Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo del Santo, obra de Domenikos Theotokopoulos ("El Greco"). Colección particular.

Es uno de los santos más famosos del siglo XII, fundador de la Orden de los Frailes Predicadores (Dominicos) y amigo de otro gran santo: San Francisco de Asís. Nació en Caleruela (Burgos) a finales del año 1171, siendo sus padres el Venerable Félix de Guzmán y la Beata Juana de Aza, señora de Caleruela. Su padre era un noble cercano al rey a quien acompañaba en las guerras contra los musulmanes para echarlos de la Península Ibérica. La madre era una mujer muy caritativa y piadosa; fue quien educó a Domingo y a sus hermanos, el Beato Manés y el Venerable Antonio.

Con seis años de edad se hizo cargo de él un tío suyo, arcipreste, quien le enseñó literatura y letras y con catorce años fue enviado al Estudio General de Palencia a fin de estudiar humanidades y teología. Se dedicó enteramente a estudiar las Escrituras y los escritos de los Santos Padres de la Iglesia. Vivía solo, con unos pocos muebles y con sus libros. Suprimió el vino en las comidas y dedicaba parte de la noche a la oración y al estudio. Tal era su fama de austeridad entre sus conciudadanos que le decían que parecía más un viejo que un joven de veinte años.

Como consecuencia de las guerras de la época sobrevino una gran hambruna sobre Palencia y sus alrededores. Él no comprendía cómo personalmente no le faltaba de nada mientras que el pueblo moría literalmente de hambre y por eso, convirtió su casa en un lugar donde repartía entre los demás todo lo que poseía, llegando incluso a repartir su ajuar y sus muebles. Continuamente recordaba el mandamiento de “Amaos los unos a los otros” y se dedicaba a estudiar y a decir que sus estudios eran su único tesoro: sus estudios y sus libros.

Un día llegó a su casa una mujer llorando y diciendo: “Mi hermano ha caído prisionero de los moros”. Como a Domingo no le quedaba nada para darle, decidió venderse como esclavo para rescatar al hermano de aquella mujer. Este acto corrió como la pólvora por Palencia y entre los estudiantes y profesores se produjo un movimiento de simpatía y caridad que hizo innecesario vender los libros ni “vender su persona”. De las arcas de la gente rica salió dinero suficiente. De esto, corrió la voz por todo el Reino de Castilla y el obispo de Osma, Don Martín Bazán, le ofreció a Domingo una canonjía de su catedral. Domingo sólo tenía veinticuatro años de edad, aceptó la canonjía y posteriormente fue ordenado sacerdote.

Al frente del Cabildo Catedralicio estaba Don Diego de Acevedo, hombre de profunda piedad que sucedió al obispo Don Martín cuando este murió en el año 1201. Entonces, eligieron a Domingo como director del culto en la catedral y como subprior. Estos dos cargos le obligaron a estimularse aun más para ser modelo de perfección ante todos los feligreses. Tenía a su cargo la enseñanza de la religión, la predicación en la catedral y en otras iglesias de la diócesis, bautizar, confesar… amén de la vida de todo canónigo, especialmente el culto y el canto diario del Oficio Divino en el coro.

Santo Domingo y los albigenses. Tabla gótica de Pedro Berruguete. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

En el año 1203, el rey Alfonso VIII encargó al obispo Don Diego de Acevedo (que está declarado Venerable), dirigirse a Dinamarca para solicitar la mano de una noble dama para su hijo Fernando que tenía trece años de edad. El obispo aceptó y se llevó a Domingo como compañero espiritual de viaje.  Así, pasando por Zaragoza llegaron a Toulouse, en Francia y en ese viaje comprueban que tanto Francia como en Flandes, Renania, Inglaterra y Lombardía estaban inmersas en profundas discusiones heréticas: cátaros, valdenses y otros herejes procedentes del maniqueísmo oriental lo invadían todo e incluso tenían obispos propios. Negaban los dogmas defendidos por Roma, la unicidad de la Redención, los sacramentos e incluso llegaron a celebrar un concilio presidido por un obispo de nombre Nicetas, que se autodenominaba papa y que procedía de Constantinopla. Las autoridades civiles los toleraban: vestían de negro, practicaban continencia absoluta y no comían carne. Tenían una actitud pesimista frente a la vida por lo cual sólo pensaban en mortificarse y en ser austeros.

