Santa Teresa de Lisieux (Teresita del Niño Jesús)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Santa en su hábito de carmelita.

Fotografía de la Santa en su hábito de carmelita.

En la noche del 2 al 3 de enero del año 1873, en el número 42 de la calle de San Blas en Alençon, nacía la novena y última hija de Luis José Estanislao Martín y María Celia Guérin. Fue bautizada el día 4 en la iglesia de Nuestra Señora y le pusieron el nombre de María Francisca Teresa.
Según cuenta ella misma, su infancia se divide en dos partes: primero la alegría y más tarde, después de la muerte de su madre el día 28 de agosto de 1877, el dolor y una sensibilidad excesiva. Dotada de una gran precocidad, aprende a rezar con fervor y a la edad de dos años (¡con dos años!) decide hacerse religiosa. Con sólo tres años de edad decía que “jamás rechazaría nada del buen Dios”. Cuando muere su madre ella tiene cuatro años y medio y elige como nueva madre a su hermana Paulina.

En noviembre de 1877, el padre con las cinco hijas (María, Paulina, Leonia, Celina y Teresa) marchan a Buisonnets (Lisieux). De la educación de Teresa se encarga Paulina y con posterioridad, desde octubre de 1881 hasta febrero de 1886 está como semi internada en la Abadía de las benedictinas. El día 2 de octubre de 1882 Paulina entró en las carmelitas de Lisieux. El 25 de marzo de 1883, Teresa enferma gravemente pero es curada milagrosamente por la Virgen el domingo día 13 de mayo. El 8 de mayo del año siguiente, con once años, hace la primera comunión y catorce días más tarde lo hace por segunda vez y comienza a decir ininterrumpidamente “No soy yo quien vive, es Jesús quien vive en mí”.

Su hermana María entra también en el Carmelo de Lisieux el 15 de octubre de 1886 cuando Teresa tiene casi catorce años. Ella había tomado también esta decisión hacía cuatro años, cuando sólo tenía diez años de edad, pero este proyecto no se realizó debido a su excesiva sensibilidad que la llevaba fácilmente al llanto. Lloraba por cualquier motivo. La noche de Navidad de 1886 durante la Comunión de la Misa del Gallo, “Jesús realiza en un instante mi completa conversión, que en diez años de esfuerzos no había podido conseguir”; así lo cuenta ella misma. “Queriendo hacer de mí una pescadora de almas, me inspiró un gran deseo de trabajar por la conversión de los pecadores”, sigue ella diciendo.
En marzo de 1887 María, que estaba en el convento, tomó el hábito carmelita y empezó a llamarse Sor María del Sagrado Corazón. Al mismo tiempo, el confesor de Teresa, el padre Pichón, la autoriza a comulgar cuatro veces a la semana y el 29 de mayo, día de Pentecostés, obtiene de su padre la autorización para entrar en el Carmelo.

Fotografía de la Santa como novicia, en el claustro del convento.

Se sabe de memoria el libro “La imitación de Cristo” y lee con entusiasmo libros piadosos. Un domingo del mes de julio ante la imagen de un Crucificado se siente invitada a consolarle, pero aunque su padre la ha autorizado para que entre en el Carmelo, las monjas y el obispo de Bayeux opinaron que era muy joven y que debía esperar.
Su padre y ella deciden recurrir al Papa; van a Roma en peregrinación y el 20 de noviembre, a los pies del Papa León XIII, le suplica que la deje entrar en el convento con sólo quince años. El Papa, impresionado, le dijo que si era la voluntad de Dios, así sería. Y logró entrar en el convento el día 9 de abril de 1888. La priora, Madre María Gonzaga, se muestra severa, pero su confesor la tranquiliza. Según la maestra de novicias, su gran dignidad, aun a su corta edad, sorprendió a todas las religiosas. Profesó en 8 de septiembre del 1890, aunque la tarde anterior, tuvo por primera vez una duda terrible acerca de su propia vocación. La obediencia la hizo desaparecer; no le quedaron dudas y así, “inundada por un río de paz, pronuncié los votos”. Cumplió con rigor todas las reglas y deberes de las carmelitas. Rezaba continuamente por los sacerdotes, por las vocaciones sacerdotales y por las misiones. Por esto, aunque nunca salió del convento, después de su muerte fue nombrada patrona de las misiones.
El 5 de diciembre murió la religiosa Madre Genoveva de Santa Teresa y a finales de año estalla una epidemia que diezma la comunidad. Se sometió gustosamente a todas las austeridades de la Orden, menos al ayuno, ya que su salud era muy delicada y sus superiores se lo impidieron. Para ella, una de las penitencias que más la hacía sufrir era padecer el frío que en el invierno hacía en el convento, pero lo padecía con resignación e incluso agradeciéndole a Dios lo que para ella era un martirio.

