Santa Columba, virgen y mártir de Sens

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de la Santa en el Tríptico de la Santa Faz, obra de Antoniazzo Romano. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

Pregunta: Aquí en Barcelona hay un sitio que se llama Santa Coloma. ¿Es la misma que Santa Columba o es Paloma? España

Respuesta: El nombre de Coloma es la versión catalana del original latino Columba, que significa, “paloma”. Sin embargo las mujeres que se llaman Paloma suelen acogerse al patronazgo de la Virgen de la Paloma. En cambio las versiones Coloma y Columba aluden a diversas santas de este mismo nombre. Probablemente la Santa Coloma a la que haga referencia ese lugar es la más famosa de todas, la virgen y mártir de Sens (Francia), que goza de gran veneración en Cataluña como se deduce de la cantidad de pueblos catalanes que llevan su nombre (Santa Coloma de Gramenet, Santa Coloma de Queralt, etc). Su fiesta se celebra tal día como hoy, el 31 de diciembre, por lo que aprovecharé, respondida tu pregunta, para explayarme un poquito sobre ella. Su culto ha sido siempre muy ilustre pero lo que sabemos de ella es una leyenda que merece poco crédito. Ésta es la más reciente de las redacciones de una serie de “passios” de esta Santa, todas fechadas entre los siglos VI-VII, por lo que son muy tardías, además de contener muchos datos y lugares dudosos. Veamos lo que dice esta síntesis.

Columba era una joven hispana nacida en Caesaraugusta (actual Zaragoza), originaria de una familia noble y pagana, que emigró a las Galias por huir de la persecución de Valeriano. Ya era cristiana y temía verse obligada a sacrificar a los dioses. En Vienne fue bautizada y de allí marchó a Sens, donde sería martirizada con sólo 16 años de edad. Habiéndose presentado voluntariamente ante Valeriano -¿pero no había huido antes de él?-, que estaba en Sens con motivo de un viaje a las Galias, éste le ofreció a un hijo suyo en matrimonio a cambio de apostatar. Como se negase tanto a aceptar el matrimonio como a sacrificar a los dioses, fue condenada a ser encerrada en una celda meretricia del anfiteatro (calabozo para prostitutas, donde también se violaba a las mujeres antes de llevarlas a la arena, pues la ley prohibía ajusticiar a una virgen).

Pero una osa escapó de su jaula y la protegió contra cualquier violencia. Así, un joven que entró para abusar de ella, se vio atacado por la osa y cuando Columba le ordenó dejarlo en paz y el animal la obedeció, él inmediatamente se convirtió y salió de allí. Entonces se dio orden de prender fuego a la celda para quemar a la joven y a la osa, pero una lluvia milagrosa extinguió las llamas. Sacada de allí, fue arrojada a una hoguera, pero de nuevo otra lluvia prodigiosa acabó con el peligro (entretanto, la osa había logrado huir al bosque). Finalmente, y tras un nuevo interrogatorio en que reafirmó su fe, Columba fue decapitada.

La Santa en la celda meretricia. Giovanni Baronzio (ca.1340). Pinacoteca de Brera, Milán (Italia).

La Santa en la celda meretricia. Giovanni Baronzio (ca.1340). Pinacoteca de Brera, Milán (Italia).

Como se puede ver, este relato es muy fantasioso y poco serio. Incluso existe una versión italiana que da a la mártir el nombre de Eporita, justificando que por su inocencia fuese luego llamada Columba. Los hagiógrafos que han estudiado el caso de esta Santa han sido unánimes al desechar este relato como fuente histórica, pero sí que la han identificado con una virgen de Sens que fue martirizada en el siglo III, por lo que es una persona real.

Sin embargo, como decía al principio, su culto siempre ha sido muy importante: fue una de las mártires más célebres durante la Edad Media, aunque luego haya sido un tanto olvidada. Su culto estaba ya muy extendido por Francia y París en el siglo VII y hasta se menciona en la Vita Sancti Eligii que este Santo orfebre había hecho una urna de plata para ella.

