San Juan de la Cruz, fraile carmelita descalzo

"Verdadero retrato de San Juan de la Cruz". Anónimo del s. XVI. Carmelitas descalzos de Úbeda (España).

Era el tercer hijo de Gonzalo de Yepes y de Catalina Alvarez y nació en Fontiveros (Ávila) en el año 1542. Con dos años y medio quedó huérfano de padre y desde ese momento, la familia empieza a ir mal económicamente, así que desde Fontiveros se marchan a Arévalo donde se quedaron hasta 1551. En ese año se van a Medina del Campo (Valladolid) donde Juan, con nueve años, es admitido en el Colegio de la doctrina donde inicia sus estudios. Aprende los oficios de carpintero, sastre, tallista y pintor. Allí en Medina se presta a ser monaguillo en la iglesia de la Magdalena y como enfermero en el hospital de la Concepción. De 1559 a 1563 estudia humanidades en el Colegio de los jesuitas y en 1563, con ventiún años de edad, viste el hábito de carmelita en el convento de Santa Ana y después de un año de noviciado, emite los votos simples.

Ya fraile, desde Medina del Campo se va a Salamanca donde estudia filosofía y teología en la universidad y en el colegio carmelita de San Andrés; se ordena de sacerdote en 1567 y celebra su primera misa en Medina del Campo, teniendo allí su primer encuentro con Santa Teresa, empezando a conocer la reforma que ella traía entre manos. Él y Santa Teresa fundan el convento de las carmelitas descalzas de Valladolid, inaugurando el monasterio el día 15 de agosto de 1568 y allí se queda para, como él mismo dice, “informarse sobre el modo de vida de las carmelitas”. Santa Teresa se aprovecha de esto para enseñarle cómo viven las carmelitas y cómo cumplían la Regla con todo su primitivo rigor. Una vez informado de esta forma de vida, discute con Santa Teresa cómo poder hacer lo mismo con los frailes, o sea, que estos vivieran el mismo espíritu de fervor y celo apostólico de Teresa. La piedra fundamental de esta nueva obra teresiana será Fray Juan, del cual Teresa era una admiradora y al que elogia en sus escritos en numerosas ocasiones.

Ambos fundan otro convento en Duruelo (Ávila) en una casa que Teresa había conseguido. El 28 de noviembre de 1568 celebró allí la primera Misa que él llamó “en el portal de Belén” porque era una casa modestísima y mal acondicionada. Así se inició la vida reformadora entre los frailes carmelitas, en Duruelo. Así, Fray Juan se convierte en el primer carmelita descalzo cambiando su nombre de Fray Juan de San Matías por el de Fray Juan de la Cruz. Desde febrero de 1569 hasta abril de 1571 se encarga como maestro del noviciado de Duruelo y posteriormente en Mancera de Abajo (Salamanca). Entre los meses de junio y septiembre de 1570 está en Pastrana para fundar otro noviciado y posteriormente marcha a Alcalá de Henares, en Madrid, como rector del colegio de los carmelitas descalzos.

Icono del Santo imitando el estilo ortodoxo. Iglesia de los PP. Carmelitas de Segovia (España).

El 6 de octubre de 1571, Teresa está de priora en el convento de la Encarnación de Ávila y solicita y obtiene del Comisario Apostólico Pedro Fernández, que Juan de la Cruz sea nombrado confesor del monasterio. Así, el santo tuvo que irse a Ávila donde llegó a finales de mayo de 1572, quedándose allí hasta el mes de diciembre de 1577. El influjo espiritual que en este tiempo ejerció Juan en el monasterio y en toda la ciudad fue muy notable.

