San Sebastián de Roma, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo del Santo obra de Gerrit Van Honthorst. National Gallery de Londres (Reino Unido).

Ha sido y es uno de los santos antiguos más venerados en todos los tiempos y considerado como uno de los siete santos defensores de la Iglesia romana. Desde el punto de vista etimológico, el nombre de Sebastián viene de la palabra griega Σεβάσμιος, que significa “venerable”.

Desde los primeros siglos existen noticias suyas, aunque algunos textos son muy escuetos. El más antiguo es la “Depositio martyrum” del cronógrafo romano del 354, que dice: “Decimotercia Kalendas februarii, Fabiani in Callisti et Sebastiani in Catacumbae”. Este escueto texto da cuatro datos: el nombre (Sebastián), la cualidad (mártir), el lugar del sepulcro y culto (las catacumbas) y la festividad (20 de enero). Existen otros documentos posteriores que confirman el nombre y el lugar del culto al mártir: los calendarios Cartaginés y Jeronimiano, los sacramentarios Gelasiano y Gregoriano y los itinerarios romanos de la Edad Media, especialmente el “Notitiae ecclesiarum urbis Romae” y el “De locis sanctis martyrum”. Otro texto importante es el comentario de San Ambrosio al salmo 118, donde dice su origen milanés (hic mediolanensis oriundus est), su madre milanesa desposada con un funcionario romano oriundo de las Galias meridionales y admite que el martirio fue en Roma (ibi passus est), pero no da datos del martirio. ¿Y cuándo fue este martirio? O a finales del siglo III o a principios del IV. Resumiendo: martirio en Roma, sepultura en las catacumbas y festividad el 20 de enero.

Pero hay además, leyendas y tradiciones. La primera de ellas es una “Passio Sancti Sebastiani” compuesta por un romano anónimo del siglo V. Y es romano el autor porque por el texto se deduce que conoce con precisión el ambiente romano de la época. Esta “passio” es un romance “histórico” que aporta muchísimos datos de los que cabe destacar:
– Que nació en Milán o en Narbona (región mediolanense), que pertenecía a la guardia pretoriana siendo ascendido a oficial y que por su fidelidad y lealtad lo destinan a la guardia personal de los emperadores Diocleciano y Maximiano.
– Que era cristiano y que fue el sostén de los cristianos en la cárcel y apóstol entre las familias nobles y los magistrados, pues conforta a los mártires: a los hermanos Marcos y Marceliano (mártires en la Via Ardeatina), a Cástulo y a Tiburcio (mártires en la Via Labicana), a los Cuatro Mártires Coronados, a Victorino (mártir en Albano) y a Tranquilino y María (padres de Marcos y Marceliano).
– Convierte a nobles: Claudio, prefecto de Roma, Sinforosa (su esposa) y a Félix y Felicísimo (sus hijos), a Cromacio, nuevo prefecto romano y a su hijo Tiburcio y a otros, todos martirizados; todos venerados como santos.

Escultura barroca del Santo obra de Gian Lorenzo Bernini (1617). Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid (España).

Todo esto que hace Sebastián no puede pasar desapercibido, por lo que es denunciado, sometido a juicio y sentenciado a muerte. Se le lleva a las afueras de la ciudad, a un campo, donde es atado desnudo a un palo y asaeteado. Dado por muerto, es recogido por Irene, viuda del mártir Cástulo, que se lo lleva a su palacio en el Palatino. Lo cura y le aconseja que abandone Roma a fin de salvar su vida, pero él hace caso omiso y un día en el que los emperadores estaban en el templo de Hércules, se presenta ante ellos confesando nuevamente su fe. Diocleciano, que lo daba por muerto, se sorprende, lo captura y lo matan a palos en el hipódromo del Palatino. Su cuerpo es arrojado a las cloacas de Roma, pero los cristianos recuperaron su cuerpo y lo sepultaron en las catacumbas. Hasta aquí lo que dice la “passio”. De este texto pueden deducirse muchas cosas: debió ser un joven astuto y decidido propagandista de la fe, que predica y convierte, siendo al mismo tiempo fiel y leal en su profesión y que debió tener claro que la caridad cristiana consistía, entre otras cosas,  en ayudar a quienes estaban prisioneros y en sepultar a los mártires. Como fue mártir en tiempos de Diocleciano, su martirio debió acaecer un 20 de enero entre los años 284 al 305.

