Santa Ángela de la Cruz, virgen fundadora

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo contemporáneo de la Santa.

Ángela Guerrero González nace en las afueras de Sevilla el día 30 de enero del año 1846. Su padre, Francisco, era cocinero y su madre, Josefa, costurera en el convento de los trinitarios. Tuvieron catorce hijos. Fue bautizada en la parroquia de Santa Lucía cuatro días después de su nacimiento. Como niña perteneciente a una pobre familia sevillana, sólo aprendió a escribir y el catecismo; sin embargo, esta pobreza no le impedía compartir con los demás los escasos bienes que había en su casa. El ambiente en el que se crió era profundamente religioso y ella era dócil de carácter, muy discreta y profundamente admirada por quienes la rodeaban. En su casa aprendió a rezar el rosario y las oraciones que en el mes de mayo se le dedicaban a la Virgen; acostumbraba a ir con su padre al rosario de la aurora, costumbre muy extendida entonces y que aún hoy se practica en muchos pueblos de Andalucía, al menos en determinados días del año.

La primera comunión la hizo con ocho años de edad y fue confirmada a los nueve años. A los doce años tuvo que ponerse a trabajar como aprendiz de zapatera para ayudar a su familia y allí, en el taller, también rezaba diariamente el rosario, enseñándole el oficio de zapatera a otras niñas sevillanas, pobres como ella. La maestra del taller era Doña Antonia Maldonado, una mujer piadosa que tenía como director espiritual al canónigo don José Torres Padilla, a quienes conocían con el apodo de “el Santero”. Con este sacerdote puso en contacto doña Antonia a Angelita (así era conocida en Sevilla). Entonces ella tenía dieciséis años de edad.

En 1865, con diecinueve años y acompañada de su hermana Joaquina quiso entrar como hermana lega en el convento de las carmelitas descalzas del barrio de Santa Cruz, pero las monjas no la consideraron con la salud suficiente como para poder realizar los oficios de hermana lega, ya que la vida era muy austera en el convento y ¡“las madres” trabajarían más bien poco!, así que fue rechazada. ¡Ellas se lo perdieron porque tendrían una gran santa en su santoral!

Tapiz de la beatificación de la Santa.

Tapiz de la beatificación de la Santa.

En aquel tiempo se declaró una epidemia de cólera en Sevilla y Angelita, bajo la dirección del padre Torres Padilla se entregó generosamente al servicio de los enfermos pobres que estaban hacinados en los corrales de algunas casas. Ella quería consagrarse totalmente a la vida religiosa y con veintidós años de edad entró como postulante en el Hospital de las Hijas de la Caridad de Sevilla. Como su salud era muy precaria, la enviaron a Cuenca y a Valencia por si aquellos climas le sentaban mejor y se fortalecía, pero siendo novicia, tuvo que volver a Sevilla. Todo fue inútil, ya que tenía vómitos frecuentes y su estómago no retenía las comidas. Consecuentemente, al no poder resistirlo, tuvo que abandonar el noviciado. Eso fue muy doloroso para ella y para colmo, su director espiritual no estaba en Sevilla, ya que como consultor teólogo asistía al Concilio Vaticano I. Tuvo que volver a su casa donde la recibieron con muchísimo cariño y, poco a poco fue recuperando la salud; volvió al taller de zapatería. Se resignó a vivir como monja sin convento y cuando regresó su director espiritual, él también la acogió con todo cariño y siguió guiándola espiritualmente. Ambos intuían que Dios la quería para algo muy especial que ellos no acertaban a adivinar.

El día 1 de noviembre de 1871 prometió en un acto privado a los pies de un Crucifijo, llevar a la práctica los consejos evangélicos: pobreza, castidad y obediencia. Como San Francisco de Asís, dudaba si entregarse por entero a la contemplación o dedicarse también a la vida apostólica, pero sin duda, fue Santa Clara de Asís la que le iluminó el camino: debía unir la vida contemplativa con la entrega al servicio de los más necesitados.