Los malos entendidos, los conflictos de jurisdicción y la animadversión de los carmelitas de la Antigua Observancia contra los Carmelitas Descalzos hicieron muy penosa la vida del santo. Fue arrestado y llevado desde Ávila a Toledo en la primera semana de diciembre de 1577, condenado como desobediente a los superiores de la Orden, como rebelde y contumaz, pasando nueve meses como prisionero en la cárcel del convento de Toledo; pero en el mes de agosto de 1578 se fugó de la cárcel y el 9 de octubre, en una reunión de los carmelitas descalzos en Almodóvar del Campo fue nombrado vicario del convento del Calvario de Jaén. El 13 de julio de 1579 marcha a Baeza (Jaén) donde inauguró el colegio de los descalzos del que fue rector hasta el mes de enero de 1582.

Desde el 3 al 16 de marzo de 1581 participa en Alcalá de Henares en el Capítulo en el que los carmelitas descalzos se separan del resto de la Orden y se constituyen como Provincia conforme lo había concedido el Papa Gregorio XIII en el Breve Apostólico “Pia consideratione”.  En este Capítulo Juan participó activamente y fue nombrado tercer definidor de la nueva Provincia. En enero de 1582 tomó posesión del priorato de los mártires en Granada, siendo nombrado en octubre de 1585, Vicario Provincial de Andalucía. Esta nueva responsabilidad la ejerció muy activamente, mostrando grandes dotes de gobierno y siendo muy estimado por todos los frailes y las monjas andaluzas. Esta responsabilidad la dejó en el Capítulo celebrado en Valladolid el día 18 de mayo de 1587, siendo elegido por tercera vez como prior de Granada. El 10 de julio de 1587, el Papa Sixto V con el Breve Apostólico “Cum de statu”, concedió a los descalzos la facultad de elegir un Vicario General sometido a la obediencia del Padre General de la Orden y el 18 de junio de 1588, un año después, se reunió en Madrid el Primer Capítulo General, siendo elegido Fray Juan de la Cruz como primer Definidor General y el 10 de agosto se establece en Segovia y asume también el gobierno de la comunidad.

En el Capítulo General Extraordinario reunido en Madrid en junio de 1590, se opuso a algunas de las decisiones que había tomado el Vicario General Nicolás Doria y en el siguiente Capítulo General Ordinario celebrado en Madrid un año más tarde, le quitan toda responsabilidad en la Orden y así, desprovisto de sus cargos pero con una gran paz y serenidad interior se volvió a Andalucía llegando al solitario convento de La Peñuela, en Jaén, el día 10 de agosto. Un mes más tarde cayó enfermo y el 28 de noviembre tuvo que irse al convento de Úbeda, a fin de curarse.

Talla barroca del Santo, siglo XVII. Segovia (España).

Al mismo tiempo que sufría físicamente, tuvo que soportar una vergonzosa persecución contra él llevada a cabo por un resentido fraile, Diego Evangelista, de quién se dice que era un hombre muy colérico. También el prior de Úbeda sentía animadversión hacia Juan, pero él jamás se turbó dando al propio prior un extraordinario ejemplo de obediencia, obedeciendo hasta las órdenes más injustas.

Murió santamente en Úbeda, en la medianoche del 13 al 14 de diciembre de 1591 a la edad de cuarenta y nueve años. Fue el primer carmelita descalzo santo, doctor y maestro indiscutible en los caminos del espíritu. Sabía comunicar su pensamiento y enseñanza y llegar a los corazones de quienes le escuchaban. A lo largo de estos últimos siglos han sido muchos sus discípulos en la predicación, en el confesionario y en las catequesis.

Fue un santo escritor; escribió numerosas obras y no todas han llegado hasta nosotros. Se cree que solo conocemos las obras escritas en sus últimos catorce años de vida y estas se pueden dividir en cuatro períodos:

- En la cárcel de Toledo: sus obras son exclusivamente poéticas y escribe sin que nadie se lo pida. Escribe recluido en la cárcel, entre 1577 y 1578.

- En el convento del Calvario y en Baeza. Escribe comentarios adicionales a algunas estrofas de sus poesías, entre 1578 a 1581.

- Cuando está en Granada. Termina de escribir algunas obras iniciadas antes e inicia algunas nuevas que no termina. Revisa y retoca sus obras anteriores; es el período más activo de su “carrera literaria” y es entre 1582 y 1588.

