Santa Genoveva de París

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura decimonónica de la Santa en la fachada de la iglesia Saint-Étienne-du-Mont, París (Francia).

Pregunta: Genoveva es un nombre bonito y es el que me pusieron mis padres cuando me bautizaron. La verdad es que estoy orgullosa de él pero tengo que reconocer que se muy poco de mi santa protectora. He oído algo sobre Santa Genoveva de Brabante, pero yo celebro mi onomástica el día 3 de enero y esa santa no aparece en el calendario, sino que la que aparece es una que se venera mucho en París. ¿Me podríais contar algo sobre ella?

Respuesta: Genoveva, lo haremos con muchísimo gusto, pero quiero aclararte antes que Genoveva de Brabante no está considerada oficialmente como santa. Ya nos hicieron en tiempo esa pregunta, que se contestó de inmediato al preguntante, aunque aún no hemos publicado dicha contestación, cosa que haremos cuando el planning del blog esté algo más descargado. Pero, vaya, sobre tu santa patrona si que podemos decir algunas cosas, aunque empecemos diciendo que sobre su vida han discutido muchísimos los hagiógrafos de todos los tiempos.

Existe una “Vita Genovefae” cuyo autor dice haberla escrito dieciocho años después de la muerte de la santa, o sea, que si Santa Genoveva murió en el año 502, esta “Vita” pudo haberse escrito en el 520. Si esto es así, se trataría de uno de los más raros documentos que nos han llegado del siglo VI, anterior incluso a la “Historia francorum” de San Gregorio de Tours.
Esta “Vita” contiene algunos detalles sobre los primeros reyes merovingios que no se encuentran en ningún otro documento e incluso proporciona algunos datos sobre las condiciones de la antiquísima Lutecia (actual París) antes de que el rey Clodoveo la hiciera capital de su reino. Por todo esto, existen razones más que suficientes como para prestarle nuestra atención a esta biografía de Santa Genoveva.

Sin embargo, B. Krush dice que ese documento no es del 520, sino que fue escrito en el año 787, o sea, casi tres siglos más tarde y que ya solo por este hecho, le resta parte de su valor histórico; lo contrario piensa Godofredo Kurth, que da gran valor a esta “Vita”. Este es solo un ejemplo de lo que dije al principio: sobre su vida, han discutido mucho los hagiógrafos e historiadores de todos los tiempos.

Pero “pasando” de muchas de estas controversias, digamos al menos solamente dos cosas: Primera, que el autor de esta “Vita” cree fervientemente en la misión que el Papa San Clemente I confió a San Dionisio obispo de Lutecia y aunque es a partir del siglo VIII cuando aparecen estos datos en otros documentos, ya en esta “Vita” se habla de ello. Las investigaciones más recientes y creíbles demuestran que las relaciones entre Dionisio y Clemente eran mucho más antiguas y se confirman desde finales del siglo V y principios del VI como lo indica esta biografía de Santa Genoveva. Esto ratifica que el documento es del año 520.

La Santa niña es consagrada y bendecida por San Germán. Pintura de Puvis de Chavannes, siglo XIX.

Y segundo, que este documento proporciona datos muy extraños sobre Clodoveo y sobre Lutecia. Dice que Childerico residía en la ciudad mientras que cuando se habla de él se hace como rey de Tournai. Por un lado dice que él ordena cerrar las puertas de la ciudad que estuvo sitiada durante diez años, pero esto parece inexacto porque, aunque sobre el reinado de Childerico se sabe muy poco, lo poco que se sabe no concuerda del todo con esto, aunque bien es verdad que si Childerico combatió en el Loira en el año 469, esto no hace imposible el que posteriormente hubiese batallado en Lutecia. Existen estas dudas, pero al menos esto que he dicho es lo que interpreta el historiador Marc Bloch.

Hechas estas salvedades, digamos que la “Vita Genovefae” es merecedora del respeto de los historiadores, aunque esto, evidentemente no excluye cierta cautela derivada de las torpezas en la redacción, cosa habitual en los antiguos hagiógrafos.
Se dice que nuestra santa nació en el año 422 en el pueblecito de Nanterre, situado a unos doce kilómetros de Lutecia. Su padre era romano y su madre era griega.
Por expreso deseo suyo, con sólo seis años de edad, fue consagrada a Dios por San Germán de Auxerre, que era un delegado del papa San Celestino y que iba camino de Inglaterra con la intención de combatir el pelagianismo, que era una de las herejías de la época.

