San Luís Bertrán: virtuoso dominico evangelizando el Nuevo Mundo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo del Santo por Francisco de Zurbarán. Museo Provincial de Bellas Artes, Sevilla (España).

En un siglo XVI en que no faltaban en Valencia vicios sociales de todo tipo y conversiones simuladas de moriscos, florecieron también santidades que pasaron a la posteridad. Uno de ellos fue San Luís Bertrán, que nació en el año 1526 en el seno de una familia cuyo padre era un prestigioso Notario y gran cristiano.
Desde muy niño practicaba por las noches la oración y la penitencia durmiendo en el suelo y comulgando diariamente. De todos modos, en su juventud también tuvo sus dudas como cuando quiso ingresar en la Orden de los Mínimos, siendo disuadido de ello por el padre Ambrosio de Jesús, o cuando decidió optar por una vida mendicante y escribió a sus padres justificando su decisión y basándola en numerosas citas de las Sagradas Escrituras. Su aventura terminó cuando fue alcanzado por un criado de su padre no muy lejos de Valencia.

En el año 1544 encontró su camino a pesar de lo precario de su salud ingresando en el Convento de Predicadores de la Orden de los Dominicos pues esta Orden permitía ser monje y realizar labores de apostolado y prédica. Su vida fue de gran austeridad y se dice que siempre andaba con los ojos bajos y la cabeza agachada fuera y dentro del convento, abstinente en el comer y amigo de cilicios y otras disciplinas, siendo su fisonomía como las que representaba el Greco con cara larga y delgada y ojos profundos.

En 1547 fray Luís fue ordenado sacerdote y poco después, a la edad de veintitrés años, caso muy poco frecuente a esa temprana edad, recibió el nombramiento de maestro de novicios del convento de Valencia que repetiría siete veces a lo largo de su vida. Como maestro espiritual de novicios era muy exigente en asuntos de humildad y de obediencia y con gran facilidad quitaba el hábito y devolvía sus ropas de seglar a los que juzgaba que no llevaban una vida acorde; pero eso no impidió que fuera muy amado por sus novicios.

Aunque pasó enfermo casi todo el tiempo de su vida religiosa, se entregó siempre a la penitencia y uno de sus dones más señalados fue la clarividencia pues con frecuencia, en confesión o en dirección espiritual, fray Luís daba respuestas a preguntas no formuladas o descubría vocaciones todavía ignoradas. Esta cualidad llegó a ser tan notoria que durante toda su vida recibió siempre consultas de religiosos y seglares, nobles o personas del pueblo sencillo pues su fama de oráculo del Señor llegaba prácticamente a toda España.
Por ello en el año 1560 recibió una carta de Santa Teresa de Jesús, en la cual la santa le consultaba, en relación a su reforma del Carmelo, si su empresa era realmente obra de Dios. En su respuesta le predijo que no pasarían más de cincuenta años para que su Orden fuera una de las más ilustres en la Iglesia de Dios.

Casa natal del Santo en Valencia, España.

En el año 1562 llegaron de América al convento dos padres que necesitaban vocaciones para la obra misionera que allí estaban creando y, aunque se le intentó disuadir por su frágil salud, obtuvo el permiso necesario para ir. Una vez en la región del Bajo Magdalena, en Cartagena de Indias, quiso ir a la selva para evangelizar a los indígenas nativos con los que se hacía entender en su propia lengua. Fiel a su estilo, llegaba el santo fraile misionero hasta las chozas más escondidas y no había camino, por escarpado o peligroso que fuera, que le hiciera recular. Además, se jugaba el tipo cuando derribaba los ídolos a patadas o mandaba quemar las chozas que les servían de altares. También era suicida su conducta, por ejemplo cuando reprobó públicamente a un indio muy importante en su tribu que vivía amancebado con una mujer casada.

Pero en este entorno también se encontró con la opresión y los abusos de los conquistadores o encomenderos, presuntos cristianos, a los que combatió y que lo intentaron asesinar repetidamente. De hecho, los milagros que más pueden observar en las pinturas que le representan es cuando los encomenderos lo intentaron envenenar con un potentísima poción, pero que luego de vomitar una serpiente, recobró la salud; y cuando un encomendero quiso matarle pero, al dispararle, su arcabuz se convirtió en un crucifijo. Por ello recibió la advertencia del Obispo de Chiapas en México, Fray Bartolomé de las Casas, también dominico, que le prevenía así “Lo que más quiero advertiros, y para eso principalmente os escribo, es que miréis bien cómo confesáis y absolvéis a los conquistadores y encomenderos, cuando no se contentan con los privilegios del rey y tratan tiránicamente a los naturales contra la expresa intención de su majestad”. En estas circunstancias y, cuando estuvo convencido de que ya había dado todo de su labor misionera con los indios, pidió al Padre General licencia para regresar a España, y así la obtuvo.

