Beata Ana Catalina Emmerick

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo de la Beata por Gabriel Cornelius Von Max.

Pregunta: He oído decir que la película «La Pasión de Cristo» de Mel Gibson está basada en unas revelaciones a una monja alemana que el papa San Juan Pablo II beatificó antes de su muerte. Me gustaría saber si eso es cierto y quién era esa beata.

Respuesta: Pues lo que ha escuchado en parte es cierto. Esta monjita alemana tuvo unas revelaciones sobre la Pasión del Señor y parece que este director de cine, antes de hacer su película, en parte se basó en ellas. Pero yo creo que más que hablar de la película, que no se si usted habrá visto, lo importante es decir algunas cosas sobre esta beata.

Se llama Ana Catalina Emmerick y nació en una granja del pueblo de Flamske el 8 de septiembre del año 1774. Este pueblo está cerca de Dülmen, en la diócesis de Münster, en Alemania. Era una familia de nueve hermanos y ella fue bautizada el mismo día de su nacimiento. Desde pequeña tuvo que ayudar en las tareas de la casa y del campo, por lo que fue poco a la escuela. Se dice que desde los cuatro años de edad tuvo frecuentes visiones místicas y siendo muy joven quiso entrar en un monasterio, pero al no tener ni el consentimiento de su familia ni la dote exigida, pues no pudo. Entonces trabajaba de costurera.

Por fin, ya con veintiocho años de edad y junto con una amiga suya llamada Clara Soutgen, pudo entrar en el monasterio de las agustinas de Agnetenberg, cerca también de Dülmen. Al año siguiente hizo la profesión simple y se dedicó a los trabajos más humildes del convento. Como su origen era pobre, al principio las propias monjas no la tomaron en consideración (una actitud poco cristiana la de estas monjas) y algunas, pasándose ya de la raya, la tachaban de hipócrita porque Ana Catalina observaba escrupulosamente la Regla. Ella soportaba estas humillaciones en silencio y con absoluta resignación.

En el año 1811 el monasterio fue cerrado por orden de las autoridades civiles y ella se trasladó como criada a la casa del padre Lambert, sacerdote fugitivo francés que se había refugiado en Alemania, pero pronto cayó enferma y desde 1813, la enfermedad la inmovilizó en la cama. El sacerdote, hizo que viniera su hermana Gertrudis para que pudiera gobernar la casa y cuidar de ella.

Vista de la habitación donde la Beata pasó su enfermedad.

En ese tiempo, al igual que otros santos, recibió los estigmas de la Pasión, heridas que le producían fortísimos dolores. La visitaba el joven doctor Franz Wesener, que al darse cuenta del prodigio, quedó tan impresionado que durante los once años siguientes fue su amigo desinteresado. Se corrió la voz y empezaron a visitarla numerosas personas, así que ella desde la cama empezó a desarrollar una importantísima labor apostólica. Fueron a visitarla muchas personalidades: el barón Clemente Augusto Droste, Federico Leopoldo de Stolberg, Juan Miguel Sailer, Christian Clemente Brentano,  Luisa Hensel, Melchor y Apolonia Diepenbroch y muchísimos otros.

Desde 1813, cuando cayó enferma, no tuvo más alimento que la Comunión, pasando por este motivo, por tres exhaustivas investigaciones por parte de la diócesis, de la policía y de las autoridades civiles. En 1823 su estado de salud era muy débil y fue así, poco a poco a peor. Ella describía a sus amigos y visitantes las visiones sobrenaturales que diariamente experimentaba y que ella misma encontraba como indecibles. Clemente Brentano, que he dicho, la visitaba, se convirtió y copiaba diariamente los relatos que contaba Ana Catalina desde 1818 hasta el día de su muerte, el 9 de febrero de 1824, lunes, consumida por la enfermedad y por los estigmas de la Pasión de Cristo en sus propias carnes. Tenía cincuenta años cuando murió.

Cuando Ana Catalina falleció, Clemente Brentano ordenó lo escrito en su diario durante seis años y preparó un índice de las visiones y la edición de la obra: “La dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo”, libro que fue todo un acontecimiento a nivel mundial y en el que se ha basado el director de la película que mencionaba usted en su pregunta. Se cuenta que Mel Gibson, queriendo hacer una película sobre la Pasión de Cristo, estaba rezando en su despacho cuando el libro de Ana Catalina Emmerick se desprendió de la librería y cayó sobre sus piernas y que esto fue por lo que él se inspiró en el libro para realizar su famosa película.

Sepulcro de la Beata en la iglesia de la Santa Cruz de Dülmen, Alemania.

Fue sepultada en el cementerio de Dülmen, aunque actualmente lo está en la iglesia de la Santa Cruz de la misma ciudad. Fue declarada Venerable en el año 2001 y beatificada por el papa Juan Pablo II el día 3 de octubre del año 2004. Su fiesta se conmemora el día de su muerte.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es