Con quince años de edad es consagrada definitivamente al Señor por parte del obispo Vilico que la había incluido en un cierto grupo de vírgenes cristianas. Estas vírgenes, sin embargo, no eran monjas en sentido estricto y aunque tomaban el consabido velo, vestían normal pero decentemente y seguían viviendo cada una en su casa.
Después de la muerte de sus padres, Genoveva se fue a Lutecia a vivir con su madrina y al estilo en que lo hacían los padres del desierto, se dedicó a practicar un riguroso ayuno: comía solo el jueves y el domingo y desde la fiesta de la Epifanía hasta el Jueves Santo permanecía recluida en su habitación.

En el año 447, San Germán de Auxerre, que estaba de vueltas de Inglaterra, llegó a París y fue a visitar a su casa a la joven virgen Genoveva y es a partir del año 451, teniendo ella solo veintiocho años de edad, cuando comprobamos que Genoveva se involucra en grandes cuestiones políticas.
Cuando en ese año, el avance de los Hunos comandado por Atila se acerca a Lutecia (París), ella se dedica a combatir el pánico de los parisinos, rogándoles que no se marcharan de la ciudad, animándoles a combatir contra los atacantes. Las mujeres se dejaron convencer, pero los hombres, enfurecidos, quisieron tirarla al río Sena, de lo que se libró gracias a San Germán. De ella son las célebres palabras: “Que los hombres huyan, si lo desean, si no son capaces de luchar más. Nosotras, las mujeres, rogaremos tanto a Dios, que Él atenderá nuestras súplicas”. El pueblo permaneció en la ciudad y efectivamente, Lutecia (París) se salvó.

Miniatura gótica de la Santa en el Misal de Evreux (s.XV).

Desde entonces, Genoveva fue una heroína incluso ante el rey Childerico pues una vez logró convencerle de que les perdonase la vida a algunos prisioneros a los que el rey había ordenado ejecutar. En otra ocasión, durante un asedio a la ciudad, ella se dedicó a combatir el hambre trayendo el grano de trigo con un barquito desde Arcis-sur-Aube.
Todos estos actos no nos deben hacer olvidar la misión esencialmente religiosa a la que se dedicó la santa: hizo construir una iglesia sobre la tumba de San Dionisio (estamos hablando de la iglesia de Saint Denis de l’Estrée, que duró hasta después de la construcción de la Abadía de Saint Denis que, como sabemos, fue obra de Dagoberto). Asimismo peregrinó a Tours para visitar la tumba de San Martín.

Después de la muerte de Childerico en el año 481, Santa Genoveva mantuvo con su hijo Clodoveo I la misma cordialidad que había mantenido con el padre, obteniendo en numerosas ocasiones que les perdonase la vida a sus prisioneros y convenciéndole para que erigiese algunas iglesias.
Santa Genoveva murió el día 3 de enero del año 502 con ochenta años de edad. Sobre su tumba, inmediatamente se construyó un pequeño oratorio de madera. Más tarde, Clodoveo ordenó construir sobre ella una gran basílica, en la cual él mismo fue sepultado así como la reina Santa Clotilde. Esta basílica que primitivamente fue dedicada a los príncipes de los apóstoles, posteriormente se dedicó a ella. Con el paso de los siglos esa iglesia fue reconstruida y se convirtió en meta de numerosas peregrinaciones.

Durante la Revolución Francesa, las reliquias de Santa Genoveva fueron profanadas; fundieron el ataúd y quemaron los restos que fueron esparcidos por el río Sena, aunque algunas pequeñas porciones pudieron salvarse. Convirtieron la basílica en un panteón laico dedicado a las glorias de Francia.
Estas reliquias salvadas, actualmente se veneran en la iglesia de Saint-Etienne-du-Mont, en París. Santa Genoveva es la patrona de París y su culto está muy extendido por toda Francia. Su festividad se celebra el día 3 de enero, o sea, mañana.

El culto tributado a esta santa es casi exclusivamente francés y muy especialmente, parisino y es por eso por lo que las obras de arte dedicadas a ellas son casi exclusivamente francesas.
Hasta el siglo XVI se le representaba vestida de joven noble, llevando en sus manos una vela que un demonio intentaba apagar. Otras veces se la ha representado en determinados momentos de su vida o sea, que la historia y las leyendas así como la fe del pueblo fueron quienes condicionaron sus representaciones: como la sirvienta de París a la que libra de la peste y del hambre, como la heroína que los libra de las hordas de Atila, como pastora rodeada de ovejas, etc.

Sepulcro de la Santa en la iglesia de Saint-Etienne du Mount, París (Francia).

