Santa Bárbara: la mártir que vino de Oriente

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La Santa auxilia a un minero agonizante. Óleo de August Von Heyden. Parroquia de Santa María de Dudweiler (Alemania).

Hoy, día 4 de diciembre, celebramos a otra de esas grandes mártires de la Antigüedad cuya presencia en la cultura cristiana ha sido constante, tanto en la tradición como en la iconografía. Probablemente todos hemos oído citar a Santa Bárbara más de una vez o la hemos visto en iglesias, capillas y estampas. Su popularidad es tal que siempre nos ha acompañado de algún modo, y además recibe igual veneración por parte de los cristianos católicos que de los ortodoxos (quienes la incluyen con la categoría de Gran Mártir al nivel de Santa Catalina, San Jorge y otros). Hablemos de ella.

La historia que conocemos es extremadamente popular, sin embargo, antes que nada cabe puntuar que ésta procede de la síntesis de diversos textos diferentes, escritos originalmente en griego y traducidos luego varias veces al latín, con las variaciones y alteraciones de los textos originales que ello ya supone. Y aun en estos mismos textos encontramos muchas divergencias y contradicciones, de modo que en general, tienen muy escaso valor histórico y son de matiz claramente legendario. Pero vamos a repasar esta síntesis de la que hablo.

Según este relato, Bárbara era la joven y hermosa hija de un sátrapa –administrador- de una provincia de Asia Menor llamado Dióscoro, quien la hizo encerrar en una torre. Ella, ansiosa de Cristo, encontró el modo de comunicarse con el sabio Orígenes, quien le mandó un ministro suyo para instruirla en la fe y bautizarla. Otras versiones de este mismo texto dice que fue ella sola la que se instruyó y bautizó (¡!) sumergiéndose en la piscina de su casa; o incluso, que Jesús se le apareció y la bautizó Él mismo, o que envió a San Juan Bautista para bautizarla (sirva esto de ejemplo para ver cómo difieren unos textos de otros). La torre donde vivía tenía dos ventanas, y ella mandó a unos albañiles abrir una tercera. Cuando su padre le preguntó por qué había dado tal orden, ella respondió que con esas tres ventanas quería honrar a la Santísima Trinidad. En esto Dióscoro montó en cólera y la amenazó con la espada, ella huyó, pero fue delatada por unos pastores y entregada al padre, y como éste no la pudiese hacer desistir de su fe, la entregó al gobernador local, un tal Marciano.

Éste recurrió a todo tipo de tormentos para castigar a la joven: fue azotada, quemada, desconyuntada en el potro, le echaron sal en las heridas, se las hurgaron y abrieron todavía más, le golpearon la cabeza con martillos, le arrancaron los pechos con tenazas. Ninguno de estos salvajismos venció la voluntad de Bárbara, y admirada por esto, una mujer que observaba su tormento, de nombre Juliana, confesó su fe y se unió a ella en el martirio. Ambas fueron nuevamente torturadas, paseadas desnudas por la ciudad a la vista del populacho entre pedradas e insultos, y finalmente decapitadas. Dióscoro en persona se encargó de matar a su hija, por lo que cayó un rayo del cielo que le fulminó al instante.

Martirio de la Santa. Óleo de Antonio Concioli. Catedral de Rieti (Italia).

Martirio de la Santa. Óleo de Antonio Concioli. Catedral de Rieti (Italia).

Éste es el relato, que, con más o menos detalles, ha llegado a nosotros. Pero, ¿hasta qué punto es creíble? Las contradicciones y divergencias, por desgracia, no pintan un panorama muy halagador. Por ejemplo, la fecha del martirio: algunos de esos textos dicen que murió en tiempos de Maximino el Tracio (235-238), otros, bajo Maximiamo (286-305) y otros bajo Maximiano Daia (308-313), coincidiendo, por tanto, con la fecha propuesta para el martirio de Santa Catalina. Pero parece que estos bailes de fechas y emperadores los motive que éstos tengan nombres tan parecidos o se hayan hecho malas traducciones.

Tampoco hay ningún consenso a la hora de establecer el lugar: unas versiones dicen que era de Antioquía, otras, de Nicomedia, y otras de Heliópolis. De hecho, el mismo nombre Bárbara, que no es más que un seudónimo, da a entender que ni siquiera era romana de origen (“barbara”, tanto en griego como latín, significa “extranjera”). Este apelativo, no sin cierto componente despectivo, ha llegado a nosotros como su auténtico nombre, cuando en realidad, desconocemos absolutamente cómo se llamaba.

Hasta ahora he hablado de las versiones griegas, pero si pasamos a los manuscritos en latín, las cosa se complica: éstos sitúan su martirio en la región italiana de Toscana (¡!), o incluso en Egipto, como se deduce de la cita del Martirologio de Adón: “En Turcia, el martirio de Santa Bárbara virgen bajo el emperador Maximiano.” Con lo cual podemos deducir, tristemente, que ante tanto baile de datos y fechas, no podemos concederle mucha credibilidad a esta multi-passio de mil versiones latinas y griegas.

Si acaso, la teoría del origen egipcio de la Santa parezca la más verosímil, ya que fue desde Egipto de donde vinieron sus reliquias, llevadas en el siglo VI por el emperador Justino a Constantinopla y posteriormente trasladadas por los venecianos a la iglesia de San Juan Evangelista de Torcello, al menos desde el año 1009.

