Santa Odilia (Otilia), abadesa de Hohenbourg

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Pintura alemana de la Santa, representada como religiosa cisterciense y portando el libro con los ojos, símbolo de su patronazgo sobre la vista.

Pintura alemana de la Santa, representada como religiosa cisterciense y portando el libro con los ojos, símbolo de su patronazgo sobre la vista.

Poquísimo se sabe de esta santa; sólo lo que comenta una leyenda y algunos apuntes que parecen ciertos y que están basados en su biografía escrita posteriormente. Lo que sí es admitido por unanimidad es que fue ciega de nacimiento y recuperó la visión.

Según la leyenda, era ciega desde que nació y por eso, su padre el duque alsaciano Adalrico, la dejó al cuidado de una criada, que cogió a la niña y la llevó al monasterio de Balma, que unos historiadores lo identifican con el de Beaume-les-Dames y otros con el de Moyenmoutier.  En el monasterio, según sigue diciendo la leyenda, fue bautizada por el obispo San Erardo, recuperando la niña en ese momento la vista. Allí estuvo varios años y en ella se despertó el interés por la vida monástica, por lo que después de haber visitado a su hermano Hugo en su casa, su padre fundó el monasterio de Hohenbourg para que ingresara su hija, que fue su primera abadesa y que vivió allí toda su vida santamente, muriendo un 13 de diciembre a principios del siglo VIII. Hasta aquí, lo que sucintamente dice la leyenda. Fue sepultada en el monasterio y es el papa San León IX quién lo afirma por primera vez el día 17 de diciembre del año 1050. Odilia y el monasterio de Hohenbourg son mencionados en una donación que hizo la abadesa Adela en el año 783.

La primera biografía de Odilia fue redactada a principios del siglo X y lo hizo un capellán de su monasterio y ella repite muchos episodios de la vida de Santa Salaberga, por lo que se deduce que o toda o en su mayor parte es una biografía falsa. Únicamente es válida para confirmar que Odilia nació ciega.  Es verdad que en esta biografía se comenta un “curioso episodio”: estando gravemente enferma llegó a morir sin haber recibido el Viático; entonces, y gracias a las oraciones de sus afligidas religiosas, resucitó pudiendo comulgar con las dos Especies Sacramentales, muriendo de nuevo posteriormente.

No se sabe qué regla se seguía en el monasterio de Hohenbourg, pero puede deducirse que fuese la Regla Benedictina ampliada en rigurosidad por la propia Odilia. Esto parece,  porque tanto Odilia como su padre eran parientes de San Leodegario, que fue un propulsor del monacato benedictino. Desde luego está completamente descartada la Regla de San Agustin y la Regla Canónica de Aquisgran (Aachen), pues eso es confirmado por varios escritos premonstratenses.  Tratando de este tema: qué regla se seguía en el monasterio, algunos hagiógrafos, entre ellos Lanzel dice que existieron dos Odilias: una la fundadora del monasterio que seguía la Regla de San Columbano y otra, reformadora, que introdujo la Regla de San Benito. O sea, en Hohenbourg, dos Odilias. Esto está actualmente descartado como falso.

La biografía más antigua escrita en alemán es la de M. Hupfull en 1510 y Jerónimo Vigner en el año 1660 redactó una biografía que quiso hacerla pasar como recopilación de otra más antigua, pero que se demostró era falsa.

Aunque Santa Odilia fue sepultada en su monasterio, algunas reliquias se repartieron y así, el día 4 de mayo de 1353, el emperador Carlos IV recibió el brazo derecho, que hoy  es venerado en Praga (Chequia). En Corbie (Francia), durante un tiempo, se veneró un “caput Sanctae Othiliae benedictinae abbatissae”, que actualmente está en Fricamps (Francia), pero que desde luego no es su cabeza. Las reliquias de Odilienberg se salvaron en el año 1795 cuando profanaron su sarcófago para quitarle los revestimientos de mármol. Allí continuaron en un cofre hasta el año 1842. Su culto es muy popular en Alsacia (Francia), región de la que es patrona desde el año 1807. El Mont-Sainte-Odile es el lugar más visitado de toda Alsacia y desde el 7 de julio de 1842 allí están sus restos.

El nombre de Santa Odilia, desde el siglo IX, es mencionado en las letanías de Regensburg, en las de Freising y en las de Utrech y ya en el siglo XII era conmemorada el día 13 de diciembre en la Abadia de San Gallo, en Suiza. En la Edad Medía se celebraba en todas las abadías alemanas y en las de algunas regiones francesas, en las abadías benedictinas austriacas y en todos los monasterios femeninos de Centroeuropa. Fue inscrita en el Martirologio Romano en el día de su muerte, el 13 de diciembre.

Actual sepulcro de la Santa en Mont-Sainte-Odile, Alsacia (Francia)

Santa Odilia es invocada especialmente para que se curen las enfermedades de la vista (por haber nacido ciega y posteriormente recuperar la visión), las enfermedades de los oídos y los dolores de cabeza. Es representada vestida de abadesa, con un libro abierto sobre el que reposan dos ojos, o vestida de abadesa liberando a su padre del Purgatorio. Otras veces se le representa  con un cáliz en alusión  al “episodio del Viático” Su nombre es Odilia, pero a partir del siglo XV, especialmente en Baviera, se le llamó Otilia, nombre por el que es conocida en Alsacia.