San Bernardo de Claraval había luchado contra ellos, pero sin apenas resultados. Domingo, al encontrarlos, se dedicó a rebatir sus teorías pero continuaron su viaje a Dinamarca para cumplir su misión, aunque el matrimonio concertado por poderes nunca llegó a consumarse. De vueltas, en la Provenza francesa, al comprobar el avance de la herejía, decidieron quedarse allí; la lucha entre herejes y católicos no tenía fin, pero con ventajas para los primeros, que tenían multitud de predicadores, mientras que entre los católicos sólo podían predicar los obispos o algunos delegados suyos.

Los herejes, que no tenían dogmas, alardeaban de practicar a la perfección la moral evangélica y acusaban a la Iglesia de Roma de no practicar nada de lo que enseñaba y en parte, llevaban razón. En el seno de la Iglesia, desde hacía más de un siglo, se intentaba reformar a los cabildos de las catedrales y nacían nuevas órdenes religiosas con la intención de volver a los orígenes de la Iglesia, pero este objetivo no se conseguía. Además, estas comunidades religiosas nuevas vivían en monasterios, separadas del pueblo, mientras que los que defendían las doctrinas heréticas estaban íntimamente mezclados con la población.

Diego de Acevedo y Domingo se dieron perfecta cuenta de esta situación y advirtieron al Papa que o se volvía a la verdadera vida evangélica o la batalla estaba perdida de antemano: había que predicar y vivir como habían predicado y vivido los apóstoles. En la primavera del año 1207, el obispo de Osma y Domingo se reunieron en Montpellier con algunos legados cistercienses enviados por el Papa. El obispo de Osma renunció a todo su boato episcopal y junto con Domingo, decidieron vivir una vida estrictamente apostólica, renunciando a todas las comodidades y viviendo de limosnas, no teniendo casa donde descansar ni más ropa que la puesta. Domingo empezó a llamarse Fray Domingo.

Santo Domingo resucita a un joven. Tabla gótica de Pedro Berruguete. Museo Nacional del Prado, Madrid (España).

Así fue cambiando poco a poco la situación: los legados papales empezaron a cambiar de vida y a convertir realmente al pueblo llano. Domingo se quedó en Prulla, junto a una ermita de la Virgen, aunque era predicador pontificio y delegado papal. Junto a Domingo se fueron reuniendo algunos predicadores dispuestos a recorrer pueblos y ciudades para predicar el evangelio. Fundó diversos centros de apostolado en todo el sur de Francia y así, nació la Orden de Predicadores, los Dominicos.

Pero reconociendo que para combatir la herejía había que tener una buena base teológica, buscó un buen doctor en teología que diera clases diarias a sus frailes. Más tarde, uno de los miembros de la Orden sería una de las lumbreras más importantes de la Iglesia Universal: Santo Tomás de Aquino, al que dedicamos en su día tres artículos. También se empezaron a unir a Domingo algunas damas deseosas de vivir en comunidad las virtudes evangélicas. En Fangeaux, se dice que en una noche de oración se le apareció la Virgen que le reveló el rezo del rosario. Él nunca lo afirmó, pero la tradición y multitud de documentos pontificios así lo acreditan.

Desde 1214 y siempre acompañado, se dedica casi en exclusiva a la predicación y al apostolado; solía llevar un bastón y un repliegue en el cinturón con el evangelio de San Mateo y las epístolas de San Pablo, además de una navajita sin punta para partir el pan. Caminaba descalzo y frecuentemente, bajo la túnica llevaba cilicios ceñidos a la cintura y a las piernas, dormía en el suelo aunque se hospedase en un convento y comía poquísimo. Lo amenazaron en diversas ocasiones pero jamás tuvo miedo a estas amenazas; incluso le prepararon emboscadas para matarlo, pero no lo consiguieron.

El obispo de Osma se volvió a su sede, el principal legado del Papa fue asesinado por el conde de Toulouse, que fue excomulgado y se inició una sangrienta lucha entre sus partidarios y los partidarios del Papa. Domingo no estaba de acuerdo: para predicar el evangelio no había que empuñar las armas. En el año 1212 quisieron nombrarle obispo de Conminges, cerca de Toulouse, pero él rehusó humildemente alegando no abandonar a sus comunidades. En 1213 predicó la Cuaresma en Carcassonne y en el 1215 quisieron nombrarle de nuevo obispo, pero él volvió a resistirse.