El día 10 de mayo de 1892 su padre va a Lisieux y dos días más tarde realiza su última visita al locutorio viendo allí a sus tres hijas. Cuando se fue, les dijo: ¡Hasta el cielo!
Teresa, mientras tanto, se alimentaba diariamente leyendo las Sagradas Escrituras, sobre todo los evangelios. Empieza también a dedicarse a otros menesteres: pinta y el 2 de febrero de 1893 compone su primera poesía. Días después es elegida como priora la Madre Inés de Jesús y Teresa es asociada a la formación espiritual de sus compañeras de noviciado: fue nombrada asistente de la maestra de novicias. Hablando de este tema, ella dice: “Hacer el bien sin la ayuda de Dios es tan imposible como hacer que el sol brille a media noche”. Durante los últimos meses de 1892 fue probada por una fortísima angustia espiritual que hace que se confíe aun más al padre Pichón, que en aquel momento estaba en Canadá; la respuesta del sacerdote le llega el 20 de enero de 1893.

Fotografía de la Santa posando con el hábito carmelita en el jardín del convento.

En junio de ese año pinta un fresco en el oratorio del convento. Toma la decisión de hacerse una gran santa, pero no encontrando en sí misma la fuerza suficiente, decide acercarse aun más a las Sagradas Escrituras. Ella dice: “Las Sagradas Escrituras serán el ascensor que elevándome hasta Jesús, este me dispensará de subir la ruda escalera de la perfección”. En una fecha no muy bien precisa tiene la alegría de leer el Libro de los Proverbios (Antiguo Testamento) y lee en (9, 4): “Si alguno es simple, venga a Mí” y en Isaías (66, 13): “Como a uno a quien su madre le consuela, así Yo os consolaré, los llevaré en brazos y sobre Mis rodillas serán acariciados”. Estos textos son los que a ella le confirman que “El ascensor que me llevará al cielo serán los brazos de Jesús”. Esta forma de santificación es verdadera y esencialmente mística. Esta idea personal suya no tardó mucho tiempo en asumir un valor apostólico y es por ello por lo que elegida como priora la Madre Inés de Jesús, ella ayuda a la Madre María Gonzaga, maestra de novicias, en la preparación espiritual de las novicias, como ya he dicho antes.
En ese tiempo su padre enfermó y perdió el uso de la razón sufriendo dos ataques de parálisis cerebral. Su hermana Celina se encargó de cuidarlo. Su padre muere el 29 de junio de 1894 y el 14 de septiembre ella tiene el grandísimo consuelo de que su hermana Celina entra en el convento. Ya son cuatro las hermanas que están en la Orden; Celina tomará el nombre de Sor Genoveva del Santo Rostro.
En enero de 1895, por orden de la priora, Teresa empieza a escribir su vida y ese mismo año termina la redacción del primer manuscrito. El 26 de febrero, espontáneamente, Teresa escribe la poesía “Vivir de amor”, y el día de la Santísima Trinidad, durante la misa, recibe la inspiración de ofrecerse al Amor Misericordioso. Esto, en su vida interior, supone un cambio decisivo pues comprende de pronto “cuánto Jesús quiere ser amado” y comprende que su vida de carmelita no es suficiente y tiene que ofrecerse como víctima a Dios, como holocausto, para recomponer el orden roto por el pecado. Ella quiere ser la feliz víctima que permita a Dios no comprimir más las oleadas de su infinita ternura. Se siente herida de amor y así vive los veintisiete meses que le quedan de vida. Consagrada al Amor Misericordioso ella se ve a sí misma tratada como si lo fuera por la justicia y esto le hace perseverar en su certeza y en su oblación a Dios. Este tema es muy difícil que nosotros comprendamos, pero indica la profundidad del amor de Teresa por Dios.