Muy pronto se le rinde culto. San Gregorio Magno lo consideró como el tercer patrono de Roma después de los Santos Pedro y Pablo, siendo muy celebrado en todo Occidente el día 20 de enero, aunque en Oriente se le conmemora el día 18 de diciembre. El centro principal de su culto en Roma estaba localizado en las catacumbas de la Via Appia, pues allí lo recuerda la “Depositio martyrum” de la que antes hice mención. Y esto es confirmado por el “Liber pontificalis” y por los itinerarios romanos. Allí, en la Via Appia, en el siglo IV se construye la basílica “in memoria apostolorum”, basílica que cambia de nombre en el siglo IX, llamándose de San Sebastián.

El Papa Eugenio II, el día 9 de diciembre del 826 le envía reliquias a San Medardo de Soissons; Gregorio IV, que le sucedió como Papa, puso su cabeza en el oratorio de San Gregorio en el Vaticano. Este relicario del cráneo de San Sebastián, lo llevó más tarde el Papa San León IV a la iglesia romana de los Cuatro Santos Coronados, donde actualmente es venerado. En el Vaticano existieron otras reliquias del santo, pero en el año 1218, el Papa Honorio III se las dio a los cistercienses, que eran los custodios de la basílica romana de San Sebastián y allí están. Hay reliquias menores en Fulda (Alemania), Abadía de Farfa (Italia), Madrid (España), Tongeren (Bélgica), Augsburg (Alemania) y en muchísimas otras localidades.

Sepulcro del Santo. Basílica de San Sebastián, Roma (Italia).

Fue un santo muy famoso en la Edad Media porque en aquellos tiempos la peste hizo estragos en toda Europa y hasta el siglo XVI fue considerado santo protector contra esta enfermedad. ¿Y cuales fueron las razones para otorgarle este patronazgo? Pues muy curiosas: salió indemne de las flechas y como la peste era considerada como un castigo divino, como flechas enviadas por Dios… pues San Sebastián, patrón contra esa enfermedad. Se comprobará que esta interpretación no pudo ser “más elaborada”. Pero se dieron otros argumentos. En el año 680 la peste asoló Roma y se le hicieron rogativas al santo; al desaparecer la epidemia, lo consideraron milagroso y esto lo cuenta Pablo diácono en su “Historia longobardorum”, tomo VI. Lo mismo sucedió en Pavía y al acabar la epidemia, se lo achacaron a él.

San Sebastián es el patrono de los atletas, arqueros (parece obvio), arcabuceros, comerciantes y elaboradores de productos hechos de hierro (¿serían de hierro las fechas?), así como de los tapiceros (!!) Iconográficamente se le representa joven, desnudo, asaeteado atado a un árbol y con los atributos de oficial romano. Pronto empezaron a aparecer imágenes suyas: frescos en las catacumbas de Priscila y Sebastián (siglo V), pintura en la cripta de Santa Cecilia, en las catacumbas de Calixto (siglo V); fresco del siglo VI en San Apolinar Nuevo de Ravenna junto a otros ventiseis mártires; fresco del siglo VII en la basílica de San Pietro in Vincoli, etc. Lo han pintado Fabriano (XIV), Puccinelli (Museo de Amberes), Jerónimo de Juan (Pinacoteca de Camerino), Jan Matas (Museo Catalán de Barcelona), Rubens, el Veronés, Agostino Tassi, Ribera el Españoleto, El Greco, etc.

He consultado: la “Passio Sancti Sebastiani”; “Il martirio di San Sebastiano”, de S. Minocchi,  (1911); “El calendario de Enrique de Auxerre” en Analecta bolandista LXXVII,  (1959) y “Una vida inédita de San Sebastián”, de L. Mills (1966).

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

49 pensamientos en “San Sebastián de Roma, mártir

  1. EN LA CIUDAD CAPITAL DE MI ESTADO TAMBIEN SE LE INVOCO COMO ABOGADO CONTRA LAS EPIDEMIAS, INCLUSO SE LE DIO EL TITULO DE PATRON SECUNDARIO DE LA CIUDAD Y SE LE CONTRUYO UN TEMPLO QUE EN AQUEL TIEMPO ERAN LA AFUERAS DE LA CIUDAD PARA QUE DETUVIERA LAS EPIDEMIAS QUE ASOLABAN LA CDAD. ESTE TEMPLO FUE Y ES ADMINISTRADOS POR LOS PADRE AGUSTINOS QUE GRACIAS A ELLOS TRAJERON UNA RELIQUIA DE EL … SEGUN ME CUENTA UN SACERDOTE QUE FUE SUPERIOR DE LA COMUNIDAD AGUTINA …SALUDOS DESDE PUEBLA, MEX.