En el mes de noviembre del año 1215 se celebró en Roma el IV Concilio de Letrán, el concilio más importante de la Edad Media. En el canon tercero de dicho concilio se prohibió la fundación de nuevas órdenes religiosas y entonces, ¿qué pasaría con la recién nacida, pero no definitivamente aprobada, Orden de los Frailes Predicadores? El Papa suavizó este canon declarando que admitiría fundaciones con tal de que se inspirasen en las antiguas reglas monásticas y se adaptasen a los tiempos. Así, Inocencio III dijo a Domingo que cuantas constituciones adicionales le propusiese, él se las confirmaría. Pero meses más tarde murió el Papa y fue elegido Papa Honorio III; Domingo redactó unas nuevas Constituciones el día de Pentecostés del año 1216, pero el Papa se resistía a prescindir del canon tercero del concilio para aprobar la nueva Orden. Pero como al mismo tiempo, Honorio III quería y veneraba a Domingo y cuanto más lo trataba más crecía su estima por él y por su Orden, la aprobó definitivamente mediante una Bula el día 21 de enero de 1217.

Sepulcro del Santo en Bologna (Italia).

Confirmada la Orden, Domingo volvió a Francia y el 15 de agosto de 1217 se reunió con sus frailes en Toulouse; envió siete discípulos a París entre ellos a su propio hermano y también envió frailes a España y a otros lugares de Francia y universidades europeas. En el año 1219 visitó a la comunidad de París que ya tenía treinta miembros y como en la ciudad de Bologna (Bolonia) ocurrió algo parecido, tanto el convento de París como el de Bologna comenzaron a funcionar como Colegios Mayores donde se enseñaba teología y que en la práctica eran como una sección de sus respectivas Universidades.

En 1220, como los cátaros y los albigenses se habían extendido por el norte de Italia, el Papa Honorio III organizó una gran Misión encomendando su dirección a Domingo. Bajo él puso a los dominicos, cistercienses, benedictinos y agustinos. Él trabajó infatigablemente, sin descanso y enfermó. El 28 de julio, por la noche, llegó al convento de Bologna casi moribundo y aun así, pasó toda la noche en la iglesia en oración. El día 1 de agosto no pudo levantarse y por primera vez en su vida aceptó un colchón de lana en su celda. El 6 de agosto llamó a toda la comunidad para hablarles de las virtudes evangélicas, hacer confesión general ante doce sacerdotes y les comunicó que quería ser sepultado allí mismo. Consoló a los hermanos que lloraban por él y pidió al cielo por todos ellos, les rogó que rezaran las preces por los agonizantes y al escuchar la oración “Venid en su ayuda santos de Dios, levantad su alma y presentarla ante el Altísimo”, expiró. Era el día 6 de agosto del año 1221 y aun no había cumplido los cincuenta años. Sus funerales fueron oficiados por quien posteriormente fue elegido Papa (Gregorio IX), quién lo canonizó trece años después de su muerte, o sea, en 1234.

Una de las monjas admitidas por él en el convento de San Sixto de Roma, hizo de él la siguiente descripción, confirmada por el informe técnico que sobre su esqueleto se hizo en el año 1945. Decía la monja: “Era de estatura media, cuerpo delgado, rostro hermoso y ligeramente sonrosado, cabellos y barba tirando a rubios y de ojos bellísimos. De su frente y cejas irradiaba una especie de claridad que atraía el respeto y la simpatía de todos. Se le veía siempre sonriente y alegre a no ser cuando alguna aflicción del prójimo le impresionaba. Tenía las manos largas y bellas y una voz grave, bella y sonora. No estuvo nunca calvo, sino que tenía su corona de pelo bien completa, entreverada con algunas canas”.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

37 pensamientos en “Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores

  1. Gracias, Antonio, por presentarnos a este gran santo. Como sé que las practicas ascéticas que realizaba Domingo (y muchísimos otros) seguro que generarán su debida reacción moderna, solo quiero pedir que nos pongamos en el contexto de la época, cuándo se consideraba que la manera más adecuada de dominarse a sí mismo era la de autoinflingirse dolor, además que estaba latente el deseo de compartir los sufrimientos de Cristo, y también el deseo de compartir la suerte de los más desfavorecidos, aunque éste último hoy tiene una tremenda actualidad.

