María Santísima, Reina de todos los Santos (VI)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Panagia Ierosolymitissa (Nuestra Señora de Jerusalén). Icono ortodoxo venerado en el Sepulcro de la Virgen, Gethsemané (Jerusalén, Israel).

En el pasado mes de septiembre tratamos sobre los dos dogmas marianos que son aceptados como tales por el conjunto de la Iglesia Universal: la Maternidad Divina y la Virginidad Perpetua de María.
Existen otros dogmas marianos aceptados por la Iglesia Católica acerca de los cuales, nuestro amigo Damiano Marco Grenci escribió el pasado 15 de agosto (la Asunción de María en Cuerpo y Alma a los cielos) y el 8 de diciembre (la Inmaculada Concepción).
Estos son los cuatro dogmas Maríanos de nuestra fe, aunque solo los dos primero lo son como tales para nuestros hermanos ortodoxos. Los católicos, profesamos los cuatro.

Culto a María en Oriente:
En general en Oriente, en las Iglesias Ortodoxas y Católicas, tanto en privado como en público, litúrgicamente o no, el culto a María gravita sobre dos grandes verdades: la dignidad y santidad de esta mujer que mereció ser la Madre de Dios y su potentísima intercesión por nosotros ante su Hijo, Jesucristo, que es el único y verdadero mediador ante el Padre.
La oración “sub tuum praesidium”, recitada desde el siglo III y que añadimos al final del artículo, la nomina como Madre de Dios, Virgen santa y bendita a la que solicitamos nos ayude en nuestras necesidades y nos proteja contra todos los peligros.
Desde antes del Concilio de Éfeso, esta oración está incorporada a la Divina Liturgia e incluso se celebraba como una festividad propia mariana entre la Natividad y la Epifanía (Fiesta de la Felicitación a María).

A partir del siglo V se difundieron por Oriente otras fiestas litúrgicas marianas: La Natividad de María (8 de septiembre), la Purificación de María (2 de febrero), la Anunciación (25 de marzo), la Dormición (15 de agosto) y la Concepción por parte de Santa Ana (8 de diciembre). Resaltemos que en Oriente, los ortodoxos no celebran la Asunción de María a los cielos, sino su Dormición y tampoco celebran la Inmaculada Concepción, sino la Concepción por parte de Santa Ana.

En la Iglesia Nestoriana este culto tuvo un menor desarrollo y por eso solo celebraban tres de estas fiestas: la Felicitación, la Natividad y la Dormición. Los sirios celebraban otras fiestas locales: el Patrocinio de Constantinopla (1 de octubre), una fiesta agrícola dedicada a la Virgen (15 de enero), la fiesta de las espigas (15 de mayo), la fiesta de las viñas (15 de agosto) e incluso el aniversario de la primera iglesia dedicada a María (15 de junio), mientras que los coptos y los etíopes le dedicaban a María el día 21 de todos los meses.

Dormición de la Virgen. Pintura contemporánea sobre tabla. Iglesia Ortodoxa de San Jorge en Greenville, Carolina del Sur (EEUU).

Dentro de todas las liturgias orientales (ortodoxas y católicas), se canta o recita el Credo y en él se confiesa la fe en el Verbo encarnado en el seno de la Santísima Virgen María por obra del Espíritu Santo. En todas las anáforas de todas las liturgias, María es nominada para que interceda ente Dios a favor de todos los fieles vivos y difuntos.
Algunos ritos la mencionan en otras partes de la Liturgia: los bizantinos y armenios al final de todas las letanías, los coptos y etíopes cada vez que inciensan las imágenes, los caldeos y malabares cuando el sacerdote, después del ofertorio ponen el pan y el vino encima del altar, etc.
Mientras que en Occidente, el núcleo del Oficio Divino (Liturgia de las horas) es el rezo de los salmos, en Oriente abundan los himnos, antífonas y otras composiciones poéticas de distintos autores cristianos, recordando los misterios de Cristo, de la Virgen o de los santos y no solo en los días de su fiesta, sino en todos los días del año. Veamos las otras particularidades Maríanas en cada uno de los ritos.

