Santiago Mataindios: las apariciones del apóstol Santiago en la conquista de América

"Santiago Mataíndios", atribuido a Miguel Mauricio, siglo XVII, relieve tallado, estofado y policromado, que se encuentra en el templo de Santiago Tlatelolco, México D.F., en este relieve se aprecia al apóstol derrotando a guerreros aztecas.

La conquista de América por los españoles ha sido muy estudiada y debatida hasta hoy en día por diversos motivos, por lo sanguinaria y cruel que fue en muchas ocasiones, por las estrategias militares y por la imposición de la religión católica y de la forma en que se hizo, pero algo que poco se ha estudiado es la espiritualidad de los conquistadores y su devoción en particular como era de esperarse en aquella época al patrón de España, Santiago Apóstol, los conquistadores se lazaban a la batalla con el grito de “Santiago y cierra España” o “Santiago y a ellos”, que según narran las leyendas y que eran creídas fielmente por los conquistadores era el grito de guerra con el que Ramiro gano la legendaria batalla de Clavijo donde se cree había aparecido Santiago, para auxiliarlo contra los moros; del mismo modo entonces los conquistadores le invocaban en cada una de sus batallas en suelo americano esperando ser celestialmente auxiliados por este santo “guerrero” montado en corcel blanco.

Fue tal la devoción a Santiago que, posteriormente de haber sido los pueblos conquistados e imponer la religión católica, los indígenas solían tenerle gran devoción y temor a la imagen de Santiago a caballo, decían que era el dios de los españoles que había vencido a los suyos y trataban de estar bien con el santo para que no se enojara, y se llegó al grado de ponerle tres veladoras, una al Santo, otra al caballo y una más al moro a sus pies, para que ninguno de los tres se fuera a enojar y decidiera nuevamente salir a cabalgar el apóstol (cabe decir que en algunas comunidades indígenas americanas hasta el día de hoy se continua haciendo esto basados en la misma creencia).

Y ya sea basado en esta religiosidad de la época tan llena de apariciones milagrosas y de santos que bajan del cielo o como una forma de justificar la conquista y poder decir que hasta Dios la avalaba porque envió en diversas ocasiones al apóstol Santiago para ayudarles a realizarla, se cuenta en diversas crónicas de la época apariciones del apóstol para socorrer en lo más difícil de la batalla a los españoles y poder ganarla, lo que logró que más de una comunidad y ciudad tengan el nombre de “Santiago” en toda la geografía americana. El investigador Rafael Heliodoro Valle, nos habla de alrededor de 200 ciudades diferentes en todo el continente con el nombre de Santiago y yo estoy seguro que la cantidad de catedrales, parroquias y capillas dedicadas al santo supera por mucho esa cantidad. Entre las apariciones a Santiago apóstol trataré sobre las que me han parecido de un poco más de relevancia, cabe destacar que en la mayoría de los países americanos conquistados por España existieron este tipo de apariciones y especialmente en México es donde se presenta la mayor cantidad de ellas.

"Alegoría de la fundación de Querétaro", mural en el templo de la Santa Cruz de los milagros, Santiago de Querétaro, México, en este mural se aprecia la aparición de Santiago y la Santa Cruz a los españoles en el cerro del Sangremal.

La aparición de Santiago en la batalla de Cintla, en Tabasco, México
El 25 de marzo de 1519 Hernán Cortés y sus huestes tienen una batalla contra los naturales en Cintla (actual municipio de Centla) en Tabasco, México, y según nos refieren López de Gómara y Pedro Gutiérrez de Santa Clara, en tres ocasiones se apareció un hombre montado en caballo blanco que ninguno de los soldados conocía y que dieron por hecho que era el apóstol Santiago. Heriberto Frías al escribir sobre el hecho hacia 1900 va más allá que los cronistas de la época y hasta describe con detalles al apóstol: “un magnifico caballero, con armadura de oro, plumones de cisne, púrpuras soberbias, montando un corcel admirable, rucio picado” y el hecho es que según los soldados gracias a este hombre habían ganado la batalla y que no era otro que el apóstol Santiago.

