Santa Cecilia, la mártir romana (III): su patronazgo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"El cántico de Santa Cecilia", óleo neoclásico de Antoine-Joseph Navez. Colección privada, Francia.

Nos quedaba ya tratar únicamente una cuestión sobre esta mártir antigua, que es la más controvertida: su patronazgo sobre la música. Lo hemos visto ya:  es universalmente reconocida como patrona de los músicos y ningún Santo posterior le ha arrebatado este papel en la cultura y devoción cristianas, ni siquiera aquellos que sí fueron músicos en su vida terrenal, o protegieron la música mediante el mecenazgo. ¿Por qué? Vamos a verlo.

Por sorprendente que nos parezca a los que estamos acostumbrados a asociarla a la música, hasta pasada la Edad Media realmente no tuvo nada que ver con tal. De hecho, durante la Edad Media, el patrón de los músicos fue San Juan Bautista (!!). Esto se debe, en primer lugar, porque a su nacimiento su padre Zacarías entonó el Benedictus, y éste acabó por convertirse en el himno oficial de laudes que se cantaba diariamente por las mañanas en las comunidades monásticas. Y en segundo lugar porque algo tendrá que ver eso de “Oíd la voz que clama en el desierto…” y buena voz debió tener el Precursor para predicar en esas zonas tan yermas y abiertas, donde la voz la engulle el viento. Aunque en principio ni una cosa ni otra tengan mucho que ver con el canto en sí (en todo caso, ¿no debió ser Zacarías, y no Juan, el escogido como protector de los músicos?). Sin embargo a partir del Renacimiento es Cecilia, la mártir romana, quien reemplaza al Bautista en esta función de protectora de los músicos.

No fue un cambio brusco, de la noche a la mañana. En Historia las cosas jamás son así. Ya en muchos manuscritos medievales iluminados, así como en tablas góticas, Cecilia empezó a ser representada con un atributo que nos recuerda claramente al canto y a la música: una ave canora, esto es, un pajarito de especie indefinida, posado en sus dedos, que sin duda alude a esas especies de aves que tienen una gran capacidad de canto y entonación para atraer a las hembras. Son los primeros indicios que luego se convertirán en atributos más sonantes en este sentido: los instrumentos musicales. Pero incluso célebres artistas como Cimabue y el Beato Angélico la representaron únicamente con la palma del martirio. Nada musical había aún en ella.

Pero antes de seguir con la iconografía, la pregunta esencial: ¿por qué una antigua mártir romana que jamás había tenido nada que ver con la música, de repente empieza a aparecer con atributos musicales? Como era de esperar, esto es a causa de una interpretación errónea de un pasaje de su –ya de por sí- inventada passio. Concretamente el pasaje “cantantibus organis illa in corde suo decantabat” (que se traduce como “mientras sonaban los instrumentos, ella cantaba a Dios en su corazón”). Se refiere al pasaje que menciona su boda con Valeriano y comenta que mientras sonaban los instrumentos y la algarabía de los músicos y bailarines en el salón del banquete, ella interiormente le rogaba a Dios que la preservara virgen en su noche de bodas. Esto se ha quedado anclado en el oficio divino dedicado a la Santa el día de su fiesta, donde el himno de maitines (“in corde suo soli Domino decantabat”) y en laudes y vísperas, donde una antífona reza:“Cantantibus organis, Concilia Domino decantabat dicens: Fiat cor deum inmaculatum ut non confundar”(“cantaba diciendo, Dios, haz mi corazón inmaculado para que no sea confundida”).

"Santa Cecilia", óleo de la pintora Joséphine Calamatta. Museo Ingres, Montauban (Francia).

