San Pedro Movilă, metropolita de Kiev

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo-retrato del Santo revestido de su atuendo de metropolita

San Pedro Movilă fue metropolita de Kiev (Ucrania) desde el año 1632 hasta su muerte en el año 1646. Se le conoce como un gran teólogo ortodoxo del siglo XVII y como reformador de la educación teológica ortodoxa. La Iglesia Ortodoxa Rumana celebra su fiesta el día 22 de diciembre.

Los primeros años:
Pedro Movilă había nacido el día 21 de diciembre del año 1596 (según algunas otras fuentes, en el año 1574) en el seno de una noble familia de Moldavia, muy importante en la historia de Rumania durante los siglos XVI al XVIII. De la familia Movilă formaron parte algunos principes de Valaquia y de Moldavia, entre los que estaban el padre de Pedro, Simión (Príncipe de Valaquía en 1601 y de Moldavia, desde 1606 al 1607) y su hermano Jeremías Movilă (en Moldavia, 1595-1606 con una breve interrupción en el 1600). Su madre, Marghita, era una princesa polaca.

En 1599-1600, el Príncipe de Valaquia, Mihai el Bravo, intentó la unificación de los países que coexistían en territorio rumano (Valaquia, Moldavia y Transilvania), pero debido a la turbulenta situación política de Moldavia, la familia tuvo que huir a Polonia, siendo Pedro aun muy joven. En el año 1607, su padre fue asesinado por el Khan tártaro Kantemir Murza, por lo que se trasladó con su madre definitivamente a Polonia donde tenían importantes familiares, como las familias Polotski, Korezski y Wysnowiecki. Pedro recibió allí su primera educación en la escuela ortodoxa de Lvov y luego continuó sus estudios en Europa Occidental, incluyendo París y Ámsterdam, siendo el primer rumano conocido que estudió en Occidente, por lo que entró en contacto con los métodos de estudios allí utilizados. De regreso a Polonia, en poco tiempo se convirtió en un oficial del ejército, luchando en dos batallas en Moldavia: Zezor (1620) y Hotin (1621), pero luego se sintió atraído por la vida monástica. Incluso viviendo como un noble en Polonia, se mantuvo en la fe ortodoxa.

Metropolita de Kiev:
En el año 1625 entró en el monasterio de las Grutas de las Lauras (Lavra Pecerska) en Kiev, siendo tonsurado como monje en el año 1627. Posteriormente fue rdenado sacerdote y luego recibió el rango de Archimandrita. Poco después fue consagrado como obispo y entronizado como Metropolitano de Kiev en el año 1632, el mayor rango en la Iglesia Ortodoxa del Reino de Polonia en aquellos momentos.

Vista acutal del monasterio de las Lauras de las Grutas, Kiev (Ucrania).

Como Metropolita, fundó la Academia Espiritual de Kiev, que fue la primera institución de educación teológica ortodoxa, organizada según los principios de los seminarios y universidades occidentales. Hasta entonces, el latín era bastante desconocido entre los creyentes ortodoxos, aunque el latín se utilizaba principalmente en Polonia (allí era lengua oficial), pero en la ortodoxia era un idioma secundario comparado con el griego y el ruso, que se hablaba bastante en la parte ucraniana de Polonia.

Esto era nuevo para los ortodoxos de Oriente; los estudiantes recibieron una doble capacitación teológica y científica y no solo para el aprendizaje de los ritos litúrgicos, sino que se duplicó también el conocimiento científico de la teología. Además de la teología, en su escuela se ofrecieron una gran variedad de disciplinas: ucraniano, latín, griego y polaco, filosofía, matemáticas (incluyendo geometría), astronomía, música e historia. Debido a la gran importancia de la facultad, el Colegio recibió la condición de centro de enseñanza superior.

Pedro gobernó la Iglesia de Ucrania en un período muy difícil en Polonia, después de la Unión de Brest-Litovsk (1596), cuando gran parte de los ortodoxos aceptaron la supremacía del Papa de Roma y la unión con la Iglesia Católica. Muy preocupado por la suerte de la Iglesia Ortodoxa, Pedro se dedicó a fortalecer la posición ortodoxa que había permanecido independiente de Roma. A pesar de la fuerte presión política y social, a veces violenta, fue capaz de recuperar para su Iglesia un gran número de templos, incluyendo la Catedral de Santa Sofía de Kiev. Como representante del clero ortodoxo en el Sejm (Parlamento), negoció allí y con el rey la abolición de las leyes represivas contra la Iglesia Ortodoxa y en contra del uso de la lengua ucraniana. Finalmente, el nuevo rey protestante Władysław IV Vasa (1632-1646) restableció el “status” de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana.

Icono ortodoxo rumano del Santo.

Sus escritos:
En cuanto fue nombrado Metropolita, comenzó a imprimir diferentes libros: quince títulos en cinco años.
Pedro Movilă publicó en el año 1637 una edición anotada de los cuatro Evangelios al estilo del modelo occidental y en el año 1646 hizo una edición revisada del Euhologhion o Trebnik, que es el libro de los principales servicios especiales en la Iglesia Ortodoxa. También es el autor de algunos comentarios sobre los artículos del Símbolo de la Fe (Niceno-constantinopolitano) y un pequeño catecismo ruso para el uso en las iglesias que hablaban esta lengua.