Bernal Díaz del Castillo y el mismo Gómara desmienten la versión de los soldados y dicen que ese caballero montado en una yegua blanca no era otro que Francisco de Morla que se había adelantado a Cortés para ayudar en la batalla; el mismo Bernal hace referencia que sólo que él fuera muy pecador y por eso no hubiera podido ver a Santiago ni al apóstol San Pedro de quien también se decía podía ser el caballero, pero que si esa aparición fuera cierta, Cortés habría decidido construir una iglesia en ese lugar y llamarle Santiago de la Victoria o San Pedro de la Victoria, y no Santa María de la Victoria a como se le nombró, por haber librado la batalla en el día de la Anunciación. Hacia 1900 como ya se mencionó, Heriberto Frías haciendo gala de sus dotes de escritor no solo retoma esta leyenda sino que además le da aires más místicos todavía hablando de apariciones fantasmales a Cortés y como ya mencioné hasta describiendo las vestimentas del apóstol en su aparición. Cabe decir que esta obra de Frías era dedicada a los niños, en su famosa Biblioteca del Niño Mexicano.

Santiago se aparece en el Templo Mayor de Tenochtitlán
En 1520 mientras los aztecas celebraban en el Templo Mayor la fiesta de Toxcatl dedicada a Hitxilopochtli, que según nos dice Bernardino de Sahagún era muy similar a la Pascua de Resurrección y se celebraba una semana después de que los cristianos celebraban esta y habiéndose ausentado Cortés dejó a cargo a Pedro de Alvarado, cuando al momento cumbre de la fiesta, este ordenó asesinar cruelmente a los indígenas que estaban en dicha celebración y según cuentan las crónica en el fragor de la batalla se apareció Santiago apóstol, como “un caballero muy grande y vestido de blanco, en un caballo blanco, con espada en la mano, peleaba sin ser herido y su caballo con la boca, pies y manos, hacia tanto mal, como el caballero con su espada” según narra Torquemada.

"Alegoría de Santiago en la Historia de Chile", Alonso de Ovalle, en este grabado se aprecia la visión de Santiago que duro por tres meses sobre los cielos chilenos.

Me parece que es bastante increíble que un Santo estuviera de acuerdo en participar en una matanza tan injusta como fue la del Templo Mayor y con un hombre tan sanguinario como fue Pedro de Alvarado, pero tal parece que el apóstol estuviera según las leyendas que los mimos españoles se encargaban de difundir de lado de Alvarado, pues después le auxiliaría también en Guatemala.

En la ciudad de Iximché, en Guatemala Santiago apóstol aparece nuevamente
El 25 de julio de 1524 fecha en la que Pedro de Alvarado funda, en la antigua ciudad de Iximché, la nueva ciudad de Santiago de Guatemala o Santiago de los Caballeros, se cuenta que después de reunirse con el cacique, don Pedro de Alvarado y su ejército entraron triunfalmente en la nueva ciudad recién fundada y vio que al frente de su ejército iba encabezándolos Santiago Apóstol con las características que se han dicho en otras apariciones y enarbolando una espada, y en ese sitio mando Alvarado  construir una cruz donde después se construiría un templo dedicado al Apóstol; otros cronistas hasta mencionan que en una piedra quedaron las huellas de tres cascos del caballo de Santiago.

El 25 de julio de 1531 Santiago se aparece sobre el cerro del Sangremal en Querétaro, México.
En 1531, mientras los españoles estaban luchando contra los chichimecas en Querétaro, en lo más alto del cerro del Sangremal, apareció refulgente Santiago Apóstol y junto a él una cruz entre blanca y roja y otras crónicas dicen que hasta el sol se detuvo en el momento de la aparición y que el brillo que destellaban Santiago y la Cruz fue tal que los chichimecas cayeron fulminados y se convirtieron al momento al cristianismo y se dieron por vencidos, y al siguiente día en aquel lugar se celebró la misa y posteriormente se construiría un templo y convento que será de gran importancia para la evangelización por ser de los primeros conventos de propaganda fide del cual saldrían grandes evangelizadores como el Beato Junípero Serra y el Venerable Margil de Jesús. Cabe decir que la ciudad de Querétaro en su escudo se puede ver a Santiago, la Cruz resplandeciente y el sol detenido en remembranza de la aparición que marca a la vez la fundación de la ciudad de Santiago de Querétaro.

