Santa Magdalena de Nagasaki

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo de la Santa en el Seminario San Ezequiel, de Pozos de Santa Ana (Costa Rica).

Pregunta: ¿Quién es ella? Suecia.

Respuesta: Preguntas por una imagen procesional de Santa Magdalena de Nagasaki, virgen y mártir (19 de noviembre) que se venera en La Naval de Manila (Filipinas). Aunque es una imagen muy bella, la figura de la idealizada japonesa vestida con un bello kimono no casa con la figura de la mártir real, más similar a la imagen adjunta en el artículo.

Nació en el año 1611 en un pueblo cercano a la ciudad de Nagasaki (Japón), en una familia rica. Tenía varios hermanos y a todos ellos los educaron los padres en la fe cristiana.

En 1614 el shogun Tokugawa Yeyasu, gobernante budista, decretó una persecución contra el cristianismo que empezaba a arraigar en Japón. Con sus sucesores Hidetada y Yemitsu ésta se volvió más violenta y cruel, marcando la infancia y juventud de Magdalena, que vio pronto a sus padres y hermanos caer víctimas de la represión.

De ella se nos dice que era una mujer hermosa, de delicada constitución y profunda espiritualidad. En 1624 conoció a dos agustinos recoletos, los padres Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, que habían llegado a Japón unos meses antes. Atraída por su carisma decidió profesar como terciaria agustina recoleta. Desde entonces vistió el hábito y se dedicó al apostolado, a la oración y a la lectura de libros sagrados, como el célebre Exhortación al martirio, que circulaba clandestinamente entre los cristianos y donde se daban consejos para resistir la persecución y se daban ejemplos de mártires.

Desempeñó su ministerio con solicitud y cariño, logrando la conversión de muchos budistas. Consolaba a los afligidos y animaba a los frailes, fortaleciendo a los que se desanimaban por la persecución y apoyando a los valientes. Muchos acudían a pedirle consejo y orientación, ejerció de educadora para los niños y lograba limosna de los comerciantes portugueses para mantener a sus pobres.

En 1629 la persecución se volvió más sistemática y cruel. Magdalena, junto con los padres agustinos y un centenar de cristianos, se vieron obligados a ocultarse en las montañas de Nagasaki. En noviembre capturaron a los dos misioneros y ella permaneció escondida con los demás, soportando con serenidad el sufrimiento y la estrechez, pues vivían en cuevas y no tenían más que hierbas silvestres para alimentarse. Infundía valor en los demás para permanecer fieles, animaba a los renegados, visitaba a los enfermos, bautizaba recién nacidos y tenía una palabra de aliento para todos.

Martirio de la Santa. Grabado de J. Puigart y J. Miró (Lit. Hurtado, Barcelona).

El 3 de septiembre de 1632 los padres Francisco y Vicente fueron quemados vivos. A otros dos misioneros, fray Melchor de San Agustín y fray Martín de San Nicolás, los asaron a fuego lento. Ella tomó entretanto el hábito de terciaria dominica, tras conocer a fray Jordán de San Esteban, padre dominico, aunque no llegaría a profesar. Dos años después Magdalena, desolada al ver que muchísimos cristianos se venían abajo y renegaban por miedo al dolor y la muerte, decidió ella misma dar ejemplo a los suyos.

A principios de 1634 se entregó voluntariamente a los perseguidores, presentándose como cristiana y misionera. Los carceleros, viéndola escuálida y en un estado deplorable tras las privaciones sufridas en la montaña, la despacharon de su presencia, conminándole a huir y esconderse. Pero Magdalena volvió a presentarse al día siguiente, imperturbable, con su hábito de terciaria y una bolsa llena de libros religiosos, repitiendo las mismas palabras con que se había presentado. Molestos por su descaro, la encerraron en la cárcel, y hasta que fue llamada ante los jueces, pasó el rato leyendo los libros que había traído con ella.