Su culto experimentó gran difusión en Italia, siendo especialmente venerada en Toscana, Umbría, Lazio y Sabina. En el siglo VI ya tenía culto en Roma, pues Juan el diácono nos dice que San Gregorio Magno, cuando monje, acudía a rezar al Oratorio dedicado a ella, así como la existencia de otros oratorios similares, nos dice también el Liber Pontificalis respecto al siglo IX.

Vista del altar-sepulcro de la Santa en la cripta de la catedral de Rieti, Italia.

Vista del altar-sepulcro de la Santa en la cripta de la catedral de Rieti, Italia.

Se la invoca contra la muerte repentina, en alusión al padre fulminado por un rayo; de modo que la tradición acabó añadiendo que ella, antes de la muerte, prometió auxilio especial a quien la invocara en peligro de muerte sin confesión. Es por eso que aparece portando el Viático, primero en forma de cáliz, y a partir de la época barroca, en forma de custodia. Por este patronazgo de auxilio sacramental en peligro de muerte, fue escogida como una de los Catorce Santos Auxiliares de la tradición germana.

Empezó siendo representada junto a un pavo real, símbolo de inmortalidad, pero posteriormente se ha llegado a decir que eso se debe a que su padre la golpeaba con varas hechas de pluma de pavo entrelazadas, o que los flagelos, al impactar contra su cuerpo, se tornaban plumas de pavo y por tanto, la acariciaban sin herirla (¡!). Es muy posteriormente, conforme la leyenda se va agrandando y añadiéndose más detalles, cuando empieza a representarse con la torre, recordando que fue prisionera, con sus tres ventanas en honor a la Santísima Trinidad.

Más detalles sobre su iconografía: el cañón. Ella es patrona de todas aquellas profesiones que manejan el fuego y la pólvora (de hecho, el polvorín de un barco recibía el nombre de “santabárbara”). Hay muchas teorías en torno a esto, pero lo más probable es que todo ello proceda del rayo que mató a su padre: estallido, luz, fuego, trueno. Y a partir de ahí, su patronazgo sobre artilleros, militares, bomberos, mineros; su advocación contra las tormentas, contra los incendios… que todos conocemos de sobra. Gracias a estos colectivos de profesionales, el culto a la Santa ha seguido muy vivo hasta hoy.

Si su passio y su culto e iconografía no están exentos de controversia, lo mismo ocurre con sus reliquias. Ya hemos dicho que en Torcello están sus reliquias procedentes de Constantinopla, y así lo atestiguan los documentos datados, a lo más antiguo, en 1009. Pero también la ciudad italiana de Rieti dice poseer el cuerpo de la Santa, y lo mismo sucede con la ciudad de Kiev, en Ucrania, ya en ámbito ortodoxo. Los habitantes de Rieti sostienen que Bárbara habría padecido martirio en Scandriglia, ciudad próxima a ella, según reza una de los textos latinos; y lo mismo defienden los ortodoxos de Kiev, diciendo que el cuerpo les llegó directamente de Constantinopla, traído por el príncipe Miguel Izyaslavitch, quien lo dejó en la catedral de San Vladimir, donde aún se venera. En resumen, ¿quién tiene el auténtico cuerpo de la Santa? Torcello tiene todas las papeletas de ser la opción más verosímil, pero la polémica está servida.

Detalle de la urna con el cuerpo de la Santa expuesto a la veneración de los fieles. Catedral ortodoxa de San Vladimir, Kiev (Ucrania).

Detalle de la urna con el cuerpo de la Santa expuesto a la veneración de los fieles. Catedral ortodoxa de San Vladimir, Kiev (Ucrania).

En resumen: sobre la existencia histórica de Bárbara, mártir oriental, no cabe duda. Su culto y la certeza de su naturaleza de mártir están muy arraigados desde el siglo IV, por lo que podemos estar seguros de que existió y de que padeció martirio. Pero el relato (los relatos) que conocemos de ella, y de los cuales derivan su patronazgo e iconografía, son mucho más tardíos y son simples narraciones fabulosas sin credibilidad.

Debo concluir, finalmente, comentado que existe, además, otra Santa Bárbara, dicha de Cagliari, una mártir sarda que tiene veneración en  algunas localidades de Cerdeña desde el hallazgo de su sepulcro. Aunque no comparten iconografía, es fácil confundirlas por su nombre y su representación con la palma del martirio y la garganta cortada.

Dejo el tráiler de una película realizada por los parroquianos de Paternò (Italia) en honor a su santa patrona, que es Santa Bárbara. Además, los que quieran ver una producción más amplia, ambiciosa y diferente sobre la vida de esta mártir, les recomiendo este artículo.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

40 pensamientos en “Santa Bárbara: la mártir que vino de Oriente

  1. La figura de esta santa ha dado lugar a uno de los refranes más extendidos de nuestro refranero popular como es el de acordarse sólo de Santa Bárbara cuando truena. Desconocía la historia del rayo del que procede el refrán aunque también se la invoque ante cualquier mal inminente.