En 1536 se aparece Santiago para ayudar a Pizarro en el sitio de Cuzco, Perú.
Según nos narran Garcilaso de la Vega y Guzmán Poma de Ayala, estando los españoles al mando de Pizarro sitiados por las tropas de Manco Inca en el Cusco, se pusieron a hacer oración pidiéndole a Dios y a la Virgen los socorriera y en un rayo caído del cielo apareció el apóstol Santiago como se ha visto en otros relatos montado sobre el caballo blanco y aquí menciona que con muchos cascabeles dice Guaman: “que vino encima de un caballo blanco, que traía el dicho caballo pluma suri y mucho cascabel enjaezado y el santo todo armado con su rodela y su bandera y su manto colorado y su espada desnuda” y como el Santo hacia tantos destrozos logrando derrotar a los incas, estos comenzaron a llamarle el rayo y en adelante cada vez que se escuchaba un trueno decían que era Santiago que estaba cabalgando por los cielos. Cabe decir que Garcilaso nos narra que los incas al ver a este caballero armado creyeron que era el dios Viracocha que había bajado del cielo.

Imagen del apóstol Santiago venerada en el Cuzco, Perú.

El Apóstol aparece en Cartagena, Colombia en 1536.
Habiendo sido enviado el capitán Francisco César a explorar la provincia de Cartagena, Colombia en 1536, tuvo un enfrentamiento contra los naturales de dichas tierras en el valle de Goaca, los cuales les superaban en número a él y sus hombres; los españoles como acostumbraban se encomendaron a Dios y vencieron a los indios, los soldados posteriormente dijeron que durante la batalla tuvieron una visión que Santiago los estaba apoyando en la batalla y que por eso habían triunfado.

Santiago aparece en la campaña contra los araucanos en Chile.
Hacia 1640 durante la campaña para conquistar a los araucanos en Chile, se vio una aparición del santos apóstol que dicen que duró por espacio de tres meses, esta visión nos dicen los cronistas que se vio sobre los aires: un capitán sobre su caballo blanco y con una espada desenvainada en la mano y que daba ánimos al ejército español: “y se le vio plantando en tierra enemiga y apoyando a los nuestros en todos los encuentros que tuvieron y los dejó desbaratados, Tal representación duró por espacio de tres meses, para que no hubiese ocasión de dudar”.

A modo de conclusión es a bien analizar estas legendarias apariciones del apóstol Santiago. En el caso de que en la mayoría de ellas se habla del trueno y el relámpago, es curioso debido a que a Santiago se le llamó “el hijo del trueno”, pero cabe decir que la comparación que hacen de Santiago con el trueno los indios, puede deberse al uso de armas de fuego de los españoles, las cuales eran totalmente desconocidas para los naturales de estas tierras y el ruido tan estruendoso que producían, los hacía pensar que era un trueno el que lanzaban, y eso lo testifican varias crónicas de la época de la comparación que hacían los indígenas de los cañones y los truenos.

Por otro lado sea cual fuere  la situación de estas apariciones los españoles lo tomaron por prodigio divino y como señal del cielo de que hacían bien y se llegó al extremo de transformar al Santiago matamoros en Santiago mataindios, como se puede ver en el retablo mayor del templo de Santiago Tlatelolco, en México, donde se muestra al apóstol sobre su yegua blanca seguido por soldados españoles y atacando a caballeros-tigre aztecas y a sus pies los cuerpos cercenados de varios indígenas. Algo más que ayudó a los españoles en las batallas y que no fue tan celestial, fue el uso del caballo animal desconocido para los indígenas y que al ver a los hombres montados sobre estos pensaban que eran un solo ser y los horrorizaba, lo cual hace que al ver a un hombre vestido de blanco sobre un caballo blanco, siendo o no santo les causara pavor y lograra derrotarlos aun más fácil, como sucede en el caso de Francisco de Morla en la batalla de Centla.

