Natividad de San Juan el Bautista

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo.

San Juan Bautista es uno de los santos más importantes del cristianismo, conocido también como el Precursor de Nuestro Señor. Las informaciones más importantes que tenemos sobre él y sus enseñanzas se encuentran en los Santos Evangelios. Existen también algunas otras tradiciones y escritos, pero son de fechas posteriores, aunque de estas, la mención más importante acerca de él proviene del historiador judío Flavio Josefo. El en su informe de “Antiquities” 18.116-19, dice prácticamente igual que Marcos 6, 17-29, Mateo 14, 3-12 y Lucas 9, 7-11: el tetrarca judío Herodes Antipas que lo fue desde el año 4 antes de Cristo hasta su expulsión a Lyón en el año 39, había ejecutado a Juan el Bautista en la fortaleza de Maqueronte en las montañas situadas al este del Mar Muerto. Esta fortaleza estaba en el extremo sur de Perea, al este del río Jordán, no lejos de un lugar llamado Betabara, frente a Jericó y que es conocido hoy como el lugar “en el desierto” donde Juan empezó su tarea de “bautizar al otro lado del Jordán” (Juan, 1, 28; 10, 40). Después de ser decapitado Juan, todos sus discípulos se convirtieron en discípulos de Jesús o sencillamente regresaron a sus casas.

Pero, ¿por qué Juan el Bautista es un profeta y por qué Jesús lo llamó como “el más grande entre los profetas y el más grande entre los nacidos de mujer”? (Mateo, 11, 7-9 y Lucas, 7, 24-26). Parte de la información sobre la importancia de esta persona que une el Antiguo con el Nuevo Testamento, la podemos saber si estudiamos las circunstancias de su nacimiento, hecho que tanto las Iglesias de Oriente como de Occidente celebran hoy, día 24 de junio, día muy cercano al solsticio de verano en el hemisferio norte.

Referencias bíblicas a este evento
Los textos bíblicos referentes a San Juan Bautista están situados siempre al inicio de los Evangelios, porque Juan es el “Precursor” por excelencia. Por supuesto, también se hablará de él posteriormente: de su evangelización y hasta de su muerte, de la que antes hemos hecho mención.

Icono ortodoxo griego de la Natividad del Santo.

En la iconografía cristiana, el evangelista Lucas está simbolizado por un león y eso es porque su Evangelio comienza con el texto profético: “La voz del que clama en el desierto; preparad los caminos de Dios…” texto que es asociado siempre a la vida ascética que llevaba San Juan en el desierto de Judea. Hecho esto, el texto de Isaías, 40, 3-5, Lucas lo pone en el tercer capítulo (3, 4-6); pero el eco del discurso de Juan está presente en su Evangelio desde el principio. Y es por eso, por lo que Lucas comienza su Evangelio, no con una genealogía, sino con el episodio (evento) del nacimiento de San Juan Bautista.

En el capítulo primero de su Evangelio, Lucas dice que Zacarías, un sacerdote de la estirpe de Aarón, estando en el templo tuvo una visión. Se le apareció un ángel, Gabriel (el de la nueva noticia) y le dijo que iba a tener un hijo. Por supuesto, Zacarías se sorprendió primero por dicha visión y en segundo lugar por el hecho de que ya eran ancianos y su esposa Isabel no podía tener hijos. Hay que recordar que según la tradición judía, la pareja que no tenía hijos era considerada como maldecida por Dios. El ángel le dice sobre el futuro niño:”Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Isabel te parirá un hijo, y le llamarás Juan. Y tendrás gozo y alegría, y muchos se gozarán de su nacimiento. Porque será grande delante de Dios, y no beberá vino ni bebida alcohólica y estará lleno del Espíritu Santo, aun desde el seno de su madre. Y a muchos de los hijos de Israel convertirá al Señor, su Dios, porque él irá delante de Él con el espíritu y virtud de Elías, para reconciliar a los padres con sus hijos, y atraer a los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto. Y dijo Zacarías al ángel: ¿En qué conoceré esto? porque yo soy viejo, y mi mujer avanzada en años”. (Lucas, 1,13-18).

