Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen Original de la Virgen de Zapopan. Cortesía de Gerardo Coss Saldaña.

La Pacificadora:
La Nueva Galicia, hoy lo que comprende el Estado de Jalisco, cuya conquista aun no se concretaba del todo. Los indígenas lucharon  por su independencia, en forma brava, en un lugar u otro  al avance de los conquistadores, y si derrotados quedaban, esperaban el momento oportuno para levantarse contra quienes los oprimían. La Conquista Espiritual llevada a cabo por la Orden Seráfica de nuestro Padre San Francisco de Asís quienes  se toma en cuenta el paternal y caritativo  trato que recibían  de los misioneros, sus adelantos en su adoctrinamiento y el mismo bautismo;  pero aun se encontraban tiernos en la fe y, en el momento de la prueba, al recibir el mal trato de los españoles – de algunos, al menos- la sangre se rebelaba y comenzaban a organizarse para un desquite.

Por el año de 1540  se organizo la gran insurrección de los indios por las tierras del norte de la Nueva Galicia, por ese tiempo el Gobernador de la Provincia era el Capitán Cristóbal de Oñate, contemplo el peligro al ver a varias comunidades y pueblos indígenas levantados contra los españoles que pidió auxilio al Virrey Don Antonio de Mendoza, quien prometió enviar el socorro y refuerzos. El peligro para estos llego a tal magnitud que la ciudad de Guadalajara se hallaba amenazada por las huestes indígenas.  Los españoles capitularon con estos, pero ambas partes volvieron a combatir  unas semanas después. Poco a poco los indígenas se hacían mas fuertes  por la cantidad numérica de atacantes sobre las fuerzas hispanas, aun así  los españoles en una lucha enconada el 28 de septiembre de 1541 celebraron la victoria  entonando, en acción de gracias, el Te Deum y se juro a San Miguel Arcángel por patrón de la Ciudad. Esta Derrota hizo que los naturales nuevamente se remontaran a las alturas de Nochistlàn y Juchipila en tanto que, a marchas forzadas  venia el Virrey a prestar ayuda a los de Guadalajara. Su llegada trajo nuevas sublevaciones que terminaron en abusos y crueldad por parte de los españoles, muchos escapando a las garras de los conquistadores y que no fueron pocos, se fortificaron en el cerro del Mixtón. Los españoles los persiguieron y se hicieron la lucha mas dura.

El erudito Joaquín García Icazbalceta, en su Prólogo al Códice Franciscano, sostiene: “Cuando el Virrey Mendoza   fue en 1541 a la reducción de los indios del Mixtón, le acompaño Fr. Antonio de Segovia y junto con Fr. Miguel de Bolonia  logro que bajasen en paz los indios alzados”.

Es así que ante la carnicería de la primera batalla y el estado de ánimo en que se encontraba Don Antonio de Mendoza, se le presenta Fr. Antonio de Segovia, según este relato: “estando en eso, hablo el Padre Antonio de Segovia al Señor Virrey a favor de los indios: Ya ha corrido Señor, sus términos de justicia; bueno es que se dé lugar a la misericordia; yo me obligo a subir y me prometo con la gracia de Dios buen efecto bajando a esos pobres, reducidos. Sorprendiéndose el Virrey, pareciéndole no conveniente exponer la vida de un religioso a tan manifiesto peligro; mas, lleno de fervor dicho padre, con gracejos dijo: Yo seré fiador de mi vida; y el Padre Fr. Miguel de Bolonia también se ofreció a la empresa, y sin más que sus Cristos, breviarios, y bordones, subieron; y en día y medio bajaron 6000 indios con sus caciques; asentaron la paz y el perdón”.

Madre Santísima de Zapopan, estampería popular.

