La tradición vicentina en la Peninsula Itálica y en el resto del Mediterráneo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen del Santo en la Basílica de San Gaudencio de Novara (Italia).

La tradición vicentina se extiende rápidamente ya desde el s.V por las áreas de influencia más cercanas a la Hispania alcanzando una importancia de la que dan cuenta los hechos que vamos a comentar a continuación. Así el Calendario de Polemius Silvius nos habla de que era una de las seis fiestas de santos que se celebraban en la antigua Roma y también el Filocaliano , mientras el Martirologio Hieronimiano nos recuerda la dedicación de Basílicas y tres Iglesias en Porto, Tivoli y Roma, una cerca de San Pedro, otra en el Trastevere y otra construida por Honorio I en el S.VII y renovada por León III en el año 796. Tenemos la más antigua representación del santo en un fresco en el Cementerio Ponciano de Roma que data del S.VI y se halla junto a la Via Portuense, apareciendo con amplia dalmática y con los brazos extendidos en actitud orante y la cabeza coronada con un gran nimbo.

Es importante resaltar el hecho de que San Vicente y Santa Eulalia de Mérida sean los únicos santos hispanos que aparecen en los monumentales mosaicos de 26 mártires de la Basílica de San Apolinar Nuovo de Rávena. Así , se convirtió en el patrón de Vicenza y Milán y se le dedicaron las Catedrales de Bérgamo, Ugento, Berna y Vicenza. En Gaeta se veneraba alguna de sus reliquias. Vicenza tiene la magnífica Chiesa di San Vincenzo in Monte di Pietá en la Piazza Signori de la que también mostramos una imagen antigua. La Catedral de Cortona se edificó en la época de Carlomagno y en una de sus inscripciones puede leerse: TEMPORIBUS DN CARULO IMPERATORI EGO PRB.FIERE FECI PRO AMORE DI ET S CT VN. Milán, Cremona y Bari también se convirtieron en importantes centros de culto siendo titular de dos centenares de Iglesias. Incluso llegó a existir una teoría de que en el año 970 se llevaron los restos de San Vicente hasta Capua o que incluso se hallan en la actualidad en la Catedral de Salerno. El poeta italiano San Fortunato escribió que, “así como Roma fue consagrada con la sangre de los apóstoles Pedro y Pablo, África con la de San Cipriano y Scitia con la de San Quirino, España lo había sido con la del valeroso diácono san Vicente“. También aparece su historia en la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine de Génova , la más célebre recopilación de leyendas piadosas en torno a los santos y desde luego la más influyente en la iconografía pictórica y escultórica de los mismos.

Mención especial merece la historia del Monasterio de San Vincenzo al Volturno ya que e entre las varias teorías que tratan de la traslación del cuerpo de San Vicente existe una muy minoritaria habla de su traslado al Sur de Italia y que alcanzó una sorprendente repercusión posterior. El Monasterio de San Vincenzo al Volturno se fundó en el ano 703 por tres monjes de la zona del Benevento de nombres Paldo, Taso y Tato. Ellos construyeron el Monasterio sobre las ruinas de un oratorio romano del siglo V que estaba dedicado a San Vicente. En solo un siglo el Monasterio llegó a ser uno de los más grandes en Europa y un gran centro de cultura espiritual . La artesanía que se hacía incluía la producción de vidrio, de cerámicas, trabajos con metal y esmalte, esculturas, caligrafía, iluminación de manuscritos y el arte del fresco. Algunos de los frescos aún se pueden ver en la cripta del Abad Epifanio de la Basilica de San Vincenzo Maggiore, la cual fue construida por el Abad Josué con la ayuda de la dinastia carolina. Los frescos de esos tiempos hoy en día forman parte del Tesoro Nacional de Italia. Este monasterio benedictino de Sant Vincenzo Al Volturno debía tener alguna reliquia del Santo que con posterioridad se creyó y difundió que era todo su cuerpo .