  2. Muy bueno, Ana Maria, por lo que te doy las gracias.
    Quiero comentar dos cuestiones: hace unas dos semanas bajé al fondo de la de mina de cobre más importante de Europa (Cobre las Cruces). En la empresa tenían en lugar de honor una imagen de Santa Bárbara y conociendo ellos mis aficiones por estos temas, me recalcaron el hecho de que allí estaba la santa. Yo les comenté que Santa Bárbara no tenía nada que ver con los mineros y cual había sido el origen de ese patronazgo y hasta les dije que hay hagiógrafos de prestigio que ponen incluso su existencia histórica en tela de juicio. SE LES PUSO CARA DE TONTOS. Tuve que darles más explicaciones.
    El otro tema es el siguiente: He tenido la dicha de ver las reliquias de Kiev, Rieti y Torcello. En Kiev existen algunos restos en una preciosa urna que se ve en la foto. En Rieti están dentro de un sepulcro bajo un altar de la catedral pero hay un precioso relicario con el cráneo y en Torcello, las reliquias están dentro de un “simulacro” y en una urna y garantizan que también tienen el cráneo. Para más inri, en el tesoro de la catedral de Sevilla hay una cabeza-relicario con el cráneo de la Santa. ¿Santa Bárbara era tricéfala? Supongo que no. Yo creo que las tres reliquias son falsas, pero si acaso, solo una es auténtica y las otras dos, no. Pues las tres reciben veneración pública….. ¡Inexplicable!

    • Jeje, es que Santa Bárbara es mucha Santa Bárbara… una de las mártires más antiguas y prestigiosas, no me extraña que haya varias localidades que se peguen por tener sus auténticas reliquias. No estaría mal que se hiciese un reconocimiento riguroso de las reliquias, como en otros casos se ha hecho, para determinar si son de la misma persona, de qué sexo, edad, o qué lesiones o marcas puede presentar.

      Por otra parte no seas tan malo con los pobres mineros (jajaja) de no ser por ellos y por otros colectivos a saber si a estas horas esta Santa habría sido olvidada… lo mismo que Santa Cecilia y sus músicos. 🙂

      • jejejeje yo dudo q santa barbara fuera tricefala pero quizas los 3 lugares reclaman tener reliquias quizas sean de fragmentos del craneo…
        Santa Barbara una gran santa, lamentablemente ligada a la diosa Changó por la santería 🙁 …pero eso no le quita el mérito de ser una gran santa.
        En México se tiene una muy antigua costumbre de invocarla cada que cae un rayo muy estruendoso y la frase si mal no recuerdo dicta algo como:
        “Santa Bárbara doncella, que en el cielo eres estrella
        líbranos de todo rayo y centella”
        Muy eficaz… por lo menos gracias a santa Bárbara y a Dios nunca me ha caido un rayo. Saludos

  3. Me ha fascinado el oleo con la imagen de la Santa (custodia en mano) socorriendo al minero agonizante.
    Parece ser de finales del XVIII ,¿me equivoco Ana Maria?
    Asi que de Santa Barbara solo sabemos que existio,pero que ni se llamaba Barbara ni nada de su historia (ya que parecen ser todo invenciones)….que fuerte,igual que Catalina,Cecilia etc,etc

    • Creo que has acertado bastante, Abel, no conozco la fecha concreta del cuadro pero por su evidente aura romántica está a caballo entre el XVIII-XIX. Una delicia por el aura mágica que respira, la belleza griega de la Santa y la posición dramática y afectada del moribundo. Romanticismo germánico puro y duro.

      Huelga decir que todas las imágenes que uso para mis artículos, salvo mis fotos personales, están a disposición tuya y de quien me las quiera pedir. Yo gustosamente se las envío.

      Sobre la historia de Santa Bárbara: sí, Abel, me temo que eso es una constante en todo lo que sabemos de los grandes mártires de la Antigüedad. Pero si te consuela existen excepciones que confirman la regla, las iremos viendo poco a poco 😉

  4. LE RELIQUIE
    (da: dDMG – Quaderno 37 – SANCTAE BARBARAE – Ed. D.M.G. 2007)

    Se non abbiamo certezze storiche sulla vita della Santa Barbara, figuriamoci se ce ne sono sulle fonti relative all’autenticità storiche delle varie reliquie. Gli studiosi, al riguardo, hanno navigato per secoli nel mare delle ipotesi. In mancanza di documenti storicamente inoppugnabili, è difficile ricostruire le vicende delle reliquie, anche perché molte sono le divergenze sul luogo d’origine, così come sulla data del martirio.

    Si dice che un cristiano di nome Valentino, richiese a Marziano il corpo di Santa Barbara, che seppellì riverentemente nel luogo chiamato “Sole” (probabilmente Eliopoli), in una piccola abitazione dove si rinnovarono frequentemente i miracoli, ottenuti da Dio, per intercessione della Martire.
    È certo che esso rimase a Nicomedia sino al IV secolo, epoca in cui l’imperatore Giustino lo fece trasportare a Costantinopoli dove Leone, verso la fine del IX secolo, fece erigere una chiesa nella quale venne custodito il corpo della Santa. Moltissime città nel mondo reclamano il possesso delle reliquie di Barbara. Ci sono infatti versioni molto discordi circa le città e i luoghi dove si troverebbe il corpo della Santa, alcune di queste vantano documentazioni storiche.

