San Sabas I (I Parte)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco bizantino del Santo en la parroquia de Kraljeva (Serbia).

Prólogo:
“Las historias personales son inmensamente complejas e intrincadas, mucho más que la historia de los acontecimientos. Generalmente, los acontecimientos son el resultado de las energías creativas de las personas, que casi nunca se ven. El hombre es perceptible, pero esas energías espirituales que actúan en él y por él, no lo son. Es por ello que escribir una historia de un hombre, de cualquier hombre, es mucho más compleja que escribir una historia de unos acontecimientos. Muchos historiadores escriben la historia por un apilamiento de eventos entre sí, como un ladrillo sobre un ladrillo. Y el resultado es un edificio muerto y desnudo, en la que las potencias espirituales a través del cual los constructores de la historia crean la historia, siguen siendo invisibles. Sin embargo, la historia de la humanidad, al menos, no es sino la historia de los seres humanos que constituyen la humanidad. De esta manera la historia de cualquier persona humana no es otra cosa sino la vida de esta persona. Y la vida, en su enorme complejidad, captura e incluye multitud de imperceptibles energías creativas, que misteriosas y enigmáticas están en ellos mismos, de manera visible o invisible, como ser humano, como persona. Los actos de un hombre son consecuencia de su personalidad, que se esconden en sus raíces psicofísicas, y con los que se vincula con el mundo visible y con el invisible” (San Justino Popovich; Vida de San Sabas).

San Sabas, fundador de la Iglesia Autocéfala Serbia
En los Balcanes en el siglo XII, en Ras y Zeta, en las tierras serbias que estaban bajo el dominio del emperador bizantino, los serbios llevaban viviendo cinco siglos, desde los tiempos del emperador Heracleios (610-641). De acuerdo con el Tratado “De administrando Imperio”, los serbios se habían establecido en los Balcanes desde el año 610, ocupando las tierras entre los ríos Cetina y Bojana (1) abriendo una brecha hacia el interior del país (2). Al principio, los serbios no fueron incluidos en una única organización eclesiástica: estuvieron parcialmente bajo la jurisdicción latina de los arzobispados de Split, Bar o Dubrovnik o bajo la jurisdicción del arzobispado de Ohrid y los obispos griegos de las ciudades de Nis, Ras, Prizren y Lipljan. Sobre la base de estos hechos se puede concluir que la frontera entre el Este y el Oeste de la Iglesia, entre el Este y la civilización occidental, pasaba por las tierras serbias. (3)

Como en estas condiciones, la cristianización completa de los serbios era imposible, restos de la fe pagana antigua seguía dominando su vida espiritual. Se puede decir que tanto la Iglesia Oriental como la Occidental se mostraron satisfechas con la poca profundidad de la vida espiritual de esta gente. Pero, aun así, la situación era mejor en las diócesis de la Iglesia de Oriente ya que la organización eclesiástica Clementina estaba constituida por el clero y los servicios divinos se hacían en el lenguaje eslavo. Por otro lado, el clero estaba sumiso a los centros eclesiásticos y políticos externos a las tierras serbias; a la jurisdicción romana en Zeta y a la bizantina en Ras, lo que significaba un control político directo desde el exterior.

Detalle del rostro del Santo en un fresco del siglo XIII. Monasterio Mileseva, Serbia.

Así las cosas, alguien fue esencial para conseguir la reunificación de los estados serbios divididos que, hasta el siglo XII, estuvieron enfrentados entre si y en estado de mutuo desmoronamiento. Así, se puede afirmar que San Esteban Nemanja (1114-1199) fue el creador de la ideología estatal serbia de la dinastía Nemanjic.

Al mismo tiempo, la historia de la Iglesia Ortodoxa Serbia (4) comenzó con la actuación personal de San Sabas, que era el hijo menor de San Esteban Nemanja. Así que tanto el estado medieval serbio como la Iglesia Ortodoxa Serbia  surgieron de la mano de la obra del padre y del hijo, dos santos (5) punteros en la historia de la nación serbia (6).

