La Navidad en México (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escena de una tradicional pastorela mexicana donde se enfrentan San Miguel y el demonio por defender a los pastores y que puedan llegar a ver al niño Jesús en Belén.

Las Pastorelas:
Las pastorelas son una representación teatral en la que los pastores emprenden un largo viaje para poder ir a visitar al Salvador recién nacido, pero el demonio trata de impedírselo; esta tradición tiene sus antecedentes en los autos sacramentales como el famoso auto de los Reyes Magos, además no podemos olvidar que el nacimiento hecho en Greccio por San Francisco era con personas reales por lo que también podríamos considerarlo como un antecedente de las pastorelas mexicanas.

Después de la conquista de México y la llegada de los franciscanos al nuevo mundo estos aprovecharon el gusto por la expresión poética de los indígenas para evangelizarlos empezando con esto un género conocido como teatro evangelizador y especialmente con este se dió origen a las pastorelas durante el siglo XVI.

Hacia 1527 en Cuernavaca se representó “La Comedia de los Reyes” y el 6 de enero de 1528 “El ofrecimiento de los Reyes al Niño Jesús” ambas en náhuatl y hacía 1530 por ordenes del primer obispo de México, fray Juan de Zumárraga se representa la “Farsa de la Natividad Gozosa de Nuestro Salvador”. Aunque se ignora el año, se tiene certeza que debió ser alrededor de 1528; fray Andrés de Olmos escribe en náhuatl para celebrar la fiesta de la Epifanía la que es considerada de los antecedentes más importantes de las pastorelas y como la mejor obra de dramaturgia del siglo XVI: el “Auto de las adoración de los Reyes Magos” posiblemente inspirado en el famoso Auto de los Reyes Magos del siglo XIII. Se sabe que los personajes principales de esta obra eran el niño Jesús, la Virgen María, San José, Melchor, Gaspar, Baltasar, un mensajero, el ángel, el rey Herodes, un mayordomo y tres sacerdotes judíos. Además se incluían coreografías de pastores y ángeles que entonaban cantos y plegarias en náhuatl.

Pero las pastorelas tal como se les conoce actualmente no tuvieron mayor auge sino hasta 1572 con la llegada de los jesuitas; en esa época se les conocía como coloquios y fue posteriormente que se les comenzó a llamar pastorelas, por centrarse en los pastores que van a visitar al niño Jesús y San Miguel o San Gabriel que se enfrenta al demonio para defender a estos y que puedan llegar a Belén. De este modo hacía 1595 el jesuita Juan Cigorongo escribió “Égloga Pastoril al nacimiento del Niño Jesús” y en 1596 se presentó en la Villa de San Felipe, Sinaloa, el “Coloquio de los Pastores”.

La tradicional rama con los adornos típicos que es llevada de casa en casa para pedir su "aguinaldo" para realizar las posadas o el convivio navideño.

Hacia el siglo XVII se agregarán personajes como los demonios y los pastores de nombre Bato y Brás (o Blás) y hacia 1750 Cayetano Javier de Cabrera introduce a la pastora Gila quien solía ser tentada por la lujuria y a representar algunas situaciones de carácter sexual.

Con la expulsión de los jesuitas la Santa Inquisición prohíbe las pastorelas por considerarlas vulgares y contrarias a los principios del catolicismo. Pero ya para esta época las pastorelas pasaran al ámbito popular siendo representadas en los famosos corrales y en el siglo XIX con el restablecimiento de la Compañía de Jesús las pastorelas volvieron a las iglesias. En esta época destacará la pastorela que le abrió la puerta a esta tradición para perpetuarse hasta hoy, “La noche más venturosa“ de Joaquín Fernández de Lizardi con quien por primera vez una obra de este tipo se representó en un teatro; el autor evitó el lenguaje vulgar y grosero.