    Nel mondo

    Il Cairo, Costantinopoli e Kiev rivendicano il possesso delle reliquie, mentre la testa è venerata a Novgorod, in Russia, che ne possiede anche il seno pietrificato in Pomerania

    In Italia

    RIETI
    Molti affermano che intorno al 286-287 Barbara si trasferì presso la villa rustica di Scandriglia, oggi in provincia di Rieti, al seguito del padre Dioscoro, collaboratore dell’Imperatore Massimo Erculeo. La conversione alla fede cristiana di Barbara provocò l’ira di Dioscoro e che, come abbiamo visto, portò al suo martirio.
    La tradizione narra che terrore per l’efferato delitto commesso dal padre Dioscoro pervase il popolo di Scandriglia. Un pio uomo fece dare alle spoglie della Martire onorata sepoltura nei pressi di una fonte, che divenne ben presto memorabile per miracoli ottenuti per intercessione della Santa. Cessate le persecuzioni contro i cristiani, nella stessa località sorse una piccola edicola dedicata alla gloriosa Martire. Quella edicola fu trasformata, dopo l’editto di Costantino, in chiesa, e quivi i cristiani si riunivano per venerare la Santa e ricordarne il martirio. Durante il secolo IX i Saraceni si spinsero dalla Sicilia, a saccheggiare le province della penisola.
    Anche la Sabina fu devastata, ad eccezione della città di Rieti e della abbazia di S. Maria di Farfa. Il territorio di Scandriglia, su cui sorgeva la città di Defila (chiamata anche Numadia o Vesbola) subì la stessa sorte e dell’antica villa di Dioscoro e della chiesetta di Santa Barbara non rimasero che le rovine.
    Solo più tardi, nei pressi della polla d’acqua miracolosa, fu costruita una cappella che conserva ancora oggi il titolo di Ecclesia Martyrii Sanctae Barbarae.
    In seguito i reatini, già da tempo devoti alla grande Martire, per sottrarre la sacra salma alle rovine e alla desolazione di quei luoghi, la trasportarono a Rieti.
    Le sacre spoglie prima furono sistemate sotto l’altare maggiore della stessa Cattedrale, tra i sacri corpi di S. Giuliana vergine e martire, e di S. Felice martire; quindi, tra il sec. XII e XIII, cioè parecchi anni prima che fosse onorata con la consacrazione che ne fece Papa Onorio III nel 1225, furono sistemate sotto l’altare maggiore della moderna Cattedrale; infine, il 27 aprile 1806, sotto il rinnovato altare maggiore della stessa Cattedrale.
    Rieti vuole e proclama sua Santa Barbara e ne venera le spoglie. Al riguardo la leggenda narra che mentre si tentava di rapire le spoglie della Santa tutte le campane della città si mettessero spontaneamente a suonare a stormo e che i rapitori, paralizzati dallo spavento, avrebbero desistito alla sacrilega impresa. Questo miracolo parve ai reatini prova manifesta della volontà della Santa di rimanere sepolta a Rieti.

    PIACENZA
    Carlo Magno, re d’Italia e conquistatore di Nicomedia, avrebbe ottenuto dal Pontefice Formoso che la venerata spoglia di S. Barbara, fosse donata alla di lui sorella Angilberga, vedova dell’imperatore Lodovico II e fosse sepolta nella cripta della monumentale Basilica di S. Sisto in Piacenza.
    È accertato che il Vescovo di Piacenza in unione con l’artigliere Duca d’Aosta, comandante della III armata, sulla base, pare, di documenti inoppugnabili, verso il 1915 abbia desunto in modo equivocabile che il corpo di S. Barbara di Nicomedia sia effettivamente quello conservato nella chiesa di S. Sisto in Piacenza, nella cripta dedicata ai Caduti e solennemente inaugurata alla presenza del Re Vittorio Emanuele III dopo la grande guerra vittoriosa. Sul medesimo altare, in un quadro del Raffaello, la Santa è raffigurata in atto di venerazione ai piedi della Vergine.
    Durante la guerra 1915 – 1918, pur essendo Piacenza circondata da numerose polveriere e depositi di munizioni, i piacentini ricevansi tranquilli essendo Santa Barbara entro le mura della città; ed infatti nulla accadde di eccezionale.

    BURANO
    Nel 991 Giovanni Orseolo, figlio del Doge di Venezia, trovandosi a Costantinopoli chiese in sposa la nipote dell’imperatore Basilio II. L’imperatore acconsentì e le nozze furono celebrate con sfarzo. Quando il giorno della partenza fu prossimo , l’augusta sposa prima di abbandonare la patria volle con sé le reliquie di Santa Barbara, di cui era particolarmente devota. Le sacre spoglie, trasportate a Venezia e deposte dapprima nella basilica di S. Marco furono depositate nel 1009 a Torcello, nella chiesa di San Giovanni Evangelista, mentre la reliquia del cranio, custodita prima in un busto di legno poi in uno di metallo, era stata collocata nella chiesa di S. Barbara dei Librari.
    Con soppressione della parrocchia, il 15 settembre 1594, l’insigne reliquia fu portata a S. Lorenzo in Damaso. Il reliquario, parte in argento, parte argento e bronzo dorato, è da attribuirsi alla prima metà del XVI secolo. Le sacre spoglie sarebbero state poi trasportate nell’isola di Burano (1810), e collocate in un altare della chiesa di S. Martino, dove tuttora sono venerate.

