San Pedro Claver, misionero jesuita

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vidriera contemporánea del Santo.

¡Ay de mí si no anunciare el Evangelio! (Primera Corintios, 9, 16)
San Pedro Claver Corberó nació en Verdú, provincia de Lérida muy probablemente el día 25 de junio del 1580, en el seno de una familia obrera y profundamente cristiana, cuyos padres eran Pedro Claver y Mingüella y Ana Corberó. Muy poco se sabe de su infancia, solo que siendo muy joven perdió a su madre y a un hermano y que según la costumbre de la época, con solo catorce años de edad, recibió la tonsura el 8 de diciembre de 1594.
Dos años más tarde, con solo dieciséis años y apadrinado por un tío suyo que era sacerdote, entró en la Universidad de Barcelona que estaba dirigida por los jesuitas y lo hizo para estudiar artes y letras. Allí entró en contacto con los jesuitas e ingresó en el noviciado de la Compañía de Jesús en Tarragona el 7 de agosto de 1602 y con veinticuatro años (dos de noviciado), emitió sus primeros votos el día 8 de agosto de 1604. Tenía dudas sobre si seguir la carrera eclesiástica o quedarse de simple hermano lego, pero, aun con dudas, estudió filosofía desde noviembre de1605 anoviembre de 1608 en el colegio de Montesión de Palma de Mallorca, conviviendo durante estos tres años con San Alonso Rodríguez, que era el portero del colegio y que ejerció sobre Pedro Claver una profunda influencia, determinante en su vida religiosa y en su vocación misionera. Alonso le anima a ordenarse de sacerdote y le regaló unos apuntes espirituales que él siempre consideró como un gran tesoro y que llevó consigo a Colombia.

En noviembre de 1608 va al colegio de Belén, en Barcelona a fin de estudiar teología y allí estuvo hasta 23 de enero del año 1610, fecha en la que marchará para Santa Fe de Bogotá porque sus superiores lo habían seleccionado para la misión de Nueva Granada, en Colombia. Va andando desde Barcelona hasta Valencia y posteriormente hasta Sevilla, donde se embarca rumbo a América. Llegó a Cartagena de Indias y después de un largo viaje por el río Magdalena y posteriormente montado en una mula, llegó a Santa Fe de Bogotá.
Como aquel clima no era bueno para su salud, cuando terminó los estudios fue destinado a Tunja, donde estuvo un año reflexionando si debía o no ordenarse de sacerdote. Eran tantas las dudas que tenía que pidió expresamente quedarse de portero en el noviciado de Tunja, puesto que ocupó el año que allí estuvo. Pero sus superiores lo destinaron a Cartagena de Indias y allí el día 19 de marzo del 1616, con casi treinta y seis años de edad, fue ordenado sacerdote por el obispo Fray Pedro de la Vega.

San Alonso Rodríguez aconseja a San Pedro Claver. Óleo contemporáneo.

Junto con un compañero jesuita llamado Alonso Sandoval, escritor de la obra “De instauranda ethiopum salute”y que era gran amigo y defensor de los esclavos negros, se entregó por entero al apostolado entre ellos. En la ciudad había casi dos mil esclavos, el clima era muy caluroso y abundaban los mosquitos y numerosas enfermedades y en este ambiente donde la compra-venta de esclavos era lo habitual, ellos de manera generosa se ponen al lado de los más débiles y es así como descubre el verdadero sentido de su sacerdocio. A esto se dedicó en exclusiva hasta su muerte; se consagró a este trabajo apostólico con absoluta dedicación. En el día en el que realizó los votos solemnes, en abril de 1622, agregó el voto de trabajar por completo para conseguir la conversión de las personas de raza negra y escribió: “Pedro Claver, siempre servidor de los etíopes” (en aquella época a las personas de color se les denominaban etíopes).

