Sierva de Dios Luisa Piccarreta

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Sierva de Dios

Pregunta: Hola a Todos: En principio felicitarlos a todos por sus excelentes respuestas; y ahora la pregunta: tengo una pequeña biografía de Luisa Piccarreta, la mencionan Sierva de Dios y esta postulada para su beatificación y canonización. ¿Podrían ampliarme esta información y algo de su vida? Gracias de antemano por su atención, Dios los bendiga.

Respuesta: Nació en Corato (Bari) en Italia el día 25 de abril de 1865 (Domingo “in albis”), siendo bautizada el mismo día de su nacimiento. Era la penúltima de las cinco hijas que tuvieron Vito Incola Piccarreta y Rosa Tarantino. El padre trabajaba en una granja situada en la localidad de Torre Desolata, en la que transcurrió la infancia y la adolescencia de Luisa. Con nueve años hizo la primera comunión y fue confirmada y desde aquel momento, muchos días, entraba en oración durante largas horas. Con once años se inscribió en la Asociación de las Hijas de María y a los dieciséis años hizo voto de ofrecerse como víctima de expiación. Con trece años tuvo una visión: vio a Cristo cargado con la cruz camino del Calvario que le decía “Ayúdame”. Desde entonces sintió un insaciable deseo de ayudar a Cristo en la salvación de las almas. Y así, se iniciaron en ella una serie de sufrimientos físicos del todo invisibles y que ella soportó con auténtica virtud cristiana. Ella, para librarse recurría constantemente a la oración, especialmente a la Virgen, pues sentía que María le ayudaba.

La familia, creyendo que estos fenómenos eran consecuencia de alguna enfermedad, recurrieron a los médicos, pero todos los que la examinaron dijeron que aunque Luisa experimentaba una rigidez cadavérica pero daba señales de vida, esto no se debía a ninguna enfermedad, por lo que debieran recurrir a un sacerdote que la examinase. La familia recurrió a un sacerdote agustino, el padre Cosme Loiodice y, ante la sorpresa de todos, hizo la señal de la cruz sobre Luisa y está reaccionó de inmediato. De todas maneras, Luisa aun estando consciente permanecía completamente inmóvil durante todo el día y cada noche entraba en una especie de estado de muerte, que desaparecía a la mañana siguiente cuando el sacerdote volvía a hacer la señal de la cruz.

Esto fue necesario hacerlo todos los días, lo que para ella, al principio, supuso una gran humillación ya que muchos sacerdotes de la zona, ante este hecho, empezaron a decir que era una muchacha exaltada, loca, que lo único que quería era llamar la atención. Por eso, una vez la dejaron en ese estado de muerte aparente durante veinte días seguidos. Ella todo lo asumía como que esa era la voluntad de Dios y así, todas las mañanas amanecía completamente rígida, inmóvil, encorvada en la cama y nadie era capaz de extenderla, moverle los brazos y las piernas e incluso la cabeza, si antes el sacerdote no hacía la señal de la cruz sobre ella. Sus convecinos comenzaron a sentir que aquella situación era milagrosa y empezaron a considerarla como una santa.

Otra fotografía de la Sierva de Dios

Esto fue un caso único y ninguno de sus confesores llegó a convertirse en su padre espiritual porque Cristo quiso reservarse para Sí esta tarea e, interiormente, le hacía escuchar una voz que la enseñaba, corregía e incluso reprendía a fin de llevarla poco a poco al estado de perfección cristiana.

El arzobispo de Trani, Monseñor José Bianche Dottula fue a visitarla a su casa en Corato, y asumió para sí el caso, designando al sacerdote Miguel de Benedictis como su confesor. Este era un sacerdote ejemplar, intachable que le impuso ciertos límites a Luisa, los cuales no podía sobrepasar sin el consentimiento del sacerdote. Como Luisa se llevaba días enteros sin comer tomando solo la Comunión, le ordenó comer al menos una vez al día aunque comulgase. El sacerdote, al finalizar el año 1889, le dio permiso para que permaneciese en ese estado (del que no podía escaparse con o sin permiso), ofreciéndose como víctima expiatoria y así estuvo durante cincuenta y nueve años.