El Padre Francisco Frejes añade que Fr. Antonio de Segovia llevaba pendiente al cuello la imagencita de Nuestra Señora, ahora conocida con el nombre de Zapopan, y que de ella salían luces  que obligaban a los indios a rendirse, a darse la paz. El Padre Antonio Tello dice: “Antes de que se consiguiera esta victoria, se había valido el Virrey, viendo que no podía entrar en aquellos peñoles, del Padre Segovia, que los había adoctrinado y bautizado, el cual, con grandísimo animo procuro entrarse por sus casa, peñoles y serranías, como lo hizo y cuando los indios ensangrentaban sus flechas y saetas  en los cuerpos de los españoles, le recibieron sin hacerle molestia alguna; se le postraban humildes, y si no fuera por el, durara mucho tiempo mas el conseguirla, por que muchos, mediante los concejos  de este bendito padre, no quisieron ir a la guerra, y después de ganada la victoria, les reprendió el santo diciendo lo mal que habían hecho, prometiéndoles todo buen tratamiento  a todos aquellos que mansa y pacíficamente se volvieran a sus lugares y pueblos”.

Que el hecho fue extraordinario, inesperado, milagroso lo asegura un testigo presencial, por mas que no nos mencione al Padre Segovia, no estaba en su plan, Azcazintl: “Al octavo  (día del asedio) FUERON GANADOS Y DESTRUIDOS LOS ENEMIGOS; Y ESTO FUE TAN DE REPENTE, PORQUE  AUN NO HABIA DADO ORDEN EL SEÑOR VIRREY  DE CÓMO SE HABIA DAR LA BATALLA; Y ESTO SUCEDIÓ EL JUEVES, DÍA DE LA OCTAVA DE LA CONCEPCION (esto es, el 15 de diciembre), POR QUE SE ESTABA TRABAJANDO Y EDIFICANDO, Y NO ERAN MUCHOS LOS QUE PELEABAN , SI NO ALGUNOS DEL EJERCITO, POR QUE NO TODOS ESTABAN ARMADOS NI PREVENIDO PARA DAR LA BATALLA, Y LOS ESPAÑOLES ESTABAN TAMBIEN DESCUIDADOS CUANDO ESTO SUCEDIÓ, SERIA COMO HASTA HORA DE VISPERAS, Y TAN DE REPENTE, QUE FUE MILAGRO DE DIOS DE LA MANERA QUE SUCEDIÓ”.

Y  ante este acierto del testigo, fray Luis del Refugio dice: “Mas que todos los historiadores, relata el hecho sustancial, adjudicando al Venerable Segovia la victoria del Mixtón. A una sola circunstancia de interés, si se quiere particular, no estaban obligados. Nosotros  repetimos y concluimos con la respetable tradición: Fue allá con su Virgencita  colgada al pecho; esa Virgencita venció dulcemente a los indios con la luz de sus rayos. El Venerable Padre, de ahí para adelante, la llamó LA PACIFICADORA”.

Fray Antonio de Segovia. Fuente: Wikipedia.com

Después de este suceso los indígenas regresaron a sus pueblos y fundaron el poblado de Tzapopan, (la mayoría de los historiadores coinciden en que fue un repoblación y refundación de la mencionada aldea), cerca de la ciudad de Guadalajara con el objetivo que estuvieran vigilados por las autoridades españolas. A la comunidad  se le dio el titulo y nombre de: Pueblo de Ntra. Sra. de la Concepción de Tzapopan. Lo mas probable es que de haber acontecido la repuebla de Zapopan el mes de febrero de 1542 en adelante y hacia fines de ese año, acaso el 8 de diciembre, ya se tenia la Sagrada Imagen  donada por Fr. Antonio de Segovia, conocida primero, como Inmaculada Concepción, en seguida, como Nuestra Señora de la O; es decir de la  Expectación,  y finalmente como Nuestra Señora de Zapopan.