Basándonos en estas leyendas podemos decir que Santiago pasó de ser un apóstol de Cristo y mártir a ser el santo que “conquistó América”. Reitero que desde mi punto de vista es dudoso que Santiago o cualquier otro Santo o la Virgen (que también  se dice ayudó en la Conquista con una que otra aparición) ayudaran a una campaña tan sanguinaria como fue la conquista en América, pero quedaron estas leyendas ya sea como modo de justificación o simple devoción popular. Creerlas o no es de cada quién, pero para muchos indígenas aun hoy siguen diciendo que cuando truena es Santiago que cabalga por los cielos.

André Efrén

BIBLIOGRAFÍA:
– Aguirre Beltrán, Gonzalo, “Zongolica. Encuentro de dioses y santos patronos”, México, Fondo de Cultura Económica, segunda edición, 1992.
– Fundación Televisa, “Revelaciones las artes en América Latina 1492/1820”, México, Offset Rebosán, s/e, 2007.
– Frías, Heriberto, “El caballero misterioso y el capitán conquistador o la batalla de Centla”, México, Maucci Hermanos, x/e, 1900.
– González Galván, Manuel, “El apóstol Santiago 500 años en la plástica americana”, México, Museo de Arte de Querétaro, s/e, 1997.
– Granados Salinas, Luis Fernando, “Santiago y la yegua”, en Arqueología Mexicana, “Los olmecas de Tabasco”, México, Arqueología Mexicana, 2001.
– Heliodoro Valle, Rafael, “Santiago en América”, México, Gobierno del Estado de Querétaro, primera reimpresión, 1996.
– León Portilla, Miguel, “Visión de los vencidos relaciones indígenas de la conquista”, México, UNAM, 1992.
– Poma de Ayala, Guamán, “El primer Nueva Crónica y buen Gobierno”, en León Portilla, Miguel, “El reverso de la conquista”, México, s/e, 2009.
– s/A, “Convento de la Santa Cruz de los milagros”, México, folleto, s/e, s/a.

16 pensamientos en “Santiago Mataindios: las apariciones del apóstol Santiago en la conquista de América

  1. Amigo André,
    Yo soy de los que piensan que la aparición de Santiago en la batalla de Clavijo es una simple leyenda promovida para exaltar la “legitimidad” de la lucha de los cristianos contra los musulmanes en la Península Ibérica. En mi opinión, lucha de hispanos contra hispanos, entre otras cosas por motivos religiosos. Hay que tener en cuenta de que, independientemente de lo que se piense por parte de cada cual, existieron siete siglos de “convivencia” a veces y en sitios de forma pacífica y muchas veces y en muchos lugares de forma cruenta. Y como el Santiago Matamoros funcionó bien en estas tierras, ¿por qué no exportarla a tierras americanas para justificar las muchas crueldades que cometieron los conquistadores? Se inventa el Santiago Mataindios.
    Si Santiago ayudaba “a los buenos” por aquí, pues también ayudaría “a los buenos” por allá. Aquí, los malos: los hispanos de religión musulmana y allí los malos, los oriundos del lugar que se oponían a ser avasallados. Realmente terrible que se use la figura de un apóstol para justificar crueldades y lo que aun sigue siendo peor: que a esas figuras o esculturas, se les den veneración dentro de algunas iglesias.
    Gracias por el artículo.