En 1873, estando en oración vio el monte Calvario con una cruz vacía frente a la Cruz de Cristo. “Al ver a mi Señor crucificado deseaba con todas las veras de mi corazón imitarle; conocía con bastante claridad que en aquella otra cruz frente a la de mi Señor, debía crucificarme con toda la igualdad que es posible a una criatura”. Son palabras suyas. Quería ofrecerse como víctima al servicio de los pobres. “Si para aconsejar a los pobres que sufran sin quejarse es necesario vivir esa pobreza, vivirla intensamente, sentirse realmente pobre, ¡qué hermoso sería un Instituto que por amor a Dios abrazara la mayor pobreza!” Así recibía la inspiración de cómo había de ser su Instituto: La Compañía de las Hermanas de la Cruz.

Monumento a la Santa en una plaza de Sevilla.

Ella, sin embargo, viviendo y sintiendo todo esto, seguía trabajando como zapatera hasta que “recibió la orden” de dejar el taller y dedicar todo su empeño a esta fundación. En “sus papeles íntimos” redactó, aun con faltas de ortografía su proyecto de Compañía. Y lo hizo con una dimensión caritativa y social a favor de los pobres, forma de actuar que impactó fuertemente en el sentimiento de la sociedad sevillana contemporánea. No quería que la caridad hacia los pobres se hiciese desde fuera de ellos y escribía: “La primera pobre, yo”.

En el mes de junio de 1875 ya había otras tres sevillanas que deseaban seguirla y el día 2 de agosto, después de asistir a la Misa que el padre Torres celebraba en la iglesia del convento jerónimo de Santa Paula, acompañada de sus tres compañeras, inauguraron las cuatro la vida en comunidad en un cuartillo con derecho a cocina, alquilado en la casa número 13 de la calle sevillana de San Luís. Desde aquel día se dedicaron a visitar y a asistir a los pobres. Ellas se conformaban con unas sillas y unas esteras de junco que les servía de cama. Tenían un crucifijo y un cuadro de la Virgen de los Dolores y absolutamente nada más.

De allí, posteriormente, pasaron al barrio de San Lorenzo donde se encontraron como párroco al que posteriormente sería el cardenal Spínola, el Beato Marcelo Spínola. El las ayudó y acogió. Más tarde, en 1881, se mudaron a la calle Cervantes y finalmente, en 1887, a la calle Alcázares, hoy denominada calle Santa Ángela de la Cruz. Allí moriría.

Imagen de la Santa procesionando por Sevilla.

Imagen de la Santa procesionando por Sevilla.

Desde el primer momento ella inspiró un ambiente de limpieza extrema en sus sucesivas casas; la cal, el jabón y es estropajo se usaba siempre y siempre había también algunas macetas que alegraban la casa. Eras mujeres sencillas, entregadas, muy humildes, pero sobre todo, muy limpias, alegres, dulces que así se acercaban a los pobres y que los pobres agradecían, pues era un nuevo modo de acercarse a ellos. Acogieron a niñas huérfanas y atendían en sus casas a las personas que se encontraban solas y enfermas. Pedían limosnas, que luego repartían. Esa sigue siendo hoy en día la forma de actuar de las Hermanas de la Cruz.

En el año 1877 fundaron la primera casa fuera de Sevilla, en Utrera (Sevilla) y al año siguiente falleció el padre Torres Padilla que había sido hasta entonces el primer director espiritual de la Compañía. Posteriormente fundó otra casa en Ayamonte (Huelva). En 1879, el arzobispo de Sevilla Fray Joaquín Lluch aprobó las primeras Constituciones de la Compañía de las Hermanas de la Cruz, cuyo meollo, cuya espiritualidad eran “la oración, la austeridad, la contemplación y el servicio gozoso a los pobres”. Posteriormente fundará otra casa en Carmona (Sevilla) y siguieron extendiéndose por toda Andalucía, Extremadura, Castilla, Galicia, Valencia, Madrid, Canarias, Italia y América. En vida de Santa Ángela se realizaron veintitrés fundaciones.