El príncipe Rastko se convierte en el monje Sabas
Rastko, el hijo menor de Esteban Nemanja, nació alrededor del año 1173 (7). Según relatan sus biógrafos Domenciano y Teodosio, Esteban Nemanja y su esposa Ana (hija del emperador bizantino Romano III Argyros), después de tener varios hijos e hijas, deseaban tener otro hijo más y como esto no sucedía entraron en un profundo estado de tristeza, suplicando a Dios con oraciones y lágrimas el que les concediera un hijo más. Y así, la Divina Providencia les concedió otro hijo santo (8). Tanto Domenciano como Teodosio dicen que el joven príncipe Rastko recibió de su padre una sólida formación.

San Esteban el Primer Coronado (9) escribiendo sobre San Esteban Nemanja dice que el príncipe Rastko era la alegría de sus padres y rezaba a Cristo a fin de no apegarse a las cosas de este mundo, pero escribe Teodosio que Rastko sentía la tentación producida por la gloria y las riquezas lo que le originaba mucha confusión. Era suave, amable y dulce con todos y amaba la pobreza de las órdenes monásticas. Así las cosas y con esta educación el joven príncipe, con solo quince años de edad, adquirió de sus padres una parte del estado a fin de gobernarla. Pero su alma pertenecía a Cristo, anhelando todo lo sublime, divino e inmortal y no apegándose a lo terrenal y perecedero. Muchas veces oía hablar sobre la virtuosa vida de los monjes atonitas que vivían en monasterios y en el desierto, privándose de todo lo terrenal con el fin de conseguir el amor de Cristo. Estos relatos que Rastko escuchaba en la Corte por boca de algunos piadosos monjes que a menudo visitaban a su padre, le hizo sentir una especial predilección por las comunidades monásticas.

Algo pasó para que el joven príncipe decidiera dejar las cosas terrenales para convertirse en monje. Cuando tenía diecisiete años de edad, sus padres decidieron casarlo y ese momento coincidió con la visita de un monje atonita que vino recogiendo limosnas a la Corte de sus padres. Teodosio (el biógrafo de Sabas) dice que el príncipe Rastko, después de conversar largamente con el anciano monje, decidió dejar la Corte de sus padres, dejar su tierra y marcharse con él al Monte Athos, ya que consideraba que ese era el designio de Dios.

Los historiadores indagan sobre la nacionalidad de este anónimo y misterioso monje. Teodosio dice que el monje era de origen eslavo ya que el príncipe Rastko había conversado con él. En ese momento, en el Monte Athos había un monasterio ruso y existen evidencias de que también estaban allí algunos monjes búlgaros y serbios que vivían en esa república monástica, única en el mundo ortodoxo. Rastko, que era el hijo más querido por ser el más joven dijo a sus padres que se iba de caza con unos amigos, pero en realidad escapó de las tierras de sus padres y marchó a Athos, llevándose con él a algunos compañeros y acompañando al anónimo monje atonita.

Icono ortodoxo de los Santos Sabas y Simeón (s.XIII). Monasterio Mileseva, Serbia.

Domenciano, hablando de la vida de San Simeón, dice que la tristeza invadió la corte de su padre cuando comprobaron que el joven príncipe había desaparecido: “todo el mundo lloraba amargamente, los padres por su hijo, los hermanos por su hermano y la gente del pueblo por su señor(10). Según las fuentes que narran la vida de San Sabas, su padre, Esteban Nemanja, envió a un grupo de gente en su búsqueda portando una carta al eparca (obispo) de Tesalónica en la que le rogaba que trajese de vueltas a su hijo desde el Monte Athos. Lo encontraron en el monasterio ruso de San Pantaleón, pero no lograron llevarlo de regreso al reino de su padre.

