San Bartolomé, apóstol mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo, obra del pintor barroco español José de Ribera, s. XVII.

Como Bartolomé aparece en el listado de apóstoles de los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, así como en los Hechos de los Apóstoles, siempre asociado al apóstol Felipe. Lo mismo hace San Juan en su evangelio, pero lo llama Natanael. Con toda probabilidad se llamaba Natanael Bar-Tolomai o sea, Natanael hijo de Tolomeo, al igual que Pedro, antes de llamarse así, se llamaba Simón Bar-Jona (Simón, hijo de Jonás). Desde el punto de vista etimológico, Natanael significa “regalo de Dios”.

Nació en Caná de Galilea y en el evangelio de San Juan se narra su entrada en el Colegio Apostólico:”Jesús encontró a Felipe y le dijo: Sígueme. Felipe fue a buscar a su amigo Natanael (Bartolomé) y le dijo: Hemos encontrado a Aquel que anunciaron Moisés y los profetas; es Jesús, hijo de José de Nazareth. Natanael, que era de Caná, próximo a Nazareth le respondió: ¿De Nazareth puede salir algo bueno? Felipe le dijo: Ven y verás. Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tienen a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le preguntó: ¿Desde cuándo me conoces? Le respondió Jesús: Antes de que Felipe te llamara, cuando tú estabas debajo del árbol, yo te vi. Le respondió Natanael: Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Jesús le contestó: Por haber dicho que te vi debajo del árbol, ¿crees? Te aseguro que verás a los ángeles del cielo bajar y subir alrededor del Hijo del Hombre” (Io. 1, 41-46).

¿Qué estaría pensando Natanael debajo del árbol? ¿En qué estaría meditando que cuando se lo recordó Jesús, creyó? ¿Estaría pensando en su destino? Jesús lo halagó diciéndole:”He aquí un verdadero israelita” y él siguió a Jesús aunque, como los demás, lo abandonó durante la Pasión. Estaba presente en Pentecostés.

San Eusebio de Cesarea en su “Historia eclesiástica” dice: “Partenio, alrededor del año 200 encontró en la India el Evangelio de Mateo, en arameo, que había dejado Bartolomé a una comunidad cristiana”. San Jerónimo en su obra “De viris ilustribus” dice que “San Partenio fue enviado por Demetrio, obispo de Alejandría y que trajo el evangelio a Alejandría”. Pero hay que tener en cuenta que en aquellos tiempos, por India se podía entender Arabia (Rufino) ó Etiopía (Sócrates). India era todo aquello que estaba lejos. Otras tradiciones dicen que acompañó a San Andrés por los países ribereños del Mar Negro. Y hay una tradición armenia de Moisés de Corena que dice que “primero fue con Tomás a la India, luego marchó a Botra y finalmente estuvo en Armenia donde se encontró con Judas Tadeo”. Existe otra que dice que fue a Egipto y que allí lo reconocieron como un compatriota, descendiente de la familia real de los Tolomeos. Esta opinión se difundió muchísimo durante la EdadMedia.Recordar que Santa Teresa, en su libro “Camino de perfección” dice que Bartolomé “era hijo de rey”. Los sirios dicen que predicó en Siria y el relato de las “Actas de Felipe” dice que “acompañó a Felipe en la evangelización de la ciudad frigia de Hierápolis, que llegó a la Corte de Polimio, al Ponto y a Cilicia”.

Martirio del Santo. Óleo de Valentin de Boulogne.

Murió mártir. Convertido Polimio, rey del Bósforo, su hermano Astiage, que era pagano, lo martirizó. Según la tradición bizantina fue despellejado vivo y finalmente crucificado y según Rábano Mauro, Adón, Usuardo y otros, fue apaleado y degollado. ¿Dónde? En Albanópolis, la actual Ervantashat, en Armenia.

Sus reliquias fueron llevadas por el obispo Maruta, en el año 410, a Miyafarkun. En el año 507, el emperador Anastasio I las trasladó a Daras, en Mesopotamia. En el año 580 estaban en la isla de Lipari (Sicilia) y, para protegerla de los sarracenos, fueron llevadas en el año 808 a Benevento en la Campania italiana. Finalmente, en el año 983, el emperador Otón III las trasladó a Roma. Desde Roma se repartieron reliquias a Francfort (donde se dice que está su supuesto cráneo), a Canterbury (un brazo) y a otros muchos lugares.

En Occidente, desde el siglo IX, su fiesta se celebra el día 24 de agosto. Los visigodos lo festejaban el día 11 de junio, al igual que lo hacen los bizantinos. Los armenios lo celebran el 8 de diciembre y el 25 de febrero y los coptos y etíopes, el 18 de junio y el 20 de noviembre.

Es el santo patrono de todos los oficios relacionados con la piel y el cuero y se le invoca contra las enfermedades nerviosas en general y contra las convulsiones y espasmos, en particular. Normalmente se le representa con un cuchillo con el que, según la tradición, fue desollado vivo y con su piel bajo el brazo. Los pintores españoles normalmente lo pintan con un demonio a sus pies.

Sepulcro del Santo en Roma.

Su representación más antigua es del siglo VIII y se trata de unos frescos pintados en las paredes de la iglesia romana de Santa Maria Antica. En Martorana (Palermo) existe un mosaico del siglo XII y en la Pinacoteca de Siena, una tabla de Duccio del año 1320. Tiene vidrieras dedicadas en las catedrales de Amiens, Chartres, Reims, Colonia, etc. y existe una escultura excepcional representando su martirio, en la catedral de Logroño, fechada en el siglo XIII.

Hay un evangelio apócrifo llamado “Evangelio de San Bartolomé”, escrito en griego en el siglo IV, posiblemente en Egipto. Recientemente se ha reconstruido a partir de fragmentos dispersos.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es