Santos Proto y Jacinto, mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Mosaico paleocristiano de los Santos Proto (izqda.) y Jacinto (dcha.)

El Martirologio Romano dice el día 11 de septiembre: “En Roma, en la vía Salaria antigua, en el cementerio de Basila, el nacimiento de los Santos mártires Proto y Jacinto, criados eunucos de la bienaventurada Eugenia. Siendo descubiertos como cristianos en tiempos del emperador Galieno, fueron inducidos a ofrecer sacrificios a los dioses, y al no consentir, primero fueron cruelmente golpeados y finalmente decapitados”. En el altar de los Santos Cosme y Damián de la Iglesia romana de San Giovanni Battista dei Fiorentini está el cuerpo de Proto y reliquias de Jacinto (maxilar superior y una tibia).

Estos dos santos son de una historicidad indiscutible, ya que su memoria  aparece en la “Depositio martyrum” de Roma, en el Sacramentario Gelasiano, en el Gregoriano, en los itinerarios Salisburgense, de Epitome y otros y en el calendario marmóreo de Nápoles. Lo que si parece que tiene algo de leyenda es lo escrito en la “passio” en la que se dice que eran eunucos al servicio de Eugenia, hija del noble romano Felipe, prefecto de Alejandría. Se dice que en aquella ciudad los dos jóvenes cristianos convencieron a Eugenia para que entrase en un monasterio… que Eugenia volvió a Roma y se dedicó totalmente a la propagación de la nueva doctrina y que los dos hermanos mártires, antes de estar al servicio de Eugenia, lo estuvieron de Basila, a la que también convirtieron al cristianismo.

Martirio de los Santos. Miniatura de R. de Monbaston, siglo XV.

No se duda de la historicidad de ninguno de los cuatro, pero hay mucha leyenda en esas historias. Acordaos que en algunas leyendas romanas se habla también de otros grupos de eunucos al servicio de matronas romanas: Calógero y Partenio, Juan y Pablo, etc. Pero que Proto y Jacinto eran hermanos mártires lo afirma el propio San Dámaso y eso da toda credibilidad, independientemente de las leyendas escritas en la “passio”.

Eugenia, junto con su madre Claudia y otros mártires, está sepultada en la Basilica de los “Santi Dodici Apostoli” de Roma.

En el siglo VIII, el cuerpo de Proto fue trasladado a la ciudad y en el 1592 las reliquias fueron llevadas desde la Iglesia de San Salvador a la susodicha iglesia dei Fiorentini, de la que he hecho mención antes. Los restos de Jacinto, extraídos por el Padre Marchi del mismo cementerio el 21 de marzo de 1845, fueron regalados por el Beato Papa Pío IX el día 19 de agosto del año 1846 al antiguo Colegio de Propaganda Fide. Algunos huesos del maxilar superior y una tibia fueron llevados más tarde a la Iglesia de San Giovanni Battista dei Fiorentini, (que con anterioridad he dicho que tenía algunas reliquias) y esto fue el día 10 de noviembre de 1881. Realizado el nuevo Colegio de Propaganda Fide, el cuerpo de Jacinto se llevó allí (estaba en el antiguo) y puestos en el altar mayor de la iglesia.

Recuerdo que fueron extraídos del cementerio de Basila ó San Hermes de un cubículo que había construido expresamente para ellos el Papa San Dámaso en el siglo IV. Este cubículo tenía hasta escalera de acceso, lucernario y una lápida que decía:” Te Protum retinet melior sibi regia coeli sanguine purpureo sequeris Iacinthe probatus germani fratres animis ingentibus ambo. Hic victor meruit palman prior ille coronam”. Fueron en los siglos VIII-IX cuando empezaron a extraerse por primera vez los cuerpos de las catacumbas. Fueron llevados a la ciudad, primero Proto y siglos más tarde, Jacinto. Realmente en aquellos tiempos se creía que los dos mártires estaban en la ciudad, pero fue el Padre Marchi el que demostró que aun estaba Jacinto en las catacumbas.