A partir de esta interpretación, que data del siglo XV, empezó a creerse que Cecilia era músico o cantora, cuando sabemos que en la Antigüedad, y especialmente en la sociedad romana, a las mujeres de alta alcurnia no se les permitía aprender música ni canto; y no por machismo, sino porque el canto y la música eran consideradas actividades libertinas, de baja estofa, propias de gentuza y de esclavos, y por tanto indignas de una matrona romana. Pero, ¿es que fue Cecilia una matrona romana? ¡Eso si aceptamos la passio! Y como ya vimos, es inventada, por lo que ni podemos afirmar ni negar nada. No sabemos nada de ella.

Pero dejando aparte estas divagaciones, aún queda ver cómo posteriores interpretaciones, todavía peores que esta primera, propias del desvirtuamiento del latín clásico, llegaron a traducir este pasaje como “y mientras sonaba el órgano, ella cantaba a Dios…”. “Organis” traducido como “órgano”, ¡un instrumento musical que no existió hasta la época barroca, y por tanto, mucho menos existía en la Antigüedad! Y hete aquí que Cecilia empezó a aparecer, no ya oyendo sonar el órgano, sino tocándolo ella misma… un instrumento inexistente en su época, una actividad indigna de su supuesto estatus. El colmo de los despropósitos.

Posteriormente, en el arte ya tardío, manierista y neoclásico, se ha querido arreglar este desastre poniéndola como cantora, o dándole instrumentos más propios de la época, como arpas o liras; pero lo cierto es que siguen siendo instrumentos musicales que sólo se hubiera permitido manejar a una esclava. Por último, hay quien propone que quizá organis hiciera referencia a los instrumentos, no de música, sino de tortura (“y mientras la torturaban, ella cantaba al Señor en su corazón”); lo cual es bellísimo, pero igualmente ridículo: a una matrona de su alcurnia jamás se la hubiera sometido a tortura, pues la ciudadanía romana la preservaba de ello. Vuelvo a insistir: eso si aceptamos la passio, que no es aceptable.

Es por esto que desde la mitad del siglo XVI, especialmente en Francia, todos los músicos la festejan como patrona, hasta día de hoy, el 22 de noviembre. Pero como hemos visto, es más que probable que ella jamás tuviese nada que ver con la música o el canto, ya que todas las interpretaciones posteriores que se lo atribuyen son tardías y basadas en un error de lectura de una passio que ya es legendaria en sí misma. Mientras tanto, nuestra pobre Cecilia sigue cargando con instrumentos de música allá donde va, y si no fuera por esto, quién sabe si haría tiempo que hubiera sido olvidada como tantas otras. Bienvenido sea, pues, tal error, y sigan invocándola los músicos y cantores (yo misma lo soy), para que su memoria no se pierda.

Meldelen

O clavis David
Et sceptrum domus Israel,
Qui áperis, et nemo claudit;
Claudis et nemo áperit:
Veni
Et educ vinctum de domo cárceris,
Sedéntem in ténebris et umbra mortis.
Oh llave de David
Y cetro de la casa de Israel,
Que abres y nadie puede cerrar,
Cierras y nadie puede abrir,
Ven
Y libra a los cautivos,
Que viven en tinieblas y sombras de muerte.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santa Cecilia, la mártir romana (III): su patronazgo

  1. Ana Maria,
    ¿Qué decirte? Los dos primeros artículos, algunos de cuyos datos conocía, te salieron muy buenos y me dió una visión más amplia de la que antes tenía sobre esta Santa, pero este tercer artículo te ha salido bordado y todo ha sido novedoso para mi.
    Muchisimas gracias; se puede constatar que sobre vírgenes mártires estás muy especializada y que estás enriqueciendo nuestros conocimientos sobre ellas a cuantos asiduamente visitamos el blog o colaboramos en él.

    • Muchas gracias a ti, amigo. Creo que me sobrevaloras mucho, pero con tu ayuda y la de todos espero poder seguir aprendiendo y compartiendo estos conocimientos sobre los Santos, que al fin y al cabo es lo que nos une.