    Ad avvalorare che le spoglie della Santa riposano nel sacello di Burano sta nell’atto di fede compiuto dal patriarca di Venezia, Card. Roncalli (poi Papa Giovanni XXIII), che designò Santa Barbara, quale una dei sette Patroni della città. I buranesi sostengono che il vero corpo di Santa Barbara sia quello conservato nella loro chiesa di S. Martino e nel 1926, quasi per rendere ufficiale l’autenticità della reliquia, trasportarono il glorioso corpo della Santa con grande pompa nella cappella costruita per i Caduti in guerra. I pescatori di Burano, quando il mare è grosso e minaccia burrasca ancora oggi la loro antica invocazione: “Santa Barbara del canon / Protegeme da sto ton / Protegeme da sta saeta, / S. Barbara benedetta”.

    MONTECATINI E PISA
    Mancano notizie precise su come si sia sviluppato il culto di Santa Barbara in terra toscana e come possa essere giunta l’importante reliquia con il prezioso reliquario.
    La distruzione di Montecatini nel 1554 fu davvero fatale, perché Cosimo dei Medici, presumendo di cancellare perfino la memoria del Castello, fece bruciare tutti gli archivi.
    Osservando il teschio di S. Barbara, conservato nello splendido reliquario della Chiesa di S. Pietro Apostolo di Montecatini Alto, ci si può porre la questione di come e per quale ragione si trovi al Castello una reliquia così importante della vergine e martire di Nicomedia. Tralasciando il problema dell’autenticità delle reliquie dei santi, stabilita dalla Chiesa, si deve constatare che queste memorie di devozione si trovano soprattutto nelle città di mare o in luoghi che hanno avuto con questi centri rapporti politici e commerciali di una certa rilevanza. Questo vale per le reliquie dei santi provenienti da fuori, soprattutto dall’Oriente. Tali rapporti politici ed economici soprattutto nell’alto Medioevo, furono mantenuti dalle repubbliche marinare di Amalfi, Venezia, Pisa e Genova: guerrieri, mercanti e banchieri facevano a gara per riportare nelle loro città, oltre che prodotti dell’Oriente, anche i corpi dei martiri e dei santi, di cui vi era ricchezza in quelle terre, per onorarli degnamente nelle loro cattedrali e per ricordo anche delle proprie gesta.
    E’ certo che a Pisa, nella raccolta di reliquie della chiesa Primiziale, si trova l’osso mandibolare attribuito alla martire Barbara (ne fa menzione anche il canonico Paolo Tronci nella descrizione delle chiese capitolari della città, in un manoscritto della seconda metà del XVII secolo). La mandibola di Pisa completa il teschio di Montecatini che ne è privo e a detta del prof. Carlo Fedeli (come riporta Giovanni Gentili nella sua pubblicazione per il 17° centenario del martirio di Santa Barbara del 1936) “ i capi articolati o condili corrispondono con la cavità glenoidea dei temporali”.
    Poiché le due ossa non possono combaciare esattamente se non appartengono allo stesso cranio, conclude il prof. Fedeli, ne deriva conseguentemente che il teschio incompleto di Montecatini che la mandibola di Pisa appartengono alla stessa persona, cioè al corpo di Santa Barbara o a quello ritenuto suo. Se esaminiamo i rapporti politici ed economici fra Pisa e Montecatini nel secolo XIV, sotto Uguccione della Faggiola, se consideriamo che il reliquario è di un epoca di poco posteriore a tale secolo, appare evidente che una parte del cranio della Santa sia stata ceduta a Montecatini da Pisa, tanto più che ai pisani era certamente noto che Barbara era stata scelta da Montecatini come patrona fin dall’alto medioevo e che pertanto avrebbe gradito una reliquia così importante della vergine martire di Nicomedia.
    Un’altra spiegazione più plausibile è che al tempo delle Repubbliche marinare, Venezia , voleva il dominio di tutti i nostri mari. L’unico suo problema era l’importanza della Repubblica di Genova nel mar Tirreno e nel Mediterraneo per commerci con il Medio Oriente. Per ottenere la supremazia dichiarò quindi guerra a questa sua rivale, alleandosi a Pisa. Quest’ultima accettò volentieri ma volle come ricompensa, tra l’altro, la testa di Santa Barbara. La Repubblica veneta a malincuore accondiscese a questo desiderio pur di ottenere il risultato sperato.
    Dopo qualche tempo Pisa non voleva sottostare ai voleri di Firenze. Si preparò a resistere allo strapotere fiorentino chiedendo aiuto a Montecatini. Questa accettò di dare il suo contributo reclamando una parte delle reliquie di Barbara. Pisa acconsentì a dare il teschio alla sua alleata mantenendo per sé la mandibola dello stesso. E’ pur vero che mancano documenti probativi o verbali che attestino il possesso di queste reliquie a Pisa e a Montecatini. Queste sono dovute esclusivamente al fatto che moltissimi documenti sono stati distrutti durante l’assedio, gli incendi ed i saccheggi di cui fu vittima il Castello della città di Montecatini, specialmente da parte dei fiorentini.
    Tra le svariate ipotesi relative alla presenza di reliquie di Barbara in Toscana quella sopra riportata risulta la più attendibile e in parte storicamente riconosciuta.