En el año 1898, el nuevo arzobispo, Monseñor Tomás De Stefano, nombró al padre Jenaro De Gennaro como nuevo confesor de Luisa, siéndolo durante veinticuatro años. Este, intuyendo que todo aquello era obra de Dios, le ordenó categóricamente escribir todo lo que interiormente sentía y así, aunque su formación era escasa pues solo había asistido a la escuela primaria, empezó a escribir un diario el día 28 de febrero de 1899. Este diario llegó a tener treinta gruesos volúmenes. El último capítulo lo terminó el día 28 de diciembre de 1938, día en el que recibió la orden de no escribir más. A estos dos primeros confesores, les siguieron el canónigo Francisco de Benedictis desde 1922 a 1926 y el sacerdote Benito Calvi, que estuvo junto a ella hasta su muerte.

A principios del siglo XX, Luisa se encontró con San Aníbal Maria Di Francia y desde aquel momento, ambos, se sintieron íntimamente unidos. El fue su confesor extraordinario y el “censor” de sus escritos que examinaba regularmente y que sometía a la aprobación eclesiástica. En 1926 le ordenó escribir un cuaderno de “memorias de la infancia” y publicó varios de sus escritos entre los cuales, tuvo especial éxito el “Reloj de la Pasión”, del que se han hecho más de diez ediciones.

La Sierva de Dios "de cuerpo presente", velada por las Hermanas del Divino Celo.

El día 7 de octubre del año 1928, terminada la casa que, por encargo de San Aníbal, habían construido en Corato las Hermanas de la Congregación del Divino Celo, Luisa fue llevada a aquel convento. Pero en el año 1938 tuvo que sufrir una terrible prueba: Roma, públicamente, la había desautorizado y había puesto todos sus escritos en el entonces llamado “Indice” (libros expresamente prohibidos). Cuando el Santo Oficio la condenó, ella se sometió inmediatamente a la autoridad de la Iglesia, entregándole todos sus escritos a un clérigo enviado por Roma a tal efecto y teniendo que firmar un documento en el que ella manifestaba que también condenaba todo aquello que era condenado por Roma.

El 7 de octubre de 1938 la obligaron a abandonar el convento y recluirse en una habitación, donde permaneció los últimos nueve años de su vida. Su casa se parecía a un convento, pero nadie se acercaba. Sólo era asistida amablemente por la hermana Angélica y por algunas mujeres piadosas. No tenía absolutamente nada. Se ganaba la vida bordando un poco, lo que podía. Comía poquísimo, pero todos los días y así se sustentaba y su aspecto cambió del de una “persona muerta” al de una persona sana, que ya no estaba inerte; fue un permanente milagro.

Su vida empezaba casi de madrugada, cuando el sacerdote la bendecía y celebraba ante ella la misa, privilegio que entonces le concedió León XIII y que posteriormente, confirmó San Pío X. Después de la misa entraba en profunda oración al meno unas dos horas. A las ocho de la mañana empezaba a bordar, a mediodía comía frugalmente y volvía a entrar en oración profunda. Por la tarde, trabajaba en el bordado, rezaba el rosario, escribía algo y entraba en ese estado profundo de muerte hasta la mañana siguiente.

Después de quince días de enfermedad (los únicos quince días enferma según los médicos), murió en Corato el día 4 de marzo de 1947 a la edad de ochenta y un años. Era al alba, después de despertarse, sentada en la cama en la posición que había mantenido durante toda su vida, siendo imposible extenderla por lo que tuvo que  confeccionarse un ataúd acorde con aquella postura. Sus funerales fueron multitudinarios y su cadáver fue conducido desde su casa hasta el cementerio local de la parroquia de Santa María Greca.

Funerales de la Sierva de Dios

El 20 de noviembre del año 1994, Monseñor Carmelo Cassati, arzobispo de Trani-Barletta-Bisceglie, después de haber obtenido el “Nihil obstat” de la Santa Sede, abrió oficialmente el proceso diocesano de la Causa de beatificación. El día 29 de noviembre del año 2005 se clausuró la fase diocesana, enviándose toda la documentación a Roma.

En este caso han existido varias incongruencias porque su fama de santidad era pública, uno de sus soportes espirituales ha sido canonizado (San Aníbal María di Francia) y sin embargo prohíben sus escritos incluyéndolo en el “Indice” y aun en estas condiciones, Roma permite (León XIII y San Pío X) que diariamente se celebre misa junto a su lecho. Hay quienes afirman que la actuación de Roma fue debida a que se hicieron traducciones incorrectas de los escritos de Luisa, que originaron especial alboroto en Estados Unidos, que forzó a Roma a esta actuación (!!).