Llamada ante el tribunal, como la vieron joven, la lisonjearon para que aceptara renegar del cristianismo. Le ofrecieron devolverle la hacienda que le había sido confiscada a la familia por la persecución, casarla con un buen partido, etc; pero no sirvió de nada. Pasaron a amenazarla con tormentos, creyendo que, por ser mujer, se acobardaría pronto. Tampoco sirvió de nada y entonces la entregaron a los verdugos, que la atormentaron haciéndola ingerir cantidades inmensas de agua que luego la forzaban a vomitar, o clavándole astillas de bambú en las uñas de manos y pies y obligándola a escarbar en la tierra. Pasaron varios días de alternancia entre torturas e interrogatorios, de largas estancias en la jaula en la que era visitada por sus correligionarios, hasta que acabó por convencer a sus verdugos de que era inútil porfíar con ella.

Pintura de Santa Magdalena de Nagasaki con un ejemplar de "tsurushi" al fondo, instrumento de su martirio.

Pintura de Santa Magdalena de Nagasaki con un ejemplar de “tsurushi” al fondo, instrumento de su martirio.

A primeros de octubre se dictó sentencia de muerte contra ella. Marchó hacia el suplicio con diez compañeros, como iba la primera, la llamaban La Capitana. Fue ejecutada mediante el atroz método del tsurushi o fosa. Aguantó 13 días colgada boca abajo, y aún tenía humor para decir a sus vigilantes si querían oírla cantar, tras lo cual iba cantando todos los himnos que se sabía. En los últimos días empezó a decir que tenía sed, y como quisieran ofrecerle agua, se negaba a tomarla, diciendo que ya no era esa agua la que quería, sino la que Cristo le iba a ofrecer.

El decimocuarto día hubo una lluvia torrencial llenó el hoyo donde estaba metida y se ahogó. Tenía 23 años de edad. Su cadáver fue quemado y sus cenizas arrojadas al mar, de suerte que no queda ninguna reliquia suya. Fue beatificada en 1981 y canonizada por San Juan Pablo II en 1987 junto a otros mártires japoneses. Ha sido declarada patrona de la Fraternidad Seglar.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

20 pensamientos en “Santa Magdalena de Nagasaki

  1. Muchas gracias, Ana Maria.
    Nos presentas hoy la vida y muerte de una mujer santa de la que todo lo que sabemos es historia pura sin ninguna contaminación de leyendas, ya que vivió hace relativamente poco tiempo.
    Hay que quitarse el sombrero ante una muchacha, que ve cómo van cayendo de manera terrible todos sus compañeros de fe, que no se acobarda aun a sabiendas de que a ella le espera lo mismo, que tiene esa verdadera fe que mueve montañas y que está absolutamente embriagada por el Espíritu Santo.
    Como persona humana debió tener un miedo horrible pero su fe le dio tal fuerza que la proclamó le costara lo que le costara. Su coraje fue ejemplar.
    Una verdadera apóstol al estilo de Hripsima y de otras muchas mujeres valientes que ha tenido la Iglesia a lo largo de todos los siglos que llevamos de cristianismo. Creo que la Iglesia ha tardado demasiado tiempo en ponérnosla como ejemplo de santidad pues ante ella tenemos que postrarnos todos los que decimos que creemos en Cristo porque ella es realmente un buenísimo ejemplo a seguir.
    Santa Magdalena de Nagasaki, ruega por nosotros.

    • Nos encontramos ante una auténtica mujer fuerte, que siendo todavía una muchacha (dos años menor que yo!!) soportó hambre, soledad, tortura y una muerte lenta y atroz por su fe, sin vacilar y sin miedo alguno. De verdad que esta japonesa nos dio un gran ejemplo con su vida; parece mentira que no sea más conocida y admirada por la Iglesia universal.

  2. Estupendo articulo sobre esta santa mártir, yo la conocia muy poco y despues de leer este articulo ya me quedan más claros aspectos de su vida como la vinculación a los Domicos.
    Una vida muy valiente sin duda alguna, y estoy de acuerdo contigo Ana Maria en que la Iglesia Universal la deveria de reconocer mas.

    • Tanto agustinos como dominicos la reclaman como Santa suya; pero lo que está más claro que el agua es que ella era agustina recoleta. Luego mostraría interés por ser terciaria dominica, pero como digo en el artículo, no llegó a profesar como tal, así que, serlo, no lo era; mientras que sí fue de los agustinos.

