Santa Inés: historia y leyenda de una niña mártir

Óleo de la Santa obra de Andrea del Sarto (1530). Catedral de Pisa (Italia).

Hoy, día 21 de enero, gran parte de la cristiandad celebra la memoria de una niña romana que sufrió martirio entre los siglos III-IV de nuestra era, y de la que nada sabemos aparte de este único dato, pero que ha bastado para convertirla en una de las principales mártires de la Antigüedad y una de las Santas más veneradas de todos los tiempos.

Su existencia histórica y la autenticidad de su martirio están fuera de toda discusión, a pesar de que desconozcamos los detalles del mismo. San Dámaso, en el siglo IV, compone un himno en su honor y éste es el primer dato que de ella tenemos, pero cabe resaltar que él no la conoció más que por una tradición local que ya circulaba entonces. Es decir, que probablemente ya no tenía referencias concretas y hubo de desarrollarlas, aunque nadie cuestiona su criterio; como tampoco el de San Ambrosio, que en su libro “De Virginibus” (377) la compara con la heroína griega Leena –una concubina que fue torturada brutalmente para que delatara a un amante acusado, y prefirió seccionarse ella misma su propia lengua a dentelladas, escupiéndola luego a sus verdugos, antes que  traicionarle-. Haciendo referencia al nombre de Inés (“Agnes”, en latín, que remite a “agnus”, “cordero”; y por extensión significa “pureza e inocencia”) dice que él mismo es ya todo un elogio (“nomen virginis titulus et pudoris”) y afirma que con sólo doce años de edad habría sufrido martirio por la pureza y la fe: “In una hostia duplex martyrium pudoris et religiones”. En efecto, parece que Inés, debido a su corta edad, no podía ser presentada a juicio y sin embargo enfrentó un proceso y una condena a muerte con un coraje que Ambrosio exalta convencido. En su escrito “De officiis ministrorum” este autor vuelve a hablar de Inés resaltando que corrió peligro no sólo su vida, sino también su virtud (virginidad) y castidad. También escribe una carta a su amigo Simplicio en que la compara con Tecla y Pelagia, otras dos mártires destacadas por la defensa de su virginidad.

Otro autor que habla de ella es el poeta Aurelio Prudencio, que le dedica el himno 14 de su Peristephanon, haciendo referencia a los textos de Dámaso y Ambrosio y recogiendo una leyenda popular de entonces: Inés, a pesar de no ser más que una niña, es interrogada por un juez que alterna halagos con amenazas y finalmente la condena a exponerla desnuda en público. Un joven que se deleitó en mirarla lascivamente, fue repentinamente castigado con la muerte, por lo que ella, apiadada, le resucitó. Finalmente murió decapitada. Otros autores también la alaban como ejemplo de mártir purísima: San Jerónimo, Nicetas de Remesiana, San Máximo de Turín, San Agustín de Hipona y San Gregorio Magno.

La Santa socorrida por un ángel. Óleo de Alessandro Turchi "l'Orbetto" (ca. 1620). County Museum of Art, Los Ángeles, California (EEUU).

La Santa socorrida por un ángel. Óleo de Alessandro Turchi “l’Orbetto” (ca. 1620). County Museum of Art, Los Ángeles, California (EEUU).

¿Cómo fue el martirio de Santa Inés? Ya he dicho que nos es desconocido salvo si damos crédito a lo que dicen Dámaso y Ambrosio, quienes se contradicen entre sí: el primero afirma que murió quemada en la hoguera; el segundo, al igual que Prudencio, afirma que fue decapitada. Sin embargo todos coinciden en decir que era una niña, no una mujer todavía, y añade Ambrosio que a pesar de su poca edad, que la preservaba  de testificar, fue llevada a juicio.

Hasta aquí los datos más tempranos y más fiables de la Santa, que, como indico, se basan en tradiciones y leyendas populares contemporáneas a estos autores, aunque la autoridad de Dámaso y Ambrosio no las cuestiona nadie. Sin embargo existen dos passio sobre ella (una griega breve y una latina que amplía la primera) que juega con los datos dados por estos autores, pero mezclándolos y dando como resultado un relato muy fantasioso y poco creíble. Veamos una síntesis del mismo.

Martirio de la Santa. Óleo de Giulio Cesare Procaccini (ca. 1590-1625). Newhouse Galleries, Nueva Jersey (EEUU).

