San Pedro Pascual

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo barroco del Santo por Jerónimo Jacinto Espinosa. Museo de Bellas Artes de Valencia, España.

Una familia mozárabe originaria de Valencia y distinguida por su virtud y por sus muchos bienes de fortuna destacaba por sus numerosas obras de caridad y por emplear la mayor parte de sus rentas en mantener el convento del Santo Sepulcro de la ciudad de Valencia, posterior Colegiata de San Bartolomé. Su casa era refugio de todos los necesitados y hospedería común de los religiosos que venían a redimir cautivos, especialmente de San Pedro Nolasco que fue el fundador de la Orden de la Merced.

Habiendo tenido muchas dificultades para tener descendencia, el año de 1227 tuvieron un hijo en una casa contigua al Portal de Valldigna, que muestra una placa que recuerda su nacimiento, a quien pusieron el nombre de Pedro por devoción al santo fundador. Como habían rescatado a un sacerdote narbonés que después fue religioso de Nuestra Señora de la Merced y obispo, le encargaron la educación y estudios de su hijo. Pedro empezó entonces con otros jóvenes de su edad pidiendo limosna para los cautivos enfermos y, estando la ciudad de Valencia convulsa por la próxima reconquista del rey cristiano Jaime I, la casa de sus padres fue asaltada por los moros que gobernaban el lugar.

Tras la conquista, San Pedro Nolasco, que conocía a esta devota familia, la presentó al rey D. Jaime. El rey ordenó entonces que sus padres enviasen a su hijo a estudiar a París y su obispo, enamorado de su santidad y de sus talentos, le mandó que predicase el Evangelio en toda la extensión de su obispado. Fue compañero allí de estudios de San Buenaventura y de Santo Tomás de Aquino. Como estando en París murieron sus padres, dio poder a San Pedro Nolasco para que su patrimonio se repartiese entre huérfanos, encarcelados y cautivos. Al regresar a España en 1250 vistió el hábito de la nueva Orden de la Merced en el convento de Valencia. Se dice que sus superiores intentaban sin éxito moderar las duras humillaciones y penalidades que se profería.

Marchó entonces a Barcelona para estudiar teología y predicaba logrando muchas conversiones por lo que el rey D. Jaime le encargó la educación de su hijo el infante D. Sancho que había abrazado el estado eclesiástico. Con el tiempo, este tomó el hábito de la Merced, siendo después gloria y orgullo de la misma Orden. Ya libre nuestro santo de este cometido, marchó a hacer una redención de cautivos cristianos en Granada y comprobó la crueldad con que se trataba a los cautivos y la falta de higiene espiritual y material.

Escudo de la Orden de la Merced.

Ya en el año 1262 el Papa Urbano IV le nombró obispo titular de Granada y aceptó el cargo con obediencia a pesar de su extremado rechazo a toda dignidad eclesiástica. En este tiempo fundó en aquella ciudad el convento de Santa Catalina, de su Orden, donde vivió después una vida pobre y humilde como religioso.

En octubre del año 1275 quedó libre del gobierno de aquella diócesis pues se produjo una revuelta en que se asesinó a sacerdotes del lugar y se dedicó entonces a ir predicando por gran parte de España, Francia y Portugal defendiendo públicamente el misterio de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen. Estando todavía en Francia fue propuesto como Obispo de Jaén con aprobación del Papa Bonifacio VIII. Esta era una diócesis con muchos años de desgobierno y allí hizo un gran trabajo de evangelización en un territorio considerado como un erial espiritual.

Llegado el año 1297 decidió viajar a Granada aunque aquello suponía un gran peligro y tuvo valor para emprender la conversión de los moros. Esto se calificó en aquellas circunstancias como un delito de estado y por ello le arrestaron y le encerraron en un calabozo. Cuando llegó a Jaén la noticia le fue enviada una gran suma de dinero para su rescate. Al recibirla, en lugar de emplearla en recobrar su libertad la utilizó en solicitar la libertad de una gran multitud de cautivos. Conocida por parte del pueblo musulmán de Granada la reclusión de Pedro en sus calabozos acudió tumultuariamente al palacio del Rey pidiendo la cabeza del santo misionero y el gobernante le sentenció a que le cortasen la cabeza. Se dice que la noche anterior a su ejecución celebró el santo sacrificio de la Misa y consiguió la corona del martirio el día 6 de Enero de 1300, teniendo setenta y tres años de edad.

Apenas llegó a Jaén la noticia de su martirio pusieron su imagen de yeso sobre la puerta de la capilla del alcázar, dedicada desde su conquista a la Virgen de las Mercedes por el santo rey Don Fernando. Los Reyes Católicos, tras conquistar la ciudad de Granada, edificaron un templo en el lugar del martirio de nuestro Santo y a él dedicado. Con el tiempo fue trasladado el santo cuerpo a la ciudad de Baeza, donde continúa en la actualidad en el altar mayor de su catedral.