  3. Ana lamento que no eh podido antes a comentaqr pero mi PC se averio y pues ando viendo lo de su compostura aun espero no perder mis archivos, este articulo es estupendo hace tiempo que se sobre esta Santa y siempre me ah parecido admirable y una gran santa por lo cual eh estado buscando alguna estampa de ella pero sin suerte debido a lo mismo de lo poco popular que es, a pesar de ser un ejemplo tan grande de amor a Cristo, y tienes razón yo eh visto que tanto agustinos como dominicos la veneran como santa propia y bueno si eso ayuda a que esta santa vaya siendo conocido en más lugares pues que bueno y sobre lo que mencionas del kimono que se aleja mucho a lo que fue realmente Magdalena eh de decir que eso es algo comun en la devoción popular de la gente de vestir a los santos con el traje “tipico” y más en el caso de Magdalena que el kimono japones es tan popular, aqui en México por ejemplo sucede un caso curioso con San Martín de Tours, que debido a que es el copatron del la Asociación Nacional de Charros, el santo es vestido con el traje del charro mexicano con su sombrero de ala ancha, espuelones etc esto en un santuario que tiene en el Edo. de México que es donde le venera esta asociación logicamente San Martín de Tours si algo no fue, fue charro mexicano, pero asi es la devoción popular es una forma de querer asemejar más a sus “hijos” al Santo una forma en que el pueblo se siente más indetificado con aquel que los proteje e intercede por ellos.

    • Comprendo lo que dices y tiene mucha lógica, además no es el único caso, como poner a Santa Catalina de Siena y Santa Rosa de Lima vistiendo el hábito dominico cuando realmente nunca lo vistieron tal cual lo conocemos; o Santa Rita de Casia, vestida con un hábito agustino que todavía no existía en su época.
      Pero el hecho de poner a esta mártir agustina vistiendo un lujosísimo kimono propio de una geiko de alto standing resulta más que ridículo si consideras que pasó hambre, sed y privaciones y al final, la tortura y la muerte, por lo que sus vestidos tuvieron que ser de lo más miserable.

  4. ¡Por fin el articulo dedicado a Santa Magdalena de Nagasaki!
    Me ha impactado el leerlo Ana Maria,fue una mujer joven que tuvo un valor infundido por su fe que no la amedrento ante nada.
    Tengo dos preguntas,una,el porque un gobernante de religion budista decretara una persecucion religiosa contra cristianos.
    ¿Es que entonces no eran tan pacifistas los miembros de esta religion?
    Otra pregunta es el porque desesaria Santa Magdalena cambiarse de agustina recoleta a terciaria dominica.,¿no debio tener grandes deseos cuando conocio a los agustinos de ingresar en su orden como recoleta?
    ¿Tan facil era en esa epoca cambiarse de una orden a otra por simple deseo?(se que hay ejemplos de muchisimos santos y santas que han pertenecido a varias ordenes a lo largo de su vida,pero lo veo algo extraño)

    • Gracias por tu apoyo incondicional a mi trabajo, Abel. Voy a intentar responderte en la medida de lo posible.
      En primer lugar, una cosa es ser budista y otra ser gobernante. Evidentemente, los budistas predican la paz interior y la ausencia de violencia, pero los gobernantes imponen la paz a su manera en su reino. ¿Acaso el cristianismo no predica también el amor al prójimo? ¿No fueron todos los reyes medievales europeos cristianos, no lo fueron los caballeros, los monjes, los príncipes de la Iglesia? Y si empiezo con el catálogo de reyes asesinos, caballeros violadores, monjes que abusaron de sus semejantes y sus súbditos… en fin, de cristianos que no se comportaron como cristianos, se les cae el pelo a todos.
      Tienes que comprender que Japón fue, y sigue siendo, un país celoso de sus tradiciones y su cultura, y por tanto el shogunato fue una experiencia política que intentó controlar la influencia occidental por la salvaguarda del estatus quo político y espiritual japonés. Además, si sabes algo de la cultura japonesa, verás que es de todo menos pacífica… ahí tienes a los samuráis y a su amargo código del honor, el sometimiento de la mujer, la fragmentación social en clases prácticamente inamovibles y demás cosas que no ahoga ni el budismo, ni desde luego la otra religión mayoritaria, el shintoísmo. Vamos, nada que no hayamos hecho los europeos, tampoco. Aquí el que esté libre de pecado…