    • Ya te he comentado el curioso argumento por el cual se le considera protector contra la peste y otras enfermedades epidémicas; desde luego, el argumento no deja de ser, como poco, llamativo.
      Es verdad que como es un santo muy venerado en España y Portugal, su devoción se extensión por toda la América Latina y esa devoción, como es natural, la llevaron las Ordenes que enviaron sus misioneros a esas hermanas tierras.

      • Antonio excelente articulo,como siempre.
        Lo del naranjo si que me dejas perplejo..he visto tallas en las que esta amarrado a un arbol,pero que pudieran ser naranjos…me he quedado sorprendido. 😮

        • Pues si y la verdad no lo entiendo porque que yo sepa, no son los naranjos los árboles frutales más abundantes en las cercanías de Roma; en Huelva si es verdad que hay muchas miles de hectáreas plantadas de este árbol que tan magnífica fruta tiene

  2. Excelente artículo Antonio, me encantó! san Sebastián es uno de mis mártires favoritos y es una grata sorpresa que le dediques un artículo el día de su fiesta. Curiosamente también en la Nueva España fue un santo muy venerado debido a su patronazgo contra la peste, por lo que es común encontrarlo en los retablos generalmente en escultura, así muchas capillas e iglesias lo tienen como patrono e inclusive hoy recibe gran culto en algunas ciudades del sur de México.

  3. El hecho de que San Sebastián y sus flechas estén asociados a la peste -es decir, que la peste se interprete como flechas de “castigo divino”- tiene una explicación muy clara que se remonta a la cultura griega.

    En la mitología griega, Apolo, el dios flechador, era también abogado contra la peste. Curiosamente, no era sólo quien la curaba, sino también quien la enviaba para castigo de los mortales. ¿Y cómo lo hacía? Disparando flechas contra ellos, en el sentido de que “flechas” equivale al contagio de la enfermedad. Luego, cuando se aplacaba su ira, él mismo hacía desaparecer la epidemia.

    Estos episodios míticos relacionados con esta divinidad los tenemos documentados, por ejemplo, en la Ilíada de Homero, donde Apolo, disgustado por la soberbia de Aquiles, castiga al campamento aqueo disparando contra ellos y aquejándolos de peste.

    Es fácil deducir, por tanto, que posteriormente esto se aplicara a San Sebastián, aunque “cristianizando” el mito, en el sentido de que el Santo no causa la peste, claro, pero sí la cura. Curiosidad: seguramente esto lo causó el tema de las flechas, asociadas a la peste, nuevamente. Ojo, que no digo que Apolo sea lo mismo que Sebastián, digo simplemente que en el ideario religioso, las funciones y símbolos de uno pasaron al otro.

    Por cierto, gracias Antonio, por este excelente artículo. 😉

    • Ana Maria,
      En el tema histórico no hay quién te gane; se nota que eres licenciada en Historia y cada vez que leo uno de tus comentarios, siempre, aprendo algo. Te agradezco muchísimo esta aclaración porque no tenía idea alguna.
      Lo que siempre me ha dejado intrigado es que si los soldados romanos cuando querían matar, mataban, ¿por qué dejaron a Sebastián moribundo y sin heridas mortales? ¿No sería que como eran sus propios compañeros, no quisieron matarlo?

      • Segun algunas leyendas,ninguno de los compañeros quiso que su flecha fuera la “mortal” y por ello cada uno disparo a una parte del cuerpo que no considerara vital,(hombro,brazo,pierna,muslo,clavicula…).

      • La verdad es que si te soy sincera, eso no tiene mucho sentido para mí. Tengo un artículo de Martyrium dedicado al flechamiento, que veremos próximamente, donde explico que las heridas eran letales en tanto que, si bien no muy sangrantes de cara al exterior del cuerpo, producían hemorragias internas muy graves, lo que acababa matando más temprano que tarde.

        Estoy segura de que se les ordenó que torturaran y ejecutaran al reo sin contemplaciones, por lo que me cuesta creer que quedara con vida. Y aun si quedara, las heridas hubieran sido tan graves que la tal matrona Irene no hubiese podido hacer nada por él. Ten en cuenta que cuando extraes una flecha, por mucho cuidado con que lo hagas, siempre ocasionas un desgarro interno y mayores hemorragias. Vamos, que si no lo hubieran matado los soldados -cosa que dudo-, lo hubiera matado la pobre Irene sin pretenderlo.