- Cuando está en Segovia, La Peñuela y Úbeda. Como su salud empeora, baja su actividad literaria; retoca algunas obras anteriores y es entre 1588 a 1591.

Aunque sea someramente enunciemos algunas de sus obras:

Obras poéticas:

En una noche oscura”: Son canciones del alma que se alegra de estar unida al más alto estado de perfección, de unión con Dios.

Cántico espiritual”: Canciones del alma a su Esposo (Cristo). La obra no fue escrita de una sola vez. En la cárcel pudo componer las treinta y nueve estrofas del cántico primero y en Baeza, las cuarenta del segundo.

Qué bien se yo la fuente”: Cántico del alma que se recrea en conocer a Dios por la fe. Es un maravilloso poema escrito en la cárcel.

Romances: Es una serie de nueve poemas, literariamente muy simples, pero muy ricos en doctrina bíblico-dogmática. Están inspirados en el prólogo del Evangelio de San Juan: “In principio erat Verbum….”. Son trescientos diez versos escritos en su mayoría en la cárcel de Toledo: “Un pastorcillo”, “Llama del amor viva”, “Entréme donde no supe”, “Vivo sin vivir en mí”, “Tras de un amor lance”, “Sin arrimo y con arrimo”, “Por toda la hermosura”, “Del Verbo Divino” y “Suma de perfección”, son sus otras obras poéticas, pero en este espacio tan corto ni siquiera es posible glosar lo más mínimo alguna de ellas.

Imagen del sepulcro actual del Santo en Segovia (España). Fotografía de Joaquín Hernández.

Obras en prosa:

Cautelas”: Instruye y adiestra al alma en su lucha contra sus tres enemigos: mundo, demonio y carne.

Avisos a un religioso”: Es una guía para conseguir rápidamente la perfección religiosa. Trata de la resignación, de la mortificación, de la soledad y de otras virtudes que han de tener sus religiosos.

Dichos de luz y de amor”: Son pensamientos que sugieren una especie de código para caminar según las normas enseñadas por Cristo.

Otras obras escritas en prosa son: “Censura y parecer”, “Las Ordenanzas”, que son unos estatutos para la Cofradía de los Nazarenos que estaba establecida en la iglesia de los carmelitas descalzos de Baeza y “El Epistolario”, muchas de cuyas cartas se han perdido. Las que se conservan son un tesoro y fueron escritas en los últimos seis años de su vida. Revelan una madurez y una finura de espíritu verdaderamente extraordinarias.

Obras mixtas:

Solo enumerar “El Monte”, “La subida del Monte Carmelo” (esta es su obra más voluminosa y más metódica), “La noche oscura” (distinta a la escrita solo como poesía), “El cántico espiritual”, “La llama de amor viva”, etc. Es una verdadera pena no poder ni tan siquiera hablar de una de ellas. Lo que sí recomiendo es leer a San Juan de la Cruz. Es una verdadera delicia y estas obras se pueden encontrar en cualquier librería especializada. Vale la pena comprarlas y leerlas.

Él, cuando escribe sus obras, se inspira en la ciencia, se inspira también en su experiencia personal y en las experiencias de las personas a las que él había dirigido espiritualmente, pero sobre todo, se inspira en las Sagradas Escrituras. Él era culto, había estudiado en Salamanca y conocía las obras de los Santos Padres. También conocía el pensamiento de Santa Teresa e incluso a autores profanos como Aristóteles, Boecio, Ovidio y otros. Sus grandes temas son la unión del alma con Dios, el estado de perfección, el amor, el matrimonio espiritual del alma con Cristo y el camino a seguir para conseguir esta unión mística.