Copió la forma de trabajar de su compañero y amigo Sandoval: procuraba enterarse de cuando arribaban los barcos de esclavos y de donde venía, les buscaban intérpretes a fin de comunicarse con ellos y poder así atenderles mejor. Cuando el barco llegaba a puerto les llevaba frutas, entraba en el barco hasta donde estaban hacinados los esclavos y los consolaba y daba de comer, cosa que los propios esclavos no llegaban a comprender pues estaban acostumbrados al maltrato.
Como era natural esto era mal visto por los tratantes de esclavos, pero sus mismos superiores locales le ayudaron en dicha tarea comprando a estos esclavos intérpretes que ayudaban a Pedro y a Sandoval en su labor apostólica. Pero no todos “desde arriba” estuvieron de acuerdo pues recibieron dos cartas de protesta del padre general dela Compañía que, aunque comprendía y apreciaba lo que sus hijos hacían, estaba sometido a presiones de todo tipo para impedirlo.

La esclavitud y la trata de negros tuvieron un gran desarrollo a partir del siglo XVI. Los reyes, como Carlos V, lo vieron como una fuente considerable de ingresos y legitimaron esta práctica tan inmoral y tan canallesca. Sin embargo,  dentro de la Iglesia fueron muchos los que con valentía se opusieron, aunque bien es verdad que algunos teólogos se planteaban incluso si los negros tenían alma o eran una especie de animales parecida al hombre. ¡El colmo de los colmos!
Cartagena de Indias en Colombia y Veracruz en México fueron los dos grandes puertos españoles donde más se practicaba este inhumano comercio; la mercancía eran los esclavos negros de las Indias Occidentales, del Nuevo Mundo. Cada año embarcaban decenas de miles de esclavos: hombres, mujeres y niños que eran arrancados de su tierra, que venían de regiones americanas diversas, que hablaban distintas lenguas, que eran tratados con brutalidad y sometidos a todo tipo de servicios, vejaciones y mutilaciones, que no recibían ninguna asistencia sanitaria ni moral y que eran sometidos a durísimos trabajos.

El Santo, protector y asistente de los esclavos. Óleo contemporáneo de A.Castellote.

Alonso Sandoval, que como he dicho era compañero de San Pedro Claver, describe de manera impresionante las condiciones de vida de los esclavos y el apostolado al que se dedicaron los jesuitas en Cartagena de Indias. En este inmenso campo de apostolado, San Pedro Claver intenta hacer frente a todos los problemas físicos y espirituales que tenían los esclavos negros, los niños, los jóvenes, los ancianos abandonados, los prisioneros, los condenados a muerte, los enfermos, los leprosos en los hospitales de San Sebastián y de San Lázaro… y los cuidaba, les daba de comer, los consolaba, les mostraba a todos un cariñoso afecto. Despertó en cada uno de ellos el sentido de su propia dignidad humana, predicó la fe en Cristo a los paganos y enseñó a todos la práctica de las virtudes evangélicas. Los hizo sentirse hijos de Dios y practicó hasta el heroísmo el “amaos los unos a los otros”.

Enseñó la doctrina de Cristo valiéndose de dibujos, de imágenes, como hicieron en otro tiempo los misioneros en China al desconocer el idioma. Utilizó grandes cartones pintados y un gran libro ilustrado que, sin duda, debió realizar él mismo. Se sirvió también de 161 ilustraciones bellísimas sobre la vida de Cristo que fueron realizadas por Bartolomé Ricci y que fueron publicadas en Roma, en latín y en italiano, en el año 1607. Enseñó a dieciocho catequistas en el colegio de los jesuitas para que, como dije antes, le ayudaran a traducir los textos y dibujos a las diversas lenguas y dialectos hablados por los esclavos negros.

Se dice que bautizó a unos trescientos mil esclavos, que fue el apóstol de la Comunión frecuente, que inculcó la devoción a la Pasión de Cristo y a la Virgen y que fundó una congregación mariana para negros. Asimismo, fue un asceta extraordinario: aparte de las mortificaciones que le imponían su apostolado, como el clima insalubre, la suciedad, las epidemias, la absoluta falta de higiene, etc., él agregó a todo esto una vida terriblemente austera ya que regalaba su comida, curaba personalmente las heridas más repugnantes, practicaba una pobreza personal extrema y una severa penitencia corporal. Su vida espiritual era un fiel reflejo de la del maestro portero de Palma de Mallorca, de San Alonso Rodríguez.

