Nuestra Señora de las Lajas (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Virgen venerada en su santuario en Ipiales, Nariño (Colombia).

Aparición y primeros milagros:

Nuestra Señora de las Lajas es una advocación mariana colombiana que según  fuentes, apareció milagrosamente en una cueva de Ipiales, municipio del departamento de Nariño, al suroccidente de Colombia y que debe su nombre a la piedra laja  donde está plasmada su imagen. Debido a que  no quiero extenderme mucho en el presente artículo, hablaré sólo del suceso de su aparición y primeros milagros, en próximos artículos tocaré otros puntos como los inicios de su veneración  y el levantamiento de su santuario.

Corrían los primeros años del siglo XVIII y María Mueses viajaba del pueblo de Ipiales a Potosí por las fuertes y peligrosas laderas que hoy se denominan “Las Lajas”, cuando estaba próxima a llegar al puente por donde atraviesa el río Pastarán, se desató una imprevista tempestad, lo que obligó a María a refugiarse en una cueva natural cercana, llena de temor causado no sólo por la fuerte lluvia, sino por la creencia vulgar de esos tiempos en que se afirmaba que el demonio señoreaba el puente convirtiendo en despojo a toda  persona que se atreviese a pasar sola. Es por esto que a María no le queda más remedio que esperar a que termine la lluvia, y aprovechar el tiempo para encomendarse a Nuestra Señora del Rosario. En esos momentos, alguien roza su espalda y al dar la vuelta no ve más que las silenciosas rocas de aquella cueva, así que María presa del miedo, concluye salir de la cueva, cruza el puente y en menos del tiempo ordinario llega a Potosí.

Días después, María retorna a Ipiales llevando en su espalda a su hija Rosa (la cual era sordomuda de nacimiento) y al llegar a la cueva del Pastarán, se sienta a descansar en una roca,  advirtiendo pronto que Rosa trepaba los costados de la roca  y exclamaba al mismo tiempo “mamita, vea una mestiza que se está despeñando con un mesticito en los brazos y dos mesticitos a los lados” (los mestizos de los que habla Rosa, corresponden a la Virgen María con el Niño Jesús en sus brazos y a los Santos Domingo de Guzmán y  Francisco de Asís, que se encontraban a la izquierda y  a la derecha de la Virgen). Como era de esperarse, María se llenó de sobresalto, debido a que era la primera vez que oía hablar a su hija y además porque las personas que ella mencionaba no aparecían por ningún lado, así que con presura se echó de nuevo a Rosa en la espalda y se fue pensando en lo sucedido. Ya en la casa de la familia Torresano contó a todos lo sucedido, pero los patrones avisados de la naturaleza india, consistente en forjarse leyendas y visiones no creyeron en lo que les decía su criada.

Habiéndose cumplido la misión casera que había causado el viaje de María a Ipiales, emprende el regreso a Potosí, cuando iba de camino a esta población volvió a encontrarse cerca a la célebre cueva, en ese momento fue invadida por el miedo y lentamente caminó hacia la  entrada de dicho lugar, justo en ese instante, la pequeña Rosa dice “Mamita, la mestiza me llama” en ese momento, María ostentando valor apuró el paso, cerró sus oídos, volteó la mirada e impuso silencio a su hija.

Escultura de María Mueses llevando a su hija Rosa a la espalda.

Tan pronto como llego a Potosí, María comunicó a sus deudos y amigos lo acontecido, y como era de esperarse, la noticia se regó por todo el vecindario, siendo María víctima de chismes, averiguaciones y vanos supuestos. En esas circunstancias  María se percata de que Rosa no aparece en sitio alguno, así que ansiosa la busca y pide razón de ella en todas partes, mas nadie sabe darle respuesta sobre su paradero. María entonces tuvo el presentimiento de que Rosa  estaba en aquella cueva misteriosa, así que  apresurada salió a alcanzarla y al llegar a la gruta, encuentra a su hija arrodillada a las plantas de la Mestiza y jugando familiarmente con el rubio Mesticito que desprendido de los brazos de su madre, hacía ya gustar al alma de Rosa sus divinas ternuras inefables. Al contemplar este hermoso cuadro, María cae de rodillas y en un vuelo de ingenuas plegarias, estalló su corazón. Desde aquel momento, Rosa y María entendieron que Dios estaba obrando, por lo cual ambas visitaban frecuentemente la cueva y depositaban en las hendiduras de las rocas velas de cebo y flores campesinas.

Tiempo después, Rosa cayó enferma de muerte y entregó su alma a Dios, María, deshecha en amargura, concibió la idea de llevar el cadáver de la niña a los pies de la Mestiza, para allí hacerle el recuento de las velas y las flores que su hija le obsequiaba y pedirle que a cambio de todos aquellos presentes le  restituyera la vida a su hija. Con aquel ánimo, llegó de nuevo a la cueva, y agobiada la Santísima Virgen por todas las insistentes y dolientes súplicas maternales, alcanzó de su Hijo que Rosa volviese a la vida.

