San Tranquilino Ubiarco Robles

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen popular del Santo y que se usó en su canonización junto a sus compañeros mártires.

San Tranquilino nace en Zapotlán el Grande (actual Ciudad Guzmán), Jalisco, México, el 8 de julio de 1899; sus padres fueron J. Inés Ubiarco y Eutimia Robles. Parece que Tranquilino fue concebido fuera de matrimonio y debido a esto nuestro santo y sus tres hermanos crecieron en la pobreza aunque auxiliados por su párroco el Siervo de Dios Silviano Carrillo Cárdenas y por el rector del seminario de Zapotlán, Genovevo Sahagún.

Poco tiempo después y ayudado por ambos sacerdotes el joven Tranquilino ingresó en el seminario, del que al poco tiempo tuvo que salir debido a que fue cerrado por la revolución carrancista. Al ser nombrado el Siervo de Dios Silviano Carrillo, obispo de Culiacán, Sinaloa hacia 1921 el joven Tranquilino le acompañó para continuar sus estudios en aquella diócesis, pero debido a que el Obispo murió pocos meses después, Tranquilino regresó al Estado de Jalisco donde fue ordenado sacerdote el 5 de agosto de 1923.

Fue nombrado párroco en varias localidades del Estado de Zacatecas y después en Lagos de Moreno, Jalisco, donde tuvo que ejercer de manera oculta debido a la persecución cristera. Hacia 1927 fue enviado a Tepatitlán, una de las zonas de mayor conflicto.
A principios de octubre de 1928 estuvo unos días en Guadalajara, Jalisco, donde se confesó y públicamente hizo un comentario casi profético: “Ya me voy a mi parroquia, a ver qué puedo hacer, y si me toca morir por Dios, bendito sea”. Al volver a Tepatitlán, la señora María Estrada invitó al padre Tranquilino a quedarse en su casa para que al día siguiente oficiara el matrimonio de su hermano. Debido al revuelo de los preparativos de la boda, esto llamó la atención de las autoridades lo que provocó que el presidente municipal Arturo Peña notificara al comandante Aurelio García que detuvieran al sacerdote la mañana del 5 de octubre. Mientras estuvo preso en la cárcel el padre Tranquilino invitó a los demás presos a rezar el rosario con él y a confesarse. Poco después fue dada la orden por el coronel José Lacarra de que el padre Tranquilino debía ser ahorcado.

Cuando llevaban al padre Tranquilino al lugar donde se llevaría a cabo la pena de muerte, este quiso saber quién sería el soldado que le daría muerte y como todos los soldados guardaron silencio, el padre les dijo: “Todo está dispuesto por Dios, y el que es mandado, no es culpable”. Al escuchar estas palabras el soldado de apellido Vargas que había recibido la orden de terminar con la vida del padre Tranquilino se arrepintió y se negó a cumplirlas y entonces ante aquel acto el padre Tranquilino le dijo a aquel soldado del mismo modo que Cristo se dirigió al buen ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Efectivamente, se ordenó el arresto del soldado y tiempo después fue fusilado en el cementerio.

El árbol en el que fue ahorcado San Tranquilino en el pueblo de Tepatitlán.

El padre Tranquilino pidió que le mostraran la soga con la que le darían muerte y al verla la bendijo. Los soldados le preguntaron al padre si era jefe de los soldados cristeros y este les contestó que él solo era responsable de su tarea como ministro de Cristo, y luego de entregar su reloj a uno de los soldados fue ahorcado en un eucalipto.

A la mañana siguiente los habitantes del pueblo recogieron el cadáver del sacerdote y fue velado en la casa de la señora Raquel Navarro donde se congregó una enorme cantidad de fieles que querían darle sus respetos al mártir. El 5 de octubre de 1978 sus restos fueron trasladados a la parroquia de San Francisco donde son venerados actualmente. Fue canonizado por el papa San Juan Pablo II en Roma, el 21 de mayo del 2000.