Conforme aumentaban las fundaciones se multiplicaban las vocaciones. Irradiaban algo especial que imprimía al paisaje urbano de las localidades donde se asentaban: su espíritu de sacrificio, su caridad y su entrega. Aun hoy dejan huella por donde pasan, son queridas y admiradas y aun los no creyentes o simples agnósticos quedan impresionados al conocerlas: era y es el carisma que les imprimió Madre Angelita.

Ella, cuando vivía, acudía a las fundaciones, trataba personalmente con los benefactores y procuraba que sus casas fueran siempre pobres, simples y austeras. Lo mejor, destinado a la capilla y a los pobres; el resto, para ellas. Cuando se constituía una nueva comunidad y era elegida una nueva superiora, ella decía que las dejaba en manos de Dios, pero periódicamente se ponía en contacto con ellas a través de cartas y así, se inició una correspondencia epistolar de tal calidad espiritual que es un verdadero tesoro de enseñanza.

Las reliquias de la Santa procesionando por las calles de Sevilla.

Las reliquias de la Santa procesionando por las calles de Sevilla.

En el año 1894 fue a Roma para asistir a la beatificación de San Juan de Ávila y del Beato Diego José de Cádiz, pidiendo entrevistarse con el Papa León XIII quién más tarde, en 1898, concedió el “Decretum laudis” al nuevo Instituto, siendo San Pío X, en el año 1904 quién dio la definitiva aprobación pontificia. En 1907 asumió el gobierno y la responsabilidad de ser la primera Madre General del Instituto, siendo reelegida en todos los Capítulos que se celebraron mientras ella vivía. Las hermanas no concebían otra cosa: ella sería siempre la Madre General.

Pero cuando Madre Angelita tenía ochenta y dos años de edad, la Santa Sede remitió el asunto de la confirmación de su elección a la discrecionalidad del cardenal de Sevilla y el cardenal, como ya ella era muy anciana, decidió que debiera elegirse a otra religiosa como Madre General. Cuando las hermanas se enteraron quedaron consternadas, pero ella se arrodilló a los pies del sacerdote que traía la noticia, se los besó y le dijo: ”Dios se lo pague a Dios”. Agradecía a Dios la manifestación expresa de Su Voluntad, que eso era lo que ella deseaba. Salió elegida la Hermana Gloria y ella quedó como Superiora General Honoraria y consejera espiritual de las hermanas.

Por aquel tiempo, aunque en Sevilla se había organizado la Exposición Iberoamericana del 1928 y la ciudad había sido embellecida y remodelada, continuaba habiendo muchísimos pobres y necesitados y por eso, las hermanas de la Cruz rondaban por todos los barrios de la ciudad, solicitando limosnas a los más pudientes y socorriendo a los más necesitados.

Detalle de la figura de cera que contiene los restos de la Santa.

Detalle de la figura de cera que contiene los restos de la Santa.

Con ochenta y cinco años de edad, en el mes de junio de 1931, se presentaron los primeros síntomas de su última enfermedad: tuvo una embolia cerebral, una trombosis cerebral. En julio perdió el habla y después de nueve meses de sufrimientos, inmovilizada, un día se incorporó y levantó los brazos hacia el cielo, sonrió dulcemente, suspiró tres veces y expiró cayendo recostada sobre su tarima. Era el 2 de marzo de 1932: había muerto Madre Angelita de Sevilla. Toda la ciudad, durante tres días, pasó por delante de la capilla ardiente y por privilegio del obispado y del ayuntamiento fue sepultada en la cripta de la capilla y no en el cementerio municipal. El Ayuntamiento de la ciudad, republicano, celebró pleno extraordinario para declararla hija adoptiva de la ciudad de Sevilla y decretó tres días de luto oficial.

