Santa Teodora, emperatriz bizantina

Detalle del rostro de la Santa. Mosaico bizantino del siglo VI, iglesia de San Vital de Rávena (Italia).

Pregunta: Me gustaría saber más sobre la biografía de Teodora, emperatriz de Bizancio.

Respuesta: Algunos códices contenidos en los Sinaxarios, como los códices parisinos de 1582 y 1578 e incluso en los Menologios más recientes como el de San Nicodemo Agiorita, ponen la conmemoración de los santos emperadores Justino y Teodora el día 2 de agosto. Pero esta inscripción con absoluta seguridad, no es exacta porque la mujer de Justino I no se llamaba Teodora y porque no existe motivo alguno para considerar como santa ni a la mujer de Justino I ni a la de Justino II. En realidad, al decir Justino, se están refiriendo a Justiniano I el Grande, al cual en la mayor parte de las traducciones se confunde con Justino y es el mismo San Nicodemo Agiorita quién hace esta observación entre líneas. Y es que Justiniano I estaba acusado de ser hereje aftartoceta. De todas maneras el Sinaxario de Constantinopla, el día 14 de noviembre, aniversario de la muerte de Justiniano, dice: “Memoria de Justiniano y Teodora, píos emperadores”, memoria que normalmente se traslada al domingo siguiente.

Teodora, la esposa de Justiniano había nacido alrededor del año 500 y era hija de un domador de osos en el circo de Chipre y trabajó desde su adolescencia como bailarina y como mímica en el hipódromo y en los teatros de Constantinopla. Procopio, en su “Historia secreta” exagera de manera especial su falta de moralidad, ya que en el ambiente en el que vivía era muy difícil que llevase una conducta íntegra. Llega incluso a tacharla de prostituta y amante de las orgías, pero como digo, esto es considerado exagerado por los hagiógrafos modernos.

En su juventud, se fue a África con un dignatario llamado Eccebolo, que muy pronto la abandonó. Entonces ella se refugió en Alejandría donde encontró protección en círculos monásticos monofisitas y cuando regresó a Constantinopla, se dedicó a diversas actividades, todas ellas respetables, con el fin de ganarse la vida. Justiniano, llegó a conocerla y se enamoró de su belleza, de su cultura y de la fortaleza de su carácter y decidió casarse con ella, aunque tuvo la oposición de su tía, la emperatriz Eufemia, por lo que tuvo que esperar a que esta falleciera para poder contraer matrimonio con Teodora.

La emperatriz con su séquito. Vista del mosaico completo (s.VI). Iglesia de San Vital de Rávena, Italia.

Aunque se ha llegado a decir lo contrario, Teodora fue una mujer muy devota, con gran resolución y con una buena intuición, lo que ayudó a incrementar la respetabilidad hacia el trono del imperio bizantino. Intervenía activamente en todos los asuntos públicos y en los momentos críticos supo dar el conveniente y oportuno asesoramiento a su esposo. Fue notable su posición durante la revuelta denominada “Nika” del año 532. Ella murió en el año 548, dieciocho años antes que Justiniano. Su inscripción en el Sinaxario se realizó poco después de la muerte de Justiniano, o sea, en su época y, como he dicho, es conmemorada junto con su marido el día de la muerte de este.

Más tarde, muchos eclesiásticos y hagiógrafos se negaban a reconocer a Justiniano como santo, ya que no estaba del todo integrado en la Iglesia (por ser aftartodocetista  o aftartoceta) y lo mismo llegaron a decir de Teodora. Así se justifica el que en un manuscrito de monasterio Stravronikita se encuentren sus nombres deformados, pues acusaban a Teodora de ser proclive al monofisismo, del que habría sido influenciada en Alejandría y por el cual, a veces, se oponía a la política eclesiástica del emperador. Sin duda, las simpatías eran consecuencia de la gratitud de Teodora hacía los monofisitas egipcios que la habrían ayudado en tiempos difíciles para ella, pero destacando en ella la moderación, en vez del monofisismo intransigente imperante en Egipto.

Icono ortodoxo griego de Santa Teodora, emperatriz de Bizancio, portando un icono del Salvador.

Icono ortodoxo griego de Santa Teodora, emperatriz de Bizancio, portando un icono del Salvador.

Los motivos por los cuales la incluyeron en el Sinaxario y por lo que se decidió conmemorarla como santa, fue su decidido empeño en fundar monasterios e iglesias y principalmente, la convocatoria del V Concilio Ecuménico por parte de su marido, aunque Teodora ya había muerto antes de celebrarse el concilio. Todas las emperatrices, esposas o madres de los emperadores que convocaron algún concilio, están inscritas como santas en los sinaxarios bizantinos.