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

24 pensamientos en “Sierva de Dios Luisa Piccarreta

  1. Enhorabuena Antonio .Desde luego tanta “docilidad” con la iglesia oficial que condenó sus escritos relegándolos al ïndice de libros proscritos me parece criticable.Debo ser un alma rebelde pero nunca acataría órdenes de jerarcas desde sus sillones dorados que saben poco de la realidad. Y lo de la postura casi “sedente” en el féretro , llamativo al menos…

    • Esa obediencia es similar a la de aquel fraile al que le ordenadon que barriera la escalera de abajo hacia arriba (incongruente) y lo hizo!!
      Y si hablamos de incongruencias, ¿para qué contar la actuación del Vaticano? Prohiben sus libros y al mismo tiempo permiten que diariamente se celebre la Santa Misa junto a su lecho!!!!! Pero bueno, ¿estaba en la ortodoxia de la Iglesia o no estaba?
      La forma del ataud tenía que ser así inevitablemente ya que no había forma de quitarle esa postura, al igual que le pasaba en vida.

    • Salvador, yo estoy de acuerdo con eso. ¿Me excederé si menciono el nombre de Martín Lutero…? ¿Y el de no pocas mujeres y hombres de la Edad Media y Moderna, cuya espiritualidad era más cercana a la santidad que a la herejía, y acabaron en la hoguera?

      Me temo que yo también hubiese sido un alma rebelde. Pero precisamente por eso no tengo lo que se dice madera de Santa…

  2. Impresionante la vida de esta Sierva de Dios,la desconocia por completo.
    Si que es una contradiccion su tema,desde Roma deberian arreglarlo.
    Queria comentar la foto que esta en cuerpo presente mientras la velan,solo una Hermana del Divino Celo muestra realmemte una cara de tristeza y afliccion ( a mi parecer) por que lo que son las otras….y ya no menciono a las dos señoras mayores,menudas miraditas.
    Desde luego el feretro es realmente curioso y muy llamativo.
    Lo de la posicion del cuerpo si que podrian haberla “corregido”,pero hubiera sido una bestialidad, ya que habria que romper la columna.
    En muchos casos han roto piernas,brazos…pero esto hubiera sido realmente desagradable.

    • Me hace gracia lo que comentas de las mujeres de la foto, Abel 😀 No sé si has visto muchas fotos de época, pero es habitual que la gente no sólo no sonría, sino que hasta pongan caras que puedan parecer de mal genio o de aburrimiento… es lo que hace la ausencia de sonrisa. Era costumbre posar así, para muchos la cámara era un invento nuevo y raro y no sonreían jamás, o no miraban al objetivo. No como ahora, que enseguida nos ponemos frente a él y sonreímos, por estar más que acostumbrados.

      En cuanto a las miradas… a saber lo que significan, pero no creo que nadie las hubiera obligado a estar allí si no querían. Al fin y al cabo, se murió casi sola, esta mujer.

      Pero me gusta el comentario… yo disfruto viendo las caras de las fotos de época y pensando lo incómodos que estarían frente al objetivo… jaja.

      • No es que piense que deberian sonreir en la fotografia..¡¡pero tampoco todo lo contrario!!
        De todas formas respecto a lo que comentas de que la fotografia no era algo habitual…estamos hablando de 1947 (cuando fallecio) no de finales de siglo XIX o principios del XX.
        Aunque puede ser que a estas mujeres pocas veces las fotografiaran.
        A mi Ana Maria las fotos que me dan repelus son las que se hacian a los fallecidos hasta no hace muchas decadas,en el cementerio de Vila-real,en el apartado de los niños,hay muchos que estan fotografiados despues de fallecer (se nota),e impresiona mucho.

  3. Abel,
    Los escritos de ella, ya no están en el “Indice de libros prohibidos”.
    Ella vivió en esa postura y era normal que quisieran sepultarla así; en caso contrario, como tu mismo dices, habría que haber roto más de un hueso, lo que hubiese sido profanar el cadáver, al menos desde mi punto de vista.