  2. Que gracia me ha hecho lo del error de traduccion…¡¡un organo en la antigua Roma!!
    ¿Cuando lo tradujeron no pensaron en ello?
    Yo como tu,pienso que bienvenido ese error,porque como bien dices a saber si hoy en dia Santa Cecilia estaria tan presente en la vida de los cristianos.
    Los oleos me han impresionado,sobre todo el primero,macnifico.

    • Abel, si me permites la licencia, la verdad es que todas estas gaitas de passios, iconografía y patronazgos, casi siempre tienen más de pensar poco que de pensar mucho… jajaja.

      Ahora en serio, lo más lógico es que se deba, además de las malas traducciones y el desvirtuamiento del latín y el griego (pensemos en Jacopo della Voragine y sus fallos de etimología) a una necesidad utilitaria del patronazgo de Cecilia. En la época barroca se introduce la liturgia con órgano como un instrumento más de la Reforma católica (la llamada Contrarreforma), de modo que la patrona de los músicos, puesta a tocar el órgano, era un símbolo más que hablaba de la exaltación de esa Iglesia triunfante de los siglos XVI-XVII. La Antigüedad grecorromana era poco conocida y poco estudiada más allá de la literatura y el arte, que era lo que más interesaba, y por tanto no se plantearon mucho si tenía sentido que pusieran a una antigua Santa romana tocando un instrumento que acababa de inventarse y perfeccionarse, simplemente convenía a su programa espiritual, y punto.

      Sobre los óleos, me alegro de que te hayan gustado. Me gusta mucho el arte neoclásico y creo que está muy infravalorado y olvidado en relación a otros estilos artísticos, así que siempre que puedo, meto algún cuadrito de éstos, al menos para que se vean un poco y no haya siempre lo mismo.

      Y lo que dices tú… bien por los músicos, que si no es por ellos, ¡en fin! Tengo un amigo que es trompetista en una banda y de santos no sabe mucho y no es que sea muy fervoroso, pero a su Santa Cecilia que no se la toque nadie. Creo que al igual que hacen bomberos, mineros, etc. con Santa Bárbara, es bonito y realmente es lo que salvado el culto de estas mártires tan antiguas.

  3. Con perdón, pero el patronato de San Juan Bautista sobre la música es mucho más fácil, además de conocido: El himno “Ut queant laxis” del monje Pablo, comienza cada verso con las que luego serían las siete notas musicales. Pueden buscarlo en la Internet.

  4. Ut queant laxis resonare fibris
    Mira gestórum fámuli tuórum,
    Solve pollúti lábii reátum,
    Sancte Ioánnes.

    Núntius celso véniens Olympo,
    Te patri magnum fore nascitúrum,
    Nomen, et vitae sériem geréndae
    Ordine promit.

    Ille promíssi dúbius supérni,
    Perdidit promptae módulos loquélae;
    Sed reformasti génitus peremptae
    Organa vocis.

    Ventris obtrúso récubans cubíli
    Sénseras Regem thálamo manentem;
    Hinc parens nati méritis utérque
    Abdita pandit.

    Sic decus Patri, genitaeque Proli,
    Et tibi, compar utriúsque virtus,
    Spíritus semper, Deus unus omni
    Témporis aevo.
    Amen

  5. Estimada Ana María : Certero artículo como nos tienes acostumbrados .Respecto al patronazgo de la música es posible que dos santos de la propagación de San Antonio de PAdua y San Francisco de Asís lo hubiesen sido antes que nuestra Cecilia o hubiesen tenido relación con este noble arte?

    • Yo no tengo constancia de tal cosa, pero dado que mi especialidad son las santas mártires, podría ser. De todos modos, si lo fueron, definitivamente nuestra Cecilia los ensombreció, al menos en cuanto a música se refiere.

  6. ¡Felicitaciones a Mel por esta trilogía ceciliana! de verdad todos quedamos con un amplio panorama sobre esta mártir romana.