Antonio Barrero

16 pensamientos en “Santa Teodora, emperatriz bizantina

  1. Antonio, tú sabes que todas aquellas mujeres que han logrado hacerse un lugar en la Historia, destacando en ejercicio de poder, o siendo adalides de cultura, o simplemente siendo influyentes en su época y entorno… irremediablemente las acaban tachando de prostitutas. Así es la historia tradicional de abyecta y machista. Sólo se salvan aquellas que hicieron exagerada vida piadosa o fueron directamente monjas o santas, lo que equivale a no ser influyentes en absoluto. Pero a las demás que “tomaron el toro por los cuernos”, es decir, que hicieron oír su voz o al menos tomaron las riendas de su destino, o brujas, o rameras, o cosas peores. Ya me dirás cuál se salva: Hatshepshut, Cleopatra, Livia Drusila, Leonor de Aquitania, la reina Urraca, Madame de Pompadour… la lista sería inacabable. Y Teodora de Bizancio no es una excepción.

    Sería hija de un domador de osos y actriz de teatro, pero de ahí a ser una ramera… está claro que socialmente no estaban considerados “oficios decorosos”, pero yo creo que los ataques contra ella son motivo de las cimas de poder e influencia que alcanzó, que nadie soportaba ver en una mujer. Santa, no lo sé, pero de ahí a prostituta… al menos, en cuanto tomó la púrpura imperial dejaría de serlo, y ya vemos que en costumbres privadas era muy devota.

    Moraleja: desconfía de los que te dicen que tal o cual es una bruja o una ramera… como decimos por aquí, ese huevo pide sal. Detrás de la supuesta “bruja” o “ramera”, de repente aparece una mujer excepcional que supo abrirse camino en su tiempo.

    Y no olvidemos que hay algunas de las que se empezó diciendo eso, y luego mira… han acabado santificadas. Yo me sé muchas, y tú también. ;)

    • A mí, la verdad es que me ha llamado mucho la atención el tema de Santa Teodora de Bizancio. El tal Procopio que debió ser un sensacionalista y un pájaro de mucho cuidado, la tacha de prostituta, adicta a las orgías y otras barbaridades más, pero sin embargo los hagiógrafos serios y rigurosos destacan que era una mujer de convicciones y carácter, que le gustaba intervenir e influir en la vida pública, que asesoraba e incluso llevaba la contraria a su esposo Justiniano. Vamos, que era una mujer que no era el prototipo normal de la época: sumisa y amarrada a la pata de la cama.
      Incluso se ha dicho de ella que era una prostituta llegada a santa; eso es sensacionalismo barato, propio de lo que hoy llamamos periodismo basura. El tal Procopio, si viviera ahora, sería uno de esos comentaristas de televisiones basura y periodismo amarillo.
      Es verdad que el ambiente en el que se crió, el ambiente de un circo, da para mucho y posiblemente ella en su juventud fuese un poco alocada, que ni mucho menos quiere decir prostituta, pero desde que se vio abandonada en Egipto y ayudada por los monjes, su vida cambió.
      Se dice abiertamente que era piadosa, aunque se le recrimina que era proclive a “disculpar” a los monofisitas; estos la habían ayudado y ella era más comprensiva de lo que se acostumbraba en la época. Yo, sencillamente creo, que ella practicaba de verdad la caridad cristiana.
      Pero pese a eso, que era lo que realmente le recriminaban sus detractores eclesiásticos, por ser una mujer de carácter pero al mismo tiempo piadosa y caritativa, que influía en la vida pública como tenía que ser, que era promotora de fundaciones de conventos e iglesias, etc. fue inserta en los sinaxarios. Para mí merece todo mi respeto y veneración.

  2. Antonio explicame que es “aftartodocetista” o “aftartoceta”¿y por que se consideraba herejia? ¿que clase de herejia era?.
    Puedo mirarlo por la web pero prefiero leer tu descripcion. ;)

    • Abel de mis culpas,
      Sabía que contigo, esa pregunta me caía en el examen, ja, ja.
      Los aftartodocetas eran una secta monofisita que decían que Cristo no había muerto porque era incorruptible. Fue fundada por Julián de Alicarnasso, obispo del siglo VI en oposición al docetismo.
      El decía que la naturaleza humana de Cristo era incorruptible desde su concepción, por lo cual Cristo, no era totalmente humano y totalmente divino al mismo tiempo y esa naturaleza incorruptible le impidió que tuviera dolores físicos o las simples necesidades humanas como el cansancio, el hambre, la fatiga, la muerte, etc. O sea, Cristo no sufrió en la cruz ni tuvo las necesidades físicas de todo ser humano. Como sabemos, eso no es cierto.