Lo que realmente ocurrió es que el joven príncipe, compinchado con el abad del monasterio lograron engañar a los emisarios enviados por Esteban Nemanja y, mientras estaban dormidos, cansados después de un viaje tan largo, el joven monje estuvo en oración toda la noche e hizo los votos monásticos cambiando su nombre Rastko por el de Sabas. Los biógrafos de San Sabas dicen que, efectivamente, el príncipe se convirtió en monje cuando tenía dieciocho años de edad, en el año 1191.

La vida de Sabas en el Monte Athos y su establecimiento en el Monasterio Chilandariou
Convertido en monje con dieciocho años de edad, Sabas comenzó su vida como asceta en el Monte Athos. En la comunidad de monjes atonitas, el príncipe serbio convertido en monje fue recibido con gran alegría y muchísimo interés. El, sin embargo, no consintió que su nobleza de origen interviniera en su habitual vida monástica. Este es el período de su vida, en el que Sabas comienza en reconstruirse a si mismo, a convertirse en otro hombre más espiritual: “en un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios, 4, 13). Este período de su vida, según sus biógrafos, duró dieciséis años.

Poco después de su llegada al Monte Athos, Sabas, que era un monje muy celoso quiso mejorar su vida espiritual yéndose a vivir a la zona menos habitada de la Montaña Sagrada, teniendo como ejemplo a muchos eremitas atonitas contemporáneos suyos, así como a los antiguos padres del desierto. Sin embargo, le obligaron a conformarse con la vida de un monje cenobítico, viviendo en comunidad en el monasterio de San Pantaleón y más tarde en el monasterio Vatopedi. Pero a pesar de ello, Sabas vivió una estricta vida ascética, siendo su único alimento el pan y el agua, incluso en cantidades tan pequeñas que solo le permitían mantenerse con vida. Vestía la misma túnica monacal durante todo el año, tanto en verano como en invierno, caminaba descalzo por las montañas llevándole alimentos a los eremitas que vivían en soledad, a quienes admiraba y de quienes recogía celosamente el néctar espiritual: orientación y asesoramiento. Con esa forma de vida: ayuno y oración, largas vigilias en vela y absoluto y desinteresado servicio hacia los demás, pronto llegó a la perfección espiritual causando el asombro de toda la comunidad del Monte Athos.

Panorámica del Monasterio Chilandarou en el Monte Athos (Grecia).

Pasado algún tiempo, el monje Sabas recibió un especial colaborador, es decir, sus propios padres, Esteban Nemanja y Ana, renunciaron al trono y siguieron los pasos de su hijo menor, tomando los hábitos monásticos y convirtiéndose en el monje Simeón y en la monja Anastasia (los Santos Simeón Esteban Nemanja y Anastasia de Serbia, padres de San Sabas I). Pasado algún tiempo, Simeón Nemanja fundó el monasterio Studenica en Serbia pero marchó nuevamente con su hijo Sabas al monasterio Vatopedi en el Monte Athos.

Teodosio describe la escena del encuentro entre padre e hijo de manera muy conmovedora. Fue un acontecimiento humano muy cálido, que aun dentro del rigor monástico, brilló con especial resplandor, encuentro que es clave para comprender la personalidad de San Sabas. A través de toda su vida, llena de esfuerzo y trabajo, se entregó a todos los hombres y fue siempre leal a la tierra de sus padres: Serbia. (11)

Poco tiempo después del encuentro entre padre e hijo, el abad del monasterio Vatopedi envió al monje Sabas a una misión diplomática a Constantinopla a fin de tratar algunas cuestiones concernientes a este monasterio atonita. Se consideraba que el origen real del monje así como su vínculo familiar con la Corte Imperial de Constantinopla, le darían un cierto carisma, un cierto rol, a esta cita solicitada por el abad del monasterio Vatopedi. Siguen diciendo Domenciano y Teodosio que Sabas consiguió llevar a cabo su primera misión diplomática con mucho éxito, aprovechando también la ocasión para solicitar y obtener del emperador el permiso y la bendición del Patriarca, para reconstruir el monasterio Chilandariou que estaba muy viejo y abandonado, comenzando así un capítulo importante de la espiritualidad y de la cultura serbias, ya que dicho monasterio aun en la actualidad tiene gran trascendencia sobre esta Iglesia (12).