    También muy interesante saber aquello de su aprobación a pesar de la expresa prohibición del Concilio. De todos modos, estas ordenes mendicantes en sus orígenes no eran más que “comunidades monásticas” con fines apostólicas, o “monjes parlantes”, que en nada diferian de otras congregaciones monásticas que surgieron un siglo antes pero que, debido a las más variadas circunstancias, entre ellas la imconprensión de sus camaradas más “convetuales”, desaparecieron.

    Por otro lado, Antonio, te pongo de sobreaviso de un pequeño error en el párrafo noveno donde dices que: “en la primavera del año 2007, el obispo de Osma y Domingo se reunieron en Montpellier…”. ¡Ojalá hubiese sido cierto que este evento tuviera datación tan reciente!

    • Gracias Dairon,
      Ja, ja… ¡2007! pero si ese año fué anteayer? Verás que está corregido; muchas gracias.
      El tema de las mortificaciones corporales, como tu bien sabes, se siguen practicando en muchos monasterios y conventos de estricta observancia. Yo recuerdo haber visto los cilicios en los muslos y los latigazos en las espaldas los viernes de Cuaresma. Casos de esos te podría contar muchos, pero seguro que tu los conoces al igual que yo. De todos modos es una verdad como un templo lo que tu dices: hay que ponerse en su época y en aquella mentalidad.

  2. Sin entrar en el tema de si la auto aplicación de dolor físico puede ser una forma de vivir más fielmente la fe , como aún sostienen de forma ferviente muchas comunidades religiosas, la figura de Santo Domingo se convierte en capital en la historia de la iglesia bajomedieval. Su influjo forjó caracteres valencianso perdurables como el de San Vicente Ferrer o el Beato Gaspar de Bono y su influjo arquitectónico nos dejó el magnífico Convento de Santo Domingo de Valencia. Además recomiendo una visita a una “ermita menor” como es la de la localidad castellonense de Vallibona en la comarca de Els Ports… una preciosidad… Gracias Antonio por este magnífico artículo.

  3. Estimado Antonio, don Domingo de Guzmán y su santa familia como la de don Francisco de Asís, son mis dos pilares de fe que siempre me han sostenido, recientemente he tenido la oportunidad de celebrar la fiesta de Santo Domingo en Pichucalco, Chiapas donde es patrón (es diocesana la parroquia, no dominica). Pero hay algo curioso, eh visto y lo he constatado que en algunas iglesias (lugares) celebran al santo el día 4 como en Pichucalco, el día 8 en Santo Domingo (Rep. Dominicana), si veo que su fiesta es el 6 de agosto, a que se deben los cambios?

    Igual me parece interesante conocer los detalles de las herejías y los herejes del siglo XII y XIII, algunas vidas de Sto. Domingo no menciona mas que quienes eran pero no detallan sus usos y costumbres.

    El Beato Jordán de Sajonia es el primer cronista de la orden que escribe un libro llamado Orígenes de la orden de predicadores, pero es una biografía o vida sucinta de Domingo, hechos y milagros, los cuenta la por mayor. Desde antes de nacer, hasta su muerte, virtudes y ejemplaridad.

    Además es interesante el contexto por el cual se desarrolla la orden, las aprobaciones papales, inclusive el famoso sueño del papa, donde la iglesia se está ladeando y los pilares que la reacomodan son sin lugar a dudas Domingo y Francisco. Con respecto a la tradicional aparición fijate que estaba leyendo unas cartas pastorales de Fray Tomás Casillas, OP que fue 3er Obispo de Chiapas y anotaba más de 50 sucedidos por intercesión del rosario, entre ellos narra que fue en Pouille, Francia donde aconteció el fenómeno de la aparición de la Virgen y tu mencionas en Fangeaux que jamás he oido por estos lugares.

    Saludos, nuevamente gracias…

    • El por qué a algunos santos se le celebran en distintas fechas según la localidad, la única explicación que se me ocurre es que debe ser por cuestiones muy locales. Con respecto a Santo Domingo, él murió el día 6 y se le festeja el 8; encuentro explicación a esas dos fechas, pero a la del día 4….., no.
      De las herejías medievales, ¿qué decir después de lo dicho? Que a los cristianos muchisimas veces habría que aplicarnos el dicho aquel de que “cuando el demonio no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas”. Es verdad que “los ejemplos de la jerarquia” (malos, por supuesto) ha justificado determinadas posturas de rechazo a lo largo de los siglos (también ahora), pero de ahí a convertir estas cuestiones en cuestiones de fe…..
      Y en lo referente a lo de la aparición de la Virgen “promocionando” el rezo del rosario, tu sabes que yo soy más bien excéptico con estas cosas, pero es verdad que las fuentes que yo tengo, dicen Fangeaux

  4. Personalmente, ni Santo Domingo ni en general los dominicos son santos de mi devoción… por eso de que muchos desempeñaron papeles de inquisidores y realizaban duras predicaciones… nada más hay que ver la bellísima tabla de Berruguete donde está quemando libros… para tirarse las manos a la cabeza, claro que desde la idiosincrasia de la época, es comprensible, aunque nunca justificable.

