San Enrique, emperador

Efigie del Santo en un sacramentario alemán del siglo XIII.

Efigie del Santo en un sacramentario alemán del siglo XIII.

Pregunta: Me llamo Enriqueta. ¡Vaya ocurrencia tuvo mi madre!, pero yo he tenido un hijo y si le hemos puesto el nombre de Enrique porque para un varón es un nombre bonito. Celebramos su fiesta el día 15 de julio y sabemos que era un emperador, pero nos gustaría saber algo más de él. ¿Sois tan amables de facilitarnos alguna información? Muchísimas gracias por adelantado.

Respuesta: San Enrique nació en Alemania en día 6 de mayo del año 973, pero no se sabe si fue en la ciudad de Hildesheim o en la de Abbach. Sus padres eran Enrique el Pendenciero, duque de Baviera y Gisela, hija del duque Conrado de Borgoña. Fue educado por San Wolfgango que era obispo de Ratisbona, la actual Regensburg y por el abad Ramboldo de San Emmeranno, juntamente con su hermana Gisela, que fue esposa de San Esteban I rey de Hungría. O sea, que San Enrique emperador era cuñado de San Esteban I rey de Hungría.

Cuando él tenía veintidós años, en el 995, murió su padre y él fue nombrado heredero del ducado de Baviera y en el año 1002, cuando murió el rey Otón III, es elegido rey de Alemania ya que era el último descendiente de la Casa de Sajonia. En esta elección influyó mucho el obispo Villigiso de Maguncia, el cual obtuvo que Otón de Caringia, descendiente de los Otones por vía materna, renunciase a sus derechos sucesorios y que el resto de competidores también renunciasen. Fue coronado el día 8 de septiembre del año 1002 junto con su esposa, Santa Cunegunda, hija del Conde Sigfrido de Luxemburgo. La ceremonia se celebró en Aquisgrán, que es la actual Aachen (Alemania).

La carencia de herederos hizo que surgieran unas luchas con los familiares de Cunegunda, con sus cinco cuñados y con sus dos hermanos, Bruno y Arnolfo, hermanos de Enrique, que a falta de heredero, también aspiraban a sucederle en el trono de Alemania. Sin embargo, los tres hermanos: Enrique, Bruno y Arnolfo se reconciliaron entre si gracias a la mediación de su hermana Gisella (Beata Gisela). Bruno fue nombrado obispo de Augsburgo y Arnolfo, arzobispo de Ravenna.

Así, Enrique pudo imponer su autoridad en todo el territorio del imperio, en momentos difíciles ya que surgieron enemigos externos. Y así, el día 15 de mayo del año 1004 venció en Pavía al rey de Italia, Arduino, que se había sublevado después de la coronación y a finales del 1018 tuvo que luchar también contra el duque de Polonia, Boleslao Chobry. Para luchar contra estos enemigos, que eran cristianos como él, tuvo que aliarse con los paganos Liuticio y Redari, con los cuales estableció una alianza que fue muy criticada en su tiempo por sus contemporáneos.

En el año 1004 restauró la diócesis de Marseburgo, el 1 de noviembre del 1007 fundó la diócesis de Bamberg como diócesis misionera que enviaba apóstoles a otras tierras y que fue el centro del poder imperial contra la oposición de sus cuñados, hermanos y del mismísimo obispo de Wurzburgo.

El 14 de febrero del 1014 fue coronado como emperador, junto con su esposa Santa Cunegunda, por el Papa Benedicto VIII en la basílica de San Pedro de Roma. Ya en el año 1002 había sido coronado como rey de Alemania.

De regreso a Alemania elevó a obispado el monasterio de Bobbio, en Piacenza y se entrevistó con San Romualdo abad de Verona. Hizo que fuesen nombrados como obispos de las diócesis de Alemania y de gran parte de Italia a personas de su confianza. Le quitaba parte de sus bienes a las diócesis ricas para dárselas a las diócesis pobres. Promovió la reforma monástica iniciada en los monasterios de Gorze, de Tréveris y de Ratisbona, a fin de contrarrestar los abusos y desórdenes que se imponían en algunos monasterios.

Sepulcro de los Santos Enrique y Cunegunda. Catedral de Bamberg (Alemania).

Sepulcro de los Santos Enrique y Cunegunda. Catedral de Bamberg (Alemania).

En el año 1022, a petición del Papa Benedicto VIII, luchó contra los griegos en la Italia meridional, confirmando así el feudo concedido por el papa a los normandos. Visitó el monasterio benedictino de Montecassino, donde se curó de una enfermedad renal. En el año 1023 se encontró con el rey Roberto de Francia para deliberar con él de asuntos eclesiásticos. Los dos se reunieron con el papa y con los obispos en el Sínodo de Pavía.

Murió repentinamente en Grona, cerca de Gottinguer el día 13 de julio del año 1024, con cincuenta y un años de edad, cuando se proponía ir de nuevo a Italia. Fue canonizado en el año 1146 por el Papa Eugenio III. Su tumba y la de su esposa, Santa Cunegunda, están en la catedral de Barmberg. Su festividad, como tu bien dices, es el día 15 de julio y es el patrono de la ciudad y de la diócesis de Basilea, en Suiza.