La Causa de beatificación fue introducida en la Congregación de Ritos el día 10 de febrero de 1960. En 1982, el 5 de noviembre, fue beatificada en Sevilla por el papa San Juan Pablo II; estuvo presente en el acto alguien muy especial, que promovió intensamente la Causa: el Cardenal Bueno Monreal, recordado en Sevilla con muchísimo cariño. Fue canonizada, también en España, en Madrid, el día 4 de mayo del año 2003 junto con los beatos españoles Pedro Poveda, sacerdote mártir, José Maria Rubio Peralta, sacerdote jesuita, Maravillas de Jesús, virgen carmelita y Genoveva Torres Morales, virgen fundadora. Está sepultada en Sevilla, en la Casa Generalicia del Instituto y su fiesta se celebra hoy, día 5 de noviembre.

Santa Angela de la Cruz fue una mujer sevillana, muy sencilla, muy del pueblo, que durante toda su vida tuvo las ideas muy claras aun en los momentos más adversos. La clarividencia y la firmeza de sus convicciones le viene única y exclusivamente de su amor y entrega total a Cristo, su esposo como ella misma decía y, por ende, de su entrega a los más necesitados. La visión del Calvario con dos cruces, una de ellas vacía, dos cruces frente a frente, muy cercana una de la otra y que ella interpreta que es una llamada de Cristo a crucificarse con Él, reafirma más aun sus convicciones. Ella misma lo dice: “Tenía unos deseos tan vivos, un ansia tan grande y un consuelo tan puro, que no me quedaba duda que era Dios quien me invitaba a subir a la Cruz”.

Mujeres sevillanas llevan las reliquias de la Santa en procesión por las calles de la ciudad.

Mujeres sevillanas llevan las reliquias de la Santa en procesión por las calles de la ciudad.

Una característica suya muy especial fue su extrema pobreza, su total desprendimiento de todo bien terreno, como Francisco de Asís y su absoluta humildad. También decía: “Que no haya un estado tan bajo ni tan humillante al que yo no pertenezca” y así se comportó durante los ochenta y seis años de su vida. Ella quiso que su Instituto reuniera la vida de penitencia de los antiguos eremitas del desierto, la caridad absoluta a los pobres de San Vicente de Paul, el ejercicio de las virtudes evangélicas de San Francisco de Asís, el silencio de los primitivos monasterios y la laboriosidad y el trabajo de muchísimos santos durante estos veinte siglos de cristianismo.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

26 pensamientos en “Santa Ángela de la Cruz, virgen fundadora

  1. Tengo que hacer una aclaración, en las fotografías que habéis publicado haceís referencia a una figrua de cera que contiene las reliquías. Es es incierto, puesto que se trata de su cuerpo incorrputo , el cual posee una mascarilla de cera para su bendito rostro y manos. Saludos .

    • Estimado Antonio,
      Ante todo quiero darte las gracias y después preguntarte si eres sevillano. Yo soy onubense, vivo a noventa kilómetros de Sevilla y en este tema no quiero entrar en polémicas. ¿Y por qué? Por dos razones.

      La primera es porque Santa Ángela, para mi, es la santa andaluza más grande de todo el siglo XX y me atrevería a decir que es la andaluza que más gloria le ha dado a la Iglesia y más hecho por sus hermanos más pobres durante los últimos veinte siglos. Yo le tengo especial devoción y no solo por su vida sino también por la de sus hijas, entregadas en cuerpo y alma a los más necesitados. Para mí, las Hermanas de la Cruz y su Santa fundadora, son algo muy especial, muy querido.

      La segunda es: cuando falleció pobre, pobre, pobre y sus hijas viviendo en la más absoluta de las pobrezas, fue enterrada sencillamente en un lugar bastante húmedo y eso no es lo más apropiado para conservar un cuerpo. ¿Que Dios lo puede preservar? Por supuesto que si, pero comprenderás que para que un santo sea más santo no hace falta que su cuerpo esté incorrupto; esto depende especialmente de las condiciones climáticas y de enterramiento. Ahí tenemos a San Francisco de Asís, santo donde los haya y sin embargo, de él solo se conservan huesos y cenizas.