    De todos modos te agradezco el artículo porque así le conocemos mejor y por cierto, aunque ya no, yo antes tenía tendencia a confundir a este Santo con Santo Domingo de la Calzada, Santo Domingo de Silos… vaya líos que me hacía yo! :S

    • ¡Pues como empiece yo a enumerarte otros Domingos, te menciono uno por cada domingo del año, ja, ja.
      Es verdad que la Orden de Predicadores estuvo muy unida a esas posiciones intransigentes de la Edad Media y a la Inquisición, pero bien es verdad que, sin justificar en absoluto a la Inquisición, hubo inquisidores e inquisidores; algunos, auténticos canallas por muy de frailes que fueran vestidos y otros, hombres buenos que intentaron por todos los medios ser siempre justos.
      De todos modos, a mí, Santo Domingo “siempre me ha caido bien” por aquello de que era amigo de mi santo preferido: San Francisco de Asís. Bien es verdad que ambos fueron dos pilares importantes de la Iglesia en el siglo XIII.

      • No te digo que no, querido Antonio, en efecto; no podemos meter a todas las personas en el mismo saco y es verdad que habría inquisidores auténticamente “cabronazos” y otros que intentarían ser lo más “justos” posible teniendo en cuenta el radicalismo de la época; pero aún así, la Inquisición es una institución siniestra que cometió todo tipo de abusos, es por eso que los dominicos tienen esa aura oscura para mí…

        • Respeto tu opinión. Pero yo que estuve en dicha Orden tan hermosa y oscura a la vez te puedo decir que YO TAMPOCO LE FUI DEVOTO A SANTO DOMINGO y que me tocaba trabajo encomendarme a el. Pero el tema de la Inquisición ni lo conoció el porque cuando murió aun no existía la Inquisición. Además ¿Qué ordenes religiosas no se desviaron de su Raíces Originales? o el famoso dicho “Aun no moría San Francisco y ya era un (DESMADRE) como decimos en México la OFM. O como diría el anterior Maestro de la OP Fr Carlos OP cuando estuvo frente al Santo Padre Benedicto XVI al responderle a este su pregunta de ¿Como está la OP hoy en día? a lo que contestó el Maestro de la Orden “Andamos mucho mejor de lo que se imagina y PEOR de lo que deberíamos de ser” o estar mas o menos expresó esto.

          • No me parece mal tu razonamiento, de todos modos no le estoy colgando a Santo Domingo el “sambenito” de la Inquisición, hablo en general de la participación de los dominicos en la misma.

          • También hubo uno que otro Jesuita y al igual Franciscanos en la Inquisición ESO TE LO RECUERDO.

  5. Sólo quería recordar que el primer mártir de los dominicos es san Pedro de Verona, martirizado por albigenses (creo que fueron dos y al menos uno de ellos, estoy seguro, se arrepintió tanto de lo que había hecho que entró en dominicos y murió con fama de santidad incluso) el cual era inquisidor. Si se hubiera seguido el ejemplo de éste santo, que utilizaba métodos estrictamente cristianos como era la predicación, el ejemplo personal y la oración, la Inquisición sería bendecida y no causa de tantos recelos contra la Iglesia.
    Y es curioso, a mi me gusta los dominicos por el tema inquisitorial, no por su participación sino por ser señal de su gran fidelidad a la doctrina católica (como demuestra el grandísimo hijo de santo Domingo llamado Tomás de Aquino).

    • Según yo tengo entendido, Xristoforos, a San Pedro de Verona lo asesinaron con tanta crueldad debido a que fue un inquisidor “muy duro” con sus víctimas, o así lo leí yo hace un tiempo.

      De todos modos, voy a lo siguiente: por desgracia, la Inquisición no usó los métodos benignos supuestamente atribuidos a este Santo que mencionas… usó la tortura, la delación, el falso testimonio y la recompensa monetaria al delator, así como la incautación de los bienes de la víctima. Y ésa es la fama que tiene: la que se ha labrado.