Una vez aquí, fue nombrado Predicador General de su Orden y recorrió los pueblos de la actual Comunidad Valenciana normalmente a pie, aunque la llaga crónica que le había dejado cojo, a veces le hacía ayudarse por alguna cabalgadura. Sus prédicas eran sencillas pero vibrantes y refería numerosas anécdotas de las vividas en América. Fray Luís pensó ya, llegado a la última etapa de su vida, en retirarse a la paz contemplativa de la Cartuja de Porta-Coeli. En ese mismo año, a requerimiento del virrey, que había sido consultado al efecto por Felipe II, hizo un informe sobre la posible expulsión de los moriscos pues San Luís reconocía que, en parte, habían sido forzados al bautismo, cosa que criticaba duramente.

Reliquia del Santo venerada en su ermita de Bunyol, Valencia (España).

Y de los moriscos decía que «casi todos son herejes y aun apóstatas, que es peor… y guardan las ceremonias de Mahoma en cuanto pueden». Como solución proponía que no se administrara el bautismo a los niños hijos de moriscos si iban a vivir en casa de sus padres, porque había evidencia moral de que iban a ser apóstatas como ellos, y más valía que fueran moros que herejes o apóstatas. Este dictamen fue refrendado por su buen amigo San Juan de Ribera, arzobispo de Valencia, en cartas al rey.

El uno de enero de 1581 cumplió fray Luís sus cincuenta y cinco años, y predijo la fecha de su muerte, el 9 de octubre, fiesta de San Dionisio y compañeros mártires. Esto llegó a plasmarlo en un papel a su prior de la Cartuja de Porta-Coeli escribiendo: “Anno 1581, in festo Sancti Dionisii, moritur fr. Ludovicus Bertrandus”. Selló luego el papel, y lo guardó en la caja fuerte del monasterio con la siguiente leyenda: “Secreto que ha de ser abierto en la fiesta de Todos los Santos del año 1581”.
San Juan de Ribera, veneró tanto a nuestro santo que llegó a llevarse al enfermo a su casa arzobispal de Godella. Allí el arzobispo le arreglaba la cama, le sanaba las llagas que tenía en las piernas y le cortaba el pan y la comida. Y ese día murió, justamente, el 9 de octubre de 1581, fiesta de San Dionisio y compañeros mártires.
Paulo V lo beatificó en 1608, y Clemente X lo incluyó en 1671 entre los santos de Cristo y de su Iglesia.

Salvador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “San Luís Bertrán: virtuoso dominico evangelizando el Nuevo Mundo

  1. Gracias, Salvador.
    Me ha llamado mucho la atención el hecho de que solo cinco años después de haber ingresado como novicio en la Orden, ya lo nombraran maestro de novicios. Quienes conocemos el funcionamiento interno de las Órdenes religiosas sabemos que para ser maestro de novicios se ha de tener muchísima prudencia, gran experiencia en la dirección de almas y haber vivido y conocido a fondo el espíritu de la Orden durante mucho tiempo; de hecho, los maestros de novicios (o maestras de novicias) normalmente son personas mayores.

    Algo muy especial debieron ver sus superiores en él para darle esa inmensa responsabilidad siendo tan joven y, yo presumo, tan inexperto. Me sorprende muchísimo, pero así fue en realidad y parece que lo hizo muy bien.

    Quiero decir además que más de un santo ha predicho el día de su muerte, pero desde luego es curiosa la forma en que lo hizo San Luís Beltrán. Por otro lado, quiero lamentar que su cuerpo se perdiera durante la guerra civil española, aunque quede alguna reliquia suya en la catedral valenciana y en algún otro lugar.

    • Estimado Antonio , ciertamente una de las circunstancias más excepcionales de la vida de nuestro San Luís es que sus superiores vieron en él todas las cualidades necesarias para ser maestro de novicios a pesar de su jóven edad. Como bien dices, fue admirado por sus educandos por su prudencia y rectitud.

  2. Gracias Salvador por hablarnos de este gran Santo que tanto bien hizo a los indios, no por nada es el apóstol de Colombia, pero una duda, cuando es su festividad es hoy 16 de noviembre? me encanto ese detalle de su clarividencia la verdad que lo desconocia, es una lastima que al menos aca en Améroca su culto ah decaido en comparación con otros santos, y es una lástima escuchar que su cuerpo se perdio en la guerra civil española, no se si Antonio sbara porque yo lo ignoro si en Colombia existiran reliquias de este santo?.

