 1, 41-42) Al principio no iba siempre con Jesús porque compaginaba esto con su trabajo de pescador, pero cuando Jesús volvió a Galilea encontró a Pedro y Andrés pescando en el lago y los llamó definitivamente. Abandonaron todo y lo siguieron: familia, casa, trabajo, amigos… ¡tuvieron valor!

En el Colegio Apostólico, Andrés no fue un elemento directivo, pero en todo el Nuevo Testamento siempre figura en el primero de los tres grupos en que son divididos los apóstoles, aunque no siempre ocupando la misma posición. Mateo y Lucas lo ponen después de Pedro y antes de Santiago (Mt. 10, 2; Lc. 6, 14), mientras que Marcos y los Hechos lo ponen el cuarto, después de Pedro, Santiago y Juan (Mc. 3, 18; Hechos 1, 13). Y no son muchos los episodios evangélicos en los que se le mencionan explícitamente. Aunque hay un episodio curioso narrado en el Evangelio de San Juan: “Entre los que subían a adorar en la fiesta (en Jerusalén) habían algunos griegos. Estos se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, rogándole: Señor, queremos ver a Jesús. Felipe se lo fue a decir a Andrés y ambos se lo dijeron a Jesús” (Io.12, 20-23). Y ¿por qué recurre Felipe a Andrés? Pues porque los dos eran paisanos, de Betsaida y posiblemente había una gran amistad entre ellos.

"La vocación de San Andrés", óleo manierista de Federico Barocci, siglo XVI.

En el pasaje de la multiplicación de los panes (Io. 6, 5-10) se dice:”Alzó Jesús los ojos y viendo venir a mucha gente, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos panes para que coman todos ellos? Decía esto para probarlo, pues Él sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno de ellos tome un poco. Dijo entonces Andrés, el hermano de Simón Pedro: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces, pero ¿qué es esto para tantos? Dijo Jesús: Hacedlos sentar. Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron pues alrededor de cinco mil hombres…” Otra vez, Felipe y Andrés juntos. Está claro que había buena relación entre ellos. Se menciona también a Andrés en Mc. 13, 3 y Hechos 1, 3. Ya no existen otras menciones en el Nuevo Testamento. No existen elementos históricos seguros para reconstruir su vida y su apostolado después de Pentecostés.

¿Qué dice la tradición? Existe un escrito del siglo III llamado “Fragmento Muratoriano” que entre las líneas diez y quince dice: “que le aconsejaban a Juan que escribiese el cuarto evangelio; él dudaba y se lo consultó a Andrés. Andrés le dijo que lo hiciera y que luego todos lo revisarían”. Orígenes afirma que Andrés evangelizó Escitia (región entre los ríos Danubio y Don), el Ponto Euxino, Capadocia, Galacia y Bitinia y que desde allí, marchó a Acaya en Grecia. La capital de Acaya es Patrás. El Martirologio Jeronimiano recuerda el día 5 de febrero la consagración del obispo de Patrás por parte de Andrés y según la tradición, en Patrás sufrió el martirio en tiempos de Nerón, un 30 de noviembre atado en una cruz en forma de aspa. Posiblemente en el año 63.

San Gregorio de Tours, que vivió en el siglo VI en el “Liber de miraculis Andreae apostoli” describe la actividad apostólica de Andrés desde Jerusalén hasta Grecia, haciéndole pasar por las regiones cercanas al Mar Negro. Pero pronto la leyenda se apoderó de la vida de San Andrés. Desde finales del siglo II circulaba un texto llamado “Los hechos de San Andrés”, que son retocados, rehechos con posterioridad en más de una ocasión. Se trata de narraciones de fábulas románticas, de contenido predominantemente herético, que se escribe en ambientes dominados por los eucatritas y difundida también entre los maniqueos. Así lo dice San Agustín en su obra: “De fide, contra Manicheos”.

Restos de la cruz de San Andrés venerados en Patrás (Grecia).

Sin embargo, Amann dice que estos “Hechos de San Andrés” sólo tienen algunas inexactitudes teológicas, pero no una heterodoxia consciente y premeditada de su autor. En algunas de las manipulaciones de esta obra se supone que se inspiró una especie de circular que narraba el martirio de Andrés y que enviaron los presbíteros y diáconos de Acaya a todas las demás iglesias. Se dice en esa circular que fue condenado por el prefecto Egeas a morir atado a una cruz en forma de aspa (lo que ha venido a llamarse la cruz de San Andrés) y que murió después de estar tres días predicando. Una leyenda dice que Andrés, estando en Tracia, consagró al primer obispo de Bizancio (Constantinopla), pero eso es absolutamente falso ya que el primer obispo de Bizancio es San Mitrófanes, que vivió en el siglo V.