El rey Clotario III mandó construir sobre su sepulcro en Sens la abadía Sainte-Colombe-lès-Sens, y San Lupo, que fue obispo de esta ciudad en el siglo VII, pidió ser sepultado junto a ella cuando falleció en 623. Otro obispo, Wessilone, en el año 853 consagró una nueva iglesia sobre este sepulcro y mandó envolver las reliquias de la Santa en un sudario de origen oriental. Éste, redescubierto en el siglo XIX, se venera en la catedral y es una tela preciosa. Aún se levantó una tercera iglesia sobre el sepulcro, por mandato del papa Alejandro II en 1164.

Hasta el año 1620 el cuerpo de la Santa fue venerado ininterrumpidamente en su sepulcro, pero los hugonotes lo profanaron y dispersaron, aunque se dice que algunas reliquias pudieron ser sustraídas y trasladadas a Roma. En 1792, la iglesia es destruida durante la Revolución Francesa. En 1803, lo que quedaba de las reliquias de la Santa, fue trasladado a la catedral, y fueron reconocidas canónicamente en 1853. Además de Francia, su culto está muy extendido también en España (en Cataluña, especialmente, como decía), Alemania e Italia, especialmente en Rímini, cuya catedral está intitulada a su nombre y posee la cabeza de la Santa, que llegó según la leyenda traída por mar en manos de unos mercaderes de Sens, además de dos costillas y dos dientes que el obispo Castelli trajo desde Francia en 1581.

Urna con las reliquias de la Santa. Catedral de Sens (Francia).

En la iconografía, aparece con una osa, sentada sobre una hoguera o portando una paloma, animal que alude a su nombre. Sin embargo, existen muchas otras Santas Columbas, muchas de ellas mártires de las catacumbas, por lo que el nombre podría ser añadido en muchas ocasiones por aquello de veni columba mea, aunque no es inverosímil que fuese un nombre de mujer frecuente en la Antigüedad. Es fácil confundirlas entre sí porque las que no son mártires de las catacumbas acaban llevando la paloma, aunque sólo la de Sens lleva la osa.

En resumen: es una mártir histórica, real, pero es gala y no hispana, y desde luego no hay que dar crédito a la fábula que se cuenta de ella; no sabemos nada de su vida y martirio.

Meldelen

Te Deum laudamus:
te Dominum confitemur.
Te aeternum patrem,
omnis terra veneratur.

Tibi omnes angeli,
tibi caeli et universae potestates:
tibi cherubim et seraphim,
incessabili voce proclamant:

Sanctus, Sanctus, Sanctus
Dominus Deus Sabaoth.
Pleni sunt caeli et terra
majestatis gloriae tuae.

Te gloriosus Apostolorum chorus,
te prophetarum laudabilis numerus,
te martyrum candidatus laudat exercitus.

Te per orbem terrarum
sancta confitetur Ecclesia,
Patrem immensae maiestatis;
venerandum tuum verum et unicum Filium;
Sanctum quoque Paraclitum Spiritum.

Tu rex gloriae, Christe.
Tu Patris sempiternus es Filius.
Tu, ad liberandum suscepturus hominem,
non horruisti Virginis uterum.

Tu, devicto mortis aculeo,
aperuisti credentibus regna caelorum.
Tu ad dexteram Dei sedes,
in gloria Patris.

Iudex crederis esse venturus.

Te ergo quaesumus, tuis famulis subveni,
quos pretioso sanguine redemisti.
Aeterna fac
cum sanctis tuis in gloria numerari.

Salvum fac populum tuum, Domine,
et benedic hereditati tuae.
Et rege eos,
et extolle illos usque in aeternum.

Per singulos dies benedicimus te;
et laudamus nomen tuum in saeculum,
et in saeculum saeculi.

Dignare, Domine, die isto
sine peccato nos custodire.
Miserere nostri, Domine,
miserere nostri.

Fiat misericordia tua, Domine, super nos,
quemadmodum speravimus in te.
In te, Domine, speravi:
non confundar in aeternum.
A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre,
te venera toda la creación.

Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios de los ejércitos.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de tu gloria.