Su obra más famosa es la Confesión Ortodoxa de la Fe Apostólica comparándola con la de la Iglesia Católico Bizantina del Este (Uniatas), que fue una respuesta a los jesuitas y a los reformadores occidentales, muy activos en aquel momento y que lo eran con la intención de atraer a los ortodoxos orientales hacia sus posiciones. Fue también una reacción a la Confesión de Fe semi-calvinista publicada en Ginebra, en el año 1629, por el Patriarca Cirilo Lucaris de Constantinopla.

La Confesión del Metropolita Pedro fue escrita por el método escolástico católico, bastante extraño para la mentalidad oriental. Fue la primera Confesión de Fe oriental después de la escrita por San Juan Damasceno en el siglo IX, con un lenguaje y una metodología completamente diferentes.
Debido a esta nueva visión, el trabajo se discutió en el primer Consejo inter-ortodoxo después de la caída de Constantinopla, que se celebró en Iasi, que es la capital de Moldavia, en el año 1642. Se reconoció como válido aunque el Sínodo corrigió dos puntos: la posición sobre el purgatorio, que no es aceptado en la Iglesia de Oriente y el problema de cuando se produce la transformación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor. Pedro defendía que esto sucede en el momento de la anamnesis, es decir, cuando el sacerdote recita el texto bíblico: “Tomad y comed…” y “Bebed de ella todos….”. Los padres sinodales, manteniendo la posición formulada por Nicolás Cabasilas en el siglo XII, sostuvieron que eso sucede en el momento de recitar la epíclesis, que es una fórmula inmediatamente posterior.

Óleo-retrato del Santo conservado en las Lauras de las Grutas de Kiev.

La Confesión Ortodoxa de la Fe fue publicada en latín en el año 1645 y poco después, al extenderse por toda Europa, se editaron en griego, latín, alemán y ruso. Con los cambios realizados en el Sínodo, la Confesión de Fe fue reconocida por los patriarcas de Constantinopla, Jerusalén, Alejandría y Antioquia en el año 1643 y en el 1672, el Santo Sínodo de Jerusalén, adoptó la Confesión de Fe de Pedro Movilă como su catecismo oficial. La primera edición en lengua rumana apareció en el año 1699.

Algunos teólogos ortodoxos contemporáneos, como George Florovski o Christos Yannaras, acusaron a Pedro de estar fuertemente influenciado por Occidente, cosa que era totalmente cierta, pero que no se veía bien en su tiempo. El estilo escolástico de la exposición de la Fe, a pesar de parecer extraño en la experiencia ortodoxa, fue excelente para los estudiantes y los futuros sacerdotes, que tuvieron su primer “manual” de teología, perfectamente estructurado. Además, este estilo tuvo la finalidad de ser una respuesta a las posiciones católicas y protestantes.

Falleció el día 22 de diciembre del año 1646 en Kiev, siendo sepultado en la Laura de las Grutas, que es el mayor monasterio de Ucrania; posteriormente fueron trasladadas a la Catedral de la Asunción, pero esta quedó destruida en la Segunda Guerra Mundial. Él es venerado como santo por las Iglesias de Ucrania, Rumania y Polonia. La Iglesia Ortodoxa Rumana, desde el año 1997, celebra su fiesta el día 22 de diciembre, mientras que en Ucrania, de forma independiente, se celebra el día 1 de enero y también el día 6 de octubre, junto con otros santos metropolitas de Kiev. En el año 1996 se inauguró una nueva Academia Teológica en Kiev, llamada “Mohyla-Academy”.

Tropario (Himno del Santo):
“Defensor y confesor de la Ortodoxia, iluminador de los gentiles, hijo de Moldavia y padre de Ucrania, Santo Jerarca Pedro; hombre virtuoso, ruega a Cristo Dios para que defienda nuestra fe y salve nuestras almas”.

Mitrut Popoiu

O Oriens,
Splendor lúcis aetérnae,
Et sol iustitiae,
Veni
Et illumina sedéntes in ténebris,
Et umbra mortis.
Oh Sol, que naces de lo alto,
Resplandor de la luz eterna,
Y sol de justicia,
Ven
Ahora para iluminar a los que viven en tinieblas
Y en sombra de muerte

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

9 pensamientos en “San Pedro Movilă, metropolita de Kiev

  1. Amigo Mitrut,
    Como se que me entiendes, te escribo nuevamente en mi lengua. Muchísimas gracias por este precioso artículo sobre un santo que, desde mi punto de vista, fue un “atrevido” en su tiempo.
    Supo combinar la santidad y la ciencia y como vió que en Occidente había métodos de estudios dignos de imitar, se atrevió a implantarlos en su diócesis, lo que debió causarle algún que otro problema. Debió ser un hombre de una cultura excepcional que realmente impactó en Ucrania, Rusia, Polonia y Rumanía. Lástima que por estas tierras es poco conocido y gracias a ti tenemos ahora la oportunidad de saber de él.
    Yo, gracias al Padre Pafnucio, uno de los monjes de las Lauras de las Grutas de Kiev, buen amigo mío desde hace algunos años, sabía de él, pero tu artículo y lo leido en algún que otro libro ortodoxo, me ha hecho comprender que fue un gran hombre: santo, científico, profundamente creyente en la fe ortodoxa, pedagogo, enseñante,… Por favor, sigue ilustrándonos con nuevos artículos proponiéndonos otros muchos ejemplos de santidad de la Iglesia de Cristo en Oriente,