    VARIE ZONE D’ITALIA
    Il Diario Romano del 1926, indica altre reliquie di Santa Barbara conservate in un cofanetto del XII secolo nel Tesoro di San Giovanni in Laterano a Roma, oltre che nella chiesa di Santa Maria in Trasportina (nell’altare a Lei dedicato c’è un frammento del suo braccio), nella Basilica dei Santi Cosma e Damiano e nella parrocchia di Santa Barbara alle Capannelle, proveniente dal corpo conservato a Venezia. Altre reliquie si trovano a Napoli, presso la Cappella della chiesa della Real Casa della SS. Annunziata, a Cremona, a Mantova, a Trapani ed a Carbonia.

    Come si può capire le reliquie dei martiri antichi non sono mai “UNA” ma molte. Si potrebbe anche dire che esistono più sante di nome Barbara, o almeno di due Santa Barbara: una italica e una medio orientale. Poi c’è una Santa Barbara sarda (ma questo e un altro problema: sdoppiamento o corpo santo cagliaritano?)

  5. En realidad solo se dice que esta claro que en el siglo ese, V dicen, ya era venerada, pero ni esto demuestra que existió, nada ms dice que se le resaba ya. si es por eso, otros santos tambien existieron y aqui e leido que no es asi.

    • Eso depende de los matices y de cada caso particular, no conviene generalizar, Lucía. Evidentemente donde una mártir oscura y local, poco conocida fuera de su ámbito, referencias tan tardías como el siglo V o el VIII suponen dudas respecto a su existencia histórica, Santa Bárbara no puede equipararse porque es una Santa que viene de lejos y ya en el siglo IV (no V) está siendo venerada prácticamente en la península itálica, Asia Menor y Egipto. No es el mismo caso. Esta fama repentina y su gran difusión en tan escaso tiempo hablan más a favor de su real existencia que la de otra.

    • Estimada Lucía, por desgracia de momento no contamos con un servicio de traducción automático que resulte competente para nuestros contenidos del blog. Por de pronto te recomendamos que uses cualquier traductor manual online (por ejemplo, el de Google). Entretanto seguimos investigando la posibilidad de conseguir un traductor competente.

    • Así es, Lucía, los contenidos de este blog están protegidos contra copia por motivos de seguridad. Puedes contactar al autor del comentario para que te facilite el texto, pero como comprenderás, desde aquí no podemos facilitártelo sin más.

      • Es en verdad una hija del DIOS verdadero.Valiente hasta su muerte guardo los mandamientos y los divulgo sacrificando su propia vida…SANTA BARBARA AYUDANOS CON TU EJEMPLO DE FE A SUPERAR NUESTRAS DIFICULTADES…

  6. A mi tambien me hubiera gustado traducir lo extensamente comentado sobre los lugares con las reliquias de la santa por nuestro colaborador y compañero Damiano,pero como dice Lucia, no se puede copiar el texto,y el italiano escrito aunque me es mas facil que el frances el entenderlo,tambien tiene lo suyo….

  7. Excelente articulo Meldelen, sobre todo en el caso de Santa Barbara que es una santa de tan gran devoción en América especialmente en Cuba es muy venerada, por otro lado cabe decir que a pesar de que muchas de sus leyendas no sean del todo comprobables y que su propia existencia puede ser dudosa, tampoco se puede decir terminantemente no existio, pues al tener un culto tan antiguo y extendido algo debe tener de cierto, creo en el caso de Antonio y los mineros respetanto mucho tu punto de vista pero que pues en el caso de estas devociones populares pues tampoco es el caso de llegar y decirle a la gente que lo más seguro es que su santo o santa no existio, porque si lo que hace esta devoción es acercarles mas a Cristo, creo que esta bien por que logra un proposito bueno, aqui en México por ejemplo es mucho más popular en el patronazgo a los mineros el Santo Niño de Atocha.

    • La verdad es que estoy de acuerdo en eso contigo, André: yo pienso, personalmente, que la Santa es real por la antigüedad de su culto y lo rápido que se difundió en tan poco tiempo, pero claro, no está claro el tema de las reliquias y desde luego la passio “no vale nada”, históricamente hablando.

      Para lo que vale es para que los diversos colectivos profesionales que se basan en leyendas posteriores para asignarle patronazgos la hayan seguido venerando hasta hoy, que no es poco. En su caso y en el de mucho otros Santos más, claro.

      • André, ya he comentado que les dí más explicaciones a los mineros. No los dejé con las dudas, atolondrados, porque ellos sienten verdadera devoción a la Santa mártir.

  8. si la santa fuera real, y cito “por la antiguedad de su culto y lo rápido que se difundió”, pues mas antiguo es el culto de Afrodita, por ejemplo, y si no se extendió más es porque el imperio y religion romanos no llegaron más lejos

    • Hombre Joaquín, creo que te pasas un poco con la comparación. Afrodita es una diosa y nadie dice tener sus huesos por ahí, y en cuanto a Santa Bárbara, hablamos de un ser humano, no de un ser divino que salió de la espuma del mar. Para hacer comparaciones tienes que hacerlo entre iguales, yo no comparo una estrella de mar con una estrella del cielo.

      Y por cierto, que Afrodita era una diosa de la religión griega, no romana…

  9. Santa Bárbara doncella, líbranos de la centella!
    Una santa muy importante para el cristianismo en México, al igual de Catalina. Es de las más representadas y fue muy venerada en los primeros años de la dominación española, algún dñia me gustaría hacer un artículo sobre su papel en México. Es una de mis santas favoritas por la belleza de sus representaciones pictóricas 🙂 excelente Mel!