  2. Querido amigo Antonio, concuerdo contigo de que la aparición de Clavijo fue sólo una forma de justificarse por las batallas y como menciono en el articulo de hacer creer que hasta Dios los avalaba, lo único bueno de estas leyendas son las maravillosas obras de arte que producieron aunque no siempre han sido del todo gratas de ver por lo sanguinarias y hasta racista que son muchas de ellas. Todo esto que eh narrado solo nos deja ver una cosa, como los humanos hemos llegado a grados tan terribles que nos atravemos a usar algo tan sagrado, que solo simboliza paz y amor y convertirlo en un guerrero que va por ahi asesinando gente y cosas similares suceden con la Virgen que muchas veces fue usada en casos similares como ya eh comentado en otro articulo mio, ojala y nunca más Dios, la Virgen o los Santos fueran usados para fines tan terribles y crueles como justificar la matanza de un pueblo, que al fin y al cabo creyentes o no son hijos del mismo Dios. Y sobre la veneración a las imagenes de Santiago Matamoros/indios debo decirte que en muchos pueblos son las mpas veneradas y hasta siguen siendo objeto de muchas leyendas en pueblos indigenas mayas aun se narra que por las ardes santiago sale cabalgando de su templo y sube a los cerros a orar ante una cruz.

    • Apreciable André, aunque sigo el blog asiduamente, no suelo hacer comentarios, pero en el caso de este artículo quisiera hacer algunas observaciones personales. Creo que es importante repudiar los usos inadecuados de los simbolos de la fe, sean o no contemporaneos a nosotros. Entiendo que intente usted presentar los datos con la “neutralidad profesional” del historiador, pero puede darse la impresión que usted avala tales acciones. Incluso hay pequeñas justificaciones, como su comentario sobre las “maravillosas obras de arte” creadas a partir de estas leyendas, cuando podemos ver que no son simples e inocentes “leyendas”, sino invenciones con una función bastante calculada, por lo tanto, totalmente impías. Tampoco creo que obras como ese retablo del templo de Santiago en Tlatelolco merezca ser tomado como una simple obra de arte, sino que teniendo en cuenta donde esta colocado (en un templo construido sobre las ruinas de un adoratorio azteca) y lo que representa (Santiago pisoteando no un par de indigenas, sino LO INDIGENA), esa talla, es un recordatorio perene para los indigenas que acuidan al templo (si, ese tiempo donde hasta San Juan Diego acudia, si es que exitió) que hay algo malo, nocivo en su raza, por lo que Dios decidio aplastarlos; el bien simbolizado en Santiago y los españoles, el mal simbolizado en lo indigena; esa tabla al igual que el templo que la resguarda, canta la superioridad del extranjero por sobre los pueblos originarios. Hubo una innegable labor de miserabilización de los pueblos originarios de America, cuya huella cultural llega a nuestros días: sentimiento de inferioridad respecto del blanco, del extranjero, verguenza sobre los propios origenes, etc. Es lamentable que la fe haya sido un instrumento de ello, por lo que hay una responsabilidad en la forma en que se exponen estos temas, pues me parece que tienen tales implicaciones que no hay que justificarlos ni tantito. Gracias por su texto.

  3. don Moisés yo en ningun momento eh avalado los hechos ni la forma tan cruel en que se llevo la conquista, si o hable de las maravillosas obras de arte, es solo por eso por el arte, yo soy aficionado al artey por mucho que represente una pieza como la de Santiago tlatelolco, la opresion del indio,o que lo indigena era bueno y lo español era malo, no por eso quiere decir que deje de ver la belleza exterior que tiene esa pieza ni tampoco que me ponga a decir que debe ser destruida por el simbolismo que tiene, yo no trato de justificar a los españoles porque una matanza no tiene justificación y si la tuviera ellos no hubieran tenido que inventar leyendas como estas sobre Santiago, todo lo que usted dice que significa el templo de Tlatelolco es muy cierto además que es la forma de pensar que se tenia en aquella época, de que todo lo que no era especialmente cristiano era inferior, era pagando, era demoniaco, y ahi tiene los actos que hace el segundo obispo de Yucatán, fray Diego de Landa destruyendo los montones de codices mayas por pensar que eran “obra del demonio”, yo no soy quien para justificar a nadie, lo que si tengo presente es que después de tantos siglos aunque la herida sigue abierta no podemos quedarnos en rencores y en pensar en todo lo que nos hicieron los europeos porque si comenzaramos con España, seguiriamos con Francia, Estados Unidos y muchos paises más que nos han hecho y en muchas ocasiones siguen haciendo cosas iguales o peores que la de los españoles, tampoco asi podria decir que la iglesia que esta en tlatelolco hoy se siga viendo de esa forma, fue construida para simbolizar eso, pero todo depende del uso que se le de a ese templo, no porque haya sido construido para simbolizar la sumision de una raza quiere decir que esta mal que este ahi o que se le considere patrimonio de la nación u obra de arte, todo bueno o malo forma parte de lo que es México y de lo que somos cada uno de nosotros actualmente, quiza usted no comparta mi punto de vista pero le agradezco enormemente su comentario don Moisés y espero que me entienda que considerar a algo obra de arte, va más alla del simbolismo que tenga o la finalidad con la que fue hecha. Por que del mismo modo vaya usted o yo a lugares como Yucatan y tratemos de decirle a los indios que quiten del culto su Santiago matamoros porque simboliza su sometimiento, dudo que lo aceptaran ellos ven en la imagen a su santo patron, el que los proteje al que veneran, al que intercede por ellos, ya no al que Cortés invocaba y al que las leyendas españolas decian que “mataba indios”.