En el rito bizantino (católico y ortodoxo):
En los iconostasios de las iglesias de rito bizantino siempre aparece un icono de la Madre de Dios y en todas las celebraciones, tanto el sacerdote como el diácono, lo inciensan inclinándose ante él mientras se le reza. Este acto de respeto aumenta en los fieles la devoción a la Santísima Virgen.
Durante la Divina Liturgia bizantina, cuando el sacerdote prepara el pan para el sacrificio eucarístico, pone en el disco un pan o parte de él en honor a María.
En el Oficio de Maitines se cantan ocho letanías en las cuales, la última petición va siempre dirigida a la Virgen y cinco series de estrofas en las cuales, la última es siempre un “theotokion”, que es un himno a María.
En las Horas Menores se recitan dos “theotokia”. En el Oficio de Vísperas, cuatro letanías y tres “theotokia” y en el Oficio de Completas, tres “theotokia”. En el “Άξιον εστίν” (himno de María), en el Credo y en la oración final de todas las Horas, también se hacen mención de Ella.

En el rito bizantino, el miércoles es el día dedicado a María y agosto, su mes (recordar que en el rito romano es el sábado y mayo). En las oraciones por los moribundos, por los penitentes, en peligro de guerra y en otras muchas ocasiones se hacen invocaciones especiales a ella. Se le han compuesto numerosos himnos, siendo el más famoso el “Akathistos” (Ἀκάθιστος ᾽Υμνός), himno que siempre se canta de pie, que se atribuye a Romano el Melódico y que está dividido en veinticuatro estrofas.
Estos son dos videos donde se muestran el canto del Akathistos en el monasterio de San Sabas de Kalimnos, en Grecia.

Vídeo 1
Vídeo 2

Canto del Akathistos en Santa Maria la Mayor (Roma) el 8 de diciembre del 2000.

En el rito armenio (católico y ortodoxo):
Como los armenios creen que la Anunciación cayó en miércoles, ese es el día de la semana que le dedican a María. La fiesta mariana más importante es la Asunción, fiesta que va precedida de un día de ayuno y que tiene una octava.
En el Oficio Divino y en la Divina Liturgia generalmente se cantan diez himnos, en los cuales la última estrofa siempre está dedicada a ella. Es célebre el himno Maríano compuesto por San Gregorio de Narek y que podría compararse con el himno bizantino “Akathistos”. Cabe también destacar el panegírico que sobre la Asunción hizo San Gregorio Lamproniense y numerosos discursos poéticos y homilías, especialmente las de Gregorio de Dathev, que es el autor de trescientas cincuenta homilías para todo el año litúrgico. También le tienen dedicadas a María numerosas iglesias y santuarios, siendo el más famoso el de Bzommar, en el Líbano.

En el rito sirio (católicos y ortodoxos sirios y malancares):
Como ocurre en el rito bizantino, en el rito sirio el culto a María ha penetrado profundamente en la liturgia. En el Oficio Divino, todos los días de la semana se cantan himnos, letanías, antífonas y oraciones dedicados a ella. En las Vísperas y Maitines, cuatro antífonas y después de la llamada oración del incienso, otras cuatro.
El miércoles se le dedica la parte principal del Oficio (proemio, sedro, qolo y bauto) y en la larga oración final de todas las horas canónicas, la Iglesia se encomienda a la Madre de Dios.

El período del año litúrgico que precede a la Navidad (nuestro Adviento), se llama “sûbâra” o sea, Anunciación, recordándose los domingos del mencionado tiempo litúrgico: la Anunciación del nacimiento del Bautista, la Anunciación a María, la Visita de María a Isabel, la Revelación del ángel a José y la Genealogía del Salvador.
Desde el siglo V se cantan los himnos de San Efrén el Sirio (ver el artículo del día 9 de junio del año pasado) en la Navidad de Cristo, himnos en los que se hacen especial mención a su Madre.
Se conservan una serie de himnos litúrgicos atribuidos al Patriarca Severo de Antioquia (siglo VI) en todos los cuales se celebran la memoria de María.
También tiene dedicadas numerosas iglesias y santuarios, siendo el más famoso el de Sciarfa.

Colosal estatua de Nuestra Señora del Líbano, ubicada en un promontorio de la ciudad de Harissa, Líbano.