El hecho de que sea patrona de los ciegos y de cuantos tienen problemas oculares es más lógico que en el caso de Santa Lucía, pues a esta última santa le viene el patronazgo gracias a una leyenda medieval: la “Leyenda Aurea”. Casualmente, las dos murieron el mismo día, el 13 de diciembre.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Santa Odilia (Otilia), abadesa de Hohenbourg

  1. Me alegra que se halla tratado a esta santa! lo mismo he leído yo, que es muy probable que haya seguido la regla de san Benito en su monasterio, pero de cierto nada más se sabe a parte de su ceguera… valga decir que hay una congregación benedictina de origen alemán que está bajo su protección, congregación que promueve fundaciones monásticas en zonas de misión.

    • Efectivamente, la Congregación Benedictina de Santa Otilia, fundada en el siglo XIX por un monje benedictino de la Abadia de Beuron, llamado Andreas Amrheim.
      Después de dar muchos pasos, su proyecto fue aprobado por el Papa León XIII el día 29 de junio del año 1884. Son los misioneros y misioneras de Santa Otilia.

    • Es cierto; nació ciega y recuperó la vista. ¿Cómo? Se dice que en el bautismo, pero yo “ni quito ni pongo rey”, como se suele decir. Es importante que se sepa que también es la patrona de quienes padecen de la vista y curiosamente, donde yo vivo, hay alguna óptica que se llama “Optica Santa Otilia”

  2. Yo pensaba que se sabía mucho más de ella, por lo que veo la información es bastante exigua, y sin embargo es notable el culto que ha alcanzado. Son frecuentes las representaciones de esta Santa con Santa Lucía, las dos patronas de la vista más conocidas (de hecho, Antonio, yo he visto muchas ópticas Santa Lucía, pero de Santa Otilia ni una… curioso lo que comentas).

    Tengo entendido también que hay otra Santa Odilia, mártir compañera de Santa Úrsula, que para colmo también es invocada para la vista y por eso la confunden constantemente con esta Otilia abadesa, aunque la iconografía es radicalmente distinta.

    • Bueno, de santas mártires tu sabes mucho más que yo y espero que prepares un buen artículo sobre Santa Lucia para el día de su fiesta.
      En cuanto a la Otilia compañera de Santa Ursula, con todos mis respetos, tu sabes que son cuentos chinos, porque eso de once mil vírgenes mártires y algunas hasta con nombres……, vamos, no se lo cree ni el que “asó la manteca”. Tu sabes que fueron varias compañeras, no llegarían a la docena y que no se sabe el nombre de ninguna de ellas. Después han venido los inventos de las once mil y hay hasta quienes se atreven a publicar las listas de sus nombres. Yo me río o me pregunto si quienes dicen eso “trabajaban en el registro civil” de la época, ja, ja.

      • No cabe duda de que estamos de acuerdo con eso. 🙂 Hay una Santa Odilia mártir, pero como casi todas las “compañeras” de Santa Úrsula, la habrán puesto ahí por ponerla en algún sitio. Ya le haré un artículo un día de éstos, pero desde luego, si hay que rastrear once mil vírgenes… sería como rastrear la Atlántida en un mapa, o lo que es lo mismo, tomar por histórica la que es la más disparatada de las leyendas.

  3. Que “malucos” sois con lo del listado de las 11.000 virgenes,que ya se por donde vais,jejeje.
    Si existe ese listado,aunque sea falso,que lo publique quien quiera,no?
    A mi,eso de que vayan en “X” barcos 11.000 virgenes de aqui para alla me hace mucha gracia,lo del numero esta claro que fue un error de traduccion,pero esta claro que existio Santa Ursula y unas compañeras que murieron martires.
    A Santa Otilia la conoci gracias a los comics de la editorial novaro “Vidas Ejemplares”.

    • No sé de qué me hablas, Abel, yo simplemente le decía a Antonio que estaba de acuerdo en que eso de las once mil vírgenes era una patraña.
      No creo que exista ninguna lista “oficial” de nombres, hace tiempo conocí a un coleccionista filipino que decía que tenía una y que era “la buena”, pero estaba claro que eso también era una patraña (le faltaban algunas que eran conocidísimas y él negaba que existieran, simplemente porque no venían en su lista, pero que tienen muchas iglesias y cultos). A menos que te pongas a juntar nombres, que es lo que debió hacer este coleccionista, ni hay listas reales, ni creo que sirvan de mucho.

      • Abel,
        A mi me dió también la tabarra ese “dichoso filipino”. Lo tuve que mandar al Tirol y a Colonia a que contara los huesos y cráneos que dicen tener de estas mártires. Ese hombre tenía manía con ese tema.
        Yo guardo muchas fotos de esos relicarios, pero no porque crea en la autenticidad de dichas reliquias, sino porque muchos de ellos son magníficas obras de orfebrería.

    • Hemos creído más conveniente hacerlo así ya que son dos Santas las que vamos a conmemorar el día 13, de modo que una de ellas ya ha sido adelantada al día 11 para que ambas puedan tener su espacio.

  4. Fantástico artículo sobre esta santa germana. Aparte del prodigio de la recuperación de la visión habiendo nacido ciega me llama la atención que iconográficamente se la represente en alguna talla que he podido contemplar con puños de alguna clase de nutria o similar para resaltar su vinculación por nacimiento con alguna familia de origen noble o de raigambre real…Enhorabuena , Antonio , una vez más.

Deja un comentario