      En cuanto a la propia experiencia espiritual de Magdalena, ojalá supiera más. Imagino que habrá más información a nivel local, pero no domino la lengua japonesa, salvo algunas expresiones básicas -y sólo hablada, escrita, ¡ni de broma! 😀 -. Está claro que su primera inspiración fueron los agustinos y por eso se hizo terciaria; pero puede que después, ya que fue una muchacha predicadora, se sintiese atraída por el carisma predicatorio que tienen los dominicos. En cuanto a la facilidad de pasar de una Orden a otra, seguramente Antonio y Dairon te sepan ilustrar mejor que yo, pero imagino que los terciarios siempre han tenido mayor movilidad por la cuestión de sus votos particulares y porque imagino que en última instancia, la última palabra la tiene la Orden en la cual quieres ingresar.

      • ¿Quién ha dicho que no se puede pertenecer a dos órdenes simultaneamente? Pues si que se puede y me explico.
        En las llamadas Ordenes Terceras caben los religiosos y los seglares. Pondré un ejemplo: Las Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia no dejan de ser una Orden Tercera Franciscana pero en la que sus miembros hacen los tres votos. Sin embargo a la Orden Tercera Franciscana “a secas” pueden pertenecer también seglares sin votos. Y lo mismo pasa con la Orden Tercera Dominica, en la que existen seglares sin votos y ramas religiosas con votos.

        Una persona seglar puede pertenecer a una Orden Tercera sin votos y posteriormente entrar en otra Orden con votos sin tener que renunciar a serlo también de la anterior. Yo, por ejemplo, puedo ser terciario franciscano y posteriormente entrar como sacerdote en la Compañía de Jesús; al final, sería las dos cosas al mismo tiempo.

          • Imagínate que una persona entra como simple postulante en un convento de una Orden y antes de tomar los hábitos y por supuesto sin haber hecho ningún voto muere martir como tal postulante. ¿Es mártir de dicha Orden? Por supuesto que si.

    • Te recomiendo ver una serie de animacion japonesa llamda Rurouni Keshin (Samurai X en Latinoamerica) donde en la ultima parte de la serie, capitulo 70 en adelante si no me equivo te mestran la Historia de Shogo Anakusa (Lider Cristiano que perdio a sus padres en las persecusiones a los Critanos en la era Tokugawa) y sus 88 Segudores, explican de forma muy claras las motivacioones politico ideologicas para esta persecusion

  5. Recientemente estuve leyendo sobre los mártires del Japón y sobre la dura vida de los cristianos y los evangelizadores en aquellas tierras. Yo desconocía en qué había consistido el martirio de santa Magdalena y es terrible la crueldad con la que fue tratada, sobre todo siendo tan joven…
    Me llama la atención que se presentara voluntariamente para recibir el martirio, digo, era inminente que en un momento u otro iba a convertirse en víctima pero me recuerda un poco esa vieja discusión sobre si era válido “tentar” de ese modo a los perseguidores casi casi “azuzándolos” buscando el martirio…me gustaría saber la opìnión de nuestros lectores sobre el tema.

    • Qué quieres que te diga, hermana… es la cuestión de siempre cuando hablamos de cristianos que se presentan espontáneamente ante las autoridades. La mitad de los casos no me los creo, será cuestión de adorno histórico-devoto y el que sí lo hiciera, a buen seguro que cuando probara la tortura, se arrepentiría (de haberse presentado por la cara), independientemente de si perseverara o no hasta el final.

      En el caso de Magdalena hasta quisieron soltarla y la mandaron de vuelta al ver su juventud y, sobre todo, las pintas que se traía (“ésta morirá sola antes que le hagamos nada”), pero ella, erre que erre. ¡Martirio, martirio!

      Y es que, aunque resulte ominoso decirlo, el mártir tiene mucho de fanático. ¿Válido, no válido? Si fuera yo, no buscaría la muerte insensatamente. Jesús no lo hizo y lo mataron porque lo apresaron, pero el Evangelio dice claramente que más de una vez “se les escapó” cuando quisieron agarrarlo y despeñarlo en algún sitio. Y otros mártires que huyeron y se escondieron primero, hemos acabado venerándolos igual como lo que son: santos.

      En fin, mi opinión es ésa. También se dice que la gracia del martirio no es concedida a todos, aunque se desee…

Deja un comentario