Santa Eulalia de Mérida

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen procesional de la Santa en Mérida (España), vestida de blanco para el día de su fiesta.

Imagen procesional de la Santa en Mérida (España), vestida de blanco para el día de su fiesta.

Pregunta: Me gustaría conocer cosas sobre ella. He encontrado pocos datos pero en algunas fuentes se dice que nació en Mérida, en otras en Ponciano, cerca de Cáceres. Se sabe que su padre era Liberio, no sé si también murió martir. ¿Qué sabemos de la madre? ¿Tenía hermanos? Dicen que con ella murió una amiga o sirvienta llamada Julia, ¿por qué no se conoce nada de ella? Aparecen también un tal Félix y un tal Donato, que debían ser sus sacerdotes o quiza el obispo Donato. ¿También murieron mártires? Agradecida de antemano. España

Respuesta: Vayamos por partes. Aunque Santa Eulalia de Mérida es una de las mártires hispanas más conocidas de la Antigüedad, no se tienen muchas certezas respecto a su vida, ya que bebemos casi exclusivamente de la tradición. Con que diga que hasta la fecha no está absolutamente claro si se trata de la misma Santa Eulalia de Barcelona, o existen dos Eulalias, es suficiente para hacerse una idea de lo complejo del tema. Por lo tanto, es importante recordar, que a lo largo de este artículo, las aclaraciones que haré será en cuanto al texto de la passio -escrita tardíamente e inspirada en el poema dedicado a la Santa por Prudencio e incluido en su obra Peristephanon-; por tanto, no tiene una veracidad histórica rotunda, tratándose más bien de una leyenda piadosa.

Dicho esto, decir que se acepta generalmente que Eulalia nació y murió en Emerita Augusta, hoy día Mérida. Que tradiciones piadosas o locales sitúen su nacimiento en otras partes responde tan sólo a la existencia de un culto muy antiguo en estas zonas, pero que no tiene ninguna otra base. Por ejemplo, hay autores extranjeros que sitúan erróneamente el nacimiento y martirio de Eulalia de Barcelona en Francia, pero eso es porque allí también hubo un culto muy antiguo y acabaron haciéndola compatriota.

Flagelación de la Santa. Detalle de un retablo gótico. Museo Diocesano de Burgos (España).

Flagelación de la Santa. Detalle de un retablo gótico. Museo Diocesano de Burgos (España).

Se dice también que Eulalia (de nuevo hablamos de la de Mérida) era hija de un ilustre patricio llamado Liberio. Pero por mi parte no le daría demasiado crédito (a lo de patricio, digo). Esta niña fue víctima de un proceso de tortura atroz y murió quemada viva, algo que jamás se le haría a la hija de un patricio: hay que tener en cuenta que las clases altas romanas, que gozaban de la ciudadanía, tenían una serie de derechos entre los cuales estaban  el ser exentos de tortura (salvo flagelación) y de una muerte ignonimiosa, es decir, toda aquella muerte que no fuese a espada o a golpe de hacha. Tal es mi razonamiento, que no fuerzo a nadie a aceptar, pero que tiene su lógica de acuerdo con lo que conocemos acerca de la legislación y el mundo jurídico romano. Es verdad que en el siglo IV la ciudadanía ya había sido extendida a todos los habitantes del Imperio, pero esto no cambia en que hubiese una diferencia de trato entre las clases pudientes y la gente del pueblo.

Sobre si el padre murió mártir, sobre quién era su madre, o sobre si tenía hermanos, no se sabe nada de nada. No hay la menor mención a ello. Hay que tener en cuenta que las actas de los mártires, salvo aquellas que vienen de los documentos judiciales originales redactados por los asistentes del magistrado (que son bien pocas), datan de una época muy posterior al martirio en sí, a veces hay siglos de diferencia. Dudo que esos datos se conociesen y en algún momento dejaron de ser importantes. Pero en general la passio legendaria da a entender que era hija única, al intentar sus padres recluirla en su villa lejana a la ciudad para que no acudiese al pretorio por su cuenta.

Sobre la compañera llamada Julia, es difícil de nuevo precisar nada. En la mayoría de versiones no se la menciona. En otras, dicen que era amiga, o esclava (no debe decirse sirvienta, no había “sirvientes” en la Antigüedad) de Eulalia, y que la siguió en su martirio, padeciendo sus mismos tormentos y muriendo del mismo modo que ella. Pero nada más. Dependiendo de versiones, también varía la figura del juez, que en las más conocidas es el famoso gobernador Daciano, y en otras es un juez llamado Calpurniano. Todo ello nos conduce a lo mismo: no tenemos datos ciertos, sino diferentes versiones legendarias que no añaden más salvo incertidumbre.

La Santa, quemada con antorchas. Relieve escultórico de Roberto Michel, c. 1753–61. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

La Santa, quemada con antorchas. Relieve escultórico de Roberto Michel, c. 1753–61. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

Ahora hablemos de Donato y Félix. Donato es, según la tradición, el sacerdote que la instruyó en la fe, la bautizó y se encargó de su dirección espiritual. No hay más, que yo sepa. En cuanto a Félix, hasta donde yo sé, no veo ningún Félix mencionado aquí; si acaso es San Félix de Girona, que se menciona en la passio de Eulalia de Barcelona, el cual se encontró con la comitiva que llevaba a enterrar a la mártir y, haciendo una reverencia hacia ella, exclamó: “Tú, señora, has merecido antes que yo la palma del martirio”, y la tradición dice que entonces el cadáver de Eulalia le dedicó una amplia sonrisa. Pero esto no tiene que ver con Eulalia de Mérida, si es que realmente son dos santas distintas. Si se trata de este Félix, sí, murió mártir poco tiempo después, por lo que respecta al tal Donato, no tengo mayor información acerca del mismo.

