Los Reyes Magos (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Relicario de los Magos en la catedral de Colonia (Alemania).

En Occidente, a partir del siglo XII, se empezó a hablar de manera difusa y confusa del traslado de las reliquias desde Milán hasta Colonia.  Una leyenda del siglo XI afirmaba que el obispo de Milán, San Eustorgio, las había obtenido en el siglo VI del emperador de Constantinopla. En Milán se conserva el sarcófago donde se guardaron.

Juan de Hildesheim, que murió en el año 1375 dice que la emperatriz Santa Elena, madre de Constantino el Grande, mientras se encontraba en Oriente obtuvo los cuerpos de los Magos intercambiándolas por reliquias de Santo Tomás (¡vaya imaginación!, como quien cambia estampitas) y que ella fue quién las llevó a Constantinopla. Comprenderéis mis queridos amigos, que hay libertad para creer todo esto o no creerlo, porque además hay que decir que, históricamente hablando, no consta la existencia de culto alguno a los Magos en Constantinopla.

Sigue diciendo Juan de Hildesheim, que San Eustorgio las obtuvo del emperador Mauricio y las llevó a Milán haciendo un largísimo viaje en un carro. Durante el viaje, sigue diciendo, un lobo se comió a uno de los bueyes que tiraba del carro y San Eustorgio ordenó al lobo que tirase de él, cosa que hizo el lobo hasta llegar a Milán. ¿Quién quiere más fantasía?

En Milán fueron puestas las reliquias en una basílica dedicada a ellos y en el año 1162, Federico I Barbarroja, conquistada Milán y siguiendo los consejos del canciller Reinaldo de Dassel, se las llevó a Colonia, en Alemania y las puso en la catedral de San Pedro. En el año 1247, el papa Inocencio IV concedió indulgencias a cuantos fueran a venerarlas a Colonia. Ahora están en una preciosa urna de oro en la magnífica catedral gótica, iniciada en el año 1249. En el año 1904, el Beato cardenal Ferrari, arzobispo de Milán, obtuvo pequeñas reliquias cedidas por el cardenal Fischer de Colonia. En Colonia se celebra la fiesta de la traslación de las reliquias el día 24 de julio. Resumiendo: existen dudas más que razonables sobre la autenticidad de estas presuntas reliquias de los Magos.

Relicario con los regalos de los Reyes Magos. Monasterio del Monte Athos (Grecia).

Pero aunque sea muy someramente, digamos también algo sobre su iconografía. El fresco más antiguo de la adoración de los Magos es del siglo II y está en un arco de la capilla griega de las catacumbas romanas de Priscila. En este fresco aparecen tres. Existen otros frescos en las catacumbas de los Santos Marcelino y Pedro en la via Labicana; estos frescos son del siglo III. Y en la catacumba romana de Domitila también hay otro fresco de los Magos, éste también del siglo II. En este fresco, aparecen cuatro, tienen vestidos cortos, llevan pantalones y un gorro frigio.

En un relicario de plata de finales del siglo IV aparecen, pero solo dos.  Los magos también están representados en el sarcófago de Adelfia (siglo IV), que se encuentra en el Museo Nacional de Siracusa, en Sicilia. Del siglo V es una columna del ciborrio de San Marcos de Venecia y también del mismo siglo es un díptico de marfil que se conserva en el tesoro de la catedral de Milán. Podríamos poner muchos más ejemplos, pero quiero destacar: en todos aparecen sin corona real.

Sólo empieza a representárseles con corona a partir del siglo XI: un marfil que se guarda en el Museo de Londres, una miniatura en el Sacramentario latino de Reichenan, un fresco en la catedral de Vic, etc. Y lo han pintado todos los pintores famosos: Taddeo Gaddi, Gentile de Fabriano, Beato Angélico, Andrea Mantegna, Filipino Lippi, Giovanni Sacchi, El Veronese, El Greco,  Velásquez, Murillo, etc.

Solicito vuestro perdón por la largueza de estos tres artículos sobre los Reyes Magos, pero he creído conveniente dar todos estos detalles porque es un tema muy recurrente, muy propio de tocar estos días, al menos en los países occidentales. Para escribir estos artículos he tenido que consultar varios libros por lo que sería pesado enumerar la bibliografía, que está a disposición de quién tenga interés en conocerla.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es