      Yo se que hay escritos, inclusos publicados por el Vaticano, en el que se habla de “su cuerpo incorrupto”, pero para mi es exactamente igual. Madre Angelita es la monjita más santa y más identificada a Cristo que yo he conocido.

      • Soy sevillano, supongo que usted habrá leido la vida de Sor Ángela de la Cruz, su cuerpo fue enterrado en la cripta de la Casa-Madre junto al padre Torres Padilla. Sus biógrafos hacen referencia como su cuerpo no presentaba ningún tipo de descomposición en los días en lo que fue velada por el pueblo sevillano. Introducida en dos ataúdes uno de zinc, recubierto por uno de madera. En las continuas “arriá” de la cuidad y en las que el agua llegó a la cripta, la tumba fue abierta bajo notarios y se precensió como el cuerpo de Madre estaba incorrupto.Durante la segunda república, también se abrió la tumba y el cuerpo fue escondido para que no hubiese ningún tipo de profanación. Cuando se abrió para su beatificación por el Beato Juan Pablo II en el recinto ferial -en el que hoy se cumplen 29 años- se volvió a constarar la incorruptibilidad del cadver todo bajo la presencia de médicos y actas notariales, para que nadie diga que las monjas se inventan nada. Es más en los primeros meses en el que se expuso a Madre a la verenación pública , los fieles pudieron ver como se encontraba el rostro y las manos que según testidos presenciales que conozco entre ellos un sacerdote , dicen que estaba muy negro y deteriorado. El cuerpo fue restaurado por un italiano, el cual también restauró el cuerpo de San Fernando, patrón de la cuidad. No obstante todo ello que acabo de decir viene en la bibliografía. Solo hay que leer a Carlos Ros y al fallecido padre José María Javierre.
        Con respecto a Madre María de la Purísima enterrada en el mismo lugar donde estuvo durante 50 años Santa Ángela , está tmabién ” casi incorrupto” , según publicó el periódico ABC, es más meses antes de su beatificación el cuerpo fue momificado para que las zona que no lo estaban se manteniense en bune estado.Por lo visto lo realizaron forenses españoles junto a uno italiano. Es más si no lo estubiese que sentido tiene que los huesos estén en la misma caja fúnebre. En las continuaciones publicaciones en periódicos sevillanos se especifican como las reliquias que se obtuvieron para ser veneradas fueron de uno de los piés, precisamente algunas falanges de los dedos. Esto es lo que le puedo poner de relieve. Además no es el único cuerpo incorrupto de la ciudad, ya he nombrado San Fernando y a Doña María Coronel.Espero que le sirva esta aclaración, no obstante buscaré la bibliografía para fundamentar mi argumento. Gracias y que Santa Ángela de la Cruz bendiga a esta web tan maravillosa. Saludos.

        • Estimado amigo,
          Muchísimas gracias por tu aportación tan detallada y que, desde luego, desconocía.
          Bueno sería que participaras en nuestros debates siempre que lo estimes conveniente.
          Un cordial saludo,
          Antonio

          • Contad conmigo en lo que puedes ayudaros sobre todo de cosas de Sevilla. Saludos.

    • Si, Tacho,
      La Madre Maria de la Purísima, hija suya, fue beatificada en Sevilla, a mediados de septiembre del año pasado.
      Fue una hija fiel seguidora de su Madre fundadora. Pero es que en esa congregación religiosa las hay a miles. Hay miles de santas sencillas y humildes, entregadas a los pobres en cuerpo y alma y que jamás serán beatificadas.

      Yo, antes de estudiar ciencias geológicas, trabajé muchos años a turnos en una fábrica. Cuando salías o entrabas a las seis de la mañana, en verano o en invierno, lloviendo o no, las veía andando por las calles de Huelva: iban o venían de haber estado toda la noche o para estar toda la mañana en casa de los enfermos más pobres, atendiéndoles. Son lo mejor de lo mejor.