    • Amigo André,
      Refiriéndome solo a las reliquias del cuerpo de San Luís y no a otras como puedan ser una camisa, el cilicio, correa, cartas, etc., te diré que en la parroquia valenciana de San Esteban estuvo hasta el año 1936, el cuerpo de San Luís Beltrán, que fue quemado y tirado posteriormente a un estercolero. De todos modos, en esta parroquia se sigue conservando un trozo del radio del brazo izquierdo en un relicario de plata.

      Asimismo, en la catedral de Valencia se conservan cinco dedos de una de las manos del santo en una arqueta pequeña de plata. También en la catedral se guardaba un hueso de uno de los brazos, pero actualmente creo que está desaparecido. En Colombia, que yo sepa, no existe ninguna reliquia de su cuerpo.

      Hay un maravilloso libro titulado: “Cuadernos San Luís Beltrán”, que recopila una colección de doce cuadernos, redactados por diferentes autores, impreso magníficamente en la imprenta Nacher de Valencia en el año 1981 y que para mi es el mejor trabajo recopilatorio de su vida, escritos, milagros, reliquias, proceso, etc

    • Efectivamente la fecha en que se celebra la festividad del santo es el 9 de Octubre , que además es un día muy importante en la Comunidad Valenciana por ser la fiesta grande. Existe una curiosidad en relación con lo que comenta Antonio de la presencia del santo en la Iglesia de San Esteban pues esta era su parroquia natural ya que su casa natalicia se halla enfrente de dicho templo. Además la Calle de los Venerables, que recorre el lateral de la Iglesia de San Esteban, hace referencia a que allí se reunió gente santa como San Vicente Ferrer o el propio San Luís Bertrán.

  3. Tengo escaneadas algunas imágenes de un libro que reseña imaginería y reliquias destruidas durante la Guerra Civil, aquí os adjunto el desaparecido cuerpo de San Luís Bertrán para que lo veáis:

    http://i56.photobucket.com/albums/g194/Putai/1936/SanLuisBeltrn2.jpg

    http://i56.photobucket.com/albums/g194/Putai/1936/SanLuisBeltrn.jpg

    Y bueno, yo paso a menudo por la casa natalicia del Santo en Valencia, al tratarse de una zona céntrica y que me viene de paso; y siempre me ha escandalizado el estado en que tienen un lugar tan relevante para nuestra historia. Aunque claro, acordándome de lo que pasó con la casa de Vicente Blasco Ibáñez, me pregunto: ¿¿estarán esperando a que se caiga al suelo para hacer algo por ella??

    En cuanto a los moriscos… yo los comprendo. Eran habitantes de esta tierra desde hace muchísimo tiempo, y de repente les obligan a convertirse, a cambiar de nombre y a vivir de otra manera. No me extraña que se resistiesen tanto. ¿Qué hubiéramos hecho nosotros? Lo mismo. En mi opinión, el trato que se les dio fue cruel, vejatorio e inhumano; además de atroz e intolerante. Pero así era la idiosincrasia de la época. En verdad, que tenemos muchas cosas de las que responder.

    • Tacho , aquí en Valencia tenemos multitud de rastros urbanos relacionados con estos dos santos tan entrañables e importantes para la historia de Valencia. En concreto, San Juan de Ribera fue tan importante desde un punto de vista político y religioso que tenía en su nombre los cargos de Capitán General de Valencia , Arzobispo y Virrey de la ciudad y Patriarca de Antioquía. Además promovió muchos cenobios en la ciudad, pero de eso ya hablaremos en otro momento…

  4. Salvador cuanto tiempo sin realizar un articulo,jejeje,y ademas nos sorprendes con otro Gran Santo de las tierras Valencianas.
    Por cierto,siempre he tenido la impresion de haber leido en varios sitios (libros,pagina web etc) su apellido mal escrito “Beltran”,incluso yo creia que era el correcto.

    Sobre su caracter la verdad que era algo severo,sobre todo con los pobres novicios,y la suerte que tuvo de que no lo mataran los indigenas cuando ordenaba quemar chozas donde adoraban a sus dedidades o derribaba los idolos a patadas.
    Me ha sorprendido la consulta que le hizo por carta Santa Teresa de Jesus sobre su Orden.
    Como siempre una lastima que de nuevo se haya perdido casi por completo el cuerpo de este santo que creo se hayaba en bastante buen estado( sino incorrupto).