        Para mí el pasaje de la passio no tiene mucho sentido y es por eso que lo cuestiono. También es para llevarse las manos a la cabeza el hecho de que pudiendo haberse salvado, volviese para que lo acabaran de masacrar: una cosa es ser valiente y otra ser tonto, con perdón. Aunque tenemos casos de mártires que se presentan espontáneamente ante las autoridades, casos de mártires que regresan cuando ya les han dado “fuerte y flojo”, como tú dices, hay menos y son todo cuentos chinos a mi entender. He visto más casos de lo contrario, y eso no actúa en menoscabo de su santidad y martirio.

        En resumen: creo que la passio tiene muchos elementos fantásticos y no hay que tomarla en cuenta. Lo más probable es que sí lo mataran a la primera. Y date cuenta que el martirio de San Sebastián incluye PRECISAMENTE las dos modalidades de ejecución que se llevaban a cabo entre soldados: flechamiento y apaleamiento. ¿No te parece demasiada casualidad? No digo más.

        • Yo, la verdad, he leido mucho sobre San Sebastián por aquello de que es el patrono de Huelva desde hace varios siglos y en ningún documento he encontrado la más leve señal de dudas de que murió realmente apaleado; que no murió de las flechas. Ten en cuenta que él era un soldado ejemplar, servidor en su trabajo por lo cual llega a formar parte de la guardia personal de los emperadores y dada su inmensa caridad para con los demás, es muy probable que se granjeara el aprecio y respeto de sus compañeros, que no quisieron matarlo. Además, tu sabes que, a su estilo, los romanos también daban lo que hoy llamamos el “tiro de gracia” para comprobar su muerte. Eso es precisamente lo que hizo Longinos con Cristo.

          • No cuestiono para nada lo que dices, amigo, pero entonces yo digo: o lo apalearon o lo flecharon, pero las dos cosas, no, o el ejército romano estaba plagado de inútiles -y la Historia ha demostrado precisamente lo contrario, ¿no crees?-. Es posible entonces que lo apalearan. Era mas frecuente que esto ocurriese, a lo que yo he leído.

            Bueno también es posible que le metieran algunos flechazos para divertirse con él y luego lo acabaran rematando a palos… pero esto ya son divagaciones.

            Tengo una duda: ¿por qué es celebrado junto con San Fabián? Siempre van asociados y parecen dos Santos que no tengan relación. Y otra: recientemente he recibido una estampita del Santo procedente de las catacumbas de San Sebastián. ¿Qué me puedes decir sobre el tema de las catacumbas?

        • Ana Maria no es tan descabellado (en absoluto) que hubiese logrado sobrevivir al asaetamiento .
          No sabemos cuantas flechas le dispararon….ni el tamaño de estas (tampoco creo yo que fueran tamaño elefante para tales hemorragias como las que tu describes),que haber hemorragias seguro que si,pero ni sabemos el proceder que se utilizo en su curacion ni quien lo atendio aparte de Irene,que digo yo que en caso de haberselo llevado ella,ni lo habria hecho sola ni le habria sacado las flechas ella misma.

          • Abel, yo antes pensaba como tú, pero después de haber estudiado Guerra y Ejército en la Antigüedad, me he dado cuenta que los soldados ejecutores tendrían que haber sido idiotas de nacimiento para no haberlo matado… vamos, si le hubieran dado más al palo que a él. Sabemos de sobra que los soldados romanos no eran unos incompetentes.

            Las flechas no tienen que ser grandes para ser letales, de hecho, cuanto más ligeras y estilizadas, más peligrosas. Las puntas estaban dotadas de unos espolones antiretroceso que desgarraban la carne si intentabas extraerlas, por lo que podías intentar partir el fuste dentro del cuerpo e intentar extraerlo sin tocar la punta, pero con eso dejabas dentro la punta del arma y la herida sin curar, con toda esa sangre manando. Y si la flecha había sacado la cabeza por el otro lado, había más posibilidades, rompiendo el fuste, pero una perforación longitudinal es también muy difícil de controlar. Las hemorragias internas eran muy complejas de restablecer, y él debió recibir muchas.