Por lo general las pastorelas empiezan con un monólogo del diablo molesto y preocupado por el nacimiento de Cristo y llama a sus demás demonios para que lo ayuden a que los pastores jamás lleguen a Belén a adorar al Mesías, y es donde entra San Miguel o San Gabriel (en algunas entran los dos y en otras versiones hasta San Rafael se une) para defender a los pastores enfrentándose bélicamente al demonio y sus huestes y que los pastores lleguen a tiempo a Belén. También entran personas como el ermitaño que es tentado por la lujuria igual que la pastora Gila o a veces esta representa la ira, Bato la gula, Bartolo (Blas o Bras) la pereza, San Miguel (u otro de los arcángeles) el bien, Lucifer el mal y los diablos menores, la astucia y el pecado siendo las pastorelas de esta forma también una representación de cómo el hombre vence a las tentaciones de los pecados.

Algo curioso en el caso de las pastorelas es que personajes que participan en estas han influido en otra tradición navideña como es la de los nacimientos o belenes. En el centro de la República podemos apreciar en algunos nacimientos figuras de barro del ermitaño, personaje muy posiblemente inspirado en San Antonio abad (17 de enero) debido a la cercanía de su fiesta a la de la Epifanía, y vestido de color café con barbas largas en su cueva mientras es tentado por el demonio, que son aspectos que destacaron en la vida de este santo. De la misma manera se pueden ver figuras de barro de los demonios que se ponen tentando a los pastores o cerca del pesebre viendo con enojo como estos y los reyes adoran al Salvador del Mundo.

Las pastorelas actualmente se siguen representando aunque algunas ya muy alejadas del significado evangelizador y moralizante que tuvieron en sus inicios y que el mismo Fernández de Lizardi le quiso devolver, terminando algunas siendo más una comedia y casi una burla llena de referencias sexuales y políticas nada moralizantes convirtiéndose en el ejemplo vivo de aquello que la Santa Inquisición prohibió en el siglo XVIII; por suerte no en todos los casos sucede así puesto que las escuelas y las iglesias realizan pastorelas con el verdadero sentido evangelizador y con un toque cómico nada desmoralizante con la que fueron creadas. El éxito y trascendencia de esta tradición es tal que este año 2011 aquí en México se estreno una película de nombre “Pastorela” basada en las peripecias de la organización de esta tradición en una parroquia. Las pastorelas por lo general se realizan desde el 1 de diciembre y hasta el 6 de enero.

Tradicional nacimiento mexicano en el estado de Tabasco donde se acostumbra el tradicional "robo del Niño Dios" del nacimiento

La Rama:
En los estados de Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y algunos municipios de Chiapas (el sureste mexicano) se realiza una hermosa tradición que es considerada por muchos como la versión mexicana del árbol de navidad, que consiste en adornar una rama con faroles, cadenas y diversos adornos de papel, globos, escacha o motivos navideños y un grupo de personas por lo general niños salen con ella de casa en casa cantando el “canto de la Rama” para recolectar dinero que les servirá para realizar las posadas de las que ya se habló en el primer artículo sobre la Navidad en México o para realizar algún convivio navideño. Esta tradición tiene diversas fechas: en algunos lugares va del 1 de diciembre al 24, en otros del 1 al 31, del 1 al 6 de enero, del 16 de diciembre al 24 o del 16 de diciembre al 6 de enero. Su significado al igual que las posadas es recordar el peregrinar de José y María hasta Belén buscando posada, recordando la rama el árbol del jardín del Edén por el que nuestro primeros padres fueron expulsados del paraíso y que con el nacimiento de Cristo fuimos redimidos y cumplidas las promesas a Adán y Eva y por lo tanto los adornos recordarían el fruto prohibido.

Muchos mencionan que esta tradición tiene muchos elementos tanto hispanos, como indígenas y afrocubanos; esta costumbre fue utilizada por los misioneros para sustituír la que los indios tenían durante estas fechas decembrinas de adornar una rama llamada versuchil para celebrar el renacer de la naturaleza. Además en la región maya como es Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas el árbol de la ceiba tenía un significado místico y cósmico pues se pensaba que la ceiba unía al cielo y la tierra y que en el cielo las almas descansaban a la sombra de uno de estos árboles, por lo que se nota la importancia de las ramas de los árboles en estas culturas.