Vamos a dejar su obra y a decir algo sobre su culto. Inmediatamente después de su muerte se extendió su fama de santidad. Su cuerpo estaba en Úbeda (Jaén) donde había muerto el 14 de diciembre de 1591 como dije antes, pero en secreto fue llevado a Segovia dos años más tarde y en este traslado se hacen las primeras amputaciones al cuerpo para obtener reliquias. Cinco años después de su muerte, el Papa Clemente VIII ordena que se restituya, se devuelva el cuerpo a Úbeda, pero solo llegaron allí algunas partes del cuerpo, ya que otras ya se habían distribuidos por numerosos conventos de la Orden. El proceso canónico lo inició el obispo de Valladolid en el año 1615 y posteriormente se envió a Roma. Ya antes, los superiores de la Orden, en el año 1603, dieron orden de que se recuperara toda la documentación existente sobre él y también la enviaron a Roma en el año 1618.

Relicario del Santo en Úbeda (España).

Fue declarado Venerable el día 7 de noviembre de 1662. El 6 de octubre de 1674, Clemente X aprobaba los milagros que se habían presentado a su consideración y el mismo Papa, el 25 de enero de 1675 publicaba el Breve Pontificio de beatificación, beatificación que se celebró solemnemente en Roma el 21 de abril siguiente. El Papa Benedicto XIII aprobó otros milagros atribuidos a su intercesión el día 12 de enero de 1726 y lo canonizó el 27 de diciembre del mismo año con la Bula “Pia mater Ecclesia”. Está sepultado en Segovia, en la iglesia de los carmelitas descalzos, en una capilla monumental restaurada en 1926.

Desde casi inmediatamente después de su muerte, aun antes de ser beatificado, se le atribuía, indebidamente,  el título de Doctor de la Iglesia, aunque su obra fue analizada con lupa por el Santo Oficio, porque la misma Inquisición no se fiaba de él. Ni la beatificación ni la canonización impidieron que algunos iluminados malinterpretaran su obra. Pero muchas voces se levantaron para solicitar de Roma que fuese declarado solemnemente Doctor de la Iglesia. Esto, finalmente se consiguió cuando el Papa Pío XI, el 24 de agosto de 1926 firmó el Breve Pontificio “Die vicesima septima”. Ya en el año 1600, setenta y cinco años antes de ser beatificado fueron difundidas tres antífonas con dos oraciones de invocación al aun no beato. Dos años después de la beatificación fue aprobado su oficio litúrgico y su fiesta fue fijada el día 14 de diciembre, día de su muerte.

El 28 de marzo de 1726 se aprobaba su elogio en el Martirologio Romano y el 22 de marzo de 1732 se aprobaba un nuevo Oficio Litúrgico con Misa propia. El 13 de agosto de 1927 le fue concedida a la Orden Carmelita un prefacio propio para el día de su fiesta. Es patrono de algunas diócesis españolas, de la Casa Imperial Alemana y del Ducado de Mantova en Italia; esto último lo dispuso el Papa Benedicto XIII en 1729. El Beato papa Inocencio XI lo nombró co-patrono de Palermo.

Antonio Barrero

14 pensamientos en “San Juan de la Cruz, fraile carmelita descalzo

  1. Muy buen articulo:
    Nuestro amigo Alejandro Andrade estara feliz por saber algo del Santos del cual tomo fotos de una serie de pinturas alusivas a su vida.
    Tambien es San Juan de la + es patrono de la Ciudad de Puebla de los Angeles, como abogado y defensor contra el comun enemigo (demonio) segun la Vision de una monja Carmelita Dezcalza del Monasterio de Sn Jose en la misma Ciudad (primer monasterio carmelita descalza en America.) llamada sor Isabel de la Encarnacion. El Patronato fue jurado por el Ayuntamiento de la Ciudad y la cual asistia devotamente a la misa de su festividad en la capilla de Convento del Carmen en la misma ciudad tambien es patrono contra los rayos esto en pleno siglo XVII

  2. Tacho,
    Desconocía absolutamente la visión de Sor Isabel de la Encarnación. Vuestros comentarios y aportaciones enriquecen siempre la información que se pretende dar en cada artículo.
    Debiéramos estar más conectados los amigos de uno y otro lado “del charco”.
    Muchas gracias.