No enumero las obras más importantes porque no es mi especialidad, alargaría el artículo y desde luego, se me olvidarían muchas de ellas.
Para preparar este trabajo he tenido en cuenta los de Henri Platelle, profesor de la Universidad Católica de Lille (Francia) y “Étude critique sur la vie de Sainte Geneviève”, de Godofredo Kurth, editada en la revista de “Histoire ecclésiastique” en 1913.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Santa Genoveva de París

  1. Muchas gracias Antonio por traernos al presente la vida de esta magnífica mujer. Desde luego muy importantes fueron los personajes con los que se relacionó destacando San Germán (al cuál la devoción popular hizo cambiar el nombre de Saint Vincent des Pres por Saint Germain des Pres) y el rey Childerico. Grande era el cariño que el pueblo profesaba a Genoveva y se la considera patrona de la ciudad por conseguir el pedón para muchos presos que iban a ser ajusticiados y ser protectora para la peste e invasiones de enemigos.

  2. Una mujer de armas tomar, ¿eh? No sé por qué todavía me extraña de que sea tan poco conocida. Virgen y de vida ejemplar, pero influyente en la realeza, aguerrida, con dotes de liderazgo y al mismo tiempo humilde y sacrificada. Lo dicho: un varón que hubiese hecho la mitad de lo que ella, sería el doble de conocido.

    Siempre me había confundido que al Panteón francés lo siguieran llamando Sainte-Geneviève y yo me decía; si está consagrado a Santa Genoveva, ¿por qué no es una iglesia y no veo a la Santa por ningún lado? Ahora entiendo mejor que fue una de tantas víctimas de la desacralización y laicización nacionalista de tantos monumentos franceses a partir de la Revolución. Sic transit gloria mundi.

    • Bueno, Santa Genoveva era mucho GENOVEVA. Como muy bien dices: Mujer de armas tomar, temida y venerada, con carácter pero tremendamente humilde y servicial y con lo que tenía que tener muy bien puestos, capaz de llamar gallinas a quienes se las daban de gallos.
      Es verdad, verdaderamente es una pena que prácticamente solo se la conozca en París y algo en Francia.

  3. Que buen articulo Antonio aunque ya antes habia leido algunas pequeñas referencias sobre Santa Genoveva me impresiona su vida y de verdad lo aguerrida que fue, parece ser que Francia tuvo a más de una Santa aguerrida no solo Juana de Arco sino también Santa Genovena y en el caso de esta ultima pues por lo visto hay mas certeza histórica de sus accciones y de su santidad que en el caso de Juana, ojala como bien dicen que se conociera más a esta mujer pero igual quiza el ser una santa tan antigua sea lo que ya no le ayuda mucho.

    • André,
      Tu sabes que existen infinidad de santos antiguos que aunque nos suenan sus nombres, en realidad sabemos poco de ellos salvo que vivamos en “localidades de su entorno”. Eso es algo de lo que le ocurre a Santa Genoveva, muy conocida en Paris y algo menos en Francia, pero casi nada fuera del país galo.
      Si con Santa Juana de Arco no ha sucedido eso entre otras cosas es porque ha sido una santa medieval, épica, mucho más dada a conocer sobre todo en el cine. Quizás de esto, Ana Maria, podría decirnos muchas más cosas.

  4. hola Antonio, y todos. es la primera vez que incluyo un comentario en vuestra pàgina.
    generalmente leo muchos de los articulos vuestros, cuando estoy buscando informacion particular, en este caso de Santa Genoveva hoy. tenga la gran dicha de participar en un taller de iconografia aqui en Buenos Aires, taller Jean de Saint Denis ( sobre quien han escrito articulos tambien uds.y bastante completos sobre la vida de este Santo ortodoxo). ayer un amigo y compañero de taller me regalo el icono de Santa Genoveva que termino este sabado. se la ve bellisima y en la bendicion en nuestra Iglesia ortodoxa Argentina, San Martin de Tours pensamos que podria ser un signo el que entrara a la iglesia despues de los acontecimientos en Paris. sabemos, incluso nosotros, que ya hay muchos parisinos rezandole. Esperemos que interceda por todos en comunion con los Santos por toda la humanidad. Para saber de uds., el primer icono, es decir imagen iconografica que se hizo de la Santa la Hizo monseñor Jean de Saint Denis, que ademas de todo era un iconografo magnifico, me han dicho que este, todavia esta alli en la capilla antigua de Saint Etiennne du mont. muchas gracias y saludos.

Deja un comentario