Relicario de los Santos Proto, Jacinto y Nemesio en Florencia (Italia).

El 21 de marzo de 1845 un arqueólogo encontró una lápida con esta inscripción: “DP III idus septebr Yacinthus martyr”. Esta lápida había sido movida de su lugar original no se sabía cuando, pero junto a ella se encontró otro trozo de mármol que decía “sepulcrum Proti Martyr.” En la tumba se encontraron unos huesos quemados que daban a entender que en el martirio, Jacinto también fue quemado. Como la tumba era muy simple, se pensó que había sido excavada rápidamente en tiempos de Valeriano que, como sabéis, había prohibido acceder a los cristianos a los sepulcros de los mártires. Es más tarde, cuando el papa Dámaso construye la nueva tumba para los mártires sacándolos de las antiguas, pero está claro que allí quedaron restos.

Resumiendo, en un principio fueron sepultados aprisa y corriendo en dos tumbas simples distintas, una cerca de la otra y fue en tiempos de San Dámaso cuando se reúnen en un cubículo aunque se dejan sueltos algunos restos en las tumbas primitivas. Como dije al principio, su festividad es el 11 de septiembre.

Vista del sepulcro de los mártires en la Basílica de San Juan Bautista de los Florentinos, Roma (Italia).

Oración de los Santos Proto y Jacinto
Señor, que la preciosa confesión de los bienaventurados mártires Proto y Jacinto reanime nuestro celo y que su piadosa intercesión nos proteja constantemente. Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Santos Proto y Jacinto, mártires

  1. Gracias por este artículo sobre estos santos mártires. Aunque ya hay programado un artículo dedicado a la Santa Eugenia mártir de Córdoba, tengo que dedicarle uno también a esta Eugenia mártir que fue domina de estos dos eunucos, y a las mujeres que fueron mártires con ella: su madre Claudia, y la tal Basila (que algunos transcriben como Vaccilla).

    Más de uno se ha escandalizado cuando he comentado que estos santos eran eunucos, pero es que, ¿qué otra cosa cabía esperar de los dos esclavos personales de una mujer? Normalmente una matrona romana tenía esclavas para su servicio más personal, pero si en lugar de mujeres tenía hombres, éstos debían estar castrados y ya os imagináis por qué. Además, el texto del Martirologio confirma esta realidad histórica. ¡No sé a qué tanto escándalo! Aparte de que semejante práctica era una crueldad brutal, pero eso ya lo sabemos.

    Por cierto, un fallo de traducción muy frecuente: no eran “criados”… eran ESCLAVOS. Siempre traducen “servus, servi” como “sirviente” o “criado”… pero eso no existe hasta la Edad Media. En la Antigüedad, sólo había ESCLAVOS. No lo digo por ti, lo digo porque todos los textos de los autores y las fuentes cristianas cometen este error siempre.

  2. Ana Maria,
    Yo no soy historiador pero me atrevería a añadir algo más a lo que tu ya has dicho referente a los eunucos al servicio de dóminas. Además de ser cierto todo lo que dices, tengo entendido que parte de este servicio específico se le encomendaba también a homosexuales (esclavos homosexuales) a sabiendas de que su comportamiento consus señoras sería exactamente igual al de los hombres castrados.
    Y una nota, tonta, pero nota: digo “eunucos al servicio de…” (no servidores, no criados) a sabiendas de que en aquella época el que servía era el esclavo. Entre los miles de santos mártires de los tres primeros siglos, abundaban los esclavos.

    • Me refería sobretodo a la cita del Martirologio, que sí los llama criados, erróneamente como ya he dicho.
      Aunque no estoy en situación de discutirlo, yo cogería muy con pinzas eso de que a las dominas se les destinaban homosexuales. En la Antigüedad no estaba tan claro quién era o no homosexual; ya que una cosa eran las prácticas homosexuales, que muchos tenían, y otra ser realmente homosexual, que eran bastante menos, consecuentemente. Y digo que hay que cogerlo con pinzas porque los domini que gustaban de prácticas homosexuales sí tenían esclavos de esta orientación -o no- a su servicio para tal fin; pero, ¿hacer lo mismo con las matronas? No lo tengo tan claro. Lo del eunuco, en cambio, sí está perfectamente documentado.