Entre sus obras literarias escribió un libro contra la religión de Mahoma, la llamada Biblia Parva, una glosa del Padrenuestro y una explicación de los Diez Mandamientos.

Urna con las reliquias del Santo, reconocidas en el año 2002. Cortesía del señor Deán de la catedral de Jaén, España.

Por último, decir que no falta quien niega la historicidad de San Pedro Pascual basada en una identificación con otros personajes de aquel tiempo que compartían el nombre de Pedro. En suma, San Pedro Pascual se nos presenta como uno de los grandes santos valencianos y ejemplo de mercedario comprometido con los desgraciados de su tiempo.

Salvador Raga Navarro
PRESIDENTE
Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “San Pedro Pascual

  1. Muchisimas gracias, Salvador, por este artículo sobre otro santo valenciano de origen aunque dedicó parte de su trabajo apostólico en mi tierra andaluza.
    Nunca había oído ni leído que hubiera sido puesta en duda su historicidad; no parece lógico al ser un santo relativamente moderno (finales del siglo XIV).
    Agradezco al deán de la Santa Iglesia Catedral de Jaén el que nos haya facilitado esta foto de la urna de las reliquias.

  2. Pues sí Antonio. Se ha puesto en duda la historicidad de San Pedro Pascual en distintos medios y eso se puede comprobar también en algún foro . Sobre todo, el meollo está en cuestiones políticas de ámbito valenciano que no viene al caso mencionar y a las que por ello no he hecho referencia en el artículo. Pero sí , hay quien niega su historicidad y quien la sitúa siglos más tarde.

  3. Yo no soy muy amiga de convertir a los demás pueblos; me gusta respetar todas las creencias y he encontrado referencias bellísimas y valores muy concordes con el pensamiento cristiano en prácticamente todas las religiones de las que he oído hablar. Por eso creo que esa variedad enriquece a nuestro mundo y alaba al mismo Creador, aunque no sea a través de Cristo y su Iglesia.

    Por eso no se me hacen simpáticos los Santos que se empeñaron en convertir y escribieron tratados en contra de otras religiones y creencias, y más de una que es tan próxima a la nuestra, el Islam (que lo es, por mucho que a muchos esto les resulte incómodo de admitir).

    Pero esto no me impide presentarle el mayor de los respetos a este Santo y en especial a su tarea de liberación de cautivos, un destino muy encomiable y admirable al que se consagró la Orden de la Merced. Y decir que yo tampoco comprendo el por qué de la puesta en duda de su historicidad, si quieres ahondar en esas causas políticas que mencionas, Salvador, yo estaría interesada.

    • ¿Hay que respetar a todas las religiones? Por supuesto que si.
      ¿En todas las religiones el buen creyente puede encontrar a Dios? Por supuesto que si.
      Pero Cristo nos dejó un mandato: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos, 16, 15) y “Por tanto, id, y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Luego esta es una de las principales obligaciones de todo cristiano.
      ¿Qué para hacer esto haya que “despotricar” de los otros creyentes? Por supuesto que no, pero. “¡Ay de mi si no evangelizare!” (1ª Corintios, 9, 16).

    • Ana María. Sin ánimo de incidir en exceso en lo que comentas, sabes que el asunto del orígen de la lengua que hablan los valencianos ha sido con demasiada frecuencia un arma arrojadiza, campo de batalla y motivo de mil discusiones populares. En este caso, quienes defienden que el valenciano es una lengua que procede directamente del latín se acogen a la obra de San Pedro PAscual llamada “Biblia Parva” como la primera obra literaria en lengua mozárabe valenciana, que se escribió por tanto antes de la Conquista de Jaime I. Ello la convertiría en una obra escrita en Valencia con anterioridad a que viniesen otros repobladores que traían consigo otras lenguas. SEa como fuere y sin entrar en más detalles este es el motivo por el que hay gente que niega que San Pedro PAscual haya existido y otros que lo sitúan en siglos posteriores.

  4. Muy buen articulo Salvador aunque conocia de nombre a este Santo nunca habia leido nada sobre su vida y me ah gustado batsante y si que es interesante el que haya sido compañero de estudios de Santo Tomas de Aquino y de San Buenaventura quien diria el camino que Dios le tenia reservado a los tres y además el haber preferido usar lo de su liberación para liberar a otros es muy bello y aunque en parte siento que tiene razon Ana por otro lado no estoy del todo de acuerdo porque vamos ya los mismo apóstoles convirtieron a otros pueblos de otras creencias al cristianismo y si se hubieran quedado en eso de que hay que respetar las creencias etc pues quien sabe si muchos de nosotros que stamos hoy seriamos cristianos sobre todo en mi caso que Nueva España tenía creencias autoctonas politeistas que aunque muy ricas pero muy ajenas al cristianismo, hay que comprender además que asi lo entienden muchos en especial los misioneros que eso se debe de hacer ir por todo el mundo y predicar el evangelio, que es cierto debemos respetar a los que no creen lo mismo que nosotros.