A mediados del siglo IV las reliquias de San Andrés fueron llevadas a Constantinopla y San Paulino de Nola dice que fue con la intención de poder competir con Roma, que poseía las de San Pedro. En el siglo XIII, los cruzados robaron las reliquias en Constantinopla y las llevaron a Amalfi (Salerno) en la Campania Italiana. Desde entonces, allí se encuentran.
En el año 1462, siendo Papa Pío II, la cabeza se llevó al Vaticano y en el año 1964, accediendo a los deseos del metropolita Constantino de Patrás, el papa Beato Pablo VI devolvió parte de ella a Patrás el día 23 de junio. Esta reliquia está considerada como un símbolo de unión entre Roma y Constantinopla. Desde entonces, todos los 29 de junio, festividad de San Pedro, una delegación del Patriarcado Ecuménico visita el Vaticano y todos los 30 de noviembre, festividad de San Andrés, una delegación del Vaticano visita el Patriarcado Ecuménico en El Fanar, Estambul (Turquía<).

Cráneo de San Andrés. Catedral de Amalfi, Salerno (Italia).

El culto al Apóstol es inmemorial tanto en Oriente como en Occidente. Existen numerosos testimonios: en Milán en tiempos de San Ambrosio, en Brescia (Italia) y Rouen (Francia) desde el siglo V. En Roma, el papa San Simplicio (468-483) le dedica la primera iglesia; el papa San Símaco (498-514) le consagra una de las rotondas construidas al sur de la primitiva basílica vaticana y San Gregorio Magno (590-604) erige en su honor un monasterio en el Monte Celio. En Ravenna se desarrolla su culto desde el siglo V y en España, la Liturgia Mozárabe lo celebraba con Misa y Oficio propios.

Altar de las reliquias de San Andrés. Patrás (Grecia).

Hablar de su culto en Oriente daría para un artículo entero.
Se le representa como persona mayor, de rostro severo y con barba, normalmente agarrado a un libro y su cruz.

Para escribir este artículo he utilizado: El Nuevo Testamento, el “Acta Apostolorum apocrypha” publicado en 1898, el “Sinaxario Constantinopolitano<”, col 265-266, el “Martirologio Romano”, el “Martirologio Jeronimiano” así como los trabajos sobre Historia Eclesiástica, realizados por el profesor Gordini del Seminario Pontificio de Bolonia (Italia).

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

27 pensamientos en “San Andrés de Betsaida: apóstol y mártir

  1. Como siempre, gracias a Antonio por recordar al santo, y más me alegra a propósito de mi onomástico. Como dato curioso: las ordenaciones de presbíteros y diáconos celebrados en la antigua basílica de san Pedro tenían su lugar en la rotonda que Antonio nos recuerda. Ahra, sólo una cuestión: ¿si es procedente llamar “altar” al lugar donde reposan las reliquias del apóstol, según las fotos del artículo? Aunque en su forma artística oriental se corresponde, no se si también en su ubicación en el templo y en cuanto a su función litírgica. Y bueno, muy curiosa la mención de los “hechos de san Andrés” a los que he tenido acceso… como suele ocurrir con los apócrifos, son bastante exuberantes en sus narraciones.

  2. Antonio, siempre es un placer leer tus artículos, por la sencillez y naturalidad con que nos acercas a los Santos, y por supuesto porque fundamentas muy bien tus afirmaciones.

    Mi curiosidad va acerca de la supuesta cruz de San Andrés, yo deduzco que será falsa como falsos son todos los lignum crucis que se atribuyen a la Vera Cruz de Jesucristo… pero me pregunto si se han realizado estudios a esa madera para datarla o al menos, determinar su naturaleza y si tiene algún tipo de resto de polen, sangre, o algo por el estilo. Me parece realmente curiosa y pensaba que no existía.

    Por otra parte, ¿es realmente una cruz en forma de aspa, o estamos hablando del tradicional ecúleo o caballete, el patíbulo de tormento en el que se acababa por dejar al reo colgado, y que vemos en casos como el de Vicente o Eulalia?

