Corposantos: su presencia en México

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Rústica. Parroquia de san Miguel Arcángel. Cd. de México. Foto de Alejandro Andrade.

Los corposantos en México, es un tema que carece de investigación, hallándose únicamente referencias aisladas acerca de algunos y nunca concentrándolos como tipología. Por ello muchos de estos relicarios permanecen en el olvido, ocultos o expuestos a la curiosidad de la población, quien erróneamente inventa historias fantásticas en torno  a su existencia, asociándolos muchas veces a santos del santoral, cuando es claro que se trata de santos catacumbales anónimos, exceptuando algunos casos aislados como santa Filomena en Mugnano, Italia.

Es  por eso que continúa siendo primordial el trabajo de Gabriela Sánchez Reyes[1] quien aporta un primer acercamiento a lo que podríamos llamar una nómina de tales piezas. En este artículo abordaré la presencia de los corposantos en México, situándolos de acuerdo a su región, elementos constitutivos e iglesia que los resguarda. Esta lista de ninguna manera es exhaustiva, ya que muchos aún se encuentran ocultos, en espera de ser estudiados. Cabe destacar que de la mayoría de ellos se desconoce su procedencia y año de llegada, ya por la pérdida de la authenticae o falta de referencias documentales. Existen casos puntuales que comentaremos en próximos artículos, con el objeto de divulgar el conocimiento de estas interesantes y  valiosas piezas.

En México, la traslación de los corposantos ocurre principalmente durante el s. XVIII y se extiende hasta el XIX. Particularmente, en la ciudad de Puebla de Zaragoza se ha localizado una primera noticia de este tipo de piezas en el inventario del Venerable Cabildo Catedralicio de 1712,[2] en el que se describen dos cuerpos relicario correspondientes a santa Engracia y san Lamberto, que se colocaron en la capilla de san Nicolás de Bari, relicarios actualmente no identificados. Ya para 1743 al inicio del gobierno del obispo canario Don Pantaleón Álvarez de Abreu se registra un aumento de demandas de este tipo de cuerpos-relicario, por ejemplo en 1754 el propio obispo hace la donación del cuerpo yacente de san Clemente,[3] evento que fue acompañado de una fastuosa procesión. Antonio Carrión, autor de una Historia de la ciudad de Puebla, menciona en su apartado sobre la Catedral, que en la Capilla de Reliquias se colocó el 21 de mayo de 1732 el cuerpo momificado de san Floro que regaló en pontífice Benedicto IV; [4] sin embargo en una pequeña cédula en el interior de la urna de dicho santo se lee lo siguiente

El niño san Florensio Mártir Donado por Ntro. SSmo Padre el Sor Pio Nono Al Sr Canonigo Sr Dn Juan Ortega quien lo coloco en esta Capilla de la Savana Santa.

San Teódulo. Parroquia del Sagrario Metropolitano, templo de la Soledad. Puebla. Foto de Eduardo Limón.

Otra referencia la encontramos también en Carrión, que menciona la existencia de otros dos cuerpos relicario. En los altares correspondientes a los retablos de san José y san Miguel se colocaron los cuerpos de los santos mártires Satrapio y Herculano que trajo de Roma el señor obispo Vázquez. En el interior de las puertas que cubre dichas reliquias están pintados unos floreros de mano de Miguel Carranza y unos círculos de flores con los nombres de los santos, de letras de oro.[5] Revisando las auténticas que se encuentran en el interior de las urnas, se puede corroborar que fue el obispo Francisco Pablo Vázquez el que los trajo de Roma, siendo redactadas ambas auténticas en 1831 y expedidas por el Papa.

En otros estados de la República se hallan noticias aisladas sobre algunos, como Santa Faustina, de Guanajuato, traída desde Roma por el Conde de Valenciana a México en 1803, Santa Columba en Pachuca, en donde vemos escrito en las puertas que la guardan, que fue donada a los franciscanos en el siglo XVIII por la marquesa de San Francisco, hija del Conde de Regla, don Pedro Romero de Torres, que la había traído desde España, y a cuya familia hacía ya mucho tiempo que pertenecía (aunque estos datos no han sido comprobados) o el caso de Santa Inocencia de Guadalajara, estudiado por Meldelen en una anterior publicación.

Para la nómina se colocará primero el estado, la ciudad, el nombre del santo, material de elaboración del relicario y elementos complementarios como authenticae, vas sanguinis y lápida.

NÓMINA DE CORPOSANTOS EN MÉXICO

Cd. de México

1. Catedral Metropolitana

  • San Vicente niño. Cera, vas sanguinis
  • San Deodato. Cera.
  • San Teodoro.  Cera, vas sanguinis.
  • Santa Felícitas. No identificado.

2. Parroquia de San Miguel Arcángel

  • Santa Rústica. Cera.
  • San Primitivo. Cera.

3. Iglesia de Nuestra Señora del Pilar “La Enseñanza”.

  • Santa Cándida. Material no identificado.
  • San Clemente. Osamenta completa sin relicario.

4. Iglesia del ex convento carmelita de San Ángel.

  • San Clemente Flavio. Cera.

5. Iglesia de Santa Teresa la Nueva.

  • Santa Celeste. Cera, vas sanguinis.

San Florencio. Catedral de la Inmaculada Concepción. Córdoba, Veracruz. Foto de Montserrat Báez.

Estado de México.

Tepotzotlán.

1. Museo Nacional del Virreinato.

  • San Constancio. Osamenta completa sin cera. Procede de Catedral Metropolitana.