            Una hemorragia no tiene tampoco por qué ser grande para matar, basta con perforar un pulmón o el estómago, para que te mate en poco rato porque se llenan de sangre.

            Créeme que he estudiado el tema; una cosa es una herida de flecha, pero otra cosa es tener el cuerpo asaeteado. Y a éste, lo lógico es pensar que le tiraron a matar, sean pocas o muchas las flechas. Otra cosa es divagar demasiado y darle vueltas sin sentido. Lo importante es la existencia del Santo y su martirio. Pero yo creo sinceramente que lo debieron matar a palos.

          • Ana Maria,
            Intentaré responder a las dos cuestiones nuevas que me planteas. La conmemoración que hace el Martirologio de los santos Fabián y Sebastián juntos es simplemente por la coincidencia del día de su martirio, el 20 de enero. Pero son dos santos que no coincidieron en el tiempo para nada.
            San Fabián papa fue martirizado en tiempos del emperador Decio (mediados del siglo III) y fue sepultado en la cripta de los papas del cementerio de Calixto, donde en el año 1854 se encontró su epitafio.
            San Sebastián murió en tiempos de Diocleciano (finales del siglo III o principios del IV) y fue sepultado en las catacumbas de su nombre y por esa coincidencia de día es por lo que la “Depositio martyrum” los menciona juntos el día 20 de enero pero diciendo dónde está sepultado cada uno y sin hacer referencia alguna al año del martirio.
            Y como he dicho, San Sebastián fue sepultado en las catacumbas que llevan su nombre, primeramente en un lóculo o arcosolio de una pared de la galería, pero ya en el mismo siglo IV, con ocasión de la construcción de la basílica “Apostolorum” a su sepulcro se le dió forma de cripta conectada con dicha basílica a fin de hacer posible que los fieles pudiesen acceder a él para su veneración.
            Otro cambio se realizó en el siglo V y así ha permanecido el sepulcro hasta nuestros días aunque la basilica ha sido restaurada varias veces. Pero sin embargo, hasta el siglo IX los restos del santo estuvieron alli porque la Iglesia se resistía a facilitar reliquias del mismo y es durante el pontificado de Eugenio II cuando fueron manipulados por primera vez los restos del santo y se empezaron a distribuir algunas reliquias. Desde el año 1672 están en su altar (que aparece en una de las fotos) en su basílica extramuros de la ciudad.
            En esa fecha, el cardenal Francesco Barberini las puso en dos cajas de plomo dentro de la urna antigua que ya estaba en el primer altar de la cripta, pero como he dicho antes, el cuerpo estuvo dentro de la catacumba hasta el día 13 de octubre del año 826.
            No se si habré respondido bien a lo que me preguntabas y gracias por aguantarme “este rollazo”.

  4. De rollazo nada, Antonio, un placer poder saber más de estos temas, a los que estoy “puesta” porque di arqueología en la carrera hasta el aburrimiento.

    Sin embargo, me llama la atención que de las catacumbas salen mártires muy famosos (Sebastián, Inés) y luego todo ese ejército anónimo de “cuerpos santos” a los que se les dan nombres arbitrarios. Supongo que el criterio para distinguir unos de otros sería el culto particular y la celebridad, que hizo que fuesen extraídos antes que el resto, pero aún así, es un caso curioso.

    • Si, por supuesto. Estos “santos famosos” que desde los primeros siglos fueron venerados, tuvieron sus sepulcros perfectamente localizables en las catacumbas independientemente del tiempo que estuviesen en ellas porque fueran extraidos y puestos en iglesias exteriores.
      Muchisimos, hay quienes dicen que unos tres mil, fueron extraidos por San Pascual I que los trasladó a iglesias urbanas principalmente a la de Santa Práxedes. Antes y después otros papas también extrajeron cuerpos de mártires de las catacumbas.
      Pero en las catacumbas (que son muchas en Roma y que las hay en otras muchas ciudades) se enterraron a muchisimos cristianos, mártires y no mártires. Las excavaciones realizadas a partir del siglo XVI son las que hicieron que se extrajesen tantísimos cuerpos santos, muchos con nombres propios pero la mayoría anónimos, a los que se les pusieron nombres genéricos como ya hemos comentado otras veces. O sea, dicho con todos mis respetos a todos ellos, hubo mártires de primera y mártires de segunda. Los más conocidos por su profesión, nobleza de origen o cualquier otra circunstancia fueron los que empezaron a recibir culto pronto. Los demás, quedaban en el anonimato aunque hoy en dia son venerados en muchos lugares donde han llegado sus reliquias.
      Y una cosa más: en las catacumbas quedan aun muchos cuerpos de mártires.