En un próximo artículo, seguiré hablándoles sobre otros aspectos importantes relacionados con el culto a esta advocación.

Lucho

Bibliografía:

– MEJÍA Y MEJÍA, J. C. Apuntes Relativos a la Historia de Nuestra Señora de las Lajas. Quito: Imprenta del Clero.1938.

Enlaces web (consultados a 30/01/2011):

– http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/862971

– http://www.cruzadacentrocultural.org/articulo-nuestra-senora-de-las-lajas-la-firma-de-dios-sobre-la-creacion

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

17 pensamientos en “Nuestra Señora de las Lajas (I)

  1. Muchas gracias, Lucho.
    He leido con atención este artículo sobre una de las apariciones de la Virgen en Colombia y me ha parecido de una candidez extraordinaria. Mucho me ha llamado la atención las expresiones “Mamita” y “mesticito”, que demuestran una ternura y sencillez propias de los niños a quienes, de ser ciertas las apariciones, muestra sus preferencias la Madre de Dios.
    Gracias de nuevo.

  2. Es cierto Antonio, y es lo que más me gusta de estas apariciones, -reales o no- que la Virgen siempre se deja ver de aquellos que la sociedad considera como inferiores.

    En este caso se aparce a un par de indigenas del periodo colonial (aunque seria posible que fuesen mestizas, ya que los pueblos originarios en Colombia estaban casi extinguidos para la época). mestizos o indios, trabajaban para el hacendado, y era común que este hiciera que sus trabajadores renunciaran a sus valores nativos, ademas los contrataban para trabajar la tierra, y daban pago en especie, o simplemente lo necesario para que los campesinos subsistieran. Era una sociedad injusta, donde solo importaba ser blanco, ya negros, indios, mestizos, zambos o mulatos, solo servian para el servicio.

    • Me ha gustado mucho, yo conocía a Nuestra Señora de las Lajas por pinturas, pero desconocía la historia de su aparición. Siempre me ha llamado la atención que tenga a san Francisco y santo Domingo a los lados, hay alguna explicación a eso? Gracias Lucho!

      • A mi tambien me ha llamado la atención eso, lastimosamente no he encontrado información al respecto, en cuanto halle algo lo vuelvo público 😉 Dios te bendiga.

  3. Lucho me ha fascinado el origen de Nuestra Señora de las Lajas,que aunque pueda tener pequeñas similitudes con otras apariciones marianas es totalmente distinta.
    Son muy tiernos los comentarios de la niña al referirse a Nuestra Señora,el Niño Jesus y los dos grandes Santos;Francisco de Asis y Domingo de Guzman,como muy bien dice Antonio.
    ¡Esperare ansioso los siguientes articulos dedicados a esta advocacion!

  4. Muchas gracias, Lucho, me encantan los relatos de apariciones y cultos marianos, permite conocer mucho el sustrato cultural y folclórico de una región 😀

    Hay una cosa, sin embargo, que no me ha quedado clara: cuando se da el fenómeno en sí mismo, ¿qué es lo que está contemplando la niña, a la Virgen físicamente, con el Niño físicamente y los dos Santos; o lo que está viendo es la piedra pintada? Porque a lo que veo esta advocación mariana consiste en una pintura barroca colonial magistralmente estampada sobre una piedra. No sería fácil, no.

    Me llama la atención que la otra Virgen colombiana que nos presentaste, Nuestra Señora de la Peña, también es una pintura sobre una roca. ¿Casualidad, coincidencia? ¿O es algo muy típico de la región?

    Por último: me escandaliza el trato dado a los indios o mestizos en estos lugares, aunque me es familiar (he leído a Las Casas); cuando dices que no creyeron a María porque era típico de ellos forjarse leyendas o visiones. Cuando se menosprecia a alguien, se le menosprecia en todo; lo cual es bárbaro si encima se dedica a prestarte un servicio, a cambio de tu desprecio.

  5. Gracias Abel espero enviar pronto el próximo 🙂

    Ana, pues, yo supongo que la Virgen se apareció, pues mira que la virgen llamó a Rosita y además está el otro episodio en el que la niña juega con el Niño Dios, en cuanto a la Virgen de la Peña, que has traido a colación, valga aclarar que la imagen original que no es una pintura sino una escultura de piedra. Personalmente creo que es coincidencia que se use la roca como soporte para las imágenes. Por lo demás, estoy de acuerdo contigo estas personas y sus descendientes tuvieron un trato injusto en su propia tierra. Es más los pueblos indigenas que aún se mantienen en Colombia, son desplazados por causa mismo gobierno bajo el pretexto de que el subsuelo junto con los recursos que hay en él son de la Nación, lo paradógico es que donde se asientan estos pueblos es donde mas oro y petróleo hay y donde su derecho ancestral sobre la tierra es menos respetado.