Un día, después de predicar la Cuaresma en una región llena de paganos, Uraba, se sintió enfermo, no pudo celebrar misa y tuvo que volver a Cartagena de Indias, pero al llegar comprobó que la peste había hecho estragos en la ciudad y que varios compañeros jesuitas habían fallecido. Quedó paralítico y le entró un enorme temblor en las manos, temblor que desaparecía cuando celebraba la Santa Misa y después de una larga enfermedad que le duró cuatro años, murió en Cartagena de Indias el día 9 de septiembre del año 1654, con setenta y cuatro años de edad. Inmediatamente fue considerado y venerado por todos como el santo apóstol de los negros.

Sepulcro del Santo con su esqueleto a la vista. Cartagena de Indias (Colombia).

Los procesos informativos para su beatificación se iniciaron rápidamente. Fue declarado Venerable en el año 1747, beatificado el 21 de septiembre del año 1851 y canonizado por el Papa León XIII el día 15 de enero de 1888. También en ese mismo acto fue canonizado quién había sido su maestro espiritual en Palma de Mallorca: San Alonso Rodríguez.
León XIII, en el año 1896 lo declaró patrón universal de las misiones entre los pueblos de raza negra. Dos años antes, la Beata Maria Teresa Ledóchowska había fundado la “Sociedad de San Pedro Claver para las Misiones de África”, sociedad que posteriormente se transformó en Congregación religiosa aprobada por la Santa Sede en el año 1910. Está sepultado en Cartagena de Indias y su fiesta se celebra el día 9 de septiembre.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

26 pensamientos en “San Pedro Claver, misionero jesuita

  1. Laudetur Iesu Christus.
    Me alegra mucho esta memoria, pues este santo derramó sus lágrimas y sus sudores en favor de las negritudes que arribaban a Colombia, desconsoladas y aterradas luego de ser secuestrados por españoles y portugueses. Los negros, como es sabido, eran destinados a los duros trabajos de las minas…
    Sus restos descansan bajo el altar mayor de la Iglesia de la que ahora es titular; sus huesos, revestidos con las vestiduras para decir misa…
    Y una cosa: pues si al pobre Pedro le fue mal en Bogotá, que es muy frío, pues será que ya tenía destinado en sus “genes” que debía trabajar en tierra caliente, eh? jejeje… Un dato que aquí se menciona, y que desconocía, es que estuvo predicando por el Urabá, es decir, estuvo relativamente cerca de donde vivo… Quizás, Antonio, de pronto sepas o puedas obtener el dato sobre cuales, exactamente, fueron las poblaciones por la que San Pedro predicó esa misión?
    En cuanto a los bautismos, conozco esto: en cierta ocasión, tenía ante sí una gran multitud para bautizar, y como sea que era muy engorroso ponerle un nombre cristiano distinto a cada uno, entonces se las ingenió así: repartió entre todos tres “manillas” o “collares”, unos de color rojo, otros blanco y otro creo que negro, y a cada color le asignó un nombre (tan solo recuerdo que al rojo le asignó “Santiago” para los hombres… si alguien lo sabe completo, por favor…), y así, el que iba pasando no más le miraba el color del collar o de la pulsera, y ese nombre le imponía al bautizarlo…

    • Dairon, ¡alabado sea!
      Llevas razón, fue un santo totalmente dedicado a los más pobres de entre los pobres: los esclavos negros. Para mí, fue un precursor de lo que en el siglo XX, ha sido la Madre Teresa de Calcuta, que se dedicó especialmente a los parias de la India.

      Yo no he visitado nunca tu país pero tengo entendido que Bogotá está a una altitud más que respetable, a 2.500 metros sobre el nivel del mar; como él estaba acostumbrado a vivir a nivel del mar y en zonas templadas: Barcelona, Tarragona y Palma de Mallorca, ¿no pudo ser esa causa por la que el clima no le sentó bien? Pudiera ser; además tu mismo dices que es frío.

      Se que predicó la Cuaresma en Uraba, pero no se si esa es una localidad o una región o zona de Colombia, por lo que no sabría decirte las localidades concretas donde predicó. Quizás en Uraba solamente.