Lic. André Efrén Ordóñez Capetillo

Bibliografía:
– Saucedo Zarco, Carmen, Historias de Santos Mexicanos, Planeta, México, primera edición, 2002.
– Vidal, Ángel, Nuevos Santos Mexicanos vida y obra de los 25 mártires cristeros, Selector, México, primera edición, 2002.
– s/A, Nuevos Santos Mexicanos, San Pablo, México, primera edición, 2001.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “San Tranquilino Ubiarco Robles

  1. Gracias André, por este artículo sobre San Tranquilino Ubiarco, joven sacerdote mexicano martirizado vilmente.
    Este tipo de martirio por ahorcamiento no es la primera vez que se da; se me viene a la memoria el martirio de San Efrém de Nea Makri, monje griego del siglo XIV martirizado de la misma manera.

    • Antonio. San Rodrigo Aguilar Alemán Presbítero y mártir Mexicano. Párroco de Unión de Tula Jalisco (Diócesis de Autlán). También moriría mártir de la misma forma que San Tranquilino. Ahorcado en un mango en Ejutla (Entonces era Diócesis de Colima).

    • Si tienes razón Antonio, además recuerda que ya en agosto pasado Eddy publico un articulo sobre San José María Robles Hurtado quien también muere martirizado del mismo modo, lo que si es de destacar en San Tranquilino es que es un santo que tiene iconografía propia pues en la parroquia de Tepatitlán existe una escultura suya con la soga en la mano.

  2. Muy interesante este articulo de San Tranquilino, no lo conocia para nada y tampoco he oido nunca el nombre de tranquilino ¿es verdaderamente su nombre de pila?.
    Me ha sobrecogido el hecho de que el berdugo que estaba dispuesto a darle muerte se arrepintiera y poco despues fuera el mismo quien murio, sin duda un acto muy llamativo que no conocco en las vidas de otros sant@s.

    • Pues existen muchas passios de mártires antiguos que mencionan el caso de verdugos arrepentidos y que luego fueron también mártires, David, tanto gobernadores como torturadores. Vemos casos como éste en las passios de las Santas Fermina, Anatolia, Fausta, Justina… entre muchas otras.
      Tranquilino también es un nombre muy antiguo, lo lleva un mártir romano que es padre de los también mártires Marcos y Marcelino.

    • Como ya te contesto Ana el nombre Tranquilino es antiguo y si es el nombre de pila de nuestro santo al menos hasta donde se, y como bien te dice ella hay muchos verdugos que se han arrepentido de darle muerte a estos santos y se convierten igual el caso de carceleros como san Hipolito y San Román que se dice fueron carceleros de San Lorenzo, la diferencia es que en el caso de San Traqnuilino hay testigos oculares que testifican el hecho de que realmente el verdugo se arrepintio y no es solo una narración legendaria como sucede en muchos antiguos martires, espero que con este articulo no solo sea más conocido San Tranquilino que es uno de los santos que del grupo de estos martires mas ah llamado mi atención sino también aumente la fe de sus devotos y de los mexicanos hacia él.

  3. Andre gracias por presentarnos un nuevo articulo sobre los martires mexicanos.
    Que hermoso es el perdon que da antes de ser asesinado y el arrepentimiento del que iba a ser su verdugo.
    Ya que por varios motivos no puedo continuar de momento con mis articulos (especialmente sobre los martires de la guerra civil) me alegra ver que seguis realizando vosotros sobre los martires de vuestro pais.
    Eso si,Antonio y Ana Maria continuaran siempre que puedan con algun articulo sobre los martires de la persecucion religiosa en España.

    • Muchas gracias Abel y en verdad que es una lastima que no puedas continuar con tus articulos siempre tan interesantes y con tu toque muy particular que le das y pues sii aunque poco a poco vamos dando a conocer a nuestros santos martires cristeros, ciertamente de lo más llamativo en la vida de San Tranquilino es el arrepentimiento de su verdugo

  4. Gracias por compartir toda esta informacion, mi padre era de Tepatitlan, y recuerdo que nos contaba acerca de este acontecimiento y de muchos otros relacionados con la guerra cristera, que le toco vivir en su niñez.

Deja un comentario