Santos Nicandro, Marciano y Daría, mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco de los Santos con Cristo Resucitado. Convento de Frailes Capuchinos de Venafro, Italia.

Los Santos Nicandro, Marciano y Daría fueron martirizados en tiempos del emperador Diocleciano, el día 17 de junio del año 303, cerca de Venafro, en el Molise italiano. Son venerados como santos por la Iglesia Católica y son los patronos de las localidades de Venafro, San Nicandro Garganico y Tremensuoli di Minturno.

Nicandro y Marciano eran dos valerosos soldados romanos, probablemente originarios de Mesía (actual Bulgaria), pero estacionados en Venafro. Según la tradición, Daría era la esposa de Nicandro. Aunque eran conscientes de lo que hacían y arriesgaban, abrazaron el cristianismo y, como se negaron a renunciar a su fe, fueron detenidos y condenados a muerte.

En realidad, en el Martirologio Romano, el día 17 de junio se menciona el martirio de Nicandro y Marciano, pero no se menciona el de Daría, cuya figura sólo se refleja en la leyenda popular. Se dice que Nicandro se negó a sacrificar a los dioses paganos y que se reafirmó en su fe en Cristo, siendo animado por su mujer. Daría sería martirizada unos días después, pero el Martirologio Romano no la menciona.

En el lugar del martirio, no lejos de la ciudad de Venafro, en el año 955 se construyó una basílica en honor de los mártires. En el año 1933, bajo el altar mayor fue encontrada la tumba de Nicandro, de la que según una devota la leyenda, en determinadas ocasiones y sobre todo en los días festivos, emanaba un líquido misterioso y sagrado, al que se le atribuyen según los numerosos ex votos allí existentes, dones milagrosos.

Los devotos de Venafro están muy unidos a estos mártires, son sus santos patronos y los celebran los días 16, 17 y 18 de junio, con actuaciones de diversos tipos que llenan las calles de miles de personas, no solo de la localidad sino también venidas de fuera, incluso de otras regiones italianas y de países vecinos. En la medianoche del día 15, en el convento de los capuchinos, se inician oficialmente los días de fiesta, cantando una melodía repetitiva por parte de un pequeño grupo formado por simples elementos que se denominan “bandarella”. Aun a pesar de que es de noche, en este evento fascinante participan cientos de personas. De hecho, durante toda la noche la melodía se repite por todas las calles de la ciudad anunciando a todos el comienzo de la fiesta.

El día 16 amanece con una tronada de fuegos artificiales, repique de campanas, la misa matinal en la basílica y el recorrido de las bandas musicales por el pueblo y en torno a las siete de la tarde de ese día, se inicia una procesión desde la iglesia de la Anunciación, llevando un busto de plata con las reliquias de San Nicandro y las reliquias de los Santos Marciano y Daría hacia la basílica situada a las afueras de la ciudad anfitriona, cantándose seguidamente el solemne Oficio de Vísperas presidido por el obispo. Por la noche hay un concierto de bandas de música.

Fresco del martirio de los Santos. Basílica de los Santos en Venafro, Italia.

El 17 de junio es el día en que se conmemoran a los tres mártires con misas matutinas y vespertinas y con el solemne pontifical, presidido por el obispo, durante el cual el alcalde entrega al obispo las llaves y las velas, poniéndolas en las manos del busto relicario de plata del santo. A esta ceremonia acuden muchos fieles de toda la comarca. Por la noche, siguen los conciertos de música ligera con cantantes famosos a nivel nacional y con otros variados divertimentos.

El día 18 de celebran otras misas por la mañana y por la tarde. Lo más simbólico de toda esta festividad es sin embargo, la procesión de la tarde-noche que se caracteriza por el canto coral del himno dedicado a los mártires, por el brillo de miles de velas en la procesión y la enorme participación popular en el cortejo religioso; miles y miles de personas a ambos lados del mismo. La procesión comienza en la basílica alrededor de las ocho de la tarde, después de realizarse la denominada “ammessa”, donde se subasta el derecho de poder llevar las estatuas. La procesión termina pasada la medianoche, después de haber recorrido todo el casco antiguo cantando un viejo himno, conocido por todos los lugareños, desde los más pequeños hasta los más ancianos.
El lugar donde concluye este rito sagrado y solemne es la iglesia de la Anunciación, donde el busto de San Nicandro y las reliquias permanecerán hasta la festividad del año siguiente; pero en realidad, a fin de permitir una mayor participación en el canto final del himno, la procesión termina en la plaza del Castillo. Al finalizar la procesión la fiesta se culmina con los tradicionales fuegos artificiales. En estos días festivos, San Nicandro es conmemorado el día 17, aunque se garantizan otros eventos colaterales como por ejemplo, una carrera pedestre interregional con atletas provenientes de diferentes regiones italianas.