Taumaturga:
Desde su entronización en la pequeña ermita levantado por los naturales del Pueblo de Zapopan a María Santísima en esta sencilla imagen, Dios Nuestro Señor quiso manifestar gracias, favores  y hechos sobrenaturales para mayor honra y  devoción a la Madre de Cristo. Así que mediante un siglo perduraron ocultos estos hechos extraordinarios sin duda obra del cielo, hasta una minuciosa relación,  investigación y estudio  ordenado por el Señor Obispo de Guadalajara, Juan Ruiz Colmenero, da como resultado el ser declarada la sagrada Imagen  de Nuestra señora de Zapopan como Taumaturga. En la Relación antedicha se presentaron 18 milagros, que bien se podrían ser más, ya que en la mención de algunos de ellos se trata de varios en el mismo caso.  Los milagros van desde la curación de ceguera de nacimiento, felices partos,  hechos insólitos de la imagen frente a testigos como el que ella misma se librara del maltrato  ante la ruina de su capillita (este  podría considerarse el primero de los milagros presentados), resurrección de muertos, curación de tullidos, etc. De todos estos fenómenos el Sr. Obispo Colmenero demando una nueva investigación  sobre determinados casos,  a fin de que fueran estos hechos una verdadera prueba del poder de Dios sobre la mencionada Imagen, tomaron parte sobre estas investigaciones  el Colegio de Sto. Tomas donde posteriormente fue Universidad en la persona del padre José Justicia S.J, el Padre Manuel de Villabona, y el Bachiller Herrera este ultimo hizo la investigación final, el resultado de su trabajo, todo laudatorio, que fue definitivamente aprobado por el Ilmo. Prelado , que declaro la Imagen como Milagrosa, y cambio su festividad del 8 de diciembre al 18 del mismo, obligándose, como mayordomo, a su fiesta lo que cumplió  por espacio de 9 años.

En el documento donde por primera  vez se considera a la Santa Imagen como MILAGROSA, se compromete el Sr. Obispo, con su Cabildo, a jurar la gran creencia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, diciendo: “Que determinaban y determinaron  hacer publico y solemne juramento con la solemnidad de el, y en su virtud, por si y por todos sus sucesores para ahora y para siempre jamás, de tener, defender, enseñar, predicar y hacer cuanto fuera de su parte y obligación para todos los fieles, para que todos y cada uno, según sus estado y calidad, tengan, enseñen, defiendan y prediquen que la Bienaventurada Siempre Virgen María y Madre del Redentor y Salvador del mundo, en el primer instante de su Concepción, fue prevenida  con la divina gracia, para no contraer, como no contrajo manera alguna de pecado original… Ya para que esta acción religiosa tenga antes el merito de su efecto, my se ejecute sin perder tiempo, respecto de hallarse impedido el día 8 del mes venidero Diciembre de este presente año, consagrado a la común festividad….. Se haga dicho juramento el día de María Santísima de la Expectación, 18 de dicho mes y año, en la capilla de Nuestra Señora de Zapopan, a CUYA IMAGEN MILAGROSA ESTA DEDICADA LA FESTIVIDAD.

Fray Antonio de Segovia entrega la santa Imagen de la Virgen a los pobladores de Zapopan. Basilica de Zapopan.

Y porque en el referido documento se habla de “capilla”, no se crea que se trata de alguna dentro del templo, ni de la misma catedral –que nunca le ha habido con tal titulo-, si no de la humilde iglesia que por entonces se tenia en el pueblo de Zapopan y donde recibía honores y homenajes Nuestra Santísima Señora Inmaculada, desde entonces de la  Expectación o  de la  O, y llamada Pacificadora por Fr. Antonio de Segovia.

Patrocinio de María Santísima de Zapopan:
En el año de 1693 fue de grandes calamidades para Guadalajara al igual que todo el Reino de la Nueva Galicia (Jalisco), infestado de hambre y epidemia de viruela y sarampión, causando gran mortandad entre todos los habitantes. Por tanto su Ilustrísima el Señor Obispo de  Guadalajara Juan Sánchez de León Garabito, determino llevar la sagrada imagen Original de Nuestra Señora de la Expectación de su santuario de Zapopan a Guadalajara, para que su intercediera ante su Hijo y le quitase de la manos el azote de tan grave calamidad. La imagen fue llevada a la Catedral, celebrándose novenario de misas y otras devociones y se palpo como cesaba la epidemia. Se hizo ver que desde entonces creció mas y mas la devoción a Nuestra Señora de Zapopan; el mismo Prelado confesaba de si mismo: “No puedo dejar de advertir como de Nuestra Señora de Tzapopan estoy particularmente favorecido en nuestros lances apretados”.