  4. A menudo la Iglesia ha caído en este tipo de incongruencias, pensemos en Juana de Arco, que fue condenada por hereje, sacrílega y relapsa, y a pesar de tener esta condena sobre ella se le permitía confesar y comulgar, algo que jamás se permitía a los condenados de este tipo. La explicación que se dio es que la condena era política más que religiosa, porque eran conscientes de su inocencia en este aspecto y les remordía la conciencia, quizá por eso le permitían tomar los sacramentos.

    De esta mujer he oído que sus escritos entraban en contradicción con el magisterio y la doctrina de la Iglesia en muchos puntos (hablo del Reino de la Divina Voluntad, concretamente). No he profundizado en estos temas porque no son de mi interés, y además, me dan cierto repelús… estos casos raros de paralíticas, epilépticas, estigmáticas, extáticas, posesas o proféticas, me ponen los pelos de punta más que otra cosa, la verdad.

    Celebro tampoco que no se profanara el cadáver, porque se ha hecho no pocas veces y con Santos de mucho renombre.

    • Salva,
      Al morir no podía estar “incorrupta”: estaba simplemente muerta (me refiero a lo que normalmente entendemos por incorrupto).
      ¿Y cuanto tiempo tardaron en hacer el ataud? Pues sencillamente no lo se, pero supongo que en pocos dias entaría sepultada.

  5. Una persona muy interesante! coincido con Mel, estos casos no sé cómo interpretarlos, pienso que Dios obra de muchas maneras, pero hay algunas que destacan por lo extraño (o extremo) de las manifestaciones. Por cierto que no entiendo tampoco cómo es que sus escritos estuvieron vetados (aunque ya no) y es una Sierva de Dios, vaya que las incongruencias ni por dónde verlas! Muy curiosa la posición del cuerpo, visualmente es muy impactante!

    • El cuerpo estaba en la misma posición que mantuvo durante toda su vida. Cuando estaba viva, aunque esa era la posición, podía mover las manos, cabeza.., después de recibir diariamemte la bendición del sacerdote. Antes de recibirla, estaba con la rígidez de la muerte, así un día tras otro. Por las noches entraba en “ese trance”.
      Como he dicho, muchos entendidos defienden que sus escritos fueron metidos en el “Indice” por la presión que los Estados Unidos metieron al Vaticano por error de algunas traducciones, pero no debería tener el Vaticano las cosas muy claras, cuando dejaba que en esas condiciones, se celebrase misa junto a ella diariamente. ¿A qué jugaba la jerarquía? ¿A dos bandas….? Ahí lo dejo.

      • Antonio.pero ese error de traduccion en sus escritos del que hablas…me parece muy extraño.
        Un solo error no puede llevar a que sus escritos estuvieran prohibidos,deberian ser no solo muchisimos errores si no que tambien pudiera ser que “cambiaran” algo.
        Ademas deberian haber investigado a fondo,y dudo que lo hicieran.

  6. Abel,
    Inexplicable, absolutamente inexplicable, porque además San Anibal Maria di Francia, la conocía perfectamente, sabía de su absoluta ortodoxia, la apoyaba y dirigía espiritualmente. ¡Inexplicable!

  7. yo he vivido durante 17 anos esta espiritualidad leyendo los escritos de luisa, y puedo dar testimonio de que todo lo que el senor le revela a luisa se cumple como se lo promete a luisa, el secreto esta en ceder nuestra voluntad humana y el a cambio nos da su voluntad, gozo desde el momento que le di mi voluntad de una paz imperturbable,no padezco de miedo o ansiedad, cesan las tentaciones,he cambiado todos mis gustos sin yo sufrir, llevo una vida espiritual profunda el lo mas ordinario de la vida, nada exteriormente, sino en mi interior e invito a que se lean sus escritos con humildad pequenez y sencillez y veran maravillas en su vida como yo lo experimento. en cuanto a luisa asu tiempo el senor la glorificara, para el nada es imposible. no tengan miedo hagan la experiencia. tocaran el cielo, aun viviendo en la tierra. todo estos escritos entan centrados en el padre nuestro, venga tu reino hagase tu voluntad en la tierra como en el cielo, sen han preguntado como se hace la voluntad de DIOS en el cielo, pues solo la de EL porque los bienaventurados poseen a DIOS, y el quiere que seamos felices aqui en la tierra poseyendolo a EL.