      Y en cuanto a los collares de colores a la hora de bautizar a una muchedumbre, es la primera vez que lo oigo; no tenía ni idea de esta anécdota.

      • Si, lo de las manillas lo he leído en las “vidas de santos” publicada por el P. Salesman, sdb; pero no se de qué fuente lo ha sacado: de todos modos, es muy creíble, dado que sí que está conocido lo de sus bautismos multitudinarios.
        Bueno, agradezco lo que comentas de su lugar de origen: así tiene mucho sentido por qué no soportó a Bogotá.
        Y Urabá es el nombre que se le da a una extensa región costera que abarca dos departamentos colombianos (Antioquia y Chocó) y la república de Panamá. Cuando pregunté por las localidades, era con la intención de saber si predicó en el Urabá antioqueño (o sea, por mis tierras) o en Panamá, pero bueno, ya habrá momento para hallar ese dato… En todo caso
        ¡¡¡ Que viva el esclavo de los esclavos!!!

        • Yo supongo que en la antioqueña porque él solo se movió por Colombia. ¿Se diferenciaban entonces Panamá de Colombia? No como naciones, claro.

          • Si, Antonio, si se diferenciaban. Aunque los misioneros de Cartagena no conocían fronteras administrativas en estos períodos de conquista, políticamente el itsmo estaba bajo jurisdicción de la Real Audiencia de Panamá, mientras que Cartagena estaba sometida a la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá. La R. A. de Panamá obedecía al virrey de Lima. Pero los misioneros, dadas las condiciones excepcionales, bien podían estar predicando en los límites de estas jurisdicciones…

  2. Este es uno de los santos que más admiro cuando era pequeño callo en mis manos una revista editada por los misioneros combonianos donde hablaban sobre la vida de este santo y desde ese momento admire profundamente el gran trabajo que hizo con los negros y su valor para enfrentarse a los traficantes de esclavos y su forma de atenderlos como iguales cuando en esa época eso no se veia. Muy contados son los casos de hombres que se entregaran a la defensa de los negros durante la época colonial a como lo hizo San Pedro Claver. Por lo que eh leido parece que era muy devoto de la Virgen de Monserrat

    • André.
      La devoción de San Pedro a la Virgen de Montserrat, tiene muy fácil explicación. Era catalán y vivió allí bastante tiempo: Verdú, Tarragona y Barcelona. ¿Tú sabes lo que es la Virgen de Montserrat para los catalanes? Algo parecido a lo que es la Virgen del Rocío para los andaluces o la de los Desamparados, para los valencianos. ES LA MADRE (LA MARE DE DEU).

      • A decir verdad, Antonio, aunque aciertas en lo del sentimiento del pueblo catalán hacia la Moreneta de Montserrat, no es así en el caso de la Virgen de los Desamparados en los valencianos, que tendemos más a vincularnos a las patronas de nuestros respectivos pueblos, más antiguas que el relativamente reciente patronazgo de la Virgen de Valencia sobre el resto de los valencianos.

  3. Pere Claver es una de esas figuras a las que hay que agradecer su existencia y su intervención por los más desfavorecidos, pues de no ser por él y por otros que fueron como él, la historia de la conquista y colonización de América sería todavía más cruel de lo que es (si es que eso parece posible).

    A mí siempre me ha escandalizado la hipocresía de algunos círculos religiosos, civiles y eclesiásticos de la época, que se lanzaron a defender los derechos de los indígenas, pero no hicieron lo mismo con los esclavos importados de África. Como si el indio tuviese derecho a tener alma y el negro no. Se conservan legislaciones de la época en defensa del indígena pero llama la atención la escasez de consideración hacia el negro y hacia sus descendientes. Una aberración total.

    Por eso doy gracias por la existencia de este Santo que fue más allá que muchos en su época, aunque eso sí, agradecería que en sus imágenes no lo representaran instruyendo paternalmente a un negro con cara de idiota; creo que hay otras vías para una iconografía decente que no caiga en la dicotomía racista de blanco civilizado, negro salvaje.