Restos del claustro de San Vincenzo al Volturno (Italia).

Este hecho se magnificó en el siglo IX por la gran prosperidad alcanzada por el monasterio y originó que se convirtiese en un centro de difusión del culto a San Vicente en el Sur de Italia.  Esta vida monástica intensamente creativa que hemos descrito fue interrumpida violentamente por un ataque y saqueo de los Sarracenos el día 10 de octubre del año 881. El Monasterio fue completamente destruido y entre 500 y 900 monjes encontraron la muerte y los que sobrevivieron huyeron a Capua. Para proteger este preciado tesoro del mencionado ataque la reliquia fue trasladada a Cortona, en la toscana Diócesis de Arezzo, para ser donada por su obispo en el año 969 al emperador germano Otón “El Grande” que se la llevó a la ciudad francesa de Metz. Allí, su Obispo Teodorico, que era su pariente y devoto de San Vicente, le había dedicado un monasterio y así se defraudaban los deseos de muchos obispos italianos como Ambrosio de Bérgamo que habían querido poseer este cuerpo y cuya sede catedralicia ya había erigida en honor al Santo. En el año 914 la comunidad regresó y restauró los edificios antiguos y reedificó los edificios destruidos reanudándose la vida monástica tal y como había sido en sus principios cuando se fundó el Monasterio. En el siglo XII, el Monasterio fue trasladado al otro lado del río Volturno piedra por piedra. Los fundamentos de los edificios antiguos se quedaron y fueron rellenados con tierra y así sirvieron para las plantaciones. El Abad Giovanni empezó en ese tiempo a escribir la Cronica Volturnese que está guardada en la Biblioteca del Vaticano en Roma y es un verdadero tesoro miniado. Este es un códice redactado en escritura del Benevento y que relata la historia bíblica desde los primeros tiempos y la del Monasterio resaltando su fama. Existe un museo únicamente dedicado a su estudio y una Asociación dedicada a proteger todo este patrimonio cultural. Se sabe por una bula papal de Pascual II que el Monasterio llegó a tener hasta trece capillas en la región dependientes de él y daba noticia de la reliquia del santo.

Vista de la basílica de San Vicenzo in Galliano (Italia).

Tampoco podemos dejar de mencionar el grandioso Monasterio Benedictino de San Vincenzo Martire de Bassano Romano en Viterbo o la imponente Basílica de San Vincenzo in Galliano siendo este el más importante edificio altomedieval y que tuvo su orígen en un edificio paleocristiano . Este ya existía en el S.V y fue consagrado a nuestro santo por Ariberto da Intimiano (posterior Arzobispo de Milán) en el año 1.007, destacando sobremanera sus imponentes frescos en los que también hay cabida para el del martirio de S.Vicente. Además , más de un centenar de iglesias y ermitas se dedican en Italia a nuestro santo, muchas de ellas dedicadas conjuntamente con San Anastasio.

En otro orden geográfico ,en el Norte de África está testimoniado su culto tanto por documentos literarios, principalmente en la producción homilética de San Agustín, como por epigráficos. Los primeros se refieren a la celebración del dies natalis y los segundos a la veneración de reliquias. En los seis sermones de San Agustin en la Basílica Leonciana dice que en todas las regiones y provincias se celebraba su fiesta “¿Qué región habrá hoy, o qué provincia, donde se extienda el Imperio Romano o el nombre cristiano, que no goce al celebrar el natalicio o fiesta de San Vicente?” y también es mencionado por San León el Magno en Roma, San Ambrosio en Milán ,San Paulino de Nolla , San Avito , San Leandro y San Gregorio de Tours. Asimismo aparece en los Calendarios de Cartago y en el de Constantinopla donde hasta el año 550 existió una Basilica en su honor donde se le veneraba como megalomártir.