    • La Sierva de Dios Luisa Piccarreta y San Pío de Pietrelcina se conocían sin haberse encontrado nunca, porque Luisa siempre estaba sentada en su cama y el padre Pío encerrado en el convento de San Giovanni Rotondo.
      En el año 1930 llegó a la casa de Luisa, don Federico Abresch, enviado por el padre Pío. El señor Abresch se hizo apóstol de la Divina Voluntad, y periódicamente visitaba a Luisa. Cuando su hijo recibió la primera comunión de manos del padre Pío, lo llevó inmediatamente también a Luisa que le profetizó que sería sacerdote. El niño de entonces es actualmente sacerdote y trabaja en Roma.

      Cuando Luisa fue condenada por el Santo Oficio y sus obras puestas en el Índice, el padre Pío le envió este mensaje, a través de Federico Abresch: “Querida Luisa, los santos sirven para el bien de las almas, pero su sufrimiento nunca tiene límites”. El padre Pío también tenía dificultades como ya expliqué en el artículo que escribimos sobre él, el 23 de septiembre del año pasado.

      El padre Pío enviaba a muchas personas a Luisa y decía a los habitantes de Corato que iban a San Giovanni Rotondo: “¿Qué venís a hacer aquí? Tenéis a Luisa; acudid a ella”.
      El padre Pío aconsejó a sus fieles (entre estos a Abresch) que abrieran en San Giovanni Rotondo un centro de espiritualidad que se inspirara en la Sierva de Dios Luisa Piccarreta.

  8. Si el padre Pío de Pietrelcina (santo de la Iglesia Católica) se expresó bien -durante su vida terrena- de Luisa Piccarreta, es prudente y justo abonar, en beneficio de ésta Sierva de Dios, tales expresiones. No olvidemos que San Pío le pronosticó al sacerdote Karol Woytiwa que sería Papa, cosa que se cumplió con el tiempo.

  9. Yo pienso que la iglesia es sabia al ser prudente en todas las revelaciónes y se tome su tiempo. Pero hay que notar que estos Santos han sufrido tambien los errores de la iglesia y por esa causa fueros más santos. No es bueno que una persona que no esté madura espiritualmente como Católica lea ésto como primer estudio. Pero si uno tiene bases fuertes espirituales, ha estudiado la Biblia y el Magisterio de la Iglesia, no veo el miedo a leer y estudiar las revelaciones de ésta piadosa y honrada persona. Medjugorje es otro caso de Milagros y todavía no es aprovada por la iglesia. Pidamos al Espíritu Santo por discernimiento antes de cualquier lectura y Él nos guiará y absorberemos solamente lo que necesita nuestra alma.
    El tiempo es corto, la purificación del mundo está por vernir y necesitamos hechar raíces profundas para no sucumbir al miedo y a la confusion del caos mundial. Eso va a ser mucho más fuerte que lo que estas revelaciónes nos enseñen. El Fiat de la Divina Voluntad.

  10. Virginia estoy de acuerdo en lo que dices acerca de tener la madurez para leer esto.
    Respecto a que va a ser mucho más fuerte…pienso que lo que va a ser es SUPER RECONTRA BUENIIISIIIMOOO lo que viene para humanidad:
    – El hombre regresado al puesto y la finalidad para la que fue creado. (Ahora si el ser humano podrá ser Santo como el Padre, así, a ese nivel. Lo dice el Señor en os escritos)

    – Vamos a vivir en un mundo sin pecado, sin odios, sin envidias, sin engaños…vamos (o la los que les toque) a VIVIR DE Y EN LA VOLUNTAD DE DIOS.

    – No nos extrañe si el Señor viene a visitarnos como a Adán y Eva.

    – Si, hay que pasar por ese parto que será duro…pero será muy corto y en cambio lo que se viene durará mucho y… ¡que belleza!

    Por eso los animo a todos los que lean esto a que comiencen a dejar de obrar con modos humanos y comiencen a hacerlo con modos Divinos como le dice El Señor a Luisa. Entonces para todo llamemoslo así:

    Jesús, María, os amo, ven Divina Voluntad a leer en mi leer y yo te ofrezco Señor todas las lecturas pasadas, presentes y futuras para la Gloria de Dios Padre, amen. Y así para comer, para orar, caminar, comulgar, hablar, bailar, mirar, escuchar, respirar…en fin todo para que hagamos vida con Él y Él con nosotros.

Deja un comentario