    • No era muy duro en absoluto. En su vida jamás encedió una hoguera ni usó la tortura, predicaba y arrastraba al pueblo a la conversión porque tampoco dudaba en criticar a los malos católicos. Fuen un gran santo y tan querido que en menos de un año fue canonizado.

      Y a la Inquisición hay que enjuiciarla en su época, época en la que, al recuperarse el derecho romano, se consideraba lícito el uso de la tortura para obtener la confesión definitiva cuando había bastantes certezas de que el acusado escondía la verdad (aunque no fue en absoluto tan usado en la Inquisición como en la justicia ordinaria y gracias a Dios no exista…). Y a los demás, se tratan de abusos presentes en toda institución judicial de cualquier tipo.

      • Nadie ha dicho de enjuiciar a la Inquisición fuera de su época. Para que lo sepas, estaba muy mal vista incluso en sus tiempos, la tortura estaba socialmente muy reprobada y no en vano hubo fortísimas protestas contra los abusos de la Inquisición en su época, por ejemplo, en el reino de Aragón. Es decir, que sí que la estoy enjuiciando desde su época.

        Y además, también en ese momento cualquiera era lo bastante inteligente para saber que una confesión arrancada mediante la tortura era una confesión nula, pues no en vano se mentía con tal de evitar la tortura, cosa que bien sabían los inquisidores. La documentación de la época ha probado que no eran tontos y que cualquiera sabía que la aplicación de la tortura respondía al interés de obtener “cierta” confesión concreta, y no necesariamente la verdad.

        • Hoy, al menos yo, considero que la Inquisición fue una organización criminal, pero hay constancias de que en su época, diferentes santos de la Iglesia también la consederaron así. No tiene justificación te pongas en la época que te pongas, porque jamás ninguna actuación eclesiástica estuvo tan en contra del amor predicado por Cristo en los Evangelios. Que aun así, dentro de aquella “mafia criminal” estuvieran personas de buena fe, que creían prestaban un servicio a la Iglesia y que intentaron ser justas en sus actuaciones, seguro que si y ese fue el caso de San Pedro de Verona, pero yo solo digo una cosa: que yo recuerde, todos los santos y beatos inquisidores fueron mártires. ¿Por qué los matarían? ¿Solo por odio a la fé o también por odio a esa perniciosa institución?

  6. Excelente articulo como siempre Antonio, una vida apasionante la de Santo Domingo y metiendo un poco mi cuchara respecto a los diversos días que se celebra al santo, tu me corregiras de ser diferente, pero lei en una ocasión que se le celebra el 4 de agosto por haber sido el día de su canonización, en algunos lugares le celebran el 6 por sr el día de su fallecimiento como ya dijiste en otros también el 7 por ser el día en que lo enterraron y que antiguamente pensaban que el alma entraba al cielo hasta que eras enterrado y en otros tambien el 8 por ser el dia oficial de su fiesta liturgica, pueblo como ya mencionaba Marcelino, como Pichucalco muchas veces le celebran del 4-8 de agosto debido a todo esto que ya mencione. Yo al contrario de Ana si me parece u gra santo Domingo al fin y al cabo no tiene la culpa de lo que hicieran después los frailes en la inquisición, al menos no directamente pero ya esto es harina de otro costal, el mundo le debe mucho a la orden dominica, en México sobre sale especialmente fray Bartolome de las Casas el defensor de los indios, fray Pedro Lorenzo de la Nada quien fundaria muchos pueblos y los evangelizaria en los estados de Tabasco y Chiapas, también un heroe de la independencia de México fue fraile dominico, fray Servando Teresa de Mier, en Colombia como ya mencionaron sobresale San Luis Beltran.

    • Bueno, como dije no es justo meter a todos en el mismo saco, desde luego Bartolomé de las Casas me merece el máximo respeto por cuanto hizo respecto a la denuncia de los abusos contra los indios.