    Observando lo que nos has contado sobre esta santa, y recordando lo ya aprendido aquí sobre otras mártires romanas, me queda cierta intriga. Ateniéndonos al hecho de los “grafitis” que se encontraron junto a su tumba, podriamos pensar que el culto de Cecilia era muy célebre, luego era muy visitada, luego era muy conocida… ¡ y tanto más si recordamos que su nombre fue admitido desde antiguo en el canon eucarístico de la misa romana! y si era tan célebre y conocida ¿cómo es posible que ningún dato certero halla podido conservarse?¿por qué fue preciso elaborar un relato piadoso que supliera la ausencia de las actas de su martirio? y esto, por suspuesto, es aplicable a muchos otros casos… en fín, cosas de humanos, cosas de la historia….

    • Eso es relativamente fácil de responder, Dairon: una cosa es que el culto a una Santa sea famoso, y otra cosa que se sepa algo de ella. De Santa Cecilia en cuanto a persona, en cuanto a mujer que vivió en una época y sufrió martirio, no se sabe nada. Si se supo algo, se perdió antes de que su culto empezara a ser famoso. Y cuando su culto se hizo famoso, fue entonces cuando surgió la necesidad de inventarse la passio, no antes.

      Es decir, que una cosa es el culto, que eso sí era conocido y relevante, pero lo que es saber algo de la Santa, no se sabía nada. Así son las cosas en la mayoría de los casos de estos primeros siglos, como bien has dicho.

  7. Saludos.
    Solo una corrección a tu artículo.Es cierto que si Cecilia pertenecía a la alta sociedad jamas habría tocado el órgano,pero no porque el instrumento no se hubiese inventado,sino como tú comentas,porque era esta una actividad propia de “gentuza”.
    Pero el órgano si existía en aquella época.De hecho su invención,atribuida al sabio griego Tesibio (o Ctesibio) data del siglo III a.C.Filón de Bizancio y Herón de Alejandría los describen en sus escritos.Se han descubierto restos de varios órganos fechados en época romana,además de varios mosaicos en los que aparece este instrumento.
    Un abrazo.

    • Hombre, te refieres al hydraulis, claro, pero ése era un prototipo instrumental que funcionaba con agua, nada que ver con el órgano barroco, que es el que sale representado en las pinturas de Santa Cecilia a partir de la época barroca, un instrumento ya perfeccionado y de grandes dimensiones, pensado para la liturgia católica. Si nos ponemos a jugar con antecedentes, tenemos el clavicordio, y otros teclados de cuerda pulsada, que ya se conocían de antes.

      Y desde luego, los “organis” de los que habla el texto de la passio nada tienen que ver ni con órganos, ni con hydraulis, ni teclados pulsados ni mecanismos de agua ni de viento, que es a lo que vamos.

  8. Creo que en el pasaje del passio, aunque sea un error de traducción se debe a otra cosa.
    Por lo que se puede saber, en los códices más antiguos no pone canéntibus órganis, sino candéntibus órganis, traduciéndolo como instrumentos de tortura.
    El pasaje no se referia a la boda, sino al martirio

  9. Bueno la verdad y con todo espeto ni nosotos no nadie en este mundo sbemos lo que paso en la antiguedad es como cuando dicen que dios no existe pero la verdad el ser humano no necesita pruebas de que existe pero algo si se y me consta de que ella si existe y existio en el pasado es como el papa urbano la verdaad no sabe mucho de el pero si existio la verdad el demonio siempre quiere confundir aal mundo y no es necesario ver para creer es la fe la que nos da la verdad bueno eto digo yo por que lei un articulo del periodico Milenio y me enfurecio bastante dice que no existio Snta Cecilia y si no exitio por que se hayaron sus reliquias y por que se le relacionan con san valeriano. en algo es cierto que su casa no es la basilica del trastevere ella vivio en la via apia . me gusto mucho estos articulos muy completos felicictaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*