Tumba primitiva de la Santa en el cementerio del convento.

Del 9 de junio de 1895 al 2 de abril de 1896 ella recibe la respuesta del Señor. Durante diez meses ella es inundada por un océano de gracia y conoce una alegría y una felicidad inauditas. El 15 de agosto entra su prima María en el convento, el 17 de octubre la priora le encarga que sea la hermana espiritual del futuro misionero Mauricio Bellière, el 24 de febrero profesa su hermana Celina, el 17 de marzo toma el hábito su prima y el 21 de marzo Teresa es confirmada en su cargo de maestra en el noviciado.
Pero la noche del 2 al 3 de abril, noche del Jueves al Viernes Santo, Teresa tiene en su celda la primera hemoptisis que le hace intuir su cercana muerte y su tan deseada partida hacia el cielo. Todos sabemos que una hemoptisis es una hemorragia de la mucosa pulmonar, caracterizada por la expectoración más o menos abundante de sangre. Ese mismo día, el 3 de abril, por la noche le da su segundo ataque y el 5 de abril, día de Pascua, toda esa alegría interior desaparece de golpe. Entra repentinamente en la noche de la fe, prueba enviada por Dios y que durará hasta su muerte.
Todo desaparece, el cielo no se abre, se anula y las tinieblas más espesas invaden su alma. Dice: “El pensamiento del cielo, cosa muy dulce para mí, no es más que un argumento de lucha y de tormento”. Esta dramática prueba de su fe y de su propia esperanza durará hasta su muerte. El 30 de mayo, la priora por obediencia, le encarga el cuidado espiritual del padre Adolfo Roulland, que será misionero en China. Veinte días antes, el 10 de mayo, sueña con la Venerable Ana de Jesús, su anterior priora que viene a traerle un poco de calma. Le anuncia su próxima muerte y la consuela diciéndole que el Buen Dios la quiere como está y que está contento con ella. Ella se siente muy consolada. El padre Adolfo Roulland dirá su primera misa en el convento el día 3 de julio y conversa con Teresa en el locutorio. ¡Una monjita de veintitrés años consejera espiritual de un sacerdote! ¡Qué concepto tan elevado tendrían de ella su priora y todas las hermanas del convento!
Del 7 al 18 de septiembre realiza un retiro personal, entregando a la priora el día 8, la redacción del segundo manuscrito sobre su vida. En noviembre lee la vida del misionero Teófano Venard, mártir en Corea y hoy canonizado y ella hace una novena para obtener la gracia de poder ir a las misiones de Indochina, pero tiene una recaída pulmonar. A principios de 1897 recibe la gracia de comprender qué es la caridad. Ella dice que “La caridad fraterna no consiste sólo en amar al prójimo como a uno mismo, sino que lo que Jesús quiere es que se ame al prójimo como el mismo Jesús lo ama y como lo amará hasta el final de los tiempos. En la medida en que esto se haga así, así se amará a Dios”. El 25 de marzo de ese año hace la profesión su prima María, que tomará el nombre de Sor María de la Eucaristía y a principios de abril, final de la Cuaresma, Teresa cae gravemente enferma.

Carmelitas peregrinas veneran las reliquias de la Santa durante su exposición el lunes 12 de octubre de 2009 en la catedral de Westminster, Londres (Inglaterra). Fotografía: John Stillwell/PA Wire.