  7. Bueno, muy interesante este debate sobre los dominicos y la Inquisición. A mi, personalmente, me caen bien los dominicos, mas allá de sus lados oscuros (que todas las instituciones de la Iglesia tienen)… Aparte de que constituyeron un punto de referencia importante para la renovación de la Iglesia en su época, los tengo en estima por dos razones principalmente: muchos de sus misioneros tuvieron un papel brillante e impecable en las misiones en el continente a mericano, además de una labor (adelantada a su tiempo) de defensa de los derechos humanos; recordar, además, que San Luis Beltrán es co-patrono de mi pais, Colombia. Y otra razón, es el grandioso servicio que sus teólogos prestaron en aquellas etapas, tanto previas como de desarrollo, del Concilio Vaticano II, de venerada memoria. De cualquier forma, recordar que no son las instituciones el centro de nuestra vida religiosa, que ellas van y vienen y son objeto de muchas opiniones: el Centro es Cristo, que se vale de dominicos, franciscanos, agustinos, laicos y herejes y lo que sea: “Fijos los ojos en Jesús, autor y consumador de nuestra fe” (Hb 12, 2)

    • Pues sí, Dairon, gracias a Dios las instituciones van y vienen, como bien dices, y el reinado de terror de la Inquisición acabó y han quedado los dominicos y su aspecto más humano…

      • De todos modos, por mis intervenciones anteriores, no creais que yo relaciono en exceso a los Dominicos con la Inquisión; ni mucho menos. La Orden de Predicadores ha prestado muchísimos servicios y no solo a la Iglesia como institución, sino en general, a los pueblos por donde han ido pasando. Grandes santos, humanistas, hombres de ciencia, figuras importantes,…, forman el elenco de sus frailes y monjas. Creo que ha sido y es una de las Ordenes religiosas más útiles de tdos los tiempos.

        • Pues sí ¿quién negará ese papel a las ordenes mendicantes en general, y a los dominicos en particular? Y sigo insistiendo que muchos de sus religiosos tuvieron (y tienen) un papel importante en la renovación de la vida religiosa… Y desde aquí, un sentido homenaje a uno de ellos: Yves cardenal Congar, de venerada memoria.

      • Pues hay quienes sostienen que Fray Bartolome de las Casas le fallaba algo en la cabeza (quizá tendría un desequilibrio y que puede ser la causa de que esté detenido su proceso de Beatificacion). A pesar de su gran labor con los indígenas.

        • Si es así, también parece que Juana de Arco y Gemma Galgani padecían esquizofrenia, y eso no es menoscabo alguno para el reconocimiento a su santidad. Sólo por el aporte que hizo Las Casas al respeto de la dignidad de los indígenas, debería ser reconocido.

          • Recuerden que en el cristianismo ortodoxo se veneran algunos santos llamados “locos” así que yo tampoco veo problema con un pequeño desequilbrio mental…igual todos tenemos algunos, que no? xD

          • No creo que Gemma Galgani hubiese sido una mujer enferma; en cambio Santa Juana de Arco es muy dificil hablar de ella pues fue procesada no por la Iglesia Católica, además su proceso de Canonización ha sido uno de los más largos y difíciles en la Historia de la iglesia.

        • Pues no concuerdo en absoluto que haya sido Fray Bartolomé un desequilibrado menta, si leyeras bien sus obras y tratados, cartas pastorales y documentación que hayamos en el Archivo de Indias y Simancas y el Archivo Diocesano de San Cristóbal de las Casas, Chiapas y en el Archivo General de Centroamérica sobre disputas y pleitos con los encomenderos sobre la posesión de la tierra y la abusives con los indios, nada incoherente. Si su proceso esta detenido (que no lo está) es porque apenas no tiene mucho que acaba de iniciar en el 2002 en Sevilla y está en el proceso diocesano casi imperceptible (en San Cristóbal se está llevando a cabo la investigación de todo lo referente a él) y la revisión de sus obras que no son pocas.

  8. A proposito Dairon se que no viene mucho al caso peor ya que lo hemos estado mencionando se que el culto y devocion a San Luis Beltran en Colombia ah decaido mucho hace unos años mi mama fue a Colombia y le encargue me trajera una imagen de San Luis y me comento que le dijeron en las tiendas de articulos religiosos que de ese santo ya no hacian imagenes ni tenian molde porque no se vendia y la gente no le tenia devoción, tu me sabras decir mejor esta situación pero si que da lástima que un hombre que hizo tanto bien como San Luis Beltran haya quedado casi olvidado hasta por los mismos que evangelizó.

