Santos mártires escilitanos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Martirio de los Santos. Óleo de Aureliano Milani (1675-1749). Basílica de los Santos Juan y Pablo al Celio, Roma (Italia).

Las Actas de los llamados mártires escilitanos es el documento más antiguo de toda la literatura cristiana latina. El primero que las publicó fue Baronio (siglo IX) quién, basándose en otros documentos antiguos, atestigua que fueron redactadas por un cristiano contemporáneo de los mártires que muy probablemente fue testigo ocular del martirio; este tuvo lugar en Cartago el día 17 de julio del año 180 y no en el 202 como antiguamente se creía.

Los mártires escilitanos procedían de Scillium, que era una ciudad africana no identificada y con su martirio se inició la historia de la Iglesia y de su persecución en el África Proconsular. Según Tertuliano, el procónsul  Vigelio Saturnino fue el primero en “alzar la espada contra los cristianos”. Así, el 17 de julio del año 180, durante el imperio de Cómodo estos mártires comparecieron ante el tribunal a fin de ser interrogados.
El procónsul los invita a cambiar de opinión y a sacrificar a los ídolos para así conseguir el perdón del emperador. Esperato responde en nombre de todo el grupo apelando a la irreprochable conducta de los cristianos  como la mejor manera de honrar al emperador. El procónsul responde enfatizando sobre la sencillez y facilidad con la que se puede dar culto a los dioses e instando a todos a jurar a someterse al emperador.
Esperato le rebate diciendo que el Cristianismo era también una religión fácil de cumplir, reafirmando su fe en un Rey de reyes y Señor de todo lo creado. El procónsul insiste pero uno a uno van reafirmándose en lo dicho por Esperato. El procónsul les da treinta días para reflexionar y Esperato dice que no necesitan día alguno pues tienen claro en quien deben creer y a quién deben adorar.
El procónsul le pregunta a Esperato que qué lleva en una caja que tenía consigo y el le dice que “los Libros santos y las cartas de Pablo, que era un hombre justo”. Entonces el procónsul los condena a morir por la espada llamándolos por sus nombres: Esperato, Nartzalo, Citino, Veturio, Félix, Aquilino, Letancio, Jenara, Generosa, Vestina, Donata y Segunda. Todos alcanzaron la corona del martirio e inmediatamente fueron venerados por la comunidad cristiana africana.

Victor de Vita dice que inmediatamente le construyeron una basílica en Cartago, de la cual habla más tarde San Agustín en dos de sus discursos en honor de estos santos.  Posidio en su “Indiculus”, capítulo IX recuerda:”Tractatus duo per natalem sanctorum martyrum Scillitanorum”. Tanto los Calendarios de Cartago, como el Martirologio Jeronimiano, el Calendario Vaticano, el Sacramentario Gregoriano, el Calendario Mozárabe, los Sinaxarios bizantinos, etc. los conmemora el día 17 de julio.
La suerte que corrieron las reliquias es un poco confusa. Ya en el siglo IV, algunas de ellas fueron distribuidas por las comunidades cristianas del norte de África, como lo indica una inscripción del año 359, descubierta en 1889 entre las ruinas de Kherber Oum el Ahdam. En el año 806 las reliquias fueron llevadas desde Cartago, (donde estaban en la basílica de la que habla San Agustín) hasta Arlés (Francia) y desde esa ciudad, el cuerpo de uno de ellos (Esperato) fue repartido entre Lyon, donde se venera en la iglesia de San Juan Bautista y España (quizás en Toledo), como se publica en un Misal Mozárabe citado en el siglo VIII por el obispo Elipando de Toledo. También algunas pequeñas reliquias de este santo se distribuyeron por diferentes monasterios franceses.

Sepulcro de los Santos Mártires Escilitanos. Basílica de los Santos Juan y Pablo al Celio, Roma (Italia).

Los hagiógrafos Baronio y Panciroli dan por buenos unos documentos que dicen que en una época no muy bien precisada de la Baja Edad Media, los restos de los mártires fueron llevados a Roma, encontrándose actualmente en el primer altar de la izquierda de la Iglesia romana dei Santi Giovanni e Paolo al Celio en un sarcófago de mármol. En el año 1901 se hizo un reconocimiento de las reliquias y se encontraron once esqueletos, que son de los santos antes mencionados. O sea, todos los mártires Escilitanos, menos Esperato.