  3. gracias, Antonio. No tenía ni idea que Teodosia y Justiniano fueran honrados litúrgicamente! no niego que suelo mirar con algo de “recelo” los gobernantes que han llegado a los altares (que nadie me niegue que, en muchos casos, es más producto de una conveniencia política que de una verdadera vida de santidad), pero tampoco seré yo quien ponga en duda la piedad de los mismos en sus vidas privadas… Claro que también aclaras que aquellos dirigentes que convocaron concilios son venerados como tales… no sé, no me convece mucho, pero bueno, si así les ha parecido mejor, pues que así sea…

    En cuanto al monofisismo (o doctrina del “super-hombre” como alguna vez leí por ahí): para estas épocas (siglos V y VI) los antes admirados monjes egipcios se “contaminarían” con ciertas doctrinas, entre ellas el docetismo. En estos primeros siglos de la historia de la Iglesia, los monjes ocuparon un papel muy importante en las grandes controversias doctrinales, pero hay que reconocer que no siempre su intervención fue afortunada: era común que los monasterios estuvieran plagados de fanáticos dispuestos a acabar “hasta con el nido de la perra”… y sumándole el analfabetismo de algunos, y el antiintelectualismo de otros, pues ya me dirán que resulta… pero bueno, así y todo tuvieron suficiente caridad para proteger a esta jóven cuando fue abandonada… Ahora, que si Teodora fuera monofisita moderada, no me parece raro… Si, incluso Padres de la Iglesia, como San Cirilo de Jerusalén, por ejemplo, sabemos por algunos escritos que tenían este tipo de tendencias…

    • Una puntualización por mi parte, Dairon.
      Aunque es una santa del primer milenio, solo es venerada por la Iglesia Ortodoxa. En los martirologios y calendarios occidentales, no aparece.

      • Claro, claro, vale por eso. De todos modos, si me gustaría escuchar al gún comentario de tu parte sobre esta práctica de las iglesias ortodoxas, teniendo en cuenta, claro está, que son costumbres muy antiguas..

        • Eso de venerar como santos a los emperadores que han convocado un Concilio y a sus esposas y madres es una costumbre de los sinaxarios de la Iglesia Ortodoxa que para nada sigue la Iglesia Católica salvo en alguna excepción. Los ortodoxos son muy dados a canonizar a determinados emperadores bizantinos.
          El propio Constantino el Grande, muy venerado en Oriente, en Occidente es considerado “santo” entre comillas y con interrogante y desde luego su culto no está para nada extendido. Cosa distinta es su madre, Santa Elena.
          Nosotros cuando escribimos sobre santos reyes y príncipes occidentales siempre sacamos a colación la “oportunidad” de esas canonizaciones (recuerda el artículo de ayer o el de San Canuto); pues bien, en Occidente no están canonizado ni el diez por ciento de los reyes y príncipes canonizados en Oriente: Serbia, Rusia, Ucrania, Georgia, Bulgaria, Rumania…En mi colección de fotos de sepulcros de santos, puedo tener de más de cincuenta santos reyes y príncipes ortodoxos. Y algo parecido ocurre con los patriarcas del primer milenio, algunos de los cuales son muy venerados en Oriente (por ejemplo Fozio de Constantinopla) y no lo son en Occidente.
          Si te es posible, te aconsejo leer el libro “Teodora, impératrice de Byzance”, de Ch. Dile, editado en París en el año 1904 y la edición del “Synaxarium Ecclesiae Constantinopolitanae”, de H. Delehaye, editado en Bruselas en el año 1900.

  4. Desde luego , Santa Teodora y Justiniano se nos han convertido casi en personajes populares o de la familia de la cantidad de veces que hemos visto sus mosaicos en las prácticas de historia del arte en los que permanentemente aparecían por Rávena. Gracias por el artículo y por curiosidades como la de los aftartodocetistas…ufff…

    • Pero ojo, Salvador,
      Hay quienes confunden a esta Santa Teodora emperatriz de Bizancio con Santa Teodora emperatriz de Constantinopla. Son dos santas distintas.

      • ¿cómo? por que yo no sabía que hubieran dos del mismo pueblo… por favor, háblanos un poco de eso, que esta noticia es nueva para mi.

  5. Santa Teodora emperatriz de Bizancio es esta, de la que ya he escrito.
    Santa Teodora emperatriz de Constantinopla es una santa del siglo IX. Nació en el año 800 y murió el 11 de febrero del 867. Le dedicaremos un artículo un día. Yo he visto su preciosa urna de plata en la catedral de Corfú (Grecia) y tengo bellísimas fotos de la urna abierta y cerrada.

  6. Parece que esta semana el blog estuvo lleno de reales majestades con San Fernando y Santa Teodora, aunque igual que muchos siempre me ah parecido curiosos los casos de reyes, emperadores y emperatrices canonizados, algunos que bien lo merecian y otros que no tanto, aunque eso si ya con este articulo sali de mi duda porque a veces a Justiniano y a Teodora los eh visto auroleados

    • Te en cuenta sin embargo, que en los mosaicos y pinturas bizantinas muchas veces se aureolan a personas reales a las que no se les rinde culto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>