En algunas casas a los que llevan la rama les dan los típicos buñuelos con miel que son a base de harina y arroz o dulces típicos, también muchos acostumbran adornar un portalito con José, María y el Niño y es llevado junto con la Rama. En cada uno de los estados en que se realiza esta tradición las estrofas de la canción es diferente así como la forma de entonarla; desgraciadamente, debido en gran parte a la inseguridad en muchas ciudades esta tradición se ha ido perdiendo por la desconfianza de los padres de dejar ir solos a sus hijos con la rama por las calles y en otra por la falta de interés en recuperar estas tradiciones, en el estado de Veracruz se acostumbran celebrar concursos de la mejor Rama. Algunas de las estrofas más comunes del canto de la Rama son estos:

Buenas noches decimos señores
la Rama les viene a cantar;
les viene a cantar sus honores
¡A ver que le puede usted dar!

Blancas azucenas
lindos girasoles
naranjas y limas
limas y limones

Naranjas y limas
limas y limones
más linda es la Virgen
que todas las flores

Ábranme la puerta
si quieren que cante
que al Niño Jesús
traigo por delante

Salga para afuera
verán que bonito
verán a la rama
con sus farolitos

A la media noche
un gallo cantó
y en su canto dijo
ya Cristo nació

Ya se va la rama
muy agradecida
porque en esta casa
fue bien recibida

Ya nos despedimos
en la oscuridad,
y a todos deseamos
¡Feliz Navidad!

Una niña madrina que se "robó" al Niño Jesús lo lleva a entregar en casa de su dueña después de ser cumplida su petición.

El robo del Niño Jesús:

En algunos Estados del sureste de la República Mexicana (y en algunas partes de Centro América) se acostumbra en época decembrina una peculiar tradición que es conocida como “robarse al Niño Dios”. Esta tradición consiste en que el día de Nochebuena o Navidad o en el transcurso de las fechas navideñas alguien ajeno a la casa donde está puesto el nacimiento sustrae la imagen del Niño Jesús del nacimiento; por lo general lo hacen por alguna promesa o a veces por el simple hecho de hacer un festejo. Cuando se hace por una promesa a veces la imagen se regresa a sus dueños hasta que la petición sea cumplida o hasta el tiempo que se haya acordando al hacerle la promesa al Niño Jesús, pero por lo general se debe devolver el 6 de enero o el 2 de febrero o en el transcurso del mes de enero.

Esta tradición es basada en el pasaje bíblico del niño Jesús perdido y hallado en el templo; sustrayendo la imagen del niño Jesús y no encontrándolo se toma como el tiempo que el Niño Jesús se le perdió a José y María y al entregarlo simbolizaría cuando le encontraron en el templo por lo cual tanto en la casa de quien lo sustrajo como en la casa de los dueños se le hace un rosario antes y después de ser entregado y el que lo robó que se convierte en su padrino debe vestirlo para la ocasión y hacer un gran festejo en la casa de los dueños para celebrar que el Niño Jesús ha vuelto con José y María.

Al salir el padrino con la imagen del Niño Jesús de su casa lo debe llevar en procesión mientras van quemando cohetes y se buscan personas que se vistan de José, María, ángeles, pastores y reyes magos para que reciban la imagen del Niño de regreso recordando como José y María lo buscaron y los encontraron en el templo. Muchas veces esta entrega se hace en la iglesia y de ahí es llevado a la casa del dueño para hacerle el rosario; en otras ocasiones en la misma casa se visten de ángeles o de José y María y ahí lo reciben. Esta tradición en las ciudades también se ha ido perdiendo debido al gasto que implica pero sobre todo porque hay muchos listos que se robaban al niño Jesús y ahí sí, sin intención de devolverlo, por lo que muchos han optado por no seguir la tradición. Del mismo modo como sucede con la rama existe un canto que se entona al momento de entregar la imagen y de llevarlo en procesión a la casa de sus dueños:

Vámonos madrinas
vámonos toditas
busquemos al Niño
que salió de Egipto

Hace varios días
me puse en camino
haber si lo encontramos
en casa del vecino

Yo llegué primero
a este lugar
me di con el Niño
y corrí a avisar

Perdónanos Niño
el atrevimiento
ya te llevaremos
para tu aposento

Y su santa madre
como ha padecido
porque no ha encontrado
su Niño perdido

El padre se aflige
porque no ha llegado
vámonos hermanas
vamos a entregarlo

Todas las madrinas
vienen temerosas
pero la culpable
es la señora (o señor aquí se pone el nombre de quien lo robo)

Oiga Señor (el nombre de a quien le robaron el niño)
No tenga cuidado
aquí esta su Niño
que tenía extraviado

Aquí esta su Niño
mírelo usted
hoy vuelve a su casa
donde lo robé

Este Niño vino
entre la azucena
y lo entregaremos
en la Nochebuena.

La tradicional flor de Nochebuena o Cuetlaxóchitl aportación de México a la Navidad y al mundo en dos de sus tradicionales colores rojo y blanco

La flor de Cuetlaxochitl o de Nochebuena:
Una de las flores que sin duda alguna se ha convertido en símbolo mundial de la Navidad es la flor de Nochebuena y es quizá el aporte más grande que México ha dado a este festejo y al mundo. Los aztecas la usaban en sus rituales y la conocían como cuetlaxóchitl, que significa flor que se marchita por lo efímero de su duración de vida y es originaria del pueblo de Cuetlaxóchitlan (actualmente desaparecido) cercano a Taxco, en el estado mexicano de Guerrero.

Esta flor era usada para curar algunas enfermedades y como ya mencioné en varias festividades religiosas, los frailes al ver esto se aprovecharon de la situación y comenzaron a usarla para adornar los templos y los nacimientos con ella durante la época de adviento y navidad que es cuando florece, puesto que para los mexicas esta flor era símbolo de pureza y de nueva vida puesto que se ofrecía especialmente a las almas de los guerreros muertos que posteriormente se convertían en colibrís y chupaban el néctar de esta flor (esto se explica con más detalle en el artículo del 2 de noviembre sobre el Día de Muertos).
Durante el siglo XIX el primer embajador estadounidense en México, Joel R. Poinsett al ver el uso que se le daba a esta flor en Navidad como ornato se llevó algunas plantas para reproducirlas en Estados Unidos adonde se acopló fácilmente por el tipo de clima y él se encargo de difundirla por todo el país norteamericano, pero Poinsett nunca mencionó que la flor era mexicana por lo que aun actualmente en ese país a la Nochebuena se le conoce como poinsetta y por mucho tiempo se creyó que era originaria de Estados Unidos.

La flor de Nochebuena en México es usada de muchas formas durante la Navidad, además que en algunas regiones se sigue usando para curar ciertas dolencias. Tiene una gama de colores muy bellos como el rojo, blanco y un color rosado salmón o tornasol como muchos le dicen y nos recuerda a los mexicas, la pureza de la Navidad y la nueva vida que Cristo nos dio a través de la salvación.

Con este artículo quiero desearle a todos mis amigos, compañeros del blog y lectores una muy Feliz Navidad y que Jesús, María y José pidan posada en su corazón y que al dársela se quede en ustedes no sólo en Navidad sino todo el año para que la paz, la alegría y el amor de la Natividad del Señor este siempre presente en ustedes.

André Efrén

BIBLIOGRAFÍA:
– Iglesias y Cabrera, Sonia, Navidades mexicanas, México, CONACULTA, primera edición, 2001.
– —————————-, Las fiestas tradicionales de México, México, Selector, primera edición, 2009.

Consultado en línea:
http://www.uv.mx/popularte/esp/scriptphp.php?sid=670
http://www.esquipulas.com.gt/noticias/el-robo-del-nino-dios-tradicion-de-mas-de-120-anos/21130/
http://archivo.elheraldo.hn/Ediciones/2009/01/04/Noticias/!Se-robaron-al-nino-Dios!