El 3 de junio la priora le ordena que siga escribiendo su autobiografía y Teresa redacta el tercer manuscrito, pero el 8 de junio tiene que ser llevada a la enfermería y continúa con los episodios de hemoptisis hasta el día 5 de agosto. El 30 de julio de administran la Unción de los Enfermos y el 19 de agosto recibe el Viático de las manos del padre Jacinto Loyson; será su última comunión. Después de una agonía de dos días, murió el jueves 30 de septiembre, por la tarde, hacia las siete y veinte. No tenía ni veinticinco años de edad. Su entierro fue en el cementerio de Lisieux cuatro días más tarde.

Santa Teresa de Lisieux nos enseña sencillez de alma (tener actitud de niño al amar a Dios, amarlo con simplicidad, con confianza absoluta, sirviendo a los demás), servir al prójimo viendo a Dios en él, infinita paciencia ante las adversidades de la vida, tener gran sentido del humor (le gustaba jugar agitando el rosario), vivir el cielo en la tierra procurando que todos los que te rodean sean felices, ser sencillos como los niños y otras muchas cosas más.

Once años después de su muerte, el obispo de Bayeux inicia la Causa de beatificación en su fase diocesana. El 14 de agosto de 1921, el Papa Benedicto XV la declara Venerable y es beatificada por el Papa Pío XI el día 29 de abril del año 1923. Finalmente, el mismo pontífice la canoniza el día 17 de mayo del año 1925 (veintiocho años después de su muerte).
El 11 de julio de 1937, el futuro Pío XII, siendo cardenal bendice la Basílica de Lisieux y el 3 de mayo de 1944, siendo ya Papa la nombra patrona de Francia junto con Santa Juana de Arco.
Finalmente, el día 19 de octubre de 1997, el papa San Juan Pablo II la declara Doctora de la Iglesia en la plaza de San Pedro ante más de setenta mil fieles, dieciséis cardenales y numerosos obispos de todo el mundo. Dijo el Papa en aquel acto: “Entre los doctores de la Iglesia, Teresa del Niño Jesús es la más joven, pero su ardiente itinerario espiritual muestra una gran madurez y las intuiciones de la fe expresadas en sus escritos son tan amplias y profundas que le merecen figurar entre los grandes maestros de la espiritualidad”. Sus padres, Luis y María Celia, fueron beatificados el día 19 de octubre del año 2008.

Figura yacente de la Santa en su capilla del Carmelo de Lisieux (Francia).

Pregunta: Hola, muy buen día. Estoy preparando un ensayo sobre la vida de Santa Teresita del Niño Jesús y he encontrado algunas fotografías donde aparece expuesto un cuerpo de ella, dando la impresión de estar incorrupta. Según entendí en Historia de un Alma, cuando la exhumaron sólo encontraron una palma en buen estado, pero su cuerpo sufrió el proceso natural de deterioro. ¿Tienen alguna información al respecto? Muchas gracias y qué buena idea ayudar a aclarar las dudas. Bendiciones.

Respuesta: Hola, con muchísimo gusto te facilito estos brevísimos datos que creo aclararán tu pregunta.

Santa Teresa muere el día 30 de septiembre del año 1897, después de sufrir una grave enfermedad y es sepultada en la tierra, en el cementerio municipal.
El cadáver fue exhumado el día 6 de septiembre del año 1910, estando presentes unas doscientas personas, entre ellas el obispo de la diócesis. Los restos fueron recogidos y metidos en un nuevo ataúd de plomo y se llevaron a otra tumba en el mismo cementerio.
El 6 de agosto del año 1917 fue realizada una segunda exhumación y el día 26 de marzo de 1923 fueron trasladados definitivamente a la capilla del convento.
El relicario que guarda la mayor parte de los restos de la Santa fue un regalo realizado desde Brasil a las carmelitas de Lisieux. Este relicario, recientemente, ha visitado prácticamente todos los países del mundo y, como he dicho antes, tiene la mayor parte de los huesos de la santa, que NO ESTÁ INCORRUPTA. Este relicario estuvo en España en el año 2003.
El mencionado relicario no es la estatua yacente que todos conocemos y que fue realizada por un monje trapense de Soligny en el año 1920. Esta estatua no contiene los restos de la Santa.

