Santa Úrsula: entre la historia y la leyenda (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"Apoteosis de Santa Úrsula", obra de Vittore Carpaccio (1491). Gallerie dell'Accademia, Venecia (Italia).

En lo que conocemos acerca de Santa Úrsula –también llamada Santa Ulla-, en su vida y martirio, se mezclan la historia y la leyenda. La primera passio de la que se tiene conocimiento fue escrita en el año 975, pero el mismo documento asegura que los hechos narrados “fuit tempore vetusto”, es decir, ya eran antiguos por aquel entonces. Esto podría confirmar las teorías que sitúan a esta mártir en torno al siglo IV de nuestra era, y no el VIII o el IX como tradicionalmente se ha venido creyendo.

Esta passio del año 975 –atribuida al monje Enrique de San Bertino- contiene una primera aproximación básica de lo que ha venido siendo la tradicional leyenda de la Santa: ella era la hermosa y piadosa hija de un rey bretón, que después de haber consagrado a Dios su virginidad, fue pedida en matrimonio por Etéreo (Aetherius) que era hijo de un rey pagano. Como una respuesta negativa por parte de Úrsula hubiese conducido a la guerra, ella, aconsejada por un ángel durante un sueño, pidió una tregua de tres años para tomar la decisión definitiva e hizo prometer a su futuro esposo que abrazaría la fe cristiana antes del matrimonio. Acabada la tregua, huyó por mar en once barcos acompañada de once mil compañeras, pero una gran tormenta las hizo adentrarse por el estuario del río Waal y llegaron hasta Colonia. Allí de nuevo se le apareció el ángel y le profetizó que serían todas martirizadas en aquel mismo lugar en el plazo de un año, y le aconsejó peregrinar a Roma. De modo que navegaron el Rhin hasta Basilea y desde allí, a pie, alcanzaron Roma. En el plazo establecido por el ángel regresaron por el mismo lugar a Colonia, recién conquistada por los hunos, que las mataron a todas. Úrsula, en concreto, fue atravesada por una flecha al no querer desposarse con el cabecilla de los hunos. Gracias al sacrificio de las doncellas por la fe y la pureza, Colonia fue liberada de los enemigos que huyeron poco después. Los habitantes de la ciudad recuperaron sus cuerpos y un hombre llamado Clemacio (Clematius), venido de Oriente, construyó una basílica en el mismo lugar del martirio.

Hasta aquí la información dada en la passio de 975. Pero en el siglo XI aparece una nueva passio que básicamente es la misma, aunque con algunos añadidos, y ésta llegó a hacerse más popular que la primera. En ella es donde aparece por vez primera un Papa de nombre Ciríaco, que habría sufrido martirio con Úrsula –la justificación de su no aparición en la lista de Papas venía por un dato en la leyenda, según el cual, al dejar voluntariamente la Sede por sufrir el martirio contrariamente a las opiniones de sus consejeros, no fue honrado ni recordado por sus sucesores-. Posteriormente la leyenda conoció mayor desarrollo con las revelaciones de la Beata Isabel de Schönau (De Exercitu Virginum Coloniensium) y con añadidos por parte de otros autores, principalmente germánicos.

Por tanto, aunque se puede concluir que la leyenda de Santa Úrsula y compañeras mártires no es más que eso, una leyenda, ésta tiene un primitivo núcleo de carácter histórico. Éste se prueba por una inscripción en el coro de la iglesia de Santa Úrsula en Colonia, que dice:

“Clematius, senador venido del Oriente por inspiración divina, construyó con su propio dinero esta basílica, a fin de cumplir el voto realizado al enterarse de tamaño sacrificio”.

Vista de la Cámara Áurea, lugar donde se concentran la mayoría de las presuntas reliquias de la Santa y compañeras. Iglesia de Santa Úrsula, Colonia (Alemania).

Han existido diversas controversias sobre esta inscripción, sin embargo hoy día es admitida como auténtica y ha venido a fecharse entre los siglos IV-V, lo que probaría la antigüedad del martirio de un grupo numeroso de vírgenes en Colonia. Las excavaciones más recientes en esta iglesia han demostrado que fue construida sobre un cementerio romano. Cuando en el año 1106 fue ampliada la ciudad de Colonia, fue hallado junto a la iglesia un cementerio (Ager Ursulanum), cuyos restos humanos fueron considerados como pertenecientes a las mártires: aquí empezó el reparto de cráneos y huesos por toda Europa.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Santa Úrsula: entre la historia y la leyenda (I)