      • Eso último sí que me ha sorprendido. Pensaba que ya las habían vaciado del todo. A lo mejor tenemos ocasión de ver alguna otra extracción, pero con todo el rigor arqueológico, por favor, nada de las chapuzas presentes hasta la fecha…

        • Precisamente, acabo de mirar en la tele un programa dedicado a las catacumbas, donde mencionaban que recientemente descubrieron una nueva red y el arqueólogo caminaba entre los lóculos, enfocando la cámara y mostrando osamentas expuestas de antiguos cristianos, y yo pensé “vaya, ahí unos que pudieron ser corposantitos” jeje llegaron tarde a la época…

    • Muy buenas las aportaciones de Ana María y Antonio, se nota inmediatamente que los dos conocen del tema y defienden con buenos argumentos la postura que cada uno toma, sin duda creo que este blog además de darnos a conocer la vida de los santos, se presta tambíen para organizar una buena charla historiografica en donde interactuan temas religiosos con otros, como en este caso, la organización militar romana.

  5. No recuerdo en qué pueblo cercano a Valencia tenía mi padre la costumbre de ir por San Sebastián y , como era el patrón de los cazadores , los que practican este “arte” se dedicaban a disparar tiros al aire para festejar el acontecimiento. En un momento determinado le dije a mi padre que yo ya no quería ir más .
    Firmado: “Un ecologista incipiente”.

    • Yo también estoy en contra de la caza; cuando veo algún documental en el que se ve algún ataque de un animal a otro o de caza practicada por el hombre, inmediatamente lo quito; no lo soporto y sin embargo no dejo de comprender que en el mundo aminal esto es normal y necesario para la supervivencia de las especies, pero lo que no comprendo es el argumento de los defensores de la caza que dicen que esa es una “manera ecológica de controlar la naturaleza”!!!!!!!

    • En la Pobla de Vallbona, Salvador 😉 Pero según vi disparan al aire porque es tradición que los jóvenes lo hagan cuando vuelven de la guerra o del servicio militar, claro que eso ya se hará poco, gracias a Dios.

      Pero por mi parte, también aborrezco la caza como “deporte” y “cultura”, que eso, como los toros… ni deporte, ni arte, ni cultura.

  6. Soy de Vinaròs (Castellón) y este año 2010 hemos celebrado el 400 aniversario de la llegada a nuestra población de una reliquia de San Sebastián, concretamente un dido del santo martir. Se han celebrado diferentes actos tanto religiosos como festivos. La devoción por nuestro patrono es algo que los vinarocenses llevamos en el corazón. Hoy mismo se ha celebrado “Sant Sebastianet”, conmemorando la llegada de la reliquia por el mar, por ello nuestro Obispo de Tortosa ha bendecido el mar.

    • Gracias, Sebastían y felicidades por tu santo, aunque sea con tres días de retraso.
      A mi, en su día, me facilitaron desde la Lipsanoteca Vaticana una reliquia “ex ossibus” de San Sebastián con su correspondiente “autentica”. Se la regalé, junto con muchas otras, a la Hermandad de la Victoria de Huelva, que está en la parroquia del Sagrado Corazón.

  7. Hola a todos. No conocia este blog, que me he encontrado por casualidad buscando y saltando de una información a otra persiguiendo siempre material iconográfico sobre san Sebastián. Me ha interesado la descripción e interés documentado que se expone y me solidarizo con simpatia con estos trabajos por tratarse de un tema que sigo muy de cerca con la investigación, seguimiento, localización o ampliación de datos sobre la figura del santo y sobre todo, ante todo y nada más, sobre la iconográfica que existe y se pueda localizar, que de manera muy rigurosa y documentada, sigo de cerca y con gran dedicación con el envio a las webs que recogen este testimonio monográfico con, hasta el momento, más de quinientas imagenes sin catalogar de toda las épocas, estilos y tendencias. Mi saludo a los simpatizantes.