Inés, hija de una familia patricia del siglo III, consagra su virginidad a Dios y ve estallar la persecución con sólo doce años de edad. Denunciada ante el prefecto de Roma, ella permanece fiel a su fe y a su voto virginal entre lisonjas y amenazas. Es condenada a ser exhibida desnuda ante la multitud en el circo Agonal –actual plaza de Navona, en Roma- para su humillación pública (versiones posteriores, malinterpretando este dato, la sitúan en un prostíbulo). Cuando un joven intenta violarla, cae muerto al suelo y ella, compadecida, lo hace resucitar con sus oraciones. Echada al fuego, las llamas de apagan sin dañarla y finalmente muere degollada, como un cordero, de ahí su nombre –el auténtico es desconocido- y su posterior representación llevando un corderito con ella. Esta passio, como digo, está poblada de elementos fantasiosos y rebuscados –el crecimiento antinatural de su cabellera para tapar su desnudez, el ángel que se aparece para taparla con ropa, los grandilocuentes discursos e interrogatorios, que si un joven patricio se había enamorado de ella- por lo que resulta mejor ceñirse a los escuetos datos de los primeros autores.

Sea como fuere, la mártir fue enterrada en las catacumbas de la Via Nomentana –que tomaron su nombre- y allí la princesa Constantina, hija del emperador Constantino, mandó erigir una basílica en su honor al verse curada de una enfermedad tras acudir a la Santa.  Es allí donde todos los años, el día de hoy se bendicen dos corderitos y se regalan al Papa para que éste haga tejer con su lana los palios de los arzobispos y patriarcas.

El año del martirio también es desconocido, pero se lo ha ubicado entre el 259 y el 251, coincidiendo con la persecución de Decio, en tiempos del prefecto Sinfronio, que aparece mencionado en la passio. Pero otros la colocan en tiempos de Diocleciano: año 304.

Detalle del cráneo de la Santa. La inscripción del relicario dice: AGNE SANCTISSIMA (Santísima Inés). Iglesia de Sant'Agnese In Agone, Roma (Italia).

Hablemos de sus reliquias. Extraída de su nicho original, en el siglo IX se la veneraba en una arca puesta en la parte alta de la cripta bajo la basílica de la Via Nomentana. Es en esta época cuando la cabeza es separada del cuerpo y enviada al Sancta Sanctorum del Palacio Pontificio. Actualmente está en la Basílica de Sant’Agnese In Agone (en la plaza Navona, donde estuvo el circo Agonal) donde podemos venerarla en su preciosa urna y, siendo visible al fiel, podemos constatar su tamaño reducido y por tanto, la niñez de la mártir se confirma con sólo verla.  Es también en esta época cuando probablemente se junta su cuerpo con el de su supuesta hermana, Santa Emerenciana, y el 21 de enero de 1621, ambas son depositadas en una urna de plata bajo el altar de la basílica de la Nomentana (Sant’Agnese Fuori le Mura) donde actualmente siguen. Hay que decir, por otra parte, que el cráneo de Santa Inés fue examinado en 1903 por Lepponi y éste concluyó que, en efecto, pertenece a una niña que murió entre los once y los trece años de edad.

Como seguramente ya sabéis, por su corta edad y su virginidad se ha convertido en patrona de doncellas y niñas, y se la representa portando un cordero, alusión al nombre con que la conocemos, de pie sobre una hoguera, degollada, con una espada o siendo asistida por un ángel mientras es atacada por un joven. Una larguísima cabellera, la mayoría de veces rubia, es también un atributo frecuente en ella. Todo detalles sacados de la passio.

Sepulcro de las Santas Inés y Emerenciana. Basílica de Sant'Agnese Fuori le Mura, Roma (Italia).

Podría seguir hablando de más datos sobre bibliografía y arqueología vinculadas a la Santa, pero temo extenderme demasiado y cansar a mis lectores, por lo que resumo las cuestiones fundamentales que he ido exponiendo: Santa Inés es una mártir real, que era todavía niña en el momento de su muerte y que recibió muy pronto culto, acaso por el impacto que debió causar el martirio de una criatura de tan corta edad. Sin embargo, no conocemos los detalles de su vida y martirio, ya que la passio es simplemente un relato devoto, y sólo nos podemos ceñir a alguna vaga afirmación de los primeros autores sobre su pureza y valentía, que adolecen de cierto estereotipamiento. No sabemos tampoco cómo se llamaba. Pero hoy nadie duda ya de que existió y de que su martirio es real; y de que las reliquias son auténticas.