  10. Estimados, queremos por el presente primero que todo saludarlos y extenderles nuestras felicitaciones por el gran trabajo realizado en la obra sobre la vida de Santa Bárbara.
    Como presentación les exponemos que pertenecemos a la común de Santa Bárbara, provincia del Bio Bio , Región del Bio Bio de Chile , Sudamérica . Formamos parte del equipo del Museo Rural Butalevo de esta comuna instancia que desde sus orígenes dedica parte de sus esfuerzos a la recuperación y validación de la riqueza patrimonial local, entre lo que tiene principal relevancia lo relacionado con la Historia de nuestra Virgen, Mártir y Santa. Santa Bárbara y patrona de nuestra comuna Santa Bárbara , en pos de ese objetivo nos encontramos abocados a la recuperación de la historia de nuestra Santa Patrona , por ello es que vuestra obra nos resulta de gran interés y en consideración a ellos es que nos dirigimos a Uds., con el objetivo de ver la posibilidad de que nos puedan traspasar en la medida que Uds.,., consideren apropiado de antecedentes relacionados con lo recopilado por Uds., en relación a Santa Bárbara y de ser posible poder acceder a la película que se promociona en el sitio que obtuvimos esta información . Hacemos la salvedad que esta solicitud solo se relaciona con el interés de realizar un trabajo de recuperación y enriquecimiento de la fiesta local, de exclusivo interés religioso, y que nuestro accionar es sin fines de lucro alguno, ya que somos una organización cultural local que dedica sus servicios a la conservación de la cultura local. No sabemos qué tanta factibilidad de concreción tenga nuestra solicitud, pero agradeceríamos cualquier información de la relacionada y en primer lugar la confirmación de recepción del presente correo. Agregamos nuestros medios de contactos para que Uds., puedan constatar nuestros objetivos e intereses que encontraran en sitos de promoción, a través, de redes a las que podrán acceder. Nuevamente agradecemos la gentileza y recepción del presente y quedamos a la espera de las respuestas solicitadas.

    • Estimado Jaime,
      escríbenos la dirección del blog, disponible en el menú del blog, pestaña “Contacto”>”Envíanos tu pregunta” y podremos tratar en privado este asunto. Muchas gracias.

  11. Hola:
    Estoy haciendo un trabajo sobre santa Bárbara y no encuentro si hay un santuario principal dedicado a la santa.
    Veo que la iglesia griega ortodoxa lo tiene en la iglesia de Santa Bárbara de Ática. Sin embargo, la católica tienen infinidad deiglesias dedicadas a ella y no veo que haya una principal. ¿Puede ser la de Kutná Hora de la Rep. Checa?
    Si me pudierais orientar os lo agradecería.

    • Ana, Santa Bárbara es una de las Santas más universales y veneradas de la cristiandad, hasta tal punto de que realmente no hay un santuario “principal” que esté dedicado a ella, sino que tiene catedrales, iglesias, templos, capillas y hornacinas a miles, desde grandes basílicas y catedrales hasta pequeños nichos en minas, túneles de metro y parques de bomberos. Por otra parte, ¿qué es un santuario principal? ¿Una iglesia muy grande que esté dedicada a ella, o una que contenga sus reliquias? Las hay de ambos tipos y no necesariamente son coincidentes.

      A bote pronto, no sólo la catedral de Kutna Hora en la República Checa está dedicada a Santa Bárbara, sino también destaca la catedral de Rieti, la catedral de Kiev, varias iglesias en Roma, en toda Europa, Egipto, América… y reliquias suyas las hay dispersas por muchas partes y no carentes de polémicas, como ya sabes. Dices que la principal en el mundo ortodoxo es la de Santa Bárbara de Ática, permíteme que lo dude, porque lo que ellos consideran que es el cuerpo de Santa Bárbara está en la catedral de Kiev, así que si acaso, ése sería el santuario principal de la Santa en el mundo ortodoxo, pero es que tampoco lo es. Y la catedral de Rieti, donde los católicos italianos creen que está el cuerpo de Santa Bárbara, tampoco es ningún santuario principal de la Santa.

      Lo siento, pero la pura realidad es que, a diferencia de otros casos, no existe ningún santuario principal dedicado a Santa Bárbara, por más que algún patriota se lo quiera atribuir al de su país o localidad. Ella, acaso por la multiplicidad de sus patronazgos o la incerteza de la autenticidad de sus reliquias, más dispersa y universal no puede ser. En cierto modo, eso nos ahorra tener que peregrinar…

      • Muchas gracias, es lo que me parecía que a diferencia de otros no tiene un santuario principal.
        El de Kiev -creo- que es principal para la iglesia ortodoxa ucraniana. El de Ática, por lo que he podido averiguar, lo es para la Iglesia griega desde que en 2003 el arzobispo de Venecia les concedió las reliquias de la santa.
        Sea como sea tu información me ha resultado muy útil.