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “La Navidad en México (III)

  1. Tan bueno, curioso e interesante como los dos anteriores artículos que sobre la Navidad en México escribiste anteriormente.
    Son costumbres mexicanas, que en México están y que ahí habreis de conservarlas, pero habeis colaborado a identificar la Navidad con algo tan significativo como la flor de Pascua y esa si que ya no es solo vuestra; esa flor es ya universal.
    Muchísimas gracias, André.

    • Tienes razón Antonio la flor de pascua es ya universal pero a pesar de eso nos congratula enormemente a México saber que esa flor es el aporte del “Nuevo Mundo” a la Navidad universal y una disculpa por tardar tanto en responder a sus comentarios pero como ya habia avisado antes, sali unos dias de vacaciones y acabo de regresar por lo que no eh podido responder ni leer otros articulos.

  2. Efren buenisimo articulo! yo ignoraba el origen de las pastorelas y mira que años atras simpre participaba y de todas ellas queria hacerla de diablo y nunca me dejaban en fin que padre que nos cuentes como se maneja la Navidad en el sur de nuestro pais en fin Felicidades a todos por estas fiestas Navideñas!
    atte Tach

    • Pues sinceramente Tacho no eres el unico la gran mayoria de las personas ignoran el origen de las pastorelas aun los que participan en ellas muchas veces, asi que me agrada que este articulo sirva para que se conozca no solo estas tradiciones en optros lugares como España sino para que también los connacionales conozcan el origen de nuestras hermosas tradiciones

    • Pues tienes mucha razón Salvador es una tradicion muy llamativa y como ya dije en el articulo bastante curiosa por lo mismo, por desgracia no eh logrado rastrear el origen de esta tradición pues seria interesante saber desde cuando se realiza esto de “robarse al Niño” y que lo motivo debido a que solo se realiza en ciertas partes del país, por desgracia esta tradición no ah sido estudiada, lo que narro en el articulo asi como los significados son investigación propia e hipotesis mias debido a la no existencia de más datos sobre estas hermosas tradiciones.

  3. ¿Conque la flor de Pascua es originaria de México? ¡No me digas! No tenía ni idea. Yo la tenía por procedente del norte de Europa. He de decir que es una planta hermosísima y me alegra descubrir su origen. Para Nochebuena compré estas flores para decorar la iglesia y las ofrecí a la Virgen.

    Lo tengo por lo más hermoso del artículo, aunque también sería de ver una de esas Pastorelas, que me recuerdan a los teatrillos sagrados españoles.

    • Pues sinceramente Ana es que su origen por mucho tiempo se perdio, muchos pensaban exactamente eso o que era de Estados Unidos o de Europa pero gracias a la arqueología y los historiadores fue que se pudo determinar que la flor de pascua o de nochebuena es originaria de México donde como ya mencione desde tiempo inmemorial las culturas prehispánicas las usaban en sus rituales y celebraciones decembrinas, y precisamente por que la mayoría de las personas ignoran que esta flor de originaria de México quice incluirla en este articulo que me da gusto eh visto han aprendido mucho gracias a ello, aqui en México por lo mismo es muý común de verla en los templos y que mejor que esta flor que simboliza la pureza como decían los aztecas para ofrecer a Jesús y María en Navidad.

    • Abel muchas gracias y que bueno que te guste, tratare mañana de poner un link de un video de youtube con el canto de la rama para que puedan escucharlo en una de sus versiones, seguro te gustara mucho.

    • Asi es Montse a quien de nosotors no nos trae recuerdos, yo fui Gaspar en una pastorela en el kinder y ya un poco más grande hice de San José jejeje, creo que esta tradición es una de las mas hermosas y divertidas que tenemos en la Navidad aqui en México, ahora que estuve en D.F. tuve la suerte de estar en una pastorela que se presenta en el atrio del templo de San Francisco fue maravilloso pues al realizarse en un atrio casi se puede sentir como viendola en sus origenes novohispanos.

Deja un comentario