Meldelen

35 pensamientos en “Santa Inés: historia y leyenda de una niña mártir

  1. Muchas gracias Ana Maria por este precioso artículo sobre Santa Inés.
    Me ha llamado mucho la atención una cosa que has dicho: no se conoce su nombre real y es llamada Inés, palabra derivada de Agnus (el cordero), el animal que mejor que ningún otro representa la pureza y el sacrificio, porque ella es eso mismo. Ya en el Antiguo Testamento se relatan algunos hechos en este sentido (ofrendas de Abel, de Abrahám…) y más aun en el Nuevo Testamento donde el Cordero de Dios es el mismísimo Hijo de Dios.
    Y has hablado también de la ceremonia que hoy se realizará en Roma, donde se presentarán ante el Papa, dos corderos inmaculados que después de ser bendecidos, serán criados por las monjas de Santa Cecilia que posteriormente usarán su lana para la confección de los palios que el Papa impone a los arzobispos y metropolitas el día de San Pedro.
    Yo he tenido la suerte de visitar la Iglesia de Sant’Agnese fuori le Mura y Sant’Agnese in Agone y me dió un “cierto disgusto” el comprobar que en la segunda, la capilla del relicario del cráneo de la Santa no está en el lugar más destacado de la Iglesia, sino en un lateral, pero era igual porque esa amplísima plaza (que sinceramente no me gustó) estaba en el lugar donde la mártir fue sacrificada; una experiencia que recordaré siempre y que hoy tu me has recordado al hacer mención a estos aspectos en tu artículo. Gracias.

    • Sucede con muchas iglesias y en especial con las barrocas, el santo titular no está en el altar mayor y las reliquias no ocupan un lugar preeminente, lo cual podría parecer contradictorio.

      Eso sí, envidio sanamente que hayas podido ver esos lugares, ¡ojalá algún día los vea yo! La plaza de Navona tiene la forma que tiene porque sigue el trazado elipsoide del antiguo circo Agonal, donde ella fue ejecutada, de ahí su curiosa forma y la iglesia que está como encasquetada ahí en medio.

      En cuanto al nombre de Inés, tengo una consultita hecha sólo para esta cuestión que algún día pondré, pero se han dicho todo tipo de burradas sobre el por qué lleva un cordero, pero es realmente el “símbolo parlante” que alude a su nombre, a su seudónimo, en realidad.

  2. Me hice un pequeño lío pues pensaba que la Inés de la que se hablaba era la Santa Inés del Monte Policiano , Vírgen, de la que tengo un precioso Gozo y no de la mártir romana pues pensaba que eran la misma.Obviamente la que hoy nos corresponde era una niña y la otra es una monja. Gracias por el artículo.

    • Se las puede distinguir por su lugar de origen, Santa Inés de Roma es la niña mártir y Santa Inés de Montepulciano es la virgen dominica. Las dos llevan un cordero, pero la segunda a imitación de la primera, claro, para designar el nombre.

  3. La historia de san Inés me enternece mucho, y siendo que no sabemos mucho de ella ¡cómo será si hubiéramos presenciado el martirio de esta niña! con razón se asombran Ambrosio y Dámaso.

    • La admiración que sentía Ambrosio por ella se deduce de su textos De Virginibus, del cual puedes ver aquí un extracto traducido al español:

      http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/oficio_lectura/fechas/enero_21.htm

      Él ya la conocía por leyenda y tradición, como se deduce de algunas expresiones que emplea y palabras que pone en boca de la Santa, pero al menos todavía no hay alusión a esos delirios fantásticos que luego se incluirán en la passio.

      • Gracias, Mel, pues el texto del De Virginibus lo conocía parcialmente, y la verdad hay que decirla, de los textos de Ambrosio es uno de los más preciosos. Yo creo que las mejores letras patrísticas se derramaron para hablar de la virginidad consagrada a Dios, es uno de los termas predilectos der los Padres, y ayudará mucho para la aparición del monacato. En unos artículo que estoy preparando, haré una breve mención del particular.