  1. De verdad Ana que aunque tu especialidad son las santas martires yo creo que has de tener una maestria en Santa Filomena y un doctorado en Santa Ursula pues siempre sacas nuevos datos acerca de ambas y esclareces muchas dudas y leyendas que se han tenido por siglos, aunque por de más legendaria lo de Santa Ursula y las once mil virgenes, es bueno saber que al menos Santa Ursula es histórica

    • Jaja, no tanto, André. Tú fíjate que cuando entras en el tema la tónica suele ser que la Santa en cuestión es real, pero no así los datos más populares sobre ella.
      A mí me sorprendió saber que Santa Úrsula es una santa auténtica porque, junto con Santa Margarita, quizá haya sido de las más desprestigiadas por lo absurdo de su leyenda. Qué culpa tendrán ellas, ¿no? si todo es fruto de uno -o diversos, en este caso- cabecitas fantásticas medievales.

      • Hay que decir Ana Maria que si no fuera por esas “cabecitas fantasticas medievales” puede que hoy no estuvieramos hablando de esta santa ni de muchisimas otras (y otros) porque o bien estarian relegados al olvido o no se recordaria ni su existencia.
        Sabemos que la fama reconocida de muchos santos y santas se debe a la gran difusion que hicieron estas personas por casi toda Europa.

        • Siento decir que no me impresiona. Hay muchos más Santos que no conocemos ni nunca conoceremos, de los que conocemos poco y mal, gracias a ellos.
          No sé qué es peor: si no conocer, o conocer poco y mal. Creo que lo segundo es más perjudicial, y eso es lo que principalmente le debemos a esas cabecitas medievales: conocer poco y mal, o directamente (¿por qué no?) no conocer en absoluto.

  2. Tengo interés en leer esta serie sobre Santa Ursula. Seguro que habrá debate debido a la gran cantidad de falsedades que sobre ella se han escrito.
    Nadie duda de su existencia histórica, pero sobre sus peripecias, viajes y acompañamiento….., Ni Napoleón en sus batallas iba tan acompañado, ja, ja.
    Gracias y prefiero callarme ahora hasta leer el resto de los artículos.

    • Cuando pienso en la leyenda de Santa Úrsula siempre me viene a la mente el título de aquella obra de Jardiel Poncela: “Pero… ¿alguna vez hubo once mil vírgenes?” Jajajaja 😀 Está claro que la cifra está inflada hasta la explosión y que los huesos del Ager Ursulanum son de lugareños enterrados allí y no necesariamente de las mártires. A saber con cuántas fue, once, quizás. Pero siempre nos quedará Úrsula… (deformando una famosa cita, esta vez del cine…)

  3. Curiosamente la pasada noche estuve trabajando sobre el conjunto de Santa Ursula de Valencia , compuesto por su covento e iglesia en la Plaza de Santa Ursula de Valencia. Entre sus curiosidades decir que inicialmente en su fundación fue una casa de arrepentidas (mujeres que abandonaban una vida “pública” por vejez , enfermedad o convicción para llevar una vida monástica) y que alojó una de las checas o centros de interrogatorios durante la Guerra Civil. El claustro de dicho ex convento está ocupado por la Universidad Católica San Vicente Mártir (Contando el número de edificios ex monacales que ocupan uno se sorprendería…).

    • Yo he estado frente a la fachada de la iglesia y le he hecho fotos a la escultura de la Santa, Salvador, que suele estar invadida de palomas y no pude espantarlas ni tirándoles piedras (pobres pajarracos y pobre Úrsula, que tampoco tenía la culpa).
      No se si sabrás decirme si queda algo de la iglesia y se puede visitar. Imagino que nada, por su triste destino como checa. En cuanto a la UCV, yo también me maravillo de los edificios exclaustrados que están recuperando… se nota que el Arzobispado ha trabajado por ello.

      • Ana María , la iglesia resulta que fue restaurada y, aunque todos los altares que tiene en la actualidad son modernos , sin embargo el altar mayor que es barroco se conserva y se atribuye su autoría a Francisco de Ribalta. El Convento fue totalmente reedificado en el año 1960. Al haber perdido su carácter de Parroquia , ignoro de qué forma puede ser visitada. Yo también tengo mucha curiosidad.

  4. Encantado con esta nueva serie de articulos sobre Santa Ursula y compañeras Ana Mª.
    Bueno,me imagino que en los diferentes articulos trataras aquella famosa traduccion erronea donde se supone que confundieron la cantidad de virgenes que acompañaban a la santa.
    ¡¡Ya tengo ganas!! jajaja 😉

Deja un comentario