  4. Ana Maria,
    Para muchos eclesiásticos, teólogos e incluso Papas, los indígenas eran hombres inferiores y hasta se puso en duda si los negros tenían alma: eran simples animales. Eso es aberrante y ese es el mayor pecado que puede cometer un cristiano: negarle su condición de hombre a todo ser humano.
    Es asímismo de vergüenza que nuestra querida España viera como negocio la venta de esclavos; en este sentido, siento vergüenza de nuestra historia, de nuestra monarquía y de nuestra sociedad que lo toleraba. Pedro Claver tuvo que ser un aguijón en sus conciencias y prueba de ello es que presionaron a las altas esferas para que le pararan los pies. Claro que él, Sandoval y otros muchos misioneros que si que sabían lo que era el amor cristiano, se pasaron por….., esas órdenes repugnantes por mucho que su procedencia fuera la Curia.
    En lo que mencionas acerca de esa representación iconográfica, más parece dibujos de tebeos que otra cosa, ¿verdad?

  5. Antonio este es otro grandioso Santo que conoci gracias a las famosas “Vidas Ejemplares”.
    Que decir que no se haya dicho ya,creo (si no me equivoco) que fue el Papa Pablo III quien dictamino finalmente que los indios del Nuevo Mundo tenian alma y conciencia,y por tanto debian ser instruidos en la fe,causando un gran malestar entre los conquistadores de la epoca,lo que pensaban de los negros lo desconocia hasta que he leido el articulo y los comentarios.

    • Abel,
      Fueron principalmente los teólogos de Salamanca los que estaban convencidos de que los negros no tenían alma.
      El Papa Paulo III con la Bula “Sublimis Deus”, declaró en el 1537 que “los indígenas eran hombres a todos los efectos”, pero no fue hasta el año 1639 cuando el Papa Urbano VII prohibió la privación de libertad y el tráfico de personas de raza negra. Por lo visto, en la Iglesia, muchos se olvidaron de las palabras de San Pablo: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. (Gálatas 3, 28).
      Es vergonzoso que se necesitaran bulas papales para reconocer que todos los hombres son hombres y que todos son libres; lo que había dicho San Pablo en el siglo I de poco valía en determinados sectores de la Iglesia en la Edad Media.
      En Cuba, en el año 1681, los obispos decidieron no ordenar como sacerdotes a personas de raza negra y eso estuvo en vigor hasta el año 1868; dos siglos de desvergüenza para la iglesia cubana y podríamos recordar algunas otras barbaridades cometidas por eclesiásticos contra nuestros hermanos de color.
      El propio Vaticano, hasta el 3 de marzo de 1960 no se atrevió conceder la dignidad cardenalicia a un negro, siendo el Beato Papa Juan XXIII, quién nombró por primera vez a un cardenal negro, Monseñor Lawrence Rugambwa.
      De Papas negros, ni hablamos siquiera. ¡Simplemente, de vergüenza!

  6. Mi más profunda admiración por una obra como la de San Pedro Claver que desconocía en muchos aspectos. La sola imagen de atender la llegada de los barcos de “etíopes” (menuda manera de llamar a los de raza negra) y de imaginar sus caras de estupefacción acostumbrados a ser tratados como animales ya me parece una lección de vida. Larga vida a su memoria…

    • El hecho de llamar etíopes a los negros creo que se remonta a los primeros siglos de nuestra era. Ten en cuenta que los etíopes son de tez oscura y ya desde los tiempos apostólicos el cristianismo se extendió por aquellas tierras. Además, esa forma de llamar a los negros (como etiopes) creo que es solamente usada en ambientes cristianos.
      De todos modos, nuestros amigos historiadores: André, Eddy, Ana Maria,.., seguro que tienen una explicación mejor que la mía.