La historia posterior es bien conocida: Zacarías no cree lo que le dice el ángel y pide una señal por lo que el ángel le dice que quedará mudo hasta el día en que le ponga al niño su nombre. Después de esta visión, el sacerdote sale del templo y la gente se da cuenta de que ha visto algo excepcional pues tenía el rostro cambiado y no podía comunicarse como no fuera a través de signos o gestos. Zacarías se marcha a casa y al poco tiempo, su mujer quedó embarazada.

Mientras tanto, el mismo ángel se presenta a Maria y le anuncia el futuro nacimiento de Jesús, “el Hijo de Dios” (Lucas, 1, 35). Más tarde, Maria va adonde estaba su prima Isabel y comprueba el milagro:”Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno e Isabel quedó llena del Espíritu Santo y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. (Lucas 1, 41-42). La profecía del ángel se había hecho realidad: Juan estaba lleno del Espíritu Santo desde el vientre de su madre, siendo el primer confesor de la divinidad de Jesús. Otros interpretan que este “salto” en el vientre de su madre, significa que Juan hace la primera reverencia ante el Señor, demostrando que un profeta  es menor que el Hijo de Dios.

Santuario de Ein Karem (Israel), donde nació el Santo.

Pasado un tiempo, Isabel dio a luz a su hijo y vieron sus familiares tal maravilla. El Evangelio dice que querían ponerle el nombre de Zacarías, como su padre, pero que los padres se opusieron firmemente. Sorprendentemente eligieron el nombre de Juan y Zacarías recuperó el habla. El nombre de Juan (en hebreo, Johannan), significa “Dios es misericordioso”; efectivamente, Él es misericordioso enviándonos a un profeta.

Después del nacimiento, Zacarías cantó un himno que es en parte una profecía sobre la futura venida del Mesías (Lucas, 1, 67-75) y por otro lado habla del mismo Juan: “Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues irás delante del Señor para preparar sus caminos y dar a su pueblo conocimiento de salvación por el perdón de sus pecados,  por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz desde lo alto, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz”. (Lucas, 1, 76-79).

Ya la profecía de Zacarías nos anuncia cual será el papel y la importancia de Juan; le llama por primera vez como profeta del Altísimo, el que va delante del Señor. Eso mismo dice Juan incluso de sí mismo:”Yo soy la voz del que clama en el desierto: enderezad el camino del Señor como dijo el profeta Isaías. Entonces, los enviados por los fariseos le preguntaron, ¿por qué entonces bautizas tú si no eres el Cristo, ni Elías ni el profeta? Y Juan les respondió diciendo: Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros hay uno a quién vosotros no habéis conocido; este es el que viene detrás de mi, que ha sido antes que yo, del que no soy digno de amarrarle los cordones de sus sandalias” (Juan 1,23-27; Mateo 3,11; Lucas 3,16; Marcos 1,7-8). Juan es solo el que prepara al pueblo para la venida del Señor; su bautismo es solo un símbolo de arrepentimiento de los que estaban esperando al Mesías.

Icono ortodoxo moderno de la Natividad del Santo.

Algunas otras cosas sobre San Juan el Bautista
Por último, sobre la infancia de Juan no se dice mucho; solo que “El niño crecía y su espíritu se fortalecía; vivió en los desiertos hasta el día de su manifestación a Israel” (Lucas 1, 80). La tradición cristiana dice que poco después de su nacimiento comenzó la persecución de Herodes contra los niños del entorno de Jerusalén y Belén y que debido a esto, Isabel marchó con Juan a esconderse en el desierto. Se dice que Zacarías fue asesinado y que poco después Isabel muere por lo que Juan queda en el desierto siendo atendido por el mismo Dios y por los ángeles y que es con casi treinta años de edad, cuando llega al río Jordán y comienza su predicación anunciando la venida del Reino de Dios.

Dejaremos para otro artículo las implicaciones de su bautismo y sus enseñanzas. Aquí nos detendremos solamente en otra cosa y que es la “confesión hecha por Jesús sobre Juan”. Esto sucede en un momento en el que Juan envía a Jesús a algunos de sus discípulos para preguntarle si es el Mesías o si se debe esperar a otro. Hay que considerar que esta pregunta era extraña después de los sucesos milagrosos ocurridos anteriormente en el río Jordán (la Teofanía). De todos modos, Jesús responde indirectamente mostrando las maravillas que allí sucedió:”Y les respondió: Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!” (Lucas 7,22-23).