  3. Desconocía muchas cuestiones concretas relativas a la vida del Santo porque yo lo he conocido y estudiado más como figura literaria, al ser uno de los escritores místicos más relevantes de la literatura española. Sus poemas son una maravilla y algunos hasta han sido versionados y musicalizados por artistas contemporáneos (recomiendo la versión de Loreena McKennit “Dark Night Of The Soul” -Noche oscura del alma-, una preciosidad), pero la verdad es que aparte de haber leído los principales, no he profundizado mucho más. Tendré que echar mano a la biblioteca de mi suegro, que tiene sus obras completas, en varias ediciones. Hasta su hermano se llamaba Juan de la Cruz en honor al santo, en su familia le tenían mucha devoción.

    Y una pregunta de ignorante… ¿el “Vivo sin vivir en mí” no era de Santa Teresa? ¿Es de San Juan entonces? Qué lío me acabo de hacer.

    • Santa Teresa escribió el “Vivo sin vivir en mi”, pero San Juan de la Cruz cogió este poema y lo aprovechó para desarrollar un tema muy presente en él: el amor impaciente.
      Así que hay dos poemas con el mismo nombre: uno de cada Santo.

  4. Antonio es una lastima que yo todo esto de poemas versos y demas no haya manera de que me guste ni entienda,ni tan siquiera “Las Moradas” de Santa Teresa (que es algo bastante distinto) comprendi,es mas,acabe con un caos que no veas,jajaja.

    ¿Me podrias comentar junto con que otros santos fue canonizado San Juan de la Cruz?.

    • El 27 de diciembre de 1726 fueron canonizados San Juan de la Cruz, San Francisco Solano y San Peregrino Laziosi.
      Ese mismo Papa, pero en otras fechas, canonizó a San Luis Gonzaga, San Estanislao de Kostka, Santa Margarita de Cortona, San Juan Nepomuceno, Santo Toribio de Mogrovejo, San Jacobo de la Marca y Santa inés de Montepulciano.

  5. Tengo la duda del motivo por el cuál el Cristo de San Juan de la Cruz de Salvador Dalí lleva el nombre del místico al cuál recordamos hoy en este magnífico artículo. Por otro lado , decir de este Cristo que siempre me pareció impactante esta Crucifixión ingrávida con el cuerpo de Cristo en escorzo viajando hacia quien mira el cuadro.Una verdadera aventura visual…

    • Estimado usuario, hemos tomado esta medida para evitar que usuarios del blog puedan usar direcciones de correo electrónico falsas, lo que les permitía quedar impunes en el caso de que faltaran al respeto a otros usuarios, cosa que ya se ha producido. Para evitar esta molestia te recomendamos que te registres en el blog. Así podrás iniciar sesión y tus comentarios serán automáticamente aprobados, ya que esta medida es sólo para los que no han iniciado sesión.

      Agradecemos vuestra compresión y, como siempre, estamos abiertos a cualquier sugerencia.

  6. Salvador Dalí, para pintar este Cristo, se inspiró en un dibujo de San Juan de la Cruz conservado en el monasterio de la Encarnación de Avila; quizás de aquí le venga el nombre.

  7. San Juan de la Cruz ha sido el doctor místico que más ha marcado el camino espiritual de muchas personas… doy mi testimonio del influjo de la espiritualidad carmelitana en la ciudad de Medellín, donde resido… conozco algunos esudios que le encuentran muchos puntos cercanos con el sufismo y el budismo zen. También valga mencionar que, actualmente, muchos espirituales contemporáneos parten de Juan de la Cruz para proponer un camino místico acorde con las exigencias de éstos tiempos: menciono especialmente el trabajo de Willian Jhonston, s.j.

  8. Muchas gracias por la información, Antonio.
    La verdad que nunca me ha causado mucho curiosidad la historia de este santo, pero en cambio si que me han interesado mucho sus poemas y escritos.
    De nuevo, muchas gracias, el articulo esta muy trabajado ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>