Frescos reproducción de los del Pollaiuolo del 1468 de la capilla del Cardenal de Portugal en la Iglesia de San Miniato al Monte. Representa a San Vicente, San Eustaquio y Santiago.

En Spalato (actual Split), lugar donde construyó Diocleciano su mausoleo imperial, existe una inscripción lapidaria de los S.V-VI proveniente de una capilla dedicada a su memoria y se tiene noticia de que ya en el S.XII se celebraba su fiesta con solemnidad en la ciudad.

En la Basílica de Salona, en Dalmacia, existía una pilastra dedicada en su honor en el S.V. y también un templo en Regimont. También existió hasta el S.VI una Basílica dedicada en Constantinopla.
Incluso en Grecia, la Catedral de Monembasia creía tener reliquias de San Vicente, San Valero y Santa Eulalia según relata Paulo de Monenbasia.

Salvador Raga Navarro
PRESIDENTE
Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “La tradición vicentina en la Peninsula Itálica y en el resto del Mediterráneo

  1. Salvador,
    Otro artículo completísimo de la serie dedicada a San Vicente, tema en el que se nota eres un experto.
    Muchisimas gracias.

    • En ocasiones las pasión con la que hacemos las cosas se confunde con una sabiduría especial , que no es mi caso. En cambio , y sin peloteos , sabes que eres un ejemplo impecable de pasión , conocieminto y capacidad para liderar junto a Ana María este impresionante trabajo.

  2. Muy completo y estupendo elenco de sitios vicentinos en Italia. Me gusta la inserción de fotos en el artículo que permite ver más imágenes de las que físicamente se pueden insertar al lado del texto.

    Me llama también la atención el que muchas veces San Vicente aparece en otros países sin los atributos usuales, simplemente como diácono mártir, hecho que le puede hacer fácilmente confundible con Esteban y Lorenzo.

    • Cierto es que la posibilidad de insertar imágenes desde alguna carpeta exterior a esta web nos da más posibilidades de ilustrar lo que tenemos interés en enfatizar. Al menos a mí así me lo parece y , si me lo permitís , lo seguiré haciendo. Respecto a la tradición iconográfica vicentina , que ya comentamos en otro momento , casi despoja en Italia de cualquier atributo reconocible a simple vista a no ser por las dalmáticas y libros diaconales.

    • Discúlpame, Alonso, si has entendido que le faltaba el respeto a estos dos Santos por omitir el “San” delante de cada nombre. Yo, es que tengo tanta familiaridad con el tema de los Santos, y además en un espacio donde no hablamos de otra cosa, que no sé a qué otro Lorenzo o a qué otro Esteban me podría haber referido, sino es a los Santos -por algo estaba hablando de “diáconos mártires”-. Y es que cuando una le coge tanta confianza a los Santos, acaba por hablarles de tú, no de usted.

  3. Salvador estupendo el nuevo articulo dedicado a la tradicion de San Vicente en Italia y parte del Mediterraneo.
    Comparto la misma opinion que Ana Maria referente a la forma de representar al santo en algunas de las imagenes y/o pinturas (sin sus caracteristicos atributos).
    No se cuan habitual sera este hecho (o era) pues dificultaria su identificacion con San Lorenzo o San Esteban,a no ser que estuviera en una iglesia o edificio bajo su advocacion o se indicara su nombre.

    • Como San Vicente formó junto a San Lorenzo y San Esteban la gran tríada de diaconos símbolo de las Iglesias de Occidente , Roma y Oriente respectivamente es fácil confundirse en su identificación. En concreto , el hecho de que San Lorenzo y San Vicente compartieran parrilla martirial hace que ambos la porten aunque haya sido mucho más extendido en el caso del primero. Por ello comparten los tres la referida dalmática , casi siempre púrpura , el libro y la palma… tanto que muchas veces tengo dificultades para distinguirlos y se debe acudir forzosamente a otras fuentes….y se da también el caso en que incluso los autores más reputados discutan al respecto de quién es quién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*