Monumento al Santo en Spomenik (Serbia).

En el prefacio del Typicon del monasterio Chilandariou, (13) están Sabas y Simeón que quisieron fundar un monasterio serbio en el Monte Athos que sirviera de cobijo, refugio para todos los monjes serbios que vivían en la Santa Montaña.

Asimismo, Domenciano y Teodosio hablan de un cierto anciano atonita anónimo, que aconsejó a Simeón y Sabas (padre e hijo) diciéndoles que agradaba a Dios el hecho de que dicho monasterio atonita fuera un refugio espiritual para todos aquellos serbios contemporáneos que deseasen vivir en el Monte Athos, así como para los que también lo desearan en el futuro.

El emperador bizantino Alexios III Angelos (1195-1203), concedió que el monasterio Chilandariou de Sabas y Simeón fuera gobernado siempre  como un monasterio totalmente libre e independiente. El monasterio Chilandariou fue reconstruído en junio de 1199 y San Simeón fue allí sepultado en febrero del año 1200. En ese momento, San Sabas tenía ventiseis años de edad.

Este monasterio tuvo una gran importancia en el origen y en la historia posterior de la Iglesia Autocéfala Serbia. La fundación del monasterio serbio en el Monte Athos, metrópolis de la espiritualidad ortodoxa en el mundo bizantino y su estatus “autocéfalo”, colmaron las aspiraciones de los santos Sabas y Simeón (hijo y padre) e indicaron el futuro desarrollo de la vida eclesiástica serbia (14).

Dragoljub


(1) Estados actuales de Croacia y Montenegro.
(2) Estados actuales de Bosnia-Herzegovina y Serbia.
(3) Historia del Pueblo Serbio I, Belgrado 2000, 315 (D. Bogdanovic)
(4) Aquí hay que destacar que en la Edad Media no existía una entidad nacional tal y como se entiende en el sentido moderno de este término, por tanto, desde el punto de vista eclesiástico, en la Serbia medieval existía solo la Iglesia de todas las tierras serbias y marítimas.
(5) Esteban Nemanja abandonó su reino y tomó los votos monásticos. Poco después de su muerte fue proclamado santo, convirtiéndose así en el progenitor santo de la dinastía Nemanjic.
(6) Dj. Slijepcevic, Historia de la Iglesia Ortodoxa Serbia, Dusseldorf 1978, 56.
(7) De acuerdo con San Justino Popovich en su “Vida de San Sabas”, el príncipe Rastko nació en el año 1169.
(8) San Justino Popovich, “Vida de San Sabas”.
(9) El hermano mayor de San Sabas y sucesor de Esteban Nemanja; el primer rey de Serbia de la dinastía Nemanjic.
(10) San Justino Popovich, “Vida de San Sabas”
(11) Dj. Slijepcevic, “Historia de la Iglesia Ortodoxa Serbia” I, 62
(12) El Monasterio Chilandarou y el Estado Serbio, recientemente, en el año 2008,        celebraron el VIII Centenario de la existencia de este monasterio serbio en el Monte Athos.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “San Sabas I (I Parte)

  1. Dear friend Dragoljub,
    Welcome to our blog, your blog and thank you for this first article of Saint Sabas I, Serbian archbishop.
    How little is known in the West about the Autocephalous Orthodox Serbian Church! So it is great that you give us to know as best as you can do: by knowing its sanctity and you’ve started by his Holy Founder, Saint Sabas I.
    Your Church continues to produce fruits of holiness as exemplified by the two canonizations made last year.
    Those who know anything about Mount Athos, know the importance of the Serbian monastery of Hilandar and this is where Saint Sabas and his father Saint Simeon began the foundation of the spiritual Serbia. This monastery is still currently a source of holiness for the Church.
    Welcome and thank again.