    • Estimado Abel, Agradezco que hayas “echado de menos” mi autoría pues ya he dejado el lastre de la temática vicentina. Mi intención es la de comenzar con este una serie sobre santos y beatos valencianso que espero que guste. Me alegra especialmente que hagas mención a ese fallo tan reiterado de “rebautizar” a nuestro santo como Beltrán cuando su apellido real es el de Bertrán. Coincido contigo en su udacia al derribar a los ídolos indígenas a patadas pero así era San Luís, indomable.

  5. Por eso creo que las Reliquias de los santos no deben de estar solo en un sitio; luego surge cada acontecimiento como en el caso de este santo Dominico y luego nos quedamos sin reliquias. Meldelen ¿Tienes ideas de que reliquias se perdieron en la guerra civil española? Me refiero a sus cuerpos.

    • No sólo las reliquias, sino también el patrimonio artístico religioso perdido durante la Guerra Civil Española (1946-1939) es incontable. Existen catálogos locales de obras y reliquias perdidas por zonas -como éste que tengo de la provincia de Valencia-; pero si juntaras todo lo que hay documentado en toda España, no se llegaría ni a la mitad de lo que hemos perdido.
      Claro está que eso es nada comparado con la pérdida de vidas humana, cada una de ellas infinitamente más valiosa que todas las reliquias y todas las obras de arte juntas.

      • Eso es verdad. Nada en comparación a la vida humana. Pero creyeron que destruyendo las imágenes, quemando templos, asesinando cristianos iban a acabar con los Cristianos. Yo en vez de quemar las obras las hubiera vendido no crees???????? Como que les falló la Propia inteligencia ¿No crees? Destruir el arte, su historia misma. Da Pena.

  6. Gracias, Salvador, por hablarnos de esta santo, por el cual siento estima, siendo como es co-patrono de la república de Colombia. Aquí se ha mencionado la audacia que tenía al derribar los ídolos de los indígenas: pues decirles que, según los testimonios escritos que los colonizadores dejaron aquí, y que están en el archivo nacional, esa actitud lo que causaba era una fuerte admiración, y para ilustrarlo, una anécdota: Cierta vez llegó, con su ayudante, a una aldea indígena cerca del Urabá. Allí les predicó en su propio idioma (recuérdese que este SI TENÍA el don de lenguas) y realizó algunas curaciones. Muchos nativos, impresionados, aceptaron el anuncio kerygmático. Y he aquí que el cacique de la tribu, conmovido, se halla entre éstos convertidos, pero le manifiesta que siente mucho susto de aceptar la fe, pues le teme a un ídolo que ellos veneran y que estaba escondido en una gruta en medio de la selva, a cierta distancia de la aldea. El fraile le consuela, y ni corto ni perezoso marcha al frente de los nativos hasta la mencionada gruta. Y una vez llegado, toma el ídolo entre sus manos, lo arroja al suelo y lo vuelve guiñapo. La gente, que esperaba que, en el acto, ocurriera algún fenómeno natural catastrófico como signo de la reprobación de los dioses, observa maravillada que nada en absoluto ha pasado. Y así, fray Luis logra la conversión de aquellas gentes…
    Y si, muchos encomenderos le odiaban y le intentaron dar muerte, pero también algunos jefes nativos, que veían en él un pregonero del imperio español en expansión. De hecho, fray Luis fue enviado en diversas ocasiones a poblados donde antes habían sido asesinados otros frailes misioneros, sólo que éste santo sí que logró convencerlos con sus prodigios, con su extrema pobreza, y con su encendida predicación…
    En cuanto a reliquias, temo decir que aquí no se conserva nada de su cuerpo. Sí se, en cambio, que en el convento de los dominicos en Cartagena de Indias se conservan algunos fragmentos del suelo de la celda donde habitó el santo, y que conservan manchas de la sangre que el fraile derramaba cuando se disciplinaba.

  7. ¡Excelente artículo Salvador!
    San Luis Bertrán es la prueba de que la disciplina y la rectitud son sinónimos de amor, un santo sumamente notable que además tuvo relación con otra de mis santas preferidas, Santa Teresa de Jesús. ¡Qué gran ejemplo nos dan ambos personajes!

  8. Hermosisima la historia y todo el relato de la vida mística de San Luis Bertran, quiero decirle que el municipio de Tubara al norte del Departamento del Atlántico en la república de Colombia, existe una reliquia del santo traída de España, es una falange del dedo meñique de su mano, Tubará fué el epicentro de su evangelización en la época de la conquista por parte de los españoles a nosotros nos toco en suerte a Pedro de Heredia , pero el verdadero conquistador de almas para Dios fue Luis Bertran, este año se celebran los 450 años de su evangelización y desde ya se prepara para este gran acontecimiento.

Deja un comentario