    Curiosidades aparte, felicitarte de nuevo porque logras que Santos que son ya muy conocidos y estamos acosumbrados a oírlos mencionar en los Evangelios o a verlos en las obras de arte, los veamos con nuevos ojos y apreciemos más su presencia en esta historia de la salvación.

    • Ana Maria no estoy de acuerdo contigo en que todos los lignum crucis de la Vera Cruz sean falsos.
      Si creemos en lo ocurrido como historicamente (y pienso obviamente que tu lo crees) no creo que sea tan descabellado que recogieran en algun momento dado fragmentos o partes de la cruz donde dio su vida por la humanidad Cristo.
      Creo recordar que estas cruces se reutilizaban,no?
      No es tan descabellado que haya llegado hasta nuestros dias algo tan preciado por los cristianos y que seguramente debieron de proteger bien.

      Antonio el articulo muy preciso y con muchos datos que desconocia,gracias por las fotos que nos muestras y compartes con nosotros.

      • Lo siento, pero me parece poco probable que un patíbulo de suplicio reutilizado constantemente llegara a nosotros. La madera absorbía tanta sangre y tantos fluidos humanos que acababa por pudrirse, se hacía leña con ella y al fuego.

        Eso pasó con la cruz de Cristo, con las demás cruces habidas y por haber, y a la larga, con muchos instrumentos de tortura hechos de madera.

        Por otra parte, en el siglo I y en la Jerusalén de la Pasión, dudo mucho que alguien tuviera ningún interés por un instrumento que era viva imagen de la vergüenza y la humillación. La cruz no se convierte en simbolo cristiano hasta bien entrado el siglo IV, anteriormente, es rechazado por su carácter de instrumento de tortura.

        Para cuando la gente empezó a entusiasmarse por la veneración de reliquias, hacía ya un par de siglos que la cruz de Cristo habría desaparecido después de pudrirse y quemarse tras sus muchos usos.

        Sinceramente, creer que entre los miles de millones de lignum crucis pueda haber uno auténtico, me parece desconocer esta realidad histórica de la cultura cristiana.

        • Ana Maria sintiendolo mucho tu no puedes saber de primera mano que paso absolutamente con niguna de las cruces o maderos que servian para crucificar,asi que permitenos a los que pensamos diferente tener tambien nuestras opiniones y no tratar de cortarlas en seco como (puede que inconscientemente) haces.

          • Abel, te aseguro que lo que he dicho no me lo he sacado de la manga, he estudiado el período y conozco bastantes cosas del tema.

            Yo respeto profundamente tu opinión y no trato de cortarla en seco, como dices, pero tengo que aportar la mía que en este caso, está respaldada por mis estudios (y no lo digo con pedantería, sino para que veas que no me lo invento porque sí). De la crucifixión y de los maderos para crucificar sé algo más de lo que está dicho aquí y que aprovecharé para publicar más adelante.

            Te agradecería que no adoptaras esta actitud tan frontal conmigo, las cosas son como son y no me las invento para fastidiar. Hay científicos y especialistas, dentro y fuera de la Iglesia, que llevan muchos años estudiando este tema y está perfectamente claro y asumido, sin lugar a discusión.

  3. Ana Maria,
    Como tu bien sabes el ecúleo era una especie de caballete de madera donde ponían al mártir y lo estiraban para descoyuntar sus miembros. No es el caso de San Andrés; se afirma que fue crucificado en una cruz en forma de aspa y que permaneció vivo tres días.
    Sobre si la cruz es verdadera o no, solo decirte que poner la mano en el fuego no la pongo, pero hace muchos siglos que si es considerada como tal y desde luego los análisis realizados confirman que es de la época.

      • Ana Maria sabes que hay todo tipo de objetos de madera muchisimos mas antiguas que han llegado hasta nuestros dias,sin ir mas lejos del antiguo Egipto por ejemplo,y no me digas que todas se pudren porque absorben agua,sangre y demas(referente a la cruz),porque eso lo podriamos trasladar a otro tipo de cosas,como los cuerpos incorruptos y toda la gama de metodos por los que se han conservado,igual puede pasar con un trozo de la Vera Cruz.

  4. Respecto a la cruz en aspa , sea ecúleo como instrumento para descoyuntar miembros o como estructura para dejarse morir , sólo conozco dos santos como son Andrés y Vicente en que se les relacione iconográficamente con dicha cruz. Conocéis de alguna otra obra de arte , especialmente pictórica , en que se represente a otro santo con ese elemento?