Fue un rey y un emperador guerrero, que luchó contra los enemigos de la Iglesia, que ayudó a la reforma monástica, que distribuyó entre los pobres quitándoselo a los ricos y que a su forma, al modo de entender de su época, fue un emperador cristiano que ayudó a extender el dominio, el poder de la Iglesia: el material y el espiritual.

Antonio Barrero

15 pensamientos en “San Enrique, emperador

  1. Enrique el Pendenciero, Wolfgango, Ramboldo, San Emmeranno, Villigiso, Cunegunda, bonitos nombres que me recuerdan la archifamosa lista de los Reyes Godos que “tan buenos ratos” nos hizo pasar , jeje…

    • Jajaja la lista de los reyes visigodos… que clásico! Con todo respeto para los que os educasteis en la época, saberse eso de memoria no sirve absolutamente para nada…

    • Eres malo, Salvador, ja, ja. Mira que llamarle Enrique el P……..
      De noche, se te va a aparecer y te va a tirar de las orejas, ja, ja.
      Pero estoy de acuerdo contigo: hay demasiado “emperadores, reyes y príncipes santos”.

  2. A la mujer que ha hecho la consulta decirle que Enriqueta es un nombre bonito,no es ya habitual,pero lo fue y bastante segun las zonas geograficas de España.
    Antonio me ha encantado el articulo de este Santo Emperador,si no tienes pensado dedicarle uno a su esposa emperatriz,Santa Cunegunda,lo realizare yo mas adelante.

    • Pues con mucho gusto, te dejo a Santa Cunegunda para ti.
      Y yo entiendo a Enriqueta: te cuento. Yo tengo una hermana llamada Fali y cuando fué bautizada (por el rito anterior a la Reforma Litúrgica), el cura dió tanta tabarra con Rafaela (en latín, claro), que como tu le digas a mi hermana Rafaela, vas corriendo desde Castellón hasta Huelva, ja, ja.

  3. San Enrique es el Santo de mi padre, decir que tenemos una hermosísima escultura suya en nuestra ermita de San Onofre de Algemesí (Valencia, España); lástima que la foto esté hecha por una servidora aficionada:

    http://browse.deviantart.com/?qh=&section=&global=1&q=san+enrique#/d1lslps

    Por cierto, me parece muy extraño eso de que tanto él como su esposa mantuviese la virginidad. Lo digo porque toda prerrogativa básica y obligatoria de los matrimonios reales e imperiales, es decir, todo el que tenga algo a heredar, está obligar a procrear un sucesor que herede el patrimonio y perpetue la dinastia. Y si no se tenía, venía el circo mediático de repudiar a una esposa, casarse con otra…

    • Ana Maria,
      El que no tuviesen descendencia (herederos), no presupone que vivieran en castidad. Estarás de acuerdo, ¿no? Cuantas parejas quieren tener hijos, ponen todos los medios para tenerlos y no los tienen.
      Y en cuanto a la foto, aunque la escultura es algo ñoña, la foto no está mal.

      • Las piadosa tradición en torno a esta pareja de reyes nos ha querido hacer “tragar” que eran castos… en una época donde un matrimonio no consumado, es un matrimonio nulo y por tanto ello afecta al patrimonio, la herencia… casi nada! No eran tan tontos como para jugársela. Otra cosa es, como tú dices, que no pudiesen tenerlos. Pero no es eso lo que dice la tradición, ingenua a morir, como siempre.

    • Murió un 13 de julio y así consta en el Martirologio Romano, pero es verdad que como ha habido varios traslados de sus restos, también es conmemorado los días 14, 15 y 18 de julio.
      Pero desde que fue canonizado en 1146, su festividad es el día 13.

  4. Elisa,
    A mi también me gusta este nombre.
    Voy a contar una anécdota que te parecerá curiosa. Teniendo mi hija unos meses de edad, tuve que llevarla la pediatra porque no había forma de que comiera. Estando en la sala de espera de la consulta, había una niña preciosa de unos dos añitos, jugando y le dice su madre: ¡Facundita, estate quieta!
    Como un latigazo, nos sacudió a todos los que estábamos en la sala y una mujer no se pudo reprimir y le dice a la madre: “Señora, ¿cómo le ha puesto Facunda a una niña tan preciosa?” y responde la madre: “Por una vecina, hija, por una vecina”.
    Eso si que fue un pecado: ponerle Facunda a una niña pequeñita.

    • Ramón,
      No se si eres español, pero en España jamás he visto ninguna escultura de San Enrique en alguna de las tiendas especializadas en objetos e imágenes religiosas. Si este santo perteneciera a una Congregación u Orden religiosas, se podría hacer alguna gestión, pero no siéndolo, eso es imposible.
      En Alemania…., no se, aunque me parece que allí no son muy dados a estas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>