San Luís Gonzaga, jesuita

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato de San Luís Gonzaga a los doce años. Museo histórico de Viena, Austria.

Retrato de San Luís Gonzaga a los doce años. Museo histórico de Viena, Austria.

Nació en Castiglione delle Stiviere (Mantova), en la Lombardía italiana, el día 9 de marzo del año 1568. Sus padres eran el príncipe Ferrante Gonzaga, marqués de Castiglione y su madre, Marta, condesa de Santena. Sus padres se habían casado en el Palacio Real de Madrid el día 11 de agosto del año 1566.

Era el mayor de ocho hermanos y fue bautizado a los once días de su nacimiento. De niño le gustaban las armas y quería ser soldado y un día, tanto se acercó a un cañón que iba a ser disparado, que se quemó la cara. Aprendió a decir palabrotas y, aunque su ayo intentaba corregirlo, el padre lo estimulaba para que siguiera diciéndolas. Ya de mayor, recordando estos años de su niñez, lloraba arrepentido.

San Carlos Borromeo la dio su Primera Comunión, con doce años de edad, el día 22 de julio del año 1580. En esa época empieza a llevar una vida más interior, más reposada, lo que desagradaba a su padre. Enviado por su padre, junto con su hermano Rodolfo, marchó a Florencia. La intención del padre era contagiarlo con la vida fastuosa de los Medici y así, empieza a ejercer de paje del duque de Toscana, pero él hace voto de virginidad en la iglesia de los Servitas, siendo su director espiritual San Roberto Belarmino. De nuevo vuelve a Castiglione y se dedica a llevar una vida ascética, contemplativa y tan de asidua oración que llegó a ser la admiración de los criados de su casa. Pedía continuamente perdón por lo que él decía habían sido sus pecados de niño: decir palabrotas y querer ser soldado.

"La vocación de San Luis Gonzaga", óleo de Giovanni Francesco Barbieri "Il Guercino" (s.XVII). Metropolitan Museum of Art, New York (EEUU).

«La vocación de San Luis Gonzaga», óleo de Giovanni Francesco Barbieri «Il Guercino» (s.XVII). Metropolitan Museum of Art, New York (EEUU).

Estuvo en España y fue paje de honor del príncipe Diego, hijo de Felipe II, se licenció en filosofía en la Universidad de Alcalá de Henares y en Madrid, el día 15 de agosto del año 1583 decidió entrar en la Compañía de Jesús, renunciando a todos sus bienes a favor de su hermano Rodolfo. Pero su padre seguía con su empeño y para quitarle la idea le obligó a frecuentar fiestas con mujeres, abundante comida y bebida y a las carreras de caballo (carreras de jinetes). Él, obligado, tuvo que acceder a apuntarse a una carrera, pero al dar la salida a los jinetes,  todos quedaron asombrados porque él apareció montado en un burro y de espaldas, por lo que fue el hazmerreír de todos y la puntilla para el padre que tuvo que acceder a que su hijo se hiciera jesuita.

Hizo el noviciado en Roma distinguiéndose por su obediencia incondicional, su amor a los pobres y enfermos y su devoción a la Eucaristía y a la Virgen. Pero a finales del siglo XVI, (1590-1591) se declaró una epidemia de peste (o de tifus) en Roma, dedicándose él a cuidar de los enfermos. De hecho, el Papa San Pío V murió de tifus. El se encuentra un día a un enfermo grave en la calle, lo coge en sus brazos y lo lleva al hospital. Se contagia y muere el día 21 de junio de 1591, con solo veintitrés años de edad. Sus últimas palabras fueron: “¡Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la Casa del Señor!

Después de muerto, San Roberto Belarmino, su confesor, manifestó que jamás había pecado de manera grave y que siempre mantuvo la virginidad. El Papa Pablo V lo beatificó en el 1605, catorce años después de su muerte por lo que su madre asistió a la beatificación de su hijo. Fue canonizado por el Papa Benedicto XIII en el año 1726. Benedicto XIII, tres años después de su canonización, lo declaró patrono oficial de la juventud. No sé el por qué, pero es patrono de los enfermos de estómago y riñones así como de la “estabilidad matrimonial” (!!).

Sepulcro del Santo en la iglesia de San Ignacio, Roma (Italia).

Está sepultado en la Iglesia de San Ignacio de Loyola in Campo Marzio en Roma, aunque su cabeza se venera en una basílica dedicada a él en su pueblo natal, Castiglione delle Stiviere (Mantova). Su fiesta se celebra el día 21 de junio.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es