    • Bueno, tienes razón, pero vale una aclaración: la actividad misionera de San Luis Beltrán se concentró en la región del Bajo Magdalena, donde los nativos convertidos al cristianismo le tenían devoción. También se le tenía devoción en la ciudad de Cartagena, donde sirvió primero. La declaratoria de su patronazgo sobre el Nuevo Reino de Granada se hizo a petición del procurador de la provincia dominicana del mismo Virreinato. Inicialmente los eventos de su canonización y posterior patronazgo fueron recibidos con gozo entre los religiosos que servían en estas tierras, pero, en lo que he leído en documentos históricos de inicios del siglo XX, este santo no ha gozado de mucha devoción entre la población católica, y por suspuesto que es una lastima, pero bueno, la devoción popular no la podemos controlar.

  9. Con un poquito de retraso comento tu articulo,ciertamente me han quedado mas cosas en la cabeza que cuando lei su biografia ya hace unos cuantos años,jejeje.
    Supongo que no mencionaste el sueño que tuvo la madre de Santo Domingo;Beata Juana de Aza,por que no lo consideraste hecho a destacar ,asi que lo hago yo.
    Soño que un perrillo que sostenia en su boca una tea encendida iluminaba la tierra.
    Sobre el tema de las mortificaciones sigo diciendo que no creo que Dios quiera eso para nosotros,¿castigarnos fisicamente (o mentalmente) para asemejarnos a el en cuanto a su dolor?
    Yo pienso que el quiere que nos asemejemos en cuanto a los actos que hizo Jesucristo en la tierra.
    Hace poco vi la pelicula “Vision” (vida de Santa Hildegarda),y hay una escena que me afecto mucho.Es cuando ella y otra monja se disponen a amortajar a la superiora que ha fallecido,al quitarle las ropas descubren el cilicio que portaba clavado en las propias carnes rodeando toda la cintura,se horrorizan al ver el estado en que habia quedado y se lo quitan entre lagrimas.

    • El sueño del perrillo se atribuye a más de un Santo, por ejemplo, se dice exactamente lo mismo de San Vicente Ferrer y en muchos otros Santos se mencionan sueños de antes del parto relacionados con los que van a nacer.

  10. Uy, llego tarde a comentar este artículo!
    Santo Domingo tampoco es santo de mi devoción, creo que lo admiro más como persona y ejemplo de vida. Algo que me gusta de los dominicos es su celo por defender la fe, cosa que santo Domingo demostró en vida contra las herejías que encontró a su paso, además de la disciplina que observan constantemente.
    Claro que resulta casi imposible no asociarlos con la inquisición, pero creo que hay más qué admirar en esta orden que solo el negrito en el arroz. Por cierto que para los que tengo como amigos en fb he subido hace poco algunas pinturas de una serie sobre su vida donde se representan momentos curiosos, por ejemplo que cuando celebró una misa sin ayudante, fue la virgen misma quien bajó a auxiliiarlo. La serie se encuentra en el templo de santo Domingo en la ciudad de Santiago, Chile.

  11. Además algo muy característico de la OP es que no son muy dados a propagar devociones de ninguna clase y menos DE SANTOS DE SU ORDEN ellos no quieren ensalzarse en esas cosas “aunque si te encuentras algunos que se les sube el DOCTORADO A LA CABEZA” por tal motivo Santo Domingo no es muy conocido ni popular en la Iglesia como el caso de Sn Francisco. Que vaya tiene Templos a morir; y donde hay franciscanos lo promueven a morir.

  12. Emmanuel, no se donde donde seras pero al menos aqui en el sureste de México y Oaxaca Santo Domingo si es bastante venerado y por lo general se debe a la gran difusión que los dominicos dieron a su culto y ni que decir de San Martin de Porres que igual tiene bastante devoción, claro eso si como bien dices San Francisco es mucho más conocido pero ambos tiene gran devoción en diversas partes. Y yo al igual que Mel no creo que desvarios mentales sean causa del retraso de la canonización de Bartolome de las Casas creo que se debe a otras razones especialmente a que no esta muy claro cual era su posicion frente a la esclavitud de los negros como sucede con el siervo de Dios fray Juan de Zumarraga, a pesar de eso yo concuerco con Ana Maria en que deberia ser reconocida su actividad de la defensa de los derechos humanos en los indigenas que hizo, asi como también la merecerian fray Toribia de Benaventa y Vasco de Quiroga pero sobre ellos Bartolome que fue el que logro que se expidieran leyes nuevas para la defensa y proteccion de los indios.

    • Andrew es Fray Toribio de Paredes de Benavente “Motolinía”, jejej no fray Toribia de Benaventa… (corrijo)… saludos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*