  2. Dear Antonio,
    Thank you for your warm welcome to the society Preguntasantoral. I am very glad and happy to be a part of this wonderful and for the Christian faith valuable project. I hope that we will have a fruitful cooperation on the behalf of our common faith.

    In Christ yours,

    Dragoljub

  3. Dear Dragoljub: I´m really delighted enjoying the chance of knowing some aspects of the live of Saint Sabas , someone abbsolutely unknown for me before. But far away , the front paragraph in which Saint Justino Popovich tell us about the difficulty of relatinh history without focusing in the inner spirit of people who shared tese moment seems to me strongly astonishing and I feel deeply concerned. So congratulations and welcome to this eager project.

    • Dear Salvador,
      when I read this words of Iustin Popovich I embraced them as my own thought in that sense that I really think that it is very difficult writing about any historical person, especially a saint of the Church. St. Sabbas is a cornerstone of Serbian spiritual and cultural history and I feel a great weakness to properly present his personality. As one Serbian monk recently said about St. Sabbas: St. Sabbas is a spiritual ocean which Serbs are exploring for centuries, but never manage to fully comprehend and explain him. That is the secret of St. Sabbas and of any other saint and man of God.

      Best regards!

  4. Dear Dragoljub, I congratulate you warmly on this article so interesting and so well documented. It’s nice to read a fellow Historian who gives their work a touch as thorough and complete. I didn’t know very much about this saint and I’m not familiar with the Serbian Church, so I’ve enjoyed knowing about it. Thank you very much and keep giving us your knowledge for a long time.

    • Thank you Meldelen for your welcome and your comment. I hope that in the future I will be able to contribute more regarding Serbian ecclesiastical history.

      Best regards!

  5. Welcome as a contributor to this blog Dragoljub.
    I was impressed by this first article of yours on life San Saba, saint who is completely unaware of its history.
    The picture of the monastery on Mount Athos Chilandarou is spectacular and I see this set in an idyllic location.
    That Spiritually deeper must be at the saints who have had the opportunity to live in a similar environment.

    • Than you Abel!

      Yes the Chilandariou monastery is of great importance for Serbian spiritual history and culture, but not just in the past, but also in the present, since it continues to live by the same rules St. Sabbas had given in the 12th century. The word of the Chilandariou monks and their abbot is respected and well listened in modern Serbia, in all classes of Serbian society.
      You are totally right regarding the monasteries location. There is an oral tradition preserved on Mount Athos, that St. Sabbas and his father St. Stephen Nemanja chose Chilandariou monastery because of its environment which was and still is similar to that in central Serbia.

  6. Welcome Draguljud!
    What else I can add to what has already been said? I whant to thank this first part of the life of St. Sabas I, really is very interesting, wait for the missing parts. I thank the data it provides about the ecclesiatical jurisdiction of Serbia, it was unclear how far the influence of the Patriarch of Rome.

    • Thank you Dairon!

      Yes the question of the jurisdiction of the Roman church in medieval Serbia and on the Balkans is a very interesting question that continues to attract modern scholars. It is known that until the 8th century Roman Church had its jurisdiction over most part of Balkans, at leat its wester part including the metropolitanate of Thesalonica. But in the 8th century the Constantinople church during the iconoclastic movement in Byzantium usurped this lands and spread its ecclesiastical jurisdiction. In later ages Roman church continued to play a significant role in Serbian lands, especially in maritime lands and in fact Serbian medieval state was always a religious mixed society. A good example is St. Sabbas father, the later monk St. Stephen Nemanja, he was baptized by roman catholic priests, later converting to orthodox christianity just through Chrismation (Confirmation).

      Best regards!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*