    • ¿Nueva España? Bueno, las creencias autóctonas politeístas eran propia de la pluralidad de culturas ni siquiera uniformes, de nuestros pueblos originarios. El problema de la “evangelización” es que fue el pretexto para interéses políticos, si no fuera así, aquí jamás habriamos hablado de la “Nueva España”, sino que si los conquistadores hubieran sido simples y sencillos evangelizadores, no hubieran impuesto la aniquilación de las culturas auctóctonas. ¿Qué todo se debe juzgar de acuerdo a sus tiempos? Bueno, se supone que el evangelio es una verdad eterna e inmutable. Es importante llamar al pan, pan y al vino vino; a la evangelización y a los interéses mundanos, cada cual por el suyo.

  5. Pues respeto tu punto de vista Moisés pero te sales mucho del contexto del comentario que yo hice, pues yo no estoy argumentando sobre si fue buena o no la evangelización y la conquista en México o si tuvo interes economicos de por medio yo solo lo mencione para ejemplificar mi punto de vista de porque pienso que si puede ser aceptable el que existan misioneros y evangelizadores como San Pedro Pascual que convierten personas de otras creencias al cristianismo, recuerda que el articulo es sobre San Pedro Pascual y el comentario fue en referencia de que Ana no esta del todo de acuerdo con los evangelizadores como este santo que convirtieron musulmanes al cristianismo, no sobre la validez y los verdaderos fines que tuvieron la evangelización y la conquista de México que es algo que no va al caso mas que como ya dije simple ejemplo

  6. No me he expresado bien y temo haber creado una polémica. No digo que predicar el Evangelio esté mal. Me refiero a esas evangelizaciones hechas desde la creencia en la superioridad de la propia fe y en la inferioridad de la fe a la que le estás predicando. Me refiero también a publicar textos en contra de la religión a la que quieres convertir.

    Actualmente los misioneros ya no son así de hipócritas y prepotentes y los que lo son, no duran mucho en la misión. Como bien decía Antonio, barriga llena alaba a Dios y se preocupan primero de las necesidades del pueblo y del diálogo con las religiones locales -y esto lo sé bien porque soy lectora asidua de las publicaciones de los Misioneros Combonianos- antes que levantar el dedo a lo San Vicente Ferrer y amenazar con el rayo divino, cosa que ya no pinta en nuestros tiempos.

    En África, musulmanes y cristianos es cierto que tienen enfrentamientos en algunas zonas, pero en muchas otras colaboran juntos en proyectos de misión DESDE EL RESPETO MUTUO A LA OTRA FE y es a eso a lo que debemos aspirar hoy en día. No pretendía decir otra cosa.

  7. Muy bueno el articulo sobre San Pedro Pascual.
    Hizo una gran labor en el rescate de cautivos y sobre la polemica de escribir contra otras religiones (en este caso el islam) no hay que rasgarse las vestiduras,eran otros tiempos y otras mentalidades,a mi no me parece bien pero tampoco voy a juzgar a un hombre de siglos atras.
    Yo respeto las demas religiones y siempre entro con buen pie cuando se habla de ellas,pero si alguno se mete con la mia la hemos liado,jajaja.

    • Bien , creo que en síntesis y en lo fundamental estamos todos de acuerdo. Somos ciudadanos de un mundo muy amplio con diversidad de creencias y que lo ideal sería el respeto de todos t la fraternidad universal. Ello evitaría sin duda multitud de males que en nombre de la religión hasta hoy día suceden y nos convertirá en ciudadanos que tienen algo legítimo a lo que aspirar.

  8. Gracias por este artículo Salvador, me ha gustado mucho.
    Desconocía que san Pedro Pascual había sido compañero de san Buenaventura y santo Tomás de Aquino!

    Por otro lado, confieso que soy una gran admiradora de los mercedarios por su labor de rescate de cautivos, que implicaba situaciones difíciles y peligrosas. No por nada han dado grandes mártires a la historia del cristianismo.

    En cuanto a la polémica que leí en comentarios anteriores, yo estoy en desacuerdo de imponer religiones en base a la superioridad, como menciona Ana. El desarraigo e imposición en base a la violencia, la humillación y la esclavitud, es algo reprobable. Pero no debemos descontextualizar, siempre hay intereses de toda índole, me parece muy corto de mente juzgar sin analizar antes las acciones y mentalidades de esos periodos. Ya sabemos que en nombre de la fe, se han disfrazado muchos intereses y suscitado injusticias que no podemos justificar solo en base a la evangelización.

    • Estimada Montse, estoy totalmente de acuerdo en que aquella labor mercedaria de redención de cautivos que se hallaban presos y que intercambiaban en muchos casos por sus propias personas es digno con el paso del tiempo de toda admiración. Si nos quedamos con esto creoq ue el resto de discusiones pueden llegar a ser casi hasta residuales.

Deja un comentario