En 1721 fue otra vez azotada la Nueva Galicia, y en especial la Ciudad de Guadalajara, por una peste mortal que diezmaba a los pueblos y los hogares, llegando a tocar al mismo señor obispo Don Manuel Mimbela y Morlans,  que se vio sumamente agobiado por la enfermedad: La ciudad hizo rogativas y procesiones de penitencia; pero hasta la Visita de la Santísima Virgen de Zapopan se vio socorrida y aliviada. Incluso la Sagrada Imagen fue llevada a los aposentos del Obispo enfermo , quien estaba inmóvil, y al contacto con los vestidos de la Imagen, abrió los ojos y conoció el origen de su reparo; hablo dando gracias a su bienhechora, recobro los sentidos y bien dispuesto, a los 4 días murió. Desde entonces ceso el toque de campanas que continuamente se oía en señal, para llevar el Viatico a los enfermos, el Oleo Santo para los de Extrema,  de agonías para unos, de dobles y señal de entierro para otros; ceso el comercio de los boticarios y el continuo andar de los médicos; de aquí nació el pretenderse rendirle a su bienhechora las gracias, y no siendo capaz ninguna Iglesia para abarcar el numero de concurso de agradecidos, se dispuso que alternativamente se llevase la milagrosa Imagen a todas la Iglesias.

La Virgen Pacificadora en el Cerro del Mixton. Foto de la Parroquia de Sta. Ma. Magdalena Apozol, Zacatecas.

En este mismo tiempo cundió en toda la ciudad un fuerte temor nacido de las grandes tempestades, en las que sobreabundaban los rayos que causaban espanto y terror. Por tanto el pueblo pidió que la Imagen de la Virgen Milagrosa,  se quedara en la ciudad  para que le liberara de tanta calamidad. Y mayor fervor se noto en el acudir a ella, y ella se manifestó más benigna, derramando sus favores sobre la consternada ciudad. Por este beneficio contra tempestades y rayos el Cabildo de Justicia y Regimiento de Guadalajara  acordó en junta celebrada el 24 de septiembre de 1734 pedir la autorización debida para jurar Patrona y Abogada de la ciudad contra tempestades, rayos y epidemias a la Virgen de Zapopan. La Aprobación por el Obispo de la Ciudad se verifico el 13 de octubre. Se confirmo este Patronato el 26 de Octubre de 1734, y se presto juramento el Cabildo de la Ciudad y de la Catedral días posteriores. El Juramento reza así: “JURAN EN TODA FORMA Y DERECHO A DICHA SOBERANA REINA Y EMPERATRIZ DE LOS CIELOS Y TIERRA MARIA SANTISIMA, CUYA MILAGROSISIMA IMAGEN CON TITULO DE LA EXPECTACION, O DE LA O, SE VENERA EN DICHO PUEBLO Y SANTUARIO (de Zapopan),  POR PROTECTORA DE RAYOS, TEMPESTADES Y EPIDEMIAS DE ESTA NOBILISIMA CIUDAD Y SUS MORADORES.” En el documento del Cabildo de Catedral  pide la aprobación por parte del Obispo de la Diócesis  la publicación de dicha Jura, y por tanto asigne también la Visita Anual que ha de hacer de su Santuario a la Ciudad la Soberana y Milagrosa Imagen. La Solemnidad del Patronato se efectuó el 14 de Noviembre de 1734.