  2. Antonio yo ya habia leido una breve biografia de la Santa,pero este articulo me la ha refrescado de nuevo.
    Leyendo el primer comentario que han realizado..eso misma iba a preguntarte yo,que sepa he leido que el cuerpo esta incorrupto,por eso me extraña que indiques que se trata de una figura de cera que contiene sus restos.
    Lo de la mascarilla de cera que coemnta tu tocayo ya no se,aunque si que creo que la lleva.

  3. Otra gran mujer donde las haya, que dio ejemplo con su vida y con sus obras. De ella conozco una anécdota interesante y es ésta: yendo a horas intempestivas por la calle junto a otra Hermana de la Cruz, fueron sorprendidas por un vecino que las miró con descaro y soltó sin más: “Pero… ¿adónde van estas pájaras a estas horas?” Ella, ni corta ni perezosa, le responde: “Venga y lo verá”. Y siguiéndolas, vio que entraban en casa de un enfermo, lo lavaban, lo vestían, le daban de comer y le hacían compañía… ante lo cual, el dicho vecino, avergonzado, les pidió perdón enseguida.
    Ante este ejemplo, sobran las palabras.

    • Con todo el respeto “al resto del personal”, tu sabes que los andaluces tenemos un cierto gracejo y más, los occidentales. Y Santa Ángela era sevillana de pura cepa. Así que anécdotas sobre ella las hay y muchas, conocidas todas por ser una santa contemporánea.
      Desde luego, Sevilla estaba postrada a sus pies aun en vida y lo mismo ocurrió en todos los lugares por donde anduvo.

  4. Un articulo fenomenal el de la vida de esta Santa Sevillana y hoy en dia mundial, que por cierto tiene una capilla preciosa en Catedral de la Almudena.
    Estoy de acuerdo con Tacho Juarez en que Santa Angela de la Cruz y Santa Genoveva Torres son las Santas contemporaneas mas afamadas por asi decirlo, hace muy poco visite su Casa Madre en Zaragoza y sus restos a diferencia de Santa Angela no estan incorruptos. Me gustaria que algún día escribierais algo sobre Ella porque su vida fue una continua superación.

    • En efecto, David, Santa Genoveva Torres Morales es otra de las grandes santas de nuestros tiempos. Tu sabes que su festividad es el día 4 de enero, coincidente con la del Beato Manuel González Garcia.
      Como tengo entendido que ya ese día está reservado a ese Beato, le preguntaremos al Equipo director si se puede buscar otro día cercano para escribir sobre ella. Yo me comprometo a hacerlo.

  5. Muchas gracias Antonio por escuchar mi petición y comprometerte a escribir sobre Santa Genoveva Torres, tambien gracias al equipo de pregunta santoral, si para cuando escribas sobre ella te hace falta algún tipo de material como por ejemplo fotos, estampas etc, yo encantado te los facilito porque como dije hace poco visite la Casa Madre de Zaragoza donde se encuentran sus restos, tambien estube en la casa de Roma donde sus hijas las Angelicas realizan una gran labor.
    Quiero dar las gracias tambien a todos los colaboradores de este blog, leyendo vuestros articulos cada día aprendo más y todo gracías a la amable invitación que me hicierón hace un tiempo de Ana Maria y Harold.

    A todos los que haceis este
    blog, GRACIAS!

  6. Con permiso de la direccion y de Antonio me gustaria ser yo quien realizara el articulo de Santa Genoveva Torres Morales,por ser la (unica) Santa oriunda de mi provincia y estar su pueblo natal (Almenara) cercano al mio.

    • Se metió a todos en el bolsillo porque estaba volcada en ayudar a los más desamparados y despreciados.
      En cualquier situación política siempre hay personas que viven en la extrema pobreza; pues esos eran sus preferidos. Esa labor, ¿cómo no se va a reconocer? Y Sevilla expontáneamente, se volcó con ella. Y aun lo siguen haciendo con sus hijas.