Inmediatamente después, Jesús habla sobre Juan:”Cuando los mensajeros de Juan se alejaron, se puso a hablar de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten magníficamente y viven ricamente están en los palacios. Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. Este es de quien está escrito: He aquí que envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino. Os digo: Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él. Todo el pueblo que le escuchó, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios, haciéndose bautizar con el bautismo de Juan” (Lucas, 7, 24-29).

Un peregrino reza ante el lugar del nacimiento del Santo. Santuario de Ein Karem, Israel.

En esta confesión, Jesús afirma con claridad que Juan no es ni un zelote (es una caña agitada por el viento) ni es un esenio (no es un hombre vestido elegantemente). Incluso llega a dar a entender que no estaba comprometido políticamente; el no espera a un Mesías político que libere a los judíos de los romanos. Juan no es un esenio aunque haya algunos estudiosos que hagan un paralelismo entre el bautismo de Juan y los rituales de Qumran. Aun viviendo en el desierto, Juan era un profeta al estilo en que lo fue Elías; en esos tiempos mucha gente creían que Juan era Elías que había vuelto al mundo y eso era lo que se creía porque Juan bautizaba y predicaba en Betabara, el lugar donde, según la tradición, Elías había sido arrebatado hacia el cielo. Pero Jesús dice de él aun más: es el mayor de entre los nacidos de mujer y es el que prepara el camino.

Y hay que decir una cosa más: el evangelista San Juan en su tercer capítulo dice que incluso Jesús comenzó a bautizar en Judea estando con sus discípulos (Juan, 3, 22). Y esto originó que las gentes de alrededor empezaron a cuestionar esto y fueron a Juan diciéndole que alguien estaba “robando su práctica”. Al parecer Jesús empezó a hacer lo mismo “sin el permiso de Juan”: “Fueron pues, donde Juan y le dijeron: Rabbí, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, aquel de quién diste testimonio, mira, está bautizando y todos se van a Él. Juan respondió: Nadie puede recibir nada si no se le ha dado del cielo. Vosotros mismos sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de Él. El que tiene a la novia es el novio; pero el amigo del novio, el que asiste y le oye, se alegra mucho con la voz del novio. Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud. Es preciso que Él crezca y que yo disminuya. El que viene de arriba está por encima de todos: el que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo, da testimonio de lo que ha visto y oído y su testimonio nadie lo acepta” (Juan, 3, 26-32). Juan es consciente de su misión; él sabe que es solo un hombre: el que prepara el camino. Desde el momento de la Teofanía, Jesús debe aumentar y Juan debe disminuir porque así está determinado en la historia de la Salvación. Ningún ser humano puede ensombrecer a Dios.

Icono ortodoxo griego del Santo.

La Fiesta de San Juan entre el cristianismo y el paganismo
De alguna forma misteriosa Dios fija los hechos históricos con los signos astrales. Si el “dies Natalis Domini” se celebra el 25 de diciembre, cercano al solsticio de invierno que es el día más corto del año, el Nacimiento de San Juan Bautista, se celebra el 24 de junio, alrededor del solsticio de verano, que es el día más largo del año. Así, después de esta fecha los días van a menos (al igual que le ocurrió a San Juan). La Naturaleza va a menos a la espera de la subida del Sol de Justicia: Jesucristo, nuestro Señor. Cuando Él nace, los días van a más.

Muchos opinan que tanto la fiesta del “Natalis Domini” como la del “Ioannis Natalis” no son en verdad los mismos días exactos de sus nacimientos. La Iglesia fijó estas fechas alrededor del siglo IV con el fin de superponerlas a dos grandes fiestas del calendario pagano greco-romano: el Día del Sol (25 de diciembre) y el Día de Diana (en verano) que era una fiesta conmemorativa de la fertilidad y eso puede ser cierto.

En el calendario popular rumano, la fiesta de San Juan es conocida como Sânziana (Santa Diana) o como Drăgaica (de raíz eslava y que significa amor), una declaración de que no se mezclan dos tradiciones populares, la rumana y la eslava, aunque ambas indican la importancia de estar a Mitad del Año.

Esta fiesta tiene un papel importante en el futuro del año e incluso en el futuro de los miembros de la comunidad. Las plantas medicinales recolectadas ese día son las que tienen mejores cualidades curativas. Existen cientos de tradiciones y prácticas con connotaciones claramente paganas, pero eso no nos puede servir de escándalo a los cristianos. La Naturaleza trabaja conjuntamente con Dios para nuestra salvación y Cristo es también profeta entre las naciones paganas.