      • Una pregunta para Abel,
        ¿Sabes por qué el Vaticano no concede ningún lignum crucis con “auténtica”?
        La “auténtica” es el certificado que la Lipsanoteca Vaticana adjunta a toda reliquia que facilita; tu lo sabes porque tienes algunas. ¿Y por qué no da lignum crucis? Y si en ocasiones rarísimas los da, ¿por qué los da sin “autentica”? ¿Querrá esto decir algo? Pues claro que lo quiere decir y es que el propio Vaticano duda de la autenticidad de los lignum crucis.
        Seguro que en la Primitiva Iglesia nadie se preocupó de buscar un patíbulo que fue reutilizado y con el miedo que tuvieron los discípulos hasta Pentecostés, ¿tu crees que se preocuparon de eso? ¿Y después? Predicaban a Cristo Resucitado que era lo que verdaderamente contaba.
        Y lo del descubrimiento de Santa Elena, solo es una tradición tardía a la que ningún hagiógrafo serio le da la menor credibilidad.
        Por supuesto que tu puedes pensar lo que quieras y es muy respetable tu pensamiento, pero a la cruz la veneramos e inclusive en algunas fechas la adoramos por lo que representa: en ella murió Nuestro Salvador para redimirnos. Por eso se le canta el precioso himno “Vexilla Regis prodeunt”

        • Pues personalemnte no me parece bien que se envien trozos de “Lignum crucis” sin estar autentificados,como si fuera “un posible”.
          En cuanto a la invencion de la Santa Cruz por Santa Elena no es tan descabellado,se sabe que estuvo en tierra santa y dirigio unas excavaciones,¿o esto tampoco es historico?

          • Abel,
            Yo estoy de acuerdo contigo en que, si existen dudas sobre la autenticidad de una reliquia, no debe darse, pero el Vaticano sará lo que hace y por qué lo hace.
            En cuanto al tema del descubrimiento de la Santa Cruz por parte de Santa Elena. Es una tradición muy antigua, pero documentos de la época, que yo sepa, no hay ninguno. Y el que Santa Elena mandará construir y excavar iglesias, no quiere decir nada más que eso, que construía y excavaba. Y que conste que yo nunca diré tajantemente que la Santa Cruz no fuera descubierta: digo que hay dudas razonables.

          • Los lignum crucis que traen autentica ciertamente no los emite el Vicariato de Roma (la lipsanoteca), si las stauroteca (relicario con lignum crucis) viene acompañada de un documento ambos son emitidos por algún obispo o cardenal, con fe meramente humana sin obligación en conciencia.

  5. Como siempre excelente Antonio, personalmente tengo poco conocimiento sobre los apóstoles ya que no es mi tema de particular interés, mira que analizarlo desde sus orígenes griegos ha sido una grata sorpresa. Gracias por tus aportaciones. En cuanto a la cuestión de las reliquias estoy de acuerdo contigo, si la propia iglesia no emite opiniones rígidas acerca de la autenticidad de los lignum, quiénes somos nosotros para aseverar que se trata de elementos auténticos o falsos sin pruebas que nos respalden. Coinicido también con Mel, una cosa es el surgimiento del culto a la reliquia y otra muy distinta la invención de las mismas, corresponde a momentos diferentes que responden a las necesidades de las sociedades que las crean, aunque se trata de un tema delicado que implica un tanto el subjetivismo y la fe, no podemos negar que el rigor histórico es necesario y una cosa es asegurar que todos los lignum crucis son falsos o auténticos y otra negar que contamos con reliquias verdaderas que han logrado aprobar los exámenes de autenticidad. En fin, que este tema da para largo!

  6. Dear Antonio,

    e very nice article, indeed. With your help (photos) I wrote also an article about the history of his Relics, in the Journal of the Romanian Patriarchate. I have but a curiousity. As I have noticed, a part of the Head of the Apostle is in Amalfi and one in Rome. And the third in Patras and if I good remember, there are in all 3 places parts of his upper part. Is it that really possible? Could be somewhere during the moving, be a mistake and one of the 3 churches not to have real relics of the saint?

  7. Dear Dumitru,
    The relics exposed in Rome are the same venerated in Amalfi. The skull is also the same, a part of it is venerated in Patras, and the other part in Amalfi, but it’s the same skull.

Deja un comentario