A ti te ensalza el glorioso coro de los apóstoles,
la multitud admirable de los profetas,
el blanco ejército de los mártires.

A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra, te aclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el Reino de los Cielos.
Tú sentado a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.

Creemos que un día has de venir como juez.

Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.

Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.

Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.

Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

Oremus:
Deus, cuius misericordiae non est numerus, et bonitatis infinitus est thesaurus, piissimae Majestati tuae pro collatis donis gratias agimus, tuam semper clementiam exorantes: ut qui petentibus postulata concedis, eosdem non deserens, ad praemia futura disponas. Amen.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “Santa Columba, virgen y mártir de Sens

  1. Muchas gracias, Ana Maria.
    La primera vez que tuve conocimientos de esta santa fué a través de un amigo de Rímini que hace más de veinte años me envió fotos de las reliquias alli conservadas, que se encuentran dentro de un cuerpo santo, aparte del relicario de la costilla.
    Pero por medio de uno de los canónigos de Mondoñedo, Don Santos Sancristobal, que tenía familiares en Sens, pude conseguir fotos (no digitalizadas) de su urna allí, la que tu sacas en el artículo y fué entonces cuando “caí en la cuenta” de que lo que queda de esta santa está en Sens menos las reliquias de Rímini. Este sacerdote, que me habló en varias ocasiones de Santa Colomba, siempre daba por sentado que no era una santa hispana; que era gala.
    Gracias nuevamente.

    • Si lo pensamos bien, la amplitud del culto de la Santa en Cataluña, que se remonta a la Alta Edad Media, confirma el origen galo de esta mártir, aunque parezca contradictorio. Y es que en esa época lo que actualmente es Cataluña -los condados catalanes y algún territorio de Aragón- estaba bajo influencia carolingia, y también lo estuvo de las dinastías de los reyes francos, es decir, una influencia más “francesa” que otra cosa. El culto de la Santa pudo llegar a través de ellos, aunque actualmente también se ve en Galicia y País Vasco. En cambio, no hay trazas de ese culto en Zaragoza, y tampoco la presencia de sepulcro o reliquias. La chica era de Sens, parte de ella pasó a Rímini, y todo lo demás, con perdón, son chorradas.

  2. Quiero agradecer al Equipo Editorial el detalle de haber publicado hoy, último día del año, el canto del Te Deum, compuesto por San Ambrosio de Milán y que en el día de hoy cantan todas las Iglesias cristianas, tanto la católica como las ortodoxas, para dar gracias a Dios por los beneficios recibidos en el año que termina. “A ti Señor, te alabamos, a ti Señor, se bendecimos”.
    Feliz Nochevieja a todos nuestros amigos del blog y feliz Año 2011 también a todos.

  3. «TROVARONO MARIA E GIUSEPPE E IL BAMBINO»

    La festa di Natale rinnova per noi i sacri inizi di Gesù, nato dalla Vergine Maria. E mentre celebriamo in adorazione la nascita del nostro Salvatore, ci troviamo a celebrare il nostro inizio: la nascita di Cristo segna l’inizio del popolo cristiano, il natale del Capo è il natale del Corpo … Infatti quanti sono stati plasmati secondo un unico modello, devono possedere una comune omogeneità di spirito. Il Natale del Signore è il natale della pace. Lo dice l’Apostolo: « Egli è la nostra pace » (cfr. Ef 2,14).

    (San Leone Magno)

    BUON 2011

  4. De Santa Columba de Sens no hay muchas imágenes y estampas que la pueda identificar salvo los tablones góticos que han expuesto, quisiera ver si Santa Columba de Córdoba, mártir de los arabes es una martir real o un desdoblamiento de la de Sens

    • Sí que hay muchas obras de arte y estampas que la identifican bien, René, si sabes buscarlas bien por Internet. La paloma y la osa son su principal atributo, fácil de reconocer.
      La mártir mozárabe no tiene nada que ver con la de Sens, es una mártir real, no un desdoblamiento. Algún día le dedicaré un artículo específico si se presta a ello.

Deja un comentario