La Crucifixión: realidad histórica versus ficción piadosa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"La Crucifixión", óleo del pintor manierista Giambattista Tiepolo.

Con éste se da inicio a una serie de artículos que tratan sobre Jesús crucificado, para los cuales me he basado en la conferencia Cristo Crucificado como tema visual de la iconografía cristiana, impartida por Rafael Sánchez Millán, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Valencia (España).  El objetivo es dar a conocer un poco más sobre este tema tan conocido por la comunidad cristiana, y desechar de una vez algunos mitos relacionados con ello.

La imagen más representada a lo largo de la cultura cristiana es el Cristo Crucificado. Por ejemplo, en España se conocen unos 8112 municipios que tienen de patrono a alguna advocación de Jesús Crucificado. Ello permite hacerse una idea de cuán familiar ha llegado a ser Jesucristo como imagen devocional, representando una narración: la crucifixión. Hasta la llegada del arte gótico (s.XIII) estuvieron representados los 4 clavos, luego, al reducirse el tamaño del patíbulo central, pasaron a ser tres. Vale la pena mencionar que el titulus INRI, característico sólo de los crucifijos latinos, expresa tanto el nombre del condenado (Iesus Nazarenus) como el motivo estrictamente político de su ejecución (Rex Iudaeorum).

Sobre el hecho de la crucifixión se ha versado mucho y la piedad ha ido deformando poco a poco la realidad histórica, por lo que cabría regresar a los orígenes del mismo. Jesús, en su proceso de condena y ejecución, no fue considerado como judío por sus compatriotas –como blasfemo, dejaba de ser un hijo de Israel de cara al Sanedrín- y por tanto no podía ser lapidado; pero tampoco era ciudadano romano, luego no podía ser decapitado. Estas dos formas de ejecución eran las consideradas características de cada pueblo; y al no ser Jesús considerado ni de uno ni de otro, fue condenado a la crucifixión: un horrendo método de ejecución inventado por los asirios, y tomado por los romanos de los púnicos, que lo copiaron y adaptaron a su derecho penal como una muerte legal, buena para esclavos y malhechores. Jesús fue flagelado y obligado a cargar el patibulum –tramo horizontal de la cruz- sobre sus hombros hasta el Gólgota, donde le esperaba el patíbulo vertical ya preparado sobre el suelo. La imagen de Jesús cargando con la cruz entera es, pues, falsa. Una vez allí, y según dictaba la ley, fue desnudado, narcotizado y crucificado.

Reconstrucción de la crucifixión practicada en el siglo I a partir de los restos de Jehohanan.

Naturalmente, no tenemos ningún resto corpóreo de Jesús, que según el dogma cristiano resucitó a los tres días y ascendió a los cielos, pero hemos podido comprobar la veracidad histórica con un hallazgo tan bueno como hubiera podido ser el propio Jesús: en el año 1968, en Giv’at ha-Mivtar (Israel), fue hallado el esqueleto de Jehohanan (en la imagen), un varón judío crucificado y contemporáneo de Jesús (ca. 4 a.C – 66 d.C). Fue él quien permitió, a partir del estado de sus huesos, reconstruir una crucifixión verdadera: los clavos jamás atravesaron las palmas de las manos, que se hubiesen desgarrado y desprendido casi enseguida; el cuerpo no estaba extendido en el patíbulo vertical, sino medio sentado sobre la sedecula, un listón de madera colocado entre las piernas (la iconografía cristiana ha colocado esta pieza bajo los pies de Cristo, cuando en realidad, estaría bajo las nalgas). Los clavos atravesaban los tobillos lateralmente y estaban reforzados con tablillas de madera, al igual que en las manos. Aunque sentados, la muerte se seguía produciendo igual por asfixia, y más cuando se recurría a la rotura de las piernas para acelerar el proceso.

La comunidad científica y médica estudió a la par que la arqueología los restos de Jehohanan y dio el visto bueno a su autenticidad y absoluta historicidad. Naturalmente, esto es absolutamente aplicable a todos los mártires cristianos crucificados: no hay razón alguna para pensar que tres, cuatro, seis siglos después de Jesús la crucifixión hubiera podido cambiar lo más mínimo, si ya no lo había hecho desde tiempos de los asirios, y más tratándose de una figura del derecho romano[1]. Y además está absolutamente fuera de discusión: hoy día, quien se empeña en negarlo aduciendo piedad o tradición sólo se engaña a sí mismo, pues también ha sido aceptado por la Iglesia con naturalidad, ya que ninguno de estos descubrimientos daña la figura de Jesús o la desmiente, si acaso, permite conocer mejor detalles de su vida que no habríamos tenido otro modo de conocer.