El Papa San Juan XXIII permitió que el 17 de julio se celebraran como fiesta de III clase. En ese sarcófago están todos los restos de Nartzalo, Citino, Veturio, Felix, Aquilino, Letancio, Jenara, Generosa, Vestina, Donata y Segunda. Todos, menos Esperato, que como he dicho antes, está en Lyon y otros lugares. O sea, el grupo de los mártires Escilitanos está formado por siete hombres y cinco mujeres y siempre han sido muy venerados.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santos mártires escilitanos

  1. Las Actas de los mártires de Scili son de los escasísimos documentos de martirio que podemos considerar fidedignas y sin deformaciones piadosas o legendarias, al igual que las de los mártires de Lyon y los de Cartago. Una auténtica joya que recomiendo leer: sin grandes discursos, sin palabrones grandilocuentes, la fe expresada en pocas palabras, firmes y concisas. Simplemente maravillosas, de una sencillez que echa por tierra los grandes leyendones.

    Me ha complacido mucho saber que estos mártires -salvo Esperato- están enterrados en la basílica del Celio, en un altar dedicado a ellos y ornado con esta preciosa pintura que preside una de las mártires. Ojalá un día pueda a ir a venerarlos en persona.

    • Qué pena, Ana Maria, que no pueda compartir una foto de las reliquias de ellos mártires, hecha a principios del siglo pasado y que como comprenderás no está digitalizada. La del actual sarcófago es la que se ve en la foto.
      He leido en algún otro sitio que las reliquias están repartidas de otro modo. Eso no es cierto. Están tal cual se dice en este artículo.

      • Yo incluso diría que no estaría nada mal reunir a Esperato con sus compañeros de martirio, pero claro, a ver quién es el guapo que le dice a los lioneses que se desprendan de las reliquias de un mártir para darlos a quien sea… ¡ñau!

  2. También siento gusto por conocer este dato. Me parece interesante que, precisamente uno de los documentos hagiográficos más antiguos, se considere auténtico. Espero tener acceso a esta fuente…

  3. Estimado Antonio, no comprendo bien la primera parte donde refieres que Baronio publicó las Actas en el siglo IX, estamos hablando del Cardenal César Baronio el notable historiador eclesiástico, pero el vivió en el siglo XVI, no en el IX. Por lo demás se me hace interesante el desarrollo de este artículo, que bueno es saber un poco más. Gracias amigo.

    • Eso es lo que llamamos en mi tierra “meter un gato”. Efectivamente Baronio no es del siglo IX. Espero que podamos corregirlo.
      Gracias por esta aclaración.

  4. Precioso ejemplo el de los mártires Scilitanos y cómo Esperato toma la palabra en nombre del grupo para una defensa sencilla pero contundente de su fe. Además es grato saber que las actas de estos mártires son bastante fidedignas y alejadas de adornos literarios que no hacen más que convertir en cuentos los sacrificios de la fe.

    • Salvador,
      Cuando “las cosas buenas” escasean, las valoramos mucho más. Estamos tan acostumbrados a los cuentos de callejas que se cuentan en el mayoría de las “passios”, que casos como estos nos hace más agradable seguir estudiando estos temas hagiográficos.
      Yo tuve la suerte de que cuando hace ya muchos años empecé a darle a “estos palos”, los Santos mártires scillitanos fueron de los primeros que estudié y fue casualmente porque un amigo italiano profesor de la Universidad de Roma, me facilitó la foto de la que he hablado anteriormente.

  5. Yo he leido varias actas de los martires Africanos y debo decir que son muy interesantes y se pueden comparar a los discursos que hacian estos martires en las leyendas,aunque algun compañero opine lo contrario.

    • Abel, si por discursos entiendes que afirmaron su fé en Cristo, pues claro que todos los mártires explícita o implicitamente lo hicieron, pero estamos hablando de “otros adornos”. ¿Me entiendes?

    • Realmente, Abel, yo sí los he comparado y parecer, se parecen poco. En algunos discursos de passio legendaria hasta puedes identificar en qué momento se habrían redactado, diferenciando la mentalidad original del momento, de la mentalidad tardoantigua, e incluso la mentalidad medieval, cuando son muy, muy tardías. Y hasta puedes reconstruir de qué otras passio se lo copian, quién pudo haberlo redactado, dónde están los adornos, dónde las exageraciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*