  4. Yo tambien opino que las reliquias de santos de iglesias titulares deberian estar en el altar,pero…tambien es cierto,que si estan en un altar lateral se pueden contemplar mucho mejor y mas de cerca,jejeje.
    Por cierto,espero que esos corderos que crian las monjas de Santa Cecilia solo sean para trasquilarlos….que me dan mucha lastima los animales. :(

    • Con tu permiso, Ana Maria.
      Abel, esos corderos los crian los monjes trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes (Tre Fontane), que está en el lugar donde fue martirizado San Pablo. Cuando el Papa los bendice en el día de hoy es cuando se hacen cargo de ellos las monjas de Santa Cecilia, que son las que terminan de criarlos, los esquilan y con su lana hacen los palios (todo esto entre el día de hoy y el día de los Santos Pedro y Pablo, o sea, seis meses. El destino final de los animalitos, te lo puedes imaginar: estofado para las monjas o para el Papa. ¡Así es la vida!

      • No necesitas pedirme permiso, Antonio. Tú sabes más de ritos que yo en este caso, y aunque conocía la tradición de los corderos, no conocía tantos detalles.

        O sea que los arzobispos estrenan palios de lana nueva cada año y se come buen cordero… :)

        • Agnes (me recuerda al nombre de la Beata Teresa de Calcuta) o Inés en español, ahora recordando existe una iglesia en un pueblo de Chiapas, México, donde la iglesia está dedicada a San Sebastián, hay una imagen de la santa con título y todo, donde aparece ella sin cordero pero con una santa hostia en la mano y a sus pies un acetre e hisopo con un palio oriental del mismo tipo que le impusieron al Papa el día de su posesión del pontificado, cruzado al pecho. Me llamó la atención porque es imagen barroca colonial y sin cordero es díficil adivinar que fuera ella aunque tuviera el nombre, pero también creyendo fuera una equivocación, pero es la patrona de la Adoración Nocturna de Niñas, como San Tarcisio lo es de los niños.

  5. El 21 de Enero al igual que en Roma es fiesta en la valenciana villa de Benigànim, celebran a la muy venerada virgen la Beata madre sor Josefa Maria de Santa Inés, popularmente conocida como la Beata Inés, debido a la gran devoción d eesta santa hacia la niña romana; Cada 21 de enero Benigànim recibe millares de fieles en una celebración única, de interés turístico, donde destaca la brillantísima y multitudinaria celebración, con calles engalanadas y representaciones plásticas de milagros de esta Beata valenciana.
    Beata Inés, on et criden ves!!!
    P.D. agradecería introdujerais un artículo sobre la Beata Inés de Benigànim y a ser posible de su festividad. Paz en el Señor.

    • Tengo previsto hacer, en efecto, un artículo sobre la Beata Inés de Benigànim, ya que estuve allá el pasado septiembre y tuve ocasión de visitar el convento y sacar fotos, pero esta es la hora en que aún no he tenido tiempo de abordarlo. La promesa queda hecha, gracias por recordarlo.

  6. gracias por estos datos tan hermosos de santas que nos ayudan a pensar mas en la virtud, y que elevan el pensamiento al Creador y Dador de lo creado. ¡GRACIAS!. Que Dios los bendiga

    • Recientemente, he tenido la maravillosa oportunidad de estar en Roma y entre otros lugares visitar la plaza Navona; doy gracias a Dios por ello y, sobretodo, por entrar a la Iglesia y conocer sobre Santa Ines. Desde ese momento quede muy motivada por buscar y leer más y más sobre su historia. Gracias a Uds. por compartirlos. Desde ese día y hasta que Dios me lo permita seré una creyente más y mi Fe sobre Santa Inés.

      • Me alegra muchísimo, Mercedes, haber sido de utilidad para que conozcas más sobre la vida de esta niña mártir romana cuya existencia histórica es indudable, a pesar de estar aureolada de leyenda. Quiera Dios que yo también visite esos lugares sagrados dedicados a la mártir. Gracias por tu amable comentario :)

  7. Me encanta y me emociona.Me acuerdo de mi padre que eligió este nombre para mi sólo porque era muy devoto de esta santa.Cuando niño tenía una herida en la pierna que le hacía sufrir mucho (no sé el origen ni el porqué) y justo el día de Santa Inés´, el 21 de enero, se le abría…se la tenía que curar por si mismo, se le curaba y volvía a abrírsele para las mismas fechas, hasta que se hizo mayor. Llevo este nombre con mucho cariño. Gracias por tanta información. Siempre me ha costado conseguir una medalla o una imajen de Santa Inés, no es muy corriente este nombre. Se lo agradezco a mi padre que me lo impusiera. Saludos,
    Inés María Guzmán

  8. Como saber si una reliquia de Santa Ines es verdadera o falsa, mi parroquia cumplio 80 años y a mi enterder nunca hubo reliquias de la Santa, ahora hay un cura carismatico y dice haber encotrado las reliquias de Santa Ines abandonadas en el altillo de la parroquia y las mismas las hizo venerar el 21/01/2012
    Hay alguna forma de certificarlas como para saber a quien veneramos ?