Otra lectura posible de la crucifixión de Jehohanan, atendiendo a los restos de los pies.

Pese a que la realidad de la crucifixión está ahora, y estuvo en tiempos antiguos, a la vista de todos [2], se prefirió entonces, y se ha seguido prefiriendo hasta ahora, representar la crucifixión de Jesús en el modo tradicional y acostumbrado. El por qué lo trataremos en el otro artículo.

Meldelen


[1] Recientes comprobaciones de los restos de Jehohanan han permitido descubrir que los restos que habían sido atribuidos a un solo hombre, pertenecen, realmente, a tres personas distintas, una de ellas un niño. Sin embargo esto no cambia la validez científica y médica del descubrimiento.

[2] La exposición de este artículo no debe conducir a error: lo que estamos viendo es sólo un modelo de los muchos diferentes de crucifixión que se practicaban en el mundo antiguo, pero por proximidad cronológica, es la más probable que se le pudo aplicar a Jesús.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “La Crucifixión: realidad histórica versus ficción piadosa

  1. Gracias, Ana Maria,
    Esta terna de artículos seguro que nos ayudará a comprender mejor cómo pudo ser la crucifixión real de Nuestro Señor, desmitificando algunos aspectos a los que por devoción estamos acostumbrados. Te diré que es la primera vez que he leido y visto la posible manera de clavar los pies.

  2. Ana Maria yo quisiera preguntarte sobre los restos del niño encontrados junto a Jehohanan,¿en base a que podia ser condenado a morir crucificado un niño?
    Como niño entiendo alguien menor de 12 años.

    • Desde luego, ya que todo mayor de 12 años ya no era considerado niño en la Antigüedad 😀 (en líneas generales).
      Pues en realidad, un niño podía ser condenado en base a todo, date cuenta que eso de la “protección de la infancia” o “los derechos del niño” son inventos del siglo XX. Si aún hoy en día no se respeta en la mayor parte del mundo, imagínate en el siglo I. Al niño se le condena lo mismo que a la mujer o al hombre, al anciano o al joven. En las persecuciones cristianas hubo mucho niños ajusticiados con sus familias por ser cristiano y en ese caso la crucifixion se daba lo mismo que si se tratase de cualquier otro metodo elegido, con la debida legalidad aplicada, claro (los niños de familias patricias no eran ajusticiados así).

      Perobaste decir que en la Antigüedad, y especialmente en la mentalidad romana, el infanticidio de cualquier clase fue aplicado, especialmente en el caso de condenas por motivos políticos: aunque la “falta” la hubiese cometido el padre, la madre… quien fuere, no se entendía que los niños fuesen inocentes: se les extermina también para evitar que crezcan y algún día puedan vengarse.

      Si lees a Suetonio, o a Salustio, verás qué barbaridades hicieron con las criaturas las familias patricias que empezaban a matarse unas a otras… en fin, que lo dicho: la infancia no ha estado protegida hasta el siglo XX, y eso en teoría, que en la práctica… ya sabemos qué les pasa a muchos niños en el mundo, ahora mismo.

  3. Estimada Ana María , desde luego que tu artículo destierra muchos mitos iconográficos y nos ayuda a comprender la posición casi sedente en la crucifixión de Cristo. ¿Te cabe alguna duda de que esta fuese su posición por la proximidad de la de Jehohanan o es posible que fuera alguna otra?

    • Pues aunque Antonio te ha respondido en parte; yo te digo mi opinión: realmente ni tú ni yo ni nadie sabremos nunca cómo estuvo colocado Cristo en la cruz, pero es más que probable que se pareciese, o fuese igual, a una de las dos posturas sugeridas por la reconstrucción arqueológica de los restos de Jehohanan, simplemente por proximidad cronológica.

      Además, si te fijas, la palabra “sedecula”, que es el nombre de la pieza que va bajo las nalgas -y que nosotros creíamos que iba bajo los pies- nos da la pista: si “sedes” es “silla, asiento” en latín, “sedecula”, el diminutivo, nos habla de un asiento minúsculo. Y nosotros nos sentamos sobre las nalgas, así que parece de cajón que esa pieza está hecha para estar ahí y no bajo los pies. Vamos, que a lo mejor ni huesos de Jehohanan nos hacían falta para llegar a esa conclusión, pero bueno, mejor que estén.

      Ya digo que la crucifixión adopta varias formas y estilos a lo largo del tiempo, y también según el espacio, pero si un varón judío del siglo I como fue Jehohanan fue crucificado así, no veo por qué Cristo, quien también fue un varón judío del siglo I, no debería haber estado igual o parecido. Las rutinas de enclavar a los ajusticiados en madero eran casi un “oficio” con su técnica establecida.

      Pero como te he dicho al principio, es sólo mi opinión razonada a partir de las pruebas halladas.

  4. Como dice Dairon: metiendo la cuchara, Salvador.
    Yo no soy entendido en estos temas pero si he leído mucho sobre la Sábana Santa. Muchos forenses deducen de dichos estudios que los pies fueron clavados con un solo clavo, pero sin embargo el profesor Ball se reafirma que los pies se colocaron de lado y el clavo atravesó los tobillos (entre la tibia y el tendón de Aquiles), pudiendo entonces Cristo cerrar las rodillas y levantarse para respirar. Así justifica este profesor el que los crucificados pudieran estar varios días en la cruz.
    Si Cristo solo estuvo tres horas era porque llevaba encima tres días soportando los martirios del sudor de sangre, hambre, sed, golpes, flagelación, coronación de espinas, etc. y ya estaba realmente casi moribundo cuando lo clavaron. Ten en cuenta que son muchos los estudiosos que afirman que el martirio duró desde la tarde-noche del martes al miércoles hasta el viernes por la tarde.

    • Estoy de acuerdo, Antonio, y además los resultados del estudio de Jehohanan coinciden con los restos de la Síndone, por lo que esto hace el tema mucho más interesante.

      De algunos mártires crucificados como Timoteo y su esposa Maura, en la Tebaida, se nos dice que llegaron a estar diez días crucificados antes de morir. Aunque entiendo el plazo un poco exagerado -cosas de la literatura hagiográfica-, sí coincido en que la muerte por asfixia no sería cosa de unas pocas horas, y si Cristo estuvo tres, en efecto, es porque estaba absolutamente destrozado: los maltratos, golpes, flagelación, desgarros, caídas con el patíbulo atado a los brazos… estaría más muerto que vivo cuando por fin le crucificaron. Y si los zelotes crucificados con él duraron tan poco, recordemos que es por la rotura de piernas, y por las prisas en despacharlos para la Pascua.

      • Con todo respeto ¿Por qué decís que eran zelotes aquellos crucificados con Jesús? ¿Qué texto afirma eso?
        Respecto a la Síndone no se puede tomar en consideración algo que aún no ha sido validado como auténtico.
        Se cuenta con testimonios de gente crucificada en forma de X. Creo que el tema puntual de la crucifixión varía según el lugar y la ocasión. Por ejemplo, un levantamiento que hubo antes del nacimiento de Cristo en donde se ajusticio a un número grande de personas, las fuentes (Josefo) hablan de improvisaciones por parte de lo romanos. Es decir, crucificaban contra las paredes en el lugar donde los agarraban. El calvario de San Pedro de forma invertida. Desde lo personal creo que estamos un tanto impactados por aquella escena bastante cruda de la película “La última tentación de Cristo”, con un Jesús desnudo y crucificado a una altura relativamente baja. ¿Cómo sucedió? No lo sabemos, los evangelios son contradictorios en muchos casos. ¿Fue enterrado? De seguir una línea de pensamiento arqueológica tampoco debería haber sido enterrado en una tumba como la de José de Arimatea. Aquellos que bajan de la cruz a Jesús son sus enemigos, los más probable (según está línea de interpretación) es que fuese a una fosa común. ¿Quién lo sabe? Saludos.

  5. Muy interesante el articulo ya alguna vez habia visto una que otra investigación al respecto, pero tampoco habia visto imagenes de como pudo haber sido la crucifixion, muchas gracias esperare a leer los proximos articulos

  6. Muy bien hermana! como siempre, develando la verdad histórica como corresponde a nuestra profesión 😉 también había tenido oportunidad de leer unas cuantas cosas sobre la pasión y cuestiones históricas sobre su desarrollo. Lo de Jehohanan (por cierto, qué graciosa su cara en la imagen) es una sorpresa para mí, me parece una excelente manera de explicar la crucifixión a través de vestigios de una persona que sufrió la misma muerte, aporta datos importantísimos!! gracias!

Deja un comentario