  4. Apreciable André, no se trata de descalificar su laborioso texto, simplemente que me parece que aunque estas representaciones sean “devoción popular”, como menciona al final de su texto, eso no justifica hablar de ellas con neutralidad, sobre todo en un blog que se caracteriza por si forma rigurosa y crítica de dar a conocer los detalles que roden la devoción a los santos. Por otra parte, si bien tallas como la de Santiago Mataindios son huellas de una epoca, de una técnica de creación estética, etc., me parece lamentable que sigan expuestas en templos tan significativos como el de Tlatelolco. Los templos no son museos, aunque valga la pena conservarlos tanto como sea posible, pero ellos y sus obras de arte tienen un fin liturgico y catequetico, así que si algo lejos de ser edificante, transmite un mensaje negativo, tendría que ser retirado del culto público. Yo se que es algo que no esta en manos suyas o de ninguno de nosotros decidir (¿Tal vez proponer sí lo este?) pero, al lado del templo está un Museo de la Memoria (el de la UNAM, sobre el 68) y a pocas cuadras, junto a la Alameda Central el Museo Memoria y Tolerancia, destinado a recordarnos las atrocidades de la humanidad (como la Shoa), para que no se repitan. Ese Santiago Mataindios debería estar en alguno de esos museos, para denunciar el mal uso de la religión en los genocidios. La Iglesia debería ser consciente de las implicaciones de algunas representaciones que guardan los templos y buscar resignificarlas o a veces relevarlas del culto, si contravienen el mensaje del cristianismo, de paz y concordia. Se que es un tema espinoso y difícil y que no esta en manos suyas ni mías, pero un principío sería poder ser un poco más crítico con este tipo de usos de la religión que al final solo le dan mala imagén. Le reitero mi agradecimiento por su esfuerzo para exponer estos temas.

  5. Muy bien don Moisés ahora entiendo mejor su punto de vista y en muchas cosas tiene razón, solo le reitero y le recuerdo que el artículo es sobre las apariciones de Santiago en la conquista, más no de sus representaciones e imagenes y el simbolismo de las mismas en América, aunque hago mención de ellas porque son consecuencia directa de estas leyendas. La devoción popular es algo que se debe tratar con pinzas porque se pueden herir suceptibilidades como bien debe saber usted, es muy cierto lo que dice que a veces las iglesias tiene imagenes que no siempre evocan la devoción, pero le dire a esto que por desgracia a nuestros sacerdotes a veces les falta mucha educación en lo que a arte sacro se refiere tanto en el uso como cuidado de los mismos, hay muchas piezas de Santiago matamoros en los Museos y otras que no, pero le dire que esto es algo ya dificil de parar, nada mas basta con que vaya a los almacenes que venden imagenes religiosas en la ciudad de México y si pide una imagen de Santiago apóstol la unica que lo mostraran sera la de Santiago matamoros, porque es la más buscada y venerada por la gente, por desgracia al menos aqui en México ah podido más el santo guerrero que el peregrino en lo que a arte se refiere, además recuerde que Queretaro ostenta en su escudo precisamente a Santiago Matamoros y le edificaron un monumento en bronce sobre el cerro del Sangremal montado a caballo, fuera de las implicaciones o simbolismos que pueda traer, hay que decir que especialmente en el caso de Queretaro y quiza se deba a esto la abundancia de representaciones ecuestres del santo en ese lugar, Santiago aqui no se aparece para matar ni someter a nadie a la fuerza, solo aparece con una luz brillante con lo que hace que los indígenas dejen la batalla y decidan convertirse, según narra la leyenda.