Como puede ver el tema es muy complejo y todo ello se deriva a que, repito, tan sólo bebemos de fuentes tradicionales y piadosas. No creo que podamos ir más allá de esto, al menos mientras no se logre esclarecer el tema de las dos Eulalias.

Vista del sepulcro de la Santa en la catedral de Oviedo, España.

Vista del sepulcro de la Santa en la catedral de Oviedo, España.

Por lo demás, y por no alargar más la respuesta, lo que tenemos de ella es que era una niña emeritense, que, con Julia o sin Julia, se presentó por su cuenta ante el magistrado (Daciano o Calpuriniano) y cuya dura condena de la persecución y negativa a sacrificar a los dioses (que fue acompañada de una profanación del altar, al arrojar las ofrendas al suelo) fue seguida de una serie horrenda de torturas y finalmente fue quemada viva, con antorchas, o dentro de un hornillo, que se ha convertido en su atributo principal y que contribuye a distinguirla de Santa Eulalia de Barcelona, al menos en cuanto a iconografía se refiere.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

9 pensamientos en “Santa Eulalia de Mérida

  1. Muchas gracias, Ana Maria.
    De Santa Eulalia oía hablar desde pequeño. Hay que tener en cuenta que mi provincia es colindante con la de Badajoz, que Mérida está relativamente cerca de Huelva y que es un nombre relativamente común por estas tierras. Además, recordar los famosos fandangos de Santa Eulalia en Almonaster la Real y las fiestas de la santa en Santa Olalla del Cala, dos pueblecitos de la sierra de Huelva. ¡Que no solo tenemos el célebre jamón de Jabugo!
    Más tarde empecé a escuchar y leer noticias de la de Barcelona, y siempre me entraba la duda de que era raro dos santas del mismo nombre, más o menos de la misma época y las dos niñas vírgenes mártires. Pero me “tranquilizaba” el hecho de que las dos eran nombradas en el Canon de la Misa de Rito Mozárabe. Por cierto, en mi biblioteca tengo un texto del Oficio y Misa de esta santa en dicho rito. Aun así, “la mosca estaba siempre detrás de la oreja”.
    Aunque a mi siempre me han gustado estos temas tengo que reconocer que las mártires no son mi fuerte, lo contrario que te ocurre a ti, así que cuando has planteado el tema en el artículo he pensado pedirte que lo trates especificamente en un artículo aparte, ya que supongo que de la Santa de Barcelona escribirás también. Así que, por favor, son tres los articulos que te pido: el de la de Mérida (o sea, este), el de la de Barcelona y el de ambas.

    • La pequeña Eulalia es una de las primeras mártires que conocí y no estaba menos mosca que tú al saber que había dos, aunque de momento me conformaba, jaja. Tengo ganas de ir a Mérida para ver los lugares de culto, cuando fui a Granada las Pascuas pasadas, pasamos por la ciudad murciana de Totana, donde también está de patrona, pero a la vuelta estábamos tan cansados que no paramos.

      En cuanto a lo que pides de artículos, descuida, será un placer. De todos modos esto sólo fue una breve consulta, haría falta algo más elaborado en el futuro.

  2. Santa Eulalia de Mérida es como bien dices una de las mártires más renombradas de la antiguedad hispanoromana. Con sus luces y sus sombras aparece el enigmático Daciano como un personaje del que se desconoce todo (hasta la seguridad de su existencia) para ser el azote en Hispania del emperador Diocleciano. Aurelio Prudencio nos lo presenta como un ser despiadado y servil , ejecutor de las tropelías del Imperator.

    • Según algunos textos de autorizados historiadores, Daciano es un personaje ficticio que aparece en textos de mártirestan dispares y alejados geográficamente de la Hispania romana a la cual supuestamente fue enviado, como Fe de Agen (Francia) o el mártir Jorge en Capadocia, si mal no recuerdo. Es cierto que a un magistrado lo podían mandar a varios sitios, pero qué casualidad que aparezca en tantas actas de martirio…

      • El problema eterno con los “martirizadores” muchas veces les siguen adjudicando martirios cuando sus periodos de gobierno han terminado, o incluso ¡Ya están muertos! y eso de que los anden situando por todo el mundo quemando cristianos, también es muy dudoso. Sería muy interesante hacer comparaciones de datos para verificar, es algo que he tenido muchas ganas de hacer. Y la eterna duda de las Eulalias, gracias a tí he aprendido un poco más sobre estas santas. 😀

  3. Pero de su existencia no se duda,¿no?
    Cuando hay un culto y unos antecedentes,aunque esten oscuros, o sea,hubo una niña llamada Eulalia que fue martirizada y tal…
    Vamos,que esta algo mas claro que el asunto de Santa Barbara si no fuera por la otra Santa Eulalia de Barcelona.
    Y yo que pensaba que el hornillo en su mano era algun monumento romano de Merida,jajaja (para distinguirla de la de Barcelona),menos mal que Ana Maria me lo aclaro gustosamente.

    • Los Bolandistas demostraron la existencia histórica de Santa Eulalia, la de Mérida. Ellos niegan la existencia de la de Barcelona, que basándose en pruebas de autoridad considerable, afirman que ésta última es un desdoblamiento legendario de la primera (de hecho, las passios están prácticamente copiadas una de otra, cambian sólo nombres y lugares); pero también ha habido estudios no menos autorizados y rigurosos que hablan en favor de la historicidad de Eulalia de Barcelona.

      ¿Hay una o hay dos? Una hay, al menos. Ya hablaré de este tema más adelante.

      Y sí, Abel, eso es un hornito de pan 😀 Ahí se dice que la metieron viva para quemarla del todo…

Deja un comentario