En el rito maronita (católico):
Aunque con matices propios, en el rito maronita, por ser un rito de origen sirio antioqueno, habría que repetir todo lo dicho sobre el Oficio Divino en el rito sirio. Como es natural, al ser este rito únicamente católico, la influencia occidental es palpable y así, el mes de María es el mes de mayo, es popular el rezo del rosario y lo mismo que en Occidente se da la bendición con la Sagrada Eucaristía, los maronitas también la dan con una imagen de la Virgen, bendición que va acompañada de cantos, incensaciones y bendiciones que imparte el sacerdote, diciendo: “Por la intercesión de la Madre de Dios, la siempre Virgen María, os bendiga la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo”.
El principal santuario nariano se encuentra en la colina de Harissa (Líbano).

En los ritos caldeo y malabar (católicos):
El Oficio Divino del miércoles está particularmente dedicado a María. Todas las Horas finalizan con una serie de oraciones dirigidas a ella. En las partes comunes de los Oficios de Vísperas y Maitines de todos los días de la semana, se le dedican una serie de antífonas llamadas “onyath”.
Entre los himnógrafos caldeos destaca Jorge Warda (siglo XIII) quién compuso las alabanzas a María dedicadas en el día de la Felicitación, festividad de la que se ha hablado antes.
Los caldeos introdujeron en el siglo XIX las fiestas de la Anunciación, la Visitación, la Natividad de María y la Inmaculada Concepción, mientras que los malabares siguen el calendario del rito latino desde el siglo XVII. En Mosul (Iraq) existe una iglesia llamada “la Pura” y un monasterio (Alqosh) dedicados a Ella.

Tanto unos como otros veneran especialmente a María en los meses de mayo y octubre, siendo costumbre en estos meses el rezo del rosario en familia. Los fieles, especialmente las mujeres, preparan la festividad de la Natividad de María (día 8 de septiembre), ayunando desde el primer día de dicho mes.
En tierras malabares, el santuario mariano más célebre es el de Manakart (India).
Sin embargo, los nestorianos (ortodoxos pertenecientes a esta tradición ritual) han desarrollado menos la liturgia dedicada a la Madre de Dios.

Bóveda de la Iglesia Ortodoxa Copta de Santa María en Zeytoun, Egipto. Foto: Lisa Garland.

En el rito copto (católico y ortodoxo):
En el Oficio Divino, la última estrofa del himno de todas las Horas canónicas, se canta en honor a María. El culto mariano se manifiesta especialmente en el mes de diciembre, durante la preparación de la Navidad.
Un libro especial, llamado “Absalmudiyyab al Khiahk” contiene himnos marianos para todos los días de la semana. Estos himnos se insertan en los Oficios de Vísperas y Maitines. El número de las estrofas es variable, ocho o diez diarios y veintidós, los domingos. Los textos están inspirados en citas simbólicas a María en el Antiguo Testamento.

Hay que destacar el monasterio de la Madre de Dios de Deir Muharraq, creyéndose que en aquel lugar, Matarieh, estuvo la Sagrada Familia en su huída a Egipto. Allí surge una fuente de agua dulce considerada milagrosa al estilo en el que en Occidente es considerada el agua de Lourdes. Es también muy frecuentado por los peregrinos el monasterio de Deir Dronka, en la provincia de Assiut, al que las madres llevan a sus hijos el día 15 de agosto para que allí sean bautizados.

En el rito etiópico (católico y ortodoxo):
Existe una anáfora eucarística que lleva el nombre de María. Al igual que hacen los coptos, dedican el mes de diciembre a la Virgen. Tienen un Oficio Maríano distribuido entre los siete días de la semana al que llaman “el arpa de María”. Son célebres los himnos “el cántico de las flores” que tiene ciento cincuenta y seis estrofas de cinco versos cada una de ellas y el “Salterio de la Virgen”, que tiene ciento ocho estrofas. A María la llaman “Kidana Mehrat” o “Pacto de la Misericordia” y con este título existe un himno compuesto de cuarenta y dos estrofas. Entre los santuarios Maríanos en Etiopía y Eritrea, el más famoso es el del lago Tsana, llamado comúnmente “convento abisinio de Asana”.
Este es el canto de algunas estrofas del “Kidana Mehrat”; es precioso:

En el próximo artículo hablaremos del culto a María en Occidente. Para realizar este artículo, hemos consultado especialmente los trabajos del sacerdote jesuita Alfonso María Raes, prefecto de la Biblioteca Apostólica Vaticana.

Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus,
sed a periculis cunctis libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta.

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν, καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας, μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.

Bajo tu protección buscamos refugio, oh Santa Madre de Dios,
No rechaces nuestras oraciones en nuestras necesidades,
Sino que líbranos siempre de todos los peligros,
Oh Virgen gloriosa y bendita.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “María Santísima, Reina de todos los Santos (VI)

  1. Antonio muy completo este articulo,ire viendo los videos.
    Queria preguntarte sobre “La Dormicion de la Virgen”.
    Los ortodoxos la celebran,pero no la Asuncion.
    Entonces ellos creen que la Virgen no murio como solemos morir los sres humanos,no?.
    Aunque no creen que subio en cuerpo y alma el cielo,entonces..¿respecto a su cuerpo que creen que sucedio?

    • Abel,
      Los ortodoxos celebran la Dormición de la Virgen el mismo día que nosotros celebramos la Asunción. Ellos creen que la Virgen se durmió y que su Hijo se la llevó al cielo en cuerpo y alma. Lo que pasa es que no lo tienen como dogma de fe, pero si creen en que la Virgen esté en el cielo en cuerpo y alma.

      A ver si conseguimos que uno de nuestros colabores ortodoxos nos explique en un artículo cómo conciben ellos esta verdad. Sería estupendo poder publicarlo el día 15 de agosto.

  2. Te lo he dicho otras veces, pero insisto: esta serie es, para mí, lo mejor que escribes para el blog, Antonio. Lo mejor entre lo mejor. No sólo porque nos formas e ilustras sobre el culto mariano y mariología en general, ámbito en el que hasta ahora yo estaba muy poco informada, sino que encima lo haces desde la pluralidad de las Iglesias cristianas, mostrándonos cómo ven a María todos los cristianos que son marianos (excluyo a nuestros hermanos protestantes por razones obvias, aunque, estoy convencida de que una opinión sobre Ella sí tendrán, aunque se ciñan a la Escritura).

    Me he emocionado oyendo el Kidana Mehrat, hacía mucho, mucho tiempo, que no llegaba a mis oídos algo tan hermoso. Muchas gracias y, por favor, sigue escribiéndonos sobre Ella, todo lo que dé de sí -que debe ser mucho-; al menos una vez cada mes.

  3. Es interesante el tema de cómo ven a la Virgen Maria nuestros hermanos protestantes, los cuales, prácticamente la ignoran o dicen que nosotros la veneramos en demasía. Ya escribiremos sobre eso.
    Sin embargo hay que decir que Martín Lucero si creía que Maria es la Madre de Dios y que fue Virgen antes y después del parto. Incluso Calvino defendió en más de una ocasión la virginidad de Maria, pero como he dicho antes, esto lo dejaremos para otro artículo.
    Y es verdad que ese himno etíope sobre Maria es una delicia escucharlo. Muchas gracias.

  4. Antonio. Cuál es tu opinión sobre el denominado por algunos grupos cristianos sobre UN nuevo dogma Mariano “Coredentora” ¿La Madre de Dios como Coredentora?

    • Amigo Enmanuel,
      Dentro de la Iglesia Católica hay una corriente de opinión encabezada por un movimiento que creo se llama “Vox populi Maria Mediatrici”, al que se han adherido cerca de cuarenta cardenales y numerosos obispos que incluso se dice que han recogido más de diez millones de firmas para que el Papa declare este nuevo dogma mariano. Incluso la Madre Teresa de Calcuta se pronunció públicamente a favor de esta nueva declaración.