El 26 de octubre de 1736 tomo las riendas de la Diócesis de Guadalajara el Nuevo Obispo Don Juan Leandro Gómez de Parada, quien determino el 25 de mayo de 1748, que la Santa Imagen de Nuestra Señora traída de su Santuario  el 12 de junio, se restituyera al mismo el día 1 de octubre.

Dn. Antonio de Mendoza, 1er. Virrey y Capitan General de la Nueva España. Museo del Virreinato, Tepozotlan, Edo. de Mexico.

Al establecerse el Colegio Apostólico  para la Propagación de la Fe, dándose posesión del lugar a los Misioneros Franciscanos, se les entrego también por el señor Obispo Juan Cruz Ruiz  de Cabañas, la Insigne imagen de Nuestra Señora (había sido recibida de manos franciscanas y ahora a ellas regresaba), en noviembre de 1819; presto el Guardián con su Comunidad, la tomo por Patrona y Prelada, dejando estatuido que la Ceremonia  de este reconocimiento se renovara cada año. Es por esto que la Venerable Imagen fue proclamada “Patrona  de la Provincia San Francisco y Santiago de Jalisco de la Orden de Frailes Menores”, en un rescripto de la Sagrada Congregación de Ritos el 7 de febrero de 1934 a petición del P. Comisario Provincial Fr. Antonio María Gómez.

Con motivo del IV centenario de la Fundación de Guadalajara, en la basílica de Zapopan, le es entregada a la Imagen de la Santísima Virgen las llaves de la ciudad  el día 1 de Marzo de 1942, en un solemne acto.

Últimamente y por razones de peso, por mandato de la Mitra en la persona del Sr. Cardenal  sale de visita por la parroquias tapatías en mayo, y saliendo del Templo de Sta. Teresa de Ávila a la Catedral regresara a su Santuario el 12 de Octubre, dándose origen a la Tradicional Romería de Zapopan, uno  de los actos de devoción y de piedad  mas concurridos en toda la Republica Mexicana.

Tacho

Bibliografía:
Enciclopedia de México, Tomo XIV. Director: José Rogelio Álvarez. Editorial: E de M. Ciudad de México, 2000.
Historia de la Basílica de Zapopan, Iglesias y edificios antiguos de Guadalajara. Vol. V de Cursos de Información sobre Guadalajara. Fray Ignacio Ramírez Acevedo. Noviembre de 1979.
Breve Historia de Nuestra Señora de Zapopan. Fray Ángel S. Ochoa V. O.F. M. Provincia de san Francisco y Santiago de Jalisco. Zapopan,  1961.

Fuentes Orales:
– Antonio Martínez Verduzco, Miembro de la Guardia de Honor de Ntra. Sra. de Zapopan, Guadalajara Jalisco.
– Lucas Macías Reyes, Miembro de la Guardia de Honor de Ntra. Sra. de Zapopan, Guadalajara Jalisco.
– Jesús Emanuel Gerardo Coss Saldaña, diseñador y restaurador de Arte Sacro, Guadalajara, Jalisco.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan (II)

  1. Gracias Tacho! muy interesante este asunto de Nuestra Señora la pacificadora, en el buen sentido del término. Mas allá del asunto este de la mala guerra de los españoles contra los nativos y de su deseo de reducirlos, además del anhelo legítimo de los nativos, me gusta esta idea de ver a la Madre de Dios como símbolo de paz, y no como estandarte de guerra, como habíamos visto en otros artículos anteriores…

  2. Habra un articulo más sobre la Virgen de Zapopán? te pregunto por que me quede con una duda, porque a la Virgen se le celebra actualmente el 12 de octubre, siendo que la expectación de María es el 18 de diciembre, si ya se que dices que ese día vuelve a su santuario, pero por algo es en ese día, no?, muy bonita esta imagen de fray Antonio de Segovia del principio, se encuentra en la basilica de Zapopán??