  6. Queridos y respetados André y Moises,
    Os doy las gracias por vuestros comentarios anteriores porque con ellos nos enriqueceis a todos los que tenemos ilusión con este blog, una de cuyas principales funciones es debatir como hermanos.
    Gracias de veras.

  7. Puesto que las aportaciones hechas por los compañeros ya son suficientemente claras y enriquecedoras, y ya han dicho mucho de lo que yo quería decir, no me enrollaré: simplemente decir que la instrumentalización de lo sagrado para justificar el dominio, la opresión, el exterminio y el sometimiento del contrario es una aberración que nada tiene que ver con el mensaje evangélico original. Por tanto, todas estas advocaciones de Santiago “Matamoros” o “Mataindios” son barbaridades tales como si pintásemos a la Virgen empuñando una ametralladora y disparando contra un puñado de negros.
    Pasa que nos hemos acostumbrado demasiado a ver estas representaciones artísticas, que no es que sea partidaria de destruirlas, todo lo contrario, pero sí debería cogerse muy con pinzas el culto a estas advocaciones y guardarse más como un dato sobre un pasado negro -tal como ocurre con el tema de la Inquisición- que simplemente limitarse a verlo como una curiosidad.
    Al cristiano del siglo XXI le tiene que dar la máxima de las vergüenzas el contemplar esto, que no tiene absolutamente nada que ver con el mensaje de Jesús. Y creo que con eso ya lo he dicho todo.

    • Caro Damiano: Non possiamo permettere di copiare e incollare il testo dei nostri articoli, perché sono di proprietà dei rispettivi proprietari e perché abbiamo già avuto la spiacevole esperienza di essere derubati il nostri testi e caricato su altri blog e siti web come si fosse della paternità dei loro amministratori. E questo, si capisce, non possiamo permettere.

      • Si capisco, ma questa era la mai seconda opzione …. anche al mio BLOG capita e alle mie foto e non sono capace di bloccarli come fate voi. Ho visto mie testi pubblicati su libri e riviste… però almeno qui si potrebbe mettere un traduttore per far comprendere in altre lingue :)

  8. André, muchas gracias por este artículo, no tenia idea de estas supuestas apariciones del Santo Santiago en América, mucho menos en Cartagena de Indias. En cuanto a los comentarios que se han dicho, estoy de acuerdo, pero difiero en eso de que se quiten estas imagenes de los templos, pues creo que son mensajes que nos llegan del pasado que nos enseñan hasta donde puede llegar el ser humano y que nos recuerdan que aunque somos cristianos, somos suceptibles de fallar y que por eso debemos ejercitarnos más en el amor hacia el prójimo.

  9. Mel, creo que concordamos en muchos puntos y como ya habia dicho yo y ahora tu recalcas, la devoción popular en especial a estas imagenes hay que tratarla con pinzas porque mucha gente le tiene en gran estima a esta representación en particular, quiza también por ignorancia mucha gente no tiene ni idea de porque se le representa de esa forma a Santiago. Curiosamente en algunos sitios como Puebla, al moro a los pies de Santiago hasta le han dado un nombre pues dicen que es San Cipriano, en esto se retrata la ignorancia de la gente sobre el significado de este tipo de imagenes de Santiago. Lucho me da un gusto leer tu comentario, y si hay muchas apariciones estas no son las únicas se cuentan muchas más en varios países solo puse las más representativas para no alargar tanto el artículo, a mi igual como dice Mel y pienso que estuvo mal usar a lo religioso para justificar matanzas como ya dije en el artículo solo pensar que Santiago estuviera de parte de Pedro de Alvarado que es considerado como el más sanguinario de los conquistadores de Nueva España, me hace estremecer, logicamente solo eran inventos de los mismos conquistadores que se sentian “enviados por Dios” para justificar las matanzas inhumanas y sinceramente no se hasta que grado sea bueno o malo el que se deban retirar este tipo de imágenes del culto, yo como ya exprese artisticamente me agradan aunque simbolicamente no, pero antes de decidir si deberian quitarlas o no se le debe explicar el porque a la gente que significa esa representación, aun eh escuchado gente en flickr que dice que a ellos les gusta esa representación por que simboliza la derrota del paganismo, asi que esos son los problemas que crean este tipo de representaciones y que hay que explicarlos bien, muchas gracias a ti y a todos por sus comentarios.