El himno a los santos mártires fue escrito en Venafro, en el año 1881 por parte del compositor y músico Domenico Criscuolo. En la procesión del día 18, la emotiva participación de los naturales de Venafro, acaba como “un himno de alabanza a los poderosos y magnánimos héroes…” acompañados por todas las bandas. Ésta es la letra del himno:
“¡Cántale un himno de alabanza, oh pueblo venefrano, a los poderosos y magnánimos héroes, Nicandro, Marciano y Daría! A él, que llevó la palma de la victoria; y a ella, que fue fuerte e intrépida pareja de su esposo. Ilustres entre las estrellas, reinad en vuestro Imperio donde están los pasos fervorosos y los deseos. ¡Ea! Espéranos impávidos y sanos de mente y corazón, de mente y corazón, hasta la gloria que vosotros disfrutáis, y que podamos disfrutarla nosotros. Y mientras tú disfrutas de la gloria de Dios, disfrutemos también por ti, disfrutemos por ti, disfrutemos por ti, disfrutemos, disfrutemos también ahora.(x2)”

Busto relicario de San Nicandro. Venafro, Italia.

La ciudad de Venafro es rica en historia, arte y cultura. De origen samnita, fue conquistada por los romanos como puede comprobarse por las muchas antigüedades existentes en el museo arqueológico de Santa Clara. Aparte de su pasado romano, está presente la historia medieval y la arquitectura barroca. De época medieval es el Palacio Caracciolo y el Castillo Pandone ampliado sobre una construcción longobarda y sobre la laguna se encuentra un edificio modernista del siglo veinte.

Venafro es rica en iglesias, algunas cerradas al culto y abandonadas. Las más notables y conocidas son la Catedral de Santa Maria de la Asunción, la iglesia y el convento de San Nicandro, la iglesia de San Francisco y algunas otras. Existe también un gran número de edificios del siglo XVIII, tales como el Palazzo Del Prete, el Palazzo Almieri, el Palazzo Reale, el Palazzo De Utris, etc. Cercano al parque de la ciudad está la famosa fuente de San Bartolomé con sus cuatro chorros de agua. El territorio de Venafro es importante por su producción de aceite de oliva y se ha adherido a la “Asociación de la Ciudad del Olivo”.

Felice Stasio

Bibliografía:
– VVAA, “Nicandro, Marciano y Daría: conocer, recordar y venerar a los santos patronos de Venafro en el XVII Centenario de su martirio”, edición Vitmar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

7 pensamientos en “Santos Nicandro, Marciano y Daría, mártires

  1. Grazie, Felice. Certamente sapeva di questi martiri, ma ho sorpresa con il fatto che di Daria non viene fatto riferimento nel Martirologio, ma appare poi aggiunta dalla tradizione. Fa male perché ho ​​pensato che fosse un martire, con una solida base di esistenza, ma ricordate che Damiano Grenci ha osservato che questa Daria avrebbe dato il Venafro sarebbe come scissione della Daria romana, moglie di Crisanto. Cosa ne pensi?

    A proposito, gesto molto divertente del suo pollice giù pretore che indica la morte. Pur non mettendo in discussione la qualità tecnica del pittore, messo il piede qui, che il famoso gesto è stato solo per i giochi gladiatori nell’anfiteatro, ma non di eseguire i prigionieri. Hahaha!

  2. Grazie, Felice.
    Ana Maria,
    El tema de estos mártires es muy complejo y nos daría para hacer otro artículo, lo que no es mi intención.
    Este Nicandro venerado el 17 de junio en Venafro, sin duda es un desdoblamiento del Nicandro de Capua, venerado el mismo día; pero si lo juntas a Marciano, son los santos mártires de Durostorum de los que me parece que Mitrut hará mención el mes que viene en uno de sus artículos y desde luego si metemos a Daría por medio, la acabamos de liar, pues ni con uno ni con el otro aparece en ningún martirologio. Como dice Damiano, esta Daría no es más que otro desdoblamiento de la Daría compañera de Crisanto.
    Moraleja: dejemos la cosa tal cual porque si no, los bolandistas se van a liar a gorrazos con nosotros, ja, ja.

    • Vamos, que estamos frente a una rayada mental estilo los Santos Bonoso y Maximiano que reseñaba Abel el otro día. Me encuentro unos huesos por el monte… y por arte de bibirloque decido que son los Santos que vienen en el Martirologio. Desde luego, si nos dieran un euro por cada chapuza hagiográfica que estamos descubriendo…

      Me conformo con que haya alguna Daría mártir por ahí, en Roma, en Venafro, o en la Conchinchina. No es la única que se ha “desdoblado”: para que luego digan que la clonación es milagro reciente de la ciencia. Ja, ja, ja.

      • Pues, Ana María, haberlas, hailas como dicen los gallegos:
        Beata Daría Campillo de Santa Sofía, virgen mártir sepultada en Vinalesa,
        Santa Daría mártir de las catacumbas, sepultada en Sindia (Nuoro), Italia y
        Santas Daría Sinsinskoj y Daría Timolinoj, monjas mártires sepultadas en el monasterio ruso de Diveevo

Deja un comentario