Antonio Barrero

Bibliografía:

“La petite Sainte Térèse”,de M. van der Meersch, París, 1947.
“El Acto de ofrenda al Amor Misericordioso”, de P. Garrigou-Langrange, Lisieux, 1955.
“La teología de la infancia espiritual”, de C. Barbera, Roma, 1961.
“La espiritualidad de Santa Teresa de Lisieux; los grandes problemas a la luz de su proceso de canonización y de sus Manuscrits Autobiographiques”, de M.A. Barrios, Madrid, 1962.
“Santa Teresita”, de G.M. Ballarin, Barcelona, 1964.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “Santa Teresa de Lisieux (Teresita del Niño Jesús)

  1. uNA GRAN SANTA SU HERNA DIJO DE ELLA LA MAS GRANDE SANTA DE LOS TIEMPOS MODERNOS SIN UN TITULO ACADEMICO ES UNA DOCTORE, UNA MISTICA SIN EXTASIS, UNA APOSTOL DESDE LA CLAUSURA QUE MAS SE LE PUEDE PEDIR A LA IGLESIA DE HOY SANTOS TAN FRESCOS TAN IMITABLES QUE NO SON FRUTOS DE LEYENDAS SI NO DE HERMOSAS REALIDADES FELICIDADES DON ANTONIO!

  2. Antonio como tu bien dices en el articulo es dificil comprender algunas cosas vividas por la santa.
    Me hubiera gustado que se hubiera puesto la fotografia de la santa vestida de Santa Juana de Arco,en una de las representaciones que se realizaron en el convento,desde luego da que pensar(una santa disfrazada de otra santa).
    ¿Quien le iba a decir a ella,que seria patrona de Francia junto a Santa Juana de Arco?.
    Por Vila-real tambien paso la urna relicario con los restos de la Santa,desgraciadamente no pude visitarlas.

  3. Sobre esta Santa ahora tan popular, yo sabía más bien poco, y dentro de lo poco que sabía no dejaba de sorprendreme que una simple monjita, con infancia de niña mimada y una estancia más bien corta en el convento, a poco de su muerte no es que fuera ya sólo Santa, sino Doctora de la Iglesia cuando no era una mente especialmente brillante y patrona de las misiones, cuando nunca había ido demasiado lejos, y menos a misionar. De ahí que no entendiera tantos reconocimientos y tanta pasión como despertaba.

    Pero después de leer el artículo creo entender mejor por qué ha entusiasmado tanto a la Iglesia el ejemplo de esta muchacha; que se volvió “loca” de amor por Cristo y dio un ejemplo muy brillante y luminoso de vida mística y contemplativa. Murió más joven que yo y ya entonces tenía anodadados a todos a su alrededor. Sí, creo que ahora comprendo mejor por qué ha sorprendido al mundo la vida de esta aparente sencilla monjita.

    De todos modos, me gustaría que la Iglesia fuera más pródiga en aceptar como Doctoras de la Iglesia a otras grandes mujeres de la espiritualidad cristiana que contribuyeron con sus vidas y sus obras a la Iglesia. No sé por qué les cuesta tanto, de verdad…

    • A Santa Teresa de Lisieux, muy conocida superficialmente, pero poco conocida en profundidad, se le puede aplicar con toda justicia lo que dice el Evangelio de Lucas: “Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado” (Lucas, 14, 11) y “Ha quitado a los poderosos de sus tronos y ha exaltado a los humildes” (Lucas, 1, 52). Una sencilla monjita, frágil de salud física, pero grande en salud espiritual. Excepcional.

      Y en cuanto a Doctoras de la Iglesia, Ana Maria, tu sabes que la Iglesia ha tenido y tiene relegada a la mujer en muchas cosas. ¿Por qué no habría de pasar lo mismo en este caso? Ya es un paso que se haya conseguido que algunas grandes santas sean declaradas Doctoras de la Iglesia: Teresa de Jesús, Teresa de Lisieux y Catalina de Siena. Creo que no se me olvida ninguna, pero estoy seguro que poco a poco irán engrosando la lista de los treinta y cuatro Doctores actuales de la Iglesia.