  10. Estimado André:

    Tu sabes bien que compartimos ideas semejantes en todo este asunto “aparicionista” de Santiago Mataindios…, sobre el caso particular de Tabasco es algo más que refutado, nunca hubo tal Santiago a caballo aquí en Centla, en fin, un problema que terminó discutiéndose entre Gómara y Díaz del Castillo. De los otros son relevantes en sus respectivos lugares, pero quedan como finas alegorías que dan origen a fundaciones de iglesias, villas y pueblos. Creo que todos llegamos a concordar que nada se justifica con la imagen matando indios, pero nosotros que estamos en el mundo científico de las interpretaciones históricas le tomamos tanta importancia, que los indígenas ni siquiera toman en cuenta, es más no lo saben, y ni les interesa. Así que ellos viven felices celebrando a su santo patrón (verdugo en palabras de algunos).

    Reinterpretaciones históricas como las que hace León Portilla, nuestra máxima lumbrera del náhuatl en México, nos refiere que Santiago el endiozamiento de los españoles frente a la antigua cultura, este proceso de inculturación entendida desde la antropología (y por lógica desde nuestra posición de personas preparadas académicamente), nos lleva a develar que fue aceptado no solo como una imposición que a lo largo del tiempo se ha ido perdiendo y que resultó favorable para las comunidades indígenas en la colonia. Lo más curioso es que de todas las devociones españolas de santos y vírgenes únicamente Santiago tuvo vigencia en el siglo XVI, luego se fueron apagando a finales del mismo siglo, es notorio que las siguiente “apariciones” fueron refritos de las anteriores.

    Lo demás me uno Meldelen: “cuento chino”. Pero había que dar una explicación a los sucesos, creo que los cronistas españoles fueron buenos para darse flores en sus hechos y hazañas.

    Eres genial amigo…, esperaba con ansias este artículo y me voy con un buen sabor de boca, felicidades.

  11. Andre me ha encantado tu articulo y los relatos de todas las apariciones de Santiago “Mataindios”.
    Me parecen absurdos algunos comentarios que se han hecho sobre que no deberian estar en estos templos las tallas o representaciones de Santiago,son arte,y no hace ningun mal a nadie,creo que todos,y digo TODOS saben que lugar ocupan estas maravillosas obras de arte en los templos.

  12. Marcelino, amigo mio, sabes que te agradezco con mucho cariño tu amistad como tus palabras y ciertamente como decia ya los indígenas aunque les explicaramos el porque, ellos no aceptarian el cambiar a su “Santiago mataindios o moros” para ellos ya no es el que los españoles decia que venia a matar indios, ahroa es el que sube el cerro a orar ante la cruz, el que deja las huellas del caballo en las piedras cuando va a orar, el que cabalga por los cielos cuando hay tormenta, el que los cuida, el que intercede por ellos para tener trabajo y una buena cosecha. Muchas gracias de nuevo Amigo.

    Abel que bueno que te guste el articulo y gracias por comentar, y yo pienso similar a ti, pero cada cabeza es un mundo amigo yo lo veo como arte otros de una forma distinta y es muy respetable la forma de pensar dd cada uno, pero Santiago si que se lleva las palmas por ser el santo de la polemica ya sea de peregrino o cabalgando matando moros o indios si que hace discusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>