    • pues se ha cambiado mucho la fechas de regreso a su santuario y es que el 12 de octubre cae prescisamente festividad de ntra señora del pilar pero no por tener un significado especial. Al crecer la ciudad hubo un incremento de parroquias y templos que han querido la visita de su santa patrona es por tanto que se ha ampliado el tiempo y las fechas de su regreso a Su Santuario

  3. Tacho,
    Muchisimas gracias por este segundo artícuo sobre la historia y devoción a Nuestra Señora de la Expectación.
    Yo se que en la para mi mal llamada “conquista de América” los conquistadores cometieron demasiadas tropelías y lógicamente los conquistados se defendían como podían estando casi siempre en inferioridad de condiciones; que Nuestra Señora actuara como árbitro pacificador (o por lo menos que así se entendiera), nos confirma que la conquista religiosa debió ser menos cruenta que la conquista civil, independientemente de que la Cruz fuera impuesta muchas veces por la espada.
    Los franciscanos han jugado siempre un papel pacificador en todos los pueblos y en todas las épocas y me ha agradado sobremanera que te hayas referido a ellos llamándolos hijos de Nuestro Padre San Francisco. Ya he dicho en alguna otra ocasión que si por un santo siento algo especial, es por él.
    Gracias de nuevo, Tacho

  4. Gracias, Tacho, por este segundo artículo sobre esta bonita Virgen. Como decía anteriormente, no soy nada partidaria de que se vistan y se arreglen con postizos las imágenes de bulto, porque tapan la figura original; pero en este caso, al ser ella tan tosca y simple, casi que la embellecen todos esos adornos. Como siempre, el detalle del Niño-embrión sobre la zona de su vientre es lo más encantador que le encuentro.

    Y sobre los atributos de Pacificadora y todo eso, aunque mis compañeros ya han opinado sobre ello y en general tienen una visión positiva, a mí eso de instrumentalizar a la Virgen para justificar conquistas y conflictos y pacificaciones de los mismos -que siempre implican la derrota de alguien, pues “pacificar” es un eufemismo de aplastar, barrer, concluir- siempre me parecerá una aberración. La Virgen es la Señora de la PAZ, no de la pacificación. Creo que se ha interpretado mal este término, con todo respeto para vosotros, vuestra historia y vuestro folclore mariano popular.

    • Bueno, te doy la razón, querida Ana, en lo del término “pacificadora”… y de hecho, en mi comentario no lo usé, además que, por lo que he visto en los artículos, parece que no es precisamente su nombre más común: así la llamarían los invasores pues en esto vieron un ayuda divina “a su favor”, pero yo lo veo más como un deseo de Dios nuestro Padre de evitar más derramamiento de sangre en su querido pueblo… Sinceramente, me gusta más el título “De la Expectación” pues tiene una cierta connotación de esperanza…

      • De nada, Tacho, es que como historiadora estoy acostumbrada a usar el término pacificación en su significado exacto, que no tiene nada que ver con la esencia de su raíz, “paz”. La pacificación es la paz impuesta con las armas.
        Cuando los romanos pacificaban una provincia, no nos estamos refiriendo a que llegaban tranquilamente, invitaban a tomar vino a sus habitantes y todos amigos, ¿a que no? Pues ése es el significado auténtico de “pacificación”.

  5. Vaya que buen articulo, vi la parte anterior y me quede facinada. Sigo muy de cerca este blog soy de Monterrey, Mexico. Por cierto espero ver mas articulos de este chico me parece muy culto y sabe muy bien de lo que habla… felicidades al equipo del Consulta al Santoral por tener un exelente elemento. Dios los Bendiga.

  6. Tacho excelnete tu segunda parte dedicado a Nuestra Señora de la Expectacion.
    Concuerdo con Antonio sobre la gran labor que realizaron los Hermanos Franciscanos por aquellas tierras,su unica mision,aparte de revelarles a los indigenas a Nuestro Señor Jesucristo y La Virgen Maria fue ayudar a aquellas gentes en todo lo que pudieron y mas.
    Verdaderos hijos de San Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*