    • Josep Maria,
      Muchas gracias por tus comentarios. Aquí nos tienes a tu disposición por si necesitas algo de nosotros. Si fuese así, envía un e-mail a la sección de preguntas, que intentaremos complacerte.
      Este es tu blog y nos gustaría seguir contando con tus comentarios y de la forma que tu quieras.
      Un cordial saludo

    • Estimado William, este blog no envía sus contenidos a ningún particular. El hecho de publicarlos aquí ya es cuanto nos hemos propuesto hacer. Como comprenderás, tanto todos los textos, como algunas fotografías, son propiedad de sus respectivos autores y por tanto no las enviamos ni las compartimos fuera del espacio de este blog.
      Muchas gracias por comentar y sé bienvenido siempre que gustes.

  8. En Aragón (España) y zonas de la antigua Corona de Aragón se representó a San Sebastián con ricos ropajes medievales en los siglos XV y XVI:
    -como militar de la época (a veces con espada y/o armadura, ej. Ambel)
    -como cazador, hasta con perros y halcón (ej. Daroca)
    -como noble rico con sombrero y barba,casi siempre con flechas y/o arco
    como en Piedratajada (Zaragoza) http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=795344

  9. A quien interece.le he pedido favores a SAN SEBASTIAN desde mi niñez(7 años)todos recibidos,tanto que he llegado ha hablar con EL con el transcurso de los años y hasta novias le he pedido y me ha enviado,es el mas grande de mis amigos,pues tengo muchiiiiisimas historias para contar en las que EL ha estado presente siempre la última vez que lo visistè fue en este año 16 de marzo 2014,caminè durante cuatro dias para llegar a una iglesia que lo veneran en un lugar de colombia ubicado en el departamento de nariño(Yascual)…pues cada vez que viajo a colombia voy a visitarlo,puesto que vivo en Madris España,claro pero soy colombiano…si alguien quiere ser amigo nuestro aqui [e-mail editado por razones de seguridad]…gracias

    • Se supone que al ser un centurión romano y no siendo un anciano (podría ser un joven o un hombre maduro) tendría que estar físicamente preparado para desarrollar su responsabilidad y se sabe que los soldados, al menos los de alta graduación, frecuentaban los gimnasios para estar en forma. Yo creo que ese es el motivo por el cual los atletas lo veneran como su patrono.
      Un cuerpo no preparado físicamente dificilmente hubiese soportado el primer martirio, se habría restablecido y presentado nuevamente para recibirlo por segunda vez. Yo así lo veo.

    • María José,
      Se desconoce el inicio de la devoción a San Sebastián en Huelva capital y no es hasta el 23 de Junio del año 1516, por una Bula dada en Roma por el Papa León X, cuando se tienen las primeras noticias de su patronazgo en la que, entre otras cosas, dice: “… para que los canónigos de Sevilla, Juan de Herrera y Luis Fernández de Soria, den posesión a Diego Andrés, clérigo de Calahorra, escritor y familiar del Papa, de la provisión de las vacantes de la Ermita de Santa María de la Cinta y otras, Santa María del Viso, Santa Cruz y San Sebastián, Santa María de Saltés de fuera y de la Misericordia, todas de Huelva…”.

      Pero al igual que con la Virgen de la Cinta con San Sebastián ocurrió tres cuartos de lo mismo, pues no es hasta el 28 de Abril de 1,738, cuando el Cabildo toma la decisión de nombrarle oficialmente Patrón de Huelva, a pesar de las numerosísimas demandas testamentarias de onubenses en las que se ordenaban la celebración de misas, para el eterno descanso de sus almas.
      En la demanda testamentaria de Isabel de Alvornós, es cuando por primera vez se tienen noticias escritas de la existencia de la Cofradía de San Sebastián, pues entre otras, dice: “… declaro que soy hermana de la cofradía de Nuestra Señora de la Cinta y de la Sangre y del Espíritu Santo y de San Sebastián….”.

  10. En cuanto al tema de San Sebastian, yo que soy de Vinaròs (Castello) Comunidad Valenciana, tengo que deciros que es uno de los copatronos de la ciudad, y que aqui tenemos una falange del santo, a la que se tiene gran veneración. El Conde de Pimentel, traía desde Roma unas reliquias del santo y ante una terrible tempestad, prometió dejar una de ellas en el primer puerto que le resguardara de la tempestad, siendo la bahia de Vinarós con la primera que se topó. Se cuentan varias historias milagrosas del santo pero lo importante es que nos ha unido como pueblo, y se le tiene gran respeto. si pasais por mi ciudad podeis visitar la ermita de la Misericordia donde se le venera, un lugar muy especial que no teneis que dejar de visitar.

Deja un comentario