      Yo no se si ahora el Vaticano estará estudiando esto o no y cuales serán las intenciones del Papa, pero Juan Pablo II insistía mucho sobre ese tema en sus catequesis semanales.
      Existe bastante oposición entre los teólogos a esta nueva declaración dogmática, no porque nieguen el papel de Maria como corredentora, sino por la oportunidad de declarar un nuevo dogma que aleje aun más las posibilidades de acercamiento con nuestros hermanos ortodoxos, que aunque en mi opinión veneran a Maria incluso más que nosotros, solo tienen como dogmas marianos los declarados en los siete primeros concilios ecuménicos y de los que hemos hablado en estos artículos sobre la Santísima Virgen.

      Mi opinión: veneremos muchísimo más a nuestra Madre y no abusemos de los dogmas. Para creer una cosa tan popular no hace falta que la Iglesia lo obligue por la fuerza. Menos dogmas y más caridad cristiana que buena falta nos hace.

  5. Estimado Antonio, realmente bellos los videos que nos has regalado, pero me ha impresionado sobre todo la profundidad del Kidane Mehret que nos da una visión especialmente emotiva de la devoción mariana en las tierra etíopes. Sin palabras me ha dejado además la bóveda mariana de Zeytoun. Gracias de verdad.

    • Áunque en Africa he estado dos veces, Etiopía no la conozco. Daría cualquier cosa por tener una edad que me permitiera poderme adentrar en las montañas etiopes y escudriñar entre los cientos de monasterios e iglesias rupestres donde los monjes y sacerdotes realizan sus cultos y donde pudiera encontrar más de un sepulcro de algún santo desconocido para mi.
      Por cierto, recientemente he podido encontrar la primitiva tumba de San Takla Haymanout y las de sus padres, San Sagaz Ab y Santa Agzaharia

  6. Un precioso y completo artículo, querido amigo. Me ha encantando cómo describes el culto a la Virgen en cada rito, por demás está decir que desconocía más de la mitad, nos aportas un panorama muy rico y claro. Solamente me queda una pregunta, ¿en qué radica que algunos ritos le den más importancia a la anunciación a santa Ana? me parece una celebración un tanto extraña, aunque claro, estoy hablando desde mi perspectiva.

    • El tema es claro: Ese día 8 de diciembre, no conmemoran la Concepción Inmaculada de Maria, sino que lo que conmemoran es que Santa Ana se quedó preñada, o sea, que entre San Joaquín y Santa Ana concibieron a Maria.

      • Si claro, eso lo entendí muy bien, pero me refiero a que parece una fiesta poco usual que conmemoren la concepción de María y no al Inmaculada Concepción, digo…me parece más relevante la segunda.

        • Tu vives en Occidente, eres católica y para ti la Inmaculada Concepción es un dogma, mientras que ellos viven en Oriente y aunque crean en la absoluta pureza de Maria, la Inmaculada Concepción no es un dogma. Esa es la diferencia. Ponte en su lugar.

  7. Antonio un excelente articulo como siempre el Kidana Mahrat muy muy hermoso y emotivo y bastante alegre además algo que me llamo la atención en el video es la presencia de advocaciones marianas occidentales como la Virgen de Guadalupe y el Perpetuo Socorro, es muy interesante conocer como los demás ritos ven a María aunque sin duda alguna todos la aman profundamente, a mi igual me llama la atención el caso de la concepción más dirigida a Santa Ana curioso porque eh visto que en oriente asi como veneran más a María también veo que le dan cierta importancia mayor a los padres de ella que aqui en Occidente a los cuales yo creo que al menos en la fiesta de la Inmaculada Concepción aqui en occidente practicamente ni se les menciona.

    • André,
      Aunque las iconografías coptas y etiópicas son muy propias, además de bellísimas, es bastante normal que ellos también usen imágenes occidentalizadas como esas que tu acabas de mencionar, incluso la Milagrosa y otras. Seguro que es por la influencia de occidente sobre ellos, especialmente la italiana y la francesa.

      A mi entender, para creer, ellos no abusan del dogma tanto como nosotros y en ese sentido ya he dicho que para ellos no son dogmas ni la Inmaculada Concepción ni la Asunción. Pero claro que ellos saben que Maria fue concebida y por eso se acuerdan tanto de esos padres que la concibieron. Nosotros no celebramos tanto su concepción humana gracias a Joaquín y Ana sino el hecho de que esa concepción fue sin que en ella hiciese mella el pecado original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*