  6. Te felicito por el articulo Lucho, hace tiempo que queria enterarme sobre la leyenda de esta advocación mariana, puesto que hace algunos años mi mamá fue a Colombia de viaje y me trajo de regalo una novena de Nuestra Señora de las Lajas, y desde entonces estaba con la curiosidad acerca de esta advocación, me ah gustado mucho esta aparición a la niña y la niña jugando posteriormente con el niño Jesús, lo que decia Mel, acerca de que a los indios no se les creia porque decianq eu acostumbraba inventarse visiones, no es unico del caso de la Virgen de las Lajas, tambien en el caso siglos antes de Nuestra Señora de Guadalupe, con San juan Diego, le sucede lo mismo, al ir ante el obispo Zumarraga y contarle de la aprición este no le cree, al grado que la segunda vez que va a visitarle Juan Diego, Zumarraga manda a que dos personas lo sigan para ver con quien es que habla y que le dice esas cosas; acerca del desprecio que tuvieron los indigenas es innumerable e incotable todo lo qwue sufrieron, en Chiapas, precisamente de donde fuera obispo Bartolome de Las Casas, hacia el siglo XVII, se dieron varios levantamiento indigenas movidos por “apariciones marianas” en las cuales los indigenas querian deshacerse de los españoles por el maltrato que recibian de estos porqu decian que ellos eran realmente los que se habian alejado de Dios, al grado de llegar a nombrar sacerdotes y obispos los mismos indigenas y uno de ellos se autonombro papa, basta decir que posteriromente estos levantamientos fueron acallados y los responsables y los “videntes” asesinados cruelmente junto a toda su familia.

  7. Muchas gracias André, razón tenian los indigenas que mencionas al creer que los españoles se alejaban de Dios, pues sistemas económicos como la mita y la encomienda no promulgaban tratos que puediesemos llama cristianos. Digo esto porque supongo que estos sistemas se dieron tambien en México ¿no es cierto?

  8. Si, asi es Lucho, la mita y la encomienda se dieron en todos los dominios españoles en América, en los que si no era casi a la fuerza por los misioneros los encomenderos no dejaban ir a los indigenas al adoctrinamiento ni los alfabetizaban como estaba estipulado, y muchas veces el sueldo que se les debia pagar tampoco se daba o si se daba era minimo, las Leyes de Indias jamás se cumplierona pesar de ser expedidas para velar el bienestar de los indios y si con los indios era terrible con los negros era aun peor, si los indios tenian leyes que los defendian, los negros ni eso, a los indios los consideraban que eran bestias que no razonaban muchos de los españoles y a los negros pues que eran nada, por eso hombres cono Bartolome de las Casas, Vasco de Quiroga, Luis Beltran, Pedro Claver y muchos más tuvieron tanta razón en defenderlos.

  9. Antes de publicar algo sobre mi departamento debe averiguar como se llama y donde queda ubicado como va a decir que es un municipio del departamento de Pasto, cuando Pasto es la capital del departamento de Nariño. Ipiales es un municipio del departamento de Nariño que esta ubicado al sur de Colombia, es la primera ciudad en la frontera con el Ecuador. Por lo tanto Pasto no es un departamento es un municipio de Nariño e Ipiales tambien es un municipio de Nariño.

    • Estimada Patricia, nuestro colaborador Lucho es colombiano como tú y seguramente el error cometido con el departamento que mencionas no es intencionado. Desde luego ésas no son maneras de decir las cosas, esperamos que la próxima vez seas más amable y respetuosa, ya que probablemente no sepas cuál es la capital de Mongolia y no te vamos a crucificar por eso. Agradecemos las correcciones, pero con educación, por favor.

  10. Buenos días Patricia!, ¿como está? espero que muy bien.

    Primero, reciba un fraterno saludo de mi parte.

    Segundo, digo que el error ha sido mío y no del equipo del blog pues yo he sido quien ha enviado el artículo. Como bien dices, el departamento se llama NARIÑO, no PASTO, pues en realidad, esta es la ciudad capital del departamento, fue falta mia pues al volver a leer el articulo para enviarlo, no me percaté del error, te pido disculpas por ello.

    Tercero, como bien lo ha dicho el comentario anterior, le pido que por favor sea un poco mas benévola a la hora de corregir un error, mira que todos somos humanos y podemos equivocarnos algunas veces. Reitero, no fue ignorancia eso de escribir que Pasto es un departamento, simplemente se me pasó y nuevamente te pido disculpas, aprovecho y pido al equipo del blog, que por favor corrija el error.

    Que Dios te bendiga 😀

  11. soy ecuatoriana, muy debotya d la virgen de las lajas….necesito la novena de la virgen ……..alguien q me pueda ayudar…gracias…

    • Estimada Gabriela: como equipo no nos dedicamos a distribuir textos ni objetos devocionales, sino simplemente atender dudas sobre temas de hagiografía. De todos modos, cualquier petición que desees dirigirnos debes hacerla desde la pestaña “Envíanos tu pregunta“, y nunca como comentario en una entrada. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*