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “Natividad de San Juan el Bautista

  1. This article about Saint John is wonderful and it is clear that it has been written by a theologian.
    It is truth that about Saint John I have read a lot and good, but something surprises to me, although it is not the most important of the article, but you mention: the relationship between the Saint John’s festivity with the pagan feast of the summer´s solstice. I have read it many times but I did not know you mention it. I am happy you did it.
    Thanks you, Dumitru.

  2. thank you,

    yes, it’s true. i am also historian of religion, that’s why I put sometimes small add-ons about the popular part of the feast. anyway, as a popular vegetal feast, this is one of the biggest in the year, at least in the balkans. And also, St. John the Baptist is one of the dearest saints to me. The vegetal year hidden under the christian one is true, but that must not alarm us: Christmas, St. John’s nativity as 2 poles, another 2 poles are st. Dimitri and St. George, as the end and the beginning of the vegetal year (“anul agricol” in romanian), but also St. Elias on 20 july as an ancient feast of the thunder, and so on, and so on…

  3. Ut queant laxis resonare fibris
    Mira gestorum famuli tuorum,
    Solve polluti labii reatum,
    Sancte Joannes.

    Nuntius celso veniens Olympo,
    Te patri magnum fore nasciturum,
    Nomen, et vitae seriem gerendae
    Ordine promit.

    Ille promissi dubius superni,
    Perdidit promptae modulos loquelae:
    Sed reformasti genitus peremptae
    Organa vocis.

    Ventris obstruso recubans cubili
    Senseras Regem thalamo manentem:
    Hinc parens nati meritis uterque
    Abdita pandit.

    Sit decus Patri, genitaeque Proli,
    Et tibi, compar utriusque virtus,
    Spiritus semper, Deus unus omni
    Temporis aevo. Amen.

  4. Dear Mitrut , a great article again. The figure of Saint John the Baptizer is one of the greatest in Christianity and I wonder if you can tell us some of the pagan practices that are hold in your land to feast the saint. Thanks again.

    • hello…. well, it’s a lot to say about the miraculous plants which must be collected in that night, about the fact that the animals speak (like also in the new year’s night), there are a lot of tradition about divination practices, about guessing the luck for the next year… There are a lot, but almost all of them died in the last 20 years, at least in my county

  5. Dear Mitrut.
    He did not know this tradition or story about the childhood of San Juan where his father is murdered Zacarias during the slaughter of the innocent and his mother fled to the desert and died there shortly after.
    Where does this part of the story?

  6. Muy buen articulo, muy bien documentado e ilustradoy tengo una duda que ojala alguien me pueda contestar en el español, porque a San Juan en los iconos ortodoxos se le representa con alas? que simboliza esto? y la otra eh escuchado que una tribu o religion creo que los mazdeos mas no estoy seguro creen que Juan era el mesias, que hay sobre esto?

    • André,
      Pues “metamos la cuchara” otra vez: Preguntas el por qué en algunos iconos bizantinos se representa a San Juan Bautista con alas; según tengo entendido, la explicación viene dada en Marcos, 1, 2: “envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino”. En ese texto se le llama “mensajero” a Juan y como tal mensajero, aun siendo hombre, se le pone “alas de ángel”. Gabriel fue también el “mensajero” que anunció a Maria la concepción de Cristo. La Iglesia Bizantina con esta representación lo que quiere es resaltar el papel del Bautista en la historia de la Salvación. Y digo lo mismo: que me corrija Mitrut si lo estima oportuno ampliando esta explicación que sobre todo es teológica.
      Y con respecto a si los mazdeos consideran que San Juan Bautista es el Mesías, no tengo ni la más remota idea. He buscado en estas webs y no dice nada de nada.
      http://www.laguia2000.com/edad-antigua/la-religion-persa-el-mazdeismo
      http://www.mercaba.org/Rialp/M/mazdeismo.htm
      De todos modos te aconsejo que releas el artículo Reyes Magos I, publicado el día 6 de enero, en el que hago mención a una profecía de Zoroastro mil años antes del nacimiento de Cristo.

  7. Pues gracias a ambos por las respuestas y te digo Antonio, no estoy seguro que sean los mazdeos, pero si que hay una religion que además persiste hasta hoy los cuales creen que Juan era el mesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*