  2. Dear Antonio,
    thanks for the appreciations. His Confession of Faith is still today the model of the orthodox Catechisms. Saint or no, I accept the decisions of three different autocephalous Churches and I really believe he is not only saint for his “resistance” to other confession, recte catholicism, haw it wold be believed. He is saint, my opinion, because of his episcopal activity, that means: taking care of his sheeps.

    As about the comment about judaizers and so on, I think it is no need for a contra-comment, because there is already visible the attitude of mr.Rodolfo Plata, whoever he might be. I think he didn’t read the Scripture, at least not properly. He would see that we are the new Israel, our roots are Israel. Christianity and the religion of the Israelites are always to be seen together and to be analized together. The conspirationist thesis about Paul as the “falsifier” is nothing new. there are thousands of theories and so on, made by the people who are searching for the sake of the searching. I hope I am wrong, but these kind of people are far far far away from the Holy Spirit. Once more, I hope I am wrong.

    For all of you, the collaborators and readers of Pregunta Santoral: I wish you to feel the same happiness, as the happiness of the Virgin Mary after giving Birth to the Lord of the Universe !

  3. Como sucede con la mayoria de Santos ortodoxos jamás habia escuchado hablar sobre San Pedro Movila, me llama la atención esas correciones que le hicieron en el sinodo y me dejo con una incognita, ¿el creia en el purgatorio? pregunto porque veo que mencionas que esa fue una de las correcciones que le hicieron a su confesion de Fe pero no especificas con exactitud que fue. Es muy interesante como fue capaz y se atrevio a meter los metodos occidentales en su diócesis aun para la época un gran visionario de su época, es un siglo en el que aqui en Occidente, en la Nueva España fueron quemados varios iconos ortodoxos de San Basilio y de otros santos que veneramos en común católicos y ortodoxos que poseia algunos católicos en sus casas, por pensar la Inquisición que fomentaban el cisma!!

  4. Your articles about Orthodox Saints are absolutely a jewel, dear Mitrut. I can’t say how much I’ve learnt since you’re with us, so I’m really grateful to your colaboration and wisdom and may God want you with us for such a long, long time.
    I also want to wish you a Merry Christmas and may God bless you always 🙂

  5. ¡Excelente tu nuevo articulo Mitrut!
    Yo tambien pregunto por el tema de la creencia del santo en el purgatorio,y decirte que no dejes de escribir articulos sobre la santidad ortodoxa (tambien sobre las mujeres santas).

  6. Yes indeed, the belief in the purgatory, because was not mentioned before in the texts of the classical Churchfathers (I mean, the ones receptioned in the East) and about the moment of the transfiguration of the Bread and Wine into the Holy Body and Blood of Our Lord, those are of course, some teachings borrowed from the catholicism. In that time the suspicion about “importing” foreign teachings was very big. A few years before, a patriarch of Constantinople, Kyril Lukaris, wrote a Confession of Faith with calvinistic elements, and that is why it was needed a synod to proof the faith. Moreover, the western method being new, was susceptible and of course it was proved too. Anyway, Peter Movila remains very important in the fight against the catolic offensive in the East. I understand how it that sounds for you, the catholic believers, but that is the pure fact and we must accept the reality. The main importance has indeed what we are building today. As an example: in Lublin, Poland, the orthodox archbishop (the diocese has as one of its patron saints even Peter Movila)and the catholic archbishop are co-workers in God’s wineyards. The big confessional hate from about half of century ago is almost forgotten. In Romania also, the cooperation between the cults is always better. With a single exception> and that is the greek-catholic confession. Here is much much much to work. For that we have time, faith and hope.

    I wish you all that the Happiness, that Virgin Mary felt, when she became a Baby, that happiness shall come above all of you! Happy Christmas! Feliz Navidad!

  7. Estimado Mitrut, gracias por darnos a conocer a este desconocido para muchos pero que sin duda tiene méritos para dejar de serlo según lo que nos has relatado. Respecto al título de “metropolita” desconozco si es exclusivo de los obispos de la iglesia ortodoxa o si en la iglesia occidental también se utiliza esta denominación para algún cargo.

    • Salvador,
      “Metiendo la cuchara” como dicen nuestros amigos americanos, en Occidente la categoría de metropolita o metropolitano la tienen los arzobispos titulares de una provincia eclesiástica y tienen autoridad sobre los otros obispos de su provincia o sea, los obispos de las diócesis sufragáneas. También tienen este título los arzobispos de sedes que en su día fueron antiguas metrópolis, o sea, las antiguas capitales de las antiguas provincias de la antigua Roma.
      Muchas felicidades en estas fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*