Puebla.

Ciudad de Puebla.

1. Iglesia Catedral Basílica.

Capilla del Sagrado Corazón de María

  • Santo niño mártir. Cera.

Capilla del Señor de la Columna.

  • Santa Pacífica, niña mártir. Cera, vas sanguinis, ¿authenticae?

Capilla de San Juan Nepomuceno

  • Corposanto no identificado. Cera.

Capilla de las Santas Reliquias

  • San Florencio niño. Madera policromada y encarnada.

Capilla del Sagrado Corazón.

  • San Clemente. Madera policromada y encarnada.

Altar de los Santos Ángeles.

  • San Herculano. Cera, vas sanguinis, lápida, authenticae.

Altar de San José.

  • San Satrapio. Cera, vas sanguinis, authenticae.

Capilla de San Pedro.

  • Corposanto no identificado. Madera policromada y encarnada.

Capilla de la Virgen de Guadalupe.

  • Santa Reparata. ¿Cera?

2. Parroquia del Sagrario Metropolitano, Templo de la Soledad..

  • San Teódulo. Madera policromada y encarnada.

3. Iglesia del ex convento de la Purísima Concepción.

  • Santa Asela. Cera, vas sanguinis.

4. Iglesia del ex convento de Santa Catalina de Siena.

  • San Opio u Opilio. Cera.

5. Parroquia de San José.

  • San Eusipio. Madera policromada y encarnada.
  • San Feliz. Madera policromada y encarnada.

Santa Columba. Iglesia de San Francisco. Pachuca, Hidalgo. Foto de Enrique López-Tamayo Biosca.

Tlatlauquitepec.

1. Iglesia de San Francisco.

  • San Flaviano. Oculto tras un antipendio pintado con la efigie del relicario.

Veracruz

Xalapa

1. Catedral.

  • Santa Teodora. Madera policromada y encarnada. La original fue destruída, por lo que se hizo este relicario en el siglo XIX.

Orizaba

1. Iglesia del ex hospital de San Juan de Dios.

Córdoba.

2. Catedral de la Inmaculada Concepción.

Oaxaca

Oaxaca

1. Ex oratorio de San Felipe Neri.

  • San Gaudencio. Madera policromada y encarnada, caja con reliquias.

Guerrero

Chilapa

1. Catedral.

  • Santa Severina. Material no identificado.

San Benigno, en Silao, Guanajuato. Fotografía de José Valadez.

Hidalgo

Pachuca

1. Iglesia de San Francisco

  • Santa Columba. Material no identificado.

Michoacán

Morelia

1. Catedral.

  • San Pío. ¿Cera?
  • San Cristóbal. ¿Cera?

Jalisco

Guadalajara

1. Catedral.

  • Santa Inocencia. Material no identificado.
  • San Hermión. Material no identificado, vas sanguinis.

San Juan de los Lagos.

1. Catedral Basilica de Nuestra Señora de San Juan.

  • San Benigno, niño mártir. Cera.

Guanajuato

Guanajuato

1. Basílica de la Ntra. Señora de Guanajuato.

  • Santa Faustina. Material no identificado, vas sanguinis, ¿authenticae?

León.

2. Basílica de Ntra. Señora de la Luz.

  • Corposanto no identificado.
  • Corposanto no identificado.
  • Coroposanto no identificado.

San Miguel de  Allende

3. Capilla de Loreto.

  • San Columbano. Cera.

Celaya

4. Capilla del Carmen.

  • San Plácido. Cera.

Silao

5. Parroquia de Santiago Apóstol.

Zacatecas

Zacatecas

1. Iglesia no identificada.

  • San Tarsicio. Cera, vas sanguinis.

Durango

Durango

1. Catedral.

  • Santa Celeste. Cera, vas sanguinis.
  • San Plácido. Cera.

Esta información sitúa a Puebla, la Cd. de México y Guanajuato como los estados donde se encuentra mayor concentración de corposantos. Puebla y la Cd. de México destacaron como las dos ciudades más importantes del periodo colonial, tanto en el ámbito económico como el cultural, ya que ambas desarrollaron escuelas y estilos tanto pictóricos como escultóricos. Por su parte Guanajuato, destacó como ciudad minera, de donde provenía el mayor ingreso de la corona, a través de la extracción de plata. La concesión de este tipo de reliquias estuvo supeditado a la importancia de a quien se le otorga, como símbolo de poder religioso y cohesionante. En futuros estudios se intentará determinar la relación entre los corposantos y su donación a ciudades e iglesias en particular.

MontseB

Agradezco a Meldelen, Alejandro Andrade, Fabián Valdivia, José Valadez, Enrique López-Tamayo Biosca, Eduardo Limón y Alejandro Rabelo por su valiosa ayuda para ubicar algunas piezas y fotografiarlas. Esta nómina es resultado de un esfuerzo en conjunto, ¡Gracias!


[1] Gabriela Sánchez Reyes,  Los relicario, arte y devoción: Una muestra através del XVI al XVIII. Tesis para obtener el grado de maestría en historia del arte. UNAM, México Df, 2010.

[2] Patricia Díaz Cayeros, Reliquia: cuerpo e imagen. Conferencia presentada en el Coloquio de “Historia del Arte en Puebla” Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Marzo del 2010

[3] Ibid.

[4] Antonio Carrión, Historia de Puebla, México, Editorial José Cajica Jr. 1970, p.297

[5] Ibid. p. 291

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es