  4. Ni qué más decir? desde que leí la “historia de un alma” esta monjita me cautivó con sus enseñanzas… De ella sí que puedo decir que es una verdadera mística, una monja que sí que entendió la profunda e inescrutable vocación a la que Dios nos llama…

  5. Muchas gracias por responder mi pregunta sobre la incorruptibilidad. La verdad es que llegué a amar a esta santita de gran gran tamaño! me sorprende el proceso que llevó y pasar de ser una niñita consentida y voluntariosa a una gran mujer. Gracias por aclarar mi duda. Y me causó mucha gracia que no le guste que le digan don Antonio… lo tomaré en cuenta! Bendiciones

  6. Gracias a ti, Iris.
    Sobre la incorruptibilidad de algunos cuerpos de santos, supongo que habrás leido el artículo que sobre ese tema se publicó en este mismo blog el día 8 de noviembre del año pasado.
    ¿Sabes por qué no me gusta el don? Porque parece que te hace más viejo de lo que eres, ja, ja.

  7. Este verano algunos miembros de mi asociación tuvimos el privilegio de guiar a unos 75 jóvenes de varios países y pertenecientes a la Comunidad de las Bienaventuranzas desde Morella a Castellón en una peregrinación que no olvidaré. Ellos me hablaron de Santa Teresa de Lisieux como gran ejemplo de su comunidad y me hicieron sentirla muy cerca. Vaya en estas letras mi homenaje a la santa y a su grupo de seguidores.

  8. Que se puede decir de Santa Teresita del Niño Jesús, TODO. Una Santa moderna de nuestros tiempos, para imitar (que pocos lo hacemos), se necesita un gran amor, una gran pasión, una gran entrega, Ella lo tenia todo, que grande Madre Teresa ruega por nosotros Tú que estas disfrutando de la vida eterna junto a Nuestro Señor y a Nuestra Madre María, Ruega por todos nosotros

  9. Santa Tresita sin duda es mi santa favorita, gracias a ella encontre mi llamado al carmelo, Me gusto mucho este articulo, Teresita sigue mandadndo su lluvia de rosas hoy en dia, y a todos nos enseña el camino de su infancia espiritual, Mi mas sentidas Felicitaciones.

      • Oye,una cosa, la imagen #4 ( de la tumba de teresita) no estaba dentro del convento de lisieux, en realidad se encontraba en el cementerio de la ciudad en un lugar designado para las carmelitas, incluso si te das cuenta el 26 de marzo de 1923 fueron trasladados de nuevo al convento ( para que trasladarlos al convento de nuevo si ya estaban dentro del clustro? ), incluso en la pagina de los archivos del carmelo de lisieux hay fotos del dia en que la exhumaron y la llevaron de nuevo al convento.
        y sobre la figura yacente de la santa en el carmelo, es sabido que debajo de la imajen no dentro, si no mas bien bajo la urna hay un pequeño espacio donde se guardan lo que quedan de los restos de teresita ( en verdad deben ser muy pocos huesos), pues como tu mismo dijiste sus reliquias estan esparcidas por muchas urnas y relicarios, incluso es muy curioso que teresa haya profetizado meses antes de su muerte que ella seria ” una flor deshojada”.

        Saludos y Bendiciones. =)

  10. Pues tengo la suerte de vivir a unos cuarenta minutos de Liseux, y voy seguido, una belleza de articulo, gracias. Si, confirmo, sus restos estan bajo la figura yacente. Sus padres reposan en una urna dentro de la basilica y sus tumbas se conservan en el exterior; al comienzo del camino de Cruz.

    aqui puede usted ver las ultimas fotos, son de hace unos meses, fui por pascua.
    http://codelamarga.blogspot.fr/2016/03/carmel-de-lisieux-santa-teresa-de-liseux.html
    http://codelamarga.blogspot.fr/2016/03/basilique-sainte-therese-de-lisieux-al.html

Deja un comentario