        • Pues tiene miga la cosa, porque si el arzobispo de Venecia les concedió reliquias -no “las” reliquias, porque reliquias (presuntas) de Santa Bárbara hay en Egipto, Italia, Bélgica, Croacia, Ucrania, Grecia… ¿quién sabe cuáles son las de ella?-, es que son las de Burano, seguramente; pero en Kiev dicen tener su cuerpo, como lo dicen los de Rieti, también en Italia, también católicos. ¿Recurrieron a los católicos en lugar de reclamar reliquias a sus hermanos de confesión? Esto sólo puede deberse a que ellos consideran como auténticas éstas, las suyas, las que les robaron los venecianos, y no lo que tienen los ucranianos en Kiev. ¡Tela marinera!

  12. He leído que fue Juan Pablo II quien devolvió a Santa Bárbara al santoral en 2005 ¿es eso así? En todo caso, ¿sabes mediante qué documento se hizo o dónde se puede consultar ese dato?

    Gracias de nuevo

    • No, Santa Bárbara no puede ser quitada del santoral, ya que no se puede descanonizar a un Santo, y menos uno de tal antigüedad, cuya tradición viene confirmada por un culto inmemorial. Consecuentemente, tampoco puede ser devuelta. Lo que se hizo, en los años 60, por parte de la reforma del calendario romano promovido por Pablo V, es retirar del calendario litúrgico oficial a aquellos Santos cuya existencia histórica o autenticidad de sus reliquias plantearan ciertas dudas para ser sustituidos por santos contemporáneos. Pero eso no significa, de ningún modo, que se retiraran del culto -podían seguir siendo venerados- ni tampoco que se descanonizaran ni se desacreditaran como Santos, tampoco que se afirmase que no existiesen, como, por desgracia, mucha gente ha creído. Esto es un error.

      Recientemente algunos Santos que habían sido retirados de este calendario oficial, como Santa Catalina de Alejandría, han sido devueltos, en el caso de esta mártir egipcia, como Memoria Libre, desde el año 2001. El dato concreto de Santa Bárbara no lo tengo, pero desconozco que haya una documentación oficial salvo que, cuando se vuelve a reeditar el calendario o el Martirologio, ese Santo en concreto falta o ha vuelto a aparecer, nada más.

      Yo, personalmente, a la presencia o ausencia de un Santo en el calendario litúrgico universal no le doy ninguna importancia, primero, porque se ha quitado a Santos que no merecían ser quitados -por su indudable existencia histórica- y se ha mantenido a otros que sí plantean dudas; segundo, porque aunque esto se haga, no significa nada más que ahí no constan, pero se siguen venerando de modo local. Santa Bárbara, haya entrado o salido del calendario, que tanto da, sigue siendo venerada ininterrumpidamente hasta hoy. Y lo mismo ocurre con Santa Filomena, San Cristóbal, Santa Apolonia, etc…

      Tienes más información en este artículo, no referido a Santa Bárbara, sino a Santa Catalina, pero el contexto es el mismo: http://www.preguntasantoral.es/2014/06/santa-catalina-y-el-calendario/

  13. Bendita Santa y mártir. Que nos sirva de ejemplo a todos los cristianos y le ruego que interceda por mi familia y por mí, y por toda la humanidad.

  14. Yo sí creo que Santa Barbara existió. En el siglo 16, élla y dos ángeles se le aparecieron al santo Jesuita Estanislao Kostka y le dieron la Sagrada Comunión cuando él estaba enfermo. Santa Bárbara también se le apareció a Santa Faustina Kowalska (la de la devoción de la Divina Misericordia) en Polonia en el siglo pasado. Dice Santa Faustina en su diario que Santa Bárbara lucía radiante con una corona en la cabeza y sujetando la espada de su martirio. Estos santos no tenían porque mentir al relatar lo que ellos vieron. A Santa Bárbara no tenían que haberla quitado del Calendario Universal de la Iglesia en 1969. Yo soy cubano y no soy santero, soy católico. Entre los cubanos católicos practicantes hay mucha devoción hacia élla.

    • Como podrás comprender, Manuel, lo que acabas de indicar no es para nada una prueba de la existencia histórica de santa Bárbara. Que esta mártir se apareciera a otros Santos es sólo una anécdota o una tradición que no tiene ninguna manera de refrendarse. Ojo, con esto no estoy diciendo que Estanislao, Faustina y otros devotos de ella que dijeron haberla visto mintieran a conciencia, para nada; pero sí que comprenderás que se trata de una sugestión fruto de una sensibilidad espiritual y una devoción particular hacia la Santa, que ningún hagiógrafo serio tomaría como una prueba real de la existencia de esta mártir.

      Dicho esto, que conste que yo no gano ni pierdo nada posicionándome a favor o en contra de la existencia de Santa Bárbara. Yo creo que ella existió por una razón mucho más sencilla: una figura irreal no genera un culto tan antiguo, tan arraigado y tan expandido como el de esta mártir, que probablemente sea una de las Santas más veneradas de todos los tiempos. Pero una cosa hay que admitir y es que no sabemos absolutamente nada cierto sobre ella y que sus reliquias, como poco, no nos dan claridad alguna sobre su autenticidad.

      Saludos y gracias por comentar.

  15. Hola:

    Vivo en los Estados Unidos, y me gustaria saber si podria usar la foto de Santa Barbara para mi proyecto de oracion. Mil gracias.

    • Estimado Dr. Heaven, eres libre de usar las imágenes de este blog que no tengan un fotógrafo o fuente especificada, pues significa que las hemos tomado de Internet y el autor no estaba reseñado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*