    Gracias .

  9. Juan Osvaldo,
    Acabo de leer tu pregunta y con el permiso de Ana Maria, me voy a permitir darte la respuesta.
    No es nada fácil que en una iglesia se encuentre una reliquia de Santa Inés, pero tampoco es imposible, por lo que pudiera ser que esa reliquia exista. Pero, ¿cómo saber si la reliquia es auténtica? Es muy fácil: tiene que tener un certificado de autenticidad, un documento muy concreto, expedido por Roma y que se llama “autentica”. Si ese documento no existe, está prohibido expresamente por la Iglesia el darle veneración a esa reliquia. Asi que si el documento no existe y el sacerdote ha puesto la reliquia a la veneración de los fieles, como poco se le puede decir que ha sido un imprudente.
    Pero si dicho documento existe, la reliquia se puede venerar.

  10. les pido de favor que me manden un relato completo e historia de santa Ines
    y porque Lleva el cordero y a los cuantos años empezó a ser elegida. les agradeceré toda la información de la santa.

    • Estimado Rodolfo, toda la información relevante sobre Santa Inés la tienes en este artículo. Si lo has leído atentamente, verás que se dice todo lo que hay que saber sobre el cordero, su edad y la “historia” que se cuenta de ella.
      Por otra parte, no compartimos los contenidos de este blog fuera del marco mismo del blog, pues éstos pertenecen a sus respectivos autores. Espero que lo comprendas. Saludos cordiales.

  11. Siempre he tenido una gran devocion por Santa Ines del Monte oia a mi mama que la invocaba mucho sobre todo cuando se le perdia o traspapelaba algo acudia a ella con gran devocion y siempre le concedia lo que le pedia, pues tenia grandes relatos de sus milagros, creci creyendo en ella con la misma devocion que mi mama pero mas que todo por las cosas que ya mencione pero nunca tuve la preocupacion por saber mas de Ella, hasta ahora que me he puesto a averiguar sobre la Santa a que tanto amo. Me siento muy contenta y orgullosa por saber que ella es la patrona de Cumana Estado Sucre y siendo yo Venezolana nunca lo supe hasta ahora, Tambien le he pasado estas creencias a mis hijos que la invocan con su lengua enrredada para pronunciar su nombre Santa Ines del Monte pues a ellos tambien ella los ha tocado pues como te decia anteriormente todos tenemos historia de sus milagros para con la familia. Bendita sea mi Virgen y Martir Santa Ines del Monte

    • Te has confundido, Juana. Santa Inés virgen y mártir no es Santa Inés “del Monte” (de Montepulciano, creo que quieres decir). La Santa Inés de la que hablado en el artículo es una mártir romana, Santa Inés de Montepulciano es una religiosa dominica.

  12. Hermosa página! como es mi Santa patrona, me encanta todo sobre Santa Inés. Yo estuve en la Iglesia de Santa Inés en Roma y el guía turístico contó la historia de la rivalidad entre los dos artistas y como las estatuas de la Fuente de los cuatro ríos están con sus brazos como cubriendose de una posible caída de la fachada. Roma está llena de monumentos bellísimos pero también de historias que la hacen más humana y que hacen ver a los artistas como más humanos, con sus talentos pero también con sus debilidades. ¿Han visto el cuadro de Murillo que se llama el Buen Pastor? es un niño con un corderito, a mi me encanta porque Inés quiere decir cordero y ese cuadro me da la impresión que el niño Jesús me cuida a mi. Gracias por esta página que tiene preciosa información e imágenes!!!
    PD) soy uruguaya y por lo tanto me encantó saber que uno de los 4 ríos de la fuente es el Rio de la Plata!!!!

    • Gracias, María Inés, y enhorabuena por tu precioso nombre y por tu santa patrona. Lo cierto es que eso de la rivalidad de las estatuas de Bernini y Borromini no es más que una de tantas leyendas urbanas, que sin embargo le dan su encanto al ambiente de la Ciudad Eterna. Ojalá que yo también un día pueda visitar esta zona y venerar la reliquia de la niña mártir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>