  7. Un excelente articulo sobre Santa Angela, Antonio te agradezco, ignoraba por completo que su festividad fuera ahora en noviembre, ahora en abril que estuve en Madrid quede maravillado por su capilla en la Almudena y me traje una estampa de la Santa a pesar de haber escucho muy poco sobre ella, asi que me ah venido como perlas tu articulo, se nota que es una gran gran santa, pero me quedo una duda, veo que su hábito religioso es muy parecido al de las clarisas se debe a su admiración por Francisco y Clara?? estos santos son patrones de la Compañía de la Cruz? es que me resulto batsante peculiar eso sobre todo que hasta el cordón tipo franciscano usa la santa.

    • André,
      Sin duda que la Compañía de las Hermanas de la Cruz pertenece al conjunto de las congregaciones e institutos religiosos que podríamos decir están bajo la influencia espiritual del franciscanismo.
      San Francisco y Santa Clara fueron determinantes en la espiritualidad de Santa Ángela, ya lo digo en el artículo y prueba de ello es el hecho mismo de la singularidad del hábito y el cordón franciscanos.
      La forma de entender la pobreza y el resto de las virtudes evangélicas, es la propia de San Francisco.

  8. Gracias, Antonio, por presentarnos a esta impresionante mujer. También me ha causado curiosidad su hábito, pero veo que ya has comentado al respecto.
    Son muchas cosas las que me han llamado la atención, pero entre otras, me impacta el sentido espiritual de pobreza que tiene: ser pobre, despojarse radicalmente, a imagen de Cristo, que pasó la vida siendo pobre, y se hizo aún más pobre en su despojo total en la cruz.
    Quisiera saber un poco más de la comunidad que ella ha dejado ¿cuál es el estado actual de la misma?

    • La Congregación religiosa que fundó Santa Ángela de la Cruz está extendida por toda España, especialmente por Andalucía y me consta que tienen también casas abiertas en Italia y Argentina. Pueden tener entre mil y mil quinientas religiosas en total y el noviciado está en Sevilla.

      El espíritu de pobreza y desprendimiento sigue siendo igual al que tenía Santa Ángela y no solo pobreza de espíritu, sino pobreza real, material. Si entras en alguna de sus casas, las verás muy limpias y alegres, con flores, pero muy sobrias. Las celdas individuales siguen siendo simples y realmente “incómodas” para cualquiera de nosotros.

      En todos los lugares donde se encuentran son vistas y tratadas con muchísimo respeto y cariño porque es conocida por todos la inmensa labor social que hacen con los más pobres. Pasan las noches dando compañía a los enfermos pobres que están solos, les realizan sus tareas domésticas a quienes están completamente abandonados (les lavan, limpian la casa, les hacen de comer o les llevan la comida…), tienen comedores populares para los más necesitados, atienden a los niños en los colegios, personalmente y de dos en dos, van pidiendo por las casas y por los organismos oficiales para recaudar fondos para ayudar a los pobres, son siempre atendidas allá donde se presenten, etc. Yo he visto detalles preciosos hacia ellas por parte de las personas con las que se cruzan por las calles.

      Por mi profesión y ambiente donde me he movido y muevo, he tenido frecuentes contactos con personas ateas, agnósticas, de derechas e izquierdas y todas, absolutamente todas, les tienen un grandísimo respeto que ellas se han ganado a pulso con su actividad.
      Viven realmente el espíritu de la Madre Angelita y del pobre de Asís. Para ellas, la pobreza evangélica es pobreza de verdad, no de palabras y el amor, es AMOR con mayúsculas. Como decimos por aquí: “se ganan verdaderamente al personal”.

  9. Wooow! cuántos comentarios! hasta parece que he llegado tarde. Desconocía por completo a esta gran santa y su obra, todo un ejemplo a seguir! que yo sepa, ninguna orden o congregación en México se dedica a las mismas actividades que las hermanas de la Cruz, pero ojalá que su trestimonio sirva para conmover más los corazones y ayudar a los más necesitados. Un hermoso artículo sobre una santa que dio ejemplo con su vida del amor al prójimo!

Deja un comentario