  3. Antonio no comprendo como se pudieron dejar restos de estos dos santos en sus tumbas primitivas,es algo muy raro,no?
    La tal Eugenia que aparece en su passio si es real,no?
    Como luego mencionas que esta enterrada en la Basilica de los doce Apostoles junto a su madre y otros martires…..

  4. Abel,
    En qué condiciones concretas se hicieron esos traslados, no se sabe; lo que si es cierto es que se dejaron restos en el primitivo sepulcro. Ya explico en el artículo cómo estuvieron sus cuerpos en las catacumbas y donde están ahora, pero si es cierto, que algunos huesos “fueron olvidados”. Posteriormente, se recuperaron. Esto es historia real.

    Otra cosa: Todos los santos que aparecen mencionados en el artículo, son santos reales, de cuya historicidad absolutamente nadie duda. Se sabrá más o menos de ellos, las “passios” serán más o menos legendarias, pero son todos santos históricos, reales. Ya Ana Maria nos ha prometido que nos hablara de las Santas Eugenia y Claudia.

    ¿Por qué Eugenia y su madre Claudia y doce mártires más están en un sepulcro en la Iglesia de Los Doce Santos Apóstoles? Pues sencillamente porque allí fueron trasladados durante el pontificado de Esteban VI en el siglo IX.
    Esta Iglesia romana es una “mina” de reliquias. Hay muchísimos santos sepultados en ella: Felipe y Santiago apostoles y los mártires: Bono, Fausto, Mauro, Calumnioso, Cirilo, Exuperancia, Juan, Honorato, Primitivo, Teodosio, Celso, Clemente, Benedicta, Crisanto, Daria, Eugenia, Claudia, Dionisio, Vidal, Eutropio, Sabino, Clemente (otro), Diodoro, Mariano, Jiovino, Basileo, Basilides, Cirino,……

  5. Gracias Antonio. A título casi de chafardeo me preguntaba cómo fueron descubiertos como cristianos estos santos Proto y Jacinto y creo que fueron denunciados por el novio de Eugenia. En casi todas estas historias los celos acaban provocando delaciones, como en los culebrones, jej…

  6. Algo que no entendi muy bien es la forma de martirio si fueron quemados o no o la passio dice algo diferente?? y una cosa sobre los eunucos no es que lo sepa pero es una suposicion de que en el caso de eunucos al ser castrados muchos debieron terminar con gustos homosexuales puesto que ya muy dificilmente podrian tener relaciones sexuales normales con una mujer.

    • André,
      Al inicio del artículo transcribo lo que sobre estos dos santos dice el Martirologio Romano y verás que para nada se menciona que fueran quemados ninguno de los dos hermanos mártires. O sea, esta reseña del Martirologio no habla del fuego; habla de brutales golpes y de decapitación de forma cruel.
      Está claro que en el año 1845 se descubrieron algunos huesos de Jacinto quemados, pero se ignora si sufrió el martirio del fuego o sus restos se quemaron después de ser martirizado y muerto.
      Con respecto al segundo tema, yo no sabría decirte si un hombre castrado puede sentirse atraído sexualmente por personas de su mismo sexo o simplemente no sentir ninguna atracción sexual; la verdad, no lo se.

  7. El tema de los presuntos santos homosexuales es la cosa más cutre y más poco histórica que se pueda tratar. No tenemos ninguna prueba de ningún santo homosexual. ¿Que los habría? ¡¡Claro!! Pero de ahí a tener pruebas, pues no, no podemos citar ni un solo ejemplo.

    A mí me dan rabia esos pseudoestudios porque cuelgan la etiqueta de homosexual a santos como Sergio y Baco, Proto y Jacinto, Sebastián, Perpetua y Felicidad… y son suposiciones totalmente vanas e infundadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*