  7. Ana tienes mucha razon es una verguenza l que se haya considerado a los negros como personas sin alma y recordar que tambien a los indigenas al principio se les consideraba animales, bestias que no tenian alma, si alguien ayudo a que la vision sobre los indigenas cambiara fue fray Bartolome de las Casas por desgracia con los negros fue cosa muy distinta como ya se ah dicho, aqui en México ya en el siglo XVII Yanga un negro converso logra escaparse de sus captores y fundar el unico pueblo libre de negros en el estado de Veracruz, el pueblo de San Lorenzo de los negros, que actualmente se llama Yanga en honor a su fundador, hay que recordar que por situaciones como la de los negros tambien personajes como San Martin de Porres o la sierva de Dios Ursula de Jesús quedaron por mucho tiempo casi en el olvido sus causas por ser de tez negra y en el caso de Ursula de Jesús aun sigue en el olvido, en Colombia como en Cuba principalmente los negros fueron parte importante en la formación de la identidad de cada país, y en los demás paises de América algunos en mayor y otros en menor grado ah quedado forjado en su identidads rastro de la herencia negra. Antonio una duda algo que nunca eh estado del todo seguro es si San Pedro Claver convertia a los negros y despues los bautizaba o si como solian hacer muchos frailes se ponian a bautizar por monton y ya luego se preocupaban por convertirlos?

    • André,
      Hay un refrán español que dice: “Barriga llena, alaba a Dios”, o sea, primero hay que cubrir las necesidades corporales: hambre, sed, enfermedades, higiene,…, y a quienes estén minimamente atendidos entonces les predicas a Cristo, que seguro que te escuchan.
      Yo estoy plenamente convencido de que San Pedro Claver primero atendía a los esclavos en sus necesidades materiales y en segundo lugar les explicaba las misericordias de un Dios que envió a su propio Hijo para que nos salvara y seguro que bautizaba a quienes voluntariamente se lo pedían. No iba derramando el agua a “troche y moche”, sino que trataba a cada persona una a una, demostrandoles su cariño una a una.
      Era un santo de verdad, que veía a cada esclavo negro como a un hermano, a cada uno y no al conjunto y a cada uno lo trataba según lo necesitara. Era otro San Juan de Dios que veía a Cristo en cada uno en particular.

  8. VALLA UN SANTO DE MI ADMIRACION QUE SE ATREVIO A ROPER BARRERAS PARA LLEVAR EL EVANGELIO. ME VIENE A LA MENTE UNA FRASE D UNAS PINTURAS D LA VIDA D SN. JUAN DE DIOS APLICABLE A ESTE HEROE DEL ESPIRITU: ES FALSO NUESTRO AMOR EN DIOS A QUE NO VEMOS, CUANDO NO AMAMOS AL PROJIMO QUE SI VEMOS PUES ES IMAGEN Y SEMEJAZA DE ESE DIOS VIVO EN QUE CREEMOS. Por ahi lei en una revista mariana sobre la devocion a Ma. Sma y q este santo tenia sobre todo en el escapulario carmelita que promovia entre sus hijos en la fe que nos puedes contar d esto Antonio?

    • Pues la verdad es que no sabría que decirte acerca de la devoción de San Pedro al escapulario del Carmen. Lo mismo que tengo claro el tema de la Virgen de Montserrat, lo del Carmen no lo tengo tan claro.
      Es verdad que era un enamorado de la Virgen y prueba de ello es que fundó una congregación para los negros poniéndola bajo la protección de la Virgen: una congregación mariana.
      Devoto de la Virgen, seguro; de la del Carmen, no lo se.

  9. No olvidemos que el Papa Juan XXIII Canonizó a San Martin de Porres. No se si sea el primer Negro en ser elevado a los Altares pero si bien este papa concedió el estado cardenalicio a el primer negro; Canonizó a otro muy importante para los latinos

    • Bueno, que yo recuerde ahora, el primer negro canonizado en la era moderna es San Benito de Palermo, llamado también San Benito el Moro; Fue hijo de esclavos y de raza negra. Su canonización fue en el año 1807. San Martin de Porres fue canonizado en 1962. Los Santos mártires de Uganda lo fueron en el 1964 y de Santa Josefina Bakhita ya escribimos un artículo en este blog.
      Sin embargo, recordemos que entre los mártires de los tres primeros siglos, había personas de raza negra.

  10. Por que mi anterior comentario solo apareceran las dos primeras palabras, hubo problemas con la paigna de nuevo?? y sobre la Virgen del Carmen que preguntas Tacho, asi es, el era un gran devoto de la Virgen del Carmen y es bien sabido que siempre porto su escapulario y que a todos los que bautizo inmediatamente después de bautizarlos les imponia el escapulario del carmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*