¿Otra Santa Filomena?

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Santa venerada en San Severino, Marche (Italia).

Pregunta: ¿Y el Martirologio recogía una Filomena V.M antes del hallazgo de lumenapaxtecum? Algo habia oido, pero no se nada cierto sobre ello. España.

Respuesta: La hay, pero el mérito no me corresponde a mí, sino al Rev. Peter Meier, encargado de una capilla dedicada a Santa Filomena en Nevada (EEUU), quien redactó unas reflexiones en una web que adjunto a final de artículo. Se puede entrar a observar las páginas escaneadas del Martirologio que prueban la referencia a esa Santa Filomena, pero para los que no sepan (o no tengan ganas) de leer en inglés, aquí ofrezco un breve resumen de lo que esta persona expone.

En dos ediciones diferentes del Martirologio Romano, una impresa en 1587 y la otra en 1772 –y por lo tanto ambas anteriores al descubrimiento del cuerpo de aquella que llamamos Santa Filomena en las catacumbas romanas, hay una referencia a una Santa Filomena, no virgen y mártir estrictamente, sino simplemente virgen, que se conmemora el 5 de julio, y aquí viene la cita exacta en latín: Apud Septempedamos in Piceno Sanctae Philumenae virginis. Que se traduce como: En la región septempedana, en el Piceno, Santa Filomena, virgen.

La región de la que habla esta cita actualmente es la ciudad italiana de San Severino Marche, en la que, para más inri, fue descubierto en 1527 el cuerpo de una mujer que aparecía identificada como “Filomena”, que resultó ser indatable y que, dado que fue colocada en una urna en la capilla de Santa Filomena, empezó a ser considerada como una virgen mártir. Es la que podemos ver en la imagen adjunta en el artículo.

¿Qué decir de esta persona, de esta mujer? Según la Enciclopedia Dei Santi, el cuerpo de esta persona fue hallado bajo el altar mayor de la iglesia de San Lorenzo in Doiolo de esta ciudad, con una inscripción difícilmente legible, en la que dice que se trataba del cuerpo de «S. Filomena de la estirpe de los Chiavelli, trasladada por San Severino, obispo, a aquella iglesia en tiempos del rey godo Totila». Ese mismo año (1527) el cardenal Ciocchi del Monte coloca el cuerpo de la presunta Santa bajo el altar en la capilla dedicada a Santa Filomena de esta misma iglesia, como decía, y empezada a celebrar el 5 de julio, tal cual fue hallada en el Martirologio la Santa Filomena virgen de la región septempedana. Insisto, todo esto muy anteriormente a que se hallara la famosísima Filomena venerada hoy en Mugnano.

Se duda muy seriamente que esta Santa Filomena de San Severino en Marche sea una virgen mártir, porque antes de esta época que tratamos (s. XVI) no existía la menor mención al nombre, culto y cuerpo de ésta. Y el contenido de la inscripción no puede contrastarse documentalmente de forma que ofrezca una seguridad histórica. Por eso, hay quien sostiene que esta Filomena es simplemente otra mártir de las catacumbas, homónima de la célebre Filomena de Mugnano.

Por su parte, algunos de entre los devotos de Santa Filomena de Mugnano, que son muchos y fervorosos, se apoyan en la cita del Martirologio para defender la veracidad de esta mártir y de la fantasiosa historia que transmitió cierta religiosa napolitana, quien dijo haber oído a la mártir relatarle su martirio. Sin embargo, es evidente que la cita latina se refiere a la Filomena de San Severino y no a la de Mugnano, porque dice que es una virgen de la región septempedana. Por lo que el Rev. Peter Meier, a pesar de su buena voluntad, se equivoca al identificar la Filomena del Martirologio con la Filomena de Mugnano.

Urna con la figura yacente que contiene los restos de la Santa. Iglesia de San Lorenzo in Doliolo. San Severino Marche (Italia). Cortesía de Damiano Grenci.

Resumiendo: la Santa Filomena “virgen” del Martirologio no es la Santa Filomena “virgen y mártir” de las catacumbas, que se venera en Mugnano y en medio mundo, ya que no hay coincidencia de fechas. Si acaso, podría ser la Filomena que fue hallada en San Severino, pero tampoco lo podemos afirmar con absoluta rotundidad. Desde mi opinión personal, el caso de Santa Filomena es el más controvertido y complicado con el que me he encontrado jamás y cada nuevo dato no hace sino liar más la madeja. Yo me inclino a creer que Santa Filomena es un corposanto más, que ciertamente es auténtico, pero no así toda la parafernalia devota y milagrera que se ha montado en torno a ella (excluyendo el Gran Milagro de Mugnano, que no cuestiono). Las consideraciones sobre si mártir o no merecerían un artículo aparte, así que lo dejaremos aquí.

Meldelen

Enlaces web:

– MEIER, Peter, «The Saint Philomena Mystery» (12/02/2011)
